Page 25

JESÚS EN EL MONTE DE LOS OLIVOS Cuando Jesús, después de instituir el Santísimo Sacramento de la Eucaristía salió del cenáculo acompañado de los once apóstoles, su alma estaba profundamente turbada, y su tristeza iba en aumento. Llevó a los once por un sendero apartado en el valle de Josafat. Cuando abandonaron la casa, yo vi la luna, aún no del todo llena, levantarse sobre la montaña. Caminando con ellos por el valle, Nuestro Señor les dijo que Él volvería de nuevo a juzgar al mundo, y que en ese momento los hombres se echarían a temblar y gritarían: «¡Montañas, cubridnos!» Sus discípulos no comprendieron sus palabras y creyeron que la debilidad y la fatiga lo hacían delirar. También les dijo: «Esta noche seréis escandalizados por mi causa, pues está escrito: "Heriré al pastor y sus ovejas serán dispersadas." Pero cuando resucite os precederé a Galilea.» Los apóstoles conservaban aún algo del entusiasmo y la devoción que les había transmitido la Santa Eucaristía y las palabras solemnes y afectuosas de Jesús. Se acercaban a Él y le expresaban su amor de diversos modos, diciendo que jamás lo abandonarían; pero Jesús continuó hablándoles del mismo modo. Pedro dijo: «Aunque todos se escandalizaran por tu causa yo jamás me escandalizaré.» El Señor le recordó su profecía de que antes de que el gallo cantara, lo negaría tres veces, pero Pedro siguió insistiendo: «Aunque tuviera que morir contigo nunca te negaría.» Los demás decían lo mismo. Iban caminando y parándose alternativamente, mientras hablaban; pero la tristeza de Jesús seguía incrementándose. Los apóstoles intentaban consolarlo con argumentos humanos, asegurándole que lo que preveía no sucedería. Se fueron cansando de estos vanos esfuerzos, vinieron las dudas y los asedió la tentación. Atravesaron el torrente de Cedrón, no por el puente por donde unas horas más tarde sería conducido preso Jesús, sino por otro, pues habían dado un rodeo. Getsemaní, adonde se dirigían, estaba a media legua del cenáculo. Desde éste hasta la gran puerta del valle de Josafat, había un cuarto de legua, y otro tanto desde allí hasta Getsemaní. El lugar llamado Getsemaní, donde Jesús había pasado algunas de las últimas noches con los discípulos, era un gran huerto, rodeado por un seto, aunque únicamente crecían en él algunos árboles frutales y flores. Fuera de él había unas pocas edificaciones abandonadas. Los apóstoles y algunas otras personas tenían una llave de este huerto, y era utilizado por ellos a veces como lugar de recreo y otras de oración. Se habían hecho en él unas chozas con ramas ocho de los apósto23

La Amarga Pasión de Cristo  

Revelaciones sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

La Amarga Pasión de Cristo  

Revelaciones sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

Advertisement