Issuu on Google+

año 2 n° 68

BUENOS AIRES, MIERCOLES 10 de octubre de 2012

Enseñar a estudiar Entender lo que se lee, jerarquizar la información, sacar conclusiones propias y razonar con más amplitud y solidez. Estas son sólo algunas de las herramientas que las escuelas brindan a los estudiantes: habilidades que los van a acompañar durante toda su vida.  Páginas 2 a 5

Alumnos que saben pedir ayuda Bomberos, policías, médicos y socorristas visitan escuelas primarias para explicar cómo y a quién acudir en el caso de necesitar asistencia pública. Página 8

La escuela discute el voto joven Pág. 6

Formación para el futuro Pág. 7


2

|| Clarin || educacion || MIERCOLES

10 de octubre de 2012

gustavo castaing

>> informe para docentes y padres

Herramientas para pensar

Más allá de los contenidos que se transmiten en las materias, la escuela también enfrenta el desafío de enseñar a estudiar, es decir, procesar la información y desarrollar el pensamiento.

Desde el jardín de infantes hasta el final de la secundaria, en su paso por la escuela los chicos construyen un andamiaje de instrumentos y métodos para estudiar. Claves para el aula. Andrea Miranda

Especial para Clarín

P

ara aprender cada alumno debe adquirir, progresivamente, la capacidad de gestionar su aprendizaje. Por eso, uno de los grandes desafíos de la escuela es lograr que los chicos aprendan a estudiar. Y aunque parezca una obviedad, para adquirir esta capacidad precisan que sus docentes les enseñen cómo hacerlo y los guíen en este proceso. En el mundo actual, en el que basta un click para acceder a cualquier tipo de información, es imprescindible que la escuela enseñe a comprender lo que se lee, a ponderar y jerarquizar datos, a reunirlos e integrarlos, a manejar y procesar información, a sacar conclusiones. En las aulas de todo el país, alumnos y docentes tienen juntos, cada día, el reto de hacer este ejercicio prioritario que atraviesa toda la currícula y todos los niveles.

Desde el comienzo Especialistas consultados por Clarín Educación coinciden en que este es un proceso que sienta sus bases en el nivel inicial cuando, a partir de propuestas lúdicas y la lectura de cuentos, los niños van incorporando nociones temporales (secuencias) mientras trabajan fuertemente el desarrollo de la expresión oral: comentan características de los personajes, opinan, renarran los cuentos. Todo esto, atravesado por el objetivo de promover hábitos de autonomía, acordes a cada edad. Claudia Díaz, maestra de 2º grado en la Escuela General Marino Bartolomé Carreras, de Rivadavia (en la provincia de San Juan), explica que, si por estudiar se entiende “incorporar y retener información cargada de subjetividad (del alumno), desde el nivel inicial el niño observa, cuestiona, analiza, descubre e incorpora información que le servirá de base para sumar más datos y procedimientos. Sin esta acumulación de conocimien-

Es imprescindible que la escuela enseñe a comprender lo que se lee, razonar y sacar conclusiones

tos, no se puede avanzar en la educación”. El trabajo en este nivel es clave para Claudia Pelleriti, directora del Instituto San Vicente de Paúl, del barrio porteño de Pompeya, ya que en él se forja “el cimiento del edificio, el andamiaje que luego permitirá estudiar”. Y recuerda que el jardín prepara el camino de la autonomía: “Los chicos tienen que hacer las cosas y tener permiso para el error, el fracaso. Hay que darles la posibilidad de que crezcan a través de sus errores”. Teniendo en cuenta el desarrollo del niño, en 3º grado los chicos ya pueden estudiar algunos temas de ciencias naturales como las partes de una planta, los seres vivos, la alimentación o las partes del cuerpo. Desde su experiencia, Laura Basílico, maestra de ese grado en la Escuela N° 10, de La Paternal, señala que pueden hacerlo asesorados y con guías: “Si los dejás solos, se frustran y no logran hacerlo”. En otras palabras, acompañarlos desde el aula es central.

Herramientas para pensar “La escuela es la responsable básica de enseñar a pensar –asegura la psicopedagoga Magdalena Laffaye–. Para eso es clave entender qué grupo tenemos delante, qué está necesitando cada alumno, para abordar los contenidos desde esa perspectiva y no desde la mera transmisión”. Magdalena y Claudia Pelleriti observan que el almacenamiento de contenidos hoy no sirve, porque está todo accesible gracias a las nuevas tecnologías. “Los contenidos son un medio para adquirir herramientas, construir metodologías; por ejemplo, el razonamiento en Matemática”, analiza Claudia. Las prioridades: enseñar a estudiar y que los alumnos descubran sus propias habilidades comunicacionales. A nivel institucional, para lograr un óptimo resultado, Claudia Díaz destaca la importancia del seguimiento y la continuidad de las estrategias: “Cada institución debe coordinar esfuerzos, métodos y


MIERCOLES 10 de octubre de 2012

|| educacion || Clarin || 3

>> CONSEJOS PARA PADRES

1

Promover e incentivar la construcción del lenguaje desde que el niño nace. Hablar, cantar, permitirle el contacto con diarios y revistas, leerles cuentos según su edad.

