Issuu on Google+

Ramiro Cuende Tascón

69

ciudades o más…

_69 ciudades o más… Página - 1 - de 96


prólogo

Alfonso Guerra González

Socialista andaluz de la primera hora, constructor de los cimientos y las vigas de la Constitución, sombra fiel de Felipe González, fustigador implacable del felipismo. Pero, sobre todo, fundador de la obediencia guerrista, de la que renegará siempre, que le divierte tanto provocar la estupefacción de quien le escucha. Porque él sabe que durante mucho tiempo guerrismo y socialismo fueron una misma cosa. Que Alfonso Guerra fue el PSOE y el PSOE fue Alfonso Guerra, mientras Felipe confiaba y se aburría del partido, y dejaba hacer, “que esas cosas internas las lleva Alfonso”, dicen que decía. Ha estado en el medio de todo lo que se ha movido en la política española. En la más grande y en la más pequeña, en la de los grandes consensos y en la pelea a muerte con la derecha. Una derecha que le soplaba el aliento en el cogote y que supo esperar su caída. La misma derecha que ahora le alaba y le busca como referente de una España que resiste las turbulencias de los tiempos nuevos del nuevo socialismo. Las malas lenguas dicen que él “se deja”, aunque asegure que detesta ese momento, que él ha conocido tan bien en sus tiempos de poder y temor. Jacobino confeso, mártir de aquella renovación del PSOE de aquellos economistas que hablaban inglés, víctima de sí mismo, amado hasta el fanatismo por gentes de pelo en pecho, odiado por sus temblorosos enemigos, Alfonso Guerra lo fue todo. Dueño del partido y de medio Gobierno, controlador de los votos más decisivos de la última historia del poder del PSOE, incluida la de Zapatero. Todo, lo fue todo, lo controló todo. Todo menos lo que más le importaba, la clave del futuro de entonces: la sucesión de Felipe González. Quizá por todo eso, hoy sólo le queda el poder que se mide en los centímetros que mide su escaño. Una medida en verdad pequeña, desde donde Alfonso Guerra observa cómo la política de las grandes cosas se va reduciendo sin remedio. Nadie, nunca, ha conseguido quitarle la máscara a su personaje, ese otro que él interpreta de forma magistral. Ni siquiera aquella quinta columna de su propio partido que, finalmente, le dobló. Porque la máscara va pegada a su piel, incluso de noche. Por eso resulta difícil percibir las heridas. O no tan difícil. UNA SIMULACION

_69 ciudades o más… Página - 2 - de 96


1996

_69 ciudades o más… Página - 3 - de 96


una ciudad misteriosa, 27 de diciembre de 1996.

Antes de iniciar esta serie de artículos en prensa, me gustaría agradecer al DIARIO DE AVISOS, en nombre de mis compañeros la oportunidad que se me brinda – espero que el próximo que llegue a presidir esta institución continúe con esta gran práctica -, que empieza este 27 de diciembre de 1996, mientras de fondo escucho a alguien cercano a William Holden, en ¨Fort Bravo¨, decir ... ¨He venido a esta guerra, para intentar ganar lo que ustedes los jóvenes están perdiendo¨ ... No sé si los jóvenes o los mayores, pero me temo que hay que hacer algo entre todos. Estos días pasados, he tenido la oportunidad de dibujar con un amigo, Pepe, lo que llamábamos al balneario, la plataforma, el barco encallado, en fin, un lugar separado y a la vez cercano a la costa con un destino lúdico. Lo hacíamos como homenaje al ya desaparecido Balneario de Santa Cruz, utilizando como recurso formal – confío en que esta vez bien – los muelles de honduras. Desde aquí, por favor, dejen algo para el recuerdo. Es apasionante la posibilidad de descubrir lugares, pasear por una ciudad desconocida, tocar el mar en el playita del barranco del Hierro, mientras un pescador de caña pasaba la mañana ante los ojos de un asombrado grupo de lugareños y forasteros invitados a trabajar con nosotros en el intento de descubrir al tímido monstruo de acero, hierro y óxido... ¨a punta pala¨. Un ser singular que por allí rondaba, ciudadano sin nombre pero con unas enormes ganas de hablar, nos avisó de la existencia de otro extraño monstruo, éste de colores, formado por casitas rarísimas, ¨que se hacen solas¨ y crecen sobre una montaña de picón que se autodestruye comiéndose hacia dentro...El hombre de este lugar nos dejo que es ¨Las Moraditas¨. Seguro que antiguamente las casitas ¨que se hacen solas¨ eran más pequeñas y de ahí el nombre. La gente del lugar creían, y transmitían de generación en generación, que el primero era malo. Se llamaba ¨La Refinería¨, y no lo podía ver. El otro era más querido y los lugareños lo mostraban, hablaban de sus alegres _69 ciudades o más… Página - 4 - de 96


colores con orgullo. El otro pobre siempre se sentía acosado, vituperado; algunas noches estornudaba, lo que alarmaba a los vecinos, que al día siguiente no paraban de comentar lo sucedido. Era curioso observar que muchas personas al vernos, se acercaban sorprendidas, divertidas, con una amabilidad que llamaba la atención a los de fuera. Les resultaba curioso percibir que quedan lugares donde las personas hablan entre ellas con espontaneidad, sin motivo aparente, tan sólo por el hecho de ser hospitalarias...Hospitalidad, qué palabra tan bonita y a veces tan olvidada. Hoy en día no paramos de soñar con viajes; el auge de las comunicaciones y el desarrollo de los medios de transporte nos traslada casi en instantes a lugares remotos, a los desconocidos confines de África profunda, a las heladas aguas de de la Alaska cristalina, a la polvorienta llanura de la Australia lejana, a nuestras antípodas y a tantos otros lugares... Nosotros, como pintorescos científicos de las novelas de Verne, nos aventuramos a hacer un viaje hacia una esquina de nuestra ciudad, utilizando sólo la ¨guagua¨ como sofisticado medio de de transporte y alguna que otra máquina para tomar fotos. Qué viaje tan largo, sin salir de casa. Volviendo a lo que íbamos, nos fuimos adentrando en las fauces de los monstruos, y cuál fue nuestra sorpresa cuando descubrimos que en sus entrañas había personas como nosotros, que sonreían igual, caminaban igual, y casi todo lo hacían igual, al menos por lo que pudimos ver. Nos miramos asombrados, perplejos. Por fin sonreíamos. Se nos había quitado el miedo. No eran ni tan malos ni tan buenos lo monstruos; casi habían dejado de serlo para nosotros. Los acariciamos con cariño, hasta el punto de que comentamos con los amigos de fuera lo alegre del momento. Por fin descubrimos que no era para tanto: vaya gracia... ¡Toda la vida padeciendo por nada! Se me ocurre que alguien debería montar una agencia de viajes por ejemplo ¨Viajes Pardela¨, para ir en guagua a estos recónditos y lejanos lugares sin salir de casa. Se me olvidaba, parafraseando a Serrat ¨...Por cierto, al techo no le iría nada mal una mano de pintura...¨. Si alguien lee estas líneas, espero por última vez haber contribuido a que se disipe definitivamente el miedo.... Por cierto, de pequeño Ricardo me llevaba con sus hijos a jugar los domingos por allí ceca y desde entonces jamás había vuelto. Ha valido la pena el regreso.

_69 ciudades o más… Página - 5 - de 96


una ciudad dormida, 31 de diciembre de 1996.

Tal día como ayer, paseaba por la Rambla. Hasta aquel momento había sido un día cualquiera, al llegar a la altura de Almeida, casi al final del paseo, observé a una pareja conversando bajo la escultura colgada de los árboles. Las cajas de luz aparecían como si de un cielo estrellado se tratara, a pesar de que la noche estaba cerrada ¡presagiaba lluvia! Durante el recorrido, recordaba los acontecimientos del día, pensando a la vez en este artículo, ¿qué decir?, ¿qué contar?, ¿quién lo leerá? Al acercarme a la pareja, decidí sentarme cerca de ellos, por sentir algo de compañía en aquel solitario paseo. Nada más lejos de mi intención, que romper lo que ya de lejos parecía cargado de intimidad, algo mágico transmitía aquel encuentro. Mi sorpresa fue mayúscula cuando caí en la cuenta, ¡se trataba de Leona Cassiani!, mujer de la que yo, también, en mi adolescencia me había enamorado. Nunca pude cruzar una palabra con ella, a decir verdad era imposible. A su lado, se encontraba embelesado, una persona a la que conozco de toda la vida, y por la que siento profunda admiración D. Florentino Ariza. Todavía le quedaba alguna bolita de chocolate en la caja que un día compró, para un amor que se lo llevó el carajo. Imaginen mi sorpresa, siempre creí que no se conocían, que su amor no lo supieron nunca, y voy a encontrarlos una día cualquiera, en un paseo cualquiera. La vida sorprende cada vez que uno quiebra una esquina, en este caso no hubo ni esquina. Tenían ganas de hacer partícipe a alguien de aquel encuentro, con un cariñoso gesto, me invitaron a sentarme a su lado. Mostré mi sorpresa, no quería interrumpir aquel instante, se notaba en mi cara, pero les agradecí profundamente su invitación. Habían roto un día monótono, que seguramente pasaría a ser una de los más bellos de mi vida. Los dos desprendían amor a raudales, parecían dos tórtolos geniales. No sabría decirles que edad tenían, pero les aseguro que no les importaba en absoluto, a uno tampoco. _69 ciudades o más… Página - 6 - de 96


Los dos conocían la ciudad, me dijeron que la habían recorrido cada uno por separado, hacía ya bastante tiempo. Aquellos solitarios paseos y sus recuerdos dieron pie a una conversación inesperada. Me hicieron al momento cómplice de aquel, su deseado encuentro. Pensaban agotar la noche mientras la ciudad dormía, no tenían demasiado tiempo, y parecía como cuando el agua se escurre entre las manos, a ellos se les escurría su "tiempo". Les dije que por favor me dejaran marchar, que el ratito era solo para ellos. Al despedirnos D. Florentino me comentó que le había sorprendido encontrar la ciudad tan lejos y a la vez tan cerca del mar. Había intentado acompañar a Leona a mojar sus pies en el mar, tras un largo paseo, les había sido imposible. Comentó que era una lástima, que intentáramos hacer algo. Nos despedimos y tras aquel momento no dejo de soñar con ellos y de pensar en los pies exhaustos de ella, que no pudieron remojarse en el mar. Llevo pensando en los pies hinchados de Leona y en lo lejos que está el mar de esta ciudad. Alguien ha creado una barrera infranqueable, y solo personas inteligentes la van a poder romper. En los últimos días he leído algunos artículos sobre la lamentable imagen que da la puerta de nuestra ciudad. Esta, la ciudad, parece dormida, no parece enterarse de lo que le han hecho, la han separado de su mar. No es tan complicado tomar alguna medida urgente, que de nuevo de algo de dignidad, de vida al centro de Santa Cruz. Aunque parezca un contrasentido, este es uno de los pocos casos en el que los coches dan vida a un lugar, hay que permitir y facilitar que la gente llegue al centro. Y, si para esto es necesario que los coches de nuevo giren alrededor de la plaza, no se asusten. Es preferible un solo tiovivo de colores en el que apetezca subir, que toda esa complicada oferta ferial de fin de semana que por más que lo intenta no llena el vacío de recuerdos entrañables, que todos añoramos compartir de nuevo. Para esas actividades existen otros lugares. Ediles, déjennos disfrutar de nuevo de lo que era un lugar con vida, todos los días. ¡No costaría tanto! Igual así, cuando vuelva D. Florentino, puede llevar a Leona a mojar sus cansados pies bajo "La Marquesina". Si no, es bastante probable que se queden disfrutando de su amor en los tiempos del cólera.

_69 ciudades o más… Página - 7 - de 96


_69 ciudades o más… Página - 8 - de 96


1997

_69 ciudades o más… Página - 9 - de 96


una ciudad viva, 12 de enero de 1997.

A veces me imagino las ciudades como seres vivos, con una apasionante existencia propia. Por sus tripas corren sangres diversas, en ocasiones de colores alegres, otras no tanto. Lo curioso de este plasma es que se forma por filtración de las historias que se suceden en su superficie, casi como si de un inmenso bernegal se tratara, en el que caen los acontecimientos; y el paso del tiempo los va deshaciendo y licuando hasta convertirlos en esos fluidos viscosos que corren por las alcantarillas. Particularidad de éstos es que “sienten y padecen”, cambian su tonalidad en función de lo que ocurre en cada momento, y desde abajo hacia arriba hacen vibrar la vida cotidiana. En el caso de nuestra ciudad, el color normal es un azul muy intenso, quizás sea por el viejo contacto con el mar, hoy perdido y que falta le hace recuperarlo. A veces el tinte de la sangre disminuye su intensidad, creo que se debe al recuerdo del frescor del agua que bañaba su costa de callados y arena negra. Nuestra tierra ha sorprendido siempre por su luz, su color, su aire, - en algunas ocasiones enrarecido -, pero de forma especial por lo entrañable de sus gentes. Con independencia del lugar de residencia, ciudad, pueblo o barrio en el que habitan, de sus características y de su idiosincrasia propia, los habitantes de esta tierra - mayores, medianos y chicos - han sido ejemplo de tolerancia, de solidaridad y, curiosamente, poseedores de un especial afecto por lo colectivo, especialmente cuando se toca a arrebato, en que, tras el sonido del tañer de la campana, surge invariablemente una población decidida a solventar lo procedente. Ejemplo de lo expuesto fue la respuesta que la ciudad de Santa Cruz, con el apoyo del resto de los pobladores de la isla cercanos a la misma, dio al ataque de la flota inglesa en el s. XVIII, este año se conmemoran los doscientos años del acontecimiento. Las noticias de que dispongo cuentan que se pretenden celebrar dichos fastos con orquesta, banda y música. No tengo demasiado claro que sean estos sucesos que se

_69 ciudades o más… Página - 10 - de 96


deban celebrar; caso de ser así, tampoco sé bien como deberían serlo. En cualquier caso, la hidalguía con que las gentes de esta isla, apegadas a su terruño, la defienden y anteponen a sí mismos, me resulta sencillamente admirable. En este momento me asaltan un sinfín de dudas acerca de la necesidad de matar o morir por poseer un lugar donde existir, ¡¡¡…que cantidad de absurdos rodean la existencia humana…!!!. Cuestiones como la anterior se deberían solventar de una forma menos categórica, aproximadamente murieron veintitrés isleños y entre seiscientos u ochocientos - según distintas fuentes - por parte de las tropas inglesas. En un texto anónimo, recientemente publicado, que hace relación circunstanciada de la defensa que hizo la Plaza de Santa Cruz de Tenerife invadida por una Escuadra Inglesa al mando del Contra-Almirante Horacio Nelson, la madrugada del 25 de Julio de 1797, MADRID MDCCXCVIII, se dice literalmente lo siguiente… ”Quando se consideran pues estas circunstancias, no puede dexar de reputarse por maravillosa nuestra defensa, y por muy glorioso nuestro triunfo”… ¡Caray!, se me ocurren mil formas de haber resuelto la contienda, una podría haber sido con un “Combate entre los Jefes”, celebrado a las puertas del Castillo de San Cristóbal. Para mí lo más sorprendente de la gesta en la que se le “partió” el brazo derecho a Don Horacio, en realidad arrancado de cuajo, fue la forma como finalizó: el ilustre General Gutiérrez, tras la capitulación convenida con el oficial inglés, Segundo Comandante Samuel Hood, ratificada posteriormente por el Comandante Thomas Trowbridge, dispuso se suministrara a los supervivientes un abundante refresco de pan y vino; generosidad que los dejó atónitos, no menos que el particular esmero con que notaron habían sido asistidos sus heridos en el Hospital. Informado el Contra-Almirante Nelson de los rasgos de humanidad, generosidad y magnanimidad de nuestro General Don Antonio después de la victoria, penetrado su noble corazón de los más ingenuos sentimientos de gratitud, dictó y firmó una carta con su mano izquierda, teniendo a bien “me sea concedido el honor por parte de V. E. de admitir una barrica de cerveza Inglesa y un queso”, a lo cual nuestro General contestó: “Muy Señor mío de mi mayor atención: con sumo gusto he recibido la apreciable de V. S. efecto de su generosidad y buen modo de pensar; pues de mi parte considero, que ningún lauro merece el hombre que solo cumple con lo que la humanidad le dicta…”. Justo al terminar se me ocurre una buena forma de conmemorar este honorable final, con el que, por cierto, podían haber comenzado D. Horacio y D. Antonio.

_69 ciudades o más… Página - 11 - de 96


una ciudad reconquistada, 24 de enero de 1997.

Recuerdo que, hace ya bastantes años, fui a pescar al malecón frente al Cabildo con mi primo Mario y otros amigos. Recuerdo que me aburrió enormemente pescar, de hecho no lo he vuelto a hacer. Pero también recuerdo que me impresionó la fuerza del Mar que rugía bajo mis pies, como si de un volcán en erupción se tratara. Desde aquel día no he dejado de pensar en el Mar. Tendría unos doce años y desde entonces me atrae de una forma inexplicable, me hace soñar con gran tranquilidad, me transporta a lugares remotos con la sola contemplación de su continuo movimiento. Cada vez que me separo de la costa, aunque solo sea al nadar hacia una pequeña balsa anclada a pocos metros de la isla, miro hacia atrás y siento como si huyera de un extraño portaaviones. A veces su limitado, pero a la vez, inmenso territorio me presiona cada vez más. Es una sensación que tiene mucho que ver con la libertad. Volviendo a lo anterior, últimamente, cuando miro hacia el horizonte, me imagino un nuevo desembarco, doscientos años después... Al frente de los distintos buques personajes ilustres de la ciudad, cada uno de ellos, en el puente dirigiendo las operaciones de desembarco en la isla, vienen desde la mar - pienso que a veces los árboles de la tierra no les dejan ver el bosque -, están sumidos en una frenética carrera, tapando agujeros, llevando a cabo nuevos proyectos, pero olvidando a veces mantener lo conquistado. En tierra, una sorprendida ciudadanía observa cómo se acercan en sus chalanas para desembarcar en distintos puntos de la costa, parece ser que vienen con buenas intenciones. Se corre el rumor que están celebrando la defensa de la ciudad en 1797, que extraño parece todo. Hablan de una nave a otra como si estuvieran de acuerdo en lo que hacen, cada una enarbola sus estandartes, pero éstos no son sino signos de representación. La gente en tierra murmura con sorpresa la unidad que parece haber entre todos, se diría que habían olvidado su desasosiego cotidiano ¡Bueno, que sucede! Dieron inmediatamente en la Plaza la señal de alarma. Era al amanecer del 22 de Julio de 1997. Las embarcaciones se dirigían hacia tres lugares de la costa, fuera de tiro de cañón... Unas se dirigían hacia la costa de Valleseco, eran tres fragatas al mando del _69 ciudades o más… Página - 12 - de 96


Teniente de Navío D. Pablo, con mil y doscientos hombres - jardineros, operarios, electricistas, etcétera. Rápidamente desde la playa, se apoderaron de la inmediata colina. Otros mil y doscientos, al mando del también Teniente de Navío D. José Vicente se dejaron caer sobre las playas que hay a nuestra derecha, entre Barranco Hondo y Candelaria. Por allí desembarcaron con intención de marchar hacia la ciudad, entrando por la nueva vía desde el Sur, y conectando por la Piscina Municipal con la Rambla. Por el centro de la ciudad la Escuadra enemiga ordenaba sus fuerzas finales para ejecutar el asalto definitivo. Mil y quinientos hombres, perfectamente armados con sus palas, azadas, rastrillos, cajas de herramientas, hormigoneras, sierras, etc., conducidos por los primeros y más acreditados Oficiales, al frente de los cuales lucía el Almirante D. Miguel, dirigiendo sus tropas hacia el frente de la ciudad con el fin de subir por la calle de El Pilar. ¡Qué agradable sorpresa! Las tropas eran amigas, formadas por ilustres bomberos, jardineros, policías, operarios, técnicos, funcionarios, expertos, ciudadanos entusiasmados, etcétera. Al tocar tierra, su Almirante dijo que solo pretendía atacar el Parque García Sanabria por distintos frentes, restaurarlo, limpiarlo, adecentarlo y recuperarlo, para que las gentes de la ciudad pudieran disfrutarlo con el cariño y cuidado que merece. Todos coincidían en la idea y se sumaba en tropel a la comitiva. Al fondo ya se oían los gritos de los vendedores de productos festivos “¡Chicles, caramelos, manises!”. “¡Hay helado, rico helado!”, y muchos otros. Se sentía la algarabía de la multitud. Una vez finalizadas las obras, celebraron una gran fiesta popular en torno a la escultura de D. Francisco "elogio a la maternidad", y mientras se repartían abundantes refrescos, pan y vino, se descubrió una placa en honor a todos los hombres ilustres que hicieron posible su construcción. Alguien, por último, leyó unas palabras que en 1929, D. Felipe P. Ravina, miembro de la comisión gestora, publicaba en el diario La Prensa:"Todos los días veréis diferentes cuadrillas de jornaleros desmontando las tierras, terraplenando etc., y poco a poco, el Parque se va haciendo. Sus muros de cerca están construidos, a excepción de la calle de Los Campos en el costado Este. Y, cualquier mañana, cuando tú, lector amable, te des un paseo por aquellos lugares, te hallarás sorprendido. ¡El Parque ya está hecho! Y, verás como de todos sus rincones, los árboles, las plantas, las flores, comienzan a decirte: ¡Ya estamos aquí, y de aquí no nos iremos! Solo les queda a los que vengan, quererlo. _69 ciudades o más… Página - 13 - de 96


una ciudad descentrada, 7 de febrero de 1997.

Cuantas cosas suceden en las ciudades del mundo, todos los días, pero sus transformaciones no son tan corrientes, salvo mediante grandes operaciones de ensueño. Resulta curioso lo sucedido en la ciudad de Santa Cruz... Esta era una ciudad con un centro neurálgico magnífico - comercial, administrativo, lúdico, etcétera, el lugar centralizaba la vida ciudadana y casi marcaba el paso de su convivencia. La gente se saludaba con un ritmo pausado, tranquilo, si cabe, intercambiaban experiencias, se comunicaban, comentaban con calma los acontecimientos recientes. En fin, compartían sus vivencias en aquel "lugar". Desde aquí se cogía la guagua que nos llevaba a La Laguna. Desde allá se hacía dedo -bajo los sopórtales del Cabildo-, siempre acompañados de alguna amiga, -o igual ellas amablemente nos permitían arrimarnos a su lado-, socorro que servía de anzuelo (en el sentido más cariñoso de la palabra) para los curiosos conductores. A fin de cuentas ¿quién iba a subir en su coche a aquella pandilla de peludos? En cambio, la presencia de una dama, le quitaba hierro a la cosa. Ahora que lo pienso, tenía sentido. Desde acullá, y tras dos vueltas a la plaza, se visitaba los domingos, y algún que otro sábado, el muelle, a bordo del coche familiar. Solo había una rada conocida, con su Muelle de Ribera y su Muelle Norte, y al frente, cual farallón protector de la ciudad, el Muelle Sur. Aquel inmenso mundo quedaba unido por la Marquesina. ¡Qué coqueta! Siempre dando la bienvenida a los pasajeros venidos desde el mar. Daba miedo cuando papá, a los mandos de su nuevo o viejo coche, daba igual, giraba al final del Muelle Sur para volver a la plaza, mientras todos gritábamos: “¡Al agua no, papá... al agua no!”. El intrépido piloto miraba hacia atrás sonriendo, lo que transmitía una inmensa tranquilidad. Desde allí quedaba conectada la ciudad con el resto del mundo, era como una gran puerta. La otra, más pequeña - de madera -, giraba a la entrada y salida de Los Rodeos. También acudíamos allí a ver llegar los aviones. ¡Qué cosa tan imponente! Me da la impresión que necesitábamos saber en todo momento, que la isla estaba firme y permanentemente comunicada con el exterior.

