Page 1

La ciudad como sistema adaptativo  La ciudad ya no puede ser un lugar pensado desde las reglas, sino un espacio vivido desde los  principios.  Ya  han  pasado  muchos  años  desde  que  se  ha  podido  constatar  el  fracaso  de  planificar  las  ciudades a medio y largo plazo. Quizás este sistema fuera pertinente a principios del siglo XIX  donde  todavía  se  podía  planificar  atendiendo  a  curvas  de  crecimientos  predecibles  y  comportamientos  sociales  estables.  Hoy  a  principios  del  siglo  XXI  está  ya  claro  que  crear  regulaciones  es  tan  absurdo  como  pensar  que  lo  que  hoy  es  válido  lo  será  también  pasado  mañana.  La  ciudad  depende  en  mayor  medida  del  comportamiento  y  el  uso  del  entramado  urbano  que  de  la  constitución  física  específica  de  cada  calle,  cada  acera,  cada  edificio.  Naturalmente  hay  secciones  de  calle  que  restringen  un  comportamiento  “urbano”  o  malbaratan  una  lógica  de  lo  “común”  y  en  cambio  otros  dispositivos  urbanos  favorecen  el  desarrollo  de  la  identidad  (tanto  individual  como  compartida)  o  ayudan  al  florecimiento  de  acontecimientos urbanos que establecen vínculos emocionales con sus habitantes.  

ComplexCity – parís by Lee Jang. http://www.leejangsub.com/ 

El manejo  de  conceptos  en  la  ciencia  como  los  de  inestabilidad,  la  sensibilidad  a  las  condiciones iniciales, las bifurcaciones, las fluctuaciones, las turbulencias, los sistemas alejados 


del equilibrio,  la  auto‐organización,  etc.,  pueden  ayudar  a  manejar  igualmente  un  nuevo  cuerpo teórico para pensar la ciudad. Al igual que lo ocurrido en la arquitectura, la ciencia se  ha abierto a toda una compleja red de principios, teorías y estructuras mentales nuevas que  permiten  avanzar  e  innovar  en  un  nuevo  territorio  mental.  Desde  los  años  60  las  disciplinas  que  fluctúan  alrededor  de  las  ciencias  han  emprendido  un  fascinante  camino,  no  exento  de  riesgos y tropiezos, hacia una comprensión profunda de la naturaleza.  Quizás  va  siendo  hora  que  estos  nuevos  enfoques  lleguen  de  verdad  a  las  prácticas  proyectuales urbanas y dejemos de actuar como dispensadores de programas, edificabilidades  y zonificaciones en forma de cajas de zapatos y empecemos a reflexionar sobre la esencia de  aquello que significa el “hecho urbano”, colocando al ser humano en el centro del interés de la  reflexión.  De hecho ya existen poderosos antecedentes al respecto.  En los años 60 Jane Jacobs acomete en su libro The Death and Life of Great American Cities1,  un análisis profundo de la ciudad como un todo de interrelaciones entre sus habitantes y los  espacios físicos e intangibles que la conforman. La ciudad para ella, es el resultado de la vida  pública cotidiana, un producto de lo doméstico urbano, llamado a sustentar la vida en común  de  sus  ciudadanos  y  por  consiguiente  no  debe  ser  ordenada  de  acuerdo  a  principios  urbanísticos  rígidos,  pues  la  naturaleza  esencial  de  lo  urbano  se  comporta  como  un  sistema  adaptativo que obedece a un orden complejo y muy particular.  Para  Jacobs  la  ciudad  constituye  un  abanico  amplísimo  de  posibilidades  de  elección,  sobre  todo teniendo en cuenta la diversidad que en ella debe converger, y por lo tanto debe de ser  un sistema abierto capaz de ofrecer respuestas diferentes ante condicionantes cambiantes. La  autora es una convencida del modo de vida urbano, basado en una mezcla de usos y formas,  capaz de construir un sustrato de enorme riqueza cultural. La máxima expresión de lo urbano  es la calle, entendida esta como un recurso para el sustento de la vida colectiva.  