2

Acompañar el crecimiento del chico con libros adecuados. Hay lecturas para las diferentes edades.

3

Es necesario –y requerido por los chicos– recuperar el espacio de juego con los padres. Además de los juegos espontáneos, hay algunos que favorecen el desarrollo del niño. Los juegos de cartas (reconocer los iguales, conocer los números, hacer cuentas); los de descubrir quién es el personaje que oculta el contrincante (estimulan a afilar

Ricardo Braginski

las preguntas para hacer un mejor descarte de opciones); los de memoria (ayudan a la concentración); los de encastre (a la motricidad fina). Todos colaboran con el desarrollo de la lectoescritura.

4

En lo referido al estudio, hay que ayudarlos a generar el tiempo y espacio adecuados para estudiar y hacer la tarea.

rbraginski@clarin.com

5

Ayudar a los chicos a organizarse. Algunas estrategias útiles pueden ser: que tengan un calendario visible y una agenda en la que anoten lo que tienen que hacer cada día o durante la semana. Esto los ordena y les permite poder predecir, anticipar y desarrollar lo que sea necesario para esa instancia de estudio.

Diego Díaz

testimonio 1 LAURA BASÍLICO 14 años de docencia Maestra de 3º Escuela Nº 10 - La Paternal e En 3° grado investigan a partir

de preguntas puntuales (fechas históricas, datos, batallas, etc.). Les damos la pregunta y dónde buscar, y los chicos extraen la información sobre el tema. e Una vez buscada la información,

la ponemos en común, la comparamos: ¿qué nos pareció? A veces los datos coinciden, a veces no. Que los chicos mismos vean si puede ser o no verdad.

laura

e Es importante saber qué esta-

mos leyendo, interpretar, ser críticos. No toda la información de los libros o los medios es verdadera. e A partir de 3° grado pueden

empezar a estudiar las partes de la planta, los seres vivos, la alimentación, las partes del cuerpo, efemérides, etcétera. Con guías, asesorados y acompañados, no tienen problemas para estudiar. Si los dejás solos, se frustran.

todo aquello que sume año a año durante toda la historia escolar del niño. Sin esto, cada año es un volver a empezar”. En la Escuela N° 10 los alumnos de 3º utilizan guías y empiezan a investigar a partir de una pregunta puntual (una fecha histórica, por ejemplo): “Les decimos dónde buscar la respuesta para que puedan encontrarla, y ellos extraen la información”, detalla Laura. Luego se comparte oralmente, se compara y se conversa sobre cuál puede ser la respuesta correcta. A veces los datos coinciden, a veces no. “¿Te parece que esto puede ser cierto?”, abre el juego la maestra, e induce a los chicos para que piensen si puede ser o no verdad. A nivel personal, para lograr aprender lo que se está enseñando, los chicos precisan algo que hoy en día escasea: capacidad de concentración y atención. “Viven en el mundo de la inmediatez,

Laura Basílico subraya la importancia de trabajar críticamente sobre las búsquedas de información en Internet.

todo es ya. Pero es necesario escuchar lo que dice la señorita; prestar atención es esencial para lograr el aprendizaje”, analiza Claudia Pelleriti. Estrategias para comprender Además de ser funcional al estudio, el desarrollo del pensamiento crítico y reflexivo le permite al alumno formarse como persona, al tiempo que le brinda recursos para procesar la información. Con esas herramientas, tiene más posibilidades de avanzar en su aprendizaje en los diferentes niveles. El Instituto San Vicente promueve actividades para que los chicos se expresen. “Hay que enseñarles a responder, tienen que poder opinar, pero es un ejercicio que tiene que ser propiciado por los docentes”, explica Claudia. Como en clase suelen participar “siempre los mismos”, hay una instancia en la que todos deben expresar su

El desarrollo del pensamiento crítico y reflexivo le brinda al alumno recursos para procesar la información

opinión en forma escrita. La idea es estimular la respuesta propia y elaborada de cada chico. En cuanto a las habilidades de estudio, los chicos tendrán la posibilidad de incorporarlas si la escuela les presenta una variedad de técnicas y recursos. Resúmenes, cuadros sinópticos, esquemas, cuadros de doble entrada, de causas y consecuencias, comparaciones, sirven para empezar a trabajar. Otras estrategias que proponen los especialistas para colaborar con el aprendizaje activo del alumno y evitar la repetición de memoria son: e Cuestionar permanentemente el contenido e Formular preguntas, pensar hipótesis e Resolver problemas (tanto en Matemática como en Ciencias) e Reconocer causas y efectos De 1º a 3º, es fundamental trabajar la lectura comprensiva.

