Issuu on Google+

Noviembre 2009

+

¿Por qué tenemos miedo? —M ax L ucado

La Valentía de Hablar de Cristo — Luis Palau

Un Mensaje a la Conciencia — Hermano Pablo

Entre usted y su cónyuge: Diez principios básicos —por Peg y Lee Rankin


Revista Regocíjate

www.regocijate.com

Del Editor

Publicada por 7 Engines Media Group P.O. Box 211325 Chula Vista, CA 91921 USA (619) 377-4377 www.7engines.com

Publisher / Editor

Le damos gracias a Dios, por la oportunidad de colocar esta revista en sus manos. Nuestra meta es traer contenido con propósito para el crecimiento personal de su vida y la de aquellos a su alrededor, además de ameno y sano entretenimiento. En Regocíjate, nos enfocamos en brindarle la más alta calidad de contenido y recursos para presentar un producto con los valores que nos unen en una misma visión, lo cual hacemos aprovechando al máximo el uso de nuevos avances. Lo invitamos a disfrutar este primer ejemplar que con entusiasmo hemos creado para usted. Regocíjese con nosotros al sumergirse en la letra y gráfica de cada página. De antemano le agradecemos su participación en el desarrollo de Regocíjate, enviándonos sus comentarios y sugerencias a:

J.A. Pérez editor@7engines.com Business Director Publicidad / Ventas Daisy Cummings daisy@7engines.com

© 2009. Todos los derechos reservados. La reproducción en cualquier forma, completa o en parte, sin el permiso expreso y por escrito de los editores es prohibida. Todo diseño y arte (incluyendo nombre y logos de la revista) son propiedad de 7 Engines Media Group. 7 Engines Media Group y/o la revista Regocíjate no se hacen responsables por los puntos de vista u opiniones sostenidos por escritores invitados o columnistas. No asumimos ninguna responsabilidad en cuanto errores o menciones contenidas en dichos artículos o columnas sindicadas. Nota sobre riesgos La información contenida en esta revista es distribuida “Como Está” y sin garantías. El editor y/o la publicadora no se hacen responsables en cuanto a daños causados por interpretaciones individuales privadas del contenido expuesto en esta publicación. Permisos asegurados Las columnas sindicadas y artículos de escritores invitados han sido publicados con el previo permiso de los autores o sus publicadoras. Los créditos correspondientes aparecen al pie de

editor@regocijate.com

cada columna o artículo. Marcas y Productos

Esperamos este ejemplar le edifique, como lo ha hecho para nosotros.

el editor

Marcas Registradas usadas por los anunciantes están bajo la completa responsabilidad de los mismos. Los anunciantes son responsables por asegurar los permisos de uso de nombres de productos, y marcas que aparezcan en sus anuncios. La revista y/o la publicadora no se hace responsable por la calidad de servicio o productos de los anunciadores. Tampoco nos hacemos responsables por la filosofía de las empresas que se anuncian en este medio. Nos reservamos el derecho de negar servicios de publicidad a cualquier empresa, ya sea porque sus servicios o productos no vayan con la filosofía o imagen de nuestra empresa, o por cualquier otra razón a la cual también nos reservamos el derecho de omitir. Impreso en los Estados Unidos. © 2009. All rights reserved. The entire content of this magazine is copyright. This publication may not be reproduced in any manner, in whole or in part, without written permission from the publisher. The views and opinions of the writers are their own and not necessarily reflect those of Regocíjate Magazine or 7 Engines Media Group. We Reserve the right to refuse business to anyone. Printed in the U.S.A.

Advertising For Advertising Information, prices and Ads Specs, go to: (Para publicidad, precios y especificaciones de anuncios puede ir a:)

www.7engines.com or contact: (o contactar:) Daisy Cummings daisy@7engines.com (619) 278-8839 Direct (619) 377-4377 Office

4  Regocíjate Noviembre 2009


contenido Noviembre 2009 Sin Temor

Este mes nuestro artículo central es:

¿Por qué tenemos miedo?

7

por Max Lucado

artículos 16 Entre Usted y su Cónyuge

columnas

por Peg y Lee Rankin

19 Importa tu empleo? por Rick Boxx

Luis Palau Responde por Luis Palau

11

Un Mensaje a la Conciencia por Hermano Pablo

13

La Pregunta del Mes por Ernesto Pinto

24

21 Las Dificultades Económicas por Billy Graham

secciones Música

22

Entrevistas

23

La Risa, Medicina Inapreciable

25

Caricatura Alegre por Mike Waters

25

  Regocíjate Noviembre 2009  5 


Los noticieros emiten información tan preocupante que deberían tener una advertencia: «Cuidado: sería aconsejable mirar este noticiero dentro de una cámara acorazada en un sótano en Islandia»


P

¿Por qué tenemos miedo? por

Max Lucado

Te hubiera gustado mi hermano. Le gustaba a todo el mundo. Dee hacía amistades de la misma forma en que los panaderos hacen pan: todos los días, de manera fácil y con entusiasmo. Sus apretones de manos — fuertes, con entusiasmo y risa— eran contagiosos y volcánicos. Para él no había extraños por mucho tiempo. Yo, su tímido hermano menor, confiaba en él para que nos presentara a los dos. Cuando una familia se mudaba a nuestra cuadra o cuando un recién venido entraba al patio de recreo, Dee era el embajador. Pero en la mitad de su adolescencia, hizo amistad con alguien que debería haber evitado: un hombre que vendía bebidas alcohólicas a menores de edad. El alcohol nos quiso embaucar, pero aunque a mí solo me enredó, a él lo encadenó. Durante las siguientes cuatro décadas mi hermano bebió tanto que destrozó su salud, sus relaciones, perdió trabajos y dinero, y todo menos los dos últimos años de su vida. ¿Quién puede explicar por qué las resoluciones a veces ganan o pierden? Cuando tenía cincuenta y cuatro años de edad, mi hermano descubrió una reserva interior de voluntad, la utilizó y disfrutó de una época de sobriedad. Vació sus botellas, estabilizó su matrimonio, arregló su relación con sus hijos y cambió la licorería por el grupo local de Alcohólicos Anónimos. Pero la vida dura produjo muchos estragos. Tres décadas fumando tres cajetillas de cigarrillos por día convirtieron su corazón en carne molida. Una noche del mes de enero, durante la semana en que yo comencé a escribir este libro, le dijo a su esposa Donna que no podía respirar bien. Como tenía una cita con un doctor por un asunto relacionado a eso, decidió tratar de dormir. Eso no le dio resultado. Se despertó a las cuatro de la mañana con dolores tan agudos en el pecho que llamaron a la sala de emergencias. El equipo colocó a Dee en la camilla y le dijeron a Donna que los encontrara en el hospital. Mi hermano la saludó débilmente con la mano y le dijo que no se preocupara, pero para cuando ella y uno de los hijos de Dee llegaron al hospital, mi hermano había fallecido. El médico de turno les dio la noticia y los invitó a pasar a la sala donde yacía el cuerpo. Sosteniéndose uno al otro, atravesaron la puerta y vieron el mensaje

final. Tenía la mano apoyada en la pierna con el dedo medio y el anular doblados y el pulgar extendido, el signo universal del idioma para los sordos que dice: «Te amo». He tratado de imaginarme los momentos finales de mi hermano en la tierra: viajando a altas velocidades por una carretera en Texas, en una ambulancia una oscura noche, con los paramédicos trabajando a su alrededor, y con el corazón cada vez más débil. Pero en lugar de dejarse llevar por el pánico, tuvo valor. Tal vez tú puedas usar un poco. Una ambulancia no es el único lugar en el que se requiere valor. Tal vez tu corazón no esté dando el último latido, pero puedes encontrar que has llegado a tu último sueldo, solución o pizca de fe. Cada salida del sol parece traer nuevas razones para el temor. Están despidiendo personas en tu trabajo, la economía está muy lenta, hay disturbios en el Oriente Medio, cambios en la oficina central, bajas en el mercado de bienes raíces, aumento del calentamiento global, se escapan de la prisión miembros del grupo Al Qaeda. Algún dictador loco está coleccionando ojivas nucleares igual que otras personas coleccionan vinos finos. Una cierta clase de fiebre asiática está activa en los vuelos que salen de China. La plaga de nuestros días, el terrorismo, comienza con la palabra terror. Los noticieros emiten información tan preocupante que deberían tener una advertencia: «Cuidado: sería aconsejable