                                                            1

JACOBS,  Jane,  The  Death  and  Life  of  Great  American  Cities,  Modern  Library  Edition,  Random  House,  1993, (1961), Nueva York   


Biking NY, mapificación de los recorridos en bicicleta de la ciudad de Nueva York 

La visión que tiene Jacobs de la calle es como un enredado ballet en el cual cada uno de sus  bailarines  y  conjunto  de  danzas  manifiestan  claramente  sus  elementos  distintivos,  que  milagrosamente  dan  vigor  y  densidad  a  la  realidad  cotidiana.  Este  conjunto  de  movimientos  componen un todo armónico y ordenado en un nivel de complejidad que hace que nunca estos 


movimientos se repitan a sí mismos en ningún lugar y por tanto no representan una serie de  acciones predecibles, sino más bien un conjunto de improvisaciones reguladas por una lógica  superior  a  la  lógica  individual,  en  muchos  casos  una  auto‐organización  dicho  los  términos  contemporáneos de las Ciencias de la Complejidad.  La visión de Jacobs se contrapone, como ella misma dice, al modelo actual de planeamiento.  Pero  ¿Cuál  es  ese  modelo?  ¿A  quién  ataca  solamente  empezar  el  libro?  El  ataque  esta  directamente dirigido a los Decentrists2 según los llamó Catherine Bauer. Pero más allá de los  planificadores locales, como así lo confiesa la propia Jacobs, el ataque va dirigido directamente  al “hombre con la idea más dramática  de cómo realizar correctamente  esta planificación anti‐ urbana  y  aplicarla  a  ciudadelas  de  ignominia”.3  Se  está  refiriendo  a  Le  Corbusier  y  a  la  Ville  Radieuse.   La Ville Radieuse según Jacobs es un sueño utópico basado en la disposición de rascacielos en  un parque, contrariamente a la idea de los Decentrists que disponían edificios bajos sobre un  tapiz verde. La densidad que Le Corbusier pretendía en sus sueños ‐1.200 habitantes por acre4‐  se  antoja  totalmente  brutal  a  ojos  anglosajones,  incluso  para  Jacobs  que  la  califica  de  fantásticamente alta –en términos de fantasiosa que no de aprobación, evidentemente‐. Esto  significa  que  esta  ensoñación  puede  llegar  a  dejar  libre  el  95%  del  territorio  en  forma  de  parque,  debido  a  que  esta  densidad  se  concentra  en  edificios  muy  altos.  La  utopía  de  Le  Corbusier  era  una  condición  para  lo  que  él  llamaba  la  máxima  libertad  individual,  aunque  parecía una libertad para no hacer demasiadas otras cosas que liberarse de la responsabilidad  ordinaria de cada individuo. En la Ville Radieuse irónicamente Jacobs afirma presumiblemente  nadie  va  a  tener  que  hacer  de  hermano  mayor,  nadie  va  a  tener  que  batallar  contra  la  planificación, nadie va a estar atado.  Los  Decentrists  todavía  están  huyendo  despavoridos  de  la  Ville  Radieuse  de  Le  Corbusier.  Su  reacción fue y todavía sigue siendo, según Jacobs, como si un grupo de profesores progresistas  se  encarara  con  un  orfanato  y  sin  embargo,  irónicamente  la  Ville  Radieuse  proviene  de  la  Ciudad Jardín. Le Corbusier aceptó la imagen fundamental de la Ciudad Jardín, superficial a fin                                                               2

