Issuu on Google+

LA FELICIDAD. Ideas fundamentales para ser felices. PARTE 2 INTRODUCCIÓN Nuestro consultor, Francisco Jover Fernández, tuvo la suerte de poder asistir becado al II Encuentro de la Felicidad en la UIMP de Santander la pasada semana los días 10, 11 y 12 de Septiembre. En el mismo pudo pasar unos días inolvidables. No solo por lo idílico del entorno ni por la calidad de los ponentes, sino también por el trato de todo el personal del Instituto De La Felicidad. Según nuestro miembro de IusAde ha sido enriquecedor el poder escuchar, compartir y dar opinión sobre felicidad, psicología y salud en este encuentro con ponentes de renombre a nivel nacional. Ofrecemos en tres fascículos diferentes las 20 horas de jornadas a puerta abierta a modo de dietario. Y de paso posicionarnos en IusAde como “aprendices de la vida”. Pues bien, ¡hablemos de felicidad!

-1-


LA FELICIDAD. Ideas fundamentales para ser felices. PARTE 2 DÍA 2: 11 SEPTIEMBRE El semilla de la felicidad (ser. fluir, compartir) 1º COMPARTIR - DAR Hay que saber valorar y compartir tanto los buenos momentos como los malos. Como ser social nos definimos en el compartir. Hay que aprende a practicar el agradecimiento. Podemos empezar por acudir a los Servicios de Atención al Cliente para poner una carta de agradecimiento en lugar de una queja, aunque asustemos a los empleados cuando pidamos la hoja. Además, siempre hay que dudar de lo que pensamos, uno puede estar equivocado (tanto como para incapacitarse, y esto sucede hasta dentro del poder judicial). Compartiendo se “escancian” las ideas. 2º FLUIR (APRENDER A) Hablábamos de dejarse llevar por la práctica de la empatía y la escucha activa para enriquecer nuestras amistades. Hay que dejar fluir con igual ligereza una sonrisa que una lágrima: los sentimientos siempre son un material inflamable. ¡Ojo! Dejar fluir no implica dejarse caer en una vida de convencionalismo social, hay que ser auténticos, ¡tener carácter! 3º SER NOSOTROS MISMOS (APRENDER A) Sin desconectar del mundo, pese al continuo bombardeo / ruido de fondo con noticias no siempre positivas, hay que buscarse a uno mismo. Autovalorarse y empezar un camino de búsqueda interior que nos lleve a estados de “meditación” (que no de relajación como comentábamos). Hemos de buscar ahora más que nunca el valor añadido y la excelencia en la persona sin buscar llegar a ser un Superman, una Wonderwoman o una Supernanny. Qué has de preguntar a alguien para saber si es feliz, lo importante no es ser feliz sino detectar porqué uno lo es o lo deja de ser. Preguntas que debes hacerte: • ¿Estás bien? • ¿Te consideras alguien feliz? • ¿Qué es para ti la felicidad?

-2-


LA FELICIDAD. Ideas fundamentales para ser felices. PARTE 2 La importancia de la actitud para aproximarse al bienestar: Javier Urra, Defensor del Menor en España, nos habla de su último libro <Qué se le puede pedir a la vida> donde distingue entre actitud y aptitud para ser feliz. La felicidad sana y es sana. Está al alcance de todos los mortales si disponemos de un “limitador de deseos” y somos capaces de regular la mente y el cuerpo (memoria selectiva). Recordemos: “No es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita y disfruta de su existencia”. Requiere esfuerzo y constancia pero es posible, reza un proverbio chino que “si vas a hacer un túnel empieza por los 2 lados, si sale mal... al menos tendrás dos”. A lo imposible no está obligado nadie. Poder proyectar felicidad a veces requiere de ayuda, hay que dejar que te ayuden. Hay que mantener las relaciones sociales para poder pedirla.

-3-


LA FELICIDAD. Ideas fundamentales para ser felices. PARTE 2 No sufras más: la felicidad en la vida cotidiana: Hemos perdido la costumbre de reír o abrazar a nuestros seres queridos, sin embargo todos en la casa acariciamos y achuchamos a la mascota (sea perro, gato o cerdo vietnamita). Si ya los enfermos de alzheimer agradecen una sonrisa o redescubrir el tacto de alguien querido, ¿no lo valorarán también nuestras amistades sociales? Es hora de que como profesional y como individuos seamos más sociales. Que el médico se vuelva antropológico y sepa acercarse a su paciente en su complejidad, y que los padres podamos abrazar a nuestros hijos sin temor a mostrar debilidad (y viceversa). Hay una diferencia entre llevar una “vida buena” y una “buena vida”, y llevar ambas es compatible. Según Platón, ya en su tiempo se pensaba cómo poder vivir lo mejor posible desde la idea de “buena vida”. Pero vivir una buena vida para qué. ¿Tiene sentido la vida? Hablar en general no tiene sentido, pero sí desde la existencia personal de cada uno si interpretamos la pregunta como: ¿merece la pena vivir esta vida? Aquí es donde entra en acción la “vida buena”. Una vez en la vida hemos de sacarle el jugo aunque sea una vida limitada (externa y/o internamente). No es necesaria la creencia de una una vida inmortal tras la fugaz vida terrenal para querer sacar provecho de la actual en el momento contemporáneo que nos toca vivir.

