Issuu on Google+

SEXO SIN MIEDO Abril – Mayo 2014

Las tetas


Los hombres se fijan mucho en las tetas y cuando describen a una mujer, siempre empiezan por ahí. No dicen que tiene una nariz respingada o unos pies grandes, sino unas tetas grandes o unos pezones parados, y a continuación proceden a hablar del culo. Pero siempre empiezan por las tetas, porque ejercen una extraña fascinación en ellos. Es como si fueran platillos voladores que acaban de aterrizar en la Tierra. Son bi chos apetecibles que, además de resultar atractivos por sí solos, son la promesa de que hay más. Si un tipo llega a la teta, puede seguir avanzando hacia abajo, y si sabe cómo tocar las tetas, cómo estimularlas, lo más probable es que consiga que se abran las piernas. Las tetas son un punto muy sensible para nosotras, es cierto, pero a pesar de eso los hombres no tienen mucha idea de cómo acercarse a ellas. Está el pudoroso, que piensa que un roce de su piel será suficiente, y siempre se equivoca, porque lo que produce son cosquillas y no placer. También está el violento, que cree que agarrándolas duro es que nos vamos a excitar. Uno termina gritando, claro, pero no de placer. Sin embargo, en el amplio espectro entre uno y otro se encuentra la mayoría de los hombres, que creen que se las saben todas, y resulta que no. A veces a uno lo chupan con tantas ganas que es inevitable preguntarse si esperan que salga leche de ahí. O lo lamen con tanto esmero que uno no sabe si está con un hombre o con un perro. Ocurre, aunque parezca increíble, que algunos creen que al pellizcar el pezón o al morderlo con fuerza uno va a sentir placer. ¿Será que les gusta que uno les clave los dientes en un testículo?.


Las naturales, con cuerpo, las levemente asimétricas. Podríamos pasar tardes enteras persiguiéndolas con la vista. Ignorar conversaciones eternas, perder la mirada en un horizonte doble y hasta el turno en la fila. Lo extraordinario de las tetas es que, a pesar de estar casi siempre ocultas, es fascinante imaginarlas. Casi tanto como apretarlas o chuparlas o simplemente mirarlas en horizontal al ritmo de una respiración. Parecen mejor así, ocultando un perfecto y fino berry o una café hamburguesa-paty-estilo-casera. Después aparecen, rebotando sin control frente a tu cara, las blandas y muy grandes, que siempre necesitan de una mano amiga y te recuerdan la plastilina. Las pequeñas, que es como pasarse el jabón en la ducha. Y esas tetas ni chicas ni demasiado grandes, que en plena batalla se endurecen y te devuelven a este mundo con pequeñas cachetadas. Punto para las que caben en tus manos, sin espacio de menos y levemente de más. Punto para las que guardan un lunar estratégico. Punto para las grandes con un pezón pequeño, como sacadas de un Botero. Punto para las que saben manipular el axioma del escote con discreción. Lo mejor de las tetas no es verlas enteras y con completa libertad (abajo, un experimento). Al final, no puede haber otra razón para que a un hombre le gusten los climas cálidos y toda esa basura de la primavera Los pechos son seña de la identidad sexual femenina, eróticos y sensuales, atraen como imanes a hombres y mujeres por igual. Sea como fuere, toca hablar del indiscutible poder de atracción de los pechos, esas montañas eróticas que atrapan las miradas del personal.


Dedicado a mis compañeros masculinos El

equilibrio

es

difícil

y

es

siempre el resultado de prueba y error, porque hay mujeres a las que les gusta de una forma o de otra. A mí me gusta que me besen las tetas, que jueguen con la lengua para estimular el pezón, que usen toda la boca, siempre con firmeza pero sin ser bruscos, y también me gusta, aunque suene extraño, que no se engolosinen ahí. Al cabo de un rato me aburro del manoseo en las tetas y quiero que se muevan más allá. Las tetas son, es cierto, la puerta del resto del cuerpo, y una vez que esa puerta

se

abre,

los

hombres

deben entrar y ponerse cómodos. De

las

sensuales

curvas

que

dibujan el cuerpo de una mujer, las más deseadas son las que forman las tetas y el culo, o el culo y las tetas, cada cual tendrá su orden preferido.

