Page 1

   

EL FUTURO DEL ESPAÑOL  (Desde la magia de su pasado) 

Rafael del Moral  Madrid, España 


Rafael del Moral

                  1. EN CONTINUA EBULLICIÓN ............................................ 3 2. BREVE MIRADA AL FUTURO .......................................... 6 3. SOBRES LENGUAS Y EDADES .......................................... 7 4. MOMENTOS MÁGICOS DEL PASADO .............................. 9 5. EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS ................................... 17 6. EL ESPAÑOL EN LOS PRÓXIMOS SIGLOS ....................... 21 7. CONCLUSIONES ............................................................ 27

2


P

1. En continua ebullición 

ocos hablantes se sienten poseedores ab‐ solutos  de  sus  lenguas.  Constantemente  falta  algo.  Los  cambios  son  tan  rápidos  que en cuanto queremos ajustar la  actua‐ lidad, se torna en pasado.   El  español  hablado  en  Madrid  ya  no  se  modula  ni se vocaliza igual que hace unos años, ya no sir‐ ven  expresiones  que  hasta  hace  poco  estuvieron  de moda, han envejecido los apelativos de invoca‐ ción o de contacto, bullen y fluyen en permanente  cambio los pronombres de cortesía y otras fórmu‐ las de respeto, las exigencias preposicionales pare‐ cen mostrarse más permisivas, formas léxicas que  hasta  hace  poco  gozaban  de  elegante  prestigio  se  tambalean, formas  gramaticales inaceptables en el  lenguaje cuidado de hace unos años ganan terreno,  la lengua de los medios de comunicación languide‐ ce, se ajusta como puede con escasos deseos de in‐ novación,  y  notamos  tantas  alteraciones  que  no  podemos sino sospechar que habrá inevitablemen‐ te  un  reajuste.  Eso  es  lo  que  sucede  cuando  las 


Rafael del Moral

lenguas gozan de dilatado uso y prestigio, que con‐ tinuamente fluyen, cambian, para reacomodarse. Y  cabe  pensar  que  ese  continuo  proceso  de  adapta‐ ción  saldremos  ganando,  de  manera  natural,  los  usuarios.   Se alzan, es verdad, voces críticas contra los me‐ dios  de  comunicación,  contra  la  oratoria  política,  contra quienes tienen voz hacia las masas, es decir,  contra  todo  aquello  que  más  se  difunde.  Pero  ese  estado  inestable  que  duda  de  la  corrección  de  un  término,  ese  estado  que  se  pregunta  por  la  ade‐ cuación de una palabra o una expresión es lo pro‐ pio de las lenguas, y lo habitual en todas las épocas  y periodos. Cada hablante tiene su estilo, su patri‐ monio  léxico,  sus  preferencias  por  determinados  usos metafóricos, sus lista de máximas, fórmulas y  muletillas, sus modos de organizar la ironía, su pa‐ trimonio  expresivo  privado.  Y  en  la  continua  bús‐ queda  de  esa  pureza,  tan  atractivo  nos  resulta  oír  al  un  orador  formado  en  las  normas  académicas  como  al  hablante  rural  que,  sin  mirada  a  las  nor‐ mas académicas, porque ni las conoce ni las quiere  conocer, cuenta sus cosas con admirable estilo pa‐ ra entonar y elegir frases y expresiones capaces de  cautivar  a  cualquier  oyente,  aunque  vulnere  las  exigencias  teóricamente  correctas.  Tan  necesaria  es  la  norma  como  la  libertad  expresiva,  tan  nece‐ 4


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

saria es  la  intuición  e  innovación  del  hablante,  propietario  de  su  lengua,  como  la  conservación  y  defensa del patrimonio lingüístico. Por eso las len‐ guas  vivas  necesitan  mostrarse  en  continuo  cam‐ bio, en perpetua ebullición, como tributo a su pro‐ pia existencia.  Las  lenguas  no  tienen  presente,  decíamos,  por‐ que no son estáticas. Y no son estáticas porque ra‐ ra  vez  se  encuentran  ancladas  a  la  espera  de  su  singladura. Las lenguas fluyen, cambian, mudan de  aires,  se  ajustan,  se  renuevan  y  cuanto  en  alguno  de estos vaivenes cae enferma, se preparan para la  muerte  si  una cirugía adecuada, un cambio social,  no  lo  remedia.  Desaparecen,  según  el  lingüista  francés  Claude  Hagege,  unos  centenares  de  len‐ guas  al  año.  La  escasa  repercusión  social  de  sus  hablantes, y el exiguo interés que la pérdida de las  lenguas suscita entre quienes se inquietan por los  movimientos sociales, relega al olvido a todas esas  que  fallecen  y  no  son  enterradas.  Ni  siquiera  una  lápida  las  recuerda.  ¿A  quién  le  interesa  el  fin  del  dalmático o del córnico, o la inminente disipación  de  los  hablantes  de  queto,  de  inuí,  de  labortano  o  de  suletino?  Los  ecologistas  se  concentran  mucho  más  en  la  vida  animal  y  vegetal,  los  historiadores  investigan bastante ajenos a la historia de las len‐ guas,  a  la  mayoría  de  los  políticos  les  inspira  más  5


Rafael del Moral

la unificación que la diversificación, y para los co‐ merciantes, modernos economistas, solo cuenta la  eficacia:  fenicio,  latín  e  inglés  fueron  las  grandes  lenguas del comercio. ¿Y qué hacemos los lingüis‐ tas?    Para  nosotros,  y  difícilmente  podríamos  hacer  algo  distinto,  el  interés  por  las  lenguas  que  no  se  transmiten  por  escrito,  que  son  la  mayoría,  no  puede  ir  más  allá  de  cierta  mirada  etnológica,  de cierto talante nostálgico.   

