Page 386

Rafael del Moral ~ MADRID EN LA NOVELA las de guerra están también ambientadas en el popular barrio: Una isla en el mar rojo y el Diario de Hamlet García. De la primera poquísimos datos, porque el protagonista ve el exterior desde sus sucesivos escondites, todos ellos también en el norte de la ciudad. De la segunda el domicilio de Hamlet que está en la calle Torrijos. Y nada más, porque lo que más interesa no está allí. La zona, además, fue respetada por los bombardeos. Bochorno y Trampa no llegan a captar mayores particularidades de la zona de Salamanca, si exceptuamos el punto común de los personajes para quienes su integración en la ciudad no se presenta como problemática. (Y ello porque, de alguna manera, Lera no olvida en sus novelas los barrios del sur.) Y poco más que añadir en Nuevas amistades, mucho más presentada a través del diálogo que de la descripción. En conclusión, el madrileño barrio de Salamanca pasa por nuestra novelística sin recibir una buena novela que lo ambiente. ¿Será, tal vez, porque no hay motivos para la inspiración? d) Tres novelas más, para terminar, pertenecen al norte sin disponer de manera particular de un espacio geográfico que las identifique porque están extendidas por toda la ciudad. Son Ritmo lento, La espiral y Semana de pasión. La primera es, a mi juicio, una de las novelas que más identifica la vida propia de la clase media. Aparecen en Ritmo Lento todos los pasos del madrileño con las particularidades de la ciudad: vivienda adecuada en la periferia, elección, o no elección de colegio, el paso al instituto y el comedido ambiente de amistades, la universidad, con los tópicos propios de la de Madrid, periodos de elección de pareja, problemas de elección de vi385

Profile for Rafael del Moral Aguilera

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

Profile for rdelmoral
Advertisement