Page 126

Rafael del Moral ~ MADRID EN LA NOVELA actividad está ambientada en un espacio concreto, real, verificable. Arturo juega por la cuesta de la calle Lepanto (pág. 13); reza el rosario en la iglesia de Santiago (14); ve películas en el cine Callao (pág. 87); estudia en el instituto de San Isidro, (pág. 93); pasa en formación colegial por la Plaza del Progreso; (pág. 101), compra libros en los puestos de la calle de Atocha (pág. 118); contempla "como un tonto" el Campo del Moro y la Casa de Campo, (pág. 155); pasea por El Rastro (y acompaña la acción con una descripción intensa), (pág. 161); toma un vermut en la Puerta del Sol (pág. 161); oye misa a la calle de Cedaceros "donde tienen la residencia los jesuitas", (pág. 163); toma el tranvía en la puerta del Credit y baja a comer al río, (pág. 185); los domingos descansa en la Moncloa, (pág. 193); pasea por la calle de Alcalá "para ver las chicas" (pág. 215); visita los salones de la casa editorial Rivadeneyra, (pág. 221); asiste a las sesiones teatrales del Eslava, en las que salen "mujeres desnudas" (pág. 225), etc. El carácter autobiográfico de esta narración somete las posibilidades narrativas a un uso del espacio que parece ineludible. La obra se convierte así en una interesante fuente de datos, en una amplia lista de referencias ambientales que recrean la vida de la época, y todas ellas bien localizadas y seguidas en el tiempo junto con la vida del propio Barea.

7.2. «La ruta»: El reencuentro con la ciudad y la ampliación del espacio. Marruecos y la actividad de Arturo Barea como militar ocupa más de la mitad de La ruta. El protagonista se siente desplazado y cuando vuelve a Madrid tiene que empezar de nuevo a hacerse con la ciudad. El espacio 125

Profile for Rafael del Moral Aguilera

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

MADRID EN LA NOVELA  

Presencia de la ciudad de Madrid en las novelas españolas entre en periodo comprendido entre 1939 y 1975

Profile for rdelmoral
Advertisement