  Regocíjate Noviembre 2009  7 


Revista Regocíjate

mirar este noticiero dentro de una cámara acorazada en un sótano en Islandia». Tenemos miedo de que nos demanden, de terminar últimos, de tener que declararnos en bancarrota; el lunar que tenemos en la espalda nos da miedo, al igual que el muchacho que se acaba de mudar en nuestra cuadra, y el sonido del reloj que nos indica que nos estamos acercando a la tumba. Sofisticamos los planes de inversión, creamos sistemas de seguridad complicados, y legislamos un sistema militar más fuerte, sin embargo dependemos de las drogas que alteran el estado de ánimo más que ninguna otra generación en la historia. Aun más, «el niño promedio de hoy... tiene un nivel mayor de ansiedad que el que tenía el paciente siquiátrico promedio en la década de 1950» Parece que el temor ha hecho un contrato de cien años en el edificio de al lado y ha establecido su negocio allí. Demasiado grande y descortés, el temor no está dispuesto a compartir el corazón con la felicidad. Y la felicidad

8  Regocíjate Noviembre 2009

accede. ¿Ves alguna vez a los dos juntos? ¿Puede alguien ser feliz y tener temor al mismo tiempo? ¿Pensar en forma clara y tener miedo? ¿Ser confiado y temeroso? ¿Compasivo y miedoso? No. El temor es el acosador que se desplaza en el pasillo del liceo: insolente, hace mucho ruido y es ineficiente. Para todo el ruido que hace y el espacio que ocupa, el temor hace muy poco bien. El temor nunca escribió una sinfonía ni una poesía, negoció un tratado de paz ni sanó una enfermedad. El temor nunca sacó a una familia de la pobreza ni a un país de la intolerancia. Nunca salvó a un matrimonio ni a un negocio. El valor sí lo hizo. La fe lo hizo. Lo hicieron las personas que se rehusaron a dejarse aconsejar por el temor o achicarse frente a su timidez. Pero, ¿el temor mismo? El temor nos conduce a prisión y cierra la puerta. ¿No sería maravilloso poder salir? Imagínate una vida completamente libre de angustia. ¿Qué si la fe, y no el

temor, fuera tu reacción instantánea ante las amenazas? Si pudieras poner sobre tu corazón un magneto de temor y extrajeras cada pizca de temor, inseguridad y duda, ¿qué es lo que quedaría? Imagínate un día, un solo día, sin temor al fracaso, al rechazo y a la calamidad. ¿Puedes imaginarte una vida sin temor? Esa es la posibilidad tras la pregunta de Jesús. «¿Por qué teméis?», pregunta (Mateo 8.26). Lo primero que pensamos es si

“El temor nunca escribió una sinfonía ni una poesía, negoció un tratado de paz ni sanó una enfermedad” Jesús habla en serio. Tal vez está bromeando. Nos quiere sorprender. Casi como si un nadador le preguntara a otro colega: «¿Por qué estás mojado?» Pero Jesús no sonríe. Está completamente serio. Y lo mismo lo están los hombres a quienes les hace la pregunta. Una tormenta ha convertido su crucero, en el cual se sirve una cena, en un susto aterrador. Así es como uno de ellos recuerda el viaje: «Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca» (Mateo 8.23-24, NVI). Esas palabras las dijo Mateo. Él recordaba muy bien la gran tempestad y los saltos de la barca en el agua, por lo que fue cuidadoso con su terminología. Cualquier palabra no serviría. Así que sacó su diccionario griego del estante y buscó una descripción que rugiera como las olas que golpeaban la proa. No consideró la terminología común como lluvia primaveral, chubasco, chaparrón o lluvia torrencial. No describía lo que sintió y vio aquella noche: una tierra de la cual salían ruidos y una costa que se sacudía. Recordaba más que vientos y olas con espuma blanca. Sus dedos siguieron la columna de sinónimos hasta que llegó a una palabra que le gustó. «Ah, esa es». Seísmo: un terremoto, una erupción que estremecía la tierra y el mar. «Un


Revista Regocíjate

gran seísmo sacudió al lago». Ese término todavía se usa en nuestro vocabulario. Sismólogo es la persona que estudia terremotos, sismógrafo es el aparato que los mide y Mateo, junto a una tripulación de recientes reclutas, sintió un seísmo que les sacudió hasta los huesos. Él usó esa palabra solo en otras dos ocasiones: una, cuando Jesús murió y el Calvario se estremeció (Mateo 27.51- 54), y otra en la resurrección de Jesús, cuando el sepulcro tembló (28.2). Aparentemente, la calma de la tempestad comparte un lugar igual al de la trilogía de los grandes acontecimientos de Jesús: vencer el pecado en la cruz, muerte en la tumba y aquí calmando el temor en el mar. Temor repentino. Sabemos que el temor fue repentino porque la tormenta lo fue primero. Una traducción más antigua dice: «Repentinamente una gran tormenta se desató en el mar». No todas las tormentas vienen de repente. En las praderas, los agricultores pueden ver la formación de nubes de tormenta horas antes de que empiece a llover. Sin embargo, esa tormenta se lanza sobre ellos como un león que salta desde el césped. En un segundo los discípulos están barajando los naipes para una partida a mitad del camino, en el siguiente están tragando agua del lago de Galilea. Pedro y Juan, marineros con experiencia, luchan para mantener la vela abajo. Mateo, que no tiene experiencia alguna con el mar, lucha para no vomitar. Esta tormenta no es lo que esperaba el recolector de impuestos. ¿Percibes la sorpresa en la forma en que une las dos frases? «Luego [ Jesús] subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca» (8.23- 24, NVI). ¿No esperarías una segunda frase más vivaz, una consecuencia feliz a la obediencia? «Jesús se subió a una barca. Sus seguidores fueron con Él, y de pronto un gran arco iris apareció en el cielo, vieron una bandada de palomas en formación y un mar de cristal que reflejaba el mástil de la

embarcación». Los seguidores de Cristo, ¿no disfrutan de un calendario lleno de cruceros por el Caribe? No. Esta historia nos presenta el recordatorio que no es ni muy sutil ni muy popular: subirse a la barca con Cristo puede significar mojarse con Él. Los discípulos de Cristo pueden esperar mares tormentosos y vientos fuertes. «En el mundo tendréis [no “podrían”, “pueden”, o “pudieran” tener] aflicción» ( Juan 16.33, los corchetes son míos). Los seguidores de Cristo se enferman de malaria, entierran a sus hijos, luchan con adicciones y, como resultado, enfrentan temores. No es la falta de tormentas lo que nos distingue. Es a quien descubrimos en la tormenta: a un Cristo inamovible. «Él [ Jesús] dormía» (v. 24). He aquí la escena. Los discípulos gritan; Jesús duerme. Los truenos rugen, Jesús ronca. Él no dormita, echa una cabezada ni descansa. Duerme profundamente. ¿Podrías dormir en una ocasión como esa? ¿Podrías dormir mientras andas en una montaña rusa? ¿En un túnel de viento? ¿En un concierto de instrumentos de percusión? ¡ Jesús duerme en los tres al mismo tiempo! El Evangelio de Marcos agrega dos detalles curiosos: «Y él [ Jesús] estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal» (Marcos 4.38). En la popa, en un cabezal. ¿Por qué lo primero? ¿Y de dónde vino lo segundo? Los pescadores del primer siglo usaban redes barredoras, que colgaban al lado del bote. Guardaban las redes en un compartimiento que era construido en la popa para este propósito. No era práctico dormir sobre la cubierta de la popa. No había lugar ni proveía protección. Sin embargo, el pequeño compartimiento debajo de la popa proveía ambos. Era la parte más cerrada y la única que ofrecía protección en el bote. Así que Cristo, un poco soñoliento por las actividades del día, gateó debajo de la cubierta para poder dormir. Descansó la cabeza, no en una mullida almohada de plumas, sino

sobre una bolsa de cuero llena de arena. Una bolsa para estabilizar la barca. Los pescadores del mar Mediterráneo todavía las usan. Pesan alrededor de cincuenta kilos y se emplean para equilibrar o estabilizar el bote.2 ¿Llevó Jesús la almohada a la popa para poder dormir o se durmió tan profundamente que alguien se la llevó? No lo sabemos. Pero esto sí sabemos. Fue un sueño premeditado. No se durmió por accidente. En completo conocimiento de la tormenta venidera, Jesús decidió que era hora de dormir la siesta, así que se instaló en ese rincón, apoyó la cabeza en la almohada y dejó que el sueño lo sobrecogiera. Su siesta preocupa a los discípulos. Mateo y Marcos registran sus respuestas como tres pronunciamientos entrecortados y una pregunta. Los pronunciamientos: «¡Señor! ¡Sálvanos! ¡Perecemos!» (Mateo 8.25). La pregunta: «Maestro, ¿no tienes

