Issuu on Google+


No des un paso sin

G

TU GUĂ?A DE OCIO Y TURISMO

gcantabria@gmail.com issuu.com/guiagcantabria


Texto: JESÚS HURTADO NAVARRETE Periodista deportivo, autor del libro ‘VÉLEZ, 75 AÑOS DE FÚTBOL’

El entrenador del

’Che’

G

«Toda la glori

cabe en un gran


Guevara

ia del mundo

no de maíz» José Martí


El nombre de Ernesto 'Che' Guevara de la Serna (1928-1967) está unido, como ya se sabe, a la epopeya libertadora de Cuba por su contribución a la lucha revolucionaria. En cambio su vinculación al deporte, natación, fútbol, rugby, boxeo y ajedrez, es quizás la gran desconocida y en ella tuvo una gran incidencia un emigrante malagueño de Benamocarra. Corría el mes de mayo de 1930 y un niño de dos años que después escribiría páginas importantes de la historia, le diagnosticaron una grave enfermedad respiratoria. El asma fue una tragedia familiar para Ernesto Guevara Lynch, el padre del 'Che', que por orden de su médico decidió llevarse a su hijo en 1932 a la localidad de Alta Gracia, ubicada en la Sierra Chica, al sur de Córdoba (Argentina). Allí los aires eran mucho más saludables y de esta manera Ernesto fue conociendo el asma, el asma fue conociendo a Ernesto, y ambos advirtieron que no sería fácil el pulso que mantendrían, ni la sofocada convivencia. Nadie podía imaginar que aquel niño débil y flacucho (el asma lo hacía parecer más chico que su hermano Roberto, que era menor), se convertiría en un deportista obstinado. La gran culpa de su amor al deporte y en un principio al fútbol, le llegaría gracias a una familia de malagueños procedentes de Benamocarra que habían abandonado su tierra a consecuencias del alzamiento franquista. Los padres de "Tito" diminutivo a la vez de "Ernestito" y que decididamente eran favorables al bando republicano en la Guerra Civil española, acogieron a varias familias de exilia-

La vinculación al deporte del Che es poco conocida. Practicó natación, fútbol, rugby, boxeo y ajedrez dos, entre ellas los valencianos Granados Aguilar y los malagueños Díaz Arias, con estos últimos tendría la familia Guevara una amistad imperdurable. La familia de Francisco era prácticamente de El Borge, sin embargo ésta emigró a Benamocarra a principios del siglo pasado, naciendo nuestro protagonista en 1905. Curiosamente con el tiempo fue uno de los fundadores, a finales de los años veinte, del primer equipo de 'foot-ball' que se conoce en esa localidad, hablamos del C. D. Invencible. Paco Arias, como así se le conocía, en más de una ocasión había jugado partidos amistosos con el Vélez F. C. en la antigua plaza de toros y en el campo del Tejar de Pichilín. Lo hizo siempre invitado por su amigo y paisano, Francisco Quero Ruiz, pionero defensa en la historia del fútbol veleño y también jugador del Sporting de Málaga, 'footballier' que había nacido en la vecino núcleo de Triana (Venta de Montoro) el 2 de marzo de 1910. Los tristes sucesos acaecidos durante la Guerra Civil, hicieron que los Díaz Arias como tantas familias de malagueños tuvieran que 'emigrar' forzosamente de Benamocarra. Eran los primeros días del mes de febrero de 1937, cuando esta familia tuvo que iniciar por la costa malagueña una huida con dirección a Almería. En el camino hacia Nerja, y fruto del bombardeo de los aviones alemanes e italianos que peinaron el éxodo malagueño, Paco perdería a causa de la metralla a su mujer Teresa y a un hermano de ésta, Antonio, que también les acompañaba

El español Paco Arias fue su primer entrenador en la escuela y le alineó como portero debido a su asma


dor de Aspomul cerca de la portería y no acabaría atacado siempre por la tos. A Ernesto la idea de jugar de portero y a escondidas, especialmente en los días que tenía clase de natación (estilo mariposa) que le daba el campeón argentino, Carlos Espejo, le motivaban mucho. Era un reto para él, ya que jugaba merced a dos voluntades enormes: la suya, con la que peleaba contra la lógica y las no menos encontradas disposiciones médicas. Tanto fueron sus deseos de jugar al fútbol, que se procuraba hasta una gorrita similar a la de aquellos antiguos cancerberos que él veía retratados en la prensa. Pero eso sí, cuentan que se la ponía con la visera siempre hacia atrás. En cierta ocasión leí al biógrafo del 'Che' Guevara, Hugo Gambini, que decía: «Cuando la situación así lo requería, era capaz de dejar los tres palos y ponerse a marcar al rival más peligroso del equipo contrario con el consiguiente gran riesgo para su salud. Avanzaba como un silbido tenue y se iba descomponiendo para convertirse en una especie de rebuzno. Desfilando con la sincronía de un ejército, el jadeo, la asfixia y el miedo sobrevenían uno detrás del otro, ensayando una rutina de la que sólo se sabe que no hay que esperar al final. Ernesto ahogado hasta añorar el oxígeno, no tenía más remedio que dejar a su equipo y corría hacia uno de los postes de la primitiva portería buscando un objeto que casi le devolvía la vida. Inhalaba profundo, se recomponía, y muy pronto regresaba al campo de juego para que los suyos

En Córdoba, contraviniendo La costumbre local de ser del Belgrano o de Talleres fue aficionado del Sportivo Alta en la huida. Arias a duras penas pudo transportarlos ya mal heridos hasta la localidad de Adra, donde nada se pudo hacer por ellos, siendo enterrados junto a otras personas fallecidas, al norte del viejo muro del cementerio de esa ciudad. Una semana más tarde, desde Almería pudo pasar a Valencia y poco tiempo después llegar a Barcelona, donde tras varios días de angustiosa espera, logró superar el filtro de algunos controles militares y poder tener la oportunidad de embarcarse rumbo a la Argentina. Caprichoso es el destino. Paco Arias, su hermano José y su cuñada María Luisa se ubicaron en los primeros meses de 1939 en la localidad de Alta Gracia (Córdoba) y muy pronto se relacionó con el ambiente obrero socialista de aquella ciudad, y con la figura de Ernesto Guevara padre. La amistad que poco a poco fue entablando este benamocarreño con la familia Guevara, hizo que el pequeño Chancho, entonces no era popular como “Che”, conociera con más detenimiento las reglas del 'foot-ball' y su amor hacia este bonito deporte. Paco Arias además de trabajar de carpintero, entrenaba dos veces por semana al equipo de la escuela de la cercana localidad cordobesa de Bouer. Es por eso como, desde allí y a espaldas de sus padres, pudo alinear de guardameta al pequeño Ernestito, al que ya sus amigos también le apodaban 'Pelao' por los particulares cortes de cabello que lucía. El de Benamocarra sabía que el asma limitaba mucho al pequeño Guevara (que por entonces andaba con los hombros levantados por la respiración forzada), y pensó que si jugaba de guardameta, éste estaría siempre mucho más descansado a la vez que tendría el inhala-