_69 ciudades o más… Página - 14 - de 96


Volviendo a donde iba. Que sitio tan entrañable era la "Plaza de España". A su alrededor: La Candelaria, La Alameda, El Muelle, El Malecón del Cabildo, El Mar y La Viña del Loro, donde se hacía posible encontrar piratas, cambulloneros y algún que otro famoso borrachito. Gentes encantadoras, que por más que hicieran por no darlo, daban pánico. Era divertido dar vueltas alrededor del monumento, buscando el ansiado aparcamiento. Desde allí se procedería a continuación a realizar la gestión del día o, sencillamente a sentarse a charlar, tomando algún refrigerio en los bares cercanos - El Atlántico, La Peña y otros -. Los más jóvenes compartíamos con admiración todo aquel trajín. Resultaba sencillo entender la ciudad. ¿Qué pasa hoy? La ciudad se ha descentrado. La vieja teoría de los centros direccionales ha conllevado a la creación de distintos lugares con una extraña centralidad fraccionaria; es más, casi son tierra de nadie. Se ha utilizado la ubicación de los mismos, por pura lógica, para desarrollar intereses de todo tipo. Hoy nuestra plaza, La Plaza de España, se siente sola, es inhóspita, al menos de lunes a viernes. Las palomas vuelan tristes, los ciudadanos solo las atienden algún que otro sábado o domingo en los que de nuevo aparecen los niños, comprando en el carrito de la esquina el millo para darles de comer. Las bicicletas, los triciclos, los patines, las parejas con sus coloridos equipajes, etcétera. Surgen como un arco iris, como un inmenso paquete de serpentinas que revolotean por allí. Hoy, lo que rodea a la plaza y sus alrededores, es un aparcamiento subterráneo, con sus accesos en un estado lamentable. ¿Y qué decir de la escalera metálica para pasar al viejo muelle? Las nuevas plataformas portuarias con sus contenedores de colores permiten a duras penas contemplar el mar. A su lado, la novedosa marina para barcos de recreo intenta desplazarlos para recibir de una forma más digna a los navegantes foráneos. Estos cruzarán el Atlántico, colgados de los Alisios, llevándose un singular recuerdo de la ciudad que no tenía centro; o que si lo tenía parecía abandonado. Con todo, el lugar cobrará una fulgurante vida la próxima semana, sin ir más lejos. El añorado Carnaval habrá acudido a su cita anual. La Plaza se volverá loca de alegría y luego, como casi siempre, se apagará la luz y quedará como todas las noches, absolutamente solitaria y triste. Se me ocurre que hasta que alguien arregle la plaza y sus alrededores, nos podrían dejar a los ciudadanos - la gente - llegar a ella más fácilmente, - que nadie se rasgue las vestiduras -, si cabe, hasta con el coche, para, con la ventanilla abierta, poder saludar y tirar de vez en cuando unos puñados de millo a las palomas. _69 ciudades o más… Página - 15 - de 96


una ciudad encantada, 21 de febrero de 1997.

La capacidad de sorpresa es en mi algo innato, me parece una cualidad invariable y propia de todo ser humano, no digamos como se presenta durante la infancia. Todo lo ven con ojos de niño y son capaces de cerrarlos en un instante imprevisible. Esto me sucedió el otro día con mi hija paseando por la ciudad encantada, cuando observé, que dormía en aquel paraje de cuento. Aquello me resultó, o lo entendí, como un encantamiento producido por los tormos. En aquel momento comencé a soñar despierto y entre los sueños recordé algo que había vivido durante un carnaval en Tenerife, no demasiado lejano, quizás nada, la verdad es que no tengo certeza de haberlo vivido, si acaso lo soñé, en cualquier caso da lo mismo. La historia se desarrollaba durante un baile de máscaras en un lugar desconocido de la ciudad. Quedé encantado ¡Qué situación tan extraña, tan apasionante! Aquel sitio resultaba, como poco, atemporal; se trataba de un lugar con una luminosidad distinta, indescriptible, los reflejos sobre los disfraces de aquellas máscaras rebotaban por todas partes, como si de un interminable eco se tratará, llenando todo de destellos tornasoles brillos; todo iba y venía vertiginosamente, mientras en el centro de aquel lugar las mascaritas bromeaban, buscaban las cosquillas a los pocos que no llevábamos la cara tapada. Se sentía que lo estaban pasando de película. Recurrían a buscar relaciones del pasado, acontecimientos vividos por todos, de ellos hacían sus bromas. En el aire se cortaba una cierta ironía por parte de las máscaras, en clave de humor, sin que en ningún momento rallar en lo molesto o lo agraviante. En medio de aquel estruendo pude fijar la mirada y descubrir de quienes se trataba, en aquel instante quedé alucinado; las copas, la música y el ambiente de alguna manera me obligaban: los personajes de aquella fiesta eran conocidos de todos, cada uno mostraba su cruda identidad, se habían repartido las tareas para que la fiesta resultara.

_69 ciudades o más… Página - 16 - de 96


Les tengo que contar, porque no aguanto ni un minuto más, que se trataba de las esculturas de la calle. Se habían desatado de los anclajes que las ataban de por vida a la ciudad, para celebrar su particular fiesta de carnaval. Cada una había invitado a su creador. Imagínense a Miró disfrazado de Miró bromeando con el Guerrero de Moore, sobre la pinta que tenía la escultura... con aquel antifaz veneciano. La pista de baile la habían colocado entre los móviles amarillos de Soto, sobre ella giraba la espiral, mientras Alfaro y Guinovart -uno de abanico y otro de pirata con parche y pata de palo-, dirigían los haces de luz sobre ella y creaban un ambiente surrealista en el que hasta el más mínimo detalle lo vigilaba, con su güisquito en la mano, Domínguez, don Oscar con ojos de gato. Alguien le comentó a la “mujer botella” que recientemente había leído a Kundera, le comentó que éste relataba que la creación es más que el Poder y el Arte más que la Política. Que inmortales son las obras y no las guerras ni los bailes de los príncipes”, lo escribió en “Los Inmortales”, dijo. El ambiente subía de tono, de buenas a primeras se arrancó a bailar en el centro de la pista la Lady, y su sensualidad me abrumó, los Bordes se bajaron de su carro engalanado, para jalearla, mientras el ambiente subía de tono. En un momento Moore, cogió el micrófono y leyó un manifiesto en nombre de todos mientras la música continuaba -. Me pareció entender que se sentía triste, sus palabras lo confirmaron. Pedía en nombre de todas las máscaras, a los allí presentes, y por encantamiento a los ausentes, que antes de que aclarara el día, momento en que el encanto desaparecería, tomaran conciencia de la riqueza, belleza e importancia que la colección de la esculturas de las calles santacruceras tenía. Se trataba de una experiencia sin igual, con la singularidad de parecer huérfana. Solo unos pocos las querían y mimaban... Acaso fuera posible dijo, que por un instante todos los ciudadanos pensaran y recapacitaran sobre su estado... ¡Qué pena! ¡Cuidadnos! La juerga retomó -tras aplausos, lágrimas, guiños y sonrisas- su tono natural. Pronto amaneció, unos con nostalgia, otros alegres, algunos casi rotos -con el rímel corridovolvieron a su vida diaria. Aquella fiesta, me hizo pensar, espero que a alguno de ustedes también.

_69 ciudades o más… Página - 17 - de 96


una ciudad acogedora, 7 de marzo de 1997.

Ayer leía un informe sobre la calidad de vida en las capitales españolas, y quedé amargamente sorprendido. Todos pensábamos que nuestra ciudad era maravillosa, me temo que nos hemos dormido en los laureles: por decir así, somos de segunda división. A las pruebas me remito, según el estudio, que pretende conocer cuáles son las urbes que mejor tratan a sus habitantes, Santa Cruz no queda bien parada. Eliminando, porque partimos con demasiada ventaja, los aspectos relativos al clima, nos corresponde estar situados en el puesto treinta del escalafón. Los datos económicos son mejorables, por supuesto, pero relativamente tranquilizadores. Consumimos poca electricidad, con los tiempos que corren es de agradecer; dependemos energéticamente del exterior, espero que pronto el Sol y el Viento nos ayuden algo más, ya que hasta hace poco estaba prohibido contar con ellos. Cuando pienso en lo anterior recuerdo aquel molino de viento que se veía al pasar por La Laguna, desde la Autopista, aparecía y desaparecía de forma extraña, nunca supe porqué, la rumorología de la época decía que no era legal. Aquel aerogenerador era atrevido, independiente, no molestaba a nadie. Nos acercaba al futuro. Seguimos teniendo una ciudad limpia, los domingos por la mañana da gusto verla. Por cierto, ¿han observado el ambiente que se ha generado en la Rambla remodelada ? Los ciudadanos se reencuentran con la ciudad cuando ésta da muestras de humanidad. Esto me retrotrae al viejo debate sobre si la ciudad debe dar respuesta a problemas urbanos o humanos, para mi queda claro con ejemplos como el citado. Lo primero son los ciudadanos, lo urbano debe dar respuesta a sus necesidades. Han cambiado las expectativas colectivas, la posibilidad de interrelación con el vecino y con el medio, el adecuado paso entre lo privado y lo público, de lo anónimo a lo _69 ciudades o más… Página - 18 - de 96


compartido, se ha convertido en el leit motiv del sentir ciudadano. La ciudad nos guste o no, sigue siendo lugar de encuentro. La gente está harta de ruidos, incomunicación, desigualdad, degradación, abandono, contaminación, inseguridad y otros. A pesar de lo anterior, las ciudades siguen atrayendo, son un reto continuo, siguen siendo el territorio de la libertad. Entre los datos que tuve la oportunidad de analizar, hay dos que me llaman la atención especialmente. El índice de suicidios se encuentra entre los más altos de España, quiero pensar que está motivado en una exigencia perfeccionista de la existencia individual y no en el desamparo producido por una ciudad inhóspita, lo que sería imperdonable. El índice de delitos es el tercero por la cola, esto sorprende si reflexionamos en la relativa tranquilidad que se vive durante el carnaval, quizás se deberían mantener las medidas excepcionales que con tal motivo se ponen en práctica, es seguro que esto ayudaría a mejorar la convivencia diaria, disminuyendo el nivel de delincuencia. Estoy convencido de que todavía son posibles los retos colectivos, especialmente si quienes los lideran son capaces de transmitir ilusión a la ciudadanía. Volviendo atrás el domingo tuve la suerte de disfrutar del ambiente que se vivía en una ciudad amable, la gente tomaba el aperitivo dominical en el kiosco de La Paz; los mayores sentados en los nuevos bancos, disfrutaban viendo a los niños jugar -por cierto, desde aquí quiero felicitar a Loreto Aríz y a su equipo por la calidad de este trabajo, que bien están colocados los bancos-, el espacio es en sí mismo acogedor. Otros compraban la prensa, todos comentaban el resultado del Tenerife frente al Barcelona, se cortaba la alegría en el aire. Alguien me comentó, que estaba demasiado bien, que imponía respeto por lo aséptico, que esto era impropio de nuestra ciudad, en la que casi todo se hacía al trancazo. Me cogió tan de sorpresa, que al principio no sabía que decirle, tras un corto silencio le contesté que al menos aquel pedazo de la ciudad, envejecería con dignidad. Por último, un mensaje optimista, nuestra ciudad reúne condiciones objetivas para ser grande. El tiempo perdido se puede recuperar fácilmente, a las pruebas me remito. Lo que si tiene que ser cualquier ciudad que se precie, es ser “acogedora” para sus habitantes.

_69 ciudades o más… Página - 19 - de 96


una ciudad truncada, 21 de marzo de 1997.

Existen ciudades que ostentan…

_69 ciudades o más… Página - 20 - de 96


una ciudad buscada, 4 de abril de 1997.

Tengo que confesarles que una vez superado el artículo número siete, mágico dígito según dicen algunos-, todavía no sé porqué cometo este atrevimiento. Escribir sobre algo poco conocido, asusta, si le sumo que lo hago con una herramienta que no es la mía: la escritura, les aseguro que produce un cierto desasosiego. Este pequeño estrés lo supero gracias al apoyo de algunos amigos que leen lo que escribo animándome a continuar, y al efecto que produjeron los consejos de Leopoldo, me picó y obligó a estudiar. Mentiría si no les dijera que cuando acabo uno de estos textos me siento más tranquilo que al principio, el folio en blanco produce pavor, aunque compensa la espera de algún comentario sobre lo narrado. Hace unos días un buen amigo me regaló un libro de Italo Calvino, se llama “Las ciudades invisibles”, me pareció al ver su título que mi aventura perdía sentido. ¿Cómo me iba a comparar con un maestro? ¿Qué es una ciudad?, hoy no lo sabe nadie. ¿Qué extraños mecanismos las hacen tan atractivas al ser humano?, tampoco. Cada día que pasa tengo más dudas, son como seres vivos con un latir inexplicable. ¿Que define una ciudad ?, lo público, lo privado, la frontera entre ambos; el conjunto de piezas que la conforman: calles, plazas, parques, paseos, alamedas, ramblas, fuentes, murallas, avenidas, puentes, y tantas otras, sus museos, iglesias, colegios, clínicas, hoteles, comercios, bibliotecas, edificios representativos, y un sinfín de viviendas de todo tipo y color, sus árboles, flores, bancos, papeleras, carritos - hoy kioscos -, semáforos, estatuas, esculturas, etc.…, completan el decorado. Alguna fórmula desconocida lo mezcla todo proporcionándole a cada urbe su propia imagen. Pero falta lo más importante: la gente. Sus costumbres, sus tradiciones, su historia, sus celebraciones, su habla, sus sueños colectivos, sus proyectos; ponen la guinda al pastel, al fin lo que le imprime carácter a una ciudad, confiándole a cada una su especial identidad. Hubo un tiempo en el que las ciudades eran para las personas y para las ideas, y ahora, parece ser, son para las cosas. Cada día que pasa se parecen más unas a otras - basta con coger un avión y llegar a cualquier hotel de cualquier ciudad, las habitaciones parecen siempre la misma, casi como si el viaje hubiera desaparecido, su _69 ciudades o más… Página - 21 - de 96


mueble bar con los detalles de siempre dentro, y el compañero inseparable, su televisor encima -, al salir a pasear por alguna metrópoli desconocida uno se siente miembro de la “aldea global”, desde mi punto de vista, el fenómeno por antonomasia del fin del milenio. Aquellos lugares recónditos cargados de misterio, incluso, por qué no decirlo, imponían cierto miedo. Daba igual su lejanía, la mayoría de las veces nos sorprendían; hoy son familiares, imágenes cotidianas, casi propias. Parece como si el mundo quisiera hacernos saber que la capacidad de asombro la llevamos dentro, mirando con ojos de niño la vida cambia en un instante y lo haría todavía más si observáramos a nuestro alrededor con calma. ¿Cuántos sitios a pocos kilómetros de su casa no conoce?, lo curioso es que a pesar de lo dicho sigue siendo apasionante descubrir. Por más que sabemos de un lugar a través de los libros, la radio, la tele, nos siguen sobrecogiendo los climas, los olores, pero no podemos dejar de reconocer que lo que distingue a unos sitios de otros son las gentes, su percepción de lo propio. ¡Cuántas veces habremos oído decir que es mejor intimar con un pueblo acompañados por alguien del lugar! Realmente se conoce con más profundidad. En ocasiones me sorprendo ojeando alguna revista, sin ir más lejos mientras escribo estas líneas. Quién iba a decir que en una región neozelandesa llamada Malborought, se planta viña en espaldera, como en Tacoronte, leo que sus vinos tampoco tienen complejos. Solo la dimensión de las plantaciones distingue ambos paisajes, si bien la auténtica diferencia la proporciona la imagen de sus vinicultores, son de otra raza. Calvino, en su libro narraba: “El Gran Jan ha soñado una ciudad: la describe a Marco Polo: El puerto está expuesto al septentrión, en la sombra. Los muelles son altos sobre el agua negra que golpea contra los cimientos; escaleras de piedra bajan, resbalosas de algas. Barcas embadurnadas de alquitrán esperan en el fondeadero a los viajeros que se demoran en el muelle diciendo adiós a las familias. Las despedidas se desenvuelven en silencio pero con lágrimas. Hace frío; todos llevan chales en la cabeza. Una llamada del barquero pone fin a la demora; el viajero se acurruca en la proa, se aleja mirando al grupo de los que se quedan; de la orilla ya no se distinguen los contornos; hay neblina; la barca aborda una nave anclada; por la escalerilla sube una figura empequeñecida; desaparece -cuando lo leo me imagino a mi abuelo despidiéndose, camino de Cuba-; se oye alzar la cadena oxidada que raspa el escobén. Los que se quedan se asoman a las escarpas del muelle para seguir con los ojos al barco hasta que dobla el cabo; agitan por última vez un trapo blanco”. “Vete de viaje, explora todas las costas y busca esa ciudad -dice el Gran Jan a Marco-. Después vuelve a decirme si mi sueño responde a la verdad”. _69 ciudades o más… Página - 22 - de 96


una ciudad isla, 2 de mayo de 1997.

No hace mucho cayó en mis manos un texto que versaba sobre los territorios para la innovación. Decía algo como que las ciudades en las que vivimos tienen muchas rigideces, que su forma física no evoluciona con facilidad y que aunque la arquitectura se renueva o sustituye cada cierto tiempo, los tejidos urbanos permanecen. Hoy seguimos viviendo en la ciudad renacentista, en los ensanches del XIX, en los polígonos residenciales y en los barrios producto del urbanismo funcionalista. Me pareció que había mucho de cierto en aquello. La estructura urbana suele ser rígida y aunque se produzca un cambio acelerado por la emergencia de nuevas tecnologías, en la visión que se tiene del futuro, en las prácticas económicas, en las prioridades políticas, es, sin embargo difícil incidir drásticamente en la estructura de la ciudad, debido a que ésta tiene una permanencia histórica sensiblemente mayor que las coyunturas políticas o los ciclos económicos. Vivimos con un cierto grado de insatisfacción, una insatisfacción casi permanente en las diferentes generaciones, con las ciudades en las que nos ha tocado vivir, a pesar de lo dicho, nos siguen aportando una compleja combinación de permanencia histórica, de identidad, de referencia cultural y de adecuación. Estamos asistiendo al nacimiento de algo nuevo, con unas nuevas estructuras territoriales. La ciudad actual, la postindustrial, sufrirá una importante renovación cualitativa de las estructuras existentes. Esto, pienso, se va a producir porque en el fondo estamos viviendo un cambio de mentalidad, con nuevas pautas de comportamiento que emergen como consecuencia de la sociedad de la información, y de la creciente valoración de la naturaleza y el medio ambiente. Hace tiempo que en la cabeza me da vueltas una extraña idea, tiene mucho que ver con lo anterior y lo sorprendente es que me ronda cada vez más a menudo. Imagino que nuestras islas se convierten en ciudades. Cuando esto sucede me asaltan multitud de sensaciones agradables y a la vez un relativo desconcierto, temo que esto último sea resultado de mi incredulidad en la utopía lógica. Las primeras, las que me agradan, _69 ciudades o más… Página - 23 - de 96


probablemente sean así porque hacen posible - en mi mente - sentir ordenadas nuestras islas con una curiosa tranquilidad que no siento en la vida real. Es como si de pronto todos entendiéramos con naturalidad que nuestro espacio, nuestro territorio, se debe leer de otra forma. La última ocasión en la que sucedió, cometí la torpeza de acudir a la enciclopedia y empezar a estudiar el tamaño de las grandes ciudades. Por un momento recordé las ciudades-estado a través de la historia y la cosa comenzó a adquirir un raro sentido. Faltó poco para que todo aquello que cíclicamente se encendía en mi cabeza perdiera la gracia, pero no, muy al contrario, se convirtió en un juego divertido, en el que era posible - sobre el tablero - innovar. Pronto descubrí que la ciudad de Los Ángeles no era la más extensa de la tierra, y que Ciudad de México era considerada la más grande urbe, con más de mil setecientos kilómetros cuadrados. Comencé a pensar en la posibilidad, antes remota, de que la idea de entender la isla como unidad municipal, al fin, como una gran ciudad, no era tan descabellada. Una gran urbe amurallada por el mar, fuera el llano azul. Las puertas de la muralla siempre abiertas, accesibles por cualquier punto de la tapia virtual, la costa y el cielo, eso sí, no con el mismo riesgo por cualquiera de ellos. En lo alto, un gran parque del cual disfrutar los nuevos supra ciudadanos de esta urbe soñada. Los pueblos y ciudades se convertían en los barrios de la ciudad isla, los ayuntamientos y alcaldes serían ahora las oficinas de barrio y ellos los concejales de éstos. Y por fin el Cabildo, el único Ayuntamiento de la isla, presidido por el Alcalde de todos, el del creado municipio insular. Pensemos por un momento en La Palma, seguiría siendo la Isla Bonita, pero toda ella se transformaría en la ciudad jardín por excelencia. Espero amigo Clemente que lo entiendas como la especulación que es. Casi al acabar, me preocupa que alguien se moleste, confío en que no por algo que no deja de ser un juego al que me gustaría jugar. Porque aunque pienso que las personas son tan o más importantes que las ideas, y que nunca debemos dejar de creer en la utopía que nos esperanza, creo firmemente en este sueño que haría nuestra convivencia más justa. Al final, como siempre, me pongo poético y la idea que es lo importante me parece que pierde algo de intensidad, ¡no lo sé!

_69 ciudades o más… Página - 24 - de 96


una ciudad aislada, 16 de mayo de 1997.

