Page 22

Todo lo que Jesús hizo entonces fue en secreto y fue enseñado también en secreto. La Iglesia ha conservado todo lo que era esencial de esas instrucciones privadas y, bajo la inspiración del Espíritu Santo, lo ha ido desarrollando y adaptando según sus necesidades. Yo no sé si Juan y Pedro fueron consagrados obispos, o sólo Pedro y Juan consagrado sacerdote, o qué dignidad fue otorgada a los demás apóstoles. Pero los diferentes modos en que Nuestro Señor dispuso las estolas sobres sus pechos parecen indicar distintos grados de consagración. Cuando estas ceremonias concluyeron, el cáliz, que estaba junto a la vasija del Crisma, fue cubierto, y Pedro y Juan llevaron el Santísimo Sacramento a la parte más retirada de la sala, que estaba separada del resto por una cortina de gasa azul, y desde entonces aquel lugar fue el Santuario. El sitio donde fue depositado el Santísimo Sacramento estaba muy poco más elevado que el horno pascual. José de Arimatea y Nicodemo cuidaron el Santuario y el cenáculo en ausencia de los apóstoles. Jesús dio todavía instrucciones a sus apóstoles durante largo rato y también rezó varias veces. Con frecuencia parecía conversar con su Padre celestial; estaba lleno de entusiasmo y de amor. Los apóstoles estaban exultantes de gozo y de celo, y le hacían diversas preguntas que Él les contestaba. La mayoría de estas palabras están en las Sagradas Escrituras. El Señor dijo a Pedro y a Juan diversas cosas que luego ellos debían transmitir a los demás apóstoles, y éstos, a su vez, a los discípulos y a las santas mujeres, según la capacidad de cada uno para los conocimientos transmitidos. Jesús habló en privado con Juan, le dijo que viviría más tiempo que los otros. Le contó también algo relativo a siete Iglesias, coronas, ángeles y le dio a conocer misteriosas representaciones que, según yo creo, significaban varias épocas. Los otros apóstoles sintieron un poco de envidia por esa confianza particular que Jesús le había demostrado a Juan. Jesús habló de nuevo del traidor. «Ahora está haciéndolo», decía. Y, de hecho, yo vi a Judas haciendo exactamente lo que Jesús decía. Pedro aseguraba con vehemencia que él sería siempre fiel a Jesús, y éste dijo: «Simón, Simón, Satanás te desea para molerte como trigo; pero yo he rogado por ti para que tu fe no desfallezca, y que, cuando tú seas confirmado, puedas confortar a tus hermanos.» Y entonces, Nuestro Señor les dijo de nuevo que a donde Él iba, ellos no podían seguirlo, a lo que Pedro contestó exaltado: «Señor, yo estoy dispuesto a acompañarte a la prisión y la muerte.» A lo que Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo que, antes de que el gallo cante dos veces, me habrás negado tres.» Hablándoles de los tiempos difíciles que se avecinaban, Jesús les dijo: «Cuando os he mandado sin bolsa y sin sandalias, ¿os ha faltado algo?» «No», respondieron los apóstoles. «Pues ahora», prosiguió Jesús, 20

La Amarga Pasión de Cristo  

Revelaciones sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

La Amarga Pasión de Cristo  

Revelaciones sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

Advertisement