“El temor nos hace sentir muy mal. Le saca la vida al alma, nos arrolla en un estado embriónico y nos deja secos en cuanto a tener contentamiento”

cuidado que perecemos? » (Marcos 4.38). No preguntan en cuanto a la fuerza de Jesús: «¿Puedes detener la tormenta?» Su conocimiento: «¿Sabes que hay una tormenta?» O si va a poder hacer algo: «¿Tienes experiencia con las tormentas?» Sino que presentan dudas en cuanto al carácter de Jesús: «¿No tienes cuidado...?» Esto es lo que hace el temor. Corroe nuestra confianza en la bondad de Dios. Comenzamos a preguntarnos si el amor vive en el cielo. Si Dios puede dormir durante nuestras tormentas; si sus ojos están cerrados cuando los nuestros se abren mucho, si permite tormentas cuando nos subimos a su embarcación, ¿le importamos? El temor desata una multitud de dudas, vacilaciones que producen enojo. Y eso nos convierte en controladores. «¡Haz algo en cuanto a ►   Regocíjate Noviembre 2009  9 


10  Regocíjate Noviembre 2009


Revista Regocíjate

La Valentía de Hablar de Cristo por Luis Palau

Federico Arnot había ido con un amigo a predicar a una zona de bares y tabernas en su país natal. Se pararon en una esquina y comenzaron a cantar himnos para que se juntase gente. Mientras Federico y su amigo cantaban, la gente escuchaba en silencio, pero tan pronto como empezaban a testificar de su fe en Cristo, la multitud los abucheaba y se mofaba en voz tan alta, que era imposible oír el mensaje. Federico y su amigo comenzaban a cantar nuevamente. La multitud se aquietaba. Empezaban los muchachos a predicar, y otra vez el resultado eran gritos e improperios. Esto sucedió varias veces. Federico amaba al Señor y deseaba con todo su corazón testificar a la multitud las Buenas Nuevas, pero la gente no quería escuchar. Finalmente, con lágrimas en sus ojos, agachó su cabeza derrotado y comenzó a alejarse con su amigo. De pronto sintió una mano en su hombro. Era un caballero alto, ya de mucha edad, quien lo miró a los ojos y le dijo: --¡Vamos! Continúa, muchacho. A Dios le encanta que los hombres hablen de su Hijo. Y Federico se sintió animado para volver a la esquina. La gente, emocionada por su valor, decidió escucharlo. En 1881, varios años después de lo ocurrido, con la influencia del ejemplo dejado por el gran misionero David Livingstone, Arnot dejó su país y se dirigió al corazón del África, donde Dios lo usó en gran manera para proclamar el evangelio. A Dios le encanta que hombres y mujeres hablen de su Hijo. Sin embargo, cuán fácil nos resulta no hablar de nuestra fe por desánimo, falta de resultados u otras excusas. ¿Habla usted del Hijo de Dios? Si no lo hace, ¿cuál es su excusa? Hace poco leí un artículo de un honesto profesor de teología, un tal Norman Geisler, quien admite que aunque fue parte de un ministerio cristiano por 18 años, nunca había testificado de Cristo. Sus excusas eran bastante familiares. Considerémoslas. 1. Yo no tenía el don de evangelismo. Me resultaba obvio que alguien como Billy Graham sí lo tenía, y era igualmente obvio que yo no. 2. Tenía el don de enseñar (a cristianos), y es bastante difícil tener convertidos de ese grupo de gente. 3. No me agradaba el evangelismo impersonal, de manera que me dedicaría al evangelismo por amistad. No quería forzar el evangelio a nadie. 4. Había llegado a la conclusión de que si Dios es soberano... entonces puede hacerlo con o sin mi participación. Sin embargo, llegó el día en que un predicador visitante literalmente demolió las excusas de Geisler, diciendo: “Durante años he sido misionero, pero nunca recibí un llamado... Recibí una orden, como todos ustedes.” Esta declaración produjo tal impacto en Geisler, que se convirtió en un pescador de hombres. “Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15 BD) no fue una sugerencia sino un mandamiento del Señor Jesucristo. Tal vez en un tiempo usted haya testificado con el entusiasmo de Arnot, pero por alguna razón ese entusiasmo se ha desvanecido. Recuerde que a Dios le encanta que usted hable de su Hijo. Notas Adicionales: © 2000 Luis Palau. Esto es un extracto de su popular libro devocional DE LA MANO DE JESUS: Pasos hacia la madurez cristiana (Editorial Unilit). Esta es una columna regular de la revista. El contenido es usado con permiso de la Asociación Luis Palau www.luispalau.net

  Regocíjate Noviembre 2009  11 


Revista RegocĂ­jate


Revista Regocíjate

Un Mensaje a la Conciencia por el Hermano Pablo

DIARIO DE UNA JOVEN ASESINA

Anuncie su empresa o producto aquí.

Contacte nuestro director de publicidad: Daisy Cummings daisy@7engines.com (619) 278-8839 Direct (619) 377-4377 Office ¿No se ha decidido? Lea “4 razones para anunciar su producto o empresa en esta revista” … pag. 26

Era su librito de apuntes diarios, apuntes que iba haciendo, cada día, una joven de catorce años de edad. ¿Qué cosas podría escribir en ese diario? Cosas juveniles: impresiones de muchachos, actividades de colegio, paseos, fiestas. Pero un día, justamente el primero de enero, la joven escribió: «Querido diario: Es principio de año, y ya no aguanto más. Tengo que quitarme de encima una carga que ya no puedo llevar. Yo maté a mi hermanita.» El diario sigue narrando: «Fui hasta su cuarto y le dije que la quería mucho. Cubrí, entonces, su boca, y la sofoqué. Tú, mi querido diario, eres a quien primero le cuento. Gracias. Ahora me siento mejor.» Ya hacía cinco meses que esta adolescente había matado a su hermanita de cuatro años de edad. Cuando hallaron el cuerpo de la chiquita, el médico forense determinó que era «muerte por asfixia traumática». La investigación no produjo ningún resultado. Pero sucedió que los padres de la hija mayor descubrieron su diario. Por más que querramos callar la voz de nuestra conciencia, no podemos. Tarde o temprano su grito se oirá. ¿Qué está pasando en los hogares, en las familias, en los adolescentes? Esta joven no carecía de nada. Tenía buenos padres, buena casa, buen colegio, buenos amigos, buena ropa, buen calzado, buenas cosas. ¿Por qué, de un modo sorpresivo y brutal, mató a su hermanita? En parte tiene que ver con la violencia que los adolescentes ven en la televisión, la cual se va acumulando en su psiquis. Cuando ésta se llena a más no poder, el adolescente no tarda en poner en práctica más de alguna de esas cosas Tampoco se descarta la posibilidad de los contactos con sectas extrañas. Lo que padres incautamente podrán llamar «chifladuras de adolescentes» puede que sean relaciones, incluso satánicas, cosa que está más extendida de lo que parece. La fuerza moral más potente del mundo está en Jesucristo. Si nosotros, como padres, descuidamos nuestra propia vida espiritual, con eso dirigimos a nuestros hijos por el camino de la perdición. Hagamos de Cristo el Señor de nuestra vida. Tanto nosotros como nuestros hijos necesitamos ese poder. Sólo Cristo nos pone a salvo de toda fuerza maligna. Él desea ser nuestro Señor. Coronémoslo Rey de nuestra vida hoy mismo. Esta es una columna regular de la revista. Más información sobre la Asociación Hermano Pablo en: www.mensajeaconciencia.com www.conciencia.net