Hace unos días escribí “La ciudad isla...”, todavía casi nadie ha leído aquel artículo, la culpa es mía, una de las más grandes tragedias de la humanidad - la culpa -, sin embargo, no se quien la inventó, pero la susodicha, mejor no mentarla, es insoportable. ¡Qué cantidad de momentos fabulosos, se habrán echado a perder por culpa de la misma! Mientras pienso en ella, he recordado a un amigo, del que no me despedí y lo que es peor, al que no le di las gracias. Ramón te agradezco el haberme enseñado a olvidar esa estúpida sensación, gracias por aquellos ratos, me ayudaste y animaste a hacer cosas, que la inseguridad y otros mecanismos absurdos, no me permitían, entre otras, esto de escribir. No pretendía solventar la historia de un plumazo, está ahí y aprendemos, no lo que deberíamos de ella. Ni mucho menos, trataba de restar altura a los que nos representan legítimamente. No tengo ninguna duda sobre lo difícil que resulta su trabajo con el actual modelo de representación. Si supiéramos, las horas que pasan haciendo guardia a las puertas de otros despachos, esperando la ansiada subvención, que haga posible su labor. Si supiéramos los extraños mecanismos con los que se establecen los repartos, dependen del color del que gobierna más arriba, y, solo en algunas ocasiones, dependiendo de la generosidad y honestidad del que reparte, se recibe el deseado óbolo que permite, al fin, el fugaz lucimiento ante los electores. Después, como siempre, vuelta a empezar. Es curioso pero el proceso de la solicitud se da en todos los niveles de la administración, siempre hay alguien por encima, y por fin, más arriba todavía, los ciudadanos que con su voto silencioso deciden el futuro. Si se organizara a los solicitantes - pedigüeños ilustres -, entre los que me incluyo, de forma que se hagan menos sombra, es probable que en el reparto general tocara bastante más a cada una de las islas ciudad, y lo que me parece más importante aún, se podría planificar algo. La reflexión no era fatua, simplemente era otra visión, si se quiere utópica, del modelo actual. Al escribir recordaba cosas, algunas bastante lejanas en el tiempo. Le conté a Pedro sobre el particular, me dijo que él había ido por primera vez a Los Cristianos con 15 años, nos pusimos a hablar y le narré un recuerdo imborrable de la infancia, que tiene que ver con esta otra forma de entender el lugar - la isla -. Era temprano cuando nos despertábamos, tras la duermevela de rigor previa al gran viaje a Los Cristianos. El _69 ciudades o más… Página - 25 - de 96


Austin A-40, TF-22354 de color gris aguardaba a la puerta, con el fin de transportarnos a la Playa de Mariano, nos esperaba el Hostal Reverón, con sus camas de hospital, para pasar uno días de asueto, más para los mayores que para nosotros, porque para nosotros, casi todos los días lo eran. La carretera vieja aparecía sinuosa, legendaria. A su márgenes surgían lugares hoy olvidados, los pequeños no reconocíamos su belleza, los mayores no tenían tiempo para gozarla, bastante era con soportar estoicamente nuestros padecimientos. Entre aquellos ¡papá pis!, ¡mamá caca!, ¡me mareo!, transcurría la gran aventura, las curvas, las paradas para dejar pasar al que volvía y tantos otros acontecimientos hacían el viaje insufrible. Solo la ilusión por saludar al guardia del muelle, y por gozar de la playa soñada, mantenían nuestro espíritu altivo. Primero fue la casa de Mariano, luego la casa de Reverón y, por último, el Hotel Moreque. Nada de aquello permanece igual. Ya no está Mariano, ya nadie nos cuida, como cuando papá y mamá salían a pasear, o a cenar con sus amigos. Pero, ¡hete aquí!, que de otra manera, todo es lo mismo. En el fondo, todo son ilusiones, emociones, sensaciones al fin. Creo firmemente en que para los hoy pequeños, yo me siento algo mayor, todo sigue siendo igual, es una forma de mirar. Hace un rato tuve la suerte de poder leer el discurso de un poeta, desde hace poco, Premio Cervantes de Literatura, decía en su discurso, “soy un mirador”, me he acostumbrado a mirar el mundo, a aprenderlo con los ojos. Siento cosas parecidas y reconozco la torpeza en compararme con un genio, espero que comprendan, si cabe, que lo comparable es solo el intento de sentir con cuidado. Y si no, fíjense como ha cambiado nuestro lenguaje, la forma con la que nombramos hoy, lo que antes se denominaba de otra forma, o la ubicación de las grandes infraestructuras. Hace treinta años la ciudad se iluminaba con la energía que producía Nuestra Sra. de la Luz, ¡qué gran enigma!, después que fue la factoría de Las Caletillas, ahora la central de Granadilla. Ahora se habla del gran puerto de Chasna, de la zona ZEC, también en Granadilla, y tantos otros cambios. La carretera vieja a La Laguna, se llama, por arriba Avda. los Menceyes, por debajo se busca su conexión, la Autopista del Norte se va a convertir en Rambla de paseo, a su paso por La Laguna. Todavía nadie ha explicado la solución como es debido. Da la sensación que se ha perdido la tradición de debatir las cuestiones colectivas, debe ser más fácil, hacer sin explicar, por si se hace mal. Contemplo el paisaje de Tacoronte, y pienso que sería mejor entenderlo como una bella ciudad-jardín, no como una errónea conquista del medio rural. En ocasiones me enfado conmigo. Especialmente, cuando me descubro ejercitando el desconsiderado ejercicio de no dar a las cosas la altura correcta y agradecer lo bien que se vive en esta tierra. Comparar con otras situaciones, no solo mirando hacia arriba, sino también hacia abajo, es bastante más razonable.

_69 ciudades o más… Página - 26 - de 96


una ciudad inmaculada, 30 de mayo de 1997.

Hay ciudades más limpias que otras, el milagro está en que algunas parecen inmaculadas, aunque solo lo sean por cortos espacios de tiempo, para luego volver a seguir siendo simplemente limpias, lo que no es ninguna tontería. En Canarias destaca por esta cualidad San Cristóbal de La Laguna, entre otras que también gozan de este preciado don, Betancuria, Teror, Candelaria, etc. La ciudad universitaria por antonomasia, se encuentra en los primeros lugares, pero es que además reúne otras condiciones que le dan la categoría de confortable. Existen infinidad de aspectos que unidos hacen de las ciudades lugares atractivos, pero hay uno que quiero resaltar por lo singular. No sé si a ustedes les pasa, pero salir de compras me resulta insoportable. Estarán pensando, ¿qué tiene que ver que no le guste salir de compras con el atractivo de Aguere? Parece curioso, pero no me importa demasiado ir un sábado por la mañana a pasear por La Laguna, es mas apetece recorrer sus calles con la lista de cosas por hacer, y, tranquilamente ir tachando cada una de ellas, sin prisa por acabar, si cabe saboreando el paseo, entre saludo y saludo. Esta, para mi singular sensación, se intensifica cuando llega la Navidad. Salgo solo con el fin de pedir a los Reyes Magos alguna que otra sorpresa para los seres queridos, el agobio lo calmo en Casa Peter con un perrito caliente, ¡con todo! La familiaridad de los comercios, en algunos casos alucinantes, y las gentes, laguneros de toda la vida, seres en ocasiones fascinantes, me transportan en el tiempo. Esto último lo descubrí con motivo de una reciente Procesión del Silencio, en la que como penitente y callado espectador, como no podía ser de otra forma, observé hechizado la presencia de un sin fin de personajes peculiares, el ambiente parecía antiguo. Nunca he pisado Guatemala, pero imagino, a veces, al recorrer las mojadas calles laguneras que soy transportado a Antigua, siento su atracción sin saber porqué, ¿será su nombre? El juego de palabras es socorrido, la antigüedad que emana la “Vega”, - con sus trazados, que le imprimen un carácter cuasi colonial, sus conventos, sus palacios, sus

_69 ciudades o más… Página - 27 - de 96


instituciones, qué decir del sonido de sus calles en invierno, y lo que sabe un vasito de vino despistado -, reconforta. Por cierto, se está llenando de bodegones o tabernas, me gusta más el nombre que el de tascas, el producto es más lagunero. No se pueden olvidar, los chochos y los cacahuetes de Méndez, las tapas y el sabor de “La Oficina”, con sus correctos códigos de conducta. Se acuerdan de los bocadillos de recortes de D. Francisco el de “Artillería”, su vino con vino o de los platos de salsa del 2 y 1, ¡que socorridos eran para nuestros exhaustos bolsillos! Hoy todo es diferente, no digo que peor, la gente recorre las tabernas en procesión, viernes y sábados no se puede entrar en ninguna, hay que reservar taburete por teléfono, o mejor dicho por adelantado, lo que hace más honor al lugar. Lo que alegra de verdad, es saber que la gente es inteligente y no deja de ejercitar el sano ejercicio de disfrutar de la vida y conversar con los amigos. Bar “La Carrera, ensaladilla alemana y cañitas para refrescar el gaznate, en aquella mesas cargadas de historia, íntimas como los departamentos de los vagones de un tren, que sitio tan acogedor. La alegría con la que recibíamos la invitación de mamá, alguna que otra tarde, nos salía de la cara. Hablando de procesiones, me estaba desviando del motivo de este artículo, hace poco La Laguna recibió la esperada visita de la Patrona. ¡Menuda comitiva!, entre demostraciones de cariño, afecto, sollozos, ruegos, en suma de la devoción popular, recorrió el viejo camino desde la Basílica hasta la Catedral, no lo duden, su visita cargó las pilas a mucha gente. Pero lo más importante, fue la extraña calma que se respiraba en el ambiente. Se trata de un fenómeno inexplicable para una mente cartesiana, pero no por esto deja de sorprender. Tuve la suerte de entrar en la catedral el pasado ocho de Mayo muy temprano, serían las seis y media, clareaba el día, les confieso que todavía estaba somnoliento, se cortaba la tranquilidad. Y, ¡hete aquí!, que por arte de magia, quizás imponía el momento, sentí una paz indescriptible, fueron instantes. Al salir seguían los puestos de los turroneros en el mismo sitio, las calles se seguían colocando, una vez más, no había pasado casi nada. Por cierto, Dña. Cristina, si lo lee, mil gracias por hacerlo. Estoy pensando que estos momentos inmaculados de las ciudades, se deberían utilizar para pensar en su futuro. Alguien de la comitiva comentó que la virgen le había susurrado al oído, lo bonito que sería arreglar la vieja universidad y algo que tenía mucho que ver con ella la Avenida de la Trinidad. ¡Igual fue un invento!

_69 ciudades o más… Página - 28 - de 96


una ciudad callada, 13 de junio de 1997.

Temo que la situación no se sostenga por mucho más tiempo. M refiero al nivel de abandono al que se ha llegado con algunos lugares emblemáticos de nuestras ciudades. Es lamentable observar el estado en que se encuentran y el trato que se les da a monumentos y edificios singulares que a todos nos pertenecen. Las grandes urbes no lo son por su tamaño, lo son porque sus ciudadanos pueden sentir con orgullo el hecho de serlo, lo que a su vez conlleva un sentimiento colectivo de amor por lo que es de todos: plazas, parques, edificios institucionales, y tantos otros ejemplos que se podrían mencionar. Cuando esto sucede, se miman y respetan los signos de identidad, y los gobernantes son los primeros que tienen la obligación de hacerlo, quienes los cuidan con mayor celo, si cabe, que el común de los mortales. Se convierten así en custodios del templo, la ciudad. Pero esto es algo que no pasa en algunas de nuestras ciudades. Inaugurar es lúcido, probablemente un signo de modernidad, sobre todo cuando al cortar la cinta se es consciente de que se da la entrada a algo que perdurará en el tiempo, que mejorará la calidad de vida , que rellenará un vacío; pero no lo es tanto si en el camino se abandona lo anterior. Entonces la dignidad de esos momentos se enturbia con el recuerdo, sólo de algunos, de lo que queda atrás, desmoronándose en silencio. Leí, hace algún tiempo, a Octavio Paz –persona a la que admiro- y quedó para siempre en mi recuerdo una frase: ¨Para ser verdaderamente modernos, tenemos antes que reconciliarnos con nuestras tradiciones¨. Creo que lo escribió en un sentido amplísimo, incluso para evitar caer en viejos errores. ¡No sé qué pasa! Cada vez que me enfrento al papel en blanco, siento miedo; no a escribir bien o mal, que es algo bastante más íntimo. Más bien es una cuestión que me molesta y no termino de entender. Voy a intentar explicarlo. Parece que de todo hay que hablar con cuidado, con moderación, para que no se ofenda nadie. Si dices esto se molestan unos, si opinas aquello se molestan los otros. Es como a navegar en medio de una extraña tormenta en la que entre la niebla aguarda la tragedia. Los códigos para navegar en estas procelosas aguas me son desconocidos. _69 ciudades o más… Página - 29 - de 96


Lo singular es que regatear en estos mares no es fácil. Las regatas se organizan de una forma curiosa, es un constante desafío entre dos, la clase política y los medios de comunicación, con las tripulaciones mezcladas; el resto aguardamos adormecidos el devenir de los acontecimientos, algunos con cierto desconsuelo por participar. Cada mañana escuchamos un nuevo pistoletazo de salida y observamos con sorpresa cómo se repiten las estrategias. Sólo queda esperar. Que nadie ofenda, pero en esta tierra hay demasiada gente dormida. He de confesar que me encuentro entre los que padecemos este feliz letargo. Quizás sea por el nivel de satisfacción, pero pienso, con cierta nostalgia, que sea más producto de la desidia que de lo anterior. ¿La opinión pública está asustada ante la mayor empresa de Canarias – la Administración-? No lo sé. Si no es así, ¿cómo se pueden permitir desde el silencio el estado de cosas en que nos encontramos sumidos? La ciudadanía calla, los notables no opinan, los profesionales no hacen, los ilustrados no transmiten, los ricos guardan, los pobres lloran, todo parece de nadie. Tan solo depositamos nuestro voto cada cuatro años en la urna, dejando en ellas la responsabilidad individual, para que alguien la administre. Empieza a resultar incómodo lo que antes era cómodo, incluso deja de ser alegre y empieza a entristecer. Después de escribir estas líneas, entiendo algo más lo que me pasa. Debemos recuperar el frescor, opinar sin miedo, hablar con franqueza, responsabilizarnos de lo nuestro, perder el miedo a las listas negras, aunar esfuerzos entorno a lo común y apoyar a los que con respeto nos gobiernan. Porque, si no lo hacemos, ¿quién va a arreglar esto?

_69 ciudades o más… Página - 30 - de 96


_69 ciudades o más… Página - 31 - de 96


2005

_69 ciudades o más… Página - 32 - de 96


una ciudad europea, 21de diciembre de

2005.

¿Qué es una ciudad europea? Hay tantas y tan distintas. ¿Lo será alguna? Yo tengo la mía. ¿Cómo imaginan ustedes una ciudad europea? Seguro que estarán pensando que según se mire. Si miran hacia el sur tienen más polvo. Si miran hacia el norte se ven distintas, el polvo se torna bruma. La pregunta que les refiero, y que les responderé más adelante cuando me lo pregunte, guarda relación con las algo más frías, las que quedan de la mitad hacia arriba, casi siempre, en todos los sitios. Es un evidente caso de relatividad. En los nortes existen ciudades sureñas y viceversa. Es una cuestión de ubicación relativa respecto al otro o a los otros. En este caso al resto de ciudades, a las otras. Alguna vez han pensado que las ciudades son femeninas, rebosan feminidad por sus términos y principios. Todas tienen su “contrafigura”. La teoría de Doña Pilar, la señora que trabajó para la madre de Gustavo en su casa de Valladolid. Si piensa en una urbe, seguro que imagina una ciudad desapacible. Si imagina una villa, le viene a la memoria un lugar amable. Son las dicotomías de las contrafiguras. Pasa lo mismo con las ideologías, también son femeninas. Se trata de sistemas relativos según se miran. Cada uno los ve desde su presbicia política. Es más, algunos tienen la vista tan distorsionada que se colocan automáticamente en el centro de las reflexiones posibles. Personas con una centralidad egocéntrica. Sus mentes son vórtices en los que la densidad es tal que no queda resquicio a la duda. Operan diferente a las ciudades a las que a continuación me referiré, las europeas.

_69 ciudades o más… Página - 33 - de 96


Antes de que me olvide ayer leí un artículo titulado “Basura”, aparte de producirme cierto desasosiego, no preocupante, pero desagradable. Se me apareció delante un holograma grueso que no termino de quitarlo de la cabeza. ¿Quién te manda novelero? Ángel el error te lo coloco en el debe por hurgar en la basura. A fin de cuentas, un hombre talludito como tú, quiero pensar que sabía a que jugaba. No todo vale. ¡A las ciudades! Que crecen. Hoy hablaremos de las de la parte alta de la parte, de las que amanecen por el norte. Otro día hablamos de las que viven por el sur. Por supuesto, también europeas. Sigo preguntando. Ahora al interno para expresar las sensaciones al externo. Para contestarles en suma, un acto público que es respuesta a una pregunta sola y en soledad. ¿Cuál es esa ciudad europea de la que hablas? Sus esquinas, trazados, plazas, ritmo, vida, color, “la gente”, luz, agua, “verodes”, niebla, “el color verde”, mayores, fuentes, campo, miradas, niñas, niños, música, frío, silencio, mantas, “el sonido del vacío”, personajes, calles, campanas, estudiantes, patos, ¿y?… Adoquines taconeando, sonrisas, saludos, secretos, y… clausuras, parrandas, encuentros, etcétera. Todo mezclado, ¿les suena? Espero. A veces mezcladas, otras compuestas, guisadas entre sí en el mismo caldero de la imaginación. Eso son ciudades europeas. Me bajo a la tierra húmeda donde huelgo, y pienso en pensar cuál es la mía, con la que convivo cada día. Rápidamente como en el zoom de la tierra de Google, aparecen Canarias, más cerca llega Tenerife, gira, se desplaza. Llegué. Imágenes de cuatro largas e interminables palmeras, hace poco, no demasiado tiempo, eran cinco. Tras ellas o delante según se ubique, según las vea moverse, dos serias cúpulas. Que parece ser que están pachuchas. Así empezó la palmera que ya no está. Que si un achaque, que si esto, que si lo otro, mira por donde, ya no se cimbrea esbelta. Un dudoso estado de salud catedralicio que debemos despejar pronto. La palmera ya no está. No va a ser necesario que les diga que el lugar, la respuesta, mi ciudad europea ¡es! Bueno más sencillo tiene una Universidad con Facultad de Farmacia y una Catedral. Las tres incógnitas despejadas dan como resultado, igual a, San Cristóbal de La Laguna. Ahora además repleta de europeas, y, ellos contemplativos, la hacen parecerlo más. Esos idiomas antes tan deseados ya pasean por sus calles, las de ustedes y las mías. ¡Calles! Un lujo para la convivencia, el sentido de lo urbano. Todo aquello que se traspasa bajo el umbral de su puerta en dirección hacia afuera. El lugar de lo común. Para ser honesto, he de quejarme con ella –la ciudad–, le faltan sus teatros. Algunos de ustedes se preguntaran ¿Cuáles? Yo solo me acuerdo del Leal, que fidelidad de teatro _69 ciudades o más… Página - 34 - de 96


abandonado a su suerte. La última vez que lo oí sonar, tocaba el violín con Stephane Grappelli. Su música sigue sonando en el teatro, el no volverá, se quedó para siempre en París. El otro no por recóndito menos impregnado de historia. Me refiero al Bello Paraninfo de la olvidada Universidad vieja. ¡Qué pena de fondos europeos! ¿Y, la cultura, qué? ¿Como formar y donde? En la calle no es suficiente. El otro día al dejar la vía de ronda para entrar a La Laguna por la Plaza del Adelantado me encontré a los “divinos” tocando y cantando –villanciqueando– a la navidad- armoniosos ante un público entregado y amable. Atendían gustosos a sus solicitudes, devolviendo con música sus tranquilos aplausos, bajo aquellos árboles que en vez de llorar sonreían orgullosos dando cobijo a sus amigos de siempre. No mucho después paseaba por la calle Herradores. Encontré a un payaso con violín, no tan navideño, al que la gente no prestaba demasiada atención. Pienso que sería por eso, su indumentaria. En la calle sonaba una música que caía de las luces de navidad que coloreaban a todo lo largo el peatonal. Por momentos me dejé transportar a otros lugares también queridos. Villas con invierno que me hipnotizan al contemplar la luz anaranjada al través de sus visillos calientes. Tan solo cambiar de calor me envuelve. Espero, no imaginan como lo deseo, que pronto mi pequeña ciudad europea acoja a todos los payasos desatendidos del mundo en sus teatros. Se imaginan llamarla la ciudad de los teatros. Todo llega. No hace sino ocho o nueve años en las mismas páginas de este periódico, que de nuevo me permite soñar en público les confesé que no me gusta salir de compras. ¡Uff! No lo soporto. Pero en alguna ciudad europea que permite pasear tranquilo lo llevo mejor. Por favor, no se confundan, no voy a Europa a comprar. Me refería a La Laguna, me basta con pasear por sus calles, y compartir la urbanidad con otros caminantes. Me produce un placer enorme encontrarme con gentes de toda la isla que comparten este trozo de Europa que no surgió ayer. Disfruten con salud y tranquilidad las Pascuas y la llegada del nuevo año. Igual nos felicitamos callejeando. Permítanme una sugerencia, el día 31 a las doce no se propongan nada nuevo, tan solo quiéranse.

_69 ciudades o más… Página - 35 - de 96


una ciudad hipotecada, 28 de diciembre de 2005.

www.rae.es, Real Academia de la Lengua Española, Diccionario real, un juego de palabras, en el sentido siguiente: no me refiero a real en su concepción nobiliaria, la referencia es a la realidad, que habla con realismo, más sencillo, con certeza, con rigor lingüístico. Este diccionario a fin de cuentas es nuestro códice pactado con la finalidad, ahí es nada, en lengua española. Es español, para mí, la lengua de España. Discúlpenme los agraviados, no pretendo limitar al interno otros derechos legítimos, tan solo disfruto cuando digo y escribo España. Y, miren, no es tan solo una cuestión semántica. Es una cuestión de orgullo. Siento orgullo de la España que nos hemos dado entre todos, orgullo de todo y “con todo”. Con sus defectos, y, lo que se les ocurra. Parto de una base científicamente demostrada, la presencia del factor humano. Un animal, la mujer y el hombre, ambos sexos, con sus claros y sus sombras. Seres imperfectos. Comprender esta clave permite acercarse a muchos sucesos de la historia. Permítanme una comparación mundana, si bien, exquisita por su sencillez. Recuerdan ¿conocen? Los perritos calientes de Peter, también me gustan con todo. No se si acuerdan también existieron en Santa Cruz en la calle Ramón y Cajal. No tuvieron demasiado éxito al intentar expandir el grupo empresarial salchichero hacia tierras más calientes. Los mencionados perritos hay que comerlos con frío y un poco de humedad, de poder ser. No se ofendan por la comparación los mencionados bocadillos son algo sagrado para el que escribe y su familia. Un lugar de recogimiento entorno al buen Pastor, heredero universal de la pócima que un día nos trajo Peter con su siempre sonriente señora sin nombre. Con toda seguridad su sonrisa obedecía a que nunca entendió nada de lo que sucedía a su alrededor. ¡Vaya mujer educada! De vuelta a los orígenes. El diccionario dice de “hipoteca”… “Hipoteca” (Del lat. hypothēca, y este del gr. ὑποθήκη). 1. f. Finca que sirve como garantía del pago de un

_69 ciudades o más… Página - 36 - de 96


crédito. 2. f. Derecho real que grava bienes inmuebles o buques, sujetándolos a responder del cumplimiento de una obligación o del pago de una deuda. También se pueden hipotecar municipios, y, hasta Ayuntamientos. Me acabo de acordar también ENMASAS. O lo que es lo mismo gravar por un tiempo limitado o ilimitado la caja común. De forma y manera que el que venga cargue con la carga. Más coloquialmente, cargue con el muerto. Hay diferentes frases que he escuchado el Pleno de la ciudad para la que trabajo desde mi banco en la calle Viera y Clavijo. ¿Saben quién era don José? Don José de Viera y Clavijo, nació en Los Realejos, nació en el Realejo de Arriba el 28 de diciembre de 1731, hijo del alcalde del lugar, Gabriel Viera del Álamo, y de doña Antonia María Clavijo. Fue un gran historiador, naturalista y pensador enciclopedista, que tuvo el placer de cultivar la amistad de Voltaire. Un canario ilustre autor de obras tan importantes como la Historia general de las Islas de Canarias. Tuvo una personalidad definida por el deseo de saber y la actitud jocosa y festiva; así se nos muestra en sus Memorias, su Autobiografía y sus Diarios de viaje. Fue un autor polifacético: poeta, novelista, traductor, científico, historiador, etcétera. Además consagró su vida a acopiar muy variados conocimientos sobre historia de las Islas Canarias, ciencias naturales, física -el poema didáctico Los aires fijos y tantos otros estudios. Siempre que escriba y me encuentre con algún personaje conocido intentaré compartir con usted una breve reseña de su persona e historia. Parece una bella forma de descubrir desconocimientos en común. Volvamos a hacerle frente a la tan conocida hipoteca, la santacrucera. Pónganle plazo, ¿la quiere a cuatro a ocho a veinticinco? ¿Para toda la vida? Una nueva modalidad que se hereda. Creo que es un invento anglosajón, por una parte. Y, por otra, de los economistas catedralicios de ATI que comparten con Don Pepe el gobierno de nuestra ciudad sureña, nuestra Santa ciudad. También al este y al norte. Mira que es santa, mira que aguanta. ¡Cuanta feminidad! Me admira su capacidad de sufrimiento, igual que el de muchas mujeres. Tengo y mantengo una teoría sobre la gestión y custodia de la lata del gofio municipal. El otro día escuché en el Pleno a alguien que era la lata de Don Guillermo, quiero suponer que también de su aventajado alumno el omnipresente Don Javier, y de su compañero de paseos al café, entre talón y talón, Don Luis. Entre los tres han conseguido poner en crisis mi teoría, binaria por supuesto, de libreta de haber y deber, que paso a exponerles. Pensaba, elaboraba pseudo científicamente, en el laboratorio que se esconde bajo mi cabello, que a los ganadores de unas elecciones municipales se les elige para regir los destinos de una ciudad española por cuatro años. Una hipoteca que los votantes _69 ciudades o más… Página - 37 - de 96


conceden a los elegidos, sus preferidos, por cuatro años cuatro. Esta hipoteca permite elaborar y desarrollar un tipo de proyectos. Parece tácito, científicamente aceptable, que esta hipoteca, para determinados sueños, se solicite y consiga a ocho años ocho. En este punto aparece la primera incógnita que hay que despejar ¿según que cosas? Parece necesario un cierto consenso de los grupos de la oposición. Para entendernos un pequeño aval, por aquello de la continuidad, especialmente de sus pagos. Los proyectos que una ciudad se plantee a ocho años vista merecen contar con un aval básico de la mayor parte de los concejales de cualquier ciudad del mundo. 4, ocho años, ¡bueno! Pero no todos. Hay personas que quieren entender el Ayuntamiento como una Empresa Privada, y lo que me parece un error mayor es privatizar lo público que funciona. Vender el patrimonio, en vez de ampliarlo y usarlo. Aun es más, mas grave, si cabe, con fines electoralistas. Recuerdo al Señor Alcalde decir entusiasmado… “venderé hasta el último cuadro de este Ayuntamiento si es necesario para llevar a cabo El –mi, del Alcalde– Plan de Barrios… Siempre que recuerdo esa actuación de Don Miguel me viene a la memoria la palabra demagogia. No hay que vender nada, lo que hay es que trabajar más y mejor. O, para que nadie se ofenda, se que trabajan mucho, no sé si bien, más bien, les luce regular, gastar el dinero de la lata del gofio, que es mucho gofio, de Otro día les hablo del Plan de Embellecimiento de Los Gladiolos.