No fue un jugador habilidoso, pero era todo coraje y tesón. Al Che Guevara le gustaba revolcarse por el suelo


volviesen a contar con once integrantes. Luego el ciclo recomenzaba, se agotaba, recomenzaba y se agotaba... ocurría varias veces por partido». Aspira, expira, corre, salta, cae, se sentaba, estudiaba, leía, aspiraba, expiraba y corría de nuevo para encontrarse con Paco Díaz que lo llevaba a hurtadillas a jugar. Cuando en la casa paterna se descubrieron las cada vez más habituales fugas de Ernestito hacia la cancha de Bouer para jugar al fútbol, la explicación que daba Paco Arias a requerimiento del Er-nesto Guevara padre, fue la misma que empleaba para tratar de comprender las otras conductas que tenía su hijo mayor. Bordeando la objetividad decía el benamocarreño: «Tiene un carácter tan rebelde Ernestito, que no he podido negarle a que jugase en el equipo de mis chicos. Además es uno de los mejores». Como era ya de natural el ser contestatario, Ernesto se hizo del Rosario Central sin conocer nada de aquella ciudad, sólo por llevar la contraria a sus amigos del Bouer, que eran de River o de Boca. Cuando alguien le preguntaba «¿de qué equipo eres?», Él respondía con cierta altivez «de Rosario Central, soy rosarino como mi entrenador Arias». En este equipo el Che tenía un ídolo. Se trataba de Ernesto García, apodado el 'Chueco' o 'El poeta de la zurda', quien después destacaría como extremo izquierdo en el Racing. Lo admiraba con pasión a pesar de que nunca le había visto en persona ni había estado en el estadio rosarino para ver jugar a su equipo. Más tarde, quizá por seguir dando muestras de rebeldía, ya en Córdoba, fue también segui-

Se hizo seguidor del Rosario Central sin conocer nada de aquella ciudad, sólo por llevar la contraria dor del Sportivo Alta Gracia, contraviniendo la costumbre local de afiliarse a uno de los clubes más importantes de la ciudad, Belgrano o Talleres. Nunca explicó el Che la razón de esta militancia 'revolucionaria'. Los años en Alta Gracia contribuyeron para que el cuerpo de Guevara mejorara su capacidad aeróbica, aunque no lograron sofocar el asma, que le duró toda la vida. Ernesto Guevara no fue un jugador habilidoso, pero era total coraje y tesón. Quienes evocaron más tarde sus actuaciones destacaron que lo que más le gustaba era revolcarse por el suelo. Todos los biógrafos del Che Guevara coinciden: «Era un hombre inclasificable, heterodoxo, tan revolucionario de su propia persona como del conjunto de las cosas». Esa actitud ante casi todo se manifestó también en el deporte, del que probó cuantas variantes tuvo cerca, si bien quién le dio la gran oportunidad, más bien le abrió el camino para combatir su asma y mejorar su precaria salud, fue un benamocarreño, Paco Arias, al que un día el caprichoso destino le hizo cruzarse en la vida de un hombre grande. Fue para la historia su primer entrenador, recordarle hoy es volver a vivir un pasaje que muy poca gente ha podido conocer, fruto de un trabajo de investigación de algo más de cinco años. Roberto Guevara, hermano menor del 'Che', me comentó hace algunos años cuando visitó Málaga y hablamos sobre la historia del benamocarreño y su hermano, que gracias al primero, y si su hermano no hubiese jugado quizás al fútbol, la historia igual nunca le reconocería como el comandante 'Che' Guevara, sino quizás como un mero y desconocido sargento… 'Pelao'.

El extremo zurdo Ernesto García, apodado el ‘Chueco’ o ‘El poeta de la zurda’, fue su ídolo futbolístico


El fútbol de Quique

Ha sido una experiencia tan extraordinaria que necesito contarla. No sé si seré capaz de reflejar por escrito todas las sensaciones que viví aquel día. Sin duda, estos momentos han pasado a ser unos de los más grandes que me ha dado el fútbol desde la grada y también contando los que viví en el campo. Así es, por extraño que parezca. Como decía más o menos Gardel en otro sentido que nada tenía que ver con el fútbol: “Guardaba escondida esta esperanza humilde que era toda la fortuna de mi corazón”.

E

n el sector K de la platea alta, justo encima de las barras bravas de Boca, con las piernas y el cuerpo colgando en el vacío, sujetado por una barra en mi cintura, a punto estuve de perderme el gol más rápido del clásico en toda la historia. Casi más atento a la masa que se movía bajo mis pies que a lo que sucedía sobre la cancha, apareció la magia de Juan Román para colocar el balón, con la precisión de un tanguero, en la mejor disposición a su compañero Ledesma para que fuera recordado por la historia, como lo es Bernabé Ferreira, autor del gol local en el primer empate a uno que se dio en el clásico profesional el 19 de Junio de 1932. Sólo el silencio que acompaña al último pase en espera del golpeo definitivo, ese momento sin aire que acaba en alegría o frustración de la hinchada, fue lo que me hizo cambiar la mirada al punto de penalti donde el 6 boquense calló a los tres mil millonarios vestidos de rojo y blanco de la platea de enfrente que llevaban ya, para entonces, tres horas cantando.

