Page 1

Colores de Pasion II

COLORES DE PASIÓN II

Edita Real y Muy Ilustre Cabildo Superior de Cofradías de Murcia

Diseño y maquetación: DEH. Diana Escribano Henarejos. Impresión: Imprenta Rubio Depósito legal: MU 209-2016 © Textos y fotografías: de los autores © Presente edición: Real y Muy Ilustre Cabildo Superior de Cofradías

II Exposición Fotográfica Colectiva Semana Santa / Ciudad de Murcia

Web Cabildo

Agradecimientos: Dirección General de Bienes Culturales de la CARM Concejalía de Cultura y Turismo. Ayuntamiento de Murcia Colegio Oficial de Arquitectos de la Región de Murcia El Real y muy Ilustre Cabildo Superior de Cofradías de Murcia no es responsable de las opiniones contenidas en esta publicación. Los textos y fotografías son propiedad de los autores y quedan sometidas a lo dispuesto por la Ley de Propiedad Intelectual para su reproducción y transmisión.

Del 7 al 23 de Marzo

COLORES DE PASIÓN II

Edita: Consejería de Cultura y Portavocía. Dirección General de Bienes Culturales de la CARM Comisión de publicaciones, Semana Santa de Interés turístico Internacional y Delegación de Hermandades y Cofradías. Antonio José García Romero Fernando J. Asensio Dexeus José LDurán Sánchez José Alberto Fernandez Sánchez Pedro Fernández Sánchez Emilio Llamas Sánchez Belén Molinero Gómez

II Exposición Fotográfica Colectiva Semana Santa / Ciudad de Murcia

Del 7 al 23 de Marzo de 2016 Sala de Exposiciones del Colegio Oficial de Arquitectos

Real y Muy Ilustre Cabildo Superior de Cofradías de Murcia Calle Isidoro de la Cierva 3, 1º Dcha. 30.001 Murcia ( España) T: +34 968 21 04 36 - F: +34 968 22 08 21 www.cabildocofradiasmurcia.net cabildocofradias@ gmail.com www.facebook.com/cabildosuperiorcofradias. murcia Twitter: @CSCofradiasMur Youtube: Cabildo Cofradias Murcia Instagram: CSCOFRADIASMUR Periscope: @CSCofradiasMur #SSantaMurcia


COLORES DE PASIĂ“N II Del 7 al 23 de Marzo de 2016 Sala de Exposiciones del Colegio Oficial de Arquitectos


Noelia Arroyo Hernández

Consejera de Cultura y Portavoz del Gobierno Regional

L

a Semana Santa de Murcia, es la tradición más ancestral de un pueblo de profundas raíces culturales, que emergen en un tipismo y costumbrismo peculiar, forjándose en sus Cortejos Pasionarios, que las hacen distintas al resto de nuestra Región de Murcia. El insigne cofrade murciano, Carlos Valcárcel Mavor, definía las Procesiones murcianas, como “los cortejos pasionarios de estética especial”, pues la conjunción de sus características, la luz de la Capital del Segura, los colores de las diferentes Cofradías, las impresionantes imágenes, las hacen singulares. La primavera en Murcia se siente en el olor a azahar, en los pies descalzos de penitencia, en las manos que sin edad siguen pidiendo caramelos, en las voces de un duende que hacen tronar las gargantas y las miradas de ilusión de los niños. La exposición “Colores de Pasión” atesora los sentimientos más nobles de la nazarenía murciana. Los nazarenos murcianos viven y sienten por todos los poros de la piel, la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Cuando comienza cuaresma se huele a Semana Santa. Se siente que la Semana Santa está cerca. Las procesiones de Murcia trasmiten ese sabor a lo puramente mediterráneo, ese colorido, esa flor, esa luz…. Esos retablos ambulantes, de arquitectura efímera, que cobran vida cuando pasean por las calles al son de las marchas y al ritmo del tambor. Todo está reflejado aquí, en el catálogo de esta extraordinaria Exposición “Colores de Pasión”, todo a través estas fotografías de grandes y buenos artistas, que magníficamente seleccionadas constatan la majestuosidad de las procesiones de Murcia...