_69 ciudades o más… Página - 38 - de 96


_69 ciudades o más… Página - 39 - de 96


2006

_69 ciudades o más… Página - 40 - de 96


una ciudad imposible, 6 de junio de 2006.

Al empezar a escribir este artículo he caído en la cuenta ¡Hoy es un día extraño! Para los que nos gustan los números, las cábalas, hoy es un día con números cargados de imposibles. Para algunos el día del maligno por excelencia. Pienso que es un día curioso. Cuando sean las 6 con 6 minutos y 6 segundos de un día 6 del mes 6 del año 6 estaré por primera vez en un pleno de Congreso de los Diputados de España. Se trata de una casualidad que espero que continúe sorprendiéndome a lo largo del día. Tras escuchar el espeluznante exorcismo que radió la SER esa mañana, me dispuse a continuar viviendo en este sinsentido que es la vida. Un mundo en el que la razón de la sinrazón se disfruta a sí misma, es antropofágica. Son las 6.6.6. p.m. del 6 del 6 del 6, me levanté a las 6.6.6. a.m. El despertar es aproximado, no se vayan a creer. La sorpresa continúa en la tribuna 6 del Congreso de los Diputados de España; de momento el maligno no me ha pillado. Es más, no creo demasiado en él, prefiero creer en la casualidad de los números, y, con toda certeza en el devenir del destino. El ’Destino’ es un personaje del que no sabemos nada. Nos sorprende cuando y como quiere, hace que nuestra existencia cambie de rumbo sin derecho a réplica. Es así, y punto. Estoy sentado cerca de un tal señor Alcaraz, el del PP de la AVT, escribiendo en una libretita que muy amablemente me dieron en el hotel Bauzá. El que dice que ¡España no se rinde! Ese. Me exaspera y aburre la España de las peleas, la de la barbarie y del dolor. ¡Pasen página ya! El viernes hablaba con un amigo. Comentábamos que estamos intentando ir a Plutón, por decir algo, sin saber demasiado de lo que pasa en los cerebros de la gente. Es curioso, pretender ir tan lejos sin conocer algo tan importante y tan cercano, como nuestros cerebros y sus múltiples chispazos. En ¿Qué sabes de tu cerebro?: 60 respuestas a 60 preguntas’, de Francisco Rubia, se tratan muchas de las preguntas que me hago en ocasiones. ¿Hay diferencias entre el cerebro de un hombre y una mujer? ¿Es posible regenerar las neuronas? ¿Qué sucede _69 ciudades o más… Página - 41 - de 96


en nuestra cabeza cuando dormimos? ¿Cómo se producen las enfermedades mentales? ¿Qué relación hay entre nuestro cerebro y nuestra mente? Es cierto, queda mucho por saber, pero en los últimos años la neurociencia ha avanzado hacia entender cómo se producen las distintas funciones y conexiones dentro de nuestra cabeza, sobre la materia gris. ¿Qué pasará en algunos cerebros de la clase política? El destino nos sorprende cada día, nos urde una trama de sobresaltos que nos tienen inmersos en un sin vivir. Ayer cuando ponía gasolina donde siempre levanté la mirada para ver el cartel de los anuncios de toda la vida. El que obraba era, no se sorprendan, el primero de la era demoscópica de CC. Siete de cada diez canarios los desean, los consideran necesarios. Me gustaría conocer la pregunta. Me voy a explicar. En ’Navidad, Navidad, Dulce Coalición’, le expresé mis sentimientos sobre estos dispendios electoralistas. Le decía, seguro que detrás de su campaña vive un experto satisfecho, un mago del comecocos, un estadista de postín. Igual usted y yo no entendemos de política. De lo que sí sabemos algo es de jaquecas, yo las estoy descubriendo. No nos queda nada. Después del sobresalto de la ahora demoscópica CC, al leer la prensa caí en la cuenta de que lo que se avecina es de cuidado. Me resulta imposible, sé que lo es, creer que alguien pueda pensar que se puede engañar con tanta facilidad a la gente. La ciudadanía es más sabia de lo que algunos puedan soñar para sus intereses. Y, lo va a demostrar con toda dignidad. Mal que me pese acepto estas campañas como partes del sistema, lo que no acepto es que nos tomen el pelo. Lo de las ’Canchas en el corazón de Ofra’ que salió en la prensa hace unos días me parece un ejemplo de lo que les hablo de las elecciones, lo de las promesas. Las concejalías del distrito Costa-Sur y de Deportes planteaban suplir la carencia de instalaciones en la zona de Sargentos Provisionales con la construcción de un pabellón multiusos y una piscina cubierta. Mientras tanto, los pequeños polideportivos ubicados en el interior de los bloques serán vallados y reformados. Las deficiencias en las instalaciones deportivas del llamado ’corazón de Ofra’, en los alrededores de la calle Sargentos Provisionales, ha llevado a las concejalías del distrito Ofra-Costa Sur, que preside José Carlos Acha, y de Deportes, cuyo responsable es Ramón Castellano, a afrontar en el futuro la construcción de un pabellón multiusos y de una piscina cubierta, para los que ya hay proyecto, en el entorno de zonas de bloques como son Ofra I, Cobasa, La Vica o las 96 Viviendas. Hernández, la presidenta, explicó que "hace unos días estuvieron aquí los dos ediles, quienes se comprometieron a afrontar por un lado el vallado (OAD) y por otro el _69 ciudades o más… Página - 42 - de 96


asfaltado (distrito) de las pequeñas instalaciones que están entre los bloques y que no se han tocado en los treinta años que tienen de antigüedad estas urbanizaciones. La intención es que los niños puedan jugar tranquilos y con unas condiciones mínimas para practicar el deporte. A veces da pena verlos sin poder hacer deporte". Al margen de la visita de los concejales a otros polideportivos de Ofra con serios problemas, como el del barrio de San Antonio, que terminado hace tiempo sigue sin inaugurarse al carecer de agua y de luz, el compromiso pasa por vallar y re bachear estos espacios, muchos de ellos sin las medidas reglamentarias, para poder practicar el deporte para el que se construyeron, básicamente fútbol sala y baloncesto. Se trata en unos casos de canchas donde hay porterías o canastas, y de otros sin ningún tipo de material que debe ser asimismo renovado, otra parte del compromiso municipal. Hernández agradeció a José Carlos Acha "su labor porque es el único que se preocupa por los problemas del barrio, aunque a veces no pueda hacer más". Mercedes Hernández, es la presidenta de la Federación de Asociaciones Independiente Tinerfeña (FAIT). Va de "auto mini personal campaña". Se necesita tener lo que hay que tener. Viva la promesa fácil. Viva la hoja de servicios personal. Viva la vida y a prometer que son dos días. Como lo haga igual que el arreglo del cementerio de San Rafael y San Roque, que sigan esperando. Las cosas no se hacen así. El grado de improvisación se agudiza en los años electorales. Me parece una desfachatez demasiado bondadosa para ser verdad. ¿Recuerdan? Bueno, recuerden. Enmiendas a los Proyectos de Presupuestos Municipales de 2006 y 2007 del Grupo Municipal Socialista para la incorporación a los Presupuestos de dinero, euros para pequeños polideportivos de barrio, atendidos, cuidados y apoyados en monitores y entrenadoras para su uso y disfrute a lo largo del día, mayores, jóvenes e infancia. Respuesta: ni una palabra de los mencionados. Ni del sufrido, ni del custodio del dinero. Ni un céntimo, ni un euro. Curioso. ¿Ahora sí? Será por preocupación. ¡Hernández! Como el del anuncio del Carnaval. Vaya a casa y cambie. Así, imposible.

_69 ciudades o más… Página - 43 - de 96


_69 ciudades o más… Página - 44 - de 96


2007

_69 ciudades o más… Página - 45 - de 96


una ciudad asustada, 7 de julio de 2007.

No, por Dios. Espero no disgustarle, vaya por delante mi respeto más sincero a su persona. Don Ángel Llanos Castro, otra vez hoy con el rollo de los policías, desde su cargo de Consejero de Relaciones Institucionales del Cabildo, que Dios nos libre, no usa para darse publicidad, hoy 400 más. Don Candidato del PePé a la Alcaldía, es decir al gobierno de esta santa ciudad, Santa Cruz de Tenerife. Respetado Señor Llanos no sabía cómo dirigirme a usted para transmitirle lo que me viene a la cabeza siempre que lo escucho. Sirvan estas letras para decirle una obviedad, que no por sencilla, es conocida por la gente como usted, al margen del derecho a practicar cualquier ideología, por supuesto constitucional, en libertad. Lo perfecto es enemigo de lo bueno, y, además, es imposible y mentira. ¡Píenselo! Gracias. Don Candidato, me suena a mayor, no a grande. Usted está, al igual que este que escribe, por hacer. Me viene a la cabeza la paella valenciana, su modelo de crecimiento municipal, más concretamente su arroz. El arroz se hace en veinte minutos, ni en diez ni en treinta. En veinte, casi exactos. Ni usted se cree lo que repite una y otra vez con ceñuda tesonería. Es imposible que ese Dios al que usted usa una y otra vez se lo permita. La gente de la que usted habla cree en un Ser, Cristo, que cree en la gente, que cree en la vida, que cree en la bondad natural de las personas. Cree en un ser que no mete miedo, que no castiga a los necesitados. Castiga a los golfos, expulsándolos del Templo, castiga la avaricia y la mentira. Luego, al final, lo perdonará. Lo siento, me salió la vena lasaliana. Usted, como el arroz, no se puede hacer en diez minutos, no lo dude. Don Candidato, ¿Cómo se puede ser tan humildemente soberbio? ¿Dónde lo enseñan? ¿Cómo se puede despreciar el trabajo, por poco que le parezca, de sus correligionarios hoy en el Ayuntamiento? Cristina, su presidenta. Guillermo, su portavoz. Maribel, su _69 ciudades o más… Página - 46 - de 96


concejala. Ramón, su concejal. BRITO, su concejal. En la vida se ha de ser agradecido. Ellos han sido fieles a su acuerdo –para mi inadecuado– con el actual Alcalde, el que, según usted, se levanta a las diez y tras jugar unos hoyos al golf, igual con su presidenta, la teniente alcaldesa Doña Cristina, baja a trabajar un rato. Y, lo que es más grande, a usted, que los contradice en cada intervención. Se colige de sus palabras, que, como el Alcalde, también son unos gandules. Los ha tenido que sustituir, eso sí, con la boca llena de respeto y amor al prójimo. Don Candidato, permítame que le sugiera la lectura de un libro “Estado de miedo” de Michael Crichton, y, que le sugiera una idea, no juegue con la inseguridad, no juegue con el miedo. Más miedo, no. ¿Dónde vive usted? Esta sigue siendo una ciudad tranquila; con una querida banda de música la de Don Felipe, con un teatro bello y pequeño, el Guimerá, con su pequeño gran tranvía, nos lo deja Don Ricardo para las Fiestas de Mayo. En fin, ¡Con sus cosas! Me olvidaba, con su mercado de los domingos y todo. Una ciudad calma, con almas dignas, a pesar de los pesares. Con una gente ejemplar. Don Candidato, me cansa usted con tanto trabajo, me abruma tanta capacidad de trabajo, es más, me agota oírselo tanto. La vida me ha enseñado que trabajar mucho no es bueno, que es mejor trabajar bien. Que hay personas que hacen en una hora lo que yo en diez. Conozco personas que le echan horas a no hacer nada, eso sí, con el ceño fruncido por el desgaste; que fingen seriedad para aparentarla. Algunos se disfrazan, tras serias ropas y complementos, léase gemelos –una incomodidad propia de la camisa del smoking–, tras bellas corbatas a diario, tras, tras y tras. Hay que trabajar menos y pensar más, a poder ser con algo de independencia y una pizca libertad. ¿No le parece? A mi sí. Don Ángel, respetado candidato, todas y todos lo son. Intuyo que está en su papel, que sueña con la lícita idea de ser Alcalde, que disfruta dando a conocer su esfuerzo diario por conseguirlo. Deje que los niños reciban a sus queridos maestros con respeto sentados en sus pupitres, no los haga poner de pie. Por Dios, no los ponga a desfilar. Le suena, Rita Levi-Montalcini, dice que, urge revisar por completo los sistemas educativos y didácticos de la infancia, así como dar paso a dos grandes sectores hoy postergados: la juventud y la componente femenina del género humano. Hay que educar a la ciudadanía, no doblarla. Gracias por su amabilidad. Otro día les hablo de la policía local.

_69 ciudades o más… Página - 47 - de 96


una ciudad próxima, 11 de abril de 2007.

Estoy desconcertado con esta nueva aventura cinematográfica. No sé si se refiere a la ciudad cercana, a la que está por llegar. A la siguiente, les confieso mi desconcierto, a la que está por llegar ¡No sé, no sé! Yo no me voy a dejar embaucar, a mi ya no me la pegan tan fácil. Espero que a usted tampoco. Santa Cruz es ya una ciudad próxima, la pisamos y disfrutamos todos los días. No es necesario aproximarla, lo que hay es que dotarla. Pero dotarla de verdad, con dinero de nuestros enormes y hermosos presupuestos. ¿Saben cuánto nos gastamos en personal?, según palabras del Concejal de Economía y Gasto del Ayuntamiento Don Manuel Parejo, se los voy a decir: 75.000.000 de euros o si más claro lo quieren 12.500.000.000 de las pesetas de toda la vida. Mil empleados a 12,5 millones de media o dos mil a 6,25 millones ¡Échale mojo! Pero no hay que preocuparse quedan 35.000.000.000 este año que se va para otros. Como en las grandes producciones, la historia comienza más o menos así. Con un gran despliegue publicitario a todo trapo. Próximamente en las pantallas de todos los cines chicharreros podrán disfrutar de una nueva película, un nuevo filme de ficción del director, del cumplidor inagotable Don, Tata ta chan, El. Les mostrará la virtualidad hecha realidad, bibliotecas, piscinas, teatros, salas de estudio, polideportivos, talleres, cines, lugares de ensueño, lugares compactos, centro integrados a precios módicos, total qué más da, gratis. No los vamos a ver. No lo duden, pancartas las más grandes. Folletos los más brillantes. Merchandaisin o como se diga, de todo tipo –gorras, camisetas, mecheros, caramelos, manises– que no falte de nada, pá fiesta la mía. Se necesita desparpajo, si lo quieren más coloquial, se necesita tener lo que hay que tener. Como se puede abandonar el rodaje del largometraje “Embellecemos y _69 ciudades o más… Página - 48 - de 96


decoramos tu barrio”, dejarlo a medias, tras cuatro años de filmación y enfrascarse en “La ciudad próxima” del mismo director. Títulos y más títulos, planes y más planes. Eso sí, despliegue, todo. Gastan más en la proposición, en el currucutucú, que en la obra. Le ponen nombres ampulosos, para captar su deseo, luego nada. La verdad, la mía, una falta de respeto a las buenas gentes del lugar, una tomadura de pelo a la gente chicharrera. Si se presentaron antes de ayer los presupuestos de este año que empieza a terminar, con la socorrida y aburrida disculpa del rollo de lo de las grandes ciudades, como tragarse este nuevo y alegre guión de la ciudad cercana o próxima. La ciudad cercana, las ciudad femenina versus las otras. La ciudad consciente, la de los derechos y las oportunidades, la de los deberes y los compromisos. La vía para una transformación radical de lo cotidiano, en la que se respete e incremente la humanidad que se contiene en cualquier de nuestras urbes. La ciudad de y para las gentes que la miman y protegen, en la que se reconsideren las relaciones sin resentimientos ni atavismos trasnochados. Tengo que llamar a María José para hablar sobre esto con ella, cuando hablemos les cuento, coincidimos en cambiar las formas de mirar o de mirarnos. Feminizar la vida en las ciudades y en las áreas metropolitanas significa luchar contra la exclusión social, mejorando el metabolismo urbano, la seguridad, los ciclos de consumo, etcétera. Ayer ya pasó, gracias. Como escribió Ángel González, el poeta. Dejadme que os hable de ayer, el día incomparable que ya nadie nunca volverá a ver jamás sobre la tierra. Un día más en Santa Cruz, otro día incomparable. Es por lo que hay que esperar a que llegue el mañana disfrutando del hoy, sin olvidar el ayer. Por cierto, anoche me comí una croqueta de más y me sentó como una patada. No se olviden de ir a votar el domingo día veintisiete de mayo. ¿Se acuerdan de aquellos tiempos en los que no se podía ir a votar?

_69 ciudades o más… Página - 49 - de 96


una ciudad sorprendida, 7 de agosto de 2007.

Hace unos días tras el Pleno Ordinario de julio, les conté una historia. Se basaba en una obra de teatro del barroco español del Siglo de Oro, de Don Pedro Calderón de la Barca. “El Alcalde de Zalamea”, se publicó por primera vez en 1.651 con el título de "El garrote más bien dado". Visto lo visto lo del garrote va a estar a la orden del día en el Teatro “Viera y Clavijo 46”. En La primera entre Don Lope (Don Miguel Zerolo) y Don Pedro (Don Ángel Llanos) establecen desde el primer momento una relación de sumo respeto, no olvidar campaña electoral. Al principio Don Lope expone sus ideas y su creencia de que Pedro es un villano, y por tanto es inferior a él. También se deja claro que Don Lope va a defender en todo momento a sus concejales y que Crespo va a defender su honor y el de todo su grupo. La relación que se establece al principio es muy clara. Al final de la primera parte, Don Lope dice que el villano es testarudo, y Crespo dice que caprichoso es el don Lope. Su relación y actitud irá mejorando, y culminará en la segunda parte, donde Don Lope dice que quién diría que hubieran de quedar tan amigos, y Crespo le contesta que quién hubiera dicho que él era loco de tan buen capricho. Por lo tanto la relación es siempre de respeto, con algunos momentos de tensión y confusión. Supongo que viene a ser una metáfora de la relación entre el poder civil y el militar. Los personajes más cómicos, principalmente Rebolledo (Don Antonio) y Chispa (Don Jaime), sirven para llevar la voz de los soldados y sobre todo para hacer las tareas comprometidas y difíciles, en las que siempre se salen con la suya y nunca son castigados. Rebolledo representa el soldado gracioso que tiene el consentimiento del General Don Miguel, mientras que Chispa sirve principalmente para cantar y para mostrar que una mujer también se puede espabilar dentro de un grupo de soldados. El personaje cómico mas conseguido es Nuño (también Don Jaime, hace dos papeles para ahorrar unos céntimos al municipio). Siempre le esta recordando a su amo que ya _69 ciudades o más… Página - 50 - de 96


no es rico y que nunca comen, con palabras o frases de doble sentido, son bromas. Nuño tiene asumido que su función principal es la de hacer reír de vez en cuando, sobretodo en situaciones tensas o aburridas y hacer de mamporrero del caballo de su señor. El otro día alguien me envió un video, con la parte de la obra de teatro en la que Don Ángel pone a caer de un burro a Don Miguel, en esta Don Pedro, es decir Don Ángel, le dice de todo, toda suerte de improperios y lindezas a Don Lope, eso si no hay que tenerlo en cuenta porque eran bromas de campaña. La sorpresa vino después cuando Don Lope le tiende la mano a Don Ángel y le ofrece un sinfín de prebendas, entre las que destacan, cuantiosos sueldos –en su vida se han visto en otra –, despachos, coches, y juegos malabares. Tal es así, que salieron despavoridos a gastar, no lo duden están pensando en resucitar a John Lennon para que venga también al desarrollo total. Eso sí, las guarderías, las aguas fecales de María Jiménez y las 1.600 viviendas son harina de otro costal, permítanme parafrasear al Señor de la Barca. No puedo con mi condición, otro día sigo contándoles la historia de Don Lope y Don Pedro, lo cierto es que: ¡Manda huevos! Se acuerdan de Nuño, el divertido, pues si, se ha hecho cargo del interruptor del ventilador. El PePé ataca de nuevo, ahora ya no contra Don Lope su benefactor, ahora contra el Maligno, es decir, los malos de Madrid, contra los de Don Juanfer. Y, sino, lean. El portavoz-adjunto del Grupo del PP, el joven Jaime Hernández-Abad, pidió ayer a la "en teoría líder del PSOE, la Señora Gloria Doña Rivero, que no se ausente tanto de Tenerife porque sus muchachos –yo soy uno – en el consistorio se desmadran, actúan sin pensar y se lanzan a piscinas sin agua". Estas declaraciones responden a las manifestaciones de tres concejales tres de la ganadería socialista el pasado miércoles. El subportavoz del PP asegura que "el PSOE mintió, ya que la retribución del primer teniente de alcalde, de rondón defiende su sueldito de 58.556,61 euros, en 2007 es un 10,4 % menos que en 2006". Lo que no dice el joven Nuño es que el Señor Parejo tenía pluriempleo en la casa. Escuche, ya que usted juega todavía en los infantiles, acostúmbrese a hablar con propiedad y no mienta a la ciudadanía. El sueldo subió un 17 y algo por ciento. Espabile que el sueldo le da para eso y para algún libro de ética, ¿Sabe lo que es? Respete a la verdad. Es que van unas cuantas, la última en el Pleno en la que nos recordó que no hay motivo para la queja, que tenemos sillas, taquilla, y teléfono… ¿Y…? Recuérdenme, si me ven, que les cuente el final entre Don Lope y Don Pedro.

