Page 16

Nuestros Aliados Consumo de drogas, un grito en la crisis moral que padece la sociedad venezolana

"Quien no conoce su historia está condenado a repetir sus errores", Paul Preston La importancia de estudiar la historia, los sucesos significativos que vivieron nuestros antepasados radica en el hecho que nos permite conocer nuestro presente. La sociedad venezolana en el transcurrir de su historia experimentó diferentes crisis que marcaron como nos comportamos hoy, desde la época colonial hasta nuestros días, hemos venido arrastrando crisis sociales, económica, cultural, ideológica, política, moral y sobre todo una crisis ética. En la actualidad, Venezuela padece una crisis ética, caracterizada y tipificada en este momento como “la crisis axiológica”, crisis de valores, causa y raíz de los otros males. Esta crisis de la ética, de la moral y de valores genera inevitablemente deformaciones en la conducta social e individual, sustentada en “degenerativos sociales”, como es el consumo indebido de drogas, siendo esta muchas veces la raíz de otros males como; la formación de bandas delictivas, la violencia familiar, el culto al dinero, el desborde a la propaganda del sexo, el facilismo, el hedonismo que como plagas, corren el tejido social imposibilitando el sano desarrollo de un ser social. El Consumo como Forma de Ser: El consumo es una de las formas del tener y símbolo de poder. Adultos y jóvenes se identifican con lo que consumen. Lamentablemente dice que los consumidores se identifican con “yo soy = lo que tengo y lo que consumo”. El Vacío Existencial, puede ser la razón que hace que el individuo acuda a las drogas, en la búsqueda desesperada a una solución de sus necesidades. El consumidor busca acabar con el aburrimiento y la apatía, asegurando al consumir euforia, felicidad y placer. Ya victima de éstas, se vuelve adicto e inicia el tortuoso camino de dolor, problemas de salud y familiares, que traen consigo la búsqueda de más drogas, convirtiéndose en una circularidad.

La droga es una problemática social que a la larga nos afecta a todos, sin tener en cuenta la edad, raza o estatus social, en otras palabras todos estamos propensos en caer o ser víctimas de esta enfermedad. La sociedad venezolana gira alrededor de las drogas, licitas e ilícitas, se ha adquirido una cierta cultura sobre este tema. Hoy en día es muy común escuchar a adultos y jóvenes hablar sin escepticismo sobre cuáles son las drogas más comunes, cuáles son sus efectos y cuáles son las formas y facilidades para acceder a ellas. El tráfico ilícito y consumo indebido de las drogas en Venezuela, está enmarcado con las lamentables y temibles estadísticas de muertes, incremento del crimen organizado, formación de nuevas pandillas y bandas, tráfico de armas, violencia, legitimación de capitales, aumento de la inseguridad y corrupción. Podemos afirmar que la drogadicción y todo lo que conlleve a un individuo a perder la conciencia, por ser víctima de su propia desgracia, donde arrastra a todos a su alrededor es un problema moral; por lo que debe estudiarse como el resultados de un sinfín de hechos y causas que llevan a un individuo a consumir y deben ser considerados aspectos médicos, psicológicos, sociales, jurídicos y sin duda alguna su Dimensión Moral. Esta dimensión moral tiene su dominio en el individuo; y específicamente del ser del hombre. Considerar que debe centralizar la búsqueda de la norma, del deber ser, no arbitrario o antojadizo. Tomando en cuenta lo expuesto anteriormente, es difícil determinar el criterio de moralidad; solo podemos expresar que el bien de un individuo, estará vinculado al desarrollo de sí mismo y nunca a su destrucción. En consecuencia, lo que el hombre es y deba llegar a ser, va a determinar sus criterios morales; resaltando que todo individuo tiene la necesidad de ser fiel a sí mismo, a su naturaleza, a su origen y a su destino.

16

Contactouna 07  
Contactouna 07  

Boletín informativo, el cual contiene noticias y eventos del Nivel Central, Centros Locales y Unidades de Apoyo a fin de informar sobre el a...

Advertisement