  Regocíjate Noviembre 2009  13 


Revista Regocíjate

► la tormenta!», es la demanda implícita de la pregunta. «¡Arréglalo o... o... o si no…!» En su centro, el temor es percibido como pérdida de control. Cuando la vida gira frenéticamente, nos aferramos a un componente de ella que podemos controlar: nuestra dieta, la limpieza de la casa, el apoyabrazos de un avión o, en muchos casos, la gente. Cuanto más inseguros nos sentimos, tanto más malos nos volvemos. Refunfuñamos y mostramos los colmillos. ¿Por qué? ¿Porque somos malos? En parte. Pero también porque nos sentimos arrinconados. Martin Niemöller documenta un ejemplo extremo de esto. Él fue un ministro alemán que adoptó una posición heroica contra Adolfo Hitler. Cuando conoció al dictador en el año 1933, Niemöller se quedó de pie en la parte de atrás del lugar y escuchó. Más tarde, cuando su esposa le preguntó qué había descubierto, él le dijo: «Descubrí que Herr Hitler es un hombre muy asustado».3 El temor le da rienda suelta al tirano que hay dentro. También nos afecta la memoria. Los discípulos tenían razones para confiar en Jesús. A esa altura ya lo habían

14  Regocíjate Noviembre 2009

visto «sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo» (Mateo 4.23). Habían sido testigos de la sanidad de un leproso con un simple toque, y de la de un siervo con una orden (Mateo 8.3, 13). Pedro vio la sanidad de su suegra que estaba enferma (Mateo 8.14-15), y todos vieron a los demonios salir cual murciélagos de una cueva. «Y con la palabra echó afuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos» (Mateo 8.16). ¿No debería alguien mencionar lo que hizo o revisar su currículum vítae? ¿Recuerdan los logros de Cristo? Tal vez no. El temor crea una especie de amnesia espiritual. Embota nuestra memoria de los milagros. Nos hace olvidar lo que Jesús ha hecho y lo bueno que es Dios. El temor nos hace sentir muy mal. Le saca la vida al alma, nos arrolla en un estado embriónico y nos deja secos en cuanto a tener contentamiento. Nos convertimos en graneros desiertos, desvencijados e inclinados por el viento, un lugar donde antes la humanidad solía comer, prosperar y encontrar calor. Pero ya no. Cuando el temor le da forma a nuestra vida,

la seguridad se convierte en nuestro dios. Y cuando la seguridad se convierte en nuestro dios, adoramos un estilo de vida sin riesgos. ¿Puede hacer algo grande al que le encanta

“El temor siempre golpeará a nuestra puerta. No lo invites a cenar y, sobre todo, no le ofrezcas una cama para pasar la noche” la seguridad? ¿Puede lograr grandes cosas el que es reacio al riesgo? ¿Para Dios? ¿Para los demás? No. Los que están llenos de temor no pueden amar profundamente. El amor es riesgoso. No pueden dar a los pobres. La benevolencia no tiene garantía de dar dividendos. Los que están llenos de temor no pueden soñar con entusiasmo. ¿Y qué si sus sueños chisporrotearan y cayeran del cielo? La adoración a la seguridad debilita la grandeza. No es de extrañarse que Jesús le haga tal guerra al temor. Su mandamiento más frecuente surge del género del «no temáis». Los Evangelios contienen unos ciento veinticinco mandamientos de Cristo en modo imperativo. De esos, veintiuno nos dicen «no temáis» o «no temas» o «confiad» o «ten ánimo» o «tened buen ánimo». El segundo mandamiento más repetido, amar a Dios y a nuestros semejantes, aparece solo en ocho ocasiones. Si la cantidad es un indicador, Jesús considera nuestros temores con seriedad. La declaración que hizo con más frecuencia fue: no temáis. Los hermanos y hermanas a veces se quejan acerca del mandamiento más frecuente de sus padres. ¿Recuerdan que mamá siempre les decía: «No regreses tarde», o: «Ve a limpiar tu cuarto»? Papá también tenía sus mandatos favoritos. «Enfrenta las cosas con ánimo». «Trabaja duro». Me pregunto si los discípulos reflexionarían en las frases que Cristo repetía con más frecuencia. Si lo hicieron, habrían notado que «siempre nos instaba a tener valor». Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos


Revista Regocíjate

pajarillos. (Mateo 10.31) Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados. (Mateo 9.2) No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. (Mateo 6.25) Oyéndolo Jesús, le respondió: No temas; cree solamente, y [tu hija] será salva. (Lucas 8.50) ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! (Mateo 14.27) Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar. (Mateo 10.28) No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. (Lucas 12.32) No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí… Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. ( Juan 14.1, 3) No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. ( Juan 14.27) Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? (Lucas 24.38) Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis. (Mateo 24.6) Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. (Mateo 17.7) Jesús no quiere que vivas en un estado de temor. Tampoco lo quieres tú. Nunca has hecho declaraciones como las siguientes: Mis temores hacen que camine livianamente. Sería un padre terrible si no fuera por mi hipocondría. Gracias a Dios por mi pesimismo. Desde que perdí la esperanza he sido una persona mucho mejor. Mi doctor me dijo que, si no comienzo a preocuparme, me voy a enfermar. Hemos aprendido que el temor tiene un costo muy alto. La pregunta de Jesús es buena. Él levanta la cabeza de la almohada, sale de la popa de la embarcación a la tormenta, y pregunta: «¿Por qué teméis, hombres de poca fe?» (Mateo 8.26). Quiero aclarar que el temor tiene una función saludable. Es el canario dentro de la mina de carbón que

advierte en cuanto a un probable peligro. Una dosis de miedo puede impedir que un niño corra a través de una calle muy transitada, o que un adulto se fume una cajetilla de cigarrillos. El temor es la reacción apropiada ante un edificio en llamas o ante un perro que gruñe. El temor en sí no es pecado. Pero puede llevar al pecado. Si medicamos el temor con arranques de ira, borracheras, retraimientos huraños, privación de comida o control aplastante, excluimos a Dios de la solución y agravamos el problema. Nos sujetamos a una posición de temor, permitiendo que la Sin temor 16 ansiedad domine nuestra vida. Preocupaciones que nos quitan el gozo. Temores que nos hacen sentir entumecidos. Episodios repetidos de inseguridad que nos petrifican y paralizan. La histeria no proviene de Dios. «Porque Dios no nos ha dado espíritu de cobardía» (2 Timoteo 1.7). El temor siempre golpeará a nuestra puerta. No lo invites a cenar y, sobre todo, no le ofrezcas una cama para pasar la noche. Llenemos nuestro corazón de valor con algunas declaraciones seleccionadas de Jesús en cuanto a «no temer». El temor puede llenar al mundo, pero no tiene que llenar nuestro corazón. La promesa de Cristo y la proclamación de este libro son simples: podemos tener menos miedo mañana del que tenemos hoy. Cuando tenía seis años de edad, mi papá me dejó quedarme despierto hasta tarde para mirar la película El hombre lobo. Les aseguro que lamentó su decisión. La película me dejó convencido de que el hombre lobo estaba todas las noches rondando nuestra sala, buscando su comida predilecta; que era un muchachito de seis años de cabello pelirrojo con el rostro salpicado de pecas. Mi temor presentó problemas. Para llegar a la cocina desde mi dormitorio, tenía que pasar peligrosamente cerca de sus garras y sus colmillos, algo que yo era reacio a hacer. Más de una vez, fui al cuarto de mi padre y lo desperté. Al igual que Jesús en la embarcación, mi papá

estaba completamente dormido en la tempestad. ¿Cómo puede dormir una persona en un momento como ese? Abriendo un ojo y soñoliento, me preguntaba: «Pero, ¿por qué tienes tanto miedo?» Yo le recordaba al monstruo. «Oh sí, el hombre lobo», refunfuñaba. Entonces salía de la cama, se armaba de valor superhumano, me escoltaba a través del valle de sombras de muerte, y me servía un vaso de leche. Yo lo miraba, maravillado y me preguntaba: ¿Qué clase de hombre es este? Dios ve nuestras tormentas, nuestros seísmos, de la misma forma que mi padre veía mi temor del hombre lobo. «Entonces, levantándose reprendió a los vientos y al mar y se hizo grande bonanza» (Mateo 8.26). Jesús controla el temblor excesivo con gran calma. El mar se aquieta y parece un lago congelado, de modo que los discípulos se quedan preguntándose: «¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?» (v. 27). Por cierto, ¡qué clase de hombre! Volvió el tifón en un tiempo para dormir la siesta. Calló a las olas con una palabra. Y le dio a un hombre moribundo el valor suficiente para enviarle a su familia un mensaje final de amor. Magnífico, Dee. Tú enfrentaste muchos momentos seísmos en la vida, pero al final no te hundiste. Mi oración es que nosotros tampoco. ■ Articulo cortesía de Grupo Nelson Autor: Max Lucado Sacado del Libro: Sin Temor Disponible en su librería local.