La pasada gala de los Goya, celebrada el 9 de febrero, varias actrices pasearon por la alfombra roja con sus modelos de gala. La primera que deslumbró con su belleza fue Inma Cuesta. La actriz lucía un señor escote en el que más de uno quisiera perderse. Tal fue el efecto que causó en la redacción de IDEAL en aquel momento, que a un par de compañeros les faltó tiempo para buscar en Google una imagen de la Cuesta en topless . Y claro que encontraron, pues en la película


‘Primos’ los muestra en una escena en la playa. Hasta una servidora, siendo heterosexual, aplaudió esa hermosura de escote. Los pechos son la seña de identidad sexual femenina, como le pasa al hombre con su pene. En el arte de amar, son un elemento erótico y puramente

sexual,

muy

excitantes

para

hombres y mujeres por igual. “Evolutivamente la postura bípeda del ser humano –continúa Álvarez

Castellanos– hace

que

se

pueda

cambiar la postura de los participantes en una relación sexual estando uno frente a otro, así los pechos ganan protagonismo durante el sexo”.

Las tetas poseen el poder de seducir y también de escandalizar, dada la importancia sexual que ha recibido a lo largo de la historia. Todavía cuando una madre le da el pecho a su bebé en público, “más de uno se lleva las manos a la cabeza porque tiene más peso la connotación sexual que la función de amamantar”, dice la sexóloga Ana L. Talavera. A lo largo de la historia y la cultura los senos aparecen como un elemento muy erótico, bello y sensual. Echemos un vistazo a la escultura griega ‘Venus de Milo’, o al cuadro ‘Libertad guiando al pueblo’. Incluso en otras culturas, como la tribu Samoana “rinden culto al pecho de la mujer y les parece una aberración que en occidente lo lleven tapado”, explica el psicólogo y sexólogo José Luis Álvarez Castellanos.


Y tanto que ganan protagonismo, ya que los senos son una de las zonas erógenas con más terminaciones nerviosas y sensibles, “hasta el punto – asegura el sexólogo– de que tan solo con la estimulación de los pechos las mujeres pueden llegar a alcanzar el orgasmo”. Pero atención, no se vuelvan locos palpando las tetas de su pareja porque para obtener dicho orgasmo se necesita un estado de relajación

En qué se parece una teta a un chicle ? - En nada, ¡pero entretienen! ¿

adecuado y estar “liberadas del pensamiento de que el orgasmo es exclusivamente genital”.

Se dice también de la parte del cuerpo femenino de donde beben los borrachos y los hombres con éxito. También llamada melón, pecho, protuberancia, segundo culo, arma de Mazinger Z, biberón, silicona pura, chichis, marianas, montes de la gloria, bubis, etc.


Habrá a quien le guste que se los estimulen y a quién no. “Lo mejor es conocer bien nuestro cuerpo en general, y nuestros pechos en particular, para saber cómo nos gusta más que sean estimulados o no”, explica Ana L. Talavera. Las caricias, besos, húmedos lametones, masajes intensos, mordiscos y frotar los pechos –dulces, turgentes, grandes, pequeños, rebeldes– contra el cuerpo de la pareja hará que la mayoría de las mujeres desaten la pasión y estremezcan de placer. La teta es el órgano mediante el cual los mamíferos de edad temprana se alimentan (esos a los que yo llamo esos pequeños hijos de puta). Se compone de unos elementos redondeados colgantes situados en la parte frontal del cuerpo de las hembras humanas. Están formadas a partir de pan y leche, y suelen ir en parejas de 2, con un canal en medio para facilitar la ventilación y refrigeración en verano. Este órgano provoca, como demuestra la hipersalivación que produce su visionado, ganas de alimentarse en los mamíferos machos de edades superiores, curioso fenómeno que está siendo investigado en la actualidad por parte de la comunidad científica sin nada mejor que hacer. También es uno de los principales elementos influyentes en la formación de tiendas de campaña en los pantalones de los varones humanos. Al igual que los trenes eléctricos en miniatura, originalmente fueron ideadas para niños, pero son los adultos los que más juegan con ellas.