_69 ciudades o más… Página - 51 - de 96


una ciudad harta,

Hartazgo es lo que siente esta triste ciudad. La Real Academia Española, su Diccionario de la Lengua Española, dice de: harta. Del lat. fartus, rellena, henchida). 1. adj. Fastidiada, cansada. U. t. c. s. 2. adj. Que tiene saciado el apetito… Nuestra ciudad está harta de escuchar a gente que desde el respeto no respetan, a nada, ni a nadie. Que se ponen a la ciudad por montera sintiéndose sus dueñas y dueños, que se creen alguien o más que otros por mor de sus vocingleras palabras. Vocingleros de altos vuelos y formación que pueden opinar gracias a la libertad que compartimos, unos con más respeto que otros. Que faltan con el pretendido afán de hacernos desfilar tras sus ideas. El otro día leía unas letras juntadas por alguien a quien yo si respeto, titulaba: ¿Político o técnico?... SI ALGÚN jefe de Estado… prohibiera dar responsabilidad en materia de urbanismo, construcción, arquitectura y cuestiones de medio ambiente o artísticas a los que no tuvieran un título de la carrera técnica que tiene que ver con esas especialidades específicas, ese país sería un oasis de paz, tranquilidad, ausencia de contradicciones, entendimiento permanente y no se conocería la polémica… Supongan ustedes que, sin salir de Santa Cruz, los miembros pertenecientes a la Autoridad Portuaria, al ayuntamiento de la ciudad y a otras corporaciones que tienen que ver con el urbanismo, hubieran sido técnicos en vez de políticos, algunos de los cuales no tienen ni puñetera idea de lo que es la estética… Cosa, la estética en la que yo, me refiero a usted, es una eminencia. No, Don Pancho, escribir barbaridades no da más razón. … en este momento no tendríamos a la vista ese adefesio increíble, producto de la mala idea de dos arquitectos que, posiblemente, hicieron la carrera por correspondencia, pese a lo cual su proyecto fue premiado por los políticos analfabetos en estética, o sea, en belleza urbana. Y la cosa seguirá repitiéndose y tendremos, al cabo de pocos años, una ciudad que podrá alinearse, en belleza, con la capital de la

_69 ciudades o m��s… Página - 52 - de 96


isla de La Graciosa. Yo fui miembro de aquel jurado, por aquel entonces no era político. Le aseguro que no eran tan analfabetos como usted precisa. Sé que usted no lo es o me lo parecía. Quien es usted para ofender a personas que quieren y defienden a nuestra tierra y a nuestra ciudad, una ciudad que no solo es suya, ni de los que piensan como usted. Por cierto, apreciado esteta, La Graciosa, échele un pensado, y sus rincones es un lugar bello en el que habita gente bella. ¿Cómo se le ocurre? Sigue su amable relato… es verdad que en el Ayuntamiento de Santa Cruz había un concejal que era arquitecto, pero éste jorobó más la marrana. En vez de enfrentarse con sus colegas y con sus superiores políticos y cantarles las cuarenta, fue nombrado ayudante-delegado de los proyectistas y les ayudó en el horroroso petardo. No sé si se refiere a mí, es lo mismo. Pepe se fue. Yo sigo, y, como tuve el honor, de colaborar con mis amigos los Señores y Arquitectos HERZOG y DE MEURON porque me lo pidieron ellos, no confunda, no mienta, no me nombró nadie. Yo si respeto su trabajo, pensaba que usted lo hacía con el de los demás. No quedando a gusto, continua su relato,… en resumen, antes la población tenía una hermosa y atrayente cara al mar en su mismo centro… aconsejo a los paisanos y gente de buen gusto, gracias por excluirme, que cuando pase ante el Cabildo y lo que fue la plaza de España, desvíe la mirada hacia el monumento, en mármol de Carrara, de la Virgen de Candelaria, para que vean algo precioso, a cambio de aquella peta de campo de golf sin agujeros… este espantoso borrón no hay quien lo borre y quedaría ahí como una vergüenza para la ciudad y para quienes lo consintieron toda la vida, a no ser que se lo lleve un tsunami, que siempre queda una esperancilla con esto de los cambios climáticos. ¡Ojo con los Tsunamis que los carga el diablo! No bromee con cosas serias. El gran dilema: ¿mamotretos o pabellones en la plaza de España? Lo que existía, un patiburrillo de cachivaches, gracias al abandono de ustedes, los que hoy se abren las carnes. Un dechado de dejadez que nunca molestó a los que nos sentamos en el Atlántico, o en el British, para charlar porque lo que es el mar, la mar nunca se vio. De haber sido por algunos sujetos subjetivos como usted, el Atlántico, el British, el Casino no se hubiera construido. Si hubiera sido, por sujetos como yo, también subjetivos, hoy existiría el viejo Castillo de San Cristóbal, ¿Sabe por qué? Porque respetamos la historia y la vida colectiva, y no nos gusta que la destruyan para crear una de cartón piedra. ¿Donde estaba cuando cambiaron la Avenida de Anaga, su rasante, para crear un infesto aparcamiento? Eso si era moderno y se podía mirar. No gracias, no nos engañe. Espero no haberle faltado, no era mi intención, de ser así, disculpe Don Francisco.

_69 ciudades o más… Página - 53 - de 96


una ciudad sirena, 19 de julio de 2007.

A la sirena de la ciudad hace tiempo que no la veo. Es más, un pescador de los de toda la vida, de los que no tienen donde trabajar, donde reparar sus artes, me lo contó el otro día en San Andrés, el hace tiempo que no la ve. El, que vive enfadado y habla cabreado. La última vez que se encontraron, la sirena le preguntó al tal Martín, por la escollera, la escollera de San Andrés. También hablaron del refugio para los pescadores, y, de tantas y tantas promesas relegadas al ostracismo por la desidia de prometistas y funambulistas de la política. Espero no serlo nunca, de serlo o parecerlo, ruego me lo hagan saber. La sirena le contó a Martín el pescador, que todas las mañanas veía despertar y echarse a la calle a un ejército de funambulistas, disciplinados, atentos a las consignas. Le contaba que acuden día a día a sus cables suspendidos en el aire. Desde un extremo hacia el otro, sin red, con red, pura ilusión.... La promesa como mero espectáculo banal para personas crédulas y necesitadas. Cuando junto estas letras, me asalta el recuerdo de la presentación del cartel, presentación con minúsculas, del llano carnaval que nos espera. Apreciado Juan, Don Juan Galarza, para ti y los tuyos mi mayor cariño y respeto. Para los que han presentado un domingo 5 de agosto tu cartel reclamo en el Parque García Sanabria, casi en familia, tras la celebración de las doce, mi mayor lastima. Alcalde, Teniente Alcalde, Concejal Carnavalera, como a escondidas, presentan de la mano de la sin par Elizabeth García, nuestra Reina hasta febrero próximo y de Don Juan Galarza el cartel. Un cartel, de los de toda la vida. El Alcalde, tras devanarse los sesos bajo un sol de justicia, manifestó que el cartel "era una apuesta sobre seguro de la Comisión de Fiestas. La Concejal Oñate, explicó que se ha decidido a presentar el cartel del Carnaval en agosto "para tener tiempo de sacarlo a pasear todos los meses que restan para la fiesta y que así venga la gente al próximo carnaval", y, para demostrar lo mucho que trabajan de la mano del inagotable Ángel de Santa Cruz de Santiago de Tenerife y de la España cañí y olé. Por otra parte, la creatividad de la presentación brillo por su sencillez y ausencia, tan solo, descubrieron la

_69 ciudades o más… Página - 54 - de 96


sorpresa, que se ocultaba tras una gran cortina de las de siempre. Recuperamos, gracias a Dios, el fulgor chicharrero. Estamos en agosto, algunos de vacaciones. He de decirles que comparto con Martín, la pasión por la lectura. Es más, la pasión por la lectura de libros escritos por mujeres, comparto con él una bella realidad, realidad que he contrastado acompañado por la lámpara que vive sobre mi mesa de noche, la que cuida de mis libros cada día. Comparto con mi amigo el pescador la idea de que las mujeres se bañan en la literatura como pez en el agua, como sirenas. Lo aprendí de el, y, se los propongo como actividad estival. Leer libros escritos por sirenas. Nuestra ciudad, no lo duden, también es una sirena que se baña en los Alisios. Les propongo un paseo por la literatura universal de la mano de mis autoras preferidas. Todo cuanto considero esencial, las preguntas decisivas acerca de la humanidad, del mundo, del amor, la muerte, el destino y tantas cuestiones pendientes están en sus libros. En sus obras se resume la literatura, bastarían sus libros para vivir toda la literatura. En Isak Dinesen, está Cervantes, también Las mil y una noches. En su libro, Lejos de África, nos cuenta que África no la defraudo. Durante toda su vida la escritora conservó la memoria de esos años duros y fascinados como una especie de tiempo mágico donde pudo conjugar libertad y fatalidad, amor y desgracia. Poseída por la pasión -y la necesidad- de Sherezade, Isak Dinesen nos cuenta un cuento que se prolonga a lo largo de páginas y páginas encantadas. El cuento de su vida en África y el cuento de la vida de los que la rodeaban -europeos o somalíes, kikuyus o masais -. En cierto modo y a pesar de todos los avatares de una vida que tuvo episodios de extrema dureza, Isak Dinesen nunca perdió la inocencia hechizante de quien tiene la pasión de contar, la de vivir apasionadamente para contar, para descansar de sí misma. En Flannery O´Connor, está Conrad, Shakespeare y Kafka, lo deforme y la culpa; en Carson McCullers, Faulkner y Homero; en Catherine Mansfield, Babel, Marcel Proust, Fitzgerald y los maravillosos cuentos de hadas; en Emily Brontë, Stendhal y Rulfo con su universo personal en Comala; en Emily Dickinson, San Juan de la Cruz, Dante… Permítanme un ruego, lean, lean y lean… es sano, barato, transporta, será maravilloso, sin necesidad de tomar el barco o el avión"… Por cierto, Don Ángel, a la vuelta me explica, si le queda un rato, cuál es el término jurídico y contable que representa el concepto de remanente líquido de tesorería, o, lo de que la vida municipal no es un departamento estanco que se separa del resto del mundo en el que actúa, sino que es algo vivo y en constante movimiento, donde se busca la mejor gestión de los recursos y la eficacia de los mismos", a poder ser, me lo explica alegremente".

_69 ciudades o más… Página - 55 - de 96


una ciudad asombrada, 26 de agosto de 2007.

Hace unos días les decía que me recordasen, que les contara el final entre Don Lope, El Alcalde Zerolo, y, Don Pedro, El Subalcaide Llanos. La última obra de Camarón de Macondo El Alcalde de Zelamenea, en clara referencia a la silla. Para comprender la obra, entenderla, viajemos por el tiempo al mes de las luces, el pasado y no olvidado mes de mayo último. El mes de las flores. Leo va por ti. Por aquel entonces, Don Pedro arengaba a sus seguidores con frases ricas y versadas sobre su actual e inseparable compañero de actos, a solas, Don Lope de Zerolo. Digo lo de actos a solas porque ya no invitan al resto de Concejales. Se vigilan y marcan, acompañados por la Concejal de Fiestas, la sin par y querida Maribel. De momento, solo hay fiestas –con mises y modelos a la vieja usanza – y viajes, muchos viajes. Su seguro carnaval, la principal apuesta del PePé para elevar la moral de la tropa y la maltrecha economía chicharrera parece que lo demanda. El Carnaval, que lo hacemos entre todos, de momento, Don Ángel lo hace suyo de cara a los próximos comicios, una bella y novedosa apuesta. Volvamos a la transcripción del video que me enviaron sobre un acto de campaña. Don Ángel, gritaba entusiasmado, (...) hay quien ha empezado a ponerse nervioso, el otro candidato, que por cierto se ha buscado un echadero en el Parlamento de Canarias como diputado. Lo va a tener que utilizar porque no va gobernar en Santa Cruz. Se refería a su hoy Alcalde. Gritaba, mientras se frotaba las manos cual monaguillo enloquecido, (…) al otro candidato, que dice que no tengo experiencia, pues mire usted, con esta experiencia a mí nadie me ha tumbado un expediente, ni un convenio, ni un proyecto. A él, que dice que no tengo experiencia, el jueves el Tribunal Supremo le tumbó el CONVENIO DE LAS TERESITAS. A él, –la excitación rallaba en lo irreverente – le tumbó el CONVENIO. A él, porque la compra es una ilegalidad como la copa de un pino. Mientras yo, yo solo, arreglaba lo del Puerto de Granadilla, mientras sacábamos adelante ese Puerto, a él le tumbaban el Proyecto de Las Teresitas. Se refería a su hoy Alcalde, Don Miguel Zerolo.

_69 ciudades o más… Página - 56 - de 96


Ebrio de gozo continuaba refiriéndose al Alcalde de su vida. Gritaba, (…) y, no me hace falta una cátedra para saber que en lugar de una Playa FASHION, nos vamos a gastar esos cuarenta millones de euros de Las TERESITAS en construir y darle una vivienda a mil seiscientos chicharreros. Además de, seis mil nuevas viviendas de protección oficial para los chicharreros que financiaremos con las perras que vamos a ahorrar de los dineros de la odiosa y fashion playa. ¿Como las sufragaremos? Invertiremos los euros en viviendas para los chicharreros, que les hace falta… De momento, fiestas, viajes y cócteles, para hacerse al cargo y al sueldo. Mucha purpurina fashion, esta de la buena, para calentar los motores del despegue económico de la capital santacrucera. Vuelta con lo mismo (…) Yo tengo ilusión por arreglar los problemas de la gente, el otro, Don Lope de Zerolo, tiene ilusión por arreglar los suyos. Señor Zerolo Aguiar, se me caería la cara de vergüenza de que este en la calle, a mí se me caería la cara de vergüenza. Échale mojo, se necesita tener estomago, Don Miguel. (…) Tenemos la miel en los labios, yo ya estoy sintiendo el gusto del triunfo –y, el de las perras, y el del poder y la gloria de Dios. No como el otro que no CUMPLE, el otro no CUMPLE dice que cumple pero no CUMPLE. Yo si cumplo…, y olé. Delirante y divertidísima comedia que relata, a golpe de carcajada, la vida de un desastre de hombre, contemporáneo de Jesucristo, que es confundido por el pueblo con un Mesías. Que nadie se confunda: "La vida de Brian". No mucho después, como diría Don Manuel Parejo, tras un alegre estrechón de manos, realizaba una declaración memorable. (…) Este es un compromiso de lealtad que yo garantizo por cuatro años, por mis seis concejales, y por... lo que haga falta. Faltaría más. Ahora se presenta en Santa Cruz de Tenerife este nuevo montaje que pretende rememorar los mejores momentos del pacto CC-PP. El montaje aúna a dos de las productoras más emblemáticas en el Teatro “Viera y Clavijo 46”, CeCé y PePé, que han unido su talento para hacer un espectáculo digno de los cómicos a los que homenajean. Diálogos surrealistas entre Don Lope de Zerolo y Don Pedro de Llanos, Miguel y Ángel, Ángel y Miguel, en extraños coloquios, chistes mortales de necesidad, y, acuerdos sin red, son algunos de los sketches salidos de la imaginaria chistera que nutren el espectáculo. La verdad es que los actores de ambas compañías captan perfectamente el reto que tienen ante sí y parecen haber encontrado el acceso a la dimensión de los Monty Phyton.

_69 ciudades o más… Página - 57 - de 96


una ciudad impactada, 10 de septiembre de 2007.

Impacto, o, pacto con colisión. En el caso que nos ocupa, la colisión se da por coalición. La que cogobierna el municipio de nuestra santa ciudad, me tiene, como diría el mago, desnortiado. La verdad es que lo que estoy viviendo me tiene aturdido, a pesar de estar sumido en unos días de reflexión, mis días macondianos en El París de Abona, les confieso que no se para donde mirar. Abro, cada dos o tres días, las páginas periodísticas de rango metropolitano o más al detalle santacruceras y la perplejidad me abruma. Siempre me encuentro al actual concejal de todo o casi todo, el Sub Alcalde y Concejal de Economía y Hacienda y Presidente de la Sociedad del Desarrollo, como le gusta salir en los periódicos, a don Ángel Llanos junto a Maribel Oñate, y, a su vez, acompañados de un montón de chorbas, mises, modelos, tacones de aguja, piernas, vestidos fashion o de noche, lujo y oropel, siempre femenino. Cosas absolutamente necesarias para la economía municipal o para su contabilidad local. Supongo que a sus jóvenes cachorros los tiene emocionados con tanta belleza y altura. Hoy en día lo de Avon y otros productos no está de moda, lo de verdad fashion son las reuniones para degustar y conocer productos y complementos para el mejor desarrollo y practica del olvidado sexo. Se los cuento… Ding Dong, un joven y apuesto boy o boya –ella- toca a su puerta. Hola buenas tardes noches venía a la reunión bueno a la merienda que organiza fulanita ¿Está? A su derecha una maletita sorpresa que se abre en el saloncito, para entendernos en el cuarto de la tele, el que antes acogía las cervezas de las gloriosas tardes de fútbol ¡Qué tiempos! La sorpresa llega al abrirse la maleta, salen artefactos, cremas, bolas mágicas, chucherías, geles, pingas vibrantes y estables, y tantas y tantas divertidas y curiosas herramientas para la práctica de una sexualidad más amena y agradecida. Tras la presentación la entrega de tarjetas el cierre, la merienda y las risas, unas sonrosadas y otras ensimismadas, algunas aburridas sin que se note. La pesada e interminable despedida ¡Nos vemos luego en La Noria! ¡Vale, no cuenten nada!

_69 ciudades o más… Página - 58 - de 96


Mientras escribía este relato corto imaginaba el despliegue para el remonte de nuestra economía local. También es verdad que en agosto lo mejor es un poco de carnaval, cocina carnaval, música carnaval, arte carnaval –a poder ser del tradicional-, tapas carnaval, meriendas carnaval, y, ¿yo que se carnaval? Atrás quedaron los compromisos, los trece proyectos, las prioridades- ¿Recuerdan? O, quizás, simplemente, para más adelante. Los Centros Dotacionales Integrados, los famosos y enormes CDI de los distritos; bibliotecas multimedia, parques infantiles y ludotecas, el primero el de Tincer. La importante propuesta para la rehabilitación de las fachadas chicharreras. Pregúntele a los que esperan las viviendas del 31M. Las vías del Litoral, la del Exterior y la de Cornisa. Centros deportivos cubiertos y culturales, total puestos a poner mejor que sean cubiertos. Carriles bici y tranvía. Red súper WI-FI. Aparcamientos, 20.000 o menos. Por Dios, más no, el Museo del Carnaval. La recuperación de tantos y tantos barrios históricos y del patrimonio histórico y artístico, en este caso empezando por el Viejo Cementerio de San Rafael y San Roque, que ni decir tiene que duerme el sueño de los justos, también es verdad, que con el grave problema del Pabellón de la Plaza se han olvidado de las animas ¡Que purguen, que purguen! No me olvidaba, la reunión de la ciudad y el puerto. La pobre y desolada Playa de Las Teresitas, que hoy podía seguir siendo lo que siempre fue una pobre pero digna playa para todos, limpia y cuidada, un lugar para el disfrute de la ciudadanía. Leí que Andrés no lo veía así, una opinión respetable. Y, tá, ta, tá, chán, a continuación, en la pista tres del circo presentamos El Plan de Mejora y Embellecimiento de nuestros barrios. ¡Pasen, pasen y vean! Ya no queda nada y vuelta a empezar. Yo lo que haría es mantenerlos y atenderlos, los Planes de Desarrollo o Quinquenales de otros lares nunca me agradaron, me dan flato. Estos son o serán los trece compromisos trece de la colisión de gobierno entre CC y PP. De momento están dentro de los 100 días de boncho y cortesía. Los abajo firmantes prometen mejorar la gestión administrativa y financiera municipal y dar servicios de más calidad. También se proponen "fortalecer el protagonismo político de Santa Cruz" como capital de Canarias. Sin otro particular, reciba un cordial saludo de don Miguel y de don Ángel. Otra carnavalada. "Lux Voyage” llega a "Santa Cruz Más Viva", para ofrecer una propuesta de ocio nocturno diferente. Según indica el primer Sub Alcalde y concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Santa Cruz, don Ángel Llanos, "Lux Voyage” consta de impactantes ambientaciones realizadas por artistas nacionales e internacionales que, presentadas mediante luz e imagen, envuelven el espacio creando una atmósfera especial donde se sienten y se generan nuevas sensaciones". Urban Graffiti, Happy Creativity y Burlesque recrearán "este nuevo concepto de fiesta cool”. No entiendo nada, chiquita juerga. Eso sí, me alegro por los empresarios del sector de la calle de La Noria. _69 ciudades o más… Página - 59 - de 96


una ciudad ética, 23 de septiembre de 2007.

En otros lugares se practica la política de forma distinta. No se preocupen porque con trabajo, tolerancia y respeto se consigue. Cuando hablo de otros lugares me refiero a países con sus correspondientes ciudades en los que la ciudadanía es educada en democracia desde su llegada a la colectividad. Las personas primero son ellas, adquieren la conciencia individual, o lo que es lo mismo, el respeto a uno mismo, para a continuación poder adquirir la conciencia colectiva, es decir, la pertenencia al grupo. En ambas formaciones aparece como referente la democracia. La gente en democracia previamente a la elección ideológica se forma en los principios para la convivencia. Para entendernos, y, me parece muy importante, primero se es persona, segundo se es demócrata y tercero y no último se piensa así o asado, se es de este o de aquel partido, grupo o lo que se quiera. Esta simple reflexión, debíamos recordarla más a menudo, no solo la clase política, también cada uno de ustedes. Tolerancia y más tolerancia. Soy de los que cree que España ha sido ejemplar en su transformación, si bien, también creo que nos queda repasar y repasar sobre los principios básicos de convivencia en democracia. Dicho lo cual, celebro y brindo con ustedes por el comienzo de una nueva asignatura en nuestras escuelas. Una asignatura Educación para la Ciudadanía, que nadie los confunda, que tan solo pretende paliar y que se sigan perpetuando los efectos negativos de una secular ausencia de cultura democrática en España. La crispación como estrategia en la lucha por el poder es un tipo de violencia heredada, que debemos erradicar entre todos. Ayer asistí sin invitación a la presentación a los medios de comunicación de la campaña de teatro para temporada que nace. Felicito a sus hacedores por la calidad de la misma y por el rigor con el que se plantea esta temporada en nuestro querido y orgulloso Teatro Guimerá. Desde estas letras quiero dar las gracias a Manolo Martínez Fresno y hacerla extensiva a su equipo de colaboradores por esta lección de rigor en el trabajo con el dinero de la ciudad. Dicho lo cual, me gustaría invitarlos a acudir los días 18, 19 o 20 de enero próximos al teatro a disfrutar con Gatas, una obra que de la mano _69 ciudades o más… Página - 60 - de 96


de Concha Bustos, y dirigida por Manuel González se estrena en Santa Cruz de Tenerife. Una obra que no sabemos cuántos turistas traerá a nuestra ciudad, pero que nos permitirá disfrutar de la mano de actrices como; Rosario Pardo, Pastora Vega, Silvia Abascal… Unas gatas –cinco señoras- que atraviesan el siglo XX, compartiendo los momentos políticos, sociales y económicos más relevantes desde posiciones ideológicas diferentes. Su relación reproduce el enfrentamiento y el desgarro de una sociedad a la que representan, en un espacio mágico en el que la educación y la tolerancia brillan sin renunciar a legítimas posiciones. Un lujo en Santa Cruz. Hay lugares en los que también se piensa. En otros se mira cien horas para pintar una. En nuestra tierra habrá que mirar para pensar en las necesidades que el futuro nos demandará. En nuestra ciudad exactamente igual. No podemos seguir actuando, voy a poner un símil, como se hace durante la infancia a la hora del recreo en el patio del colegio, corriendo cada uno por su lado. Uno corre más y llega a Broadway en New York, y otros nos quedamos para intentar trabajar por y para nuestra ciudad. La noticia de la semana es que el Primer Teniente de alcalde y concejal de Economía y Hacienda, ultima estos días en Nueva York traer a Santa Cruz el musical sobre la gran artista cubana Celia Cruz que actualmente dirige en la ciudad de los rascacielos Jaime Azpilicueta, director de la Gala del Carnaval 2008, y al paso que vamos de la vida cultural promovida por la Sociedad del y para el Desarrollo. Nuestra ciudad está en un aprieto, no-solo en economía, también en la política. Hans Küng, en su libro “Una ética mundial para la economía y la política”, critica contundentemente esta aterradora realidad. Tenemos la obligación de pensar en la trascendencia de practicar la vida pública con una ética común para la política y la economía municipales, como aspecto de unidad y compromiso que nos lleve a vivir en un lugar más pacífico, más equitativo y humano, sin lugar a dudas en una ciudad mejor para todos. En otro libro del verano “El estilo del mundo: la vida en la capitalismo de ficción” leía a Vicente Verdú hablando de un fenómeno contemporáneo, como es el de la época del «capitalismo de ficción», un concepto inédito, germinal y extraordinariamente fecundo. En el narra sus interpretaciones de la actualidad y concreta en que en muchas ocasiones provienen de acercamientos sectoriales y estancos, pero lo más revelador consiste en conjugar los avatares de la economía con el sexo, de la biogenética con el arte, de la política con la cosmética o del pensamiento con la televisión, para decantar el estilo general del mundo. El capitalismo anterior se presentaba localizable y diferenciado, pero el actual se ha convertido en una naturaleza transparente, difícil de aislar y de combatir. El capitalismo de producción era triste, el capitalismo de consumo era trivial, pero el capitalismo de ficción es tramposo, trilero. ¿Les suena?