  Regocíjate Noviembre 2009  15 


Entre usted y su cónyuge: Diez principios básicos por

Debido a que te amo, deseo compartir tus sueños, temores, aspiraciones y preguntas respecto a la vida. Por consiguiente, no te pases demasiado tiempo de compras, leyendo o viendo televisión.

P

onga a Dios en el lugar primordial de su matrimonio y acuérdese de mantenerlo en ese lugar de honor.

1. No amarás a ninguna otra persona más que a mí Solo Dios debe recibir más amor de tu parte que yo. Mediante los votos matrimoniales, me he convertido en la persona más importante en tu vida por encima de padres, hijos, compañeros de trabajo y amigos. Por consiguiente, espero que me ames de todo corazón y que cuides que no haya nadie que se interponga entre nosotros. Por favor, no tomes nunca mi posición para darla a otra persona. No podrá soportar nunca la vergüenza ni el vacío.

2. No tendrás fantasías ni soñarás despierto con otros amantes. Esto significa que no habrá revistas, libros, películas o espectáculos pornográficos, porque la infidelidad comienza en la mente. Enfoca tus pensamientos románticos sólo en mí. ¿Recuerdas lo atractivos que éramos el uno para el otro cuando comenzamos a salir juntos? Podemos mantener viva esa llama mediante la disciplina adecuada de nuestras mentes. Si tú piensas en mí y yo en ti, nuestro romance seguirá el rumbo que le fijó Dios.

3. No hablarás de mí de modo despectivo. Alábame y dame cumplidos con toda libertad tanto en público como en privado. No me critiques 16  Regocíjate Noviembre 2009

Peg y Lee Rankin

nunca frente a otras personas. Aplícame todos los adjetivos que sean cariñosos y amables; pero, por favor, no me insultes.

4. Recordarás nuestro aniversario y otros días especiales y planificarás como celebrarlos. Si no sabes cuáles son otros días especiales, déjame que te dé ciertos indicios. Son la Navidad, mi cumpleaños, el día de los padres, el día de los enamorados y el día de las madres. Puedes añadir unos cuantos más, si así lo deseas. El celebrar días ordinarios de modo especial (cuando no lo espere) hará que sienta amado (o amada). Mándame una tarjeta o pon una nota bajo mi almohada, llámame al trabajo, sorpréndeme con flores o invítame a cenar. Lo que hagas no tiene que ser exclusivo. Basta que me hagas saber que te importo. Esas expresiones de amor requieren planeación, por lo que vale la pena marcar el calendario desde ahora. No quiero tener que lanzarte insinuaciones cuando se acerca la fecha de mi cumpleaños.

5. Honrarás a tu padre y a tu madre; pero no permitirás que se interpongan entre nosotros. Queremos respetarlos, pedirles consejos e incluirnos en nuestro círculo familiar. Además, si uno de los progenitores es viudo o viuda, queremos hacer todo lo posible para que sienta


Revista Regocíjate

que lo (o la) amamos. Sin embargo, recordemos que cuando se trata de establecer normas que afecten nuestro matrimonio y a nuestra familia, las decisiones que tomemos deberán ser exclusivamente nuestras.

6. No matarás los intentos que hago para demostrarte que te amo. Cuando alargo los brazos para abrazarte, es mi modo de decir que te necesito y que deseo contacto físico contigo. Por favor, no te alejes de mí, no me ignores, no te apartes o digas: ¡No me toques! De ese modo puedes acabar con mi espíritu y destruir el amor que compartimos.

7. No adulterarás. En los votos matrimoniales que intercambiamos, te comprometiste a serme fiel en lo sexual “hasta que la muerte nos separe”. Por lo que me consta, tu compromiso lo adquiriste sin reservas. Como consecuencia de ello, mi confianza en ti es completa. Este lazo sagrado que nos une me libera de preocupaciones indebidas cuando no estamos juntos; una bendición por la que doy gracias. Quiero que sepas lo mucho que atesoro esta confianza que nos tenemos el uno al otro y que deseo contar siempre con tu amor constante y tu fidelidad inquebrantable.

8. No me privarás del privilegio de gozar comunión profunda contigo. Debido a que te amo, deseo compartir tus sueños, temores, aspiraciones y preguntas respecto a la vida. Por consiguiente, no te pases demasiado tiempo de compras, leyendo o viendo televisión. Reserva cierto tiempo para hablar conmigo de muchas cosas. Al conversar ahora sobre temas importantes, estaremos contribuyendo de modo considerable al tipo de relación que compartiremos en el futuro. Debemos recordar continuamente que el matrimonio es mucho más que la cercanía física. Tiene que ser también una unión de mentes, personalidades y espíritus.

9. No me mientas. Necesito tener la seguridad de que te muestras abierto y sincero conmigo en todo momento, porque mi confianza en ti se basa en tu franqueza. Así pues, no me engañes, no me desorientes ni me digas verdades a medias ni pequeñas mentiras “blancas”. Si descubro que lo que me estás diciendo no es necesariamente la verdad, ¿cómo sabré cuándo puedo creerte? ¿Cómo sabré qué declaraciones descartar y cuáles aceptar? ¡Deseo poder confiar en todas y cada una de las palabras que salen de tu boca! Por eso, no me digas nada que no sea la verdad.

10. No codiciarás cónyuge, relación o situación ajena. Soy todo lo que necesitas. Dios me designó tal y como soy con el fin de ajustarme a tu vida. No te hagas esperanzas respecto a mí que me sean imposibles satisfacer. Y no me compares con otras personas en aspecto, personalidad, brillantez para los negocios, posición social o madurez espiritual. Gocemos lo que nos ha dado Dios y formemos juntos un matrimonio fuerte para la gloria del Señor. Recuerde las palabras tomadas del servicio religioso: “Lo que Dios une, no lo separe el hombre.” En el mundo en que vivimos, hay muchísimos factores que pueden llegar a ser una amenaza para su matrimonio. Asegúrese de no ser usted uno de ellos. El mejor consejo que podemos darle, al final, es: Ponga a Dios en el lugar primordial de su matrimonio y acuérdese de mantenerlo en ese lugar de honor. Puesto que fue Él quien los unió, tiene también poder para perfeccionar su unión. No obstaculice sus esfuerzos debido a sus propios deseos egoístas. ¡Entréguese, ceda y ame! Tomado del libro: Cómo tener éxito en su matrimonio Peg y Lee Rankin Usado con permiso de Sígueme Network www.sigueme.net

Lo que hagas no tiene que ser exclusivo. Basta que me hagas saber que te importo. Esas expresiones de amor requieren planeación, por lo que vale la pena marcar el calendario desde ahora.