2. Breve mirada al futuro  Pero  volvamos  al  español.  Produce  cierto  estupor  pensar que, sometido a esa regla universal e inevi‐ table, también va a sucumbir. ¿Quién puede imagi‐ nar su desaparición en estos momentos?¿Cómo se  va  a  desmoronar?  Sería  difícil  que  cualquier  cata‐ clismo  aniquilara,  redujera  o  desencadenara  su  decadencia, pero sabemos que se extinguió el latín,  que  fue,  probablemente,  la  lengua  más  poderosa  de  occidente.  ¿Y  dónde  están  aquellas  lenguas  de  los  grandes  imperios  que  sucumbieron  al  ritmo  que se hundía el armazón político?  Las  lenguas  son  instrumentos  de  comunicación.  Nadie  utiliza  un  destornillador  despuntado  o  in‐ apropiado,  si  a  su  lado  tiene  otro  que  se  adapta  perfectamente  al  tornillo  que  quiere  acoplar  o  desenroscar.  Si  el  español  se  ha  extendido  por  el  6


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

mundo con  tanta  elegancia,  y  nunca,  contra‐ riamente a los que muchos propugnan, de manera  impuesta, ha sido porque los hablantes de leonés y  aragonés, que fueron sus primeros vecinos, y luego  los  de  catalán,  gallego  o  vasco,  prefirieron  el  ins‐ trumento  más  adecuado,  es  decir,  la  lengua  espa‐ ñola,  para  determinados  usos  de  comunicación.  Y  también  porque  tras  la  independencia  de  los  paí‐ ses  americanos,  a  lo  largo  del  siglo  XIX,  aquellos  gobiernos,  de  manera  natural,  eligieron  la  lengua  que más convenía a sus administrados, y fue oficia‐ lizada  la  que  hoy  nos  une  aquí.  Las  lenguas  no  se  imponen.  Las  lenguas  están  ahí,  a  disposición  de  los  hablantes,  y  una  serie  de  acontecimientos  las  incitan  a  desarrollarse,  extenderse,  difundirse,  universalizarse,  y  también  a  morir.  Todas  las  grandes  lenguas  de  la  humanidad  murieron.  La  nuestra no puede ser una excepción.    

3. Sobre lenguas y edades  La  perspectiva  en  la  historia  de  las  lenguas  es  to‐ davía muy escasa. Solo algunas se perpetuaron en  textos  escritos.  Sabemos  que  las  más  longevas  no  han alcanzado más de tres mil años de vida, y eso  con serios achaques. El chino actual se parece al de  hace  treinta  siglos  gracias  a  un  tempranísimo  uso  literario,  mil  años  anterior  a  nuestra  era,  mucho  7


Rafael del Moral

antes de que supiéramos lo que iba a ser el griego.  La lengua de Aristóteles y Platón es otra de las más  ancianas,  o  por  lo  menos  se  parecía  mucho  a  la  usada  en  Grecia  antes  de  las  profundas  modifica‐ ciones  a que se vio sometida a mediados del siglo  XX,  casi  una  cirugía  estética.  Muy  particular  es  también la edad del hebreo, lengua bíblica y mítica  que  reapareció  después  de  muerta  al  servicio  del  actual  estado  de  Israel.  Nuestra  cuarta  anciana,  el  sánscrito,  consolidó  su  poder,  una  vez  más,  en  la  cultura.  Estas  cuatro  lenguas  han  tenido  una  vida  azarosa,  difícil,  combativa,  pero  han  conseguido  cumplir  esa  edad  tan  codiciada  que  no  llegaron  a  alcanzar  lenguas  tan  influyentes  como  el  sumerio  (unos mil años de vida), el egipcio (unos dos mil),  y  ni  siquiera  el  latín  (unos  mil  trescientos  años).  Otras  menos  afortunadas  murieron  tan  jóvenes  que  ni  siquiera  llegaron  a  tener  nombre,  y  otras  que sí lo han tenido, como el mozárabe en el sur de  España, gozó de una breve existencia de seis siglos.  Del  guanche,  lengua  bereber  que  se  habló  en  las  Islas Canarias, conocemos su desaparición, pero no  tenemos la fecha de nacimiento. Algo parecido su‐ cede  actualmente  con  el  eusquera  o  vasco:  sabe‐ mos  que  está  vivo,  y  que  estaba  vivo  en  el  siglo  XVI, pero ignoramos todo sobre su linaje, su infan‐ cia  y  su  juventud,  y  sabemos  mucho,  eso  sí,  de  su  8


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

truculenta madurez.  Las  lenguas  separan  a  los  pueblos de manera natural, pero también ideológi‐ ca.      4. Momentos mágicos del pasado  Del español tenemos datos muy precisos: lugar de  nacimiento,  fecha  aproximada  de  alumbramiento,  razones para la aceptación de sus hablantes, inteli‐ gentísimo  ajuste  al  uso  escrito  logrado  por  el  rey  castellano Alfonso X el Sabio, acierto excepcional, y  casi  espeluznante,  del  uso  que  de  aquella  lengua  hizo Fernando de Rojas en La Celestina, y una serie  de coincidencias, de momentos claves de su histo‐ ria, que la elevaron a esa categoría de grandes len‐ guas de la humanidad que también ocupa el sume‐ rio, el chino, el griego, el latín, el árabe, el italiano,  el francés, el ruso y el inglés.   ¿Y  cuáles  fueron  esos  momentos  mágicos  de  la  historia del español que hizo de aquella lengua de  rudos pastores cántabros una de las más preciadas  de la humanidad? Veamos, más a modo más anec‐ dótico  que  riguroso,  la  grandeza  de  los  insignifi‐ cantes hechos.   Casi todos los momentos claves en biografía del  español, que de joven se llamó castellano, estuvie‐ ron  inspirados  en  la  melancolía,  pero  también  en  la rebeldía, en la desobediencia al orden estableci‐ 9


