Issuu on Google+

Ariguaní: departamento del Magdalena ¡Alrededor de la yuca aprendimos y ganamos más!: Apropiación de la Estrategia de Innovación Rural Participativa Karen Silva Benítez Julio 2013

Desarrollo Humano Integral y Sostenible

Carrera 6 No, 35 - 49 Bogota, Colombia PBX (571) 2 88 89 82/ 285 56 49 informacion@redprodepaz.org.co 1


1

Asociación de Pequeños Productores Agropecuarios del Municipiode Ariguani (Asopepama) - Corporación PBA

Contexto Ubicación Espacio-tempral

La práctica se desarrolla en la cabecera municipal denominada El Difícil, municipio de Ariguaní, ubicado en el centro del departamento del Magdalena. El territorio tiene una extensión de 1 132 km2 (113 210 ha), ocupando el 5% de la superficie total del territorio magdalenense. La temperatura media anual de la cabecera es de 31,3 °C, con una altura media de 170 msnm, hecho que la convierte en la cabecera municipal más alta del departamento del Magdalena. La media pluviométrica del municipio es de 1 700 mm anuales, con una estación seca de diciembre a abril y una húmeda intermitente de mayo a noviembre. Según el último censo nacional de 2005, Ariguaní cuenta con 31 047 habitantes, de los cuales 18 313 viven en la zona urbana y los restantes 12 734 en la zona rural. Posee límites con los municipios de Nueva Granada, Sabanas de San Ángel, Pijiño del Carmen, en el departamento del Magdalena, y Bosconia, en el departamento del Cesar. Es de resaltar que la apropiación de esta Estrategia de Innovación Rural Participativa (IRP) se originó a través de la presencia activa de diferentes entidades públicas y privadas en distintos momentos históricos en el municipio.

1. http://www.corporacionpba.org

2


En primer lugar, la Alcaldía Municipal, a través de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (UMATA), convocó en el año 2001 a los diferentes agricultores para la conformación de una asociación que representara los intereses de pequeños productores agropecuarios. En esa oportunidad asistieron más de 100 personas y después de varias sesiones de trabajo se le dio forma a la constitución de la Asociación de Pequeños Productores Agropecuarios del Municipio de Ariguaní (Asopepama). Una vez conformada la asociación, y por iniciativa de la UMATA, se inició un trabajo grupal en una finca del municipio para la producción de yuca. El acuerdo realizado con el propietario de la finca consistía en usarla por un año y después dejarla sembrada de pasto. El cambio del director de la UMATA, la presencia de grupos al margen de la ley que operaban en la región, y la falta de experiencia para trabajar de forma asociada ocasionó en los productores una gran desmotivación y en consecuencia la deserción de un amplio número de miembros, quedando la asociación reducida a 40 integrantes. A partir de 2003, se inició el proyecto Agroforestería en el departamento del Magdalena, en el marco de la alianza entre la Corporación PBA y el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez, acompañado por la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica). La iniciativa contempló la producción y multiplicación de semillas limpias con variedades tradicionales y promisorias de yuca, la producción, la evaluación, el uso de abonos orgánicos, la reforestación y la siembra de arreglos agroforestales. Todo ello contó con un fuerte componente de capacitación en aspectos sociales, organizacionales, técnicos y ambientales con productores de los municipios de Tenerife, Ariguaní y Zona Bananera.