N

o hay nada para un nazareno más estimulante que recordar las vivencias pasadas, que amontonar recuerdos de vida cofrade, de aquellos que se quedan para siempre en la retina y en el corazón y que son un sentimiento imposible de explicar y solo un acorde de una marcha pasionaria, un repentino olor a cera, desenvolver un caramelo o abrir un cajón y encontrarte un rosario hace que como un resorte del alma, evoquemos esos días tan especiales que van desde Dolores a Pascua de Resurrección, pasando por Ramos y los días fundamentales del Triduo Pascual. Pero esos instantes que guardamos cada nazareno y atesoramos con celo impulsivo de niño, nos llevan de inmediato a mirar y recordar no solo con la mente sino también con todos los medios que el mundo de hoy nos pone a nuestro alcance, esos archivos escondidos en una carpeta de nuestro teléfono móvil, de nuestro ordenador o de tantos dispositivos como hoy en día somos capaces de asimilar o de manejar, y en forma de fotografías vemos nítida y perfectamente la cara de nuestro Cristo, nuestra Virgen, nuestro misterio, ese rayo de sol primero, esa luna de Nissan, la sombra en el imafronte de la Catedral, el saetero, el cuadro del palacio, los reposteros, el niño con la mano extendida, el turista atónito ante la belleza que contempla y tantas instantáneas que nuestros fotógrafos y nosotros mismos, hemos ido recopilando y distribuyendo a nuestros amigos y familiares a través de las redes sociales y otras formas de comunicación actual. Fruto de todo ello, y al contemplar la belleza de esos instantes recogidos en impresionantes fotografías, por segundo año consecutivo y con el carácter solidario que sus autores le imprimieron desde la primera edición, volvemos a presentarle a la Murcia nazarena y


Ramón Sánchez-Parra Servet Presidente Real y Muy Ilustre Cabildo Superior de Cofradías de Murcia

al visitante, una exposición de fotografía que bajo el nombre de “Colores de Pasión” nos muestra nuestras quince cofradías penitenciales, nuestros diecisiete desfiles procesionales a través de tres instantáneas de cada una de las procesiones. La exposición fue un acierto y un éxito rotundo, de tal forma que con la colaboración de la Dirección General de Bienes Culturales de la CARM, fue expuesta la misma en la muy cofrade ciudad de Jumilla. Este año 2016, comenzamos la consolidación de un proyecto que nació hace un año, de la mano de Kiko Asunción y Mariano Egea y va abriendo camino a las aportaciones de nuevos fotógrafos, unos profesionales, otros aficionados, de diferentes sectores de la comunicación escrita, pero todos unidos en un mismo objetivo, recoger con sus cámaras la belleza del instante, el motivo sorprendente, la captación de un gesto, de una mirada, de un objeto que con la luz del momento hace que parezca diferente y nuevo, como si nunca se hubiera visto igual. A través de las fotografías de esta exposición, os invito a todos a vivir con la intensidad que merecen nuestra fe y nuestros recuerdos, sin olvidarnos nunca que somos herederos de una tradición centenaria y que debemos transmitirla con el mayor número posible de huellas y de imágenes para que las generaciones futuras sepan de dónde venimos y hacia donde caminamos. Todo ello, nos lleva a convencernos sin duda, que cada Semana Santa es diferente a la anterior y a su vez será distinta a la siguiente, porque lo eterno es el instante por efímero y por bello. Desearos una gran Semana Santa 2016.


N

o es mi cometido hablar expresamente de fotografía, de su modo de representar la realidad o las capacidades técnicas o artísticas en esta exposición. Con estas palabras quisiera adentrarme en el alma de lo que vemos para poder comprender lo que no vimos dos mil años atrás. I El Misterio de la Cruz Cuando los emisarios de Juan el Bautista le preguntan a Jesús si es él quien ha de venir o tienen que esperar a otro, él muestra con sus signos, los profetizados por Isaías, el aval de su mesianidad: los ciegos ven, los cojos andan... a los pobres se les anuncia la buena noticia. Dichoso el que no se escandalice de mí. Porque es escandaloso para muchos seguir a un Mesías crucificado. De hecho hoy el mundo sigue a pies juntillas las apreciaciones de Nietszche para quien el cristianismo es una moral de esclavos. Cuando más, la cruz viene reducida, en nuestra sociedad secularizada, a mero símbolo de la solidaridad humana, sin apercibirse de que la cruz sin el Crucificado, vencedor de la muerte, se convierte en expresión de solidaridad derrotada. La cruz es tan escandalosa que ha quedado suprimida en Europa de los cruces de los caminos, de los edificios públicos, de las aulas y de los hogares. Porque la cruz habla de algo difícil de entender hoy: de la capacidad de sufrimiento como camino de la realización humana, cuya máxima expresión es la santidad, que consiste en amar lo que Jesús amó en ella y en ella despreciar lo que él despreció.


