Issuu on Google+

CUANDO EL SENTIDO DE LAVIDA BUSCA AL SER HUMANO

Por el Rabino Audy Eliecer Uma単a Zu単iga


Cuando el Sentido de la vida busca al ser humano Sin amor el crecimiento es una definición estática. Sin amor el interlocutor se vuelve uno mismo y sus creencias, y las otras personas se vuelven mudas al corazón de uno. Para

algunos sectores del cerebro humano el progreso a otras

dimensiones de la verdad se

vuelve una dicotomía, pero jamás para un co-

razón buscador. Yeshuah no es real para

muchos debido a la infra visión, o

sea en ese caso el cerebro solo emite ondas de extra

definición, porque carece

de la intro definición otorgada por el corazón. Podemos discutir con la razón misma, pero no podemos hacer un debate con lo maravilloso. Pues es oficio de la fe entender el trabajo de lo imposible en la vida cotidiana de un Creyente. No existe disputa contra aquello que nos redime si no en el alma de quien no lo ha percibido. El Besorah o Evangelio nos invita desde afuera y desde adentro a formar parte del reino súper subjetivo. Sin embargo siempre existe el temor a la soledad de haber hallado la Verdad. Por lo general la falta de equipo desanima al que encuentra a Yeshuah, y a veces acaba mas cómodo en la zona donde el poder de la razón para establecer verdades tradicionales, se ante pone al emporio de la fe y la patria del Espíritu. Pero a la fe siempre le ante sede una conciencia de nuevos comienzos, donde el alma reaviva discusiones con la realidad perceptual y busca respuestas en la realidad espiritual. En esta área Yeshuah “Jesús” cobra realce porque se sobre pone a nuestra censura cultural y pasa con visa a nuestro vestuario intimo, esa

memoria silenciosa que rige desde nuestra

concepción en el vientre. Aquí el secularismo y el relativismo pierden la batalla y comienza a triunfar lo asombroso. La empresa de lo sobre natural vendrá a auxiliarnos eso es Yeshuah, quien carece de similitudes en esta tierra y goza de total singularidad en el hemisferio divino de la experiencia humana. En esta área las religiones


ofrecen sus saludos desde lejos, no se les permite entrar, pues la identidad que se necesita es espiritual, no creada por la dialéctica humana. Una vez ahí, Yeshuah se vuelve admirable para nuestro nuevo ser interior. No es un terreno de formas mentales preconcebidas; sino el jardín de la fe donde lo imposible danza con Yeshuah en el centro y nos parece normal.

La fe diluye la profundidad de las diferencias que hace la razón. Es esfuerzo humano está

lleno de trampas, pero la fe nos llevara sin duda a los pies del Re-

dentor del mundo.

Escrito por el Rabino Audy Eliecer Umaña Todos los derechos reservados. La Casa del Alivio del Dolor. www.casaaliviodeldolor.jimdo.com lacasadelaliviodeldolor@hotmail.com


Cuando el Sentido de la Vida