Rafael del Moral

do, en  decisiones  taciturnas,  en  talantes  románti‐ cos, en coincidencias afortunadas, en regalos de las  fuerzas ciegas de la naturaleza.   Las  lenguas  llegan  a  distanciarse  tanto  unas  de  otras gracias a una serie de circunstancias del azar  que las convierten en privilegiadas frente a las ve‐ cinas. No depende de su estructura interna, ni de la  riqueza  léxica,  ni  siquiera  de  la  facilidad  gramati‐ cal, no, en eso no piensa la historia, depende de si‐ tuaciones  tan  ajenas  a  los  propios  hablantes  que  merece la pena detenerse en ellas.  Revisemos, pues, algunos momentos mágicos de  la historia del español que han de ayudarnos a ex‐ plicar  lo  que  puede  sucederle  en  los  próximos  años, en los siglos  lejanos.    El  primero  de  ellos,  ese  primer  momento  espe‐ cial  sin  el  que  no  habría  llegado  a  la  madurez  de  hoy,  ese  período  de  la  concepción,  se  cobijó  en  la  rebeldía  de  un  hombre  llamado  Fernán  González.  Era el revolucionario caballero un leonés inquieto  y  aguerrido,  conde  y  señor  de  Castilla,  uno  de  los  territorios de aquel reino. De Fernán González sa‐ bemos  que  murió  en  el  año  970,  y  también  que,  después  de  mostrar  su  intrepidez  y  arrojo  en  de‐ fensa  del  monarca  leonés,  Ramiro  II,  desveló  sus  deseos de independencia para Castilla. Y para evi‐ tarlo,  Ramiro  II  lo  encarceló.  A  la  muerte  del  rey,  10


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

en 951, y aprovechando a la crisis interna del reino  leonés, Fernán González consolidó su poder y con‐ siguió  vincular  Castilla  a  su  familia,  una  decisión  tan  patriótica  para  los  castellanos  como  insubor‐ dinada  para  los  leoneses.  El  condado  castellano  pasó  por  herencia  a  su  hijo  García  I  Fernández,  quien le sucedió a su muerte. Quedó así consolida‐ da la cuna del castellano. Hoy recordamos aquellos  hechos,  insignificantes  en  la  densidad  de  la  histo‐ ria, en la multitud de nombres y apellidos que con  estas  raíces  (Ramírez,  Fernández,  González,  Gar‐ cía) se multiplican por el territorio de las dos Cas‐ tillas y otros aledaños, y en el olvido de la mayoría  de los hablantes.  El latín hablado en el reino de León, que por en‐ tonces  se  llamaba  romance,  se  fragmentó,  tras  el  cambio  político,  en  dos  lenguas:  leonés  y  castella‐ no. Pero al castellano nadie le dio la menor impor‐ tancia, nadie le adjudicó identidad alguna, nadie le  atribuyó  el  menor  interés  futuro,  nadie  experi‐ mentó la menor inquietud o aprecio por aquel di‐ alecto  rústico  y  aldeano  frente  al  refinado  latín.  Hasta  que  un  sucesor  de  aquella  estirpe,  llamado  Alfonso, que vivió en el siglo XIII, agrandado ya el  reino  de  Castilla  hacia  territorios  del  sur,  tomó  la  decisión,  también  rebelde  y  cuestionada,  de  huir  del  latín  para  la  redacción  de  las  leyes  y  otros  11


Rafael del Moral

asuntos, y utilizar una lengua sin prestigio en boca  de gentes humildes. Aquel gesto le hizo merecer a  Alfonso X el sobrenombre de el sabio. Pero si que‐ remos  concederle  su  exacto  valor  como  instru‐ mento útil, como vehículo de comunicación, hemos  de  recordar  también  que  el  rey  Alfonso  no  utilizó  el  castellano,  sino  el  gallego,  por  entonces  lengua  de mucho más rango, en su obra poética personal.  Y  llegamos  al  tercer  momento  mágico,  el  más  significado  en  la  historia  del  español.  Le  ocurrió  por  entonces  a  nuestra  lengua,  y  durante  un  pe‐ riodo  de  unos  cincuenta  años,  algo  parecido  a  lo  que le sucede ahora, desde hace solo veinticinco. El  año de 1469 se parece mucho al de 1978. En aquel  entonces, una boda clandestina. En la fecha recien‐ te, un cambio social. En aquel 1469, en la mañana  del 19 de octubre, una chica castellana que conta‐ ba  entonces  dieciocho  años,  contrajo  matrimonio  con un joven aragonés un año menor que ella. Los  contrayentes se habían conocido cuatro días antes  de  la  ceremonia,  y  una  y  otro,  Isabel  y  Fernando,  eran herederos de sus respectivos reinos. Aquel no  fue sino el primero de una larga y afortunada serie  de acontecimientos que catapultaron al castellano  hacia la condición de lengua universal. Por enton‐ ces pasó a llamarse español. ¿Y qué había sucedido  en  1469?  Pues  sencillamente  una  conspiración,  12


