Page 1


Editorial Señoras, señores, cosos varios: Dijo una vez Mahatma Gandhi: “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Y creo que con esta revista tenemos una victoria en toda regla, aunque ¿para qué negarlo?, el resultado también es chachi, ¿verdad? Bueno, pues me place poder presentaros el número de Octubre que, dicho sea de paso, ya es el 5º de la colección, ¡que emoción! Octubre es un mes maravilloso, en nuestra escuela comienzan las clases, llega el otoño, empieza a refrescar y puedes taparte con la sábana sin morir abrasada, llega halloween y hay un puente la mar de majo, y si añadimos a eso que mi cumple cae en Octubre ya es la repera. En fin, os dejo disfrutar de la revista. Saludos: Raki

Índice

4 Kurisu 8 Loviatar 10 Raki 12 Artista invitado 15 Zona de relatos 19 Cómic.Capítulo uno.Por Raki

Maquetación realizada por: Emma F.M


Kurisu • Unmei no Hi • Yüutsu


Loviatar • Our Lady of Pain • Enano Sacerdote


Raki โ€ข Dragรณn


Artista invitado Aneantir. Ulises Sánchez Micó • León • Indio ¡Hola, seguidores de Prohibido Spoilers! Me llamo Ulises y aunque estudio biología me encanta la ilustración. Mi técnica favorita es el lápiz, por tanto uno de mis ilustradores favoritos es Alan Lee, que trabaja mucho y de maravilla esta técnica. También admiro mucho el trabajo de Rebecca Guay y Terese Nielsen, entre otros muchos ilustradores que de cartas Magic. Soy fanático de la ciencia ficción, sobretodo de Doctor Who y Torchwood. En la línea del manga, mi favorito es Blame. En fin, ¡espero que disfrutéis tanto de este webzine como yo, y que os guste mi aporte al número de este mes!


Zona de ralatos

Recuerdo (1) Fanfic de Final Fantasy VII Por Kurisu Una noche lluviosa en las calles de Nuevo Midgar. La ausencia de cualquier señal de vida se hacía notar, salvo el de una sola persona que permanecía junto a la puerta del 7th Heaven, observando con cierto aire ausente cómo las gotas rebotaban en el suelo con fuerza, junto con toda la niebla que espesaba la ciudad cada vez más, haciendo más difícil la visibilidad. Cloud, un chico cuyos recuerdos más dolorosos siempre permanecían en su mente, una y otra vez plasmando cada detalle de lo que vivió en un tiempo pasado: Sephiroth, Aerith, Tifa, todo el resto de personas que le habían estado acompañando durante todos estos años, enemigos, amigos, cualquier aliciente que pretendiera obligarle a encontrar un sentido para su existencia. Pero realmente nada de lo que recordaba podría llenar el vacío que sentía en su corazón, ese sentimiento de culpa que aunque es cierto que en su último encuentro en un sueño con Aerith, intentaba con todas sus fuerzas perdonarse a sí mismo y que le perdonaran, ya que en esos encuentros con la chica Cetra, Cloud intentaba mitigar su dolor. Ella por supuesto se mostraba tan natural, ese carácter que la hacía tan dulce y le hacía sentir como si ella misma fuese su propia madre. Todo eso podía calmar un poco esa ansiedad que recorría el corazón de Cloud, pero no era suficiente. Había un recuerdo, una dolorosa sucesión de imágenes que le impedían sentirse seguro de nuevo y poder conciliar el sueño, aquel chico… aquel SOLDADO de primera clase que conoció en una misión a Nibelheim, su tierra natal. Su nombre… A Cloud le dolía recordar aquel nombre, pero aun así lo mantenía bien presente en su corazón, Zack Fair, el nombre que le provocaba un sentimiento extraño en el corazón, una mezcla entre dolor, vacío y una sensación de necesidad y dependencia absolutas hacia ese nombre. Cada detalle, cada palabra y cada gesto estaban fuertemente grabados en su retina, en su memoria, y cada vez que aquello salía a la luz por cualquier motivo, los ojos de Cloud emanaban lágrimas, sin más motivo que ese, el recuerdo de un amigo tan preciado para él perdido. Maldita sea… ¿es tan complicado para mí seguir…? Sí, entiendo que a partir de ahora todo es tan diferente, intento ser feliz, intento encontrar un motivo por el que volver a sonreír, pero tu recuerdo sigue ahí, tu recuerdo… Cloud bajó la mirada al suelo mientras las lágrimas volvían a emanar de sus ojos, mezclándose con las gotas de lluvia que no cesaban de caer. Esa lluvia… formaba parte de su tristeza, el cielo lloraba con él. “Cloud, tendrías que entrar en casa, te vas a resfriar… “ Tifa permanecía tras la puerta, mirando a Cloud con preocupación, ella sabía perfectamente el motivo por el cual Cloud se encontraba ahí, qué era lo que estaba pensando y la razón por la cual lloraba bajo la lluvia, pero ella no podía hacer nada, claro está que le hacía sentir culpable e impotente por no poder mitigar el dolor de su amigo, que a pesar de todos sus intentos por animarlo él seguía con una mirada triste y abatida, cumpliendo sí, su trabajo y sus funciones como compañero responsable en el bar, pero nada más. Hacía mucho tiempo que Tifa no veía a Cloud sonreír por nada y eso cada vez le hacía sentir más impotente ante la situación, haciéndose preguntas acerca del interés de Cloud por continuar viviendo, 16