_69 ciudades o más… Página - 61 - de 96


una ciudad relativa, 30 de septiembre de 2007.

El otro día pude disfrutar de un rato conversando tras la tertulia radiofónica de los jueves acerca de la oportunidad o inoportunidad de hablar o citar a otros políticos. Si esto les daba más o menos protagonismo a los mentados y otras curiosas reflexiones que espero continuar. Hablábamos de la inutilidad de vejar en política, hablábamos de educar en democracia, hablábamos de cosas que tienen que ver con el honor de ser o representar a la ciudadanía. He estado pensando sobre el particular tras leer las amables consideraciones que me ha dedicado el popular número uno y el también dos de los populares en nuestro ayuntamiento a mis manifestaciones sobre la oportunidad o no del gasto en viajes y bonchos que viene realizando el Primer Teniente Alcalde y Concejal de Economía y Hacienda y a su vez Presidente de la Sociedad para y por el Desarrollo de nuestra querida ciudad. Concluí tras recurrir al diccionario que vejar, lo que se dice vejar, no se debe. Vejar, del latín vexāre, significa: maltratar, molestar, perseguir a alguien, perjudicarle o hacerle padecer o dar vejamen. Estaba yo rumiando sobre las dos teorías filosóficas opuestas que hay ante la verdad y que han sido defendidas deforma reiterada a lo largo de la Historia de la Filosofía: el objetivismo y el relativismo. El objetivismo mantiene la idea de que la verdad es independiente de las personas o grupos que la piensan o formulan. Por el contrario, el relativismo considera que la verdad depende o está en relación con el sujeto, persona o grupo que la experimenta. Es preciso tener cuidado con la definición del relativismo, así, por ejemplo, no es relativismo aceptar que existen muchas opiniones acerca de las mismas cosas, esto es obvio y nadie lo ha negado. El relativismo aparece cuando a continuación decimos que dichas opiniones son verdaderas si a las personas que las defienden les parecen verdaderas. El relativismo mantiene que existen muchas verdades acerca de las cosas, al menos tantas como personas creen tener un conocimiento de ellas. ¿Da lo mismo una opinión que otra? En cuanto a su contenido, serán mejores las opiniones más cercanas a la realidad. En cuanto a quien opina, serán más valiosos los comentarios de personas sinceras y entendidas en la materia. ¿Qué es el relativismo? El _69 ciudades o más… Página - 62 - de 96


relativismo es la postura o teoría de rechazar la existencia de verdades y defender que todo es opinable, que todo depende del punto de vista, lo curioso es que si no hay verdades tampoco el relativismo es verdadero. ¿No depende todo del punto de vista? El punto de vista puede fijarse más en un aspecto u otro, y acertar más o menos con la realidad. Pero la realidad es como es, con independencia de quien mire. ¿No depende todo de la cultura? El relativismo cultural, basado en la idea de que cada cultura puede acertar más o menos con la realidad es aceptable. Salvo que la realidad no depende de las culturas. Les pongo un ejemplo, el teorema de Pitágoras es una verdad universal y no sólo para los triángulos santacruceros. Por otro lado viven los objetivistas de la mano del objetivismo que es otra tesis filosófica relativa a la verdad, y, por lo tanto, al modo de conocer el mundo. Considera que la verdad es independiente de las personas que la piensan, que el hecho de que una proposición, teoría o creencia relativa al mundo sea verdadera no depende ni de los motivos psicológicos que pueda tener la persona o el grupo que la proponga, ni de los mecanismos o procesos que puedan estar presentes en nuestro cuerpo o nuestra mente cuando la alcanzamos, ni de los factores culturales, sociales o históricos que hayan podido influir para que alguien pueda pensar dicha proposición, teoría o creencia. El objetivismo considera que la verdad es una y la misma para todos. Esto no quiere decir que los que defendemos este punto de vista tengamos que considerar que ya de hecho hemos alcanzado dicha verdad. Se puede defender el objetivismo y a continuación mantener que el hombre aún no ha alcanzado el conocimiento. El objetivismo o absolutismo epistemológico, casi nada, es la tesis opuesta al relativismo. Permítanme recordarles a un objetivista de primera ¿Les suena Platón? Una ciudad no debe vivir instalada en el relativismo, la nuestra lo padece. Una ciudad debe practicar el objetivismo. La nuestra, nuestro municipio debería abandonar cuanto antes esta extraña practica del buen rollito relativista, no niego la educación y la cortesía. Me explico, el otro día un concejal en su legítimo derecho presenta una idea en el consistorio, una propuesta inviable aunque técnicamente posible con un presupuesto veinte veces superior al que allí se expuso –inviable al menos durante lo que me queda de vida-, y, cual es mi sorpresa cuando el grupo de gobierno dando una larga cambiada no expone su también legitima posición plasmada en futuro Plan General de Ordenación, sino que aprueba con el voto favorable de todos menos el de los socialistas que los técnicos de la gerencia pierdan el tiempo estudiando lo que han estado trabajando veinte años. Como imaginan les hablo de la playa de la dársena de Anaga, una playa con trasatlánticos operando entre bañistas. O un puerto que es lo segundo, dado que la ciudad es lo primero, sin barcos y con colchonetas, toallas y cremas para el baño ¿Qué les parece? A mi mal.

_69 ciudades o más… Página - 63 - de 96


una ciudad escollo, 23 de octubre de 2007. No hace mucho cayó en mis manos un texto que versaba sobre los territorios para la innovación. Decía algo como que las ciudades en las que vivimos son demasiado rígidas, que su forma física no evoluciona con facilidad y que aunque la arquitectura se renueve o sustituya cada cierto tiempo, los tejidos urbanos permanecen. Hoy seguimos viviendo en la ciudad renacentista, en los ensanches del XIX, en los polígonos residenciales y en los barrios resultados del urbanismo funcionalista, Somosierra o Residencial Anaga responden a esta visión racional de la ciudad de principios del XX. Me pareció que había mucho de cierto en aquello. La estructura urbana suele ser rígida y aunque se produzca un cambio acelerado por la emergencia de nuevas tecnologías, en la visión que se tiene del futuro, en las prácticas económicas, en las prioridades políticas, es, sin embargo difícil incidir drásticamente en la estructura de la ciudad, debido a que ésta tiene una permanencia histórica sensiblemente mayor que las coyunturas políticas o los ciclos económicos. Vivimos con un cierto grado de insatisfacción, una insatisfacción casi permanente en las diferentes generaciones, con las ciudades en las que nos ha tocado vivir, a pesar de lo dicho, nos siguen aportando una compleja combinación de permanencia histórica, de identidad, de referencia cultural y de adecuación. Estamos asistiendo al nacimiento de algo nuevo, con unas nuevas estructuras territoriales. La ciudad actual, la pos-industrial, sufrirá una importante renovación cualitativa de las estructuras existentes. Esto, pienso, se va a producir porque les guste o no, estamos viviendo un cambio de mentalidad, con nuevas pautas de comportamiento que emergen como consecuencia de la sociedad del consumo y de la información. Y, por otra parte, de la creciente valoración de la naturaleza y el medio ambiente, quien iba a pensar en el último Premio Nobel de la Paz, el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore y al Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU por "sus esfuerzos por construir y extender un mayor conocimiento sobre el cambio climático inducido por el hombre y por sentar las bases de las medidas necesarias para combatir ese cambio". La Academia mezcló la popularidad de Gore y el rigor científico del IPCC, un panel con el que colaboran 2.500 científicos y que cada seis años ponen al día la ciencia del cambio climático. Una cachetada con mano a los que todavía, como Bush, no entienden de nada, ni del futuro. Hace tiempo que en la cabeza me da vueltas una extraña idea, tiene mucho que ver _69 ciudades o más… Página - 64 - de 96


con lo anterior y lo sorprendente es que me ronda cada vez más a menudo. Imagino que nuestras islas se convierten en ciudades. Cuando esto sucede me asaltan multitud de sensaciones agradables y a la vez un relativo desconcierto, temo que esto último sea resultado de mi incredulidad en la utopía lógica. Las primeras, las que me agradan, probablemente sean así porque hacen posible –en mi mente- sentir ordenadas nuestras islas con una curiosa tranquilidad que no siento en la vida real. Es como si de pronto todos entendiéramos con naturalidad que nuestro espacio, nuestro territorio, se puede leer e interpretar de una forma diferente. La última ocasión en la que sucedió, cometí la torpeza de acudir a la enciclopedia y empezar a estudiar el tamaño de las grandes ciudades. Por un momento recordé las ciudades–estado de una historia no tan lejana, unos pocos siglos, la idea comenzó a adquirir un raro sentido. Faltó poco para que todo aquello que cíclicamente se encendía en mi cabeza perdiera la gracia, pero no, muy al contrario, se convirtió en un juego divertido, en el que era posible –sobre el tablero de trabajo- innovar con la cabeza fría. Descubrí que la ciudad de Los Ángeles no era la más extensa de la tierra, y que Ciudad de México era considerada la más grande urbe, con más de mil setecientos kilómetros cuadrados. Comencé a pensar en la posibilidad, antes remota, de que la idea de entender la isla como unidad municipal, al fin, como una gran ciudad, no era tan descabellada. Una gran urbe amurallada por el mar, fuera el llano azul. Las puertas de la muralla siempre abiertas, accesibles por cualquier punto de la tapia virtual, la costa y el cielo, eso sí, no con el mismo riesgo por cualquiera de ellos. En lo alto, un gran parque del que disfrutar la ciudadanía de esta urbe soñada. Los pueblos y ciudades se convertían en los barrios de la ciudad isla, los ayuntamientos y alcaldes serían ahora los Tagorores o Distritos, y ellos los concejales de éstos. Y por fin el Cabildo, el único Ayuntamiento de la isla, presidido por el Alcalde de todos, el del creado municipio insular. Pensemos por un momento en La Palma, seguiría siendo la Isla Bonita, pero toda ella se transformaría en la ciudad jardín por excelencia. Casi al acabar, me preocupa que alguien se moleste, confío en que no por algo que no deja de ser un juego al que me gustaría jugar. Porque aunque pienso que las personas son tan o más importantes que las ideas, y que nunca debemos dejar de creer en la utopía que nos esperanza, creo firmemente en este sueño que haría nuestra convivencia más justa. Al final, como siempre, me olvido de algo, me pongo poético y la idea que es lo importante pierde algo de intensidad, ¿no lo sé? Lo que sí sé es que me gusta la nueva ejecutiva regional del PSOE liderada por Juan Fernando López Aguilar, con tres grandes mujeres de la ejecutiva y del grupo municipal –dos-, tres buenas _69 ciudades o más… Página - 65 - de 96


santacruceras.

una ciudad capital, 5 de agosto de 2007.

Ayer comenzó la legislatura que discurrirá por esta ciudad hasta el mes de mayo del año 2011, allá por el segundo decenio del siglo en el que transcurren nuestras vidas, las compartidas y las que no lo son tanto o solitarias. La anterior sesión, la de junio, fue la de cortesía. Saludos y sonrisas en el día del regreso. Se acuerdan cuando volvíamos al colegio, en mis tiempos, y, me atrevo a decir los suyos, más o menos un 3 de octubre de 1966. Todos con la libreta nueva y los lápices para estrenar. Los libros eran otra cosa, podían ser heredados. Asistí con sumo gusto y honor al inicio de la temporada teatral del Pleno capitalino. Para los que siguen agrios, lo de teatral no es peyorativo, es un símil. El teatro me merece un respeto enorme, aun más sus actrices y actores, tramoyistas, porteros, aguadores, asesores, público en general y otros. Eso lo sabe bien mi amigo Don Paco, que lo cuida, al Guimerá más que a su vida. A lo que íbamos. Si les parece comenzamos con el reparto ¿Les suena Calderón de la Barca?, se que si, ¿Y, su obra, “El Alcalde de Zalamea”? Se publicó por primera vez en 1.651 con el título de "El garrote más bien dado". Para lo que viví ayer me gusta más lo de “El garrote… o “El Primer Teniente-Alcalde de Zalamea o del Chicharro… Les presento a un personaje inolvidable, aquí usted aquí Don Pedro Crespo, gracias. Pedro Crespo era un villano con un concepto del honor altísimo, hasta el punto de llegar a decir que si no tenía honor, no quería vivir. Su concepto del honor también es muy claro, Don Pedro dice que al Rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios… Siempre actúa de tal manera que conserve su honor. Es decir, actuaba según sus creencias morales, y creyendo que su condición de villano no supone ninguna inferioridad. Crespo no piensa que el honor y la

_69 ciudades o más… Página - 66 - de 96


nobleza se puedan vender, sino que solo se puede heredar, y él se siente orgulloso de ser un villano y tener las posesiones que tiene. El honor de sus seres queridos también es muy importante para él. Valora a algunas personas por su honor, y las cuida con prebendas inconfesables. La obra, un grupo de soldados (concejales), que lleva ya muchos días sin descansar y pasa por Zalamea “El Chicharro” (municipio de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, “Zalamea de la Serena” lo es de la de Badajoz) cuando se dirigen a Portugal. Los soldados, se caracterizan por sus abusos (prebendas) cuando se alojan en las casas, en esta ocasión Zalamea del Chicharro. El Sargento (El Concejal portavoz del Primer Teniente-Alcalde) hace el reparto de las casas, y para el capitán (El Primer TenienteAlcalde) elige la de un villano rico, que tiene una hija muy bella, Isabel. El capitán opina que una villana siempre será una villana y que por lo tanto no le interesa, pero se hospeda en casa del villano Pedro Crespo (Un honorable pinta). Cuando el capitán se va a alojar en casa de Don Pedro, ve que el villano ha escondido a su hija Isabel. El capitán, atraído porque Isabel se ha escondido, finge una pelea con Rebolledo (un concejal desolado, llamado igual que él) y con este engaño entra en la habitación donde estaba escondida Isabel. El capitán rápidamente se enamora de Isabel. Pedro y su hijo Juan se percatan de que el capitán ha entrado en la habitación a propósito, y empieza una discusión donde se ven muy claras las ideas de los villanos contrapuestas a las del general. Entre tanto llega Don Lope, el General (El Alcalde de la ciudad capital), y al saber el motivo de la discusión decide que en vez de ser el capitán quien se hospede allí, será él, como no podría ser de otra forma ¿Qué se pensaba el capitán? Por la noche, el Capitán, haciendo peripecias, consigue raptar a Isabel y se la lleva a la montaña para… Pero allí se encuentra a Juan (hermano, y miembro del partido) y hiere al Capitán. Después, en el pueblo, el capitán se cura de las heridas y es sometido a un juicio por el recién alcalde de Zalamea (Pedro Crespo, su segundo). El capitán es ejecutado e Isabel será llevada a un convento. Al poco rato llega el rey, se interesa por el caso y dictamina que ha sido una ejecución totalmente justa y convierte a Pedro en alcalde perpetuo, pero la perpetuidad se acaba pronto, según parece debido a la llegada de no se sabe quien dé no sé donde. Y, se acaba para continuar la próxima semana. Ayer pude comprobar que si al Guerrero Goslar de Moore lo pillan las Sacerdotisas y los Custodios del Templo santacrucero lo funden para hacer otro Cañón Tigre que defienda los valores del buen gusto chicharrero y nuestra antigua, bella y redonda Plaza de España. ¡No, Don! No, con el mayor de mis respetos, no tiene usted razón por más claro que le parezca tenerlo. _69 ciudades o más… Página - 67 - de 96


No lo olviden, cuando hablen procuren que sus palabras sean mejor que el silencio. Continuará, gracias…

_69 ciudades o más… Página - 68 - de 96


_69 ciudades o más… Página - 69 - de 96


2008

_69 ciudades o más… Página - 70 - de 96


una ciudad mal presupuestada, 15 de enero 2008.

Esta vez se ha cumplido con los plazos en lo que a los presupuestos municipales hace, lo que no está nada mal. Es más, es lo que parece ya se hacía como es debido en los tiempos del señor Díaz Estébanez. Luego ya se sabe, entre el señor Parejo, el señor Núñez, y de nuevo el señor Parejo las cosas se ralentizaron algo o mucho ¡Tanto pensar, tanto pensar! Enhorabuena a todos los que han hecho posible dicho cumplimiento. No va a ser tanta la enhorabuena para los que los han pensado o creado. Me refiero al señor Zerolo, Alcalde de nuestra ciudad, a su segundo y seguro servidor con su equipo de pensadores. Y, a un montón de personas pseudo serias y ceñudas que vienen a la política a vivir, a servirse y no a servir. Personajes que no sienten el honor de representar a sus vecinos por un tiempo, sino que hacen su peculiar carrera profesional dando codos en política, diciendo medias verdades y hablando de todo sin saber de nada. ¿Me entienden? Unos presupuestos que no aportan absolutamente nada nuevo. Sé que hay concejalas y concejales sesudos y comprometidos con su trabajo, que se ganan cada día su sueldo de forma digna y honrosa, para todos ellos mis disculpas anticipadas si les ofenden estas palabras, que tienen destinatario. Para comenzar les voy a recordar que en el año 2005, siendo concejal del ramo la número tres del PP hoy de fiestas, adquirieron los mismos partidos que hoy nos gobiernan, el compromiso de realizar lo que todos los concejales unánimemente consideramos que era la deuda histórica de Santa Cruz, el llamado y hoy esperado Plan Integral de Servicios Sociales, acaba el año 2007 y nata de nata. A los más necesitados que los zurzan, ya sé que les preocupan una barbaridad pero se nota poco. Lo resuelven en el confesionario y con algo de caridad de la de toda la vida a cinco euros por barba, por supuesto. Me pregunto si no sería más sencillo dar esos pocos miles de euros directamente desde el presupuesto municipal, sin hacer este uso perverso de la

_69 ciudades o más… Página - 71 - de 96


necesidad ajena. En cualquier caso, para algunos parece claro, como rezaba el gran Mingote, que al cielo van a ir los de siempre. Mientras tanto, tomen buena nota, la media por empleado, directivo, asesor y político en nómina de Santa Cruz de Tenerife, asciende a la nada desdeñable cantidad de 48.533 euros de vellón o si lo prefieren unos 8.075.253 millones de pesetas por trabajador, eso sí, todo incluido ¿No le parece un disparate? Para que nadie me llame mentiroso o dramaturgo, es bien fácil, es el resultado de dividir el montante del -Capítulo 1, Gastos de personal, 82.506.519,01 -entre los 1.700 trabajadores con los que cuenta nuestro municipio, según expuso el segundo de Don Miguel, el de los dineros, tan afablemente el pasado día 27. Supongo que alguno de ustedes se preguntará al igual que yo, a cuanto nos salen algunos de los que me llaman demagogo. Dietas, horas extras, complementos y lujos me tienen desorientado, a mí sí me parece un disparate. De la Memoria Presupuestaria del señor Zerolo he rescatado lo que sigue… En cuanto al gasto social, la oferta de políticas sociales o de bienestar social se mantiene y se consolida con el Presupuesto que se presenta. Existen sólidas líneas de financiación que sustentan las políticas relacionadas con la mujer, la inmigración, los discapacitados, mayores, menores, apoyo a las familias, atención socio-sanitaria, obras en colegios, guarderías, vivienda, lucha contra la exclusión social, drogodependencias, cultura, ocio, etc. Que firma como suya su segundo en el Diario de Avisos del pasado 22 de diciembre bajo el pseudónimo título de “Priorizar el gasto social”. Que culmina con una falacia a la que Ignacio González llama el teorema del segundo. Menos deuda, menos impuestos y más gasto social… Una pobre falsedad, la verdad es otra; más deuda, más impuestos y menos gasto social. Eso sí, más colegas viviendo por la cara, algún día les contaré algo sobre el personal contratado en seis meses. Decía en su artículo, sobre la memoria del alcalde, del pasado 22 que… Cuatro de cada diez euros los vamos a destinar directamente al gasto social que sustenta las políticas relacionadas con la mujer, la inmigración…, igual que el párrafo anterior,… lucha contra la exclusión social, drogodependencias, cultura y ocio. Y, dos piedras. Para que ustedes lo entiendan unos 90.000.000 de euros para gasto social, no se lo cree ni él. El gasto social, entendido como lo entiende la gente asciende a algo más de 12.500.000 euros, el 5% del total. Pero, claro, las mentiras piadosas, que son igual de mentiras, las maneja este ángel de la política, que ha venido a salvar nuestra decadente sociedad, con facilidad pasmosa. La explicación es sencilla, para él, él también es un gasto social, eso sí, transversal. Para este señor gasto social, es todo. Es más, es el que gastamos entre todos social y colectivamente. Por supuesto, pero no. Esto se debería llamar carga social, la que

_69 ciudades o más… Página - 72 - de 96


soportamos entre todos de común acuerdo, o, la caridad social que nos permitimos colectiva y socialmente. Para que algunos vivan como sólo podrían vivir de la lotería. Por otra parte el ex concejal del ramo, nos contó su curiosa Visión social del presupuesto, por ejemplo ¿la policía local es un gasto social? Desde su particular visión sí, desde la mía no. Para mí, para mi ideología, gasto social, es haber acabado y terminado el Plan de Barrios, que ya no existe. Les quitaron las perras para Las Teresitas y el Barranco de Santos. El próximo martes les hablo de carnaval y al siguiente sigo con las perras. Bienvenidos al 2008.