3


Es importante destacar que ningún asociado de Asopepama tenía finca propia, por lo que fue necesario establecer acuerdos con productores propietarios de parcelas no asociados para desarrollar y dar cumplimiento a las actividades del proyecto. Durante ese período hubo un nuevo cambio en la UMATA y se formalizó un contrato de comodato, gracias al cual se recuperó el vivero donde se propagaron todas las semillas y se produjo bokashi, biol, micorrizas y lombriabono utilizando materiales que permitieran en un futuro trasladarlos a otro sitio. La estrategia de acompañamiento de la Corporación PBA y sus entidades aliadas dio buenos resultados, por lo que se aprobó una segunda fase en la que los asociados, basados en la experiencia anterior, ejecutaron con mayor confianza. Este hecho se vio reflejado en el reconocimiento de otros productores y jóvenes estudiantes de las instituciones educativas del municipio. El empoderamiento y el sentido de asociatividad permitieron generar un patrimonio propio para Asopepama. Actualmente, la asociación tiene una granja experimental de 5 ha de extensión, la cual fue adquirida hace 3 años con recursos propios de los asociados, obtenidos por la venta de abonos orgánicos y por el aporte de mano de obra para algunas actividades propuestas. En la granja se realizan actividades de vivero, producción de abonos orgánicos, implementación de sistemas silvopastoriles para el manejo de ganadería y programas de reforestación y agroforestería. Estas labores de la finca se realizan de manera colectiva y se manejan a través de comités de trabajo. Al finalizar esta etapa, que supuso la vinculación de 95 productores y la siembra de 800 ha de yuca anuales, se extendió a varios municipios vecinos, entre ellos Sabanas de San Ángel.

4


Problemática

El manejo inadecuado de los suelos, con el propósito de adecuarlos a la agricultura comercial de productos como el algodón y el tabaco entre otros y mediante la utilización de maquinaria pesada como buldóceres y quemas, arrasaron con la vegetación arbórea, los arbustos y los rastrojos. El uso de agroquímicos para el control de malezas, plagas y enfermedades redujo la fertilidad del suelo. Con el auge de estos cultivos, las tierras dedicadas a la ganadería pasaron a ser ocupadas por la agricultura, por lo que se inició un proceso de adecuación de tierras que se encontraban en estado natural, repitiéndose la tala indiscriminada de árboles. Hacia el 2003 se observó que los cultivos de pequeños agricultores (de productos como el maíz, la yuca o el ñame) que habían sido sembrados en lotes utilizados anteriormente para siembras comerciales de tabaco no rendían igual que en tiempos anteriores. Es por esta razón que los pequeños agricultores prefirieron no hacer siembra en esta clase de terrenos. Finalizada la cosecha de los cultivos, la llegada de las lluvias arrastra parte de la capa vegetal, la deposita en los lechos de los arroyos y, con la fuerza que toman las aguas en su recorrido, al llegar a la ronda de los arroyos los socavan. En el recorrido de los arroyos, al ir recibiendo las aguas de escorrentía, aumentan su volumen y salen de cauce, causando inundaciones que destruyen cultivos y que en muchos casos afectan a las viviendas. El lecho de los arroyos presenta un deterioro que se incrementa por el vertimiento de residuos agroquímicos, por las aguas residuales, por la basura y por la extracción de arenas, causando problemas sanitarios en la población infantil, como dermatitis e infecciones parasitarias entre otras. Sumado a lo anterior, el desconocimiento acerca de los programas de gobierno imposibilitaba el acceso de la comunidad a los recursos disponibles para el sector agropecuario. Esa situación incrementaba la apatía de los productores para afrontar de manera colectiva acciones y compromisos tendientes a solucionar la problemática.

5


¿Cuál fue la Buena Práctica y/o la Lección Aprendida? A partir del acompañamiento integral que enmarca la estrategia IRP, el grupo de productores de Asopepama ha recuperado la confianza. En la actualidad, es una asociación que implementa y promueve modelos participativos y que vincula actividades productivas que se generan a través del trabajo en equipo, la adopción de mejores prácticas de manejo integrado del cultivo de yuca y la producción y el uso de abonos orgánicos. Estas prácticas son articuladas para el establecimiento de nuevas técnicas agrícolas que incrementan la productividad y la calidad de los cultivos, generando interés en los miembros de la asociación para la creación de nuevos proyectos que ayudan a aumentar los ingresos económicos de las familias asociadas. Todo ello, brindando conciencia social y cultural para el mejoramiento de la calidad de vida.