que tal vez lo único que quería era desaparecer y reunirse con él. Con él… eso es, Cloud no cesaba de pensar en aquel chico que conoció en Nibelheim, ese SOLDADO de primera clase que trató de protegerlos de Sephiroth. Sí, Tifa vagamente recordaba a aquel chico. Tal vez le hubiera gustado conocerle más, pero las circunstancias no fueron favorables para tener una reunión normal de amigos. Aunque sabía que Cloud sí había tenido esa oportunidad, y sabía que esa era la razón por la que se encontraba tan destrozado, ese recuerdo que no conseguía borrar de su mente, aquella persona que le había marcado desde hace mucho tiempo y cuyas palabras le animaron a seguir adelante y defender su nombre y su honor de soldado. Repetidas veces Cloud tenía recaídas como éstas, así que no era nada nuevo para ella. Trató de acercarse a él pero Cloud no prestó la más mínima atención a la presencia de la chica, permaneciendo en la misma posición de mirada triste hacia el suelo, en silencio, empapado y con las lágrimas en los ojos que continuaban cayendo. Tifa bajó la mirada y respetando la postura que estaba adoptando Cloud, decidió sin mediar palabra, volver al interior del bar y esperar a que él mismo decidiera entrar. Suponía que era un esfuerzo inútil seguir intentándolo ya que una vez que su corazón permanecía triste, no había más que hacer que esperar. Cloud se percató entonces de la presencia una vez oyó la puerta del bar cerrarse tras de sí. Se giró despacio y con un sentimiento más de culpabilidad acumulado a su lista, se acercó al Fenrir, montó sobre él y emprendió la marcha hacia el primer lugar que se le pasó por la cabeza, lo más lejos de allí. Una vez salió de nuevo Midgar continuó su recorrido por la vacía autopista hasta un pueblo apartado, bastante conocido para él. Descendió con la moto por las ruinas y la dejó aparcada en un rincón en la que pudiera ser poco visible, bajó de ella y miró un momento a su alrededor: Todo está igual… Pensó mientras observaba con nostalgia el entorno. El lugar, lleno de escombros y demás ruinas, todo igualmente repartido e intacto, tal y como quedó después de todo. Ese lugar eran las afueras de Góngaga, el pueblo natal de su mejor amigo. Jamás podría olvidar aquel sitio, que a pesar de estar infectado de energía mako, era capaz de percibir los estímulos de alrededor, las voces de la gente, la olor, podía ver lo que había a su alrededor, podía oír la voz de Zack… Todo estaba un tanto confuso, pero permanecía todavía en su memoria. Cloud suspiró tras el resumen de su recuerdo y ascendió de nuevo por la pendiente, siguió avanzando hasta llegar al claro del pueblo, la zona de las casas. Este sitio… era donde Zack se había criado junto a sus padres. La verdad es que observando el lugar Cloud sintió de nuevo nostalgia, ya que no había tenido la oportunidad de verlo con sus propios ojos hasta ahora, pero le hubiera gustado que el propio Zack, fuera el que le hubiera enseñado toda la belleza que envolvían los parajes, de apariencia humilde pero repletos de naturaleza. Cloud subió la mirada hacia el cielo y lo encontró despejado, aquí no llovía, podía ser que hubiera dejado de llover en Midgar también. Siguió avanzando hasta las casitas de alrededor, tratando de adivinar cuál sería la de Zack ¿Seguirían sus padres allí…? Pensó mientras seguía avanzando despacio. Con franqueza, dudaba que siguieran en un lugar aparentemente abandonado, incluso que pudieran seguir vivos… Habían pasado muchas cosas desde la caída de Meteorito y Cloud no podía especular cuantos supervivientes habrían quedado. Siguió avanzando y detuvo la mirada en una casita, de apariencia como no de lo más rural, bien cuidada eso sí, con sus plantas alrededor todavía intactas, parecía de verdad como si todavía hubiese alguien viviendo.