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

otra vez un acto de rebeldía, de desafío de los po‐ deres  establecidos  porque  ni  el  monarca  de  Ara‐ gón, Juan II, ni el de Castilla, Enrique IV, su herma‐ no,  tuvieron  noticia  de  aquel  matrimonio  hasta  después  de  consumado.  Había  sido  una  nueva  in‐ subordinación  de  los  condes  frente  a  los  poderes  establecidos.  La fortuna, que de manera tan desigual se repar‐ te en tantos momentos y circunstancias, acompañó  a Isabel de Castilla y Fernando de Aragón desde el  principio.  Sus  decisiones,  tan  cuestionadas,  resul‐ taron políticamente acertadas. Incluso los aparen‐ tes fracasos, se tornaron inexplicablemente en éxi‐ tos. Y recordemos que desde el punto de vista lin‐ güístico, y solo desde este, la expulsión de los judí‐ os se recuerda hoy en la variedad del castellano, el  sefardí,  que  los  herederos  de  aquellos  siguen  hablando en muchos rincones del mundo.   Y entre todas aquellas medidas, la de concederle  tres  barcos  a  un  maniático  aventurero  que  no  ce‐ saba  de  importunar  a  monarcas,  no  fue  sino  una  más en la amplia lista de decisiones en la que casi  nadie confiaba. Lo difícil para aquel excéntrico ma‐ rino, inquieto y trotamundos, que tenía nombre de  iluminado, y origen forzadamente desconocido, no  fue ir, sino volver y, lo más difícil todavía, mostrar  que había ido. Poco a poco se lo fueron creyendo, y  13


Rafael del Moral

con la  certidumbre  de  lo  que  allí  había,  empezó  a  inflarse el reino.   Y  mientras  sucedía  todo  aquello,  un  último  fra‐ caso en la política matrimonial de los Reyes Católi‐ cos, en busca de nuevas uniones territoriales, una  vez  más  un hecho desafortunado, acompañado de  la pérdida de compostura, se convirtió en un éxito,  y facilitó la entrada del español en Europa: tras la  muerte súbita de Felipe I, consorte de la reina Jua‐ na, heredera de los Reyes Católicos, la ilustre mu‐ jer fue declarada loca para dejar paso al gran mo‐ narca  de  la  lengua  española,  Carlos  V,  primer  rey  de Europa y de muchos territorios más que dilata‐ ban  el  imperio,  a  explayaban  el  señorío,  y  como  acompañante de aquella parafernalia, la lengua. El  español alcanzó por entonces un prestigio muy pa‐ recido al que hoy detenta el inglés.   Y  así  llegamos,  saltando  unos  años,  al  aconteci‐ miento  menos  rebelde  de  todos,  al  más  inespera‐ do, al más teñido de magia. El número de hablan‐ tes  que  hoy  tiene  nuestra  lengua  se  concentra  en  un continente donde no nació. Un continente que,  para  mucha  gente,  recibió  a  los  colonizadores  es‐ pañoles que en su conquista, no vamos a entrar en  esto,  arrasaron  con  aquella  civilización  y,  según  muchas  torcidas  interpretaciones,  impusieron  su  lengua.  Hoy  sabemos  que  aquello  no  fue  así,  que  14


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

ninguna de las medidas que Felipe II, Felipe III, Fe‐ lipe IV, Carlos II, Felipe V, Fernando VI, Carlos III y  Carlos IV adoptaron, ninguna de ellas, contribuye‐ ron a la extensión, expansión y divulgación masiva  del  español  en  América.  Ahí  están  los  estudios  de  Rafael Lapesa, de Manuel Alvar, de Antonio Quilis  y de tantos otros. Una vez más el acto más inespe‐ rado,  la  acción  que  aparentemente  debía  contri‐ buir  en  menor  grado  a  la  difusión  del  español  en  América,  milagrosamente,  fue  la  que  infló  la  cifra.  La  gran  explosión  del  español  en  el  continente  americano  fue  la  que  los  propios  gobernantes  de  allí  llevaron  a  cabo  una  vez  independientes,  y  no  antes,  una  vez  organizados  los  estados,  y  con  el  único  fin  natural  de  disponer  de  un  instrumento  de  comunicación  útil  entre  los  administrados.  Así  fue  como  el  español  trepó,  se  alzó,  conquistó  sin  colonizadores  el  continente  americano.  Y  así  es  como se extienden las lenguas: de manera natural,  sin  imposiciones,  con  la  necesidad  de  convertirse  en  instrumentos  útiles  de  comunicación,  con  la  llaneza  con  que  elegimos  un  destornillador,  y  no  otro, para ser eficaces en nuestro trabajo.  Envueltos  en  esta  aureola  histórica,  podemos  decir que los hechos que más han contribuido a la  difusión y extensión del español son, dicho de ma‐ nera grata y sin aristas, los siguientes:   15


Rafael del Moral

♦La rebelión sediciosa de aquel joven aguerrido  que  independiza  al  condado  de  Castilla  de  su  monarca.  ♦La  boda  clandestina  de  los  herederos  de  dos  reinos.   ♦La capacidad de seducción de marinero erran‐ te que se atrevió a persuadir a una reina.   ♦La supresión de los derechos a la reina Juana,  convertida  en  loca  sin  que  nunca  supiéramos  en qué consistió exactamente su demencia.  ♦Y  la  aceptación  y  beneplácito  del  español  en  América en el momento más inesperado, en la  independencia de los estados americanos.     Ninguno de ellos son motivos estrictamente lin‐ güísticos. Las lenguas se ajustan al perfil de la so‐ ciedad que las sustenta; las lenguas fluyen y cam‐ bian  muy  a  pesar  de  sus  hablantes, las lenguas se  escabullen como hábiles serpientes, como escurri‐ dizas culebrillas, sin que el poder político tenga en  sus  manos  su  control,  aunque  sí  puede hacer mu‐ cho por su protección.   El  español,  condicionado  por  fases  y  transfor‐ maciones,  escapa  de  la  estricta  voluntad  de  sus  hablantes.  Y  sin  entrar  a  considerar  más  asuntos  que  prolonguen  inútilmente  los  razonamientos,  16