Dícese del motor sin combustible más eficiente de este mundo (y de otros varios) ya que es bien conocido que un buen par de tetas tira más que dos carretas, la capacidad de tirar de más de dos carretas está basada en un análisis de caso por caso (de las tetas), habiendo pares que llegan a tirar más que una locomotora alemana y otros que tiran menos que una carretilla de albañil. Todos hemos tenido la suerte de probarlas, y siempre queremos repetir. ¿Y por qué para un macho es imposible apartar la mirada de unas imponentes tetas? Bueno, la razón se desconoce, pero, ¿quién no ha mirado las imponentes glándulas mamarias de su compañera de trabajo, o compañera de clase? ¿O quien no se ha hecho una paja recordando las tetas de alguna que dejó ver sus virtudes camino a casa? Clasificación de las tetas

Esbozo: obra a medio construir que solo deja un pequeño remanente de que ahí había

un

completó,

proyecto son

que

comunes

nunca en

se

muchas

modelos y no molestan tanto si van acompañadas de un buen conjunto de atributos.

Tablas: Carencia de trujas. En ocasiones, las hembras llevan un elemento del diablo (según Joseph Ratzinger) llamado wonderbra, utilizado para poner donde no hay, sin meter bisturí. Primorosas: Pequeñas y juguetonas. Fácilmente maleables. Peras limoneras: Las que tienen el tamaño de una pera y terminan en limón. Especialmente desarrolladas para facilitar el acto de mamar. Muy agradables al tacto. Manzanas: dulces, de consistencia dura y tamaño moderado, dicho por expertas son las más cómodas para lucir y correr. Peritas: de tamaño mediano, suaves al tacto y blanditas, con su caída natural dan más gusto al tocarlas que otras.


Melones: De consistencia más espesa y gran tamaño, por medio de la curvatura superior se podrá determinar si son verdaderas o falsas, es importante que sean en su mayoría naturales y de materia sólida ya que el volumen puede ser un enemigo de la gravedad. Sandias: Exagerados atributos que provocan la fijación de miradas, las sólidas son de actrices porno y las espesas pertenecen a mujeres gordas o superdotadas. Tetorras: Cuando hace mucho calor. Ej: "Hace un calor que Te-torras". Cabezas de mongol: Aquellas cuyo su tamaño es similar a la cabeza de un mongol. Cebolleras: Las de mi mujer, que cada vez que las veo me dan ganas de llorar. De soplillo: Cuando ya van bajando hasta los tobillos. Cantimploras: Te hacen la boca agua.

Gordas: las de Pamela Anderson. Ubres: ¡¡las que con tu mano no cubres!! Pan de Chapata: Las de las cincuentonas caídas. Calabacines: Exageradamente largas y caídas que llegan hasta el suelo, no son de interés alguno para los hombres pero, sin embargo, los gatos u otros animales se lo pasan bomba jugando con ellas. Burras: De 120 para arriba. Creadas únicamente para aumentar el deseo sexual y mejorar la experiencia. Existen grandes debates sobre su usabilidad o no, pero la mayoría de los científicos consultados coinciden en apuntar que jamás se debe decir no a un volumen semejante, evidentemente, si el cuerpo pegado a las trujas acompaña. Aunque muchos ya no están para andarse con pijoterías.