_69 ciudades o más… Página - 73 - de 96


una ciudad maleducada, 26 de junio de 2008

En los días pasados he tenido que soportar algo que llevo de pena, la mentira y el abuso. En unas ocasiones lo he padecido en carne propia y en otras en ajena, en ambos casos me rebelo con saña. No me gusta el miedo, es más, no lo tengo. Pero me enerva ver a personas con miedo, me enciende, me enfada. Lo que me saca de mi es observar como personas maleducadas o bastardas humillan a otros para sacar provecho, la mayor de las veces con intereses espurios. Según la RAE: espurios, espurias. (Del lat. spurĭus). Bastardos, bastardas (que degeneran de su origen o naturaleza). La educación se mama en la cuna y no tiene que ver con la riqueza o la pobreza, no depende del pesebre –de mimbre o de oro- en el que se duermen las primeras miradas a la vida. La educación se aprende en compañía, igual que a ser demócrata. La gente en democracia previamente a la elección ideológica se forma en los principios para la convivencia, en la educación. Para entendernos, y, me parece muy importante, primero se es persona, segundo se es demócrata y tercero y no último se piensa así o asado, se es de este o de aquel grupo, equipo, o lo que se quiera. Hace algunos años leí a Fernando Savater en “El valor de educar”, me sirvió para pensar en las niñas y niños de mi tierra, en las personas que dedican su vida a educar, y, en las familias. Para pensar en esta difícil tarea, la de educar, formada por tantas personas, ideas y criterios. Decía que hay que tener valor para dedicarse a la Educación sobre todo si valoramos las numerosas dificultades que este trabajo conlleva. Aquí no sirven ni los obedientes burócratas ni los tecnócratas curriculares, aquí hace falta valor, coraje, pasión, entusiasmo, fe, optimismo, alegría y... entrega total, aunque yo me atrevería a decir "vocación" esa llamada espiritual a la responsabilidad, a la gratuidad y al desprendimiento que conecta con el deseo de gozo de autorrealización. También expresaba que la Educación tiene valor en sí porque es la que nos permite transformar, cambiar y mejorar la realidad que nos rodea, al mismo tiempo que cambiamos, transformamos y nos mejoramos a nosotros mismos y a los que nos rodean. _69 ciudades o más… Página - 74 - de 96


En su conjunto, y a través de un sabroso prólogo, seis capítulos, un epílogo y hasta un apéndice de textos escogidos de filosofía de la educación, el libro rezuma una visión optimista pero también muy realista de la tarea de educar, porque más allá de las dificultades de dicha tarea o de la falta de compensación, comprensión, o de prestigio social de los profesores, Savater nos habla de las posibilidades de cualquier educación y de la esperanza concreta y cotidiana de poder hacerlo mejor siempre: « En cualquier educación, por mala que sea hay los suficientes aspectos positivos como para despertar en quien la ha recibido el deseo de hacerlo mejor con aquellos de los que luego será responsable »(Prólogo. "Carta a la maestra". Pág. 12). Esta simple reflexión, debíamos recordarla más a menudo, tolerancia y más tolerancia. Soy de los que cree que España ha sido ejemplar en su transformación, si bien, también creo que nos queda repasar y repasar sobre los principios básicos de convivencia en democracia. Dicho lo cual, celebro y brindo con los lectores de este pequeño gran periódico por una nueva asignatura en nuestras escuelas. Una asignatura Educación para la Ciudadanía, que nadie nos confunda, que tan solo pretende paliar y que se sigan perpetuando los efectos negativos de una secular ausencia de cultura democrática en España. La crispación como principio para jugar en el patio del cole, además de ser un factor humano más, es una herencia histórica que debemos erradicar entre todos. Hay lugares en los que también se piensa. En otros se mira cien horas para pintar una. En nuestra tierra habrá que mirar para pensar en las necesidades que el futuro nos demandará, y son ustedes –la infancia, la adolescencia, los profesores, las familias, en suma, la comunidad educativa- los apoderados para lograrlo. Ardua tarea la de concretar las finalidades de un sistema educativo lleno de contradicciones, pero más ardua todavía la de hacer posible diariamente en el aula que el ser humano puede y debe mejorarse, para necesariamente y por imperativo categórico habrá que adoptar una actitud de permanente esperanza y fe en los seres humanos concretos porque como nos dice Savater «...en cuanto educadores no nos queda más remedio que ser optimistas, ¡ay! Y es que la enseñanza presupone el optimismo tal como la natación exige un medio líquido para ejercitarse. Quién no quiera mojarse, debe abandonar la natación; quién sienta repugnancia ante el optimismo que deje la enseñanza y que no pretenda pensar en qué consiste la educación. Porque educar es creer en la perfectibilidad humana, en la capacidad innata de aprender y en el deseo de saber que la anima, en que hay cosas, (símbolos, técnicas, valores, memorias, hechos...) que pueden ser sabidos y que merecen serlo, en que la ciudadanía puede mejorar por medio del conocimiento...» De no ser así, pasa lo que pasa. _69 ciudades o más… Página - 75 - de 96


una ciudad soberbia, 6 de julio de 2008.

Permítanme para empezar recordar a Marx, más bien parafrasearlo, y, decirles que con este artículo no pretendo arreglar Santa Cruz, sino, mucho más modestamente, ayudar a comprenderla. ¿Porqué una ciudad soberbia? La razón de tan soberbio título hace referencia a dos cuestiones que desde la óptica del articulista abajo firmante son de vital importancia. Como a través de los espejuelos de unas gafas cualquiera la ciudad la veo así. La lente de la izquierda me permite ver una ciudad soberbia, del latín superbus o influido por soberbia, grandiosa o magnifica. Femenina en el sentido más literal de la palabra, por que como diría Antonio Gala con la voz lenta y llena las ciudades son femeninas, si no, serían los ciudades, que como pueden escuchar suena fatal. Y, ahora, como el otro día intenté explicar en el teatro “Viera y Clavijo” –nuestro bello salón de Plenos y Bodas, que no de banquetes-, les diré que debe feminizarse mucho más por el bien de las personas que la hacemos despertar cada mañana o desvelarse cada noche. ¿No sé si lo saben? Las ciudades no duermen. Viven en vigilia, o esperando a que con el día amanezcan y sucedan las cosas propias de la luz de cada mañana. Si, las ciudades deben feminizarse, la nuestra también. Se trata de una opción, de otra vía a descubrir. Se trata de apostar por una actitud ante la vida urbana diferente, una tendencia que adelante a las anteriores sin estridencias ni discusiones más propias de una partida de futbolín que de una reflexión sosegada y rigurosa a la vez. Que adelante por la izquierda, como se debe, a las posiciones actuales que se apoyan y discurren entre un desarrollismo insostenible e irresponsable y la decadencia de los modelos actuales al uso que son de una simpleza, en ocasiones, medieval. Una apuesta decidida por la igualdad, en suma, otra visión. Una ciudad consciente, la de los derechos y las oportunidades, la de los deberes y los compromisos. La vía para una transformación radical de lo cotidiano, en la que se respete e incremente la _69 ciudades o más… Página - 76 - de 96


humanidad que se contiene en cualquiera de nuestros barrios o caseríos. La ciudad de y para las gentes que la miman y protegen, en la que se reconsideren las relaciones sin resentimientos ni atavismos trasnochados. Feminizar la vida en este municipio, en la ciudad y en las áreas metropolitanas significa luchar contra la exclusión social, mejorando el metabolismo urbano, la seguridad y los ciclos de consumo. La otra la de la derecha, me enseña otras cosas, otras soberbias cosas que tienen más que ver con el comportamiento de la gente y su soberbia. Me enseña que es pobre y soberbio el que, teniendo necesidad de auxilio o socorro, procura ocultarlo no admitiéndolo, o el que no se contenta con lo que le dan o con el favor que le hacen, por creerse merecedor de más. Me permite ver a personajes –políticos- que pasean su altivez y apetito desordenado de ser preferidos a otros. Personas, porque me siento triste, que se satisfacen y envanecen contemplando las cosas propias, con menosprecio de los demás. Que han venido a la vida pública, a la política a disfrutar de la magnificencia, suntuosidad y la pompa. Que esconden tras su pobre cólera e ira, expresadas con acciones descompuestas o palabras altivas e injuriosas, la mentira y el espurio deseo que les acompaña. ¿Entendieron lo de la ciudad soberbia? No me quedan ganas, son las diecinueve horas y nueve minutos de un día uno de julio, me voy a duchar. Mientras escribo estas letras, que no son nada importantes, recuerdo a un amigo al que homenajeo en silencio. A Jorge, Jorge Martínez López, como diría mi madre, el de los viajes Archipiélago. El pasado jueves comimos un grupo de amigos, entre los que se encontraba el bueno y calmo de Jorge, en El Tascón de San Martín, hablamos de lo divino y de lo humano, por supuesto de viajes. Me dio el número de su móvil para que lo llamara el viernes para comentar las vicisitudes de un posible viaje, bueno de dos, uno a Córdoba a conocer el mundo del aceite y otro más lejos. Hablamos y me dijo que el martes –hoy- me llamaría para comentar los detalles, no va a poder ser ¡Cuánto lo siento! Recuerdo a Ángel González y sirvan sus palabras en Ayer como mi pequeño homenaje a una buena persona, Por eso mismo, porque es como os digo dejadme que os hable de ayer, una vez más de ayer: el día incomparable que ya nadie nunca volverá a ver jamás sobre la tierra.

_69 ciudades o más… Página - 77 - de 96


una ciudad torera, 13 de julio de 2008.

La plaza de toros de Santa Cruz de Tenerife y sus aledaños están siendo en estos últimos días el gran debate de la ciudadanía chicharrera. Un lugar al que casi todo el mundo miraba de soslayo al pasar cerca de su lado por la Rambla, de forma similar a como casi todas las personas miramos a la historia y los recuerdos, con algo de vergüenza debido a la tan traída y llevada doble moral. Voy a escribir una postura personal sobre este espacio urbano tan singular, tan particular, al que acompañan un bello estanque y unos toriles y otros, cargados de coches y boîtes para no dejarla sola por la noche. La plaza fue dibujada por el arquitecto Antonio Pintor en 1892 y sus obras terminadas en abril de 1893, junto al Paseo de los Coches -la Rambla del General Franco-, hoy todavía con tan impuesto que no apuesto nombre, en una ciudad claro que torera. Nació a las afueras de la ciudad del XIX, rodeada de fincas y huertos, cargados de olorosas mangas y mangos. Va de toros, corridas y sus plazas. Hace ya más de 50 años que tomó la alternativa “Pedrucho de Canarias”, junto a él en el cartel Juan Posada, los toros de la ganadería de Ramón Zumel, traídos desde Valladolid. Avelino Rivero González –Pedrucho- llevó a “Pollino” por chicuelinas. Nació en su ciudad torera, Santa Cruz, en 1917. Con trece años se lanzó sin permiso al ruedo donde escuchó la primera ovación de su vida, y sus paisanos chicharreros lo sacaron a hombros por la rambla santacrucera, aun no se llamaba del General. Antes de tomar la alternativa en la plaza de toros de su Santa Cruz natal, marchó a la Península, en donde llegó a torear en la madrileña plaza de Las Ventas. A otro torero canario, José Mata “El Canario”, nacido en Garafía, en isla de La Palma, lo mató un toro de Frías, Cascabel, en la plaza de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) el 25 de julio de 1971, y murió dos días después. La trágica vida de las plazas de toros que también nos tocó vivir.

_69 ciudades o más… Página - 78 - de 96


He leído y escuchado que la Plaza de Toros es una propiedad privada, no me cabe duda, unos 5.075 m2, de un total de 9.979 m2 ¡Pero! La cuestión es otra, y, a mi humilde entender, no se ha explicado del todo bien. ¿De quién son los 4.904 m 2 que faltan? La respuesta es clarificadora, del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Es decir, el reparto de la tan traída y llevada edificabilidad del conjunto, es como sigue; unos 6.976 m2 de techo son de propiedad privada y el resto hasta 13.803 m2, unos 6.827 m2 de techo edificable del municipio santacrucero o de ya veremos quién. Dicho lo dicho, la postura que defiendo, es que esta era o es una posibilidad única para que el Ayuntamiento de Santa Cruz, que en la actualidad está reconsiderando y estudiando a través del Plan de Sedes su estructura administrativa o de oficinas, almacenes y demás, se haga con un solar en el centro de Santa Cruz de 9.979 m 2, junto a la Rambla. Solar en el que existe un bello depósito de agua declarado Bien de Interés Cultural, un coso taurino, unas instalaciones para ocio y disfrute de la Santa Cruz más tapera y cañera, mas el aparcamiento de detrás. ¿No sería esta una gran solución para administrar la municipalidad chicharrera? Para mí, si. Queremos ser una ciudad sostenible, estamos creando una fundación para conseguirlo, contamos con un paseo verde cargado de laureles y sombra que recorre la ciudad desde el mar hasta la piscina municipal y en medio este solar con 13.803 m 2 de techo o de edificabilidad sobre rasante. Algunos de ustedes pensarán que no tan en medio, creo que sí. Estoy pensando en una dotación con la doble condición de ser municipal y de barrio. La sede actual de Viera y Clavijo sería la institucional y protocolaria, y, esta de la que les hablo la central administrativa de una ciudad menos dispersa con una red de sedes de distinta dimensión en cada uno de los cinco distritos para acoger la vida de los Tagororores más cercana al devenir de nuestros barrios. Lo que si les digo es que los proyectos nunca son democráticos, nacen o mueren de la mano de la democracia pero responden a otras circunstancias más o menos complejas según el cristal con que se mire. Es importante saber lo que dice el Plan General actualmente en tramitación y aprobado provisionalmente por CC y PP con el voto en contra del PSOE entre los que se encuentra el mío. El Plan reza que los bienes inmuebles en las Actuaciones de renovación urbana –cuál es el caso- se determinan de adquisición preferente por la Administración pública, de acuerdo a lo establecido en el artículo 1.1.9. de las Normas de Ordenación Pormenorizada del Plan Operativo del presente Plan General –en tramitación-, quedando sujetos al derecho de tanteo y retracto a favor de la Administración. Ayer me llamó un amigo para recordarme un refrán, decía “Un tonto trabajador solo tiene 24 horas al día para hacer tonterías”, con dos tontos la cosa se complica, tienen 48 horas al día para lo mismo. _69 ciudades o más… Página - 79 - de 96


una ciudad taurina, 20 de julio de 2008.

A esta ciudad alguien le está poniendo unos cuernos de película, entiéndase en términos taurinos, es decir de aúpa según San Fermín. Lo malo del caso es que estos o estas cornadas se dan por interés propio o particular, para lo cual se usan métodos no del todo toreros. Unos por dinero y otros por fuero, lo cierto es que vamos a tener que sacarla de la enfermería tras las cornadas que ha recibido. ¿Hay alguien ahí? ¿Alguien ha gastado mal? ¿Alguien se ha comprado un chalesito en las afueras o en San Cristóbal de La Laguna, cosa que no hubiera sido posible sin lo de la cosa pública? Si para Enrique IV de Francia “París bien valió una misa”, hoy algunos apostatan de su fe por una concejalía, que decirles por una tenencia de Alcaldía, y, las perritas que esto lleva de suyo. Yo que ni lo justifico ni lo disculpo, solo lo entiendo desde la práctica de una doble moral, misa de doce los domingos con golpes de pecho incluidos y mesa de veinticuatro a diario para darle gusto al cuerpo. Eso sí, para que no falte de nada con la “cola” de pago y guardaespaldas también de pago, esto último para lo de sentirse uno alguien. La “cola” de la que les hablo tiene como única obligación la de aplaudir a la indicación del propio cualquier gracia que surja de la mente del adulado o actor. Esto de la "cola" era una costumbre teatral importada de los grandes coliseos europeos vinculados al género operístico. La vanidad y la rivalidad de los artistas de ópera había establecido la costumbre de distribuir unas localidades entre sus incondicionales con el fin de "romper el hielo" durante sus actuaciones, aplaudiendo ruidosamente en los pasajes que los propios artistas señalaban. Del libre albedrío de los artistas, pasó la costumbre a las empresas, ávidas de realzar a sus divos o para luchar contra la competencia de otros famosos artistas. ¿Le recuerda a alguien? Yo lo vivo cada primer viernes de la segunda quincena de cada mes en el teatro del mundo de Viera y Clavijo. _69 ciudades o más… Página - 80 - de 96


Personalizar el poder es el colmo de la desesperación y la desfachatez en este sistema democrático que nos hemos dado, que no por imperfecto es malo. Algo que practican algunos personajes que han entendido su vida política como su más directa vía para enriquecerse de forma rápida. La fórmula mágica para conseguirlo es sencilla. Les cuento la receta; un sofrito con buen aceite, una cabeza de ajos, y jeta a discreción, por supuesto, un pimiento morrón y puerro picado. Se retira todo. A continuación se guisan los peus de porc para nosotros patas de cochino. Previamente se limpian las patas (se queman los pelillos con un clípper y se lavan otra vez). Después se ponen a hervir en el caldero, junto con la verdura, durante 2 h. a fuego lento. Al terminar, se sacan los peus pies patas, y, si hay algún hueso grande que se ha soltado solo se tira y se reservan. El Caldo de hervir los pies también se reserva. Se pasa el sofrito por el chino. En un caldero se colocan los restos del cochino, el sofrito, un par de vasos de vino y dos o tres cucharones del caldo de hervir los pies del cochino por encima. Se alegra con sal y pimienta. Después a media cocción se echa la picada de jeta troceada y se deja guisar todo hasta que los pies estén blanditos y a la mesa. Al final todos ricos. Mientras escribía la receta, que pueden probar, me acordé de un libro que entre otras cosas hablaba de la personalización del poder, como les iba diciendo. La receta, esta menos agradecida. Es como sigue. En primer lugar uno se atribuye el merito de lo realizado por un equipo, huelga decir que ese uno no sabe hacer la o con un canuto, y lo usa como trampolín para su ascenso en la política. Lo que hace un equipo, Ayuntamiento (la construcción de una plaza o los carnavales, valgan como ejemplos) no se atribuye a la organización sino a una persona concreta que con tales logros se promociona en su carrera hacia el poder. Como la realidad no es lo que cuenta sino las apariencias, no lo que se hace sino lo que se vende, estos personajillos se organizan sus relaciones públicas, que son empresas de publicidad, y, alegría que son dos días. Auto bombo de cosas sanas o bichadas que hacen sonar su nombre en la opinión pública, en la opinión de su cuadrilla e, incluso, en la opinión del partido. La receta del segundo plato de este menú taurino se las doy el próximo domingo, la de la patrimonialización del poder en beneficio personal privado. Por cierto, menuda perreta les ha dado a algunos con la plaza de todos y sus corridas de poco pacá. Olvídenlo, aquí ya no hay más corridas de toros.

_69 ciudades o más… Página - 81 - de 96


una ciudad rumbera, 27 de julio de 2008

El pasado domingo en una ciudad taurina les decía que el próximo domingo, hoy, les hablaría de la patrimonialización del poder en beneficio personal privado. Por esas cosas de la vida, se hizo la luz, o, lo que es lo mismo, lo firmó por mi Doña Luz Reverón a la que le doy las gracias. Al levantarme el domingo pasado me desayuné un día más con las contraportadas de costumbre, las que pagamos entre todos para jugar al absurdo montaje económico al que nos tiene acostumbrados el equipo de Don Miguel Zerolo. Se trata de dinero fácil, no es de uno, y ya se sabe lo sencillo que resulta para algunos disparar con pólvora ajena. Como todavía no lo habían probado, sino tirando miles de euros en forma de voladores y fuegos de artificio, ahora lo van a disfrutar con mosquetones y bombardas. Carnavales, fiestas de mayo, y, ahora para levantar la economía y el espíritu de la tropa –ustedes- las nuevas fiestas de julio, que de paso sirven para levantar la economía de algunos. Cuando se ejerce el poder pensando en lo personal y no en lo público, en el capricho y no en la necesidad colectiva, se patrimonializa mal la cosa pública ¡Ojo, que la avaricia rompe el saco y la pólvora se moja! Hace algunos años, en 1997 publiqué un artículo en este mismo periódico titulado “La ciudad viva”. Escribía que el color de nuestra ciudad es un azul muy intenso, quizás sea por el viejo contacto con el mar, hoy perdido y que falta le hace recuperarlo. A veces el tinte de la sangre disminuye su intensidad, creo que se debe al recuerdo del frescor del agua que bañaba su costa de callados y arena negra. Nuestra tierra ha sorprendido siempre por su luz, su color, su aire, - en algunas ocasiones enrarecido -, pero de forma especial por lo entrañable de sus gentes. Con independencia del lugar de residencia, ciudad, pueblo o barrio en el que habitan, de sus características y de su idiosincrasia propia, la ciudadanía de esta tierra –toda- ha sido ejemplo de tolerancia, de solidaridad y, curiosamente, poseedores de un especial _69 ciudades o más… Página - 82 - de 96


afecto por lo colectivo, especialmente cuando se toca a rebato, en que, tras el sonido del tañer de la campana, surge invariablemente una población decidida a solventar lo procedente. El rebato es la convocatoria de la vecindad, hecha por medio de campana, tambor, almenara u otra señal, con el fin de defenderse cuando sobreviene un peligro. Habría que tocar a rebato para defendernos de la mala política que practican algunos gastando en fiestas, que son propias de otros momentos más boyantes, ahora lo que toca es ahorrar y eliminar tanto dispendio. Ejemplo de lo expuesto fue la respuesta que la ciudad de Santa Cruz, con el apoyo del resto de los pobladores de la isla cercanos a la misma, dio al ataque de la flota inglesa en el s. XVIII, este año se conmemora los doscientos once años del acontecimiento. Las noticias de que dispongo cuentan que se pretenden celebrar dichos fastos con orquesta, banda y música. No tengo demasiado claro que sean, estos, sucesos que se deban celebrar; caso de ser así, tampoco sé bien como deberían serlo. En cualquier caso, la hidalguía con que las gentes de esta isla, apegadas a su terruño, la defendieron resulta sencillamente admirable. Once años después, me sigue asaltando las mismas dudas sobre la necesidad de matar o morir por poseer un lugar donde existir, ¡Qué cantidad de absurdos rodean la existencia humana! Cuestiones como la anterior se deberían solventar de una forma menos categórica, aproximadamente murieron veintitrés isleños y entre seiscientos u ochocientos –según distintas fuentes- por parte de las tropas inglesas. En un texto anónimo, publicado hace unos años, en que se detalla una relación circunstanciada de la defensa que hizo la Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife invadida por una Escuadra Inglesa al mando del Contra -Almirante Horacio Nelson, la madrugada del 25 de julio de 1797, MADRID MDCCXCVIII, se dice literalmente lo siguiente:”cuando se consideran pues estas circunstancias, no puede dejar de reputarse por maravillosa nuestra defensa, y por muy glorioso nuestro triunfo”. Se me ocurren mil formas de haber resuelto la contienda, una podría haber sido con un “Combate entre los Jefes”, celebrado a las puertas del Castillo de San Cristóbal. Para mí lo más sorprendente de la gesta en la que se le “partió” el brazo derecho a Don Horacio, en realidad arrancado de cuajo, fue la forma como finalizó: el ilustre General Gutiérrez, tras la capitulación convenida con el oficial inglés, Segundo Comandante Samuel Hood, ratificada posteriormente por el Comandante Thomas Trowbridge, dispuso se suministrara a los supervivientes un abundante refresco de pan y vino; generosidad que los dejó atónitos, no menos que el particular esmero con que notaron habían sido asistidos sus heridos en el Hospital. Informado el Contra-Almirante Nelson de los rasgos de humanidad, generosidad y magnanimidad de nuestro General Don Antonio después de _69 ciudades o más… Página - 83 - de 96


la victoria, penetrado su noble corazón de los más ingenuos sentimientos de gratitud, dictó y firmó una carta con su mano izquierda, teniendo a bien “me sea concedido el honor por parte de V. E. de admitir una barrica de cerveza Inglesa y un queso”, a lo cual nuestro General contestó: “Muy Señor mío de mi mayor atención: con sumo gusto he recibido la apreciable de V. S. efecto de su generosidad y buen modo de pensar; pues de mi parte considero, que ningún lauro merece el hombre que solo cumple con lo que la humanidad le dicta”… Podían haber comenzado por el final Don Horacio y Don Antonio, se habrían ahorrado vidas y los miles de euros que vamos a despilfarrar estos días.

_69 ciudades o más… Página - 84 - de 96


una ciudad garbosa, 4 de agosto de 2008.