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

diremos que  nadie  hubiera  aventurado  la  expan‐ sión  del  español  por  América  precisamente  en  el  momento en que menos influencia política tenía en  el Nuevo Mundo. Algo parecido le sucede también  al  inglés:  su  aprendizaje  se  realiza  hoy  al  margen  de  los  países,  europeos  o  americanos,  que  dieron  luz  a  la  lengua,  con  independencia  del  afecto  o  desafecto que se manifieste por aquella lengua.    5. El español y otras lenguas   Desde hace algo más de un siglo y medio las cosas  le  han  ido  muy  bien  al  español.  Luego  pasó  unos  años  estabilizado,  y  en  las  últimas  décadas  la  for‐ tuna parece acompañarlo de la misma manera: en  gratas coincidencias, en elegantes posturas ante el  mundo, en capacidad difusora, en atracción estéti‐ ca, en gusto por su estudio, aprendizaje y uso. Los  extraordinarios  progresos  sociopolíticos  del  terri‐ torio que fue cuna del español han catapultado su  reputación, y con ella su atractivo y su difusión. A  su  afianzamiento  como  lengua  vehicular  en  el  mundo  contribuyen  otros  factores  que  hemos  de  enumerar  con  prudencia,  pero  sin  recelos,  con  respeto, pero sin remilgada educación.   Las lenguas del mundo que viven durante tiem‐ po  deportadas,  proscritas,  eclipsadas  u  oprimidas  por  la  lengua  que  elige  el  poder  como  única  son  17


Rafael del Moral

numerosas. Y no por ello estas lenguas en inferio‐ ridad desaparecen. Es el caso de los centenares de  idiomas hablados en la India, y la imposibilidad de  unificarlas con el poder del hindi y del inglés. Pero,  desde  el  otro  lado  de  la  observación,  tampoco  los  esfuerzos  de  lenguas  que  pretenden  recuperar  su  identidad  con  medidas  legales  consiguen  afianzar  su  uso  como  a  los  poderes  públicos  les  gustaría  que fuera. En las calles de Riga (Letonia), como en  las de Barcelona (España), la inmensa mayoría de  periódicos  y  libros  que  ocupan  las  estanterías  de  los kioscos, librerías y bibliotecas están escritos en  ruso y en español, respectivamente, y no en letón y  en  catalán  como  preferirían  las  autoridades  loca‐ les. Solo unas cuantas publicaciones, con financia‐ ción  pública,  atestiguan  la  presencia  de  aquellas  interesantísimas lenguas no elegidas en la difusión  de noticias, literatura o divulgación científica.   Veamos,  a  modo  de  ejemplo,  la  expansión  del  francés  por  el  mundo  y  sus  modos  de  arraigo,  comparados  con  los  del  español.  Hasta  épocas re‐ cientes el francés ocupaba un lugar muy destacado  en  Europa  y  en  el  mundo.  Hoy,  eclipsado  por  la  fuerza arrolladora del inglés, pierde impulso. Pero  también  porque  la  expansión  del  francés  por  el  mundo  nunca  entró  de  lleno  en  el  lugar  donde  se  cuecen  las  lenguas  para  que  se  perpetúen,  en  la  18


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

cocina de las casas. El espacio que ganó el francés  en  aquellos  países  casi  nunca  fue  comparable  al  del español en América. Los castellanos y las crio‐ llas  formaron  parejas  felices,  crearon  familias  bi‐ lingües en cuyos dormitorios convivieron la lengua  amerindia y el castellano. Una generación tras otra  ganó terreno el instrumento de comunicación más  útil,  el  que  más  convino  en  cada  momento.  De  aquella  misma  manera  se  introdujo  el  latín  en  la  península Ibérica y desplazó al íbero y a otras len‐ guas  celtas.  Suponemos  que  todo  aquello  empezó  cuando un soldado del imperio le dijo a una íbera  en latín coloquial: “Tía, estoy por ti.” Y a los pocos  años  ya  tenían  cuatro  vástagos  bilingües.  Luego,  también de manera natural, el latín ganó terreno y  echó raíces en las cocinas. El francés de la coloni‐ zación  alcanzó  grandes  cotas  entre  intelectuales  locales, pero nunca se armó con la fuerza de la len‐ gua en la que los padres le regañan a los hijos, de  la lengua en la que hablan dos vecinas, de la fiesta,  de la broma… Los franceses viajaban en pareja, los  aventureros romanos y castellanos iban solos a la  aventura.  Y  todo  esto  sucede  porque  la  naturalidad  en  el  uso,  el  suave  y  práctico  manejo  de  los  instrumen‐ tos, preside la vida y pervivencia de las lenguas. ¿Y 