Jose Alberto Cánovas Sanchez

Vicerrector de la UCAM y Vicario episcopal para la Evangelización

Amó la fidelidad a Dios, que le encomendó mostrar a los hombres su rostro de Padre. Amó la fidelidad a sus hermanos, entregándose hasta la muerte. Despreció la riqueza, la salud, el poder, el placer. Buscó con sus brazos extendidos entre el cielo y la tierra, a la oveja perdida. Todo el saber que el ser humano ha acumulado se estrella frente al sufrimiento. Piedra de escándalo, enigma que aterra, prisión del hombre. Si Epicuro hablaba neciamente de la muerte (“cuando ella está yo no estoy, cuando yo estoy no está ella”), nada sabía del dolor, que es su antesala. ¿Valdrá para algo? Cristo afirma: quien quiera seguirme, cargue con su cruz. Seguirlo: entrar en el Reino, ser rey, vencer; ¿el Reino?: libertad del miedo, libertad de la muerte, libertad para amar, libertad para gozar de la verdad y la belleza, libertad de toda limitación, libertad para ver a Dios, estar en Él, decirle ¡Padre!. Vida en abundancia. El camino es la cruz. Vale para hacerse humilde: quien sufre descubre su incapacidad; quien descubre su incapacidad aprende a necesitar del otro; quien necesita del otro se deja amar; quien se deja amar aprende la ciencia del amor; quien la practica vence la muerte y el mal. Quien ama nada teme; quien nada teme no tiene miedo a darse; quien se da, sufre y el sufrimiento es la medida de su capacidad de amar y quien más ama es más feliz. Tanto amas cuanto sufres. II La verdad del hombre. La muerte y el misterio del cuatro. Cuarenta, múltiplo de cuatro. Cuatro dimensiones del espacio, cuatro los vientos que recorren la tierra y cuatro sus direcciones, norte, sur, este y oeste; cuatro los elementos primordiales: agua, tierra, fuego y aire, cuatro las estaciones del año; cuatro las edades del hombre y cuatro las extremidades con las que abarca su mundo.


Cuarenta los días del diluvio en el que el hombre, ahogado en la espiral del mal, volvió a necesitar del Arco Iris de Dios. Cuarenta fueron los años que Dios mantuvo a su pueblo en el desierto, en camino hacia la Tierra de Promisión, para que hiciese la experiencia de su fragilidad ante la prueba y de su infidelidad en la tentación y aprendiese que la misericordia de Dios le invitaba a alimentarse, más que de pan, de su Palabra para mantenerse erguido y caminante. Cuarenta años apurando las cuatro dimensiones de la inquietud humana: placer, dolor, deseo y miedo. Cuarenta, los días en que la fragilidad Moisés se contrasta con la inmensidad de Dios al recibir la Ley, Camino de Vida, en el Monte Sinaí. El cuatro recuerda, pues, la evidencia de que cada uno lleva puesto su propio esqueleto, el mismo que aparecerá cuando la carne se desnude: cuatro fueron los días que Lázaro ocupó su sepultura, hasta agotar la nada. Con el Apóstol cada uno se pregunta: ¿quién me librará de esta condición que me lleva a la muerte? Cuarenta días estuvo el Hijo de Dios en el desierto alimentándose de la voluntad de su Padre y con Él comienza un nuevo pueblo fiel y dócil, guiado, como Él, por el Espíritu. El cuatro da paso en Cristo Resucitado al tres, símbolo de la unidad divina, de la resurrección y de la vida. III Geografía de la Pasión Comienza en el Tabor. Cristo deja resplandecer su íntima verdad de Hijo de Dios. Cristo deja resplandecer la íntima verdad de los hijos de Dios: “los justos brillarán como estrellas del cielo”, había dicho. Pero antes de brillar había que quemarse: “el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los hombres, le matarán y al tercer día


