Page 12

Espionaje Telefónico

“chuponeo”

al día

Un tema no ético para el periodismo, pues se escucha una conversación privada entre dos personas que opinan, comentan y critican o también cuentan sus secretos más íntimos, pero que al final esto sale a la luz enterándose el público de algo muy privado. En este año, el espionaje telefónico ha sido un tema muy hablado por los peridistas. Sin embargo, años atrás “El Chuponeo” ya existía más cuando en 1990, luego que Alberto Fujimori ganó las elecciones presidenciales la Cámara de Senadores del entonces parlamento bicameral, constituyó una comisión investigadora para indagar acerca de las acusaciones sobre espionaje telefónico denunciadas durante esa campaña electoral. Al término de su labor, el grupo parlamentario probó fehacientemente que, el Sistema de Inteligencia Nacional había realizado escuchas ilegales, a todos los participantes en la contienda por la Presidencia de la República, sobre todo a Mario Vargas Llosa y a los principales dirigentes del Frente Democrá-tico que él encabezaba. Ocho años

después, el periodista Fernando Rospigliosi hizo una gravísima denuncia de espionaje telefónico de carácter empresarial, pero con una indiscutible ligazón política.

Esta vez la intromisión no fue realizada por ningún funcionario público, ni organismo del Estado. Los actos delictuosos fueron ejecutados, por la empresa Business Track, que era dirigida por algunos oficiales de la marina en situación de retiro. Cuando se divulgaron las escuchas, en donde quedó al descu-

bierto el pago de un supuesto soborno de la empresa noruega Discover Petroleum para que ésta ganara la concesión de unos lotes para explorar y extraer petróleo. Luego Gustavo Gorriti, periodista, realizó una investigación más profunda acerca de este sonado asunto. Escribió un libro llamado "Los Petroaudios", en donde formula un delicado y espinoso cargo. Como sabemos el “El Chuponeo” afecta hoy en día a la política, de la misma forma que lo ha hecho con los negocios desde hace décadas. Sin embargo con ello podemos saber los problemas, mentiras o fraudes ya sea de congresistas o de alcaldes. Aun así esto no es una buena ética periodística, en todo caso se debe investigar mediante entrevistas a las fuentes u obtener documentos muy importantes. A pesar de todo lo ocurrido, el e s p i o n a j e t e l e fó n i c o continúa en nuestro país. Las autoridades y la justicia han sido incapaces de enfrentarlo. El Perú ha constatado recientemente cómo la candidata a la Alcaldía de Lima, Lourdes Flores, acaba de ser invadida en su privacidad, y cómo la prensa ha divulgado sus conversaciones, que no tienen ningún contenido ilícito.

Escribe Gisell De la Cruz Delgado Foto http://elcomercio.pe

Prueba  

Ver como sale

Prueba  

Ver como sale

Advertisement