6


¿Cómo lo hicimos? La estrategia de acompañamiento de IRP comenzó siendo facilitada por un grupo de profesionales de la Corporación PBA que, con persistencia, paciencia, tolerancia y ante todo mucho respeto, comenzó conviviendo con la comunidad, compartiendo sus conocimientos y valorando los nuestros, generando un clima de confianza que se vio reflejado en la apropiación de herramientas de participación y liderazgo de nuestro propio proceso de desarrollo. A lo largo de este tiempo, el conocimiento y la relación con otras entidades y actores en nuestro municipio han hecho que diversas actividades y temas hayan sido integrados a nuestro proceso. Tal es el caso de la relación con Corpoica, SENA, Von Humboldt, Asohofrucol, Red Colombia Verde, Alcaldía de Ariguaní, ICA, Fedegan y otros. A continuación se relacionan algunas acciones: • Desarrollo organizativo y empoderamiento de la organización. Encadenamiento productivo para la conformación de alianzas, el crecimiento personal y el desarrollo humano; elaboración de planes de negocio y formulación de proyectos; y creación del diplomado de innovación participativa para los pequeños productores rurales, el cual fue ejecutado por la Corporación PBA. • Capacitación en agronegocios, desarrollada por Asohofrucol. • Manejo e implementación de patios productivos para mujeres cabeza de hogar, en el marco de proyectos de emprendimiento empresarial, dirigido por el SENA. • Uso de filtros artesanales para el consumo de agua en las áreas rurales, SENA. • Producción de semillas limpias, propagación de semillas a partir de la técnica de enjertación, elaboración de bioinsumos y creación de sistemas agroforestales y silvopastoriles, con la colaboración de Corpoica. • Fortalecimiento y validación de tecnologías de bajo impacto ambiental al sistema de producción y comercialización de bioinsumos en el municipio de Ariguaní, departamento del Magdalena, con el apoyo de Corporación Red Colombia Verde. • Diplomado de desarrollo rural ejecutado por la Universidad Tecnológica de Cartagena.

7


Nuestros Logros Con la estrategia IRP, en Asopepama se ha logrado formar un grupo de multiplicadores y facilitadores rurales que utilizan las tecnologías de la información para apoyar a nuevos grupos de productores, jóvenes y mujeres del municipio de Ariguaní y otros municipios vecinos, acompañándolos, desde la experiencia vivida, en el desarrollo social, agrícola y empresarial con el fin de fomentar el sentido de pertenencia, la identidad, sus capacidades de autogestión y el mejoramiento en su calidad y nivel de vida. De esta manera hemos acompañado a grupos de productores de las veredas Paraíso y Toronjil de nuestro municipio, que se han constituido jurídicamente y que, en la actualidad, implementan técnicas de manejo del cultivo de yuca y ajonjolí, cuya producción se comercializa conjuntamente a través de Asopepama. Además, los valores, el compromiso y el sentido del bien común de los productores de la organización nos han preparado para asumir acuerdos institucionales, entre los cuales se destacan los siguientes: • Asopepama forma parte de comités directivos de instituciones educativas como el Liceo Ariguaní. Esto ha permitido articular actividades agropecuarias con los jóvenes. • Se ha realizado acompañamiento a comunidades de desplazados y reinsertados. • Hemos aplicado a la convocatoria de Incoder para la adquisición de 137 ha, con un proyecto productivo diversificado que incluye la producción de áreas para la siembra de yuca. • Se ha logrado tener comodatos con la Alcaldía para uso de maquinarias para beneficiar pequeños productores en la preparación de tierras. • La revista regional, La Balsamera, cada mes publica un artículo del trabajo de Asopepama y la Corporación PBA. • Acompañamiento a otras comunidades campesinas en la región. • Miembros de la red de productores de yuca en la Región Caribe se han articulado al proceso de encadenamientos productivos. •

Integración a la Red Colombia Verde.