Aprendizajes para crecer en libertad Se habla mucho de los cambios que están produciendo las nuevas tecnologías en la educación. Y normalmente se hace referencia a las computadoras, netbooks, celulares y otros aparatos: si conviene tal o cual equipo, si está bien regalarlos o es mejor un aula móvil dentro de la escuela. Y otras cuestiones similares. Pero más allá del dispositivo o el lugar de acceso, lo que realmente está desencadenando una revolución en el aprendizaje es la red de conocimientos en que se convirtió Internet. Hoy la información está. Sólo hace falta mover los dedos en el lugar adecuado para que el contenido aparezca en alguna pantalla. El rastreo y el hallazgo de datos, que hasta hace unos años expresaba una habilidad, hoy prácticamente lo resuelven Internet y sus excelentes buscadores. Los docentes y las escuelas enfrentan un enorme desafío: enseñar a estudiar en este nuevo contexto de obesidad informativa. Hoy los chicos no tienen que ir a buscar la información. Por el contrario, deben aprender a “desmalezar” lo que les llega, jerarquizar lo relevante y útil; y más importante aún: analizar los datos en forma crítica, sacar conclusiones y tener capacidad para expresarlas, argumentar y debatir con el otro. Para lograrlo, los educadores acuden a diversas estrategias y herramientas, que se adaptan a cada edad y alumno. Y que cuentan en este informe de Clarín Educación. Lo que está en juego es, quizás, uno de los principales valores que les podemos dejar a los chicos. Aprender a estudiar les permitirá, en el futuro, tener métodos de razonamiento para discernir entre alternativas y tomar mejores decisiones. A los datos llegarán apretando un botón. Con el aprendizaje, en cambio, serán más libres.

Consejo Asesor Tres especialistas contribuyen a definir los temas y el enfoque de las notas en Clarín Educación. Rebeca Anijovich

Especialista y Magister en Formación de Formadores (UBA). Docente en UBA y Univ. San Andrés. Asesora en escuelas argentinas y latinoamericanas.

Guillermo Jaim Etcheverry

Médico y doctor en Medicina (UBA) Ex rector de la UBA. Miembro de la Academia Nacional de Educación

Juan José Llach

Licenciado en Sociología (UCA) y en Economía (UBA). Ex ministro de Educación de la Nación.


4

|| Clarin || educacion || MIERCOLES

10 de octubre de 2012

>> informe para docentes y padres estrategias para el aula 1. Escuchar a los chicos y permitir que se expresen

2. Trabajar la lectura de textos

3. Estimular la participación de todos los alumnos

Ya desde nivel inicial es importante que se expresen no solo espontáneamente, sino también, por ejemplo, a través de la renarración de cuentos, que estimula tanto la escucha como la oralidad del niño. Es necesario darles espacio para que razonen, opinen y desarrollen sus habilidades comunicativas.

Trabajar la prelectura, la lectura del texto y la poslectura. Enseñar a “desmenuzar” un texto para que, además de comprender lo expresamente dicho, el chico logre inferir información.

Hay que abrir el espacio para que los alumnos se expresen y aprendan a opinar y argumentar. Luego de la instancia de conversación grupal, se puede pedir a todos una opinión por escrito. De este modo, todos podrán expresar su pensamiento o posición, aun los más tímidos.

testimonio 2 CLAUDIA DÍAZ 17 años de docencia Maestra de 2º en la ESCUELA GRAL. MARINO BARTOLOMÉ CARRERAS Rivadavia - Provincia de San Juan e El gran desafío de la escuela es

enseñar a pensar. Las modalidades pueden ser muy variadas pero para lograr un óptimo resultado la institución debe coordinar esfuerzos, métodos, estrategias y todo aquello que sume año a año durante la historia escolar del niño. Sin esto, cada año es un volver a empezar.

claudia

e Desde el nivel inicial el niño

observa, analiza, descubre e incorpora información que le servirá de base para incorporar más datos y procedimientos. Sin esta acumulación de conocimientos, no se puede avanzar en educación. e Abordar un texto con estrate-

gias de lectura –anticipación lectora, lectura del texto y finalmente, poslectura– permite confrontar lo que se leyó con las hipótesis elaboradas previamente. Los cuestionarios orales, permanentes y orientados con diferentes fines (confrontar, generar dudas y movilizar a los chicos a buscar respuestas), son muy usados en este nivel. Claudia Díaz, maestra en una escuela de Rivadavia (San Juan), sostiene que la comprensión y el estudio deben atravesar toda la currícula.