19


Rafael del Moral

qué situación  ocupa  el  español  en  esta  elección  práctica de los hablantes?  El mundo de la cultura se interesa cada vez más  por las lenguas. Los planes de enseñanza incluyen  más de una en la formación de los estudiantes. La  condición  de  bilingüe,  incluso  trilingüe,  es  hoy in‐ evitable en la formación de una persona, con inde‐ pendencia de su especialidad. El mayor porcentaje  de  hablantes  monolingües  del  planeta  se  encuen‐ tra en los países anglófonos. De manera más gene‐ ralizada  que  en  otros  países,  sus  usuarios,  cons‐ cientes  de la difusión de su lengua, prescinden de  añadir  otra  a  sus  conocimientos,  o  si  lo  hacen  la  tienen  en  escasa  consideración  y  destreza.  En  otras muchas partes del mundo, en especial en las  regiones más abandonadas por la fortuna, se con‐ centran  gran  cantidad  de  políglotas,  también  en  mayor o menor grado de habilidad.  La mayoría de  los  inmigrantes  procedentes  de  África  central  hablan  la  lengua  de  sus  padres,  la  lengua  de  su  ciudad, que con frecuencia no coincide con la ma‐ terna, la lengua vehicular comercial más extendida  en su región (suahili, volofo, sango…) y el inglés o  el  francés,  lenguas  obligatorias  en  la  formación  que les permite arrojarse a la aventura europea. La  lengua del país de destino (español, francés, italia‐ no…) la añaden poco a poco, a veces no tan rápido  20


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

como cabría esperar. No entraremos en la conside‐ ración de la destreza, contextos y fines con que se  usan  tales  lenguas,  pero  sí  diremos  que  cumplen  perfectamente con la función para la que han sido  aprendidas.  Y  diremos  también  que  han  sido  aprendidas  sin  esfuerzo,  es  decir,  con  la  naturali‐ dad  que  aprendemos,  pongamos  por  caso,  a  con‐ ducir bien, a comportarnos en público o a montar  en bicicleta.   Si exceptuamos estos dos extremos de monolin‐ gües  y  políglotas,  la  mayor  parte  de  los  europeos,  incluidos  los  países  eslavos,  buena  parte  del  este  asiático  y  toda  América,  añaden  a  su  formación  una o más lenguas a la propia. No hace falta insistir  en  citar  o  recordar  a  las  que  tradicionalmente  se  han alzado a ese privilegiado lugar.    

6. El español en los próximos siglos  Mientras  las  cosas  no  se  tuerzan,  que  no  parece  que  vayan  a  torcerse,  el  español  goza  hoy  de  uno  de los mayores privilegios que la historia concede  a las lenguas. Con la universalización de su litera‐ tura,  atraviesa  uno  de  los  momentos  mágicos  de  historia, semejante al que vivió el latín en el siglo I,  el  griego  en  el  siglo  V  anterior  a  nuestra  era  o  el  francés en el siglo XVIII y en la francofonía. Ya na‐ die lo considera patrimonio de los españoles, sino  21


Rafael del Moral

de la humanidad, que es el mayor galardón que se  le  pueden  ofrecer  a  una  lengua.  Las  miradas  de  quieres  la  estudian,  la  practican  o  simplemente  la  admiran  no  se  dirigen  hacia  Madrid,  sino  hacia  tantos puntos a la vez que no encuentran referen‐ cia única. El español es la lengua del argentino Jor‐ ge Luis Borges, del mexicano Octavio Paz, del chi‐ leno Pablo Neruda o del colombiano Gabriel García  Márquez,  aunque  también  del  gallego  Camilo  José  Cela,  y  de  tantos  otros  con  tantas  y  tan  variadas  nacionalidades  y  orígenes,  vivencias  y  conviven‐ cias, que las miradas del mundo hacia el español se  pierden  entre  los  confines  de  los  continentes.  Los  que  hemos  pasado  por  esta  universidad  sabemos  que aquí, en Moscú, en la MGIMO, lo hablamos co‐ mo en nuestra casa.   Pero  se  someterá,  estamos  seguros,  a  algunos  cambios.   El  sistema  de  cinco  vocales  nos  sitúa  entre  la  monotonía de las lenguas que solo tienen tres, co‐ mo el árabe, y la confusión de las que utilizan más  de una docena como el inglés o el francés. El inglés  muestra  tal  inconsistencia  vocálica  que  frecuen‐ temente  los  interlocutores  exigen  una  mayor  pre‐ cisión  para  comprenderse.  Parece  que  las  cinco  trasparentes  vocales  del  español  van  a  permane‐ cer más o menos estables, y eso a pesar de que el  22


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

habla relajada sureña tiende a abrir unas y cerrar  otras  para  señalar  la  pérdida  de  una  consonante  de difícil articulación en posiciones finales de síla‐ ba. Es difícil augurar soluciones, pero lo que pare‐ ce más probable, tras una mirada histórica, es que  el fenómeno no supere el ámbito regional.   Más  evidente  parece  la  tendencia  consonántica.  Cada  vez  son  menos  los  hablantes  de  diecinueve  consonantes,  es  decir  los  que  distinguen  casa  de  caza  y  los  que  distinguen  poyo  de  pollo.  Si  excep‐ tuamos  el  yeísmo  rehilado  de  los  argentinos,  la  mayoría de los hablantes utilizan diecisiete conso‐ nantes. Si tenemos en cuenta la permanente exten‐ sión  del  yeísmo,  parece  clara  la  pronta  desapari‐ ción  de  la  consonante  lateral  palatal  sonora,  uso  prácticamente relegado al norte de España, en es‐ pecial en las zonas rurales. Menos evidente resulta  la  extensión  del  seseo.  Aunque  los  hablantes  de  español que no usan la fricativa interdental de Za­ ragoza  son  mayoría,  los  libros  normativos  del  es‐ pañol en el mundo enseñan el habla minoritaria de  Madrid, y no la de México. Es también difícil aven‐ turar  el futuro, sobre todo para un fenómeno que  considera  más normativo  lo que es una excepción  entre sus hablantes.   El  caudal  léxico,  ancho  y  extenso,  comparte  un  uso común en todo el vocabulario elemental y dia‐ 23