Podemos traducir Decentrists como los descentralizadores según el apelativo que Catherine Bauer da a  un  grupo  de  planificadores  urbanos  extraordinariamente  efectivos  y  dedicados  compuesto  por  Lewis  Mumford, Clarence Stein y en sus últimos tiempos Henry Wright. Estos adoptaron de manera entusiasta  las ideas de la ciudad jardín del inglés Ebenezer Howard y del escocés Sir Patrick Geddes. Escuetamente  la  idea  de  base  consistía  en  descentralizar  las  grandes  ciudades,  dispersando  a  los  habitantes  y  las  empresas en enormes tejidos urbanos basados en la imaginería de la ciudad jardín.   3  op. cit., JACOBS, p. 29  4  1200 habitantes por acre son 2970 habitantes por hectárea y 297.029 habitantes por kilómetro  cuadrado. Para poder comparar, Barcelona tiene unos 15.000 habitantes por kilómetro cuadrado. 


de cuentas, y trabajó para hacerla práctica en condiciones de alta densidad. En realidad la Ville  Radieuse y la Ciudad Jardín comparten las ideas popularizadas por los seguidores sectarios de  los Decentrists, de la súper manzana, el vecindario proyectado, la planificación sin cambios  y el  césped, césped, césped,  bajo la apariencia de la responsabilidad social y la funcionalidad de la  planificación.  

Imagen en http://www.archinect.com/gallery/displayimage.php?album=6&pos=188 


La ciudad  soñada  por  Le  Corbusier  ha  tenido  un  enorme  impacto  en  nuestras  ciudades  y  ha  influido en proyectos que van desde la vivienda social hasta edificios de oficinas, asumiendo la  superficialidad  de  los  principios  de  la  Ciudad  Jardín  y  aplicándolos  a  la  alta  densidad.  Pero  a  criterio de Jacobs la Ville Radieuse  esconde también otras “maravillas”.  La ciudad soñada por  Le  Corbusier  está  absolutamente  pensada  para  el  automóvil  como  parte  integral  de  su  esquema. Ciertamente esta idea era excitante y totalmente nueva en la década de los 20 y los  30 y así incluyó grandes arterias rodadas, cortando el máximo número de cruces entre calles  ya que según Le Corbusier “eran el enemigo del tráfico”5, planificó calles subterráneas para el  tráfico pesado y de servicios y evidentemente tal y como lo hacía la Ciudad Jardín, eliminó las  aceras.   Según  Jacobs  la  Ville  Radieuse  era  como  un  maravilloso  juguete  mecánico.  Su  concepción  como  trabajo  arquitectónico  tenía  una  deslumbrante  claridad,  simplicidad  y  armonía.  Era  realmente ordenada, muy visual, fácil de entender. Lo decía todo en un flash, como un buen  anuncio.  Esta  visión  y  su  impertinente  simbolismo  ha  sido  irresistible  para  planificadores,  promotores, diseñadores e incluso para los alcaldes.  Arrastra  a  zonificadores  progresistas,  que  escriben  reglamentos  para  alentar  a  constructores  sin proyecto el reflejar, aunque sólo sea un poco, el sueño. No tiene importancia cuan vulgar o  desgraciado es el diseño, cuan lúgubre e inútil es el espacio abierto –referido a los parques‐,  cuan  aburridas  son  las  vistas,  si  es  capaz  de  imitar  el  grito  de  Le  Corbusier  “mira  lo  que  he  hecho!”.  Como  si  fuera  la  visualización  de  un  gran  ego,  este  tipo  de  proyectos  explica  por  sí  mismo  el  éxito  de  alguien.  “Pero  en  términos  de  cómo  la  ciudad  funciona,  al  igual  que  la  Ciudad Jardín, no explica más que mentiras”.6  Hoy en términos contemporáneos, la razón urbana ha caído del lado de Jacobs    Miquel Lacasta ‐ Arquitecto   Julio 2010 

                                                            5 6

op. cit., JACOBS p. 31   op. cit., JACOBS p. 32 

La Ciudad como Sistema Adaptativo  

La ciudad ya no puede ser un lugar pensado desde las reglas, sino un espacio vivido desde los principios. Es un sistema adaptativo.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you