Page 1

11-S 10 años

Infografía:

»El ataque a las Torres Gemelas minuto a minuto. págs. 6 y 7

Reportajes:

»La nueva esperanza: reconstrucción de la Zona Cero. págs. 2 y 3 »¿Cómo cambió la seguridad en el mundo? EU invirtió 1.3 bdd en una década en defensa. pág. 4 »La red yihadista siembra el terror en el planeta. pág. 5

Entrevista:

Ilustración> Engelbert Chavarría> La Razón

»Relata un bombero mexicano: “vi miradas de terror en NY”. pág. 8 »Concluyen diez años de búsqueda: Obama aniquila al líder de Al Qaeda. págs. 10 y 11

Análisis:

Gerardo De la Concha »Dostoyevski y el 11 de septiembre pág. 9 Bertrand de la Grange »La derrota de Bin Laden pág. 12


04

La Razón|Sábado 10. Domingo 11.09.2011

11 S/10 años

razon.com.mx

EN UNA DÉCADA GASTÓ 1.3 BDD EN DEfENSA

Guerra contra Osama costó 4 mil mdd a EU

Los atentados obligaron a los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama a incrementar el presupuesto en seguridad; se invirtió 39 mil 342 mdd en escáneres Por Ángel Salinas >

angel.salinas.razon@gmail.com

785

mmdd calcula el Servicio de Investigación del Congreso que gastó EU en Irak hasta marzo del 2011

396

mil dólares invirtió Al Qaeda para llevar a cabo el ataque contra las Torres Gemelas y el Pentágono el 11-S

350

mmdd aceptó reducir el Congreso el gasto militar en los próximos 10 años

U

n susurro cambió su gestión. “América está siendo atacada”, le dijo al oído Andrew Card, jefe de gabinete de la Casa Blanca, al entonces presidente George W. Bush durante su estadía en una escuela de Saratoga tras el segundo impacto del vuelo 175 de United Airlines a la torre sur aquel 11 de septiembre de 2001... “¿Quién demonios le ha hecho esto a Estados Unidos?”, pensó mientras era escoltado por su comitiva. “El tercer avión fue una declaración de guerra —confesó en una entrevista concedida a días de que se cumpliera una década de los atentados—. La magnitud de los ataques había crecido dramáticamente y llegué a la conclusión de que estábamos en guerra. No lo olvidaré nunca”. Para salvaguardar a Bush, fue trasladado a un búnker militar en Nebraska. —¿Quién ha sido? —cuestionó. —Al Qaeda. Parece ser obra de ellos —respondió George Tenet, jefe de la CIA. “En ese momento decidí regresar a Washington. ‘Tengo que volver a casa’, dije. ‘No quiero darle al enemigo la victoria piscológica de ver al presidente