Rafael del Moral

rio, al  que  se  añaden  las  especificidades  de  cada  región: así hablamos del léxico andaluz, murciano,  canario,  cubano,  mexicano,  panameño,  ecuatoria‐ no,  boliviano,  rioplatense,  chileno…  El  sistema  permite la creación de todo tipo de terminologías,  en  cualquier  campo,  y  si  se  muestra  permeable  y  receptivo  a  los  neologismos  ingleses,  no  es  sino  por  esa  dimensión  útil,  práctica  y  generosamente  suave  en  sus  transacciones  que  deben  tener  las  lenguas que se muestra hábiles, y no rígidas o exi‐ gentes.  No  aparece  ningún  peligro  en  el  acerca‐ miento  del  español  al  léxico  inglés.  Todas  las  len‐ guas  han  nutrido  su  vocabulario  con  el  de  otras.  Incluso el inglés está plagado de términos griegos  y  latinos  que  hoy,  introducidos  y  ajustados  a  los  hábitos fónicos ingleses, solo los expertos identifi‐ can.  El  patrimonio  léxico  tradicional  se  concentra  el las palabras más frecuentes, mientras el impor‐ tado  se  especializa  en  significados  que  matizan  y  amplían  los  campos  de  significado.  Si  el  corpus  léxico de la Real Academia Española recoge más de  un millón de palabras que alguna vez fueron utili‐ zadas en la historia del español, y el actual diccio‐ nario recoge unas ciento veinte mil, nuestro léxico  seguirá  ampliándose  y  especializándose,  y  unas  palabras  darán  paso  a  otras,  y  se  mantendrán  es‐ 24


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

tables aquellas  que  ocupan  las  frecuencias  máxi‐ mas.  Las  exigencias  gramaticales  en  cuanto  al  orden  de las palabras son hoy de una generosa fluidez en  usos, y permite una gran amplitud de posibilidades  con pocos elementos y reglas. La tendencia parece  aún más permisiva.   Alguna  solución  debe  buscar  para    el  equilibrio  de  sus  formas  pronominales.  El  desequilibrio  de  los  adjetivos  y  pronombres  posesivos  de  tercera  persona, su y sus, ha de buscar un acomodo en las  formas. Tal vez la imparable tendencia a reducir el  uso las fórmulas de respeto usted y ustedes no sea  más que la voluntad de suprimir el polivalente uso  de  sus  correspondientes  su,  sus,  que  tanto  han  afeado  a  nuestra  lengua  en  la  expresión  elegante.  Mucho más atractiva era la fórmula vos – vuestras,  desviadas hacia la más elegante de vuestra merced  y  luego  convertida  en  ese  usted  –  ustedes  que,  se‐ gún todos los indicios, parece mostrarse inelegan‐ te, si observamos el  camino emprendido por nues‐ tra lengua.  El español actual parece estar abierto también a  una simplificación de las formas verbales. Algunos  tiempos  de  subjuntivo,  como  los  de  futuro,  han  desaparecido en el último siglo. Las formas de fu‐ turo  de  indicativo  también  están  en  decadencia.  25


Rafael del Moral

Hoy parece más frecuente oír voy a estudiar mate­ máticas  que  estudiaré  matemáticas.  Algo  parecido  le sucedió al inglés.   En  general  los  usuarios  futuros  asistirán  a  una  simplificación  de  las  formas  verbales,  que  es  la  tendencia de todas las lenguas que se tiñen de las  características de las vehiculares.   Tiene el español una inmerecida fama de no dis‐ poner  de  la  riqueza  en  variedades  de  entonación,  de  la  emoción  altisonante  del  italiano,  y  en  otros  casos  del  francés.  Olvidamos  que  si  eso  es  cierto  para el habla de Madrid, no lo es para algunas va‐ riedades del español como la andaluza, la canaria,  o la mexicana, capaces de envolverse en una  dul‐ zura expresiva envidiable, de un ingenio excepcio‐ nal,  de  una  viveza  incomparable.  Su  flexibilidad  para  el  humor,  para  la  broma  rápida,  para  la  dis‐ tensión,    para  una  entonación  que  suaviza  los  en‐ frentamientos  en  las  conversaciones,  parece  mu‐ cho más lograda que las rígidas exigencias de otras  lenguas de su categoría y difusión.    El  sistema  ortográfico,  aunque  con  dificultades,  supera  en  utilidad  a las enrevesadas, alambicadas  y  casi  diabólicas  ortografías  del  inglés  y  del  fran‐ cés, sin duda una dificultad añadida. Tienen a bien  los usuarios del francés y de inglés defender su or‐ tografía por el arraigo tradicional y el elegante uso,  26


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

pero muestran  ambas  lenguas  serias  dificultades  como sistema práctico de comunicación y aprendi‐ zaje. Esta extraña complacencia en la dificultad, en  las  trabas,  está  seriamente  arraigada  como  un  elemento  de  clase,  de  estilo,  de  categoría.  Recien‐ temente  algunas  lenguas  africanas  han  sido  dota‐ das de un sistema de escritura. La razón impone la  lógica en la relación fonema‐grafía. Pero se queja‐ ban  algunos  usuarios  de  estas  nuevas  lenguas  es‐ critas de que su ortografía no tuviera las trabas del  inglés y del francés, en una torcida interpretación  del  uso  práctico  que  han  de  tener  las  lenguas.  En  los últimos años las variedades geográficas y socia‐ les del español se han puesto de acuerdo en todo el  mundo  para  unificar  la  ortografía,  para  hacer  de  ella un uso común. Tal esfuerzo unificador no se ha  conseguido para ninguna otra lengua tan universa‐ lizada como la nuestra.   