Compradas: Fabricadas artificial y artesanalmente a partir de mercromina y sangre de camella. Para mujeres insatisfechas y todo tipo de hombres. Inicialmente no estan insertadas en el frontal de la hembra, sino que se compran y se colocan al gusto. Similares al tacto y a la vista que unas "no compradas" , consiguen los mismos efectos hipnotizantes en los varones humanoides. Técnicas del Rozamiento Fortuito (Efecto Landa-Moncaire) Las técnicas consisten en tocar el material sin que la afectadas sospechen de las lúbricas intenciones de los que las desarrollan o incluso pasar totalmente desapercibidos. Los más ilustres exponentes de esta filosofía son Alfredo Landa durante la Transición y Joan Antoni Estades de Moncaire "el mallorquín" quien refundó a principios del siglo XXI la escuela del Rozamiento y el Toqueteo. Puede o no producir un nerdgasmo La Ley del Codo Muy parecida a su hermano el beso de codo, esta técnica es para aplicar a cualquier fémina que pase a los alrededores. lo siguientes que se deberá hacer es: a) ingredientes: 1 brazos 2 ganas 3 mujeres (con senos) b) Preparación: 1 lo primero es: Colocar las manos en la cintura o en las bolsas del pantalón (propio) añadidura: también sirve juntar ambas manos sobre la boca del estomago. 2 ir a un lugar concurrido 3 checar la altura de tu codo, subirlo o bajarlo 4 listo ahora aplicadlo.

¿En que se parecen las tetas de una mujer a los dibujos animados? ... En que los dos están hechos para los niños pero les encantan a los mayores.


La maniobra 22:30 Esta técnica consiste en hacer reír mucho a la víctima con artilugios o chistecitos que la animen a sonreír y ponerse las manos en la boca. En el momento que esto suceda hay que sacar partido para abrazar a la víctima tomándola primero por las costillas que están justo debajo de la axila, sin poner las manos demasiado a los costados y siendo hábil con los pulgares, no se recomienda quedarse en esta posición más que un instante, y después hacer como que se abraza normalmente a la víctima. El beso del codo Importante componente de nuestra fanfarronería tetil. Al dar dos besos de cortesía a una turgente muchacha, en lugar de tocar su brazo o su cintura, tocaremos su mejilla o su cuello suavemente, como para acercarla, pero reposando el codo sobre nuestro pecho. Eso provocará que ella se acerque lo suficiente como para que arrime su teta izquierda a nuestro codo derecho. Esta maniobra nos dará entre 1 y 2 segundos de magreo permitido. La mano tonta Pese a que la mano tonta podría definir muchas

técnicas

de

rozamiento,

la

precursora y más típica de sus vertientes es la

siguiente:

mientras

se

habla

con

una mujer y se gesticula para dar énfasis a las propias palabras, el dorso de la mano puede palpar suavemente los senos de la interlocutora mientras tanto la mirada como la expresión están centradas lejos de ese punto, como por despiste.

Aunque resulte difícil de creer se puede conseguir que el tacto sea suficientemente fortuito como para que la víctima no se percate, pero no es lo común. Habitualmente es decoroso y conveniente disculparse sin darle más importancia y apartarse ligeramente para demostrar que se quiere evitar que se repita.


Mano de santo Parecida al beso del codo pero con mayor descaro, esta técnica es de las más radicales y de las que más superficie tetil abarca, por lo que su uso es exclusivo de los Senseis. Durante el gesto de acercamiento para dar los dos besos de cortesía, la mano derecha que queda libre, va a buscar el costado el torso a modo de medio abrazo, pero se posa gentilmente bajo el seno. La forma de la mano debe ser adecuada para que la técnica tenga el éxito esperado. Es recomendable haberse asegurado que se ha tomado 3 o más copas, para que ni siquiera reaccione. La teta bocinera Otra técnica es la teta bocinera, para usar sólo en multitudes apretadas (se vale una discoteca). Consiste en palpitar el globo rápida y suavemente como quien toca la bocina. (no esperes que haga ruido, eso sí) Quizá te caiga alguna mirada asesina, pero tú sigue andando con cara de aquí no ha pasado ná y habrás cumplido tu misión…. Corre p´al baño. El brazo astuto La más asequible para conseguir el ansiado rozamiento tetil, consiste en coger una foto, un texto,etc. con las manos y enseñarlo a una compañera. Ella se acercará y por puro magnetismo se arrimará a la foto y se rozaran los pechos con el brazo, y además obtendremos una magnífica vista del canalillo si la camiseta es escotada. Podemos hacer que esta técnica dure tanto cómo la explicación que demos, así que el objetivo primordial es entretenerla, he visto casos donde el sobeteo puede llegar a extenderse durante medio minuto o más. Una de las ventajas de esta técnica es que es 100% legal ya que técnicamente es ella la que nos roza. El pez grande Pregunta capciosa que se aprovecha del momento de duda que genera para atacar vil y dolorosamente sobre las tetillas de la víctima. "Si un pez pequeño se llama pecin, cómo se llama un pez grande?" debe ser pronunciado