El pasado fin de semana comenzó temprano, nació un jueves. Se me ha hecho por motivos diversos, largo… largo… largo. Empecé la mañana del jueves trabajando desde bien temprano, visité la gran Plaza de España, para preguntar la hora a la que retirarían las horribles vallas amarillas, volví para comprobarlo, y, volví para ver el ambiente que esperaba al nacimiento de este bello lugar. Más tarde regrese vestido para la ocasión de autoridad corbatera, lo que hago sin saber demasiado bien porqué. Recuerdo que alguien hace unos años me dijo que una corbata nunca ofende, algo más tarde me lo recordó al llegar al Ayuntamiento y lo voy cumpliendo con algo de coquetería. He de confesar que me emocioné en varios momentos, sensaciones efímeras iban y venían, recordé a Pino y a Javier, disfruté viendo al sabio de Jacques cómodamente vestido de mamotreto o de pabellón según se mire. Con discreción ponía la oreja para escuchar, cual voyeur auditivo, los comentarios de la ciudadanía que por allí deambulaba. Cuantos recuerdos… cuanta miseria… cuanta calumnia…, cuanta soledad insoportable. Estar solo me apasiona, no siempre, casi siempre. Lo que no llevo bien es lo de la soledad de marras, menuda monserga; falacias, chismes, medias verdades o mentiras enteras, y, eso sí, la tal soledad no le da un palo al agua, siempre deshaciendo que es más simple para un estado mental tan solitario. La soledad me recuerda al fascismo, un estado en el que la paranoia y la psicopatía disfrutan de la mano de la miseria. Lo cierto es que disfruté recordando a la vida y a la muerte en un mismo lugar. Mientras paseaba tranquilo, recordé Les Misérables una –la- novela de Víctor Hugo publicada en 1862, en la que cuenta la vida y relaciones de varios personajes a principios del siglo XIX, mientras se ventilaban las Guerras Napoleónicas. Su personaje Jean Valjean –un ex presidiario- se esfuerza por redimir su atribulada vida. Un cuerpo de reflexiones sobre la sociedad del momento, que me parece de una portentosa actualidad, se razona sobre la naturaleza del bien, el mal y la ley a través de una historia que abarca y expone la historia de Francia, la arquitectura de París, la política, la ética, la justicia, la religión, la sociedad y las clases y la naturaleza del amor romántico y _69 ciudades o más… Página - 85 - de 96


familiar. Víctor Hugo se inspiró en un delincuente, un tal Eugène François Vidocq que acabó siendo policía y creador de la Sûreté Nationale francesa, para la creación de los personajes principales de la novela. Siempre que oigo o leo lo de la sûreté me acuerdo de un actor inolvidable, Peter Sellers en La Pantera Rosa haciendo de inspector Closeau. Estos días en los que hemos hablado hasta la saciedad de la innombrable crisis, se habla de la pobreza como si fuera algo de todos y de todos los días. La hipocresía social nos lleva en ocasiones a distorsionar la realidad, me explico. La pobreza existía, no la queríamos mirar, los datos están para quien desee contrastarlos. La bomba inmobiliaria tenía la mecha encendida, y bastó con que el petróleo y los banqueros cambiaran sus posiciones en el tablero para que explotara la contienda. El petróleo subió al ataque jugando con negras, lo que hizo que el dinero –con blancas- se enrocara, y, hete aquí una fea partida, aunque clásica. Como decía Mingote en una de sus viñetas, lo cierto es que al cielo seguirán yendo los de siempre. Y, es, le pese a quien le pese, cuando la clase media y trabajadora pasa de una curiosa abundancia a una costosísima tenencia, cuando se distingue a un gobierno socialista de uno de centro, de derechas o neoliberal. La diferencia estriba del lado de quien se está y por donde se mete la tijera. Yo me quedo en este lado, disfrutando de la austeridad que, por otra parte, estimula la lectura, la reflexión y la calma. Lo podemos pasar moderando el consumo, bajando de peso y quitando el tabaco, y, no se confundan, estando junto a los que más necesitan. Me viene a la cabeza Oscar Wilde y su visión del socialismo, un gran cuentista que escribía novelas estéticas. En su obra “El alma del hombre bajo el socialismo”, expone su viva preocupación por los problemas sociales y políticos de la época. Esto queda demostrado cuando dice: “la primera ventaja que reportaría la implantación del socialismo sería, indudablemente, la de liberarnos de esta sórdida necesidad de vivir para otros…”. O sea, la dependencia que produce el trabajo asalariado, en el contexto económico capitalista. Más adelante anota, de una manera tajante: “….la verdadera finalidad consiste en procurar reconstruir la sociedad sobre una base tal que resulte imposible la pobreza.” Wilde, expresa y expone que el “socialismo de cuartel”, no es favorable para el desarrollo de una nueva sociedad. Parafraseando a Tolstoi, no olviden que el secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace.

_69 ciudades o más… Página - 86 - de 96


una ciudad libre, 13 de agosto de 2008.

Estoy en ese extraño estado al que he dado por llamar de descompresión, estado que se reconoce por un despiste general debido a que la hiperactiva agenda de la vida cotidiana se deshace, como un azucarillo en un café mañanero de agosto, y aparece el tiempo personal, el de uno y los suyos. Sensaciones nuevas, diferentes, en ocasiones malhumoradas, en otras excitadas, algunas tranquilas otras vertiginosas. Momentos caniculosos o tiempo de perros. La calurosa canícula alude a la constelación Can Mayor y su estrella Sirio "La Abrasadora". Los cafés de agosto son distintos a los del resto del año, son menos frenéticos. Afectan con más calma y actúan de forma diferente en nuestro sistema nervioso. Sirven para des aletargarnos de tanto letargo, de tanta canícula. No hace mucho escribí sobre una ciudad socialista, decía que esta ciudad, si fuera socialista, sería parecida entre otras cosas porque estarían ustedes. La diferencia primordial estribaría en que el dinero público, -el de todos- se gastaría también, ¡pero, importantísimo! En otras cosas. Las que parece no interesar a algunos. Sería una Santa Cruz mucho mas dotada con una ciudadanía más atendida. Sería una ciudad cargada de credibilidad y realismo, una ciudad digna, simple, sencillamente posible. Lo social, esos asuntos maltratados por norma en los actuales presupuestos santacruceros, sería posible. Lo que tiene cabida en esta ciudad PePera, abandonada a su suerte por la vieja coalición, es la verbena y el desfile. Julio Iglesias, Celia Cruz Dos, Raphael, y tanta y tanta economía de trulenque que no sirve para nada ni engaña a nadie. La paradoja de este espejismo económico que algunos defienden estriba en que las personas que pasean por la calle, que salen de casa a coger aire suelen ser precisamente las más necesitadas. Una forma de gobierno basada en el uso y abuso de la buena fe de la ciudadanía. Es más se las atrae con abalorios y agasajos, refrescos, _69 ciudades o más… Página - 87 - de 96


gorras, caramelos, manises –cosas de escaso valor- para que fijen su atención y su voto en sus bondadosos y generosos gobernantes. Artimañas de otras épocas para captar la atención y el voto que permita seguir asistiendo al banquete de lo público. Nuestro modelo de gestión no pasa por favorecer intereses personales sino por aceptar unas normas elementales de democracia basadas en la igualdad de oportunidades para todos. Aunque lo que me apetece es hablar del estado de la playa de las Teresitas. Estoy convencido de que se ha hecho todo de pena, por motivos diversos que tienen que ver con; la soberbia, la desgana, la improvisación, la avaricia, y, ¿qué quiere que le cuente?, el desgobierno en el que estamos sumidos por la dejadez del gobierno municipal. No puedo olvidar el desayuno que me ha dado la gloriosa plataforma de izquierdas buenas. El próximo mes de noviembre los socialistas canarios disfrutaremos de un nuevo congreso regional. Un encuentro en el que la libertad y la democracia, el contraste y el debate, la unión y la dispersión, el encuentro y el desencuentro formarán parte de la escenificación propia de un concilio entre libres e iguales. El libro de Graham Greene El factor humano, que luego llevó al cine Otto Preminguer me hace recapacitar sobre el sainete al que me someten día sí y día también los plataformistas o caudillistas del manifiesto. Se trata de una novela en la que el estudio de los personajes constituye una parte principal de la obra. La trama, como en cualquier novela de espías que se precie, se monta sobre una red de informadores que combaten entre sí, con lealtades firmes, dobles, o deslealtades. En la novela Greene nos habla del peso del silencio, y de lo que supone esta obligación estricta del sigilo, esta neurosis inducida, para las vidas de las personas que viven al servicio del secreto. Algo que tiene mucho que ver con el servicio a la política, la discreción. El silencio y su poder destructivo es, de suyo, la tesis principal de esta obra. Afectos terrenales, traiciones, emboscadas, causas agazapadas tras otras causas, en suma, asuntos que degradan a quien los toca o a cualquiera que trate de interpretarlos. Lo mismo que rodea a los introitos congresuales en los que algunos tanto disfrutan. A lo que iba. Me desayuno leyendo que "El sector del PSC pro Aguilar acusa a los críticos de golpistas", que fuentes cercanas a la plataforma de apoyo a Juan Fernando López Aguilar aseguran que los críticos desarrollan una estrategia "a la mauritana", orquestando "un golpe de estado contra las políticas del secretario general". Me corté afeitándome. ¿Cómo es posible decir tanta barbaridad desde tan poco bagaje? "En este sentido, las _69 ciudades o más… Página - 88 - de 96


fuentes cercanas a la plataforma remarcan que la única intención del grupo de críticos con el secretario general del PSC es "tocar algo de poder", y aseguran que quieren convertir al líder de los socialistas canarios en un "rehén de su propia ejecutiva". "Creen que Aguilar es una persona que necesita ser tutelada y se ofrecen a tutelarlo, utilizándolo como reclamo electoral". Y, me niego al silencio. Sobra gente ventajista y pandillera ¿Quién es quién en esta pobre obra? La cosa no ha terminado, en declaraciones realizadas a este periódico, las fuentes aseguran que lo que quiere el sector crítico es "aburrir" a López Aguilar para que las cosas vuelvan a su estado de siempre, esto es, "para que el PSOE siga siendo un actor secundario". Me pregunto, ¿Dónde? "Son representantes del partido que un día aceptan migajas en Caja Canarias, otros apoyan una moción de censura en Fuerteventura con Domingo González Arroyo y un tercero situarán al PSC en una posición secundaria en el Gobierno de Canarias", añaden. ¿Quién será la fuente? Para la fuente, opinar es criticar, pensar es traicionar, compartir es robar, trabajar es desertar ¡Váyanse por ahí! Aburridos más que aburridos. ¿Quién quiere secuestrar al secretario? ¿Quiénes lo intentan engañar con tanto halago y candonga? Respeten, sean socialistas. Me viene a la memoria aquella detestable figura, la del pelota de la clase. Se trataba de personajes miedosos, mediocres y algo rastreros que bebían en las fuentes del poder, es más, las lamían, para recibir prebendas y mejoras. Eran tiempos infantes. Este curioso fenómeno parte de una premisa indudable, el adulado no necesita serlo, se deja para no molestar tanta sensibilidad. Tanto golpe de pecho, es resultado de las curiosas mutaciones del pelota. En si no es peligroso, puesto que no deja de ser la versión contemporánea del bufón, salvo cuando entra en escena una subespecie más voraz: el trepa. No le debo nada a Juan Fernando López Aguilar, el a mi tampoco, respeto mutuo. Nos une un sueño, el socialista. El es hoy el jefe, llegarán otros, le seré leal porque yo se la camisa que visto. La diferencia entre el que suscribe y ustedes los aludidos, es que gracias a algún dios- ustedes me excluyen de su alegre e interesado movimiento, y, yo voy a seguir siendo un hombre que no hago siempre lo que quiero sino que quiero siempre lo que hago.

_69 ciudades o más… Página - 89 - de 96


una ciudad limpia, 19 de agosto de 2008.

Voy a comenzar recomendándoles un libro que he leído y regalé. Ahora como me suele suceder no lo encuentro y lo voy a pedir a través de internet. Se trata de un libro que habla de humanismo, de individualismo, de conciencia, de tolerancia y de libertad frente a todo lo contrario, especialmente la intolerancia y el fanatismo. Un libro de Stefan Zweig titulado Castellio contra Calvino que revisa la historia, un litigio que trasciende las circunstancias de una época –un siglo XVI dominado por las tracciones teológicas y abusos de poder que concluyen con el asesinato de Servet- para decir que: "Buscar y decir la verdad, tal y como se piensa, no puede ser nunca un delito. A nadie se le debe obligar a creer. La conciencia es libre." En suma, una franca defensa de la libertad espiritual frente a la violencia ejercida por el poder o por aquellos que lo pretenden para imponer sus criterios desde posiciones intolerantes y llenas de resentimiento. "Matar a un hombre no es defender una doctrina, sino matar a un hombre," Sebastián Castellio en 1551. Cuando este teólogo, escribió esta frase a mediados del S. XVI, supusieron un desafío extremo para los poderosos de la época. Mientras, en Ginebra, el teólogo Calvino había conseguido hacerse con el poder con el fin de crear una ciudad de dios. Toda la vida, en la familia, la escuela, la ciencia, la política y la economía debía estar consagrada al servicio divino. Así existían reglas muy estrictas en todos los ámbitos y severos castigos para los ciudadanos que las violaran, o, se desviaran de sus farisaicas posiciones. El punto álgido en el castigo de otras formas de pensamiento y comportamiento frente a la ortodoxia calvinista fue el proceso ejemplar contra el teólogo español, filósofo de la ciencia y médico, Miguel Servet, o Miguel Serveto y Conesa, alias "Revés”, un navarro nacido en 1511, que fue condenado a muerte por hereje y quemado en la hoguera de una forma extremadamente sádica. Aunque Castellio sabía que nunca podría ganar, decidió enfrentarse a Calvino, solo, ya que ninguno de sus amigos, que pensaban de forma parecida, tuvo el valor de expresarse públicamente.

_69 ciudades o más… Página - 90 - de 96


Sweig se encontró con este gran desconocido en 1935 gracias a una carta de un cura calvinista de Ginebra llamado Jean Schorer, el cual le propuso escribir sobre Castellio, la obra fue un aliento contra la injusticia fascista. Lo cierto es que su libro no pudo con el escepticismo de los círculos religiosos tras la segunda guerra mundial. Les confieso que yo tampoco puedo con el escepticismo pesimista que practican algunos correligionarios socialistas que por último se dedican al dogma, a establecer criterios sobre lo divino y lo humano, sobre lo confuso y lo preciso, sobre todo aquello que no interesa a nadie, y, por lo que estoy convencido nadie le vota al partido socialista. Debates ombliguistas que solo confunden y se juegan en un campo de futbolín. Que alguien opina sobre algo, esta vendido a alguien. Que alguien propone algo, lo hace de la mano de ATI. Que alguien trabaja por y para su partido, lo hace para coger poder o… Feliz estupidez. Yo milito en un partido que defiende el derecho a la libertad de conciencia, que defiende que la ideología ligada al mundo siempre sobrevivirá a la doctrinaria y agresiva, exista ATI, la derecha o no, le pese o no a las fuentes que ya comienzan a nominarse. En el que se puede pensar y hacer política, en un sentido ético. Los antagonistas, y, como en el chiste del loro chivato, los ventajistas son felices con saber quien carga el banderín o la pancarta. Está claro que para los fanáticos de la política de futbolín el desacuerdo es la táctica a desplegar, les parece cargada de una autoridad indiscutible, les da igual con quien o porqué, el caso es obedecer. Extreman la crítica y la obstrucción como la forma más a mano para hacerse notar entre lo unos, una necesidad orgullosa en ese combate por la presencia que libran algunos al margen de la vida. Sin la discrepancia y el contraste nuestra posición política sería más débil, pero esto no es una prueba a favor de la discrepancia per se, ni prestigia siempre al futbolinista. En ocasiones vivir a la contra no es más que un mecanismo propio de autómatas que consideran esta formalización más creativa que la del entendimiento, aunque sea bueno. Este ritual antagonista, primario y predecible, convierte a la política en una contienda que solo quiere escenificar las necesarias diferencias para medrar o conquistar el poder ¿Les suena?, sucede en las mejores familias. Lo peor de estos ritos del peor de los contrastes es que enseñan la miseria, es más la hacen que parezca lo cotidiano. Sus practicantes presentan en los medios y en sus conciliábulos el dualismo entre duros y blandos, intransigentes y posibilistas, los guardianes del templo y las esencias y los entregados al contrario. Se trata de crear mala conciencia cuando se está por el acuerdo conveniente, eso si, depende quien lo practique. Si es de los acólitos bienvenido sea gobernar o pactar con quien sea derechas o más de izquierdas, incluso cabe la traición por el bien de la congregación,

_69 ciudades o más… Página - 91 - de 96


la duda entre convicción y responsabilidad siempre cae del lado de los del futbolín, el resto traidores ansiosos por pillar. Parece claro que para algunos sobreactuar y enfatizar la polémica hasta extremos a veces grotescos o poco verosímiles es una práctica habitual y tendenciosa. Y es que disfrutan creyendo que la sociedad vive de la controversia y el desacuerdo. Con ello tratan de obtener no sólo la atención del público, sino también el liderazgo en la propia hinchada, que premia la intransigencia, el victimismo y una débil firmeza. El "victimismo" es una tendencia psicológica, que de ordinario conlleva una responsabilidad moral, que consiste en culpar a otros de los males que uno padece y a los que no se es capaz de hacer frente. En cualquier caso, lo que nunca debería olvidarse es que un partido vale la suma de sus votos y de sus alianzas potenciales, que el poder es tanto lo uno como lo otro. Con amigos dentro y enemigos fuera no se hace casi nada en política; nunca han dado lugar a algo duradero las integridades inmaculadas que nadie puede compartir, las patrias donde no pueden convivir los diferentes y si los valores que sólo sirven para agredir. ¿Hay algo que merezca la pena o bien hecho? No, basta con escuchar a los nominados para el futuro de ellos. Y, si no dense una vuelta por Las Teresitas y comprueben su lamentable estado. El resto y del resto, a callar y dar tabaco.

_69 ciudades o más… Página - 92 - de 96


una ciudad exuberante, 14 de septiembre de 2008.

Estoy saliendo de puntillas del mes de la lectura, la toalla y las cholas, este año además de las Olimpiadas chinas. Mientras escribo, recuerdo que voy a regalar un libro que tiene que ver con nuestra ciudad y su sostenibilidad. Un pequeño libro de color rosa que se titula Ciudades para un pequeño planeta, de Richard Rogers, escrito al alimón con Philip Gumuchdjian. Al primero lo conocen por haber proyectado el nuevo aeropuerto de Madrid, también les suena seguro el Centro Pompidou de París -que proyectó con Renzo Piano-, un irrespetuoso edificio que se inauguró el 31 de enero de 1977 y que hoy es una referencia turística de la ciudad de la Luz, del París más deseado. Respetuoso es lo que pretendo ser siempre que escribo, reconozco que me cuesta ser preciso. Evito nombrar a personas, a veces peco, aunque intento no ofender. Pero confieso que he vivido y que no me gusta esconderme. En El miedo a la libertad, Erich Fromm me hizo ver mientras pasaba por una hepatitis de las de antes, que me tuvo postrado en la cama algo más de tres meses y que me dejó con 74 kilos de peso. Recuerdo que el primer día que don Rafael Folch Jou me dejó levantarme de la cama me senté en el sillón de mi padre, que antes lo había sido de mi tío Luis, para ver una película inolvidable: Con faldas y a lo loco. Me reí tanto que tuve que volver al camastro por cansancio. Es un libro que no olvido, me enseñó muchas cosas. Hablaba o relataba lo que para su autor significaba la libertad para las personas en un mundo moderno; especialmente se centraba en los factores que no permiten el desarrollo de ésta, la tan ansiada e importante libertad. Fromm dice textualmente: "Para el hombre, en la medida en que lo es, la sensación de soledad completa se aproxima a la locura. El hombre tiene que relacionarse, tiene que establecer unión con otros hombres para poder conservar su salud mental. Esta necesidad de ser uno con otros es su pasión más fuerte, más que el sexo y hasta que el deseo de vivir. Por esta razón, el individuo no tiene más remedio que permanecer ciego ante aquello que el grupo afirma que no existe, o aceptar como verdad aquello que la mayoría dice ser verdad, aun cuando sus propios ojos pudieran convencerlo de que es _69 ciudades o más… Página - 93 - de 96


falso. El rebaño es tan vitalmente importante para el individuo que sus puntos de vista, creencias y emociones constituyen la realidad para él, y le conmina a reprimir la advertencia de todo aquello que es tabú, ya que tal conocimiento podría significar ser diferentes, quedar separados, y por lo tanto, condenados al ostracismo". Desde joven he trabajado para ser parte del rebaño con independencia. Es decir, con la libertad suficiente que me permita ser quien soy y aceptarme. No ha sido fácil, he pagado por ello. El precio me compensa, algo de épica me divierte, y, lo más importante, puedo mirar al horizonte y a la gente a la cara. Quizás sea esto lo que me permite dormir sin padecer esa tortura nocturna que para algunos supone el insomnio. Cuando el otro día escribía "Una ciudad limpia" lo hacía con una pata en el rebaño y la otra fuera, en mi mundo. Creo saber quién soy y de lo que formo parte, y, aunque en ocasiones es difícil sé lo que no me gusta de esa parte de mi vida, lo que jamás significa mi deslealtad para con mis compromisos. Cuando hablaba de lo que no le interesa a nadie y por lo que no vota más gente en Santa Cruz, no que no nos vote nadie -como a algunas personas les parece leer o yo no he sabido expresar-, lo que quería transmitir con la jugada seudoolímpica del futbolín es que se pierde demasiado tiempo en resolver imposibles cuitas internas que se filtran a la opinión pública con la única finalidad, es mi humilde y respetuosa opinión, de buscar posiciones en el rebaño, los congresos, y, después en los organismos del partido. Lo que no puedo comprender es que mientras se disputa esa honorable partida de futbolín, la ciudadanía espera nuestras propuestas; es más, creo que las desea pero no le llegan. Lo anterior sucede en todos los partidos, la diferencia es que nuestra casa es de cristal o lo parece. Mientras, nuestra querida Anaga se quiere separar, la Vuelta de los Pájaros se quiere ir a casa de la vecina, nosotros y el que escribe piensan sobre qué es lo que hay que hacer para que estas cosas no sucedan; primero, atender y ayudar a la ciudadanía para que sus necesidades sean satisfechas, sin caer en clientelismos populistas de todos conocidos, y, segundo, propiciar el orgullo de pertenencia y no el desapego que solo es resultado de la desesperanza. Me estoy acordando mientras escribo de la buena gente de Almáciga y caseríos vecinos, a la que no hemos podido ayudar como creo que es de justicia. Si dedicáramos nuestro tiempo, el de la vida y el compromiso político, a proponer y escenificar nuestra propuesta para el año 2011, esta ciudad podría ser una ciudad gobernada por socialistas comprometidos con un futuro diferente y proponente de una vida colectiva basada en otros principios. Pero sin perder de vista la realidad de nuestro tejido social, una red humana a la que debemos respetar, recuperar y dotar de la independencia y el protagonismo que merece. En suma, seguir trabajando para que esta ciudad sea todo lo exuberante que su clima, su paisaje -incluso el urbano-, sus _69 ciudades o más… Página - 94 - de 96


potencialidades y su ciudadanía merecen. Una ciudad, la de todos, en la que se acepten las diferencias, pero nunca las desigualdades. Y no como sucede hoy, de la mano del innombrable. Para muestra un botón: el primer Carnaval del Partido Popular costó un 36% más caro que el anterior de Rafael Amargo. Lo grave, lo escandaloso del informe de gastos sobre el Carnaval de 2008 es que la organización se haya gastado 1.057.682.52 euros por traer a Chayanne, que supuso un desembolso de 410.804,75 euros; a Carlos Vives, con un caché de 294.644,77 euros; los 219.985,50 euros de Orishas, o los 47.197,50 euros abonados al remedo de Celia Cruz para satisfacer al director de la Gala, Jaime Azpilicueta, también responsable artístico de la intérprete en el musical La vida de Celia Cruz, que estará en el Teatro Guimerá desde el próximo 12 de octubre. La tal señora nombró al innombrable y le dio las gracias en el concierto de Julio Iglesias por cobrar, no a la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, que es la que paga. ¡Échale mojo! Santa Cruz no le puede permitir al innombrable adjudicar directamente sin concurso 5.150.000 euros a través de una sociedad pública como es la sociedad de subdesarrollo. Me parece una desfachatez rayana en la ilegalidad ¿A usted?

_69 ciudades o más… Página - 95 - de 96


Gracias a todos, Ramiro Cuende Tascón.

CGA

_69 ciudades o más… Página - 96 - de 96


69 ciudades o más_ v.3