  7. Conclusiones  Hoy por hoy el español se coloca entre los instru‐ mentos de comunicación más prácticos y dispues‐ tos  para  su  uso  por  el  mundo.  El  español  de  Ma‐ drid ha dejado de ser el modelo, mientras  nuevos  y  variados  núcleos  y  tendencias  la  independizan,  27


Rafael del Moral

abren nuevos rumbos dentro de la unidad. Hoy el  español  no  puede  desaparecer  como  el  latín  por‐ que no es la lengua de un imperio, sino de muchas  de  comunidades  lingüísticas.  El  arraigo  en  la  humanidad  es  tan  grande  y  variado  que  no  tiene  peligro alguno de morir por la desaparición de sus  hablantes.  El  riesgo  de  fragmentación  es  mínimo.  Aunque  el  léxico  aleja  a  las  distintas  variedades  y  algunas  consonantes  también,  las  diferencias  son  insignificantes  si  las  comparamos  con  la  unidad  del resto de los fonemas, con la coincidencia en las  formas  de  los  artículos,  de  los  demostrativos,  de  los números, de los pronombres, del léxico básico,  del  que  está  entre  las  frecuencias  máximas  como  los nombres de los objetos de la vida diaria, de pa‐ rentesco,  etc.,  También  existe  una  coherente  uni‐ dad  en  las  exigencias  gramaticales  como  la  con‐ cordancia, el uso de las formas verbales y el orden  de la oración. Las divergencias son insignificantes  frente a la unidad.   Los hablantes de español no disponemos de tres  grandes  países  que  expanden  su  influencia  y  su  cultura, ni tampoco de una colección de países que  admiran  la  sabiduría  y  la  cultura  a  través  de  una  lengua  europea,  ni  nuestros  hablantes  se  concen‐ tran en una gran nación o en una nación muy po‐ blada  donde  sus  habitantes  se  multiplican.  El  es‐ 28


EL FUTURO DEL ESPAÑOL

pañol se distribuye por el mundo en amplio espec‐ tro.  No  enumeraré  los  países  que  lo  incluyen  en  sus planes de estudio para no cansar con una larga  lista, pero sabemos que se admira sin condiciones,  con naturalidad, en cualquier lugar del planeta. Las  posibilidades  de  que  un  cataclismo  social  la  con‐ duzca a la situación de peligro que viven hoy más  de cuatro mil lenguas en los próximos tiempos es  impensable. El español está llamado a perpetuarse,  a extenderse, a recordarse y a instalarse en la con‐ ciencia  de  todos  los  hablantes  del  planeta  como  una de las lenguas más codiciadas por la humani‐ dad.   Por eso los estudiantes de español, que son muy  numerosos en todo el mundo aunque, como suce‐ de  siempre,  en  diversos  grados  de  destreza,  se  muestran  felices  en  los  primeros  pasos  porque  el  sistema  fónico  permite  que  se  dejen  entender  rá‐ pidamente,  porque  el  caudal  léxico,  en  los  niveles  esenciales, se presenta claro y accesible, porque la  frase  elemental  no  es  rígida  y  exigente.  Si  a  esto  añadimos  el  peso  de  la  tradición  literaria,  una  de  las  más  ricas  de  todas  las  lenguas,  nos  encontra‐ mos  ante  una  lengua  que  reúne  todas  las  caracte‐ rísticas para perpetuarse en la humanidad durante  siglos,  y  mantenerse  como  uno  de  los  instrumen‐

29


Rafael del Moral

tos de comunicación más eficaces que nunca exis‐ tieron sobre el planeta.     

30


EL FUTURO DEL ESPAÑOL Bibliografía BOSSONG, G. ‐ BÁEZ DE AGUILAR GONZÁLEZ, F. (eds.), Identidades Lin‐ güísticas en la España Autonómica, Vervuert‐Ibero‐ americana, Frankfurt ‐Madrid, 2000  DEL MORAL, R, Historia de las lenguas hispánicas contada para in‐ crédulos, Barcelona, Ediciones B., 2009  DEL MORAL, R., Diccionario de las Lenguas del Mundo, Madrid, Es‐ pasa, 2002  ETXEBARRIA AROSTEGUI, M., El bilingüismo en el Estado Español, Bil‐ bao, Ediciones FVB, 1995  ETXEBARRIA ARSTEGUI, M., La diversidad de lenguas en España. Ma‐ drid, Espasa Calpe, 2002  GARCÍA DE LA CONCHA, V. (coord.), El castellano actual en las comu‐ nidades bilingües de España. Salamanca, Junta de Castilla y  León, 1986.  GARCÍA MOUTON, P., Lenguas y dialectos de España, Madrid: Arco  Libros, 1994  JUÁREZ BLANQUER, A. (ed.). Las lenguas románicas españolas tras la  Constitución de 1978, Granada, Ediciones TAT, 1988  LODARES, J. R.. El paraíso políglota: historias de lenguas en la Es‐ paña moderna contadas sin prejuicios, Madrid, Taurus,  2000  SALVADOR, G., Lengua española y lenguas de España, Barcelona,  Ariel, 1987  SIGUÁN, M., Bilingüismo y lenguas en contacto, Madrid, Alianza  Editorial, 2001  SIGUÁN, M., España plurilingüe, Madrid, Alianza, 1992  TURELL, M. (Ed.), Multilinguism in Spain, Clevendon, 2001.

 

31

EL FUTURO DEL ESPAÑOL DESDE LA MAGIA DE SU PASADO.  

Análisis de los pasos que han llevado a la lengua española a su situación actual y propuestas de futuro.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you