  Regocíjate Noviembre 2009  17 


18  Regocíjate Noviembre 2009


Revista Regocíjate

el pequeño consejo

D

e acuerdo a una encuesta de satisfacción en el empleo llevada a cabo por el boletín The Conference Board, menos de la mitad de la gente encuestada están contentos con su empleo. Este es el más alto nivel de descontento desde que la encuesta comenzó en 1995. Aunque hay muchas razones por las que a la gente le desagrada su empleo, yo creo que una razón significativa es que esta gente no tiene propósito. Muchos ven el empleo como una carga, simplemente lo hacen para vivir. Si, en vez de eso, tuvieran un sentido de propósito, o se conectaran de todo corazón con la misión de la empresa, su entusiasmo y emoción por el empleo se dispararían hasta el cielo. Trabajo con muchos empresarios cristianos a quienes les han hecho un lavado de cerebro para hacerles creer que si ellos no renuncian en su empleo, o venden su empresa o negocio, y se dedican “de lleno al ministerio”, no serán valiosos a los ojos de Dios. ¡Esto es una mentira! De las doce tribus de Israel, Dios solo escogió

una tribu para ser sacerdotes. Los demás sirvieron en roles ungidos por Dios, algunos fueron agricultores, algunos artesanos, algunos guerreros, y muchos fueron hombres de negocios. La primera persona mencionada en La Biblia que fue llena del Espíritu de Dios fue Bezaleel. Éxodo 31:1-5 revela: “Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel,… y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor.” Si Dios propuso a Bezaleel el ser artesano, yo creo que cuando la gente veía sus artesanías no necesitaban escuchar un sermón, ellos atestiguaban uno. Si estás a disgusto con tu empleo, descubre el propósito de Dios para ti, y haz tu trabajo con excelencia. por Rick Boxx Usado con permiso de Sigueme Network www.sigueme.net

  Regocíjate Noviembre 2009  19 


Las dificultades económicas por

Billy Graham

El entender y manejar correctamente las finanzas debe ser una prioridad elevada para todas las personas. Gran parte de nuestras tensiones, las fricciones familiares, las contiendas y las frustraciones se deben, directa o indirectamente, al dinero. Entre los principales motivos para los divorcios se encuentran los desacuerdos económicos. La familia cristiana no es inmune a esto.

S

i una familia no paga o no puede pagar sus facturas, o si tiene otros problemas relacionados con el dinero, estará dando un mal testimonio. Hay muy pocas iglesias que ofrecen adiestramiento a sus miembros en lo que se refiere a la responsabilidad económica.

Causas principales de los problemas económicos 1. Actitudes erróneas hacia el dinero. La avaricia y la codicia conducen con rapidez a toda clase de males (ver 1 Timoteo 6.10). El síndrome de “enriquecimiento rápido” mediante las inversiones especulativas conduce a menudo al desastre. 2. El vivir por encima de los ingresos propios. El no “contar los costos” dará como resultado los gastos excesivos crónicos. (Ver Lucas 14.28-30). Algunas personas parecen ser muy influenciables por la publicidad, rindiéndose ante los productos atractivos y las ofertas de crédito aparentemente provechosas. 3. Las compras a crédito. El mejor consejo que se les puede dar a quienes tengan dificultades económicas es el de que se


Revista Regocíjate

Dios desea que confiemos en El y no en las posesiones materiales. “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos” (1 Timoteo 6.17)

alejen de las tiendas y los grandes almacenes, y que destruyan todas sus tarjetas de crédito. 4. El darse todos los caprichos. La compra de cosas innecesarias, el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco y comidas exóticas o rebuscadas son hábitos caprichosos. Por ejemplo, en una familia en la que tanto el marido como la esposa sean grandes fumadores, los gastos en tabaco pueden ascender a unos 1500 dólares al año. 5. El falso concepto de que la acumulación de posesiones materiales produce alegría y felicidad. “Y les dijo (Jesús): Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. (Lucas 12.15). 6. La falta de un presupuesto para planear y supervisar los gastos. Nuestros ingresos sólo alcanzan para ciertas cosas. Damos aquí varios puntos que se deben tomar en consideración, junto con los porcentajes recomendados, para ajustar los gastos (los porcentajes dependiendo de quines los calculan). Vivienda: 30% Alimentos: 14% Diversiones y vacaciones: 5% Ropa: 5% Transportes: 13% Seguros: 4% Deudas: 5% Gastos médicos y dentales: 5% Ahorros: 5% Diversos: 4% Diezmo: 10%

Principios bíblicos para manejar el dinero 1. Se trata básicamente de una tarea espiritual, por lo que es esencial entender el Señorío de Jesucristo. El manejo de las finanzas pone en perspectiva la totalidad de la vida en su relación con la voluntad de Dios y todo lo relativo a la eternidad. “Porque del Señor es la tierra y su plenitud” (1 Corintios 10.26). “No sois vuestros, porque habéis sido

comprados por precio” (1 Corintios 6.19-20). 2. Y también es esencial entender el principio de que somos mayordomos (administradores) de todo lo que Dios ha puesto bajo nuestro cuidado. ¡No somos dueños! Nuestras vidas, nuestro tiempo y nuestras posesiones son dones de Dios. Somos responsables ante Dios por ellos y el Señor nos considerará responsables de todo ello (Ver Mateo 25.14-30). 3. Dios desea que confiemos en El y no en las posesiones materiales. “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos” (1 Timoteo 6.17). (Ver también Proverbios 3.5-6; Filipenses 4.19 y Salmo 37.25). 4. Dentro del plan de Dios está el que los mayordomos le entreguen a él parte de sus ingresos, para Su obra. “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Malaquías 3.10). (Ver también Lucas 12.34 y Proverbios 3.9). Billy Graham dijo: “Aunque todo nuestro dinero le pertenece realmente a Dios, la Biblia recomienda el diezmo como respuesta mínima de gratitud al Señor…No es posible evitarlo. Las Escrituras prometen bendiciones materiales y espirituales a las personas que le den a Dios. No es posible dar más de lo que Dios nos da a nosotros. Les reto a que lo prueben y vean”. Tomado del libro: Manual para obreros cristianos Billy Graham Usado con permiso de Sigueme Network www.sigueme.net

El mejor consejo que se les puede dar a quienes tengan dificultades económicas es el de que se alejen de las tiendas y los grandes almacenes, y que destruyan todas sus tarjetas de crédito.

  Regocíjate Noviembre 2009  21 


Metamorffosis | Escrito en las Estrellas

L

a composición de letras y arreglos musicales inició en Octubre de 2006. Fue hasta Diciembre de 2007 cuando Metamorffosis encuentra en SoudTrack Studio un lugar propicio para plasmar todas sus ideas e inquietudes musicales. De la mano de Julio Rodas como co-productor y responsable de la mezcla y edición, se inicio la grabación de ¨Escrito en las Estrellas¨. Con una visión amplia y con el objetivo de desafiar a esta generación a no repetir la historia de nuestros países, la banda motiva a dejar de lado los dogmas y doctrinas humanas para conducir a los jóvenes a vivir en plenitud el propósito de Dios.

Rojo | Apasionado por ti

L

as canciones recuerdan el propósito que firmemente ha motivado a Rojo a llevar a cabo lo que vienen haciendo por casi 10 años de historia: “Ayudar a que la gente a que se conecte con Dios y encuentren su propósito en la vida”. Las canciones fueron escritas por Emmanuel y Linda Espinosa, Ángel Moreno (de la banda “Cristo para las naciones”) y Onis Rodríguez (de “Revolución Estéreo”), entre otros.

Jesús Adrián Romero | Colección Adoración

L

a "Colección Alabanza" es una recopilación de las mejores canciones de adoración de Jesús Adrián Romero, las cuales muchas de ellas se presentan con nuevos arreglos musicales.

Lilly Goodman | Sin Miedo a Nada

S

IN MIEDO A NADA Es emocionante cuando de pronto hacemos un alto en el camino y ocupamos nuestra mente y corazón en contemplar y admirar por unos momentos la grandeza de Dios a través de su vasta y perfecta Creación, pero aún más increíble es darnos cuenta que todo lo que existe Él lo creó para que tú y yo como sus hijos lo disfrutáramos.

Avívanos | Marco Barrientos

A

vívanos es la producción más reciente de Marco Barrientos y fue grabada en vivo durante el congreso Aliento del Cielo, Avívanos 2008 en Dallas, TX.