Renarrar, ordenar secuencias, reconocer párrafos, oraciones, palabras clave dentro de la oración, son recursos que permiten ir de lo particular a lo general. A partir de 4º grado, el colegio refuerza este trabajo con clases de “metodología de estudio” dos veces al mes. Allí ven tipos textuales, paratextos, preguntas sobre contenido e inferenciales, ideas principales y secundarias entre otros elementos. El trabajo en grupo permite que los chicos compartan la experiencia del aprendizaje con otra dinámica. Como demanda escuchar al otro, generar empatía, negociar, dividir roles y capacidad de comunicarse, resulta primordial que el docente guíe la actividad. María Eugenia Corral, maestra de 3º del Colegio Mallinckrodt, de Retiro, cuenta que implementa

una estrategia de comprensión lectora que luego sirve para estudiar: les explica a los alumnos que hay información que está explicitada en el texto y otra que hay que inferir; ideas principales, conectores, sinónimos, etc. Además, al leer, subrayan las palabras que no conocen y marcan con un signo de pregunta al costado de cada párrafo si tienen alguna duda. “En Matemática estamos trabajando aproximación al cálculo, que ofrece cierto control sobre el resultado que dará una cuenta. Si el alumno está por encolumnar mal, va a estar mal toda la cuenta. La clave es dar recursos para que la persona pueda apropiarse del aprendizaje, si no se vuelve algo que llega completamente de afuera”, asegura Eugenia. Todas estas estrategias son

El estudio memorístico demanda más tiempo y no representa un aprendizaje significativo

extrapolables a las más diversas áreas. Las habilidades de lectura serán imprescindibles para comprender textos de cualquier tipo y extensión; en tanto la “gimnasia matemática” proporcionará lógica, síntesis, búsqueda de variables y constantes, ��tiles para la resolución de desafíos de otras ciencias. Avances sucesivos Teniendo en cuenta que los diferentes cambios de nivel implican mayor complejidad en el aprendizaje (aumenta la cantidad de materias, el número de textos por abordar, se suele pedir que argumenten con propiedad y generen otro tipo de respuestas), Eugenia Corral, que además de maestra es psicopedagoga, enfatiza: “Si no se enseña a estudiar, el aprendizaje se resiente. El chico que no logra

comprender textos puede estar horas para memorizar, pero no puede ponderar”. Además, el estudio memorístico demanda tiempo y no representa un aprendizaje significativo: “Se vuelve una tarea sobre la que el chico no tiene control, es angustiante para el alumno”. Ya en la universidad, Daniel Urie, profesor y secretario académico de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, observa que “el salto que deben hacer los chicos al ingresar es muy grande”. La marcada organización del secundario contrasta con la libertad del régimen universitario y exige al alumno una rápida adaptación al sistema para poder avanzar: “En los niveles anteriores se les plantean actividades acotadas, determinadas


MIERCOLES 10 de octubre de 2012

|| educacion || Clarin || 5

4. Enseñar las diferentes técnicas de estudio

5. Trabajo en grupo 6. Presentar opciones para que puedan organizarse

Progresivamente, y de acuerdo a la edad del alumno, ir ofreciendo alternativas para el manejo de la información y el estudio. Cuáles son las técnicas, para qué sirve cada una. Desde encontrar las palabras clave en un párrafo hasta la utilidad de tomar apuntes (y cómo hacerlo).

La dinámica del trabajo en grupo precisa ser presentada para que los chicos comprendan cómo repartir las tareas y puedan manejar estrategias de comunicación.

Herramientas como el calendario y la agenda, usados correctamente, favorecen la organización del alumno, que allí puede visualizar y planificar las tareas que tiene por delante. Esto lo ayudará a estimar el tiempo que le demandará un trabajo, y le permitirá anticipar cómo y cuándo prepararse. Descolgando la luna. Gregory Hughs. Sudamericana. $75

fernando de la orden

testimonio 3 CLAUDIA PELLERITI 25 años de docencia Directora del Instituto San Vicente de Paúl - Pompeya e En lugar de hacer tanto hincapié en el contenido, hay que hacerlo en el proceso, en cómo va aprendiendo el niño. El contenido es un medio para adquirir herramientas, alcanzar metodología, razonamiento en matemática. Es un trabajo de hormiga para alcanzar ese objetivo que es saber estudiar.

Rata es una niña de seis que adora cantar, actuar y jugar al fútbol. Su hermano Bob, de trece, la sigue en sus andanzas. Cuando su padre muere, van al encuentro de su tío, en Nueva York. Emprenden una gran aventura y logran escapar de un peligro tras otro. El autor comparte sus vivencias en un instituto para niños rebeldes de Liverpool.

e Desde hace unos años tenemos un proyecto de lectura y comprensión de textos. La lectura comprensiva no es solo responder preguntas puntuales del texto, sino también otras más difusas, que se deducen a partir de lo leído.

claudia

e A los docentes les propusimos estimular actividades en las que el chico pueda expresarse. Hay que enseñarles a responder, tienen que poder opinar. Este ejercicio debe ser propiciado por los docentes. La idea es estimular la respuesta propia y elaborada del chico. e Tres objetivos deberían cumplir-

Claudia Pelleriti explica que la comprensión de textos y la expresión son centrales en el proyecto de su colegio.

lecturas, qué tienen que estudiar. En la facultad les tiran temas, les plantean problemas y tienen que salir a resolverlos solos. Vemos este gran choque en la universidad”. Ante este panorama, y mientras esta facultad replantea su currícula y piensa en un ciclo inicial que aborde esta problemática durante el primer año, Daniel explica: “Tratamos de ayudar al alumno para que rápidamente pueda incorporarse al sistema universitario”. En síntesis, en este aspecto, la escuela cumplirá su cometido si logra transmitir a sus alumnos recursos variados que les permitan transitar los diferentes niveles educativos. El ritmo y el modo de aprender de cada uno es diferente: con el tiempo es posible descubrir qué recursos son mejores para el propio aprendizaje.