de Estados Unidos hablando desde un guridad Nacional. búnker’. Ese día cambió mi mandato”, Diez días después del suceso Bush aceptó George W. Bush. emitió un anuncio ante el Congreso: Cambió la visión sobre el presupuesto creó la Oficina de Seguridad Nacional destinado a la defensa. En una década el y al frente de ella nombró a Tom Rigde. gobierno estadounidense incrementó su Su misión se centró en supervisar y copartida en ese rubro: gastó 1.3 billones de ordinar la estrategia antiterrorista. La dólares para perseguir a Osama bin La- modificación hizo insuficiente el presuden y librar dos guerras: Afganistán, en puesto de 316 mil millones de dólares octubre de 2001 e Irak, en para gastos de defensa. Por george W. bush marzo de 2003. lo que se destinó una parti“Se reestructuró Esta- Expresidente de EU da adicional para contratis11-septiembre-2001 tas de seguridad, que según dos Unidos. La diferencia entre el antes y el después informes de la compañía de ¿Quién fue que la ciudadanía peranálisis informático Capital demonios le dió parte de su libertad ha hecho esto a IQ representó 217 mil milloy privacidad y supues- Estados Unidos? nes de dólares. tamente disfrutamos de El tercer avión fue “La bandera de la seguriellas. A una década del una declaración dad orilló al gobierno estasuceso, no estamos más de guerra. La dounidense a abrir las comseguros. Lo peor es que magnitud de los puertas del gasto militar. A costó mucho a cambio ataques creció partir del 11-S los presupuesde nada”, dijo a La Razón, dramáticamente... tos del Ejecutivo se disparaChris Hellman, especia- estábamos en ron y el Congreso agregó más lista del Centro para el guerra. Ese escudado en el Acta Patriota Control de Armas y la No día cambió mi promulgada por Bush en ocmandato” Proliferación. tubre (26 de 2001)”, destacó William Hartung, de la New cambio en seguridad. A nivel America Foundation. local, el atentado representó para la ecoEn 2003 se vio el incremento. El Denomía de Nueva York un costo de 26.7 partamento de Seguridad Nacional sumillones de dólares en los quince meses plió a la Oficina de Seguridad Nacional, posteriores a los atentados; a nivel fede- que hasta ese momento había mostrado ral, el gobierno se vio obligado a revisar incompetencia para agrupar y coordinar los servicios de seguridad y realizar la a las entidades a su cargo. Por lo que se mayor reestructuración burocrática tuvo que contratar a personal, que sumó desde la Segunda Guerra Mundial, tras la alrededor de 230 mil empleados para creación, en 1947, de la secretaría de De- controlar la Administración de la Segurifensa, la Fuerza Aérea, la Agencia Central dad en el Transporte, la protección de las de Inteligencia (CIA) y el Consejo de Se- aduanas y fronteras, el Servicio de inmi-

gración y Ciudadanía, la Patrulla Fronteriza, el Servicio Secreto, la Agencia Federal de Administración de Emergencias y el Servicio de Guardacostas. guerra antiterrorista. La guerra contra el terrorismo intensificó la supervisión de transacciones en instituciones de crédito, llamadas telefónicas, contactos por Internet. Estados Unidos se blindó. Aeropuertos y espacios públicos fueron los sitios en que se pudo apreciar la preocupación gubernamental. Las empresas privadas le significaron un desembolso de 39 mil 342 millones de dólares en las terminales aéreas, de acuerdo a lo señalado por Robert Poole, asesor gubernamental, al U.S. News and World Report. “El tiempo invertido en colas de controles de seguridad ha costado a los estadounidenses 7 mil 800 millones de dólares”, afirmó Poole. A ello hay que agregar la necesidad del gobierno de Barack Obama surgida tras un atentado frustrado en la Navidad de 2009 en Detroit: invirtió 984 millones de dólares para la adquisición de escáneres de cuerpo completo que generó polémica en los pasajeros por considerar que violaba su privacidad. El experto en temas sobre Al Qaeda, Peter Bergen, afirmó que la sola operación de búsqueda de Osama bin Laden generó gastos por 491 mil millones de dólares, cuando la operación del líder terrorista abatido en Pakistán, contra las Torres Gemelas le costó 396 mil dólares. Hay necesidad de reducir gastos en seguridad, de ahí que en la propuesta de presupuestos del presidente Obama para 2012 ese apartado concreto suma 621 mil millones de dólares frente a 574 mil millones de dólares en 2010. Esto significa que la seguridad consume casi uno de cada cinco dólares que gasta el Gobierno Federal, incluyendo la Seguridad Social. En tanto el tema Guantánamo sigue siendo el pendiente. El presidente Barack Obama no ha podido cumplir su promesa de cerrar el campo de prisioneros para sospechosos de terrorismo que se instaló en una base de la Marina estadounidense en Cuba tras el 11 de septiembre.

Seguridad en aeropuertos: escáner corporal Después del ataque fallido contra un avión en un vuelo de Amsterdam a Detroit, EU invirtió 984 mdd en la compra de escáneres para sus aeropuertos. La Comunidad Europea respaldó su implementación, Reino Unido, Holanda, Italia y Francia fueron de los primeros países en instalaros en sus términales aéreas.