Travy Joe | Guerreros del Reino

L

uego de haber participado en 30 producciones musicales, Travy Joe presenta su nueva producción, “Guerreros del Reino”; un disco urbano con ritmos en rap, reggaetón, R&B, balada y Hip-Hop, contiene 44 canciones, en una presentación especial de disco doble, con letras que buscan presentar a Jesús como la mejor alternativa para la juventud, a través de canciones que expresan amor y experiencias personales.

22  Regocíjate Noviembre 2009


Revista Regocíjate

Entrevista al grupo Metamorffosis RR. Hola muchachos, ¿como están? Metamorffosis. Muy bien y gracias a Dios muy ocupados trabajando en la producción del Tour y grabación del 1er DVD totalmente en VIVO. RR. Ya hace unos meses desde que tuvimos la oportunidad de viajar con vosotros de una provincia a otra en Costa Rica... ¿Cómo les fue el resto de la Gira? Metamorffosis. Una bendición total, nos habían hablado muchas cosas de Costa Rica, pero nada como vivirlo, visitamos una congregación llamada “La casa del Banquete” en Perez Zeledón y si que fue banquetazo el que nos dimos en todos los sentidos, la gente súper cálida, sin prejuicios, abiertas al mensaje y a la propuesta de la banda, luego regresamos a San José a realizar trabajo de promoción y contactos, gracias a Dios cerramos un trato de representación y booking para CR y Panamá como también entablar relaciones con la gente de Enlace Juvenil, que más les podemos decir, confiamos en Dios que ese viaje abriría las puertas de fronteras que aun no están en nuestro itinerario y así fue. RR. ¿Donde andan en este momento? Metamorffosis. En El Salvador, nuestro país amado. Estamos trabajando en el proyecto de un tour en el interior del país, Centro América y México, como también en la producción de nuestro primer DVD, que será grabado el 17 de Octubre del presente año en San Salvador. Un evento sin precedentes en nuestro país, ya que hemos mesclado la energía de la música con un mensaje desafiante, que llama a la juventud a involucrarse a las soluciones de la problemática social RR. Hay una juventud muy radical que se está levantando en nuestros pueblos... ¿Cómo ven ustedes que estos reciben el mensaje en vuestras canciones? Metamorffosis. Hay 2 formas de recibir nuestro tipo de música y letras. 1.Si es del punto de vista radical, religioso u ortodoxo etc. Creo que es de rechazo ya que muchas veces no entienden el propósito del por qué se hacen las cosas como se hacen. Cada detalle encierra una idea y un fin, a este tipo de personas lamentablemente les pasó como los fariseos que porque no entendían ellos el obrar de Jesús, decían que era un servidor de Belcebú, lo mismo pasa con los que no necesariamente son conservadores sino más bien religiosos y amantes de sus métodos y formas. 2.Y bueno esta la generación que no le tiene miedo a nada, que no depende de la armadura de Saúl “Denominación” para combatir, creo que esta generación es la que entiende que son los enfermos lo que necesitan escuchar el mensaje, ser restaurados y sanados de las consecuencias devastadoras del pecado. Con esta gente es la que trabajamos, no porque nos halaguen o pasen por alto nuestros errores, si no porque nos desafían a ser un referente que cada día encuentre su pedestal en la sociedad, en medio de bandas que no les importa tanto lo que transmiten, sino solo hacer música. RR. ¿Cómo les está yendo con el Álbum “Escrito en las Estrellas”? Metamorffosis. Muy bien gracias a Dios, este Álbum significa el renacimiento de la banda, de los sueños, de las promesas hechas por Dios a nuestras vidas, de la misericordia, nos ha enseñado que cada vez que le creamos a Dios y caminemos en fe El estará con notros. En nuestro país suena en radios seculares y cristianas y por primera vez hemos llegado a más países a través de nuestro sitio de Myspace. com/metamorfosis. RR. ¿En qué forma este proyecto diferente a otras obras? Metamorffosis. Buena pregunta. Las producciones anteriores eran “coritos con distorsión”, letras generales de expresión de fe y vida cristiana, esto es lo normal de todo ministerio de alabanza, el detalle es que nosotros habíamos dejado los grupos tradicionales de la iglesia, para comenzar este proyecto, que inicio con el propósito de llegar a lugares donde la iglesia no puede llegar. Esto lo comparamos al misionero que va al África y quiere llevar sus costumbres, ideologías y para variar quiere que le entiendan en su idioma el mensaje de salvación, creo que cualquiera que tome ese camino no durara ni una semana en esa aldea. En las artes y la música es igual, no podemos llevar nuestro sistema litúrgico, lenguaje religioso y particularidades de la vida en la iglesia a un mundo distorsionado por el reino de anti valores. Era necesario cambiar, abrir el corazón y empezar a plasmar en nuestras letras lo que le pasa a un joven de 15 a 25 años, problemas sentimentales, de inseguridad. Esto es lo que hemos hecho y ha tenido sus efectos, nos escuchan jóvenes que nada que ver con la iglesia y eso es fabuloso, por que se identifican con cada letra, van a tus conciertos por vos y regresan con Jesús. RR. ¿Cuál es el mensaje central de “Escrito en las Estrellas”? Metamorffosis. Conflictos sentimentales de jóvenes, un reencuentro con Dios y con la fe en él, la determinación para lograr los sueños, motivamos por la luz y esperanza que da el caminar por la senda del maestro. RR. ¿Establece este Álbum una nueva línea o estilo, en la forma de hacer música para vosotros? Metamorffosis. Todo debe evolucionar y pues la música debe abrirse no solo a los gustos si no a la madurez integral de cada uno de los miembros de la banda, para nosotros esta es la primera producción que hacemos independiente, sin disquera, entonces recayó sobre nosotros una gran responsabilidad que iba más allá de componer. A sí que partiendo de la base con la que inicio el grupo “Punk new School” con influencias de otras líneas de música relacionada. RR. Ustedes son una bendición e inspiran a mucha gente (lo vimos en Costa Rica). Adelante muchachos. Buen viaje.

  Regocíjate Noviembre 2009  23 


por

Ernesto Pinto

¿Valdrá la pena luchar por mi matrimonio? Apreciado consejero, Reciba mi saludo y felicitación por su labor. Me atrevo a escribirle porque estoy al borde de la locura, y la razón es que mi matrimonio que era casi perfecto, ahora se ha convertido en una pesadilla. Hace unos meses mi esposo me confesó que me engañó con otra mujer; en ese momento de la noticia yo estaba embarazada. Esa triste realidad me afectó mucho. Yo no quiero que mi matrimonio se destruya pero la verdad ya no sé qué debo hacer, ¿irme o perdonarlo? El dice que se siente confundido y que no sabe lo que sienta por mí; él ya no es lo mismo de antes. Usted comprenderá. Yo vengo de un hogar cristiano y por mis valores yo creo que Pregunta del Mes es una columna el matrimonio es para toda la vida, pero la verdad es que no puedo verle la cara sin imaginarme que regular de esta revista. estuvo con otra mujer. Muchas veces me repite que está conmigo por su hija. ¿Qué hago, pastor? Por Usted puede enviar sus favor ayúdeme. ¿Valdrá la pena que siga luchando por mi matrimonio? O, ¿doy por terminado esta preguntas a: relación? Por favor contésteme......... Muy desesperada.