Algunas claves • Garantizar un espacio de trabajo propicio (iluminado, silencioso y con una mesa en la que poder trabajar). • La agenda, aprovechada sistemáticamente desde el colegio, favorece la autonomía y ayuda a los chicos a organizarse. • Al hacer esquemas de contenido o cuadros, sumar recursos como el uso de diferentes colores. • Que el docente explicite qué espera del alumno, qué evaluará, también los ayuda: los “aviva” y contribuye a que se enfoquen.

su opinión ¿Cuáles son las herramientas más útiles para transmitirles a los chicos a fin de que puedan estudiar de manera más eficiente? ¿Cómo

se al terminar 7º: aprender a estudiar, a razonar y a comprender un texto. No puede ser que esto no se logre en diez años de escuela.

acompañar las instancias de estudio desde la casa, generando las condiciones necesarias para que ellos aprendan mejor? Invitamos a los lectores de Clarín Educación a enviar sus opiniones y compartir sus experiencias sobre este tema a nuestra dirección de correo electrónico: educacion@clarin.com

Educación y Justicia... Juan Carlos Tedesco. Fondo Cultura Económica y Univ. Nacional de San Martín. $97 La obra analiza la articulación que se produjo históricamente en América Latina entre educación y sociedad y sus perspectivas futuras. Incluye un desarrollo teórico que entiende a la educación como formación ciudadana y, por eso la considera una herramienta central para la construcción de justicia social. Estudia también el rol de la alfabetización científica y digital. El autor es investigador y fue ministro de Educación de Argentina.


6

|| Clarin || educacion || MIERCOLES

AGENDA

10 de octubre de 2012

> enfoques

La escuela discute el voto Exposición de universidades El miércoles 17 de octubre comienza una nueva edición de Expouniversidad, un evento que reúne las propuestas de más de 250 universidades e institutos de capacitación de la Argentina y el mundo. Será en La Rural (Santa Fe 4201), hasta el domingo 21. En www.quevasaestudiar.com se consiguen entradas con descuento, y se pueden solicitar pases para colegios en info@expouniversidad.com.ar o al 4878-3628.

Nuevos cursos de capacitación El sábado 13 de octubre comienzan nuevos cursos de capacitación docente en el Instituto Ana Frank. Las clases son los sábados a las 9.30. Más, en 3533-8505 o instituto@centroanafrank.com.ar.

Una campaña de valores positivos La revista Genios lanzó la campaña “Misión positiva”, que busca promover valores optimistas e incluye el concurso “Creá tu sticker”, para que los chicos diseñen mensajes positivos y los envíen a la redacción (Tacuarí 1842). Más info en www.misionpositiva.com.ar.

Especialistas y docentes debaten acerca del proyecto de ley que prevé extender el derecho de sufragio a los adolescentes de 16 y 17 años. Voces a favor y en contra. archivo clarín

Luciana Aghazarian Especial para Clarín

L

a posibilidad de que los jóvenes voten antes de la mayoría de edad, una vez más pone a prueba a la comunidad educativa. El proyecto de ley que se debate en el Senado –y que será tratado en el recinto el próximo miércoles 17 de octubre– prevé modificar la Ley Electoral para otorgar este derecho cívico –se discute si en forma optativa u obligatoria– a los chicos de 16 y 17 años. Clarín Educación consultó a prestigiosos especialistas acerca de cómo debería la escuela secundaria hacer frente a este nuevo desafío. ¿Están capacitados los jóvenes para ejercer esta responsabilidad ciudadana? En la currícula escolar de la Ciudad de Buenos Aires, Educación Cívica –durante los primeros tres años del secundario– e Instrucción Cívica –el último año– forman a los alumnos en derechos humanos, práctica social y política, entre otros contenidos. Más en sintonía con los temas de actualidad, la provincia de Buenos Aires dicta entre 1° y 3° año del secundario la materia Construcción de Ciudadanía –que abarca todos los ámbitos en los que se constru-

Para la escuela, es un desafío acompañar el voto desde la formación.