resucitará” (Mt 17,22). En su Transfiguración, el Señor da en prenda a la humanidad la noticia de cuál sea su glorioso destino. No es otro que el previsto al comienzo de su obra creadora: “y vio Dios que todo era bueno” (Gn 1, 31). El pecado del hombre no podrá con el designio amoroso de Dios que ha querido hacerse Padre. Continúa en el Cenáculo. Se inaugura en él una Pascua nueva. No ya un paso a una tierra cultivada por hombres, no ya un fruto del esfuerzo humano. Cristo inaugura en el Cenáculo la pascua del Reino, el “paso”, que eso significa “Pascua”, “Pesaj”, a la patria donde el gozo y el alimento es hacer la voluntad del Padre: nos da en el Cenáculo el gozo de su presencia eucarística, partida, amorosamente entregada, para que en hombre y su Dios sean una sola cosa, en el pensamiento, en la voluntad, en su destino. El camino continúa en un Juicio. Anás y Caifás juzgan al que no ha querido poner la lámpara bajo el celemín. La lámpara es el amor con el que Jesús ha mirado a cada ser humano. El celemín es la medida, el cubo, lo estrictamente político, lo que encierra al prójimo en la ley. La Luz es la misericordia. Y continúa el camino ante Pilato, en el Pretorio, el “Enlosado”, impuro lugar para los judíos, al que entra el Dios de la pureza, para reconciliar al gentil con el judío. La Sabiduría de Dios, el plan de Dios, se enfrenta a los cálculos humanos, siempre políticos, siempre escépticos de todo lo que no se pueda hacer dinero o poder. Y vence Pilato. Vence aparentemente el imperio del hombre. Dios se deja juzgar. Pero el verdadero Hombre amanece en el Cristo harapiento, ultrajado, roto y vencido: “Ecce Homo”. Nunca alguien tan enemigo de la verdad dijo tanta Verdad: el hombre sólo es hombre cuando se reparte, cuando se da, cuando las espinas perforan su sien y las llagas, por amor, dejan fluir su sangre. Hay una vía, por fin, hay un camino hasta lo alto. Hay una pesada cruz cargada en la fragilidad de unos hombros en todo el recor-


rido. Y queda un resto humano en toda esta barbarie, en todo este caos; resto de humanidad es la mirada de la Madre, que entiende que el pecado se cura con una desmesurada entrega, tan desmesurada, que sólo Dios en forma humana puede hacerla. No queda más que una cumbre, “Calvario”, escenario del drama del fin, lugar de la muerte, lugar donde Dios eterno, inmortal, amor infinitamente creador, y el hombre frágil, inconsistente, caduco, no pueden estar más lejanos. En la cumbre, hay un Hombre que dice “sí” a los hombres y une en abrazo eterno, en Alianza Eterna, con la fuerza del perdón, al Amor y al amado. IV La fuerza de la Pascua Dios no dejó abandonado en la tumba a quien se entregó por amor, respondiendo a la humana iniquidad con sus brazos extendidas en la cruz, en gesto de acogida y perdón. Dios se puso de parte del Cordero y no de la jauría de mastines que creían honrar a Dios sacrificando al inocente que se atrevió a llamarle “Padre”, y que recordó con su existencia misma las palabras del profeta: “misericordia quiero y no sacrificios”. Porque Dios lo acreditó, levantándolo de la muerte, ya sabemos cuál es el culto que él acepta: el amor sin medida, pues ésta es la medida del amor. El “mirad cómo se aman”, que convirtió el imperio romano al Evangelio, para congregarlo como grey del Buen Pastor, es hoy también el incienso agradable del culto nuevo establecido por Cristo, nuestro Sumo y Eterno Sacerdote. Solo, pues, contemplando su rostro sabemos quiénes somos nosotros mismos, qué hemos de buscar y por dónde hemos de dirigir los pasos de nuestra vida: Él es el Camino. En la Resurrección se abren las puertas del futuro, se clarifica el destino del hombre y del mundo, ya se conoce cuál será el final de la historia, aunque en el largo viaje hasta aquel punto de encuentro la muerte parezca llevar la ventaja.