Respuesta:

preguntaleaernesto@encuentro.ca www.encuentro.ca

Mi amiga, luchar por el matrimonio y el bienestar de los hijos siempre es saludable. Pero hay que ser sensatos, y reconocer que los problemas hay que tratarlos y buscar siempre la solución. Los problemas no se arreglan con el paso del tiempo o quedándose callada. Hay que buscar la razón por la que su marido buscó refugio en otra mujer. Para usted el matrimonio era “casi perfecto” pero obviamente para el no. Hay que buscar cómo resolver “el casi”. En la vida real no hay matrimonio perfecto. Muchas veces nuestra óptica utópica de la relación es lo que no nos permite abrir los ojos a lo que nos está pasando y cerramos la puerta a una verdadera comunicación. Y, luego aparecen “los casi” como este: “casi fuimos felices”“casi llegó a amarle”… “casi me comprende” etc. En su nota usted me dice: “yo vengo de un hogar cristiano y por mis valores yo creo que el matrimonio es para toda la vida.” Le felicito, pero quiero recordarle que para bailar tango se necesitan dos. En un matrimonio es igual, aunque seamos diferentes tenemos que unificar nuestros valores; también, su marido tiene que cooperar y reconocer que necesita ayuda y mejorar la comunicación entre ustedes. Ahora, mi pregunta para usted es ¿Por qué razón su marido confesó la infidelidad? ¿Es por qué lo agarraron con las manos en la masa? O, ¿por arrepentimiento genuino? Si es por lo segundo, entonces “casi” tenemos el problema resuelto. Señora, me permito recordarle que además del valor de que el matrimonio es para toda la vida; otro de los valores cristianos (y es el que menos practicamos) es el perdón. (“Pero si ustedes no perdonan, tampoco su Padre que está en el cielo les perdonará a ustedes sus pecados.” Marcos 11:26) Es pues imperante para nosotros los seguidores de Cristo perdonar. Ahora bien, sobre el tema del perdón, hay aquí dos opciones: Primera: si su marido NO pide perdón, usted como cristiana puede decidir perdonarlo, para salud de su propia alma, pero eso solo la beneficiara a usted y no resolverá el conflicto como pareja. Segunda: si su marido solo confesó y no pidió perdón, la confesión es “casi perfecta”. Su marido necesitará pedir perdón y ese será el comienzo de una reconciliación y el comienzo de un proceso de una nueva forma de comunicarse en su matrimonio. Por último permítame decirle: No pierda la esperanza. Acérquese a Dios y pida su intervención en vuestra relación. Mucha gente busca ayuda por todos lados, hasta en la brujería y nada le funciona, porque han sacado a Dios de sus asuntos familiares. Vuélvase a Él. (Jeremías 33:3 dice: “Clama a mí y YO te responderé.”) Nuestro Dios es un Dios de milagros y si usted se lo pide, El hará un milagro en el corazón adultero de su esposo. Pero también pida para usted mucha gracia, amor y sabiduría (Gálatas 5:22, 23) para resolver la crisis y dialogar con transparencia con su esposo. (Favor leer Efesios 5) Bendiciones, y hasta la próxima.

24  Regocíjate Noviembre 2009


!

Revista Regocíjate

La Risa, Medicina Inapreciable. Una niña pequeña le pregunta a su madre: mamá, ¿cómo apareció la raza humana? La mamá le responde: Dios creó a Adán y Eva y ellos tuvieron hijos. Es así como apareció la raza humana. Dos días más tarde la niña pregunta lo mismo a su padre. El padre le responde: Hace mucho tiempo ya existían los monos. Con el paso de los años se desarrollaron y se convirtieron en hombres. Es así cómo apareció la raza humana. Confundida, la pequeña se vuelve hacia su madre y le pregunta: Mamá, ¿cómo puede ser que tu me digas que la raza humana fue creada por Dios y papá me dice que venimos del mono? Cariño, responde la madre, yo te he hablado del origen de mi familia y papá de la suya......... Todos los niños habían salido en la fotografía y la maestra estaba tratando de persuadirlos a cada uno de comprar una copia de la fotografía del grupo. - Imaginaros qué bonito será cuando ya seáis todos mayores y digáis: ‘Allí está Catalina, es abogada’, o también ‘Ese es Miguel, ahora es doctor’. Sonó una vocecita desde atrás del salón: - Y allí está la maestra. Ya se murió. - Una niña le estaba hablando de las ballenas a su maestra. La profesora

Envíenos sus dijo que era físicamente imposible que una ballena se tragara a un ser humano porque chistes a: aunque era un mamífero muy grande su garganta era muy pequeña. editor@regocijate.com La niña afirmó que Jonás había sido tragado por una ballena. o Irritada, la profesora le repitió que una ballena no podía tragarse a ningún humano; Regocíjate / Chistes físicamente era imposible. La niña dijo: P.O. Box 211325 - Cuando llegue al cielo le voy a preguntar a Jonás. Chula Vista, CA 91921

La maestra le preguntó: - ¿Y qué pasa si Jonás se fue al infierno? La niña le contestó: - Entonces le pregunta usted.

Una maestra de preescolar estaba observando a los niños de su clase mientras dibujaban. Ocasionalmente se paseaba por el salón para ver los trabajos de cada niño. Llegó donde había una niña que trabajaba diligentemente, y le preguntó qué estaba dibujando. La niña replicó: - Estoy dibujando a Dios. La maestra se detuvo y dijo: - Pero nadie sabe cómo es Dios. Sin pestañear, y sin levantar la vista de su dibujo, la niña contestó: - Lo sabrán dentro de un minuto. Chistes usado con permiso de Sigueme Network www.sigueme.net Caricatura Alegre por Mike Waters es contenido sindicado de esta revista.

  Regocíjate Noviembre 2009  25 


4

Revista Regocíjate

Razones para anunciar su producto o empresa en esta revista Su anuncio en revista es expuesto por mucho más tiempo.

Un anuncio de televisión dura 30 segundos. Un anuncio en letrero de autopista, una vez su auto haya pasado, ya no lo ve. Un anuncio al costado de un autobús, una vez pasado ya no lo ve. Los periódicos, una vez que el lector haya extraído las noticias o sección de interés son desechados. Muchas veces en el mismo día de su publicación un periódico es desechado, reciclado o usado para otras labores (como limpiar los vidrios de su auto). Una revista, suele permanecer en una casa a veces hasta un año, dándoles a múltiples lectores la oportunidad de anotar su información. Gran parte de los lectores fielmente coleccionan cada ejemplar por causa de conservar los artículos.

Su anuncio es leído por más personas.

A diferencia de otros medios, una revista es leída por múltiples lectores y esto es debido al tiempo en que permanece en una sala de hogar, una consulta de médico, dentista, o sala de espera en el salón de belleza o un hospital.

Su formato invita al lector.

Por su tamaño popular y la calidad de papel y gráficas, la lectura de una revista es mucho más amena e invitante que otros medios como el periódico el cual se arruga y rompe fácilmente y su tinta suele manchar los dedos. Por causa del diseño, la revista es el único medio donde los anuncios se entrelazan con el contenido.

La revista inspira lealtad en los consumidores.

Puesto que la revista es dedicada a una audiencia específica y fiel, los lectores asumen que al usted anunciarse en la revista, usted apoya los valores y filosofía de la misma, por lo que les da más confianza patrocinar su producto. *Estadísticas basadas en encuestas nacionales.

26  Regocíjate Noviembre 2009

Para publicidad puede contactar a: Daisy Cummings daisy@7engines.com (619) 278-8839 Direct (619) 377-4377 Office


La historia de Bismark Antelo nos muestra que es posible construir un mejor futuro para los niños más vulnerables. Bismark dentro de poco terminará la carrera de Sociología en Santa Cruz, Bolivia. Y aunque su realidad ahora es muy diferente a las de millones de niños que viven en situación de pobreza en su país, él siempre recuerda que fue apadrinado a los 11 años dentro de un proyecto de desarrollo de World Vision. “Ser niño apadrinado, tiene un significado grande, te hace sentir contento y te ayuda a seguir adelante”, nos cuenta Bismark, quien hasta el año pasado combinaba sus estudios con su papel de presidente de la Junta Directiva de la comunidad de unos de los proyectos de desarrollo que World Vision realiza en el chaco boliviano. Aunque de niño era tímido, hoy es un joven muy líder que sigue comprometido con el desarrollo de su zona: “organizo talleres con jóvenes universitarios que han participado en proyectos de desarrollo de World Vision”, nos explica Bismark y concluye: “World Vision me ha ayudado a crecer, soy lo que soy gracias al apoyo que me dieron”. El apadrinamiento es un vínculo solidario a través del cual ayudas a que los niños tengan una mejor calidad de vida y a que sus familias participen en proyectos que generan desarrollo sostenible y crean mejores oportunidades de futuro. Contáctenos para apadrinar a un niño o a una familia hoy... 1-888-511-6548 P.O. Box 9716 Federal,WA 98063-9716 www. worldvision.org


Revista Regocijate Noviembre 2009