Pero el resto del estadio explotó, 50.000 camisetas azules y amarillas se estiraron al grito del gol, el movimiento adelante de toda la barra, hasta la valla de 5 metros que les separa del césped, hizo temblar los cimientos de la vieja Bombonera. “Dalé, dalé, dalé, Boca, dalé...” No se pueden imaginar la pasión, las caras desencajadas de júbilo, los abrazos y sobre todo el sentimiento de una hinchada que da la vida por su equipo. Cientos de pancartas tapan todo el cemento vacío, las primeras filas no son ocupadas porque la visión queda tapada. A los integrantes de La Doce de Boca y Los Borrachos del Tablón de River se les ubica lo más lejos posible. Varios jugadores de Boca, entre ellos Palermo, visitaron días antes en el presidio a tres dirigentes de la barra más radical de la hinchada. Gesto que demuestra el poder extremo que gozan estos grupos, que llegan incluso a organizar visitas guiadas a turistas, con entrada incluida, al barrio de La Boca y a su zona en el estadio, garantizándoseles máxima protección, por supuesto.


razonadas de muchos aficionados hablando con más criterio que muchos de los entrenadores que he tenido. River apareció solo en la prolongación pero menos que Boca en el comienzo. Lo que se pierde en el arco ajeno después se padece en el propio. Esta máxima del fútbol pudo haber acabado con las ilusiones de un nuevo Clausura, ahora a favor de San Lorenzo con dos puntos de ventaja a falta de 8 jornadas. Mientras River queda fuera de la pelea. Quizá a los millonarios no les hubiera venido mal la velocidad de Carl Lewis, dos veces campeón Olímpico, presente en el clásico y al que solicité una foto en la entrada de la mítica Bombonera. No así, tristemente, con Maradona, que no pudo presenciar la disputa desde su palco y si desde la cama del hospital.

Boca dominó claramente el primer tiempo. Llegó al clásico en la vanguardia junto a San Lorenzo que había ganado a Gimnasia por un gol el día anterior, y que también presencié junto a la afición más laureada de Argentina. “Con el empate River bajó a Boca de la punta”, dice Clarín, también: “Juan Pablo Carrizo construyó una actuación monumental, el arquero neutralizó en forma brillante jugadas netas para convertir y sobre el final hizo valer sus reflejos para salvar el empate”. Qué placer leer las crónicas, escuchar los comentarios de las gradas, las discusiones

No importa, da la sensación para muchos argentinos que ya está muerto, es el más grande. El sentido de la vida no es otro que ser de Boca. Así decía el parrillero que nos vendió el choripan y el asado que fuimos comiendo hasta la entrada de la cancha de Boca, como dice Sabina: por laguna. Experiencia largo tiempo deseada que Juan Carlos Verón, soporte y ayuda inestimable de mi juego en el Racing de no hace tanto, también en esta ocasión vino en mi favor para rematar una esperanza escondida en mi corazón futbolístico. Gracias.

Artículo publicado en la versión en papel de DxT en mayo de 2007, después del viaje de Quique Setién a Argentina.

El fútbol de Quique

Todo ello al parecer por el precio de 150 euros. Barato si se trata de seguridad y donde es casi imposible conseguir entradas si no es con buenos contactos. Excepto en las plateas más selectas, el resto tuvimos que permanecer encerrados en las nuestras más de 40 minutos, mientras 900 policías devolvían al norte de la ciudad a los “gallinas”. Se escuchaba: “olé, olé, olé, olé, olá, los bosteros no nos ganan nunca más”. Han pasado solo unas horas y aún estoy encogido. Del partido poco puedo decir, vi lo justo. Pero aprecié la intensidad y la sangre que se ponía en cada jugada, en cada disputa, partido duro muy bien dirigido por el árbitro, excelente por el control absoluto de las situaciones, permitiendo el choque fuerte sin condenar el espectáculo a las pausas.


SOCIOLOGIA(S) DEL FUTBOL BRITANICO DE POSGUERRA

SOCIOLOGIA(S) DEL FUTBOL BRITANICO DE POSGUERRA

OLOGIA(S) DEL FUTBOL BRITANICO DE POSGUERRA

GIA(S) DEL FUTBOL BRITANICO DE POSGUERRA

SOCIOLOGIA(S) DEL FUTBOL BRITANICO DE POSGUERRA S) DEL FUTBOL BRITANICO DE POSGUERRA SOCIOLOGIA(S) DEL FUTBOL BRITANICO DE POSGUERRA POSGUERRA

BOL BRITANICO DE POSGUERRA

O DE POSGUERRA

OSGUERRA

CIOLOGIA( S)

]

En la tragedia aérea de Munich murió una generación primorosa de futbolistas británicos y de un glorioso Manchester United

]

La victoria de Inglaterra en su Mundial en 1966 desató un clima de euforia en plena transformación de la juventud


Thomas N'Kono

Agilidad felina, mucha seguridad en sí mismo y una tranquilidad tremenda. Espectacular, carismático y sobre todo, siempre, con pantalones largos.

Nació el 20 de julio de 1956

Datos Fue en 112 ocasiones internacional con Camerún

Disputó tres Mundiales y ganó la Copa África de 1984

Ganó la Copa África cinco veces con el Canon Yaoundé

L

e bautizaron como el Zamora negro y desde luego también marcó una época en un fútbol español poco habituado a guardametas de color. Desde los tiempos de Ricardo Zamora nunca un portero había sido tan querido en el Espanyol. Su gran actuación en los tres partidos que jugó en el Mundial del 82 le sirvieron para quedarse en nuestro país, pero ya había informes de que se trataba de un extraordinario guardameta... Uno de ellos del mismísimo Helenio Herrera. En África lo ganó todo y en 1979 France Football le eligió como el mejor jugador africano. Era la primera vez que este galardón lo ganaba un portero. Y eso que Thomas N’Kono empezó de extremo derecho, pero un día faltaba un portero y un técnico yugoslavo, Beala, vio en él grandes condiciones como guardameta. Tenía 17 años y este entrenador le enseñó a la manera europea. El Mundial de Naranjito le dio a conocer al gran público. Tenía 26 años y le llovieron las ofertas. Camerún empató con Perú, Polonia e Italia, pero se quedó fuera de la siguiente ronda. Posiblemente fue el grupo más duro de esa Copa del Mundo. El Espanyol le fichó casi de rebote y se encontró con un portero que defendió los colores blanquiazules durante ocho temporadas. Es el extranjero que más partidos ha jugado con los pericos. Con el club barcelonés logró un tercer puesto en la Liga y jugar la final de la Copa de la UEFA en 1988. También sufrió un descenso. Tenía la costumbre de blocar el balón con una sola mano en algunas ocasiones, algo que sacaba de quicio a Javier Clemente. El técnico vasco no dudó en amenazarle con el banquillo de los suplentes sino se dejaba de filigranas. Ese estilo peculiar y a veces algo de irregularidad le acarrearon críticas, pero era un gran portero.

