Page 253

13 – LA PROYECCIÓN INTERIOR EN ‘TIEMPO DE SILENCIO’ migrantes de entorno bien distintos. Así Tiempo de Silencio se convierte en una novela que también refleja las diferencias entre los integrados (Pedro y su círculo) y los «expectantes», los que se instalan en las afueras a la espera de encontrar el momento de la integración. Frente a la labor investigadora de Pedro, la mujer del Muecas representa el estado de nulidad, casi de inconsciencia: "No saber nada. No saber que la tierra es redonda. No saber que el sol está inmóvil, aunque parece que sube y baja. No saber que son tres personas distintas. No saber lo que es la luz eléctrica. No saber por qué caen las piedras hacia la tierra. No saber leer la hora. No saber que el espermatozoide y el óvulo son dos células individuales que fusionan sus núcleos. No saber nada. No saber alternar con las personas, no saber decir: "Cuanto bueno por aquí", no saber decir: "Buenos días tenga usted, señor doctor". (pág. 202)

13.4. La ciudad en los itinerarios El ambiente de la calle madrileña está descrito en dos periplos ciudadanos. Uno de ellos es el que Pedro y Amador realizan bajando por la calle de Atocha hacia las chabolas, muy al principio de la narración. El segundo es la salida nocturna con Matías y a la que posteriormente se añade el pintor alemán. En la Visita de las chabolas, más que un itinerario es un fragmento del mismo lo que recoge la narración ya que ni aparece el lugar de origen, aunque puede suponerse, ni la ubicación del destino, aunque igualmente se deduce. El autor refiere sus comentarios únicamente a la calle y la Glorieta de Atocha, con sus tópicos: autobuses, taxis, vendedores, mendigos... 252

Profile for Rafael del Moral Aguilera

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

Profile for rdelmoral
Advertisement