Kiko Asunción y Mariano Egea. Por segundo año consecutivo se nos ofrece la posibilidad de mostrar a Murcia y a quien nos visite nuestros trabajos fotográficos sobre la Semana Santa de Murcia. Son, de nuevo, diecisiete miradas, distintas todas ellas, sobre las diecisiete procesiones que desfilan por las calles de Murcia desde Viernes de Dolores a Domingo de Resurrección. Se incorporan nuevos fotógrafos, pretendiendo de ésta manera, ampliar el abanico de visiones sobre nuestros cortejos procesionales. Unos repiten y otros dejan paso a nuevos compañeros que suman, con su generosidad y a la vez, conseguimos que la visión fotográfica de nuestra Semana Santa se enriquezca. Gracias a todos ellos, podemos aportar nuestro granito de solidaridad para los más necesitados. Siempre es tiempo de ser solidario, pero para un nazareno en Cuaresma, la caridad ha de ser no solo objetivo, sino fin. Gracias a las instituciones que hacen posible esta muestra, Comunidad Autónoma; Ayuntamiento de Murcia; Ilustre Colegio de Arquitectos; Universidad Católica San Antonio y por supuesto al Real y Muy Ilustre Cabildo Superior de Cofradías de Murcia por la organización y por la confianza depositada en nosotros para continuar coordinando esta exposición y haciéndola posible. Esperamos disfruten con nuestro trabajo y les quedaremos agradecidos por su solidaridad en la adquisición de las obras que se exponen.


RELACIÓN DE FOTÓGRAFOS PARTICIPANTES


VIERNES DE DOLORES

VENERABLE COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DEL AMPARO Y

JAVIER CARRIÓN

MARÍA SANTÍSIMA DE LOS DOLORES

SÁBADO DE PASIÓN

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO

PEDRO PACHECO

CRISTO DE LA FE

SÁBADO DE PASIÓN

MUY ILUSTRE Y VENERABLE

MARIANO EGEA

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA CARIDAD

PONTIFICIA, REAL Y VENERABLE

DOMINGO DE RAMOS

JOSE LUÍS ROS CAVAL

COFRADÍA DEL STMO. CRISTO DE LA ESPERANZA Y MARÍA STMA. DE LOS DOLORES Y DEL SANTO CELO POR LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS

LUNES SANTO

FRANCISCO JAVIER SANDOVAL MARTES SANTO

ROSA FERRER

REAL Y MUY ILUSTRE COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DEL PERDÓN

HERMANDAD DE ESCLAVOS DE NTRO. PADRE JESÚS DEL RESCATE Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA

MARTES SANTO

JUAN A. FDEZ. LABAÑA

MIÉRCOLES SANTO

JUAN CARLOS CAVAL

PONTIFICIA, REAL, HOSPITALARIA Y PRIMITIVA ASOCIACIÓN DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA SALUD

REAL, MUY ILUSTRE, VENERABLE Y ANTIQUÍSIMA ARCHICOFRADÍA DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


REAL, MUY ILUSTRE, VENERABLE

JUEVES SANTO

PROCESIÓN DE LA SOLEDAD

JORGE MARTINEZ JUEVES SANTO

JOAQUÍN ZAMORA VIERNES SANTO

MIGUEL ANGEL ESQUEMBRE VIERNES SANTO

RAFAÉL FRANCÉS VIERNES SANTO

KIKO ASUNCIÓN VIERNES SANTO

JOSÉ MANUEL CORTÉS SÁBADO SANTO

PROCESIÓN DEL ROSARIO

RICARDO LÓPEZ RUBIO SÁBADO SANTO

VICENTE MONTESINOS DOMINGO DE RESURRECCIÓN

VICENTE VICENS

Y ANTIQUÍSIMA ARCHICOFRADÍA DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DEL REFUGIO

REAL Y MUY ILUSTRE COFRADÍA DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA MISERICORDIA

REAL, MUY ILUSTRE, VENERABLE COFRADÍA DE SERVITAS DE MARÍA SANTÍSIMA DE LAS ANGUSTIAS

REAL Y MUY ILUSTRE COFRADÍA DEL SANTO SEPULCRO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

MUY ILUSTRE Y VENERABLE COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA CARIDAD

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO YACENTE Y NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ EN SU SOLEDAD

REAL Y MUY ILUSTRE ARCHICOFRADÍA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO RESUCITADO


Catalogo de Colores de Pasión II 2016  

Segunda Exposición Colectiva de fotografía sobre la Semana Santa de la Ciudad de Murcia. La mirada de 17 fotógrafos sobre las 17 procesione...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you