Entrenador eterno La pasión de N’Kono siempre fue el fútbol. Actualmente sigue ligado al Espanyol y ejerce de técnico de porteros. Su carrera se estiró hasta lo inimaginable. Con 38 años, cuando todos le daban ya por retirado, estuvo en el Mundial de Estados Unidos. Su influencia en Camerún es indiscutible. Tras su paso por el club perico en 1990 todavía jugó en el Sabadell y en el Hospitalet. Después del Mundial del 94 abandonó España y jugó en varios equipos exóticos en Indonesia o Brunei. Se retiró definitivamente en el Bolívar con 45 años, con el que ganó dos ligas bolivianas. Con el Espanyol, su casa, jugó nada menos que 272 partidos en ocho temporadas. Marcó una época en el fútbol español. Curiosamente, su primer destino no iba a ser Barcelona sino Santander, pero el Racing le prohibía jugar con Camerún.

N'Kono


WWW.ELBLOGUEADORSONADO.BLOGSPOT.COM

"DONDE DUELE" LUIS AVIN / DJ MERCADONEGRO


C U AT R O DISPAROS

N

o soy un gran aficionado al boxeo, un deporte casi prohibido en España, marginado y maltratado. Ahora, gracias Marca TV vuelve a levantar la cabeza y se asoma a los medios de nuevo. Tiempos duros, deportes duros. Si mis conocimientos pugilísticos son muy limitados, no lo es tanto mi pasión por la literatura y el cine con temática boxística. Siempre suelo recomendar la colección de relatos cortos 'Rope burns. Stories from the corner' de F.X. Toole, que en España se publicó bajo el título de 'Million Dollar Baby' aprovechando el tirón de la película. La realidad gana el combate siempre a la ficción y una historia actual me ha recordado mucho a la protagonista de uno de esos relatos, Maggie Fitzgerald. El sábado 12 de enero de 2013 regresó al ring la boxeadora germano-libanesa Rola El-Halabi. Perdió a los puntos ante la italiana Luca Morelli en la lucha por tres títulos mundiales en peso ligero, pero para ella ya fue un triunfo volver a pelear al más alto nivel. El 1 de abril de 2011, Rola recibió cuatro tiros de su padrastro y representante Hicham Roy El Halabi cuando se preparaba en los vestuarios para defender el título mundial. El padrastro no aceptaba su noviazgo con un joven griego y temía perder el férreo control que ejercía sobre la boxeadora. Fueron cuatro tiros llenos de odio, Disparados desde corta distancia. Las balas dieron a la deportista en una mano, los pies y una rodilla. Durante muchos meses tuvo que moverse en una silla de ruedas y someterse a cinco operaciones. Pero sobrevivió. Y durante toda la recuperación, Rola contó con el apoyo de Kosta, su novio griego. Ahora ya su prometido. La boxeadora se tatuó cuatro cartuchos con el lema 'Molon labe', algo así como 'enfréntate a la lucha' en griego. Ya ha publicado su autobiografía, sólo falta la película, aunque ella ya ha vivido un guión que podría haber sido escrito en Hollywood.

20


Renovaci


i贸n WRC


Un WRC de capa caída se renueva en 2013 y hacía falta. No será un lavado de cara total, pero sí habrá muchos cambios. El aplastante dominio de Sébastien Loeb, mejor piloto de rallys de la historia, ha tenido también sus consecuencias negativas. Aunque el WRC ha ido perdiendo potencia por la falta de marcas, dinero, decisiones de la FIA incompresibles y otros muchos factores, más que por el prodigioso ritmo ganador del galo, que muchas veces carga hasta con muertos que no son suyos. En un genio y es un lujo disfrutar de su conducción. En principio, Sébastien Loeb solamente disputará cuatro pruebas del Mundial de 2013, así que habrá un nuevo campeón por primera vez desde 2003. Tampoco se descarta del todo que si el francés encuentra resistencia y vuelve a emocionarse con los rallys aguante todo el campeonato. No hay que enterrarle/retirarle tan pronto. La medio ausencia del campeón abre las puertas al resto del rebaño. El gato ya no está y los ratones saldrán como cohetes. Será el Mundial de las oportunidades. Una la tendrá Dani Sordo, el eterno escudero de Loeb, pero habrá otros muchos pilotos con ganas de brillar, como Mads Ostberg, que correrá los 13 rallyes de la temporada con el Qatar M-Sport, y sobre todo un nuevo equipo: Volkswagen. La marca germana se ha implicado al cien por cien, aunque el rendimiento del Polo R es toda una incógnita. Para su primer Mundial, Volkswagen ha reunido a un trío de paladines más que interesante: Jari-Matti Latvala, Sebastien Ogier y Andre-as Mikkelsen. De entre los dos primeros puede salir un campeón del WRC o bien pueden estrellar todas las unidades del Polo en unos cuantos rallys. M-Sport, además de Ostberg, ha confeccionado un equipo de jóvenes

más que interesante con Thierry Neuville y Evgeny Novikov. Todos ellos disputaran las 13 pruebas del Mundial. Nasser Al-Attiyah dispondrá de un programa parcial y a capricho con otro Fiesta RS. La semiretirada de Loeb permite especulaciones, pero Citroën tiene en principio las cartas para seguir ganando la partida. Mikko Hirvonen y Dani Sordo son dos grandes pilotos y el DS3 parece que sigue la buena línea de su predecesor con un trabajo de años detrás. Sobre todo, el finés parece el claro candidato a campeón y sucesor de Loeb. Khalid Al-Qassimi completa el equipo francés para 2013 por obra y gracia del patrocinador principal, Abu Dhabi. La presencia de varios pilotos de 'patrocinio', con muchos vehículos en competición, resta credibilidad y emoción al Mundial, pero poderoso caballero es don dinero. El problema de la falta de marcas con potencial ganador se ha solucionado parcialmente con Volkswagen (Skoda o Mini no lograron ser proyectos competitivos como para disputar victorias) pero sigue existiendo un déficit de rivalidad seria. La ausencia de Loeb quizá iguale fuerzas y dote de más emoción al Mundial. Si Ogier o Latvala tienen asegurado dar guerra todo el Mundial, dependiendo del rendimiento de su montura, otros tendrán que esforzarse en las primeras citas. Hanninen correrá en Montecarlo y Suecia en busca de dinero que le permita seguir. Otros pilotos jóvenes asomarán la cabeza de cara al futuro. la promesa finesa Esapekka Lappi disputará el WRC 2 con Skoda Motorsport. También el británico Elfyn Evans, dominador de la Academia WRC 2012, tendrá la oportunidad de demostrar su talento al volante de un Fiesta de tracción total.


En cuanto al calendario es un Mundial a la antigua usanza, con inicio en Montecarlo y final en noviembre con el RAC galés. Resulta algo imperdonable y extraño que los Mundiales de Rallys no tengan siempre estas dos pruebas como Alfa y Omega. Es la tradición y en definitiva, lo que piden los aficionados. Nadie entendería un Mundial sin la prueba de Finlandia y los experimentos no se deben hacer ni con gaseosa. La única novedad de esta edición es que no entró en el calendario el Rally de Nueva Zelanda, uno de los mejores, y regresa la prueba australiana (si no lo impide alguna de las tragedias climáticas que asolan últimamente el país) tras un año de 'descanso'. Los nuevos países que querían incorporarse al WRC tendrán que esperar al calendario de 2014. Entonces el Mundial se a alejará de Europa en busca de mercados emergentes con la entrada de Brasil y Sudáfrica . Uno de los grandes cambios de la temporada 2013 serán las nuevas categorías. El WRC 2 reemplazará al SWRC y dispondrá de una copa específica para coches de Grupo N. El PWRC pasa a ser el WRC 3, que ahora lo disputarán coches de tracción delantera, aunque la inscripción se pre-

senta muy floja, por lo menos en la cita monegasca. La Academia WRC se llamará Junior WRC, mientras que también habrá certámenes independientes con los Citroën DS3 R3, los Mitsubishi Lancer y los Subaru Impreza. El objetivo, crear 'guerras' más competidas dentro de cada categoría. El reglamento del WRC 2013 tampoco sufre grandes modificaciones. Los pilotos oficiales podrán reutilizar los neumáticos de asfalto siempre que mantengan las condiciones adecuadas para ello (una profundidad de la banda de rodadura de al menos 1,6 mm.). Aunque en 2012 se pudieron cambiar cinco neumáticos en cada tramo, en el WRC de 2013 tan solo se podrá hacer en cuatro ocasiones. Y pese a todos los cambios y promesas de mejora y emociones, lo normal será que el Mundial de esta nueva temporada comience como siempre: con victoria de Loeb. El piloto francés ha ganado seis de las siete veces que ha corrido el rally más antiguo del mundo. Eso sí, si no logra ganar en Montecarlo quizá le pique el gusanillo y siga todo el Mundial dando guerra y buscando su décimo título, un número redondo. Ogier, Hirvonen, Sordo o Latvala esperan con el cuchillo entre los dientes dispuestos a matar al César.

Calendario WRC 2013 Calendario WRC 2013 Montecarlo

17/01–20/01

El más antiguo del mundo, desde 1911.

Suecia

08/02–10/02

Nieve, nieve y más nieve.

México

08/03–10/03

Calor, polvo y tierra.

Portugal

12/04–14/04

La locura lusa.

Argentina

03/05–05/05

Aficionados y arena.

Acrópolis

31/05–02/06

Mecánica de crisis.

Italia/Cerdeña

21/06–23/06

El encantado de lo estrecho

Finlandia

02/08–04/08

Saltos, árboles y velocidad.

Alemania

23/08–25/08

Entre viñedos.

Australia

13/09–15/09

Viaje al país de los canguros.

Francia/Alsacia 04/10–06/10

En casa del Rey Loeb.

España RACC

25/10–27/10

Para los amantes del asfalto.

Gran Bretaña

15/11–17/11

Pista de patinaje sobre barro.


¿Qué es el WRC? El Campeonato del Mundo FIA de Rallies, celebrado desde 1973, es un verdadero acontecimiento internacional, con carreras en Europa, América Central, América del Sur y Australia. Junto con la Fórmula Uno, se trata de una de las series automovilísticas de mayor prestigio y popularidad organizadas por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). También conocida desde 1997 como WRC (World Rally Championship en inglés), está considerada como una de las competiciones más exigentes en el mundo del rally. Todos los años, los pilotos y copilotos más experimentados en esta disciplina automovilística compiten al mando de potentes vehículos de 300 CV para decidir quién es el ganador. Las exigencias y el nivel de prestigio son altísimos. A diferencia de las carreras en circuito cerrado, los participantes en esta competición deben afrontar todo tipo de superficies, que abarcan desde asfalto, nieve o hielo, hasta pistas de tierra que, en muchas ocasiones, suelen convertirse en auténticos lodazales. Bien sea en las pistas heladas de Suecia, o en el calor abrasador de México y Grecia, a los pilotos y a las máquinas se les exige un extraordinario nivel de competición.

En 1973 comenzó a disputarse el Campeonato de Constructores en el WRC y unos pocos años después, en 1979, llegó el de Pilotos. Con el paso del tiempo, el formato de los distintos rallies fue evolucionando hasta el modelo estándar actual. Hoy, cada prueba del WRC se compone de un total de entre 15 y 25 tramos cronometrados que se disputan a lo largo de tres (y hasta cinco) jornadas. Por lo general, la distancia total que se recorre en un rally del Mundial es superior a 1.000 kilómetros, de los cuales al menos 300 son contrarreloj. El resto del recorrido consiste en sectores de enlace que unen los distintos tramos. El piloto ganador es el que consigue recorrer todos los tramos en el menor tiempo posible. Su premio, 25 puntos del Campeonato. Al igual que en la Fórmula Uno, los pilotos clasificados entre las posiciones segunda a décima suman puntos de acuerdo con el siguiente formato: 18, 15, 12, 10, 8, 6, 4, 2 y 1. Además, los tres equipos más rápidos del llamado “Power Stage”, un tramo orientado al espectáculo, también obtienen 3, 2 y 1 punto, respectivamente. El piloto con un mayor número de puntos al final de la temporada se corona campeón. Los campeonatos de copilotos y constructores tienen exactamente el mismo formato.


>> Toda la informaci贸n del mundo del Surf en Cantabria

www.surfcantabria.com


el

SillySeason P

or Carl os del Barrio Copiloto WRC

E

n el mundo del motor anglosajón denominan tradicionalmente el ‘silly season’ a aquella época en que los deportistas del gremio estamos terminando o hemos finalizado ya la temporada de competición y comienza un, a veces, largo proceso de espera hasta tener planificada la siguiente temporada.

En una buena parte de los casos ese comienzo de la incertidumbre sobre el futuro viene ya desde mediada la temporada, cuando muchos equipos deciden disolverse de cara al año siguiente, o simplemente por finalización de objetivos y cambios de actividad de una marca en concreto. Otras veces el anuncio de la pérdida del sponsor principal trae como consecuencia el que una buena parte de los integrantes del equipo afronten la parte final de una temporada de carreras en medio de la zozobra y la angustia, al no saber lo que les espera al cabo de unos meses. En el caso de un copiloto, y evidentemente no me queda más remedio que personalizarlo en mi experiencia concreta, ha habido temporadas en las que el ‘silly season’ jamás existió, pues estaba embarcado en un proyecto a dos años, como por ejemplo el invierno 1999/2000 de mi época en SEAT Sport, o incluso algo antes el invierno 1997/1998 también careció de esos días tan largos, pues también había continuidad, en este caso en Citroën. O más recientemente en la época de Xevi Pons en el Mundial, tampoco hubo descanso mental entre Australia del 2005 y Montecarlo de 2006. Pero sí que evidentemente ha habido otras épocas menos gratas, como por ejemplo el comienzo del 93, en que hasta entrado Marzo no recibí ninguna llamada, o también en parte el año pasado hasta confirmar que teníamos programa Puras y yo. También recuerdo como especialmente difícil el comienzo del 2004, aunque en resumidas cuentas yo no seré de los que tenga motivos para quejarme en exceso. Yo no tengo que dar clases de comportamiento a nadie, pero quizá algo que ha hecho que algún año mis ‘silly season’ hayan sido un poco más largos de lo habitual, ha sido el hecho de que jamás he llamado a ningún piloto a ofrecerme para correr con él. Siempre me han llamado a mí. Nunca llamo a ningún piloto puesto que lo primero lo considero una falta de respeto hacia el copiloto que en esos momentos está desarrollando su labor junto a él, y lo segundo, en el fondo, es una forma de venderse que a mí nunca me ha gustado. Lo peor del ‘silly season’, más que el hecho de vivirlo tú, que cuanta más experiencia tienes mejor lo llevas, lo peor es tu entorno, familiares pero sobre todo amigos y amigos de los amigos, que son los que más preguntas hacen tipo...¿qué, y este año, con quién corres...?, ¿qué, cuándo empieza el primer rally?, ¿qué, ya no corres el mundial...? y cosas de esas que según cómo y en qué momento, descolocan más o menos. Muchas veces sí que podrías ya contestar algo prácticamente al 90%, pero la experiencia me dice que esa no es buena práctica, y además muchos pilotos o equipos con los que se llega a un acuerdo previo de palabra, te piden quizá 10, 15 ó a veces un mes de silencio, hasta que ellos mismos desvelen sus planes. Les he explicado una faceta quizá menos conocida de mi profesión, pero sin duda una de las más molestas de mi actividad.


Valeri

La leyenda ‘vasca’ del hockey hielo

Kharlamov


Para muchos es el mejor jugador de la historia del hockey hielo, o al menos uno de los grandes. Comparable en el fútbol a Pelé o Maradona. Lo curioso es que Valeri Kharlamov era hijo de madre española y es obvio que este deporte no es precisamente popular en nuestro país, por lo que la historia llama especialmente la atención. Además, este genio ruso tuvo una vida de película. Nació en un coche de camino al hospital y perdió la vida en otro. Un principio y un final. Todavía está pendiente de estreno una obra cinematográfica basada en su biografía. Una pequeña parte se ha rodado en nuestro país y se inicia con un supuesto suceso ocurrido en 1956. Valeri tenía ocho años de edad y vivió un incidente visitando a la familia de su madre. Fue algo que le cambió la vida y jamás olvidaría. Durante los Sanfermines, un toro que rompió la valla se plató frente al niño y estuvo a punto de llevarle por delante. Su tío pudo evitar la tragedia despintando al animal. Desde entonces, Kharlamov solía lucir un pañuelo

fiestas frecuentada por exiliados de la guerra española. Su primer hijo llegó de manera precipitada y Valery nació en el coche cuando iban de camino al hospital. Los coches marcarían su vida porque al margen del accidente que le costó la vida a él y a su mujer anteriormente había sufrido otro gravísimo, que estuvo incluso a punto de apartarle del deporte profesional y que mermó mucho su rendimiento en los últimos años. El pequeño Valery se calzó unos patines por primera vez a los siete años y a los 14 se inició en el hockey, como casi todos los niños de su edad en Moscú. Allí era la disciplina número uno y lo sigue siendo. No tenía un físico privilegiado. Era más bien escuálido e incluso los médicos sugirieron a sus padres que abandonara cualquier actividad física debido a una enfermedad cardíaca. Dio lo mismo. El chaval ya estaba loco por el deporte e ingresó en la Escuela de Deportes del CSKA, el club deportivo más grande de Rusia y propiedad del ejército.

NACIÓ EN UN COCHE Y MURIÓ EN UN ACCIDENTE DE TRÁFICO. SOBRE EL HIELO TAMBIÉN VOLÓ COMO NADIE rojo de los Sanfermines, aunque no hablaba ni una palabra de castellano. Este episodio se relata en esa cinta sobre su vida títulada 'Legend Nº 17'. Su madre fue una 'niña de la guerra', los hijos de las familias republicanas que fueron refugiados en la Unión Soviética durante la Guerra Civil. Su madre se llamaba Aribot Abbad Hermann y a pesar de estos apellidos era bilbaína. Ya se sabe que los de Bilbao nacen donde quieren, aunque allí la llamaban Begoñita. Muy cogido por los pelos, pero de aquí a que el Athletic estrene sección de hockey hielo hay un pequeño paso equiparable al de Neil Amstrong. En 1937, desde Santurtzi con destino a Rusia, partió el barco que llevaba a la madre de Valeri Kharlamov hasta territorio soviético. En ese mismo pasaje viajaba otra niña que con los años se convertiría en la madre del jugador de baloncesto Chechu Biriukov. Ya en Moscú y con unos cuantos años más, Begoña conoció a Boris Kharlamov en una sala de

Una auténtica fábrica de deportistas de élite. Hoy esa escuela lleva su nombre. Su físico debilucho (medía 1,73 y pesaba poco más de 70 kilos) le apartó del prestigioso club moscovita, pero solamente por una temporada, aunque llegó a debutar con el primer equipo en 1963. Los técnicos decidieron cederle a un conjunto más modesto, el Distrito Militar de los Urales. Allí tuvo los minutos necesarios para crecer como jugador y curtirse. La siguiente temporada ya se hizo con un puesto de titular en el CSKA y de allí no le moverían… Kharlamov jugó durante 14 temporadas en ese club, con el que consiguió once títulos de Liga, 293 goles y 214 asistencias. A los 20 años debutó con la selección de la URSS, donde jugaría 292 partidos en los que anotó 193 goles. Con la selección ganó ocho mundiales y tres medallas olímpicas, dos de oro y una de plata. A nivel internacional le encumbró su legendaria actuación en las Summit Series contra Canadá en 1972, que enfrentaban a la URSS por prime-


ra vez con jugadores profesionales de América. Hasta entonces solo se habían enfrentado a amateurs y universitarios. Canadá era la favorita, pero terminó perdiendo. Los soviéticos lograron cuatro victorias, tres derrotas y un empate. El ala izquierda soviético fue la estrella de los vencedores. El primer partido lo ganaron los soviéticos por 3-7 en Canadá y el jugador con sangre vasca anotó dos goles que hicieron temblar los cimientos del hockey canadiense. Los locales ganaron el segundo partido y empataron el tercero, pero la URSS ganó el cuarto y se volvió con ventaja de América. Los cuatro partidos de vuelta en Moscú adquirieron tintes de cuestión de Estado en plena Guerra Fría. Los soviéticos ganaron el quinto partido y en el sexto los canadienses decidieron tomar cartas en el asunto. Años más tarde, uno de los entrenadores canadienses, John Ferguson Senior, confesó: «Llamé a Bobby Clarke y le dije mirando a Kharlamov que creía que necesitaba un golpe en el tobillo. No lo pensé dos veces. Éramos nosotros contra ellos. Quiero decir, alguien tenía que hacerlo y Kharlamov nos estaba matando». Clarke no se esmeró en disimular y cumplió la orden. Cogió el stick como si se tratase de una guadaña y le rompió el tobillo al delantero soviético. Kharlamov no pudo jugar el séptimo partido y, en el octavo, su lesión no le dejó rendir al máximo nivel. En 40 partidos contra los profesionales americanos, Kharlamov firmó 19 goles y 29 asistencias, lo que le hizo recibir millonarias ofertas de la NHL, pero los jugadores profesionales tenían prohibido salir de la Unión Soviética. Las autoridades del régimen comunista nunca hubieran consentido que un símbolo como él cayese en el capitalismo. Por otra parte, Kharlamov nunca tuvo interés en marchar a jugar a América, quizá escarmentado por la

violencia que veía en los profesionales de Estados Unidos y Canadá. En 1976, el canadiense de los Philadelphia Flyers, Ed Van Impe, noqueó a Kharlamov de un brutal golpe, lo que provocó que los jugadores rusos abandonaran el hielo en señal de protesta. Canadá se tomó la jugada de Van Impe como una ofensa y se plegó ante la calidad del ruso. La única manera de pararle que tenían los profesionales era a base de golpes y juego sucio. Kharlamov era un jugador de los que enamoran al aficionado de cualquier deporte. Imprevisible, elegante, imaginativo, goleador y sobre todo, con mucha personalidad y carácter ganador. El 27 de agosto de 1981, a los 33 años y siendo todavía jugador en activo, Valery Kharlamov falleció junto a su mujer, Irina, en accidente de tráfico. Su Volga se estrelló contra un camión en una carretera de las afueras de la capital soviética. La selección de la Unión Soviética se encontraba preparando la Copa del Mundo en Canadá y no pudo asistir al funeral. Prometieron ganar el título en su honor y cumplieron. Ganaron la final a los canadienses por un contundente 8-1. Kharlamov está enterrado en el cementerio de Moscú. Fue incluido a título póstumo en el Salón de la Fama de la IIHF. Solamente dos jugadores que no han pasado por la NHL están en él: Kharlamov y su compañero de equipo, el portero Vladislav Tretiak. En Rusia, el Trofeo que designa al mejor jugador del campeonato de hockey lleva su nombre, algo así como nuestro Pichichi en fútbol. Su dorsal, el 17, está retirado tanto del CSKA como de la selección rusa. En 2008, la Federación Internacional le eligió como uno de los integrantes del llamado Equipo del Centenario, una selección confeccionada por 56 expertos de 16 países en la que están los seis mejores jugadores de la historia.

2 OROS Y 1 PLATA EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS 8 MUNDIALES Y 11 LIGAS’


Fernando Alonso, por Marcos Harto.


LA PLANTILLA


1.- Serie de televisión preferida...

Cuéntame.

2.- Medio de transporte odiado...

Barco.

3.-Deporte favorito (que no sea el tuyo)... 4.- Ídolo deportivo... Mariano

Esquí.

Haro.

5.- Un invento de la humanidad... 6.- Un día de la semana... El

La luz.

viernes.

7.- Un color... Blanco. 8.- Luz encendida o apagada... 9.- Lloró por última vez… El 10.- Personaje histórico...

Encendida.

año pasado.

El “Ché” Guevara.

11.- Un lugar en Cantabria...

Picos de Europa.

12.- Manía antes de competir... Ninguna.

BIO JOSÉ MANUEL ABASCAL. 17/3/58 (Alceda) Entrenador de atletismo. Medalla de bronce en la Olimpiada de Los Ángeles, ha sido una de las grades figuras del atletismo nacional. Actualmente es uno de los técnicos más prestigiosos del país.


FOTO PERIODISMO ;)

?

NO NOTAS aLGO RARO ESTOS DIAS? ,

CREO UE LO EL RQ COSASALLY DAK DE HUM

!


LLAMAN KAR... MANOS !


Librería GAME ZONE deportiva

Autores: Gonzalo Váquez y Máximo José Tobías Editorial: JC Páginas: 576 P.V.P.: 29,95 €

C

ompletísimo y ameno. Un libro escrito por dos genios a la hora de contar historias del baloncesto norteamericano: Gonzalo Vázquez y Máximo José Tobías. Ambos compartieron páginas en ‘Cuadernos de Basket’ y necesitan pocas presentaciones para los seguidores del baloncesto. Es un libro enorme, en calidad yen tamaño, que arranca desde el origen de este deporte en 1891 hasta nuestros días, así que es más que una compilación de los extranjeros que han pasado por la NBA con anécdotas, fechas, datos y tramas paralelas. El primer gran grupo de ‘extranjeros’ en el baloncesto estadounidense fue el de los alemanes, que fueron dados de lado como consecuencia de pertenecer al bando opuesto en la Primera Guerra Mundial. Algo parecido les ocurrió después a los judíos, por su supuesta baja extracción social (en la actualidad son propietarios de franquicias o comisionado de la NBA, como David Stern). La discriminación pura y dura la sufrieron los jugadores afroamericanos durante muchas décadas y también, en años más recientes, los primeros europeos que llegaron a la NBA procedentes del basket FIBA.

FIFA MANAGER 2013

Invasión o victoria: Extranjeros en la NBA

PLATAFORMAS: PC P.V.P.: 26,95 € DESARROLLADOR: Bright Future Gmbh Este es el otro gran juego de gestión de un club de fútbol. Su rivalidad con el FM de Sports Interactive es comparable a la del Barça y el Real Madrid, aunque en este caso se pueden comprar los dos títulos y disfrutar de ambos. Siempre se le acusó a este, producto de EA Sport, de ser menos profundo y preocuparse menos de aspectos más tácticos. La entrega de este año es nada menos que la décima, desde que comenzaron con el Total Club Manager en 2003. Y está claro que han mejorado mucho. Visualmente es un producto atractivo y sencillo en relación con su competidor, pero siempre estuvo lastrado por ser un complemento para el FIFA de otras plataformas. Pese a todo, han logrado ser un buen producto, más ágil y espectacular como simulador de gestión deportiva. Este ‘manager’ tira más por aspectos personales y de grupo en el vestuario. Las mejoras respecto a ediciones pasadas son más bien escasas. Una de ellas: el informe sicológico de nuestros pupilos.


Camino a la gloria Una película menor y bastante desconocida, pero interesante para los aficionados al fútbol-cine. Para empezar, en España retitularon la cinta como 'Camino a la gloria', exactamente igual que otra película de 1995, también futbolera y protagonizada por Sean 'Lord Stark' Bean. Un nombre tan genérico que sirve igual tanto para un roto como un descosido, una de guerra o un dramón. 'A shot at Glory' sorprende por la presencia de actores de la talla de Robert Duval, en el papel de un entrenador chapado a la antigua, o Michael Keaton, el propietario estadounidense de un modesto club escocés, el Kilnockie. Este equipo atraviesa muchos problemas económicos en la Segunda División y el nuevo inversor decide fichar a un legendario estrella del Celtic de Glasgow en horas bajas, alcohólico, problemático y con una ex mujer que es la hija del entrenador, su descubridor deportivo. Como se puede ver un argumento que reúne buena parte de los tópicos del género. No falta el costumbrismo en el pueblecito, la rivalidad entre católicos y protestantes y el amor. El Kilnockie necesita hacer algo grande en la Copa porque si no el nuevo dueño americano se llevará el club del pueblo… ¿Y quién es la estrella en horas bajas? Pues ni más ni menos que Ally McCoist, auténtico fenómeno del fútbol escocés y gran protagonista de la película, que incluye alguna referencia a su biografía real. No es actor, pero cumple con nota. No ha sido el único futbolista que ha dado el salto a la interpretación, son muy conocidos los casos de Cantoná y Vinnie Jones. También al contrario, ha habido grandes actores que no lo hicieron nada mal en un campo de fútbol, como el italiano Ralf Vallone. Rodada con corrección, la película es entretenida, sin mayores aspiraciones. Las escenas de fútbol también se salvan, lo que es un milagro en el cine, aunque es una película de sobremesa.

TÍTULO ORIGINAL A Shot at Glory (2000) DURACIÓN 104 minutos PAÍS Reino Unido DIRECTOR Michael Corrente GUIÓN Denis O’Neil MÚSICA Mark Knopfler FOTOGRAFÍA Alex Thomson PRODUCTORES Lions Gate / Butcher’s Run Films / Eagle Beach Productions REPARTO Robert Duvall, Brian Cox, Ally McCoist, Kirsty Mitchell, Michael Keaton, Cole Hauser, Libby Langdon, Morag Hood, Scott G. Anderson, Andy Smith y Bill Murdoch.


Batiburrillo La Cifra 39.045 Fueron los metros de altura desde los que saltó el paracaidista austríaco Félix Baumgartner el 14 de octubre de 2012. Por esa gesta ha sido nominado al premio Laureus como deportista extremo.

“Una canasta hace feliz a una persona, pero una asistencia hace feliz a dos”.

Toni Kukoc, Jugador de baloncesto.

Sabías que... Henri Delaunay, secretario general de la Federación francesa de fútbol cuando se creó la UEFA en 1954, fue el que propuso la creación de una competición europea de selecciones al estilo de la Copa América, que había nacido en 1916. De las 33 Federaciones solamente 17 dijeron que sí. Alemania, Inglaterra o Italia lideraban la oposición al torneo. Gracias al voto de Irlanda, por telegrama y al final, se celebra la Eurocopa.

Fanning

U

Nick Olas

na noche, lejos de aquí, unos amigos salieron de marcha. Entre esa gente estaban los hermanos Fanning. Al llegar la hora de marcharse uno decidió ir andando, el otro se quedó en el coche. Fue la última vez que Mick vio a su hermano Sean con vida. La adversidad ha marcado la vida del surfista que logró ser campeón del circuito mundial en 2007 y 2009. Antes de lograr su primer título del ASP World Tour también sufrió una lesión importante que le tuvo apartado de las olas durante muchos meses, pero regresó con más intensidad que nunca. Me recordaba a Rocky Balboa con su ‘ojo del tigre’ cada vez que le enfocaban en los campeonatos. Casi podía oír la música (Bam! Bam! Bam! Bam!). Cuando escuchas hablar a otros surfistas profesionales sobre Mick Fanning todos coinciden en que su fuerza y determinación le separan de los demás. Eso sin mencionar su habilidad en todo tipo de olas y su velocidad inigualables. Su triunfo en 2007 fue un ejercicio de tenacidad tremendo. Empezó la temporada y al que llaman ‘White Lightning’ nunca miró atrás. Dice Rob Machado que «cuando veo surfear a Mick, sé que hay algo más que le motiva», refiriéndose a la trágica perdida de su hermano, también surfista. Toda adversidad que padecemos nos puede echar abajo o bien hacernos crecer. Olé, chapó, congratulations, enhorabuena al australiano Mick Fanning por sus triunfos y éxitos y por enseñar al mundo que un ser humano se tropieza con muchas piedras y en numerosas ocasiones, pero también que se levanta y se pone de nuevo a caminar.


«Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita reproducir algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47)».


Dxtcantabria@yahoo.es

Tlf: 630 209 017


DxT 10