• Gestión ante el Banco Agrario para conocer oportunidades de crédito para pequeños productores. • Se tiene en funcionamiento un fondo de microcrédito que beneficia los asociados. 8


Nuestros Aprendizajes Entre los elementos apropiados por el grupo de productores de Asopepama encontramos la utilización de herramientas participativas para la planeación, la ejecución y el seguimiento de actividades que se relacionan con el acompañamiento en las distintas áreas de la organización. Hemos aprendido a diseñar formatos a la medida de nuestras necesidades, a diligenciarlos y a analizar la información para tomar las decisiones de nuestra asociación de manera conjunta y acertada. Los cuatro componentes metodológicos de la estrategia IRP son: • Desarrollo organizacional para la innovación. • Empoderamiento participativo de los pequeños productores rurales. •

Mejoramiento tecnológico participativo.

Emprendimiento participativo rural.

Estos cuatro componentes son trabajados de forma lúdica y son vinculados con los quehaceres de la vida diaria de los productores. De esta forma se ha logrado dinamizar y vincular lo aprendido a lo largo del tiempo, contribuyendo a fortalecer el grupo y a proyectarnos hacia la comercialización conjunta de la yuca, con la cual se han potenciado nuestras habilidades de negociación. 9


Los componentes del IRP solo se mencionan de manera independiente, pero el aprendizaje y la puesta en marcha de ellos siempre se han hecho de manera articulada. En el caso de Asopepama, cuando decidimos colectivamente concentrar nuestro proceso alrededor del sistema productivo de yuca, fue el momento en el que se puso en práctica todo lo aprendido en cuanto a temas organizativos, reforma de estatutos, reglamentos, procedimientos, uso de la contabilidad, registros y manejo agrónomo con labores de cultivo más limpias, que contribuyen a obtener mayor producción. Además, se trabajó para conservar el suelo y el medio ambiente, tanto para nosotros como para las futuras generaciones, para que puedan seguir produciendo alimentos sanos e inocuos para alimentar a la población colombiana. En este sentido, el tiempo de acompañamiento de la Corporación PBA fue muy importante, ya que por un lado nos permitió recuperar confianza hacia las entidades y por otro lado nos apoyó en la gestión y continuidad de nuestro proceso. Al principio este apoyo fue permanente, pero en la medida en que transcurría el tiempo disminuyó su presencia y aumentó nuestro compromiso. Actualmente, su participación es más puntual y especializada y está dirigida a acompañarnos cuando, al estar en otras comunidades divulgando y animando con nuestras propias experiencias, identificamos situaciones que requieren de un tratamiento más preciso.

¿Por qué es una Buena Práctica?

La estrategia IRP, la forma en la que se trabajan sus componentes y los temas que la integran, se adapta al grado de desarrollo y a las características sociales y culturales de cada comunidad, ya que durante la implementación de la metodología los actores más importantes son los productores. Este factor genera mayor apropiación y desarrollo de capacidades y se puede evidenciar en la buena relación que se ha logrado tener con otras entidades. Los productores que hemos sido acompañados por la Corporación PBA consideramos que la estrategia y la metodología son efectivas porque hemos sido partícipes de su construcción y se han tenido en cuenta no solo los aciertos, sino también los aprendizajes que hemos derivado de los errores cometidos.

10


Replicabilidad En Asopepama, la implementación de la estrategia IRP se ha convertido en una excelente herramienta, ya que se puede difundir la experiencia con otros productores y jóvenes de diferentes comunidades por medio de las diferentes metodologías, a través de: • Identificación de miembros de la asociación como líderes multiplicadores con el objetivo de llevar lo aprendido a otras comunidades, guiando a los procesos de formación. • Actividades para compartir la experiencia de Asopepama con los productores de la zona. • Desarrollo de talleres participativos. • Acompañamiento a los procesos de otras comunidades. • Capacitaciones a otros productores sobre buenas prácticas agrícolas. • Creación de alianzas para la comercialización de los productos.

11


Asopepama