17


Zona de ralatos Cloud siguió el camino hasta la ventana, colocó su mano con cuidado sobre el cristal y se acercó más, tratando de averiguar si todavía habitaba alguien en la casa, pero se veía oscuro, daba toda la impresión de que estuviera abandonada. Se acercó hasta la puerta y vaciló un poco, finalmente puso la mano sobre el pomo, cogió un poco de aire y decidió girarlo, está abierto… Cloud giró el pomo despacio y la puerta se abrió dejando tras de sí un ligero chirrido y un fondo oscurecido. Con precaución, empujó la puerta lo suficiente para poder entrar y avanzó despacio al interior de la casa. Está vacía, tal y como pensaba. Cloud siguió andando, mientras miraba con atención los objetos que se hallaban dentro, todavía colocados en su orden, cada cosa en su sitio, tal y como lo habrían dejado sus padres antes de… lo que fuera que hubiese ocurrido. Continuó su recorrido hasta detenerse delante de una puerta cerrada, la miró con atención y poniendo la mano con cuidado sobre ella cerró los ojos por un instante. Sintió una sensación familiar que le recorrió despacio por todo el cuerpo, sí, ésta debía de ser la habitación de Zack, aún sentía su esencia. Una leve sonrisa se asomó de los labios de Cloud, imaginando al chico de niño y correteando por la habitación, rodeado de sus juguetes y sobre todo luciendo su más espontánea sonrisa. Bajó la mano poco a poco hasta posarla sobre el pomo, lo agarró con decisión y lo giró abriendo la puerta. Avanzó hasta dentro y se paró en seco observando todo lo que había dentro: Una cama, todavía equipada con sus sábanas y su colcha a cuadros marrones, de más claros a más oscuros. Un armario bastante rústico pero espacioso en apariencia, estantes y demás llenos de libros, una alfombra junto a la cama y algún peluche que otro repartido por la habitación. Cloud avanzó un poco más y se sentó sobre la cama. Se quedó en silencio unos instantes mientras ponía su mano con cuidado sobre la colcha, observándola con aire ausente, imaginando que su amigo habría dormido aquí, que su esencia todavía permanecería entre estas sábanas. Puede que no lo hubiera conocido todo lo que hubiera querido, es cierto, pero para Cloud ese poco tiempo fue algo muy valioso.

18


Colabora con nosotros Puedes enviarnos: • • • •

Dibujos, fotografías, tiras cómicas...¡lo que quieras! Peticiones de tutoriales. Peticiones de ilustraciones. Cualquier preguntas sobre los miembros del equipo que formamos Prohibido Spoilers y también sobre las técincas que utilizamos. • Culquier cosa que se te ocurra.

Nuestro correo electrénico es:

ProhibidoSpoilers.webzine@gmail.com También puedes seguirnos en nuestro blog:

prohibidospoilers.blogspot.com Y en nuestro deviantArt:

prohibidospoilers.deviantart.com


Prohibido Spoilers Nº5  

Ya está aquí la quinta entrega...¡disfrutadla!

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you