Issuu on Google+

El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires s. XVII .. XVIII

Laura Escobaride Querejazu UniversidadJaveriana de Bogotá

Resumen Una de las actividades mas importantes que posibilitó una economía durante la colonia fue el comercio. En la zona meridional de América del Sur se formaron rutas establecidas que produjeron conexiones de desarrollo entre los distintos puntos geográficos; la actividad comercial suscitada entre Lima y Buenos Aires a través de la Audiencia de Charcas marcó una gran importancia debido a la independencia económica de las colonias respecto de España y por la fuga de capital de Potosí y Oruro que, pese a ser siempre de grandes magnitudes, no pudo detener la ruina económica que vivió España en el siglo XVII. Palabras clave Comercio colonial, contrabando, producción. Abstract One of the most important activities that it made possible economy during the colony was the cornmerce; southem zone of South America formed routes that established connections of development between the different geographic points; the commercial activity provoked between Lima and Buenos Aires through the Charcas Hearing frame a great importance due to the economic independence of the colonies respect to Spain and by the flight of capital ofPotosí and Oruro that, in spite ofbeing always of great magnitudes could not stop the economic collapse that Spain in Seventeenth century lived.

Revista Summa Historiae Año 1, N° 1

83


Laura Escobari de Querejazu

El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires

El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires a través de la Audiencia de Charcas tuvo dos grados de articulación muy marcados y determinantes: uno interno de conexión interregional que estableció una indepepdencia econ6mica importante de las colonias respecto de España y otro externo de conexión con la metrópoli que se mantuvo constante en la fuga de capital dependiendo de las vicisitudes productivas de las minas de Potosí y Oruro y que, pese a ser siempre de grandes magnitudes no sirvió para detener la debacle económi. ca que vivió España en el sigloXVII. La política comercial de la corona española frente a sus colonias se inscribió dentro de las ideas mercantilistas imperantes sobre todo en el siglo XVII. De acuerdo a ellas, un país era más próspero y poderoso cuanto mayor era el volumen de su producción industrial y mayor era la riqueza acumulada. Por ello el comercio colonial, sobre todo en el sigloXVII y hasta mediados del siglo XVIII se caracterizó por un estricto monopolio ejercido desde España, al punto que regiones tan alejadas como las minas de Potosí y provincias del Río de la Plata debían abastecerse solamente a través de los puertos autorizados de Portobelo (Panamá) y Callao. Por lo tanto, toda la mercadería que ingresaba por Buenos Aires fue considerada contrabando hasta fines del siglo XVIII. Sin embargo, los comerciantes bonaerenses vieron desde el principio el modo de ingresar mercadería a través de su puerto, consiguiendo con frecuencia autorizaciones especiales para el arribo de navíos procedentes de Tierra Firme. El monopolio estuvo ejercido desde la Casa de Contratación ubicada en Sevilla, donde debían registrarse todas las embarcaciones que venían a América, las listas completas de embarque de pasajeros, y detalle de todas las mercaderías que cruzaban el Atlántico hacia el Nuevo Mundo. Hubo puertos en España que se autorizaron por poco tiempo como la Coruña y Bayona en Galicia, Avilés en Asturias, Laredo en Santander, Bilbao y San Sebastián en las Vascongadas, Cartagena en Levante y Málaga y Cádiz en Andalucía y un puerto en las islas Canarias, pero fueron cerrados porque representaban muchas dificultades de control. De ese modo España pudo mantener un monopolio cerrado que acaparaba toda la riqueza para sí. Los puertos autorizados en América fueron vigilados celosamente por Consulados, encargados de la aplicación del impuesto de almojarifazgo, que consistía en el cobro del 2% al 4% del valor de toda mercadería ingresada. Al interior del Virreinato fueron instaladas las aduanas a cargo de las Cajas Reales de las principales ciudades. En ellas se recaudaba el impuesto de alcabala sobre toda compra y venta de productos, excepto de los productos de la tierra que no pagaban impuestos. Existió además el impuesto llamado de avería, abonado a los Consulados y a la Casa de Contratación, que era una especie de seguro para asegurar que la mercadería llegara a destino. El monopolio español se vio acosado por ataques de piratas comunes ubicados sobre todo en la isla Tortuga, cerca de Cuba y corsarios mercenarios contratados por las coronas inglesa, holandesa y francesa que se ubicaban en las islas que lograron colonizar, como fueron Barbuda, Martinica y Guadalupe. Los corsarios se mantuvieron armados en el Atlántico, listos para atacar la travesía de las dos flotas anuales de galeones, que cruzaban

84

Revista Summa Historiae Año 1, N° 1


L

El comercio colonial entre Urna y Buenos Aires

Laura Escobari de Querejazu

el océano cargados de oro y plata procedente de América. Para contrarrestar el peligro España se defendía con armadas llamadas de avería que escoltaban a los galeones y los defendían en caso de ataque. Más adelante, como la armada de avería no era suficiente, la corona española tuvo que organizar a los corsarios vizcaínos, encargados de salvaguardar las embarcaciones españolas de los ataques de piratas comunes y corsarios extranjeros y entregar la mercadería incautada a los puertos americanos más cercanos como fueron Cartagena, Veracruz o Santo Domingo. El ,monopolio también prohibió la relación de comercio libre entre México y Perú. Acapulco, -que resultó siendo el nexo entre el Oriente y América-, recibía mercadería suntuosa de la India, China y Filipinas, como jarrones y sedas chinas, mantillas de Manila, especies de la India, que fueron muy codiciados y requeridos por españoles y criollos, dueños de la nueva sociedad colonial de los Virreinatos de México, Nueva Granada y Perú, donde podían ostentar y derrochar su riqueza con toda suerte de objetos de lujo. Porotro lado muy pronto se conocieron en Perú también los productos centroamericanos como~ el añil y el chocolate que rápidamente fueron requeridos por la sociedad virreinal peruana. Como el comercio México

- Perú

estaba prohibido,

estando autorizados

solamente

dos galeones

anuales de 200 toneladas cada uno, el contrabando proliferó. Pese al control la corona no pudo mantener el monopolio. El contrabando portugués por el Atlántico, comenzó muy pronto a incursionar en las provincias del Río de la Plata. La mercadería introducida eran esclavos negros africanos, todo tipo de artículos europeos como telas, cuchillería, sombreros, bisutería, lencería, encajes, botones porcelanas, cerámica y algún producto americano como el azúcar del BrasiL La entrada del contrabando al puerto de Buenos Aires fue incontrolable, estableciéndose según el historiador argentino Zacarías Moutoukias, verdaderas redes familiares portuguesas al interior de las provincias del Río de la Plata hasta Potosí. Obviamente en ekontrabando el Atlánticohubo tambiénnavíosespañoles,losllamadosde permisodearribaday permisodeexcepción, permitieronque la incipienteproducciónde cueros,sebosy harina de trigo de Buenos Aires fuera comercializada hacia el BrasiL Según el estudio de Céspedes del Castillojtodo el contrabando a través ~e Buenos Aires se hizo por presiones de los comerciantes, muchos de los cuales eran tucumanos que acudían al mercado de su región con plata potosina a adquirir productos europeos para regresar con ellos a Potosí. Sin embargo los permisos fueron esporádicos porque a la corona no le convenía que la plata de Potosí fuera a dar a manos portuguesas, por ello estableció varias veces "aduanas secas", por tiempo limitado y con permisos de uno o dos años, para regularizar el paso de la mercadería. El control a través de las aduanas secas tuvo un éxito relativo durante el siglo XVII, al empezar en el siglo XVIII, el contrabando se hizo masivo como consecuencia del Tratado de Utrecht, en 1713, por el cual España cedió el monopolio comercial por el Atlántico a favor de Inglaterra. . La creación del Virreinato del Río de La Plata con capital en Buenos Aires fue un último intento de la corona española para legalizar y controlar a su favor la entrada de merca-

Revista Summa Historiae Año 1, N° 1

85


Laura Escobari de Querejazu

El comercio colonial entre Urna y Buenos Aires

dería europea a sus colonias. Si bien la creación del Virteinato de Buenos Aires se relaciona con las Reformas Borbónicas basadas en fomentar la producción y el comercio en sus colonias, la ventaja de la tecnología europea hizo que la industria americana no lograra competir con los productos que llegaban a bajo costo. Los productos ingleses que llegaban a América quintuplicaban su valor y aún así eran más baratos que los productos americanos. La invasión de productos europeos a fines del siglo XVII hizo que las pequeñas industrias regionales que funcionaban en redes internas, fueran desapáreciendo paulatinamente. Debido a:este cambio se desarrollaron zonas monoproductoras especializadas en café, azúcar, cacao, es decir materias primas requeridas cada vez más por los países europeos. Fue .entonces cuando la corona española emitió un reglamento, en 1778, por el cual se autorizaron ocho puertos con aranceles rebajados en forma considerable para la industria textil española. En contraste en América se prohibió el cultivo de vid y olivo para no perjudicar la industria española. . 1. Comercio interregional El segundo grado de articulación del comercio del Virreinato peruano fue interregional, establecido entre las principales ciudades del espacio peruano que incluía Buenos Aires, la Capitanía General de Chile, y todo el norte del Perú. Este mercado funcionó de manera independiente del comercio con Europa. Carlos Sempat Assadourian estableció que los ejes del desarrollo comercial interno sobre los cuales se articuló todo el sistema de la economía interregional, fueron las ciudades de Lima y Potosí. Esta última desde fines del siglo XVI hasta el primer tercio del sigloXVII fue la ciudad más poblada del imperio español, y requirió para su consumo toda suerte de mercancías europeas y americanas pagando, aún en épocas de crisis, los precios más altos . de todo el Virreinato A . comienzos de la colonización, las ciudades recién fundadas de Lima, La Paz, Cochabamba, Potosí, Tucumán, Salta, Buenos Aires, se abastecían de productos de .primera necesidad de España. Se trajo trigo, caña de azúcar, algodón, arroz, etc. Poco a poco todas las regiones fueron cultivando productos de primera necesidad, constituyéndose en exportadores de aquellos en losque su producción tuvo un excedente considerable. La interrelación regional de intercambio de productos creó una red importante de comercio. El tráfico comercial articuló tanto los productos llegados de España conocidos como mercadería de Castilla y los productos regionales conocidos como mercadería de la tierra. La mercadería procedente de Europa ingresaba por Lima, en forma legal, o por Buenos Aires como contrabando. Los artículos provenientes de Europa mantuvieron una demanda constante durante toda la colonia y fueron articulados dentro del sistema regional, dentro de las redes de circulación. Así, al decir de Sempat Assadourian el nivel de producción regional alcanzado influyó directamente en la intensidad de tráfico mercantil. Casi todas las ciudades consiguieron autoabastecerse de los productos esenciales como maíz, papa, ganado, aves, quinua, frutas, etc. La única ciudad que nunca logró autoabastecerse fue Potosí, no por falta de

86

Revista Sumrna Historiae Año 1, N° 1


Laura Escobari de Querejazu

El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires

regiones fértiles aledañas, sino por el grado de demanda que tenía una población de 120.000 habitantes en el primer tercio del sigloXVII. Así, Potosí tuvo que importar una gama interminable de productos vitales como de lujo. La plata de sus minas lo pagaba todo. Todas las ciudades del Virreinato, incluyendo las del Río de La Plata tenían que abastecerse de productos de Castilla a través del tuerto del Callao, atravesando todo el territorio de la Audiencia de Charcas. . . La red comercial a través de Charcas fue marcada principalmente por el comercio del azúcar, las telas, y las frutas en conserva procedentes del Cuzco, Huamanga, Arequipa y La Paz, hacia Potosí. El tráfico comercial era realizado por dueños de recua con ayuda de arrieros muy mal pagados. El grado de especialización productiva que tuvieron las regiones se puede establecer sobre el movimiento comercial que estos oca¿ionaron. Así se estableció también su calidad y el grado de demanda de las ciudades. De acuerdo a estas tres consideraciones, se puede afirmar ql,leen el sigloXVII, Cuzco y La Paz, son los centros que alcanzaron el más alto grado de especialización productiva de espacio sur andino. Las telas, las frazadas y pabelloneso tapices exportados por Cuzco mantuvieron un primer lugar en la exportación regional, a lo largo de toda la segunda mitad del siglo XVII y principios del XVIII. Los siete obrajes de más fama en el Cuzco fueron los de Guánuco, Tiobamba, Paruro, Quispicanchis, Marabamba y Lucre, que exportaban su producción a Charcas en forma ininterrumpida, siendo los años de mayor exportación 1657 y 1675. Esta producción no se vio disminuida por la competencia que significaba el funcionamiento de los obrajes de la ciudad de La Paz, que en el siglo XVII pertenecían a la Compañía de Jesús. Si bien esta ciudad exportaba telas a Potosí, su producción no abastecía ni siquiera su propia demanda, notándose la importación de telas del Cuzco. Al mismo tiempo se establece que ya sea por la calidad o variedad de telas que se fabricaban en Cuzco y La Paz, Potosí requería de la producción de ambas. Un segundo producto articulador de la región del Cuzco constituyó el azúcar. Cuzco inundó el mercado de Charcas en el tercer cuarto del siglo XVII, siendo que en las últimas décadas ysigloXVIII compartió el mercado con la producción de azúcar de las reducciones jesuíticas de Santa Cruz, la de Chayanta y la ciudad de La Plata. Sin embargo, el azúcar del Cuzco fue considerado siempre como "el mejor". Su valor en el atio 1687 era de doce a catorce pesos la arroba, mientras que el de Santa Cruz costaba siete a ocho pesos. La producción de azúcar, aún incipiente de los Yungas de la Paz, no llegaba a abastecer la ciudad, necesitándose el azúcar del Cuzco. Un tercer producto de exportación procedente de la región del Cuzco, fue la coca, que circuló hacia las Provinciasde Arriba durante la mitad del siglo XVI, sin embargo ya para la mitad del sigloXVII y sigloXVIII, la mayor parte de la producción de coca exportada hacia Potosí provenía de losYungasde La Paz. 2. Producción y exportaciÓn por ciudades Los polos más importante del comercio colonial fueron Potosí y Lima, debido a la importancia de la producción de plata del primero y la preminencia comercial del segundo.

RevistaSumma Historiae Año 1,N" J

87


Laura Escobari de Querejazu

El comercio colonial entre Urna 'YBuenos Aires

La ciudad de Potosí, que nació en 1545, fue la ciudad mejor abastecida del Virreinato después de Lima. La plata que producía pagó siempre todos los productos necesarios y suntuosos y a los precios más altos. Los productos de primera necesidad provenían de tambos de cuatro y ocho leguas de distancia e incluso de zonas más alejadas como Yamparáez en Chuquisaca que suministraba buena cantidad de madera y cereales. Cochabamba hizo importantes envíos de trigo y maíz en harina y en grano. La ciudad de la Paz enviaba a Potosí, telas de obrajes, coca y' plátanos secos. De Santa Cruz se importaba azúcar y de la zona del lato Titicaca, pescado fresco. La descripción que hace Vásquez de Espinoza, acerca de los insumos de Potosí es ilustrativa. Según él todos los valles fértiles accesibles desde Potosí exportaban sus productos, así Ulaba, Chaquí, Puna y Mataca exportaban trigo, maíz y vino. El valle de Oroncota daba más de 2 millones de ducados al año en coca, chicha y ají. Arica que estaba a unas cien leguas de distancia enviaba pescado seco, azúcar y conservas de frutas. Tucumán mandaba trigo, melones, uvas, algodón, telás de algodón, y materiales de tintorería. El queso venía de Paria y la manteca, jabón y tocino de Tarija. Había una adecuada provisión de gallinas, cabras y perdices cerca de Potosí y las ovejas y el ganado vacuno y caballar eran traídos desde Tucumán, el Paraguay y Buenos Aires. Los cerdos y las llamas eran la comida más común para los indios, y a pesar de la prohibición para matar llamas, los indios mataban cuarenta mil cada año para sus necesidades. A los indios de Potosí también les estaba prohibido el consumo de harina de trigo o pan. Las autoridades locales sobre todo a principios de la colonia, al verse en dificultades para abastecer de trigo a toda la población de Potosí, trataron de quitar la prohibición, sin conseguido pues al haber sido trasplantados los indios de sus lugares de origen y de sus costumbres alimenticias originarias, se vieron en la necesidad de consumir lo que veían. Por otro lado el mercado potosino debió ser de los más provocativos al ostentar todo tipo de viandas. Capoche describió aquel suculento mercado que incluía mariscos frescos provenientes de MolIendo, traídos con chasquis que iban a Potosí haciendo postas día y noche, vino y aceite de España y conservas y frutas frescas y secas que venían de diferentes lugares. Los productos provenientes de Castilla llegaban aJCallao y de allí partían en navíos al puerto de Arica. Según Gwendolyn Cobb, desde allí, remontaban la cordillera las recuas de mulas, llevando a Potosí toda suerte de mercadería europea. Así según descripción de Capoche llegaban a Potosí tafetanes y todo gén~ro de sedas y tejidos de Granada y Jaén, medias y espadas de Toledo, paños y rajas de Segovia, abanicos, estuches y mil juguetes y curiosidades de Madrid, medias, mantos y todo género de tejidos de Sevilla, ricos hilados de Portugal, puntas blancas de seda, oro y plata, estameñas,sombreros de castor y todo género de lencería de Francia, tapicería, espejos, láminas, cambrayes,puntas de encajes y todo género de mercerías de Flandes, lienzos y paños de Holanda, de Alemania espadas y todo genero de acero y mantelería. De los principados italianos papel, sedas, paños preciosos bordados, galanasy puntas blancas de oro y plata y ricas telas, vidrios. Sombreros de Inglaterra, bayetas y todo género de tejidos de lana, de Chipre y las costas de África traían cera blanca, de la India oriental grana,cristales, careyes, marfiles y piedras preciosas. Diamantes de Ceylán, aromas

88

RevistaSumrnaHisroriae Año 1, N° 1


Laura Escobari de Querejav¿

El comercio colonial entre Urna y Buenos Aires

de Arabia, alfombras persas, todo género de especiería, almizcle. Loza blanca de la China. De México traían cochinilla, añil, vainilla, cacao. Palo del Brasil. De Panamá, Cubagua, Puerto Viejo, perlas, cadenilla, media cadenilla, pedrería.. De Quito y provincias aledañas pañós, bayetas, jerguetas, lienzosde algodón, pabellones y alfombras. Durante la colonia, la ciudad de Potosí creció y se hizo importante por la plata, mien, tras que las demás grandes ciudades crecieron por otros motivos. La opulencia de Potosí durante la colonia se debió a que no hubo nada que la gente acaudalada no pudiera com, prar. La gran urbe de Potosí dio mucho que decir y que hacer en el ámbito comercial. Elcro, nista Arsanz dice que en el siglo XVIII, cuando ya la producción había decaído considera, blemente se traían a Potosí mercancías por un valor anual de 7.~oo pesos en una "infinita suma de navíos", prácticamente de todos los países del mundo, atraídos por el magnetismo de las riquezas potosinas. Losdatos que da el "Correo mercantil de España a sus Indias", de la ciudad de Buenos Aires, refieren que el año 1797, Potosí consumía anualmente de Lima 4.000 libras de añil, 6.000 libras de chocolate de dos clases, 2.000 varas de paños de Quito, de La Paz, 10.500 cestos de coca, que llamaban gatera y 1.500 cestos de coca mercadera, de Cochabamba 200.000 varas de lienzo de algodón que llamaban tucuyos, también coca del nuevo plantío, inferior a la de La Pazyjabón. . La mercadería de fuera del virreinato a la que se aludió líneas arriba articulaba a Potosí con el mercado mundial. En todo tiempo Potosí fue centro importador de primera impor, tancia. No interesaba que los precios en Europa estuvieran subidos i:>no. No interesaba que España estuviera viviendo en el siglo XVII una crisis económica muy seria, de la que algu, nos historiadores han querido derivar su influencia a Charcas. Lo cierto es que la crisis de la metrópoli no influyó en la opulencia de Potosí, ni en .el grado de intensidad comercial alcanzado en Charcas y en el sur andino. Sin embargo, el gran auge comercial que fortale, ció económicamente a las Provincias de Arriba o Charcas, no llegó a mediados del siglo XVIII cuando el contrabando y la paz de Utrecht, firmada entre Inglaterra y España en 1713, hizo que España rompiera su política monopólica con América dando permiso a Inglaterra a comerciar por el Atlántico hacia Buenos Aires. En el siglo XVII la fortaleza alcanzada por el comercio interregional entre Potosí y las ciudades del Virreinato mantuvo total independencia del comercio externo. Tanto es así que la crisis económica, industrial y agraria que vivía España, en ese entonces, producto sobre todo en las Guerras de religión y de la poca visión de los monarcas Augsburgos; no influyó en las regiones del Virreinato peruano. En ese circuito la plata salía de Potosíe iba a. las regiones específicas para comprar sus productos. Lamayor cantidad de plata salía hacia Lima vía Anca, para los gastos de la corona española. La plata que se envió de parte de mer, caderes era para importar mercadería europea de retorno, aunque también hubo envíos de personas particulares a parientes venidos a menos en España, o a propietarios de minas resi, dentes en la metrópoli, o herencias de españoles difuntos en Potosí. La plata no fue siempre exportada en moneda contante y sonante guardada en SUITonesde cuero y en petacas, tam, bién se enviaba en barras, señaladas con la marca del rey, las de mayor valor y sin marca las

Revista Sumrna Historiae Año /, N° 1

89


Laura Escobari de Querejazu

El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires

de menor valor. También hubo envíos de plata labrada, es decir, cucharillas, azucareros, ollas que iban envueltas en lienzos y acomodadas en petacas, y eran cotizadas por su peso y no por su valor artístico o artesanal. 2.1 Importación de las provincias del Río de la Plata El desarrollo económico del Tucumán y del Río de la Plata estuvo ligado al auge de la plata potosina. Lagran demanda del mercado potosino contribuyó a que las zonas agrícolas y ganaderas cercanas de especializaron. La fundación de ciudades en territorio argentino obedeció a la concepción expansionista española hacia el Atlántico. La corona favoreci€>el trazo de caminos a lo largo de toda la región, para poder abastecerla por lo menos durante el sigloXVII desde.el Perú. La comunicación interregional tenía a Córdoba como el eje de sus transacciones. Los productos que circulaban hacia el eje de Potosí, eran ropa de la tierra, miel, cera y ganado, acentuá'ndose cada vez más éste último al avanzar el siglo XVIII. La topografía de Potosí, así como la ubicación de las minas de los profundos contrafuertes de la cordillera de los Andes hicieron necesaria la utilización no sólo de llamas sino de mulas para el transporte de mineral y otros artículos. Lasmulas eran preferidas a las llamas porque además de soportar más peso tenían que atravesar una extensa zona desértica, a través de la .¡ cual las llamas no podían aguantar la sed. Es por eso que Potosí era seguro comprador de ¡¡. mulas y caballos, especialización productiva que desarrollaron las regiones argentinas. En Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, crecieron estancias de crianza. La exportación ganadera iba a Potosí, para pasar a Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Cuzco. Los comerciantes peruanos y altoperuanos que iban a Tucumán en busca de ganado eran grandes negociantes que con sumas considerables de dinero compraban mulas llevando a su vez géneros de Castilla y plata. Poseían una reserva de capital que les permitía comprara con plazo anticipado de dos o tres años la mercadería. Por su parte los mercaderes enviaban desde Buenos Aires o Tucumán las tropas de mulas o iban ellos mismos en un viaje que duraba por lo general dos años desde Buenos Aires. Salían las tropas de mulas de~de los campos de Buenos Aires, Corrientes, Santa Fe, Córdoba, mulas de edad de un año y medio a dos iban en recuas de 600 a 700. La provincia de Tucumán era el lugar de invernadero durante cinco meses, pasando un tiempo continuaban viaje y a fines de abril y una vez aumentado el número de la tropa hasta 1.300 y o 1.400 cabezas era conducida a Salta donde llegaba el mes de junio. Desde Salta a Potosí demoraban tres meses. Los viajes que pasaban por Oruro hacia La Paz paraban en la primera ciudad entre 12 y 16 días. Ylos que pasaban de La Paz con destino al Perú paraQan en La Pazdonde los comerciantes contrataban cuidadores que se encargaban de engordar al ganado y si alguna mula se moría, el cuidador debía responder con sus bienes mostrando el hierro de la mu~amuerta. También había envíos que llegaban a las 10.000 cabezas, para las cuales necesitaban 50 a 80 caballos para el acareo. Los arrieros recibían como pago por lo general la mitad del número de cabezas de ganado que llevaban y a veces más. También aceptaban como pago

90

RevistaSummaHistoriaeAño l. N° 1


Laura Escobari de Querejazu

El comercio colonial entre Urna y Buenos Aires

mercaderíade Castilla. Acerca del precio de las mulas basta decir que una mula que costaba entre 5 y 7 pesos en Buenos Aires en La Paz alcanzaba el precio de 25 pesos y en Cuzco 87

pesos. 2.2 Cuzco Calificada como "Gran ciudad, cabeza de los reinos del Perú" en todos los documentos coloniales que se guardan hasta hoy, se fundó en 1534 y su denominación tenía que ver con el hecho de haber sido la capital del imperio incaico. Sin embargo, dos descubrimientos son ca:pitalespara la vida económica de todo el Perú: el hallazgo del cerro de Potosí y el cerro de azogue en Huancavelica. La ciudad de Cuzco, situada entre ambas ciudades se especializó en su producción agrícola y textil definiendo su futuro. La e~pecialización agrícola de Cuzco se mostró con gran opulencia cuando en 1689 existían 733 haciendas con producción variada. Esta incluía materia prima como lana, caña de azúcar; comestibles como maíz, cebada, ruta, trigo; productos elaborados, como azúcar, telas de obrajes, ropa de obrajes, ropa de la tierra, conservas, y también producción artística. La exportación de mercadería cuzqueña fue a las provincias del Alto Perú, o Charcas, en general y a Potosí, por los precios que alcanzaban en esta ciudad. La mercadería cuzqueña en Potosí se pagaba con plata y contante y sonante, mientras que la que se vendía en las demás ciudades iba en vía defatoraje,es decir encargando al dueño de recua se encargase de su comercialización. La:exportación dé conservas a Potosí en sus variedades de rallado, dobladillo, orejón o tocino, tenía que ver con la gran producción de azúcar y frutas de la región del Cuzco. Frutas como la pera, durazno o membrillo que eran secados al sol y luego envasados ya secos en pequeñas cajetas de madera muy delgada. La producción de telas iba para abastecer sobre todo el requerimiento de ropa de indios y mestizos, aunque en algunos casos también se utilizó este tipo de tela para forrar capas de los españoles o faldas de las mujeres criollas. Por su parte la coca, ya mencionada, era considerada como la mejor y su calidad se calificaba como cocabuenadedar y recibir.La producción ganadera de Cuzco que también era importante sirvió para abastecer la>región, aunque en algún caso hubo exportación de mulasdesdePuno a Potosí,peroestoera másbien excepcional.Lonormaleraque, aunque a precios elevados, el ganado viniera de las Provincias de Santiago del Estero y de Salta. Según Mómer, durante la última parte del siglo XVIII la exportación de Cuzco hacia el Alto Perú siguió siendo azúcar y telas, aunque el azúcar cuzqueño iba a competir en el mercado potosino con la producción de las plantaciones azucareras de Arequipa, que comenzaba a comerciarse. Las telas entraron en competencia con las venidas de Europa por el puerto de Buenos Aires. Aún así, el año 1790, el Cuzco aportó alrededor de un décimo de

las necesidadesde importaciónde Potosí.Eseaño del total de lasexportacionesperuanas del Cuzco y Arequipa al Virreinato del Río de La Plata (avaluadas ~n 734.000 pesos) los textiles constituían el 60%. En 1797 según un informe del Correo Mercantil del España y sus Indias, en la ciudad de Buenos Aires, se publicaba que el consumo anual de textiles provenientes de Cuzco en Potosí era de 450.000 varas de bayetas de obraje, 359.000 de bayetas

Revista Sumrna Historiae Año 1, N° J

91

.


Laura Escobaride Querejazu

El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires

producidas en chorrillos, mientras que el lienzo de algodón que enviaba Cochabamba era de 200.000 varas anuales. La producción textilera de La Paz ya no se vio más en Potosí. En 1803 Potosí consumía la mayor parte de la producción textil del Cuzco alrededor de un tercio de su azúcar. A fines del siglo XVIII se seguía importando mulas del Virreinato del Río de la Plata. Los principales compradores eran los corregidores quienes obligaban a indios y mestizos a compradas. Los grandes productores de textiles y azúcar en Cuzco fueron los hacendados aristócratas como el marqués de Valleumbroso, propietario de Quispicanchis en Cuzco. Las guerras de Independencia hicieron desaparecer a Cuzco del mercado potosino. Esta situación se vio agravada porque los productos peruanos pasaban a competir con las

y

importacionesa travésde BuenosAires.

.

2.3 Chuquisaca y Cochabamba Chuquisaca y Cochabamba fueron centros productores adyacentes al eje principal. La primera, como se dijo, abastecía a Potosí en productos alimenticios, aunque en su momento se hicieron sus famosas "aguas de ángeles", o jarabe de frutas, así corno sus pastillas de olor y de boca". Cochabamba inició su existencia en 1571, dando muestras de su gran riqueza agropecuaria. Su especialización: la producción de trigo y maíz. Los excedentes se cotizaron a precios muy favorables en Potosí, aunque debido a malas cosechas por sequías, con frecuencia vio disminuida su oferta. El cabildo de Potosí, en el siglo XVII contaba con yanaconas especializados en hacer el viaje hasta Cochabamba para abastecerse, aunque la mayor parte de las veces los comerciantes y los dueños de haciendas ocultaban el producto haciéndolo escasear. La importancia comercial de Cochabamba en exportaciones fue noto. ria en la segunda mitad del siglo XVII, cuando se enviaba harina de trigo a Puno, minas de Laicacota, Cuzco, Lima, Tacna y Arequipa. Los dueños de recua que llevaban las fanegas de trigo por encargo, recibían para cubrir la pérdida por el espolvoreo entre 4 y 6 libras de harina, y el pago por el flete lo cubrían con la misma especie. A fines del siglo XVIII en Cochabamba se extraían 400.000 fanegas de maíz, trigo y cebada, 800 cestos de coca, 300 arrobas de anís, 40.000 cargas de papa, 900 quintales de jabón, y además cordobanes, sebo, miel de caña, ají, quesos, cera, suelas, arroz, azúcar, tabaco. De manufacturas: lienzos de algodón o tocuyos, manteles y servilletas, medias de algodón de punto de hombre y de mujer. Y para su consumo recibía cacao de Mojos y Chiquitos yerba del Paraguay. De Lima, Arequipa, Cuzco, Puno, La Paz y Oruro recibía algodón, ají, aguardiente, vino, bayeta de obraje, costales o sacos, frazadas, panes de sal y coca de Yungas. 2.4 La Paz Una de las razones para que se fundara esta ciudad era que sirviera de residencia de los encomenderos de la región, áunque aún después de muchos años, no contara con más de medio centenar de vecinos. Otra razón dada por La Gasca, era que sirviese como punto de

92

Revista Summa Historiae Año l. N° 1


--

Laura Escobari de Querejazu

El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires

enlace entre Cuzco y Charcas. Pero para los viajeros,'fueran comerciantes o no, entrar en La Pazsignificaba un desvío innecesario, y por lo tantolÓ máSfi;~c.4enteera que tratasen de eludir su paso. Por otra parte los dueños de recua se quejaoah'dtd~molestia de nacer descender a la hoyada, las mulas o llamas ya que por lo abrupto de la bajarla podían despeñarse fácilmente. Después de 1610, la ciudad adquirió mayor impo¡'t~tidátdebido a la fundación del Obispado y a que se comenzó~ucir en un centro artes anal importante. Esta producción poco a poco fue completñ~lUando la producción obrajera cuzqueña. En el siglo XVIII La Paz tenía piantaciones de cocales y cacao y café en los Yungas, viñas y algunos cañaverales en los valles donde_se sembraba trigo, maíz, cebada y otros granos. En estos valles también abundaba toda clase de frutas. La p~oducción altiplánica con papas, ocas, quinua, cañagttay cebada era nutrida. Los vinos Vaguardientes que se hacían apenas abastecían un mes la provincia por lo que ésta se veía en la necesidad de importar estos productos de Moquegua y Arequipa, trayéndose también de esta última azúcar, miel, ají y algodón. De Lima se proveía de chocolate con o sin canela, cacao de Apolobamba, paños de Quito, arroz del Perú, azúcar de Cuzco y Santa Cruz, congrio se~o, charquecilloy bacalao de Chile. Los obrajes paceños que estuvieron durante dos siglos en manos de la familia Chirinos y de la compañía de Jesús Jabricaban medias y calcetas de lana y algodón, de aguja, y sombreros de todas las calidades y precios. En el siglo XVIII la producción artesanal de telas se vio incrementada por la creación de una fábrica de hilados de oro y plata, que al igual que la de telas tuvo como primer comprador a Potosí. . "

.

2.5 Lima

"

La grandeza que adquirió la ciudad de Lima, llamada Los Reyes en la colonia, se debió no sólo a haber sido la capital del Virreinato con todo lo que ello significaba en adorno y boato de la ciudad sino también y de manera especial a la cerrada política de monopolio. Lima era una ciudad comercial de primer orden. Sólo en las calles vecinas de la plaza se llegaron a contar a fines del sigloXVII 150 tiendas, en que se vendían joyas, brocatos, productos europeos, de la China, etc. La abundancia de productos de m¡)nufactura local eraasombrasa aunque no se comercializaban hacia Charcas. Sobresalía en producción artesanal: tejidos de seda, pasamanería, guantería, chapinería, toda suerte de armas y herramientas e instrumentos de hierro, cobre, plomo, estaño, latón, hoja de lata, relojes, vidrios, loza y otros. El movimiento comercial de Lima con las regiones del interior del-Virreinato y en especial con el circuito Cuzco La Paz Potosí Provincias del Río de la Plata, se basaba especialmente en exportación de mercadería de Castilla, recibiendo a cambio solamente plata. Excepcionalmente importaba de Cuzco, lana de vicuña, conservas plata labrada.

-

-

-

y

3. Fletes. Arrieros y mercaderes El flete era una cantidad de dinero que se pagaba al arriero o dtieño de recua por alquiler de mulas o del transporte en general. El transporte se pagaba por el"peso de las cargas a enviarse o por la cantidad de mulas fletadas, en este caso cuando el remitente viajaba acompañando su propia mercadería. Revista Summa HistOriae Año 1, NU 1

93


El comercio colonial entre Liina y Buenos Aires

Laura Escobari de Querejazu

El dueño de recua por lo general iba pagado por anticipado. Los dueños de recua se comprometían a resguardar la mercadería de todo peligro ofreciendo sus propios bienes como garantía. Losenvíos de dinero pagaban 4 a 6 reales por cada 100 pesos enviados yaunque el dueño de recuílse comprometía a asumir cualquier pérdida, la mercadería siempre iba por cuenta y riesgo del dueño. Era frecuente que cuando el envío era de plata, el dueño de recua debía traer recibo de la entrega. El trabajo de arriero a principios de la colonia en el sigloXVI era casi una mita. Era obligatorio entre los indios de una encomienda y recibían por ello solamente 5 pesos de paga al mes, lo que alcanzaba escasamente para comer. En el siglo XVII los arrieros eran yanaconas, que antes habían pertenecido a un ayllu y quedaron luego desligados de él. Los arrieros eran contratados por los dueños de recua, haciéndose cargo de una piara de 9 mulas. Los contratos variaban entre 6 meses y dos años, efectuándolos ante escribano. Su oficio era cargar y descargar las mulas y viajar junto con el dueño de toda la recua donde fuere preciso. El arriero tenía la responsabilidad de las nueve mulas cuidando de su alimentación y seguridad. Si por alguna razón una mula se despeñaba, el arriero no era culpado si había testigos de su inocencia. En el siglo XVII los dueños de recua pagaban a sus arrieros 10 pesos al mes, dándoles además 2 reales diarios para su alimentación. Si el arriero durante el viaje necesitaba más dinero, éste se lo proporcionaba el dueño de recua anotándolo en un libro, para luego cobrárselo. El arriero recibía un par de alpargatas y 12 varas de cordellate al año. Los dueños de recua llegaron a ser personas importantes y ricas en la sociedad colonial. Tenían esclavos, objetos de arte, y vajilla de plata labrada. Además se constituyeron en prestatarios importantes. Un dueño de recua en un viaje de Cuzco a Potosí, que duraba hasta 50 días ganaba entre 500 y 700 pesos de a 8 reales líquidos, descontando el sueldo de los arrieros. Esta es una suma considerable si se piensa en principios del siglo XVII un esclavo valía alrededor de 400 pesos y una casa céntrica en Potosí 100pésos. Algunos viajes eran envíos solamente de plata ,en varias formas. Por lo general los dueños de recua llevaban en un viaje todo tipo de mercadería, pero hubo viajes en los que llevaron solamente cargamentos de plata ya sea en metálico o en plata labrada. Los dueños de recua, eran también en muchos casos mercaderes. Algunos se especializaban en vender mercadería de Castilla, otros comercializaban productos de la tierra. El comercio de coca, azúcar y telas, fue siempre controlado por españoles hacendados o intermediarios. Los grandes mercaderes negociaban estrechamente entre ciudades. También religiosos de las órdenes más importantes se dedicaron al comercio. Así por ejemplo, los jesuitas del Cuzco comerciaban azúcar en Potosí y los de La Pazcon telas. 4. Rutas. Transporte. Tiempo de viaje La ruta utilizad~ por los arrieros para hacer el viaje entre las regiones del sur andino, es la que

iba de Lima

-Jauja -Ayacucho

-Andahuaylas

-Abancay -Cuzco -La

Paz

-La

Plata-

Potosí - Jujuy - Salta - Tucumán - San Juan - Córdoba - Santa Fe - Buenos Aires. El azogue

94

RellistaSumma HislOTiaeAño 1, N° 1


---

El comacio colonial entre Lima y Buenos Aires

Laura Escobari de Querejazu

de Huancavelica que iba a Potosí era transportado por tierra hastaChincha, camino que en tiempo~ del Virrey Conde de Lemos (1667) fue cambiado por Pisco. De allí era embarcado hasta Anca, donde volvían a transportarse por tierra hasta Potosí, cruza~do la cordUlera. Para hacer el viaje entre Cuzco y Potosí, los arrieros cargaban la mercadería'sobre sus hombros para pasar por el río llave, el Desaguadero y el de Zepita. Ocasionalmente los dueños de recua hacían desvíos hacia las minas de San Antonio de Esquilache y Ulloma cerca

-

de Puno. Otra ruta utilizada era la de La Paz Anca

- Lima.En este tramo debíanatravesar

el río por el Maure. De Anca a Lima la mercadería era transportada en navíos. El transporte de carga utilizó la mula y la llama. Para el transporte de plata desde Potosí hasta Lima se prefirió utilizar la mula ya que los caballos no resistían bien el camino del excesivo frío en la cordUlera y el sofocante calor de la costa. Las carretas utilizadas en otras regiones, no pudieron utilizarse en el territorio de la Audiencia de Charcas debido a la topografía accidentada. Por la misma razón se prefirió también la mula para realizar el transporte de personas, en cuyo caso se llamaban mulas de caballería. Era frecuente que las personas viajaran en compañía de arrieros haciéndose éstos últimos cargo del equipaje del viajero. Las mujeres también utilizaban de la caballería para trasladarse, aunque las de alcurnia preferían hacerlo en litera utilizando dos mulas para cada una. Los esclavos eran enviados como cualquier otra "mercadería", siendo entregados al dueño de recua ante notario público. Aunque para el transporte de esclavos se pagaba la mula como para cualquier otra persona, el dueño de recua se comprometía a darle durante el viaje un cap0te de cordellate para abrigarse en las noches, un sombrero para cuidarle del sol de día y la comida necesaria. El tiempo de viaje entre ciudades era aproximadamente así: Cuzco Potosíen 150días,La Paz a Potosí en 40 días y Cuzco Limaen 50días.

-

-

Bibliografía Cespedes del Castillo, Guillermo 1947 Urna y Buenos Aires, repercusioneseconómicas y políticas de la creación del virreinato de LA Plata. Sevilla: Anuario de estudios Americanos. T. IV.págs 624-632. Cobb, Gwendolyn 1977 Potosí y Huancavelica. Bases económicas. 1545-1640. La Paz: Biblioteca Bamin. Academia Boliviana de la Historia. Escobari de Querejazu, Laura 1985 Producción y comercio en el espaciosur andino. S.XVII. Colección Arsanz y Vela. La Paz: Embajada de España en Bolivia. 1987 Historia de la industria molinera boliviana. La Paz: Editorial Adim. 1990 "Conformación urbana y émiea en las ciudades de La Paz y Potosí". Historia y Cultura, N° 18. Sociedad Boliviana de Historia. Edit. Don Basco. La Paz. 1994 "Consideraciones sobre la movilidad de yanaconas en Yamparáez. Siglo XVII". Ponencia presentada al48 Congreso de Americanistas en Estocolmo.

Revista Summa Hiswriae Año 1, N° J

95


El comercio colonial entre Lima y Buenos Aires

Laura Escobari de Querejazu

Glave, Luis Miguel

1985 "Laproducción de lostrajines: coca ymercado interno colonial". Elisia N°6. Lima. 1989 'Trajinantes.Caminos indígenas en la sociedadcolonial siglosXVI- XVII. Lima: Instituto de

Apoyo Agrario.

.

.

Mendoza, Gunnar 1965 Introducción a la crónica de Arsant. Historia de la villa imperial de Potosí. Brown University Press. Providence . Momer, Magnus 1975 "Las haciendas de la región del Cuzco", en Haciendas, latifundios y plantaciones en América Latina. Clacso. 1979 Notas sobre el comercio y los comerciantes del CUtCOdesde fines de la colonia hasta 1930. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. Moutoukias, Zacarias 1988 Contrabando y control colonial en el siglo XVII. Ed. Bibliotecas Universitarias. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. Money, Mary 1983 Los obrajes, el traje y el comercio de ropa en laAudiencia de Charcas. La Paz: Ed. Embajada de España. Rodríguez, Vicente 1960 El Tribunal del Consulado de Urna en la primera mitad del siglo XVII. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica. Sempat Assadourian, Carlos 1982 El sistema de la economía colonial. Mercado interno. Regiones y espacio económico. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. Suárez, Margarita 1995 Comercio y fraude en el Perú colonial. Estrategias mercantiles de un banquero. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. .

96

RetlistaSummaHistoriaeAño 1,N° 1


El Comercio colonial entre Lima y Buenos Aires por Laura Escobari de Querejazu