Según Maslow (de forma simplificada), si tuviéramos una pirámide de necesidades la base serían los placeres inmediatos. Esto es la “buena vida”. Hay que saber disfrutar de los vienes que Occidente nos brinda (buen vino, “encontronazos amorosos”, bonitos paisajes, etc.). Aquí no hay mucha diferencia con el reino animal. Sin embargo, desde una toma de conciencia serena de nuestro ser como individuo social y moral buscaríamos satisfacer otro tipo de necesidades. Esto sería la cúspide de la pirámide: “la vida buena”. Aquí es donde entra en acción la ética (sentimientos de culpa, bondad...), los términos racionales y la empatía. Ambos conceptos: la “vida buena” y una “buena vida” permiten vivir con salud plena (y viceversa). Somos un conjunto de actividades. Nos movemos dentro de unas posibilidades o formas de vida. Sólo disponemos de una vida y es nuestra vida cotidiana. Preguntate: ¿qué vida quieres vivir hoy? Y no seas un aburrido... ser aburrido es inmoral. ¡Un pecado en vida! Con lo exquisito que es gozar usando racionalmente una vida buena en la buena vida.

-4-


LA FELICIDAD. Ideas fundamentales para ser felices. PARTE 2 Cómo nuestros pensamientos influyen en nuestra realidad cotidiana: La vida es puro cambio como avanzábamos, un reto consciente e inconsciente. El entorno crea unas expectativas (o las condiciona). Los cambios, sean esperados o no, transitorios o permanentes, repentinos o progresivos; causan cierto desequilibrio en nuestra realidad cotidiana. Esto puede traducirse en sentimientos de indefensión, soledad, miedo (al cambio o a la incertidumbre), estrés/ansiedad, dudas o confusión. Y todos estos pueden conducirnos a pensamientos bucle, ¡vamos! La pescadilla que se muerde la cola. Las expectativas propiciadas por el entorno cambiante deja huella emocional en nuestra personalidad, alterando nuestra forma de percibir los hechos. Y al procesar internamente las situaciones de distinta forma las abordamos de formas también diferentes. Es aquí cuando hay que emplear un pensamiento racional y “ver en perspectiva”, “relativizar” y ver lo positivo. Para actuar emocionalmente inteligentes, D. Goleman nos recuerda la necesidad de ser asertivo (saber decir no de forma proactiva y constructiva) y adaptarse al entorno. Lo que antes mencionábamos como resilentes: flexibles y resistentes.

Basta de la tiranía de lo “debería”, siempre saldrás perdiendo porque es tiempo pasado. No existe un presente, sólo un tiempo futuro (inmediato u otro más lejano). Es decir, el futuro no tiene presente y está en parte... en nuestras manos. Nunca hay que darle importancia al futuro lejano sino a lo que construimos en el presente/futuro inmediato. “Vive eternamente … quien vive con intensidad el presente”. Los momentos son únicos e irrepetibles... hay que aprender a saborearlos. Otra cosa es el pasado, a quien le pese que se libere de ese ancla. A quien le resulte positivo, pues define de dónde venimos y a dónde vamos, que le saque jugo para futuras decisiones. Hay que afrontar con una sonrisa el poder de elegir ante distintas situaciones, no todos pueden. Afronta tus miedos, sólo intentarlo ya es una victoria. La sociedad tiene mal aprendido el concepto de éxito, de lo contrario T. Edison sería un fracaso tras fracaso. Puedes actuar y dejar de sentirte como víctima.

-5-


LA FELICIDAD. Ideas fundamentales para ser felices. PARTE 2 La felicidad en el día a día: “Mañana será otro día” es una frase muy manida. Hay que recuperar los aspectos positivos del día, sacarlos a relucir y retomar lo que se pretende. Estas pequeñas cosas pueden ser conversaciones agradables, la construcción de un proyecto a largo plazo o simples coincidencias acaecidas. Disfruta de las experiencias de cada día. Aprende a administrar el tiempo con cautela. Nunca vayas en contra de tu propio bioritmo, unos somos búhos y otros alondras, hay quienes madrugan y quienes trasnochan. Encuentra cuándo eres más productivo. Es importante crear una “sorpresa” dentro de la rutina diaria, esta se puede generar internamente si se aprende a “mirar con otros ojos”. Aprende a distinguir cuándo decir la verdad, cuándo una veracidad y cuándo una mentira piadosa. No para abrirte puertas sino para poder llevar a buen puerto una “vida buena”. Me explico con un <<Ejemplo: Una mujer hospitalizada entrada la tercera juventud a la que le quedan días de vida, redescubre el amor y se casa. Acto seguido la mujer sangra como si recuperase la posibilidad de ser fértil y se ilusiona con ello pensando que del amor que se tienen ha obrado alguna clase de milagro. El médico pregunta sus familiares qué le dirían: la verdad o media verdad (que nunca llegará a ser una verdad) y eligen seguir en la mentira. El médico no le comunicó que el cáncer se había extendido alarmantemente a varias zonas del cuerpo incluidos los genitales (cáncer de endometrio) y sólo le convino a dejar bien atada su vida pues si era cierto que le quedaban unos días. Eso no pudo borrar una sonrisa de la cara de la paciente, por volver a sentirse más mujer y por poder compartirlo. Frente a esta actitud paternalista, ¿qué hubieses hecho tú?>>. Recuerda que al final, sólo la verdad comunica. Tenemos miedo a sufrir, a no ser felices. Pero ser feliz implica también sufrir, a veces. Dejemos de tener miedo a ser felices por miedo a sufrir. Hay miedo a perder la felicidad o decirse ser feliz y no serlo. Recuerda que el ser afortunado no es tanto tener suerte, como sentir que se tiene. ¿Solución? Renovar experiencias, no existe el borrón y cuenta nueva. Has de aprender los mecanismos de “contención de deseos” y “memoria selectiva”. Ser feliz al 100% no es posible, todo depende de nosotros pero… podemos sembrar la semilla.

-6-


LA FELICIDAD. IDEAS FUNDAMENTALES PARA SER FELICES. PARTE 2