rápidamente

y

con

gesto

de

desconocimiento. La respuesta siempre será dudosa, un buen momento en el que el ejecutor la sorprende con un "¡ah, sí! ¡pezón!" y le agarra un pezón con vehemencia y para disgusto de la afortunada.


Trucos de fanfarrón Han existido durante los siglos infinidad de trucos y técnicas para sobar teta sin el mínimo pudor. Una larga lista de hombres figuran como inventores y descubridores de habilidades, trucos y engaños para hacer del tocar teta una actividad folklórica y reírse con los colegas a riesgo de recibir un bofetón. Esta filosofía, contraria a la del Rozamiento Fortuito, bebe de la Teoría del Sinvergüenza

La radio Maniobra muy extendida en el género masculino pero muy poco aceptada por el femenino, consiste (seguro que la habías probado... o has sido víctimas de ella) en usar una teta a modo de volumen y otra a modo de sintonizador, esta maniobra es propia de los chicos que están hartos de ver pelis porno y muy escasos en probar el sexo de verdad. El jugueteteo Consiste en hacer que la victima consiga un articulo personal de valor sentimental o monetario presumible y que esta no tenga la intención de devolverlo, en el momento en que esto pase, el ejecutor se posa detrás de la victima abrazándole como queriendo quitarle el articulo ya mencionado, cuándo la victima menos sospeche de las intenciones, se bajan las manos de la forma mas descarada que se pueda describir y se le aprietan las tetas el tiempo que uno desee y que sea permitido sin una bofetada. Cabe mencionar que la persona que describe esta técnica, fue el creador de ella a la edad de tan solo 13 años, y vaya si funciona, en el mejor de los casos, la victima permitirá que el propósito de el truco aumente y pase a otro nivel más excitante aún. En el peor de los casos se recibirá una bofetada y se le arrojará el articulo a la cara, y si es una plancha o un marco para fotos, estás jodido (Aunque posiblemente se le dé gentilmente).


En estos días en los que los pechos, senos, lolas, tetas son utilizadas como armas arrojadizas a los ojos de hombres; unos sonrojados y otros encantados de la vida, se conmemora también el día mundial en contra del cáncer de seno o mama. El cuerpo de la mujer parece pertenecer a todo el mundo: al estado que decide si puedes o no abortar, a la iglesia que dice si eres la encarnación del pecado y portadora de la culpa de todos los males de la humanidad o de la publicidad, que lo vende como pan caliente incluso en anuncios de pan. El cuerpo de la mujer es de todo el mundo menos de ella, porque cuando decide protestar enseñando los pechos es detenida por desorden público, cuando decide no parir es arrestada por asesinato, cuando decide ser dueña de su sexualidad es denominada como puta. En torno a este intenso debate renacen viejos conceptos que se creían superados por los más optimistas, allá por los tiempos de los hipis: Y es que Internet y las redes sociales son muy buenas para muchas cosas, sobre todo para ocultar a los cobardes que piensan que pueden esconderse y maltratar impunemente.

El acoso on line ha llevado a varias mujeres jóvenes al suicidio, por ser puestas en la palestra unas veces por hacer uso consciente de su sexualidad y otras veces, simplemente porque el cerdo de turno detecta que ese puede ser justamente su punto débil y decide machacarla hasta el trágico final. Pero lejos del drama que todo lo que les cuento supone, en realidad el tema de que una parte del cuerpo de la mujer tenga tanto poder, debería darnos risa, una mujer sin camiseta, porque sí, porque ella quiere; pone nervioso hasta al policía más cuadrado.

http://www.valeriaescorts.com/


Sexo sin miedo abril mayo