Page 252

Rafael del Moral ~ MADRID EN LA NOVELA Vía, tan recogido en otras novelas: "...las aceras eran incapaces para contener la gran muchedumbre que salía de las puertas bajo anuncios luminosos... (pág. 189) c) La ciudad, a pesar de su apariencia, es propensa al tedio. Pero el madrileño puede llegar a más. La ciudad ofrece múltiples recursos, puede hacer uso de ellos y así aparecen en la novela, pero siempre ofrecen razones para el desprecio. En un espectáculo de revistas el público se siente "acumulado, sentado, apretado, sudante, oprimente-oprimido, degustador de cacahuetes y almendras, productor de ruido de papel espachurrado, de caramelos y patatas fritas."(pág. 222) Y especialísima es también la descripción de una verbena en la que el penoso interior de los personajes se valora más que el ambiente festivo, en que lo accidentado del terreno, y los lugares comunes repetidos, inequívocos, resultan monótonos y minimizan la diversión. (pág. 227)

13.3. La inmigración: integrados y expectantes. Pedro es un inmigrado de lujo que abandona la ciudad, pero antes la ha «descubierto». Frente a él, una turba de inmigrantes ni siquiera la alcanzan. Se quedan en las afueras de una ciudad inhóspita. A esta categoría pertenece Amador, y el Muecas y su familia, y muchos más: "Cuando se vinieron del pueblo yo ya se lo dije, que no encontraría nunca casa... Pero él ya estaba desesperado. Y desde la guerra, cuando estuvo conmigo, le había quedado la nostalgia. Nada, que le tiraba. Madrid tira mucho. Hasta a los que no son de aquí. ...Y él se empeñó en venirse." (pág. 32) Así explica Amador las razones que llevaron a su pariente a trasladarse a Madrid. El Muecas y Pedro son in251

Profile for Rafael del Moral Aguilera

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

Profile for rdelmoral
Advertisement