Abordaje

Escáner corporal

Las maletas siguen su curso hasta la bodega del avión

1. Barrido

El pasajero se coloca en dos posiciones para que el escáner haga un examen del cuerpo

Los emisores-receptores giran y generan una imagen en tres dimensiones del cuerpo

2. Imagen A. Cronometra el rebote de las ondas para determinar la distancia entre el sensor y el cuerpo

B. Combina las capturas planas y las convierte en tridimensionales

Emisor-receptor

Escáner Vista cenital

Puerta

3. Control La Policía controla y analiza las láminas en otra habitación

Escáner corporal

Pasajero

Ondas de radiofrecuencia Registro y abordaje

La señal es 10,000 veces menor que la de un teléfono móvil

Las figuras muestran objetos adosados al cuerpo que sean de cualquier material El sistema no almacena imágenes, por lo que no hay posibilidad de que salgan de la habitación

Infografía> luis roberto ramírez> La Razón

Control de seguridad

La imagen de la cara se difumina para mantener la privacidad


05

Sábado 10 Domingo 11.09.2011|La Razón

Entrega Especial

Twitter@Diario_La_Razon

En marzo de 2004, la red terrorista perpetró ataques contra trenes en Madrid.

En julio de 2005 el terror se apoderó de usuarios del metro de Londres.

personas temen nuevos atentados

Naciones no hallan cómo abatir ataques Mayores atentados terroristas en el mundo

6

7

8

9

5

6

8

2

3

Muertos: 252 Heridos: 165

9

1

2

3

4

5

6

7

8

9

Nueva York, EU 2001

Qahtaniya, Iraq 2007

Abadán, Irán 1978

Beslán, Rusia 2004

Vuelo 182, Air India 1985

Beirut, Líbano 1983

Moscú, Rusia 1999

Vuelo 103,

Bombay, India 1993

Sin embargo, los ataques más graves después de 2001 ocurrieron en Europa. El 11 de marzo de 2004 diez explosiones casi simultáneas en cuatro trenes del metro de España provocaron la muerte de 191 personas y mil 858 lesionados. Pocas semanas después la policía localizó y rodeó a varios miembros del comando terrorista en Leganés. Al verse acorralados, sus miembros se suicidaron haciendo estallar el piso en el que se habían atrincherado siendo esto el primer atentado suicida de Europa cuando los Geos iniciaban el asalto. En esta acción murió un agente del grupo policial y los miembros de la célula islamista.

10

7 4

10

1

Muertos: 257 Heridos: 713

Atentado en Bombay

Muertos: 270 Sin sobrevivientes

Atentado contra vuelo 103

Muertos: 307 Heridos: 1,700

Atentado con explosivos

Muertos: 309 Heridos: 75

Muertos: 329 Sin sobrevivientes

5

Pasó más de un año y el 7 de julio de 2005, a las 08:50 de la mañana en Londres, repentinamente el sistema de transporte británico se detuvo, tres bombas con un intervalo de 50 segundos entre cada una explotaron en los vagones del metro. Una cuarta bomba explotó en un autobús a las 09:47 en la Plaza Tavistock. En total murieron 50 personas. Paralelamente a esto, facciones de Al Qaeda en Irak luchaban contra la ocupación estadounidense, el grupo Tawhidwal Jihad dirigido por el jordano Abu Musab Al Zarqawi, quien fue abatido por las tropas estadounidenses en junio de 2006, realizaban acciones diarias contra

Pan American

1988

10

Gráfico> luis roberto ramírez> La Razón

4

Atentado contra tren de pasajeros

3

Muertos: 334 Heridos: 810

Muertos: 422 Sin sobrevivientes

Muertos: 796 Heridos: 1,592

2

Atentado contra los cuarteles

1

Atentado contra vuelo 182

L

as imágenes de dos aviones incrustándose en las Torres Gemelas quedaron grabadas en la memoria del mundo. Ya transcurrieron 10 años desde que los ataques terroristas en el corazón de Estados Unidos sacudieron al mundo y marcaron la entrada al siglo XXI. Sin embargo la sociedad aún tiene miedo. La muerte de Osama bin Laden no descarta nuevos atentados. El temor es el principal factor que, desde los atentados del 11 de septiembre, se incrustó en el núcleo de la sociedad. Primero, y con más fuerza, se arraigó en los ciudadