Page 1

Jesucristo, el Dios de los cristianos

como la vida de Jesús de Nazaret. Para un cristiano no hay duda y para todos en general que Jesús de Nazaret fue un personaje Un personaje así es obligado conocerlo, estuque marcó la Historia. Su vida y su historia ha diarlo. Nosotros, en clase de Religión, lo vamos llegado a todas las culturas y todos los tiem- a hacer. pos. De Jesús se ha escrito más que de ningún otro personaje; en cambio Jesús no escribió nunca Jesús nació en un pueblo y de padres campe- un libro. sinos, que trabajó como carpintero, su mensaje hizo que pasados más de dos mil años, su figura Jesús nació en los 10 primeros años del reinaperdurase en el corazón de la especie humana. do del emperador Augusto (que otorgó al munNadie, ni rey, ni emperador, ni filósofo, ni sabio, do antiguo una larga época de paz). ni personaje alguno, ha tenido una influencia tan grande en el curso de la historia humana “Jesús ocupa en mi corazón el lugar de un gran maestro de la humanidad que ha influido mucho en mi vida. Yo digo a los hindúes que su vida será imperfecta si no estudian la doctrina de Jesús”.(Mahandas K. Gandhi).

Apuntes didácticos de Religión para Secundaria


Hacia el año 120, Suetonio, un historiador romano, cuenta que el año 50 el emperador Claudio publicó un decreto por el que expulsaba de Roma a los judíos, ya que andaban revueltos por causa de un tal Cristo. El historiador romano Dión Casio (150-235) relata que Domitila, una sobrina del emperador Domiciano (que gobernó del 81 al 96), fue exiliada por haber caído en las “costumbres judías” y en el “ateísmo” (lo que significa que había abandonado Fuentes no cristianas el culto a los dioses y diosas tradicionales de Roma). Se deduce la conversión de Domitila al ● Cuando era gobernador de Bitinia (c.112 cristianismo. d.C), Plinio el Joven escribió al emperador Trajano acerca de unos cristianos que se negaban a rever● Mara ben Serapion, un estoico que vivió en enciar la imagen del emperador: “Cantan en versos el siglo III, escribió a su hijo acerca del martirio de alternos un himno a Cristo como si fuera un dios” Sócrates y Cristo: “Cuando los judíos ejecutaron a (Cartas, 10,96). El problema radicaba en la gente un sabio rey, fueron expulsados de la tierra... Pero que compraba animales destinados a los sacrificios; su sabio rey no murió para siempre; siguió viviesta situación creaba un clima de descontento. Las endo en las enseñanzas que había dado” (de un personas “cristianos” no participaban en los cultos manuscrito del siglo VII, conservado en el Museo paganos Británico de Londres). ● Tácito, un historiador romano (60-120 d. C.), explicó la presencia de los cristianos en Roma, a quienes Nerón acuso del gran incendio del año 64 d.C. (Anales 15,44). Nerón en el 64, culpaba a los cristianos de todo.

● Julio Africano (escritor cristiano, a.190 d. C.) escribe que un pagano llamado Thallus había comentado la oscuridad imperante durante la crucifixión de Jesús que era un eclipse solar (Cronología 18).

● Suetonio, otro historiador romano (c. 75160 d.C.), se refiere probablemente a “Christus” Fuentes judías cuando habla de la expulsión de los judíos de Roma por parte de Claudio en el año 49 d.C. (Cfr. El historiador judío Flavio Josefo, escribió entre los Hech.18,2). “Como los judíos eran autores de continuos dis- años 80 y 90 la historia de las guerras judías. turbios instigados por Chrestus, los expulsó de Y en un pasaje se refiere a Jesús: Flavio Josefo, historiador judío, en sus Antigüedades Roma” (Vida de Claudio 25,4). judías, escritas hacia el año 93-94, refiere que el “sumo sacerdote Anano acusó de transgredir la 2 Religión 4º Eso


ley al hermano de Jesús (que es llamado Cristo), Ambos grupos eran críticos para el judaísmo por nombre Santiago, y también a algunos otros, oficial. Ambos practicaban el bautismo, y lo hacían en el haciéndoles lapidar” (Antiquitates XX, 9, 1). Valle del Jordán. Ambos comían compartiendo pan y vino en espera de la llegada del Mesías. Ambos consideraban que las Escrituras se habían OTRAS FUENTES JUDÍAS cumplido. Ambos produjeron sus propios escritos. Los datos de las fuentes judías de los dos o tres primeros siglos son más hostiles hacia Jesús y Ambos eran críticos con el sacerdocio oficial y el su movimiento, aunque también confirman su modo en que se llevaba a cabo el culto de Dios existencia histórica y el rápido crecimiento de la en el Templo de Jerusalén. Ambos esperaban la destrucción del Templo. comunidad que lleva su nombre. El grupo del Mar Muerto creía que Dios iba a reconstruir el templo y confiárselo a ellos. Cuando eso sucediera, todos los paganos, así como todos los judíos que no habían logrado estar a la altura de sus exigencias, serían excluidos de entrar en él.

En la Mishná y el Talmud, se cita a rabinos que ejercieron su actividad en el siglo I. A Jesús se hace referencia sólo como “a cierta persona”. En algunos pasajes de este material judío es llamado Ben Stada, o Ben Pandira o Ben Pantera, dando a entender que era el hijo (ben en hebreo) ilegítimo de un soldado o de alguna otra persona indigna. Del mismo modo, se habla de su madre como mujer de mala fama.

No tenía que haber atrio de los paganos rodeando el santuario central como existía en tiempos de Jesús, donde él habló de la casa de Dios, como lugar de “Otras muchas cosas hizo Jesús. Si se escribi- oración “para todos los pueblos” (Mc.11,17, citando eran una por una, me parece que en el mundo en- a Is. 56,7). tero no cabrían los libros que podrían escribirse” (Jn.21,25). “Otras muchas cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, me parece que en el mundo entero no cabrían los libros que podrían escribirse” (Jn.21,25).

DATOS DE LOS ROLLOS DEL MAR MUERTO En 1947 se descubrieron en unas cuevas junto al Mar Muerto unos manuscritos que datan del siglo I d.C. Cuando se publicaron traducidos, una serie de semejanzas entre este grupo (los que vivieron en este lugar en comunidad) y los cristianos primitivos suscitó la especulación sobre las posibilidades de que Jesús hubiera tenido relación con Qumrán.

3

Apuntes didácticos


En la cueva 4 se hallaron tres fragmentos en escritura nabatea que contienen porciones del libro de los Reyes.

Los manuscritos del Mar Muerto son una vasta colección de obras religiosas y teológicas, con unos cuantos documentos seculares, la mayoría escritos durante los tres siglos anteriores a la destrucción de Jerusalén, en los años 68-70 d. C. Fueron escondidos en las cuevas pensando en su seguridad. Los de la cueva I estaban envueltos en varias capas de tejidos, tal vez impregnados de aceite y almacenados dentro de jarras, selladas con unas tapas herméticas.

De las once cuevas en que se han encontrado manuscritos la más ricas fue la IV, en donde se encontraron miles de fragmentos pertenecientes a más de trescientos manuscritos diferentes.

Los manuscritos incluyen fragmentos de todos los libros del canon hebreo, excepción hecha del libro de Ester. Hay dos rollos de Isaías, relativamente completos. Hay también fragmentos de obras familiares, deuterocanónicas, apócrifas y apocalípticas, en hebreo y arameo. Entre ellas se encuentran el libro de Tobías, la versión hebrea de los Jubileos y la versión aramea de Enoc, etc. En la cueva 4 se halló una carta en escritura nabatea.

Apuntes didácticos de Religión 4


Como resultado de las bĂşsquedas y las excavaciones llevadas a cabo en las ciudades nabateas durante


6

Apuntes didรกcticos


TESTIMONIOS CRISTIANOS Testimonios cristianos: Vienen recogidos en el Nuevo Testamento, conjunto de 27 escritos: cuatro evangelios, los Hechos de los apóstoles, catorce cartas de san Pablo, las siete cartas llamadas católicas (de Santiago, 1 y 2 de Pedro; 1, 2 y 3 de san Juan, y Judas Tadeo) y, finalmente el Apocalipsis.

LOS EVANGELIOS CANÓNICOS Los evangelios canónicos (Mateo, Marcos, Lucas y Juan), y especialmente los tres primeros, que reciben el nombre de “evangelios sinópticos” son los escritos que contienen una información más amplia y mejor documentada sobre la vida de Jesús.

Mt y Lc incorporaron también a sus obras capítulos de la infancia de Jesús, escenas de apariciones del Resucitado y algunas otras unidades literarias propias; un material variado que cada uno habría hallado en la tradición de su comunidad o habría creado por sí mismo.

Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas son muy parecidos y poseen muchas tradiciones en común. Estas relaciones podrían resumirse en el siguiente Se les llama sinópticos (adjetivo de la palabra cuadro, en el que la sigla “M” representa el material sinopsis que significa “visión conjunta”), porque propio de Mateo, y “L” el de Lucas. Según esta sus coincidencias permiten leerlos en columnas hipótesis, Marcos debió ser el evangelio más paralelas. antiguo. Según la mayoría de los estudiosos la mejor manera de explicar el parecido entre los evangelios de Mt., Mc. y Lc. es suponer que: El evangelio de Mc. es el más antiguo y tanto Mt. como Lc. lo incorporaron casi entero en sus propias obras. Mt. y Lc. conocieron, además, un documento que contenía gran cantidad de enseñanzas atribuidas a Jesús, organizadas en forma de colecciones de dichos y parábolas. Partes de este documento, al que los estudiosos se refieren con la sigla “Q”, habrían servido a estos evangelistas para configurar algunos de los discursos que ponen en boca de Jesús (Ej. El Sermón de la Montaña en Mt. y El Sermón del Llano en Lc.).

Religión 4º Eso

LOS EVANGELIOS APÓCRIFOS También hay otros libros cristianos que hablan de Jesucristo, pero no han sido recibidos por la Iglesia como auténticos y revelados. En ellos cuenta más que la fe y la historia la exageración maravillosa, la admiración humana milagrera, las reflexiones particulares. A estos libros se les llama apócrifos. La palabra “apócrifo” comúnmente tiene el sentido de “inauténtico, falso, adulterado”. Pero en realidad viene del verbo griego “apocrypto”, que significa “esconder, coultar”, y la empleaban los antiguos cristianos para referirse a los evangelios que no entraron en el cánon de la Biblia, es decir, que al no ser considerados como inspirados por Dios, no fueron admitidos en el Nuevo Testamento.

7


EL JESÚS HISTÓRICO Conviene precisar desde el principio que el “Jesús histórico” o el “Jesús de la historia” no puede identificarse con el Jesús real, ni siquiera con Jesús terreno. El “Jesús histórico” es el Jesús que podemos recobrar utilizando los recursos y la metodología de la investigación histórica. Se trata, pues, de una reconstrucción moderna, necesariamente limitada, como todo conocimiento histórico. De hecho, la historia de la investigación sobre la vida de Jesús es un reflejo de la evolución que ha experimentado la historiografía en los dos últimos siglos, lo cual explica que nuestro conocimiento de Jesús haya ido progresando en la medida que los estudiosos han podido disponer de nuevos datos y de nuevas herramientas metodológicas.

Esta nueva perspectiva metodológica coincidió con un mejor conocimiento de los textos cristianos antiguos, tanto canónicos (Documento Q), como apócrifos (Evangelio de Tomás); con un notable desarrollo de los estudios sobre la obra de Flavio Josefo y sobre los escritos de Qumrán, y con importantes aportaciones procedentes del campo de la arqueología. Estos y otros factores han contribuido a un conocimiento más preciso y diferenciado del Judaísmo del siglo I d.C, que ha sido decisivo en esta nueva etapa.

La investigación sobre el Jesús de la historia ha sido un tema central en los estudios sobre el Nuevo Testamento de los últimos doscientos años A. Schweitzer, en su aguda evaluación del primer tramo de esta historia, afirmaba a comienzos del siglo XX, que “la hazaña más grandiosa de la teología alemana es el estudio de la vida de Jesús””. Y cincuenta años más tarde, después de un largo periodo de indiferencia con respecto a este problema, J. Jeremias, se atrevía a decir que “el esfuerzo por llegar al Jesús histórico y a su mensaje no es una tarea marginal de la investigación neotestamentaria... sino que es la tarea central de la investigación acerca del Nuevo Testamento””. La investigación sobre el Jesús de la historia revela el deseo de un diálogo abierto entre la fe y la cultura. Hacia 1980 comienza una nueva etapa en la investigación sobre el Jesús histórico, que fue propiciada por diversos factores. Uno muy importante, fue la aparición de nuevas perspectivas metodológicas que intentaban comprender mejor los textos del Nuevo Testamento reconstruyendo su contexto con ayuda de las ciencias sociales. 8

Apuntes didácticos


Bienaventuranzas

Bienaventuranzas Mateo 5, 1-17; 21-25

Lc. 6,19-35

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. 2 Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: 1

Toda la gente procuraba tocarle, porque salía de 19 él una fuerza que sanaba a todos. 20 Y él, alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: «Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios. Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, 21 porque seréis saciados. Bienaventurados los que lloráis ahora, porque reiréis. 22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os odien, cuando os expulsen, os injurien y proscriban vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del hombre. 23 Alegraos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el cielo. Pues de ese modo trataban sus padres a los profetas. 24 «Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo. 25 ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que reís ahora!, porque tendréis aflicción y llanto. ¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de 26 vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas. 27 «Pero yo os digo a los que me escucháis: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odien, 28 bendecid a los que os maldigan, rogad por los que os difamen. 29 Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite el manto, no le niegues la túnica. 30 A todo el que te pida, da, y al que tome lo tuyo, no se lo reclames. 31 Y lo que queráis que os hagan los hombres, hacédselo vosotros igualmente. 32 Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Pues también los pecadores aman a los que les aman. 33 Si hacéis bien a los que os lo hacen a vosotros, ¿qué mérito tenéis? ¡También los pecadores hacen otro tanto! 34 Si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a los pecadores para recibir lo correspondiente. Más bien, amad a vuestros enemigos; haced el 35 bien, y prestad sin esperar nada a cambio; y vuestra recompensa será grande...”

Religión 4º Eso

«Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. 4 Bienaventurados los mansos, porque ellos posseerán en herencia la tierra. 5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. 7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. 8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. 9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. 10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. 11 Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. 12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros. «Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se 13 desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. 14 «Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. 15 Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, 16 para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. ...21 «Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal. 22 Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano “imbécil”, será reo ante el Sanedrín; y el que le llame “renegado”, será reo de la gehenna de fuego. Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te 23 acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete 24 primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. Ponte enseguida a buenas con tu adversario 25 mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. 3

9


Mahatma Gandhi Entre los grandes teóricos que modificaron la configuración política e ideológica del mundo en el siglo XX, figura este hombre de austeridad inflexible y absoluta modestia, que se quejaba del título de Mahatma (‘Gran Alma’) que le había dado, contra su voluntad, el poeta Rabindranath Tagore. En un país en que la política era sinónimo de corrupción, Gandhi introdujo la ética en ese dominio a través de la predicación (la palabra) y el ejemplo. Vivió en una pobreza sin paliativos, jamás concedió prebendas a sus familiares, y rechazó siempre el poder político, antes y después de la liberación de la India. Este rechazo convirtió al líder de la no-violencia en un caso único entre los revolucionarios de todos los tiempos. De esa época son sus intentos de sintetizar los preceptos del budismo, el cristianismo, el islamismo y su religión natal, a través de lo que señaló como el principio unificador de todos ellos: la idea de renunciación. Durante sus años en Sudáfrica, Gandhi se

Mohandas Karamchand Gandhi fue un pensador y político indio. Nació el 2 de octubre de 1869 y falleció el 30 de enero de 1948. Se le conoce con el sobrenombre de Mahatma Gandhi (en sánscrito y hindi, la palabra mahatma significa ‘gran alma’, siendo maha: ‘grande’ y atma: ‘alma’). Desde 1918 figuró abiertamente al frente del movimiento nacionalista indio. Instauró nuevos métodos de lucha (las huelgas y huelgas de hambre), y en sus programas rechazaba la lucha armada y predicaba la no violencia como medio para resistir al dominio británico. Pregonaba la total fidelidad a los dictados de la conciencia, llegando incluso a la desobediencia civil si fuese necesario; además, bregó por el retorno a las viejas tradiciones indias.

inspiró en la Bhagavad Gita y en los libros de Tolstoi, particularmente en El Reino de Dios está en ti. En la década de 1880 Tolstoi se había convertido profundamente a la causa del anarquismo cristiano. Regresó a la India en 1915. Para esta época ya había cambiado sus hábitos y estilo de vida adoptando los más tradicionales de la India. Trató al principio de lanzar un nuevo periódico y de practicar la abogacía, pero fue disuadido por Gopal Krishna Gokhale, quién le convenció en dedicarse a labores de mayor importancia nacional.

En Londres vivió tres años, entre 1888 y 1891, período en que se produjo uno de los hechos más determinantes de su vocación: el descubrimiento de Oriente a través de Occidente. En efecto, en la capital inglesa comenzó a frecuentar a los Gandhi nunca llegó a recibir el premio Nobel de la teósofos, quienes lo iniciaron en la lectura del Paz, aunque fue nominado cinco veces entre 1937 primer clásico indio, el Bhagavad Gita, al que y 1948. llegaría a considerar «el libro por excelencia para el conocimiento de la verdad». También allí entró en contacto con las enseñanzas de Cristo, y durante un tiempo se sintió tan atraído por la ética cristiana que dudó entre ésta y el hinduismo. 10

Apuntes didácticos


Gandhi y el Cristianismo

que la vida no está completa a menos que se estudien con reverencia las enseñanzas de Jesús.” “Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos.” “Cuando su país y el mío obren en conformidad con las enseñanzas que Cristo comunicó en este Sermón del Monte, habremos resuelto no solo los problemas de nuestros países, sino los del mundo entero”.

“Me gusta el Cristo de ustedes, no me gustan sus cristianos; sus cristianos son tan distintos de su Cristo...” “El mensaje de Jesús, tal y como yo lo entiendo” -dijo Gandhi-, “se contiene en el Sermón de la Montaña sin adulterar y tomado como una totalidad... Si, entonces, yo tuviera ante mí sólo el Sermón de la Montaña y mi propia interpretación de él, no vacilaría en decir, ‘Oh, sí, yo soy un cristiano’. Pero, en sentido negativo, te puedo decir que, en mi humilde opinión, lo que desfila como Cristianismo es una negación del Sermón de la Montaña... Estoy hablando de la creencia (u

En conversación con lord Irwin, ex virrey de la India. “El Amor es la fuerza más humilde, pero la más poderosa de que dispone el ser humano.” “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle.” “El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado.” “Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible.” “El que retiene algo que no necesita es igual a un ladrón.” “Entiendo por religión, no ya un conjunto de ritos y costumbres, sino lo que está en el origen de todas las religiones, poniéndonos cara a cara con el Creador.” “Pasaba horas estudiando la Biblia y la vida de Cristo. En particular le gustaba la filosofía expuesta por Cristo en el Sermón del Monte. Tenía muchos amigos cristianos. Al preguntársele por qué no se convertía al cristianismo, respondió: «Cuando usted me convenza de que los cristianos viven conforme a las enseñanzas de Cristo, seré el primero en convertirme».” Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi

opinión) cristiana, del Cristianismo tal y como es entendido en Occidente.” TRABAJO: Frases de Gandhi: Relacionar el pasaje evangélico de Las “Considero a Jesús de Nazaret uno de los mayores Bienaventuranzas con la personalidad de Gandhi maestros que han existido. [...] Diré a los hindúes Religión 4º Eso

11


CUESTIONES. PREGUNTAS. INTERROGANTES

LA TIERRA DE JESÚS

La tierra de Jesús ha recibido diferentes nombres a lo largo de la historia. ¿Qué merece destacarse de cada Primero recibió el nombre de Canaán. Sus habitantes eran uno de los testimonios estudiados? denominados Cananeos. Así se llamaba cuando el pueblo de Israel llegó a la tierra que Dios le había prometido. ¿Qué dicen Suetonio y Plinio del Después se llamó Judea, por ser la tribu de Judá la más importante cristianismo? de Israel. Era el nombre que recibía en tiempos de Jesús. Unos cien años después de la muerte de Jesús, el emperador romano ¿Acusan de algún crimen a los Adriano le dio el nombre de Palestina, que quiere decir la tierra de cristianos? los filisteos. Actualmente se llama Israel. La palabra Israel se deriva del hebreo y Si no dispusiéramos de los significa “que Dios reine”. Evangelios, ¿qué se conocería de Según la Biblia, Yahvé dio este nombre al patriarca Jacob. (Gn. la vida de Jesús? 32,29). Actividades: ¿Qué te parece el retalo (cuento) “Conocer a Cristo” de A.de Mello?

CULTURAS EXISTENTES EN TIEMPOS DE JESÚS a) Cultura romana: era opuesta a la mentalidad hebraica. Además, el hecho de que los romanos eran los dominadores hacía que el pueblo judío rechazara de raíz todo lo que viniese de Roma. Entre Roma e Israel había un abismo cultural y religioso muy grande. Roma era el centro de una civilización materialista, sostenida por la disciplina del ejército y gobernada por administradores y bancos. Su dios verdadero era el “Estado”. Tenía, sí, una moral, pero no una religión concreta. No tenía “El templo de Dios”, sino un “Pantheón”, o sea, el templo de todos los dioses, y estaban abiertos a dar la bienvenida a otros dioses.

Apuntes didácticos de Religión 12


b) Cultura griega: la cultura griega conquistó el mundo entonces conocido, y su influjo llegó a Palestina. Las primeras comunidades cristianas, fundadas por san Pablo, eran griegas, con mentalidad helenística; esta mentalidad y cultura se refleja en todo el Nuevo Testamento. Esta cultura griega estaba fundada en una concepción ideal del hombre, de su naturaleza y de su libertad. Se caracterizaba por el gusto por las cosas del espíritu. Y encontraba su expresión en el arte, la literatura, la filosofía y la religión. El Nuevo Testamento nació en este ambiente, fue escrito en griego común y recibió en sus escritos muchos influjos de las costumbres y culturas que venían de Grecia. c) Cultura judía: Todas las leyes se fundamentaban sobre la “Torah”. El judío era profundamente religioso. Su vida se desarrollaba al ritmo de las celebraciones semanales en la Sinagoga, del culto al templo, y de la oración personal y familiar. Además de las prácticas individuales, la religión judía tenía un centro: el Templo de Jerusalén. El templo era el orgullo de la nación judía y el objeto de su amor. Así todo judío, dondequiera que estuviese, se volvía hacia el templo durante su oración. Todo israelita, cumplidos los veinte años, debía pagar su impuesto al Templo. La peregrinación al Templo era la forma más profunda de expresar la propia fe. Acudía a él tres veces al año: en Pascua, Pentecostés y Fiesta de los Tabernáculos .

Apuntes didácticos 13


hecho, este grupo social fue el que más presionó para condenar a muerte a Jesús.

GRUPOS RELIGIOSOS En la época de Jesús existían diversos grupos religiosos con los que éste se relacionó, dialogó, se enfadó, e incluso denunció.

Saduceos: Su nombre se deriva de Sadoc, del que descendían, desde los tiempos de Salomón, los sacerdotes de Jerusalén. Sumos sacerdotes: Encarnaban Eran de clase social la máxima autoridad: presidentes alta y pertenecían a la del Sanedrín y jefes del pueblo. aristocracia. Tenían También eran los responsables grandes propiedades y del Templo y del cumplimiento eran los principales de la Ley. Eran nombrados por sacerdotes su influencia el gobernador romano y pertenecían a las familias era muy poderosa. Políticamente colaboraban con más nobles del pueblo. los romanos para mantener el poder. Sacerdotes: Su misión era la dedicación al culto. Zelotes: su nombre se deriva de la palabra celo, Cabe distinguir tres grupos: debido a su celo exagerado por el cumplimiento de Hablar de Jesucristo es hablar de la esencia misma del Cristianismo. El Cristianismo implica principios filosóficos, pero no es filosofía. Contiene principios éticos, pero no es una ética. Posee principios sociales, pero no es un movimiento social. El Cristianismo es Cristo conocido, creído, amado, seguido y transmitido. la Ley. Podríamos decir que eran fanáticos de la Ley, de situación social baja. Políticamente estaban en contra de los romanos y fomentaban frecuentes rebeliones y escaramuzas. Se los consideraba alborotadores.

a) Los que pertenecían al grupo social de los saduceos (la aristocracia). Realizaban las funciones de culto en el templo de Jerusalén. b) Los sacerdotes rurales, que vivían de algún oficio. Su nivel socioeconómico era bajo. c) Los levitas eran los ayudantes de los sacerdotes. Su nivel socioeconómico era el más bajo.

Esenios: Se cree que su nombre significa “los devotos, los silenciosos” Eran una especie de monjes austeros y sacrificados, que vivían en comunidades monásticas en el Qumrán; cerca del Mar Muerto. Rezaban y meditaban sobre las Escrituras, esperando la venida del Mesías. Observaban el sábado religiosamente.

Fariseos: Se cree que su nombre se deriva del arameo perssaya, que significa separados. Recibieron este nombre porque su observancia exagerada de la ley los separaba del pueblo sencillo. Se consideraban los buenos, los cumplidores y por eso no se relacionaban con el pueblo ni con los saduceos. Pertenecían a la clase media (artesanos) y eran para el pueblo, sus guías espirituales, porque los consideraban cultos y sabios. Abundaban entre ellos los maestros de la Ley. Sus ideas se fundamentaban en una estricta fidelidad a la Ley. Jesús se enfrentó muy a menudo con ellos, sobre todo en temas doctrinales. De Religión 4º Eso

Helenistas: Eran los judíos nacidos fuera de Judea, en las colonias del norte de África y del Mediterráneo oriental. Su lengua era el griego (de ahí el nombre de helenos). En Jerusalén y otras ciudades del país, tenían su sinagoga propia, donde leían la Biblia y rezaban en Griego.

14


CONOCER A CRISTO Diálogo entre un recién convertido a Cristo y un amigo no creyente: “¿De modo que te has convertido a Cristo?”. “Sí” “Entonces sabrás mucho sobre él. Dime: ¿en qué país nació?”. “No lo sé”. “¿A que edad murió?”. “Tampoco lo se”. “¿Sabrás al menos cuántos sermones pronunció?”. “Pues no ... No lo sé”. “La verdad es que sabes muy poco, para ser un hombre que afirma habersese convertido a Cristo...”. ¿Tienes toda la razón. Y yo mismo estoy avergonzado de lo poco que sé acerca de El. Pero sí que sé algo: Hace tres años, yo era un borracho. Estaba cargado de deudas. Mi familia se deshacía en pedazos. Mi mujer y mis hijos temían como un nublado mi vuelta a casa cada noche. Pero ahora he dejado la bebida; no tenemos deudas; nuestro hogar es un hogar feliz; mis hijos esperan ansiosamente mi vuelta a casa cada noche. Todo esto es lo que ha hecho Cristo por mí. ¡Y esto es lo que sé de Cristo!”

15

Apuntes didácticos


PREGUNTAS:

Jesús es fiable y creíble porque los testigos son dignos de credibilidad y porque la tradición es crítica consigo misma. Además, lo que la tradición nos trasmite resiste el análisis de la crítica histórica. Es cierto que de las muchas cosas que se nos han trasmitido sólo algunas pueden ser demostrables por los métodos empleados por los historiadores. Sin embargo, esto no significa que las no demostrables por estos métodos no sucedieran, sino que sólo podemos aportar datos sobre su mayor o menor probabilidad. Y no olvidemos, por otra parte, que la probabilidad no es determinante. Hay sucesos muy poco probables que han sucedido históricamente. Lo que sin duda es verdad es que los datos evangélicos son razonables y coherentes con los datos demostrables.

¿Qué sabemos realmente de Jesús? De Jesús de Nazaret tenemos más información que de la mayoría de los personajes de su tiempo. Disponemos de: tradiciones orales y escritas sobre su persona, entre las que destacan los cuatro evangelios, que han sido transmitidas en la realidad de la comunidad, compuesta por millones de seguidores de Jesús a lo largo de la historia. Hasta la Ilustración, creyentes y no creyentes estaban persuadidos de que lo que podíamos conocer sobre Jesús se contenía en los evangelios. Sin embargo, por ser relatos escritos desde la fe, algunos historiadores del siglo XIX cuestionaron la objetividad de sus contenidos. Para estos estudiosos, los relatos evangélicos eran poco creíbles porque no contenían lo que Jesús hizo y dijo, sino lo que creían los seguidores de Jesús unos años después de su muerte. Como consecuencia, durante las décadas siguientes y hasta mediados del siglo XX se cuestionó la veracidad de los evangelios y se llegó a afirmar que de Jesús “no podemos saber casi nada” (Bultmann).

¿Se puede negar la existencia histórica de Jesús? En la actualidad, los análisis históricos más rigurosos coinciden en afirmar con toda certeza — incluso prescindiendo por completo de la fe y del empleo de las fuentes históricas cristianas para evitar cualquier posible suspicacia— que Jesús de Nazaret existió, vivió en la primera mitad del siglo primero, era judío, habitó la mayor parte de su vida en Galilea, formó un grupo de discípulos que losiguieron, suscitó fuertes adhesiones y esperanzas por lo que decía y por los hechos admirables que realizaba, estuvo en Judea y Jerusalén al menos una vez, con motivo de la fiesta de la Pascua, fue visto con recelo por parte de algunos miembros del Sanedrín y con prevención por parte de la autoridad romana, por lo que al final fue condenado a la pena capital por el procurador romano de Judea, Poncio Pilato, y murió clavado en una cruz. Una vez muerto, su cuerpo fue depositado en un sepulcro, pero al cabo de unos días el cadáver ya no estaba allí.

De Jesús de Nazaret tenemos más y mejor información que de la mayoría de los personajes de su tiempo

Hoy en día, con el desarrollo de la ciencia histórica, los avances arqueológicos, y nuestro mayor y mejor conocimiento de las fuentes antiguas, podemos saber mucho de Jesús. 1) Jesús fue bautizado por Juan Bautista; 2) era un Galileo que predicó y realizó curaciones; 3) llamó a discípulos y habló de que eran doce; 4) limitó su actividad a Israel; 5) mantuvo una controversia sobre el papel del templo; 6) fue crucificado fuera de Jerusalén por las autoridades romanas; 7) tras la muerte de Jesús, sus seguidores continuaron formando un movimiento identificable; 8) al menos algunos judíos persiguieron a ciertos grupos del nuevo movimiento (Ga 1,13.22; Flp 3,6) y, al parecer, esta persecución duró como mínimo hasta un tiempo cercano al final del ministerio de Pablo (2 Co 11,24; Ga 5,11; 6,12; cf. Mt 23,34; 10,17).

El desarrollo contemporáneo de la investigación histórica permite establecer como probados, al menos esos hechos, que no es poco para un personaje de hace veinte siglos. No hay evidencias racionales que avalen con mayor seguridad la existencia de figuras como Homero, Sócrates o Pericles —por sólo citar algunos muy conocidos—, que la que otorgan las pruebas de la existencia de Jesús. E incluso los datos objetivos, críticamente contrastables, que se tienen sobre estos personajes son casi siempre mucho menores.

Sobre esta base mínima en la que los historiadores están de acuerdo se pueden determinar como fidedignos desde el punto de vista histórico los otros datos contenidos en los evangelios.

Por último, conviene recordar que lo que sabemos de

Religión 4º Eso

16


Otras fuentes provenientes del mundo grecorromano han proporcionado mejores conocimientos de las influencias de carácter helenístico en la Galilea en que vivió Jesús y, por tanto, el contacto de esa región de Palestina con moldes culturales del mundo griego. Además, los testimonios de escritos apócrifos, posteriores con toda probabilidad a los evangelios canónicos, y otros textos cristianos y judíos del siglo II han servido para analizar las tradiciones a las que se remontan esos libros y contextualizar mejor las afirmaciones contenidas en los evangelios. También se han incorporado a la investigación sobre Jesús hallazgos arqueológicos recientes, entre los que son de especial interés los que provienen de las excavaciones que se están llevando a cabo en Galilea, muy ilustrativas para nuestro conocimiento de esta helenizada región de Palestina en el siglo I. Finalmente, a la mayor comprensión de las fuentes se ha añadido el empleo de nuevos métodos y aproximaciones exegéticas (literarias, canónicas, etc.), que ha contribuido a superar las limitaciones y rigideces del método histórico empleado en épocas anteriores.

No hay evidencias racionales que avalen con mayor seguridad la existencia de figuras como Homero, Sócrates o Pericles —por sólo citar algunos muy conocidos—, que la que otorgan las pruebas de la existencia de Jesús.

El caso de Jesús es distinto, porque las informaciones que proporcionan las fuentes históricas sobre él delinean una personalidad y apuntan a unos hechos que van más lejos de lo imaginable, y de lo que puede estar dispuesto a aceptar quien piense que no hay nada más allá de lo visible y experimentable.

Para acoger de veras esa invitación se requiere contar con un auxilio divino, gratuito. Es la luz de la fe.

Situación actual de la investigación histórica sobre Jesús

Se han incorporado a la investigación sobre Jesús hallazgos arqueológicos recientes, entre los que son de especial interés los que provienen de las excavaciones que se están llevando a cabo en Galilea. Nuestro conocimiento histórico de Jesús es, por tanto, cada vez más sólido. Los evangelios son por ello dignos de credibilidad y, a los ojos de un historiador imparcial.

Desde que en el siglo XIX se aplicaran los modernos métodos de la ciencia histórica a los textos evangélicos, la investigación sobre Jesús ha pasado por diversas etapas. Superados los prejuicios racionalistas de los inicios de la investigación y los métodos hipercríticos que dominaron buena parte del siglo XX, la situación actual es mucho más positiva y abierta.

¿Qué datos aportan sobre Jesús las fuentes romanas y judías?

En la actualidad se conoce mucho mejor el contexto histórico y literario en el que vivió Jesús y en el que los evangelios fueron escritos. La mayor familiaridad con la literatura intertestamentaria, es decir, con las obras del mundo judío contemporáneas a Jesús y los evangelistas (comentarios de libros bíblicos y traducciones al arameo, los textos de Qumrán, literatura rabínica, etc.), ha permitido ilustrar, verificar y comprender con más hondura los relatos evangélicos y la imagen de Jesús en el judaísmo de su tiempo.

Las primeras menciones de Jesús en documentos

literarios fuera de los escritos cristianos, se pueden encontrar en algunos historiadores helenistas y romanos que vivieron en la segunda mitad del siglo I o en la primera mitad del siglo II, por lo tanto, bastante cercanos a los acontecimientos. El texto más antiguo donde se menciona, aunque de un modo implícito, a Jesús fue escrito por un filósofo estoico originario de Samosata en Siria, llamado Mara bar Sarapion, en torno al año 73. Se refiere a Jesús como «sabio rey» de los judíos, y de él se dice que promulgó «nuevas leyes», tal vez en alusión a las antítesis del Sermón de la Montaña (cfr. Mt 5,21-48), y que de nada sirvió a los judíos darle muerte.

En la actualidad se conoce mucho mejor el contexto histórico y literario en el que vivió Jesús y en el que los evangelios fueron escritos.

El texto más antiguo donde se menciona,

17

Apuntes didácticos


MAS PREGUNTAS aunque de un modo implícito, a Jesús fue escrito por un filósofo estoico originario de Samosata en Siria, llamado Mara bar Sarapion, en torno al año 73.

¿Qué significa la virginidad de María? Que María concibió a Jesús sin intervención de

La mención explícita de Jesús más antigua y célebre

varón se afirma en los dos primeros capítulos de los evangelios de San Mateo y de San Lucas: “lo concebido en ella viene del Espíritu santo”, dice el ángel a San José (Mt 1,20); y a María que pregunta “¿Cómo será eso pues no conozco varón?” el ángel le responde: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra...” (Lc 1,34-35). La iglesia siempre ha creído en la virginidad de María y la ha llamado “la siempre virgen” (Vaticano II, Constitución “Lumen Gentium” nº 52), es decir, antes, en y después del parto como confiesa una fórmula tradicional.

es la que hace el historiador Flavio Josefo (Antiquitates iudaicae XVIII, 63-64) a finales del siglo I, también conocida como el Testimonium Flavianum. Ese texto que se ha conservado en todos los manuscritos griegos de la obra de Josefo llega a insinuar que podría ser el Mesías, por lo que muchos autores opinan que fue interpolado por los copistas medievales. Hoy día, los investigadores piensan que las palabras originales de Josefo debían ser muy similares a las que se han conservado en una versión árabe de ese texto citada por Agapio, un obispo de Hierápolis, en el siglo X, donde no figuran las presumibles interpolaciones. Dice así: «Por este tiempo, un hombre sabio llamado Jesús tuvo una buena conducta y era conocido por ser virtuoso. Tuvo como discípulos a muchas personas de los judíos y de otros pueblos. Pilato lo condenó a ser crucificado y morir. Pero los que se habían hecho discípulos suyos no abandonaron su discipulado y contaron que se les apareció a los tres días de la crucifixión y estaba vivo, y que por eso podía ser el Mesías del que los profetas habían dicho cosas maravillosas». Entre los escritores romanos del siglo II (Plinio el Joven,

La concepción virginal de Jesús hay que entenderla como una obra del poder de Dios –“para él nada hay imposible” (Lc 1,37)- que escapa toda comprensión y toda posibilidad humanas. Nada tiene que ver con las representaciones mitológicas paganas en las que un dios se une a una mujer haciendo las veces del varón. En la concepción virginal de Jesús se trata de una obra divina en el seno de María similar a la creación. Esto es imposible de aceptar para el no creyente, como lo era para los judíos y los paganos entre los que se que se inventaron burdas historias acerca de la concepción de Jesús, como la que la atribuye a un soldado romano llamado Pantheras. En realidad, ese personaje es una ficción literaria. Tales historias en definitiva sólo testimonian que la Iglesia sostenía la virginidad de María, aunque pareciera imposible.

Epistolarum ad Traianum Imperatorem cum eiusdem Responsis liber X, 96; Tácito, Anales XV, 44; Suetonio, Vida de Claudio, 25,4) hay algunas alusiones a la figura de Jesús y a la acción de sus seguidores. En las fuentes judías, particularmente en el Talmud.

La mención explícita de Jesús más antigua y célebre es la que hace el historiador Flavio Josefo a finales del siglo I, también conocida como el Testimonium Flavianum.

Religión 4º Eso

La concepción virginal de Jesús es un signo de que Jesús es verdaderamente Hijo de Dios por naturaleza de ahí que no tenga un padre humano-, al mismo tiempo que es verdadero hombre nacido de

18


mujer (Gal 4,4). El parecer común a los estudiosos de hoy en día es que no hay argumentos fuertes para ir contra lo que afirman los evangelios y se ha recibido en toda la tradición: Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes.

La concepción virginal de Jesús hay que entenderla como una obra del poder de Dios que escapa toda comprensión y toda posibilidad humanas.

Todos los testimonios de la tradición avalan además los datos evangélicos. San Justino, nacido en Palestina hacia el año 100 d.C., menciona unos cincuenta años más tarde que Jesús nació en una cueva cerca de Belén (Diálogo 78). Orígenes también da testimonio de ello (Contra Celso I, 51). Los evangelios apócrifos atestiguan lo mismo (Pseudo-Mateo, 13; Protevangelio de Santiago, 17ss.; Evangelio de la infancia, 2-4).

¿Dónde y cómo nació Jesús? De los evangelistas, Mateo y Lucas nos dicen que Jesús nació en Belén. Mateo no precisa el lugar, pero Lucas señala que María, después de dar a luz a su hijo, “lo recostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el aposento” (Lc 2,7). El “pesebre” indica que en el sitio donde nació Jesús se guardaba el ganado. La palabra griega que emplea para “aposento” es katályma. designa la habitación espaciosa de las casas, que podía servir de salón o ¿Jesús nació en Belén o en Nazaret? San Mateo dice de manera explícita que Jesús nació en «Belén de Judá en tiempos del rey Herodes» (Mt 2,1; cfr 2,5.6.8.16) y lo mismo San Lucas (Lc 2,4.15). El cuarto evangelio lo menciona de una manera indirecta (Jn 7,40-42). El cuarto evangelista se sirve aquí de una ironía: él y el lector cristiano saben que Jesús es el Mesías y que nació en Belén. Porque Jesús, que era de Nazaret (es decir que estaba criado allí), había nacido en Belén es por lo que los evangelistas descubren en los textos del Antiguo Testamento que se cumple en él esa cualidad mesiánica.

Éste ha sido el consenso común entre creyentes e investigadores durante más de 1900 años. Sien embargo, en el siglo pasado, algunos investigadores afirmaron que Jesús es tenido en todo el Nuevo Testamento por “el nazareno” (el que es, o el que proviene, de Nazaret) y que la mención de Belén como lugar de nacimiento obedece a una invención de los dos primeros evangelistas que revisten a Jesús con una de las características que en aquel momento se atribuían al futuro mesías: ser descendiente de David y nacer en Belén. Hay que pensar más bien en la dirección contraria: porque Jesús, que era de Nazaret (es decir que estaba criado allí), había nacido en Belén es por lo que los evangelistas descubren en los textos del Antiguo Testamento que se cumple en él esa cualidad mesiánica.

19

Apuntes didácticos


¿Jesús nació Nazaret?

en

Belén

o

Numerosos testimonios reflejan una tradición de

en fe que ha sido sancionada por la enseñanza de la

Iglesia y que afirma que María fue virgen antes del parto, en el parto y después del parto.

San Mateo dice de manera explícita que Jesús nació en «Belén de Judá en tiempos del rey Herodes» (Mt 2,1; cfr 2,5.6.8.16) y lo mismo San Lucas (Lc 2,4.15). El cuarto evangelio lo menciona de una manera indirecta (Jn 7,40-42). El cuarto evangelista se sirve aquí de una ironía: él y el lector cristiano saben que Jesús es el Mesías y que nació en Belén.

¿Qué fue la matanza de los inocentes?, ¿es histórica? La matanza de los inocentes pertenece, como el episodio de la estrella de los Magos, al evangelio de la infancia de San Mateo. Los Magos habían preguntado por el rey de los judíos (Mt 2,1) y Herodes —que se sabía rey de los judíos— inventa una estratagema para averiguar quién puede ser aquel que él considera un posible usurpador, pidiendo a los Magos que le informen a su regreso. Cuando se entera de que se han vuelto por otro camino, “se irritó mucho y mandó matar a todos los niños que había en Belén y toda su comarca, de dos años para abajo, con arreglo al tiempo que cuidadosamente había averiguado de los Magos” (Mt 2,16). El pasaje evoca otros episodios del Antiguo Testamento: también el Faraón había mandado matar a todos los recién nacidos de los hebreos, según cuenta el libro del Éxodo, pero se salvó Moisés, precisamente el que liberó después al pueblo (Ex 1,8-2,10).

Porque Jesús, que era de Nazaret (es decir que estaba criado allí), había nacido en Belén es por lo que los evangelistas descubren en los textos del Antiguo Testamento que se cumple en él esa cualidad mesiánica.

Éste ha sido el consenso común entre creyentes e investigadores durante más de 1900 años. Sien embargo, en el siglo pasado, algunos investigadores afirmaron que Jesús es tenido en todo el Nuevo Testamento por “el nazareno” (el que es, o el que proviene, de Nazaret) y que la mención de Belén como lugar de nacimiento obedece a una invención de los dos primeros evangelistas que revisten a Jesús con una de las características que en aquel momento se atribuían al futuro mesías: ser descendiente de David y nacer en Belén. Hay que pensar más bien en la dirección contraria: porque Jesús, que era de Nazaret (es decir que estaba criado allí), había nacido en Belén es por lo que los evangelistas descubren en los textos del Antiguo Testamento que se cumple en él esa cualidad mesiánica.

La crueldad que manifiesta la matanza de los inocentes es coherente con las brutalidades que Flavio Josefo nos cuenta de Herodes.

En este contexto se debe examinar la historicidad del martirio de los niños inocentes, del que sólo tenemos esta noticia que nos da San Mateo. En la lógica de la investigación histórica moderna, se dice que «testis unus testis nullus», un solo testimonio no sirve. Sin embargo, es fácil pensar que la matanza de los niños en Belén, una aldea de pocos habitantes, no fue muy numerosa y por eso no pasó a los anales. Lo que sí es cierto es que la crueldad que manifiesta es coherente con las brutalidades que Flavio Josefo nos cuenta de Herodes: hizo ahogar a su cuñado Aristóbulo cuando éste alcanzó gran popularidad (Antigüedades Judías, 15 & 54-56), asesinó a su suegro Hircano II (15, & 174178), a otro cuñado, Costobar (15 & 247-251), a su mujer Marianne (15, & 222-239); en los últimos años de su vida, hizo asesinar a sus hijos Alejandro y Aristóbulo (16 &130-135), y cinco días antes de su propia muerte, a otro hijo, Antipatro (17 & 145); finalmente, ordenó que, ante su muerte, fueran ejecutados unos notables del reino para que las gentes de Judea, lo quisieran o no, lloraran la muerte de Herodes (17 &173-175).

El parecer común a los estudiosos de hoy en día es que no hay argumentos fuertes para ir contra lo que afirman los evangelios y se ha recibido en toda la tradición: Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes.

Todos los testimonios de la tradición avalan además los datos evangélicos. San Justino, nacido en Palestina hacia el año 100 d.C., menciona unos cincuenta años más tarde que Jesús nació en una cueva cerca de Belén (Diálogo 78). Orígenes también da testimonio de ello (Contra Celso I, 51). Los evangelios apócrifos atestiguan lo mismo (Pseudo-Mateo, 13; Protevangelio de Santiago, 17ss.; Evangelio de la infancia, 2-4). cuarto de huéspedes.

En el Nuevo Testamento se utiliza otras dos veces (Lc 22,11 y Mc 14,14) para indicar la sala donde Jesús celebró la última cena con sus discípulos.

Religión 4º Eso

20

Jesús el Dios de los cristianos. Fuentes  

Fuentes diversas sobre la historicidad de Jesús de Nazaret

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you