ye ciudadanía (deporte, salud, trabajo, política, etc.)– y en 5° año los alumnos cursan, desde 2011, Política y Ciudadanía, más abocada a la participación política y tópicos cotidianos como las movilizaciones, piquetes o incluso escraches. Ahora bien, ¿los adolescentes es-

tán preparados psicológicamente? Osvaldo Varela, profesor titular de la cátedra de Psicología Jurídica en la Universidad de Buenos Aires, explica que “a los 18 años se produce la finalización de estudios y el pasaje a la universidad en los estratos sociales medios y altos, se alcanzan los plenos derechos, por ejemplo, para administrar bienes, lo cual necesita de una madurez mental plena que, en su mayoría, no tienen los jóvenes de 16 años”. “La escuela podría prepararlos pero, a juzgar por cómo funciona la enseñanza secundaria y las falencias con que los jóvenes ingresan en la universidad ¿cómo podríamos pensar que se los puede formar en capacidades cívicas y ciudadanas?”, cuestiona Varela. Con otra perspectiva, Sergio Balardini, también psicólogo y miembro del Programa de Estudios de Juventud de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), asegura que el proyecto actualmente en debate se adapta a los nuevos tiempos que corren, a generaciones más participativas, activas y con mayor grado de independencia. “A los 16 o 17, muchos jóvenes estudian y/o trabajan, ayudan en las tareas de su hogar, tienen hijos, etcétera. Es una generación que participa activa y productivamente en la vida social y familiar, aunque la mirada adulta no sea proclive a admitirlo. Incluso, mientras una parte importante de los adultos se juveniliza e intenta infantilizar a los adolescentes, son éstos quienes muchas veces se presentan como más maduros que los mismos adultos”, enfatiza Balardini.

Clarín Educación consultó también a los estudiantes secundarios. Tomas Colombres, alumno de 2° año y miembro fundador del centro de estudiantes en la Escuela de Educación Media N° 2 Agustín Tosco, del barrio porteño de Villa Pueyrredón, se entusiasma con la idea de empezar a adquirir este derecho cívico el año que viene: “Está bueno porque hay muchos jóvenes a los que nos interesa la política y nos daría la posibilidad de tener más participación en nuestro país”. “Yo me siento capacitado para votar, sé a quién votaría, me interesan los temas de actualidad, me informo, pero por ahí hay chicos que no. Por eso, entonces, me parece bien que el voto sea optativo”, afirma Tomás. Más allá de las posiciones a favor o en contra que despierta esta iniciativa, es preciso preguntarse cómo debería posicionarse la escuela en caso de que sea aprobada. Todos los testimonios concuerdan en que la currícula debería modificarse, enriquecerse, para afrontar este desafío. Gustavo Otero, director del Instituto de Enseñanza Superior N° 2 Mariano Acosta, considera que no es prioritaria la aprobación de la propuesta, pero aconseja: “Quizás la escuela tenga que buscar en lo extra programático, con talleres o seminarios, para incentivar e informar. Sin duda será un trabajo fuerte y difícil. Hoy en día, los docentes se esfuerzan por encontrar un punto de equilibrio cuando dan contenidos políticos y legales, para no adoctrinar, no influir, y muchas veces hasta se terminan autocensurando”. Por su parte, Gustavo Zorzoli, rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, cuestiona el hecho de que el proyecto no se plantee con una aplicación progresiva: “Debería hacerse en forma local, luego en la jurisdicción provincial y finalmente a nivel nacional, en forma escalonada en el tiempo. De lo contrario, el Estado no sería capaz de garantizar las condiciones para el ejercicio cierto del voto. Quizás deberíamos comenzar democratizando las escuelas secundarias, abriendo allí un espacio de participación para docentes y alumnos en la elección de autoridades”, propone. Mientras tanto, en el centro de estudiantes de la Escuela N° 2 Agustín Tosco ya planifican a futuro talleres para los últimos años del secundario, con la colaboración de especialistas que puedan ir acercando a los estudiantes al mundo de la política y legitimarlos como futuros votantes.


MIERCOLES 10 de octubre de 2012

|| educacion || Clarin || 7

Jóvenes formados para el futuro Los cambios en la educación técnica buscan reforzar los conocimientos y competencias necesarios para los nuevos entornos tecnológicos y laborales. La autora repasa un proceso que se inició a mediados de los noventa.

Susana Decibe

Ex Ministra de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación.

N

uestras escuelas técnicas han vivido los vaivenes de la política de industrialización de la Argentina. Cuando el contexto iba a contracorriente de ellas, para las familias y para los jóvenes formarse para trabajar en la industria no era un buen proyecto dado que caía el empleo en el sector, se cerraban empresas y se importaba casi todo. Hoy en día el contexto cambió y trabajar para la industria ha vuelto a ser un proyecto de vida valioso y con perspectivas. Por eso, hacer foco en el estado de avance de la reforma en este sector se torna prioritario. Se inició a mediados de los 90 una profunda investigación sobre cuáles debían ser los conocimientos y competencias en las que había que formar a nuestros jóvenes para desempeñarse en los nuevos entornos laborales. Además de revisar la experiencia internacional, se creó el INET (Instituto Nacional de Educación Tecnológica) y dentro de él se institucionalizaron

La reforma propone romper la separación entre materias teóricas y prácticas, y fortalecer lengua y matemáticas.

Foros que vincularon a actores de empresas que habían realizado innovaciones en sus modos de producir y en sus recursos. De ese largo proceso se vio con claridad que los nuevos entornos tecnológicos y organizacionales hacían necesario en la escuela romper la separación curricular e institucional entre formación teórica y práctica, (disciplinas teóricas y trabajo de taller). Para ello era imprescindible reforzar las competencias básicas en lengua

y matemáticas como base para la formación en todo entorno laboral: comprender un texto, comunicarse, pensar de manera abstracta, resolver situaciones problemáticas, aparecieron como competencias básicas para desenvolverse en cualquier trabajo y en la vida misma. Asimismo se percibió la necesidad de incorporar nuevas áreas profesionales a la educación técnica que no tenían que ver con la industria tradicional como comunicación multimedial, salud y

ambiente, turismo, informática, producciones culturales y otras especialidades. Por la dinámica que tienen los cambios tecnológicos, se impulsaron además, coordinadas por el INET, redes de producción de conocimientos, materiales, metodologías y soportes que renovaran y enriquecieran la enseñanza técnica de manera permanente. A partir de l997 se acordaron los nuevos perfiles y comenzó un proceso de incorporación gradual en cien escuelas del país, con inver-

siones en las tecnologías adecuadas y en capacitación. Los gremios docentes del sector, sintiéndose amenazados en sus puestos de trabajo, reaccionaron de manera desigual frente a los cambios, según la jurisdicción. Muchas escuelas iniciaron innovaciones interesantes y otras siguieron replicando sus desactualizadas ofertas detrás de un discurso más ideológico que educativo. Algunos gobiernos provinciales se negaron a introducir las reformas por el costo financiero y político que ello representaba. En Capital Federal el rechazo del gremio fue contundente y escuchado por sucesivas autoridades políticas, por eso, y despejando el componente político, no es extraño el conflicto que están viviendo sus escuelas ante el intento de cambio, aunque éstos vayan en la línea de los acuerdos nacionales. En esta etapa, los nuevos acuerdos del Consejo Federal de Educación y la creación por ley de un importante fondo de financiamiento para costear el equipamiento tecnológico de las escuelas y la formación de los docentes, debieran operar como oportunidad inigualable para avanzar con mayor rapidez renovando la formación en cientos de escuelas de todo el país. Apremia la necesidad de mejorar la competitividad de nuestra economía y la empleabilidad y el futuro de nuestros jóvenes.

> ecos

Lecciones sobre la diversidad En la Escuela Normal Superior N° 6, los docentes organizaron talleres de capacitación sobre inclusión educativa. Dos profesoras explican la experiencia.

L

as docentes Lidia Roccella y Vanesa Casal, de la Escuela Normal Superior N° 6, de Palermo, escribieron a Clarín Educación para compartir con los lectores una experiencia de formación que impulsaron dentro de la institución, más específicamente dentro de la carrera del profesorado de Educación Inicial que allí se dicta. Para aprovechar los espacios de definición institucional (EDI) que prevé el plan de estudios, los docentes de la ENS N° 6 decidieron crear una serie de talleres centrados en el tema de la inclusión

educativa. “Actualmente, y cada vez de manera más frecuente, las aulas son escenarios donde se concentran niños con una gran diversidad: diferencias de origen social, étnicas, culturales, y niños con discapacidades, entre otras”, explican Lidia y Vanesa. Para estas profesoras, trabajar con esa diversidad requiere “asumir que la inclusión no sólo significa facilitar el acceso, sino también favorecer la permanencia y, fundamentalmente, propiciar experiencias enriquecedoras de aprendizaje”. Con estas reflexiones como premisas, los docentes de la ENS N° 6 comenzaron a definir los talleres:

“Entre búsquedas bibliográficas y nuestras propias experiencias, fuimos organizando los contenidos. Si bien el interés se focalizó en un primer momento en el nivel inicial, pronto advertimos que tal complejidad también es un desafío en las aulas de los profesorados”. El proceso de reflexión e indagación colectiva condujo a la definición de cinco talleres, cuyo objetivo fue “analizar la mirada que históricamente se ha conformado sobre el sujeto de la educación especial desde distintas disciplinas como la medicina, psicología, psiquiatría o sociología: una mirada puesta en la deficiencia del sujeto”.

Para contrarrestar estas visiones, afirman Lidia y Vanesa, “es necesario hacer foco en la comprensión de los niños con discapacidad como sujetos de derecho. Este cambio resulta fundamental para pensar los sujetos que aprenden en la escuela, es decir, sujetos de derecho a la educación”. Uno de los talleres, orientado concretamente a las prácticas, se centra en “la concepción de la diferencia como posibilidad fecunda para la intervención pedagógica. En este sentido, se orienta a planificar y diseñar intervenciones articulando con otros actores institucionales y con otras modalidades del sistema educati-

vo. Así apuntamos a que nuestros estudiantes revisen concepciones acerca de la educación común y de la educación especial”. A modo de balance de esta experiencia, las docentes sostienen: “Pensar en una escuela para todos y todas nos compromete a seguir construyendo otros espacios formativos. En este sentido, estamos organizando una jornada para el 9 de noviembre, a la que estarán convocados docentes del nivel inicial, estudiantes de los profesorados, autoridades y especialistas en el tema, cuyo propósito será compartir experiencias y reflexiones sobre la inclusión educativa. Estamos convencidos de que incluir no es borrar las diferencias, sino permitir que todos –niños y niñas, jóvenes y adultos– formen parte de una comunidad educativa en la que se valoren sus particularidades y sus individualidades, sentando las bases de una sociedad incluyente y respetuosa de la diversidad”.


8

|| Clarin || educacion || MIERCOLES

10 de octubre de 2012

> experiencias

Aprenden a pedir ayuda

Bomberos, policías, médicos y socorristas visitan las escuelas primarias para explicar a los alumnos cómo y a quién deben acudir en caso de necesitar asistencia pública.

Brian Majlin

Especial para Clarín

E

La Escuela N°13, de Monserrat, recibe la visita de miembros de Policía Metropolitana y del SAME. A la derecha, la camioneta en Córdoba, y una actividad en Lima, Perú.

l uniformado se para derecho, como si hubiera recibido la voz de firme, frente a una treintena de alumnos de 4° y 5° grado de la Escuela Primaria N°13 “Santiago del Estero”, del barrio porteño de Monserrat. Los chicos escuchan con atención la explicación del inspector de la Policía Metropolitana. Algunos no entienden del todo sus palabras y hacen muecas. “Nosotros estamos divididos por comunas y trabajamos en las que nos corresponde”, explica el oficial amablemente pero sin moverse ni un céntimo de su rigidez. Los estudiantes parecen satisfechos, hasta que Ramses Flores y Javier Drucaroff, coordinadores del programa Conectados por la Seguridad, preguntan: “¿Alguien tiene una duda?”. Un chico se atreve y pregunta: “¿Qué es una comuna?”. Las risas de sus compañeros, de los docentes y de los representantes de la Policía Metropolitana y del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME) se arremolinan en el cielo de Monserrat y escapan por el patio de la escuela. Luego,

las preguntas y cuestionamientos surgen a borbotones: “¿cuál es la policía más fuerte?”, “cuando alguien muere, ¿donan sus órganos?”, “¿le ponen alas a la ambulancia si es una urgencia?”. Los visitantes responden a todas las inquietudes de los chicos con paciencia y esmero. Al final de la actividad, los abrazos y las cartas de agradecimiento indican que tanto los chicos como los maestros disfrutaron del encuentro. El objetivo del programa es enseñar a los alumnos de primaria lo necesario y más relevante sobre aquellas instituciones públicas a las que pueden acudir en caso de necesitar ayuda. Algunas son muy conocidas, como los bomberos y la policía; y otras menos, como Defensa Civil, Ayuda al Niño y el Instituto Nacional contra la Discri-

el próximo

El miércoles que viene, en Clarín Educación, un informe sobre la integración de estudiantes inmigrantes en la escuela. Testimonios y experiencias de colegios en los que la diversidad cultural es entendida como una fuente de enriquecimiento para todos los miembros de la comunidad educativa.

Visita motorizada Ramses y Javier son los encargados de organizar los juegos de aprendizaje de Conectados por la Seguridad, un programada ideado por la productora de contenidos educativos Foro21, y auspiciado por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Fundación Motorola Solutions. Este año, la camioneta del programa llegará a más de 40 escuelas de las ciudades de Rosario, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Lima (Perú) y Santiago de Chile. Para contactarse con los coordinadores escribir a la dirección de correo electrónico comunicación@foro21.com.ar

minación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). En diferente charlas con sus representantes, los chicos aprenden sus funciones y las situaciones en las que pueden y deben acudir a ellas, además de las vías de contacto. El 100 para bomberos, el 107 del SAME, el 101 y el 911 para la policía, el 103 para Defensa Civil al 103 y el 106 de Prefectura, son números de urgencia que los chicos repiten una y otra vez. La actividad dura poco más de una hora y media. Y siempre comienza con la misma pregunta: “A ver chicos, ¿pueden decirme quién nos protege si necesitamos ayuda?”. Las respuestas en el encuentro que presenció Clarín Educación fueron de lo más variadas. Desde las más esperables, como “la policía”, “los bomberos” o “la ambulancia”, hasta más desopilantes, como “las

grúas”, “los cazafantasmas” y “los fumigadores”. “Pues sí, si hay un ataque de cucarachas serán los fumigadores; pero si no, hoy conoceremos a las instituciones públicas que están para ayudarnos”, respondió Ramses, dando inicio a las actividades. El tiempo de juegos, que incluye un espacio de mímica y dramatización de situaciones de riesgo, un memotest gigante y canciones, busca generar un lazo estrecho entre estas instituciones y las escuelas. Además, la posibilidad de multiplicar la información recibida en las familias es un aspecto importante. El programa tiene previsto llegar a 6.500 estudiantes de la Argentina y Latinoamérica. “Esto es un derecho, chicos, y es suyo”, afirma Ramses, con suave acento venezolano.


Clarin Educacion 068