Page 1

GARCll.t$,9

!S

_L[_IEGA E_i'í ti$_l&cllf4$ EIU&AN.¡I9

DIL_Sr_zu

Por: Raúl

_ry-r-r_l_

ADANAQUE VELASQUEZ.

Garcilaso d-e }a Vega (1539-1b16) es sj-n duda el cronista peruano nás Jeldo por los estudj-osos c1e la sociedad inca. A1 autor de 1os 1'.Cg mentarios Realesrr d.ebemos ubicarlo en su época y por su objetivo, mg ncnto crucial vivido cn lispaña. Varios .,spccialistas han irutado desde dil'erentc óptica el estudio de las obras del cronista, entre ellos tg nemos a Josó D-¿rand Flores, Aurclio i'iiró Quesada Sosa, Ra{rl- Porras Bq rrencchca, Alberto Tauro, liigucl l,iaticorcna y Lui-s Arista l4ontoyao ?

-

,1

T

,

,

^

^

,i

-

Respecto a nosoiros comentarenos la ubicaci6n de dos ejernplares de los it0omentarios Realesri. El prirnero de ellos en el inventario de

los bicnes de l'ernando Chapilliqu6n liunura realjzaCo en Linia cn 1773 , antes de la sublevaci6n de Túpac Amaru. ill segundo eneontrado en la rrbibliotecai? de Fcl1pe Gutiérrez dc Cox (Piura, 1790), posterior ai acontecimiento social liderado por el caciquc cusqueño. Antonio Run'iche Ayala publicó el testamento del capitán de niLi cias Fcrnando Chapilliqu6n iiu-nura (n-pgqg"¿¡ri1-mayo 19901 1\' 237). En esta oportunidad presen'faremos el- invenLario de sus bienes. El doeunen to se encuentra guardaclo en el Archivo General d"c la Naci6n, protoco'li zado en el escribano d.e naturales, Francisco llurnac Minoyulle, años1?68 1774, lJo 1185, foliod 9l-O-9f1v.

fue natural de Secirura" Dictó su tes tanrento eI I/, dc enero dc 1T71" Ahl pid"i6 scr'intcrrado cn ia Capilla del Calvario dcl hoscital Santa,ina, pr'opio para indios. lilorilbr6 por al bacea ¡¡ tenedor de sus bi-e¡cs ¿L Fedro de rtl-fa¡'o ilara que, en=bre en ellos, lcs recauCc, cobre, venda y rematc en elilloneda püblica. Y a Su alma, como univc'rsal hcreder¡.. ilsto sign:-ficaba quc dc1 rcmanentc de 1os bienes, luego cie pagar cf costo dc los fu:rcralcsr sc convierta en sufragio mandándose a decir misas rczadas por su alliia. Fernand.o Chapilliqu6n i'iunura

unc' de enero de mil setecien-pl i nr¡nrrtnri o- rlitand.O ñrrrr srr nron¿td¡ pv \{qv yr

Xl ccrregidor en auto de1 veinte y *na oa*nr*. *nnc UUII Ud .¡ t/vD ÉU J urwD

,

v veJ v r,r?. -r.or¡r.r¡á VaL q I/¿

al defensor general de legaclos y obras plas. El albacea d.eberla presen tar la rÍnemoriarr que el testador le habla dejado" Parte de los bienes* se encontraban en poder de Josepha Vil1alobos.


El- velnte y siete d.e enero ¡tllZ)r Por auto proveldo, se mand6 -que luego cle ser cancelado eI d.ep6Sito de 1os bienes estos sean entrg * gados al albacea" Brnpero, la referida Josepha neg6 la exlsteneia tle rrseis botijas de aguardiente, y otras especies eonterridas en 1a citad'a rrun libro y papeles de memoriart, señalando que sólo tenfa en su pod'er Augustin músiearr, Por el1o, se pusieron las especles en depósito de fianos.

catorce dlas de la redacci6n d.e1 testamento, Se presentó Pedro d.e Alfaro con larrinemoriarrde 1os bj-enes, ante el corregidor y justicia aayor de los naturales de1 pueblo d'e Santiago de1 Cercado * T,uego cle

cle Guzmán, declarand'o que 1os bj'enes Se encontraban en poder de Josepha V1llaloboS. Ante e1 temor de pcrdersey ,,por 1a fuga que de ella (Josepha) se reselabart, pidi6 sean recogi Juan F61ilt d.e Encalada

Feij6

dos para practicar 1as d.isposiciones dadas en el testarnento. Ante esta situaci$n se citó al doctor Alfonso Pl-ntof; abogad.o de la Real Aud'ien-pf.as de1 Arzobispado de Liraat oi.e rlefensor seneral d.e legad.os sv¿ !y obras v4*, tt------ a-'-para practicar e1 inventario de los bienes del capitán de ¡r'i1icias. En tregando el d"epositario 1os bi-enes para el1o. En el inventario se nota fueron diez botijas de agualdiente 1ss declaradas en la memoria ¡rr eue posteriormente, habrlan sido restituldas por la dicha JosePha.

del capitán de milicias, fundarnentalmente consistlan en Su vestinenta r¡ilitarr pues eneontramos¡ Una casaea de carrO de oro az.ul con ciere puestos de plata; una chupa de brocato carmesl; un un¿ forme blanco que se cornponla de casaca, chupln y calz6n; una banda ng grai un capote de rnedio carro con vueltas d.e terciopelo; un sombrero de castor usado; un juego entero de hebillas de plata; tres si}1&s --aprensadas; un par de espuelas c1e plata sin conteras ni hebi|las; dos pares de frenos viejos, uno ¡lular y otro eaballar; cuatro pares de mg Los bienes

dias blancas, entre otros. t'un Jene--!e--g La informaei6n inportante radica en la menci-6n de il Garci u autor e omentarios de este re odel sin d.uda se trata cle 1a rrPrimera parte de los comentarios Reales, Que tratan d.e1 Origen de los Incas, Reyes que fueron d'el Pertr, de su ldolg

(

&) sI Dr. Alfonso Pinto tarnbién fue lector ne el inventario de sus bienes Practi-cado e1

-21-

de <l

Garcilaso. Asl 1o def!

de marzo de 1791.


tr{e

an l:*nEz \r frltéT'T"¡ . ,itr Vluap UII ÜqsIIa. Us slls, É)úü rriaips J ¡n qrr qnrral lmnori ñ 1¡ Ronfihli r,s - úrr 9hf,eq LL'I,-¿Lv J úu JLvy'4urtvk,

T.pr¡e< Ao f'.nhiornñ

rr *Áo tnÁn or

I n nrro frrc

i ^*'vJ ¡"¡¡¡f UUlrrlqrDUaD, ntta¡ I óc

espg

ñoles les pasaron.6-'", publicada en 1609 con licencia de l-airsanta Tnnr¡'isiei6nii v editada. Dor Pedro Crasbeeck. La impresión del texto cg rrió a cargo del- eclesiástico Jerónino Ferraz. La lectura derilos Cornen-barios Realesrrinfluyó, eil ef Perú, en un grupo privilegiado de indios y inesiizos cr'l-l-tivanCo un pronisor dsplr! tu de rebeldl"a (C"D, /rlcárccj.;,k=gU. I)60, .ti"64), como sucedi6 con el levantamiento clel ss6i^u,e Tüpd.c Arnar¿ II' l"lotivo pol'el cual se prg hibió su l-ectura en 1782, {a habla sido pro}ribida anteriormente por reales e6c1ul-as de 11-IV*L72) y }B:X-L//+I (Valcárcel lden'). Como es sg bido, los involucrados en el- levantanr-iento de Tüpac ltmaru nanifestaron ser asiduos lectores de rrlos Comentarios ileal-esrr. Asimismo, l"iario Cát denas (Ui_"Jé"f_"u PUCP" 1980, volo TV, I'lo2) publicó un documento donrle se indica que Tfipac Amaru llevaba pa:'a e1 Cusco, entre sus bieñes, e1 libro prohíbirloo Fue Carlos'IIf quien orclcnó recoger trlos Comentarios?r por"Real Or'den, d"id.a err Aranjuez el 21*IV-1?82 (Valcárcel, inserta fag slnrit en Id.)" Incluso mand,ó recoger ios ejernplares de las l-ibrerias l¡sl se denomina,ban a las bibl-iotecas pa;'ticufares) dc los letrados pa pv \ *p:

ra su incineracióno,.,., La lectura

c1e

rrl,os Comenta::j-osrr nor e.l- sechurano, posiblemente 1o

identif,icarse con la clase campesína' i\clemás era la 6poca del sentirniento nacionalis-ta doncle se identificaban con todo 1o que -fuera inca" Trabajos conter.rporánr,os d.cinuestran esta afirnaci6u, perlohayai hecho

do donde las noblezas provincianas enpobrecidas continlian costosos y prolongados f-itigios en la Real Aud.iencia 'bratando de d"ernostrar ser desnenrlicnt,r:s '¡nor llnea recta ile los incaslr. Tenemos el caso de los f i -.3n.' n¡-¡ Annnr.¡¡. Ao rarr iTCmple; 1a prObenZa prg Lt!La Dunir:r uvL)r)¿! ED uquroqvü yv.L trl]a ¡lPUd,-LciJcL Lfg uauJd, ^-+,r;1 sentada por los incas ni,,tos de conqrristrdorcs, estudiada por John Rq we; la filiación de sangre presenta,ls pol" Pedio Faiza Farrochunbi de Lambgyeque, seghn un docuÍlento cle1 A"G"l'{" , entre otros. .

, Esta z:eferencia rcspccto e la existencia Cel libro del fnca Garei no.q per;-ítc neri,itc plantear olantear quc ouc a fine fines ¿"i laso en propiedad dci sechurano, nos siglo XVIII }a inagen de1 inperio de los incas se reve"laba como una so ciedad ideal para los sectores privilegiados de rnestizcs e indios ng bles en contra de 1o que representaba.sl pocler español. iríieniras, - 1* inrneqsa masa indlgena peleaba en contrá de la explotaci6n representada

.. -22'


por 1os d.etentadores del poder, sean españo1es, criollos, mestizos indios nobl-es,

o

Rebeldla que se materializl en 1a gran rebeli6n de Tüpac Anartl. Esta, que por 1a magnitud y e1 grado de participación de los actores directos en situaeión d.e explotad.os (indios, negros y mestlzos principa1raente), se convierte enltel gran n-iedorrde la clase propietaria.Por ello el d.ebelanriento del movimiento a sangre y fuegor con el fin de -dar un escarn-iento a todos. Es así como debe entenderse e1 por qu6 1a sentencia a Tfipac Amaru, fue ejecutada delante de sus hijos y en plena plaza púU1ica a vista d.e 1os indios como rnudos testigos del asesinato de su lfder" La justicia coloni-al no podla perdonar que ha¡ran soliviag tado 1a poblaci6n india en contra del orden establecido. Igual éestino corrj-ó T{rpac Catari, en e1 Alto Perfr; cono 1a protesta de 1os negros en 1a Sierra de-i Corro (Venezuela); entre otros. -l no 'l q 6-^^o f.ra o-¡a¡Ai An nnr n'l'l nc ¡lo la nmnn por 1os 6poca.enancipado crj-o11os.d.e aprenlid.o ^¡i **- fue ra, pues no podían perrr:itir ótro ttrpae Amaru, y por e1lo 1a independeg cia polltic¿ se consígui6 con el apoyo de los indios y osclavos pero no para 1a liberación de estos. A d.ecir de Pablo Macera, 1a guerra se gan6 en la sierra y 1a victoria fue celebrad.a en Lina y ahf quedaron sus frutos. Ia iomn1

^

^

^1ia

Con respecto

al

segurxlo poseedorrd.e I'Los Comentarioslrr, tenemos

-

que en 1?90 todavla se encuentra entre sus bienes eI libro protr-ibido . Ademásr se encontraban 1os siguientes ejenplares: un concilio trad.ucido aI castellano; un senanario santo en pasta; un vocabulario eclesiág tico; un tomo de la vida de San Juan; otro concil-io en Latln, en óctavo; un 'rArte de 1a Granátieail de Nebrija, eI autor más consul-tado de la 6poea colonial; un libro de San Gerónj-mo y un librito rtlnstrucción de orrlenarsetr (A.D.P1, Int. Civo leg. 6, Exp, 105). En este caso no era un intelectu.al ni oficial de mi.licia como el priner poseedor, pues era un terraten-iente dueño de 1a hacienda Serrán Serla correcto plantear que su lectura era para entender e1 problena de ca$pesino o, rlás bien, que en la bel-la Piqra no hubo tat recojo

ejemplares dertLosCo¡nentariostr d.ictad.o por Ia justicia colorrialr porque e1 movimiento insu¡reccional de Tfrpac Amaru no tuvo repercusiones en e11a.

Recien en Piura, en I792t Pedro Jos6 Vald.iviezo, abogado de

--8-

la


Real Audiencia de Lir¡a" y a norabre del- obispo de Truji11o, Jos6 Andr6s Uchurra, ordenarrque los venerablss cur€rs se arreglen a las repetidas C6d.u1as Reales sobre que en sus pueblos no pernitar-1, por tltulo a-lguno, nue sus fcl i sreses lleven adelante el hablar, tratal y TezaT en idioma v v4v dc la tierra qr-re es de la gentilidacl y del denonio, padre de la mentirar'. Aqui notanos cla¡amente que se rlictan rnedidas para evitar el ry

sr:rginiento del movirniento de 1780, incluso se el-irninó l-a cátedra

de

Universiclacl de San }"Íarcos' Aclemás, estas disposíciones se encuentran cladasrentre otraS, luego de la sentencia a1 cacique T{ipac Ainaruo

Quechua que se d.ictaba en

EL

CONSI]]"IO SEJ}OR]AL

Y LOS

la

REPAII,TOS.

El conercic rnonopólico e staba estrechariente vincrü-ado'al consumo señorial. Una descripción del gru-po socíal piurano 1o encontramos en l.iatalach6 de L6pez Albüjar. E1 estudio de l-os irnp"ae;stos, alcaba]a ( at comercio) y almojarífazgo (ad.uanero), nos darán lrrdices de este consulos renRrtos a los in,J'ios sisn-ificaban un porcentaje mnnut+ IvJ f.vys¿ l'[U rl Uf cD qus lUU. lli¡ntr¡s ninoritario. Ésta inportante relación es denost:'ada por Carlos Lazo y Javier Tord. e¡ su libro rrFlaciencla, Coiaerclo y fiscalidad en el Pert cg lonial-i' o En contrapartid.a a I o succd.ido cn cl Cusco y Fotosl, fundanen talmente. ls alll dond.e la violencia se generaliz6" Con la j.nvestigae! 6n realízada por los historiadores mencionados, se destruye la tesis de algunos a1 relacionar la sublevación de 1780 como consecuencia di recta dr:los i'epartos practicados por los coi'regidores a los indios (ver: Jtirgen Goltc, irRepartos y Tlcbulrones'i' IllP.1980). sl estamos seguros es que despu6s del gratr niedorrcomo 1o entendieron los detentadores del pod"er, se a.ce1er6 el reord.enarniento en 1o cconóiriicor' político y social rle todo eI virreinato peruanot que ]-a *it*b"- en nalcha como parLe r1e las refornas borbónicas enprendi ,rlne nor la eorona española para captar las rentás coloniales que Se eS capaban c1e s.us inanos" En 1o religioso tetrernos la visita pastoral reaQ zada por er cprspo de Trujillo Baltazar Jaine i'lartS.nez de Conapañ6n al corregimi-cnto de Piura, disponiendo y alentand-o la fundaci6n de pueblos (entre e1los telemos rrEl Princip*", L783). En 1o social cleterrninado -por la pronrorción O¿1 quechua, casti-go a la población desocupada co! siclerada vaga, prohibición de los cacicazgos, levantamiento de censoSpoblacionales, cntrc otros. De

l-o

que

'1

qQgIJv¡¿j

-u*


Ia

ind.ependencia

polltica d.el Per{r, fue causal de difercntes act!

tud.es de loS sectores comprornetidos en el accionar b6U-co, enfrentando sus propios intereses. En el ea5o de la costa norte y en e1 especlfieo de Pi-ura, poderoos r¡erificar una clara diferenciaci6n de los nornentos en

los cuales l-a clase terrateniente, propietaria de 1as erbensiones de tig. rra estuvieron ávidos por usurpar a las diferentes collTuilidades de sus nejores tieryas como Morropón y Catacaosn Nuevo grupo de poder favorec! do por e1 proceso emancipad.or, formad.o por los Seninario, Helguero, Mer! no, Checa, y otros quíones controlaban 1os podereS pollticos. Por su parte 1a cl-ase e:91otada aprovechaba 1os bandos dados por Bollvar y Sag La Cruz, en los cuales se denunci-aba el despotisnro de los teruatén:ientest pára pod.er reivindicar el derecho a sus tlerras usu4radas. A esto se d.ebe que e1 estrrdio d.e las bibliotecas coloniales sea un tema inrportante y necesario para 1a j-nvestigaci6n de 1a d'ifusi6n d'e 1as ideas en el Perü col-onial'

BrBtrocE¿¡'ra

:

Raúl. trl,a lectura de un capitán sechurano. Apuntes para el estudio de una pequeña ¿bibliote@.?rr. El Penrqr¡q. ': Lima, 13 de fiarz'o de 1991.

ADANAeijE VELTLSQUEZ,

l)gi

ESPINOZA CLAÜDIO,

I9B5

C6sar. trl,a rebeli6n de l-os escfavos en Piura.

1830". Limao

UllI{Si"f

J.75C*

"

RE$S FLOFES, Alejandro" "L? Guerra d.e1 Paclfico: Pasado y-fresenterr' IgB/+ La Gugrrq.del Pael-fico. Lj-ma. UIMSM' vol. II zM-7/+' SEMINARIO 0JEDA,

])86 TORD, Javier 1981

Miguel A" Hrstgrfa de Sullana. Limar

y Carlos LILZO. fer1l

co

Cone

Lj-na. BPIflS.

Daniel.'iProhj-bici6n de los Comentarios Eealesrr. s!gp. Lima. Ut¡I,tSt{. No6.4:15_19.

VALCARCEL,

l)60

LUIvEN.

-25-

Garcilazo de la Vega en las lecturas piuranas del siglo XVIII  

Articulo de Raul Adanaque Velasquez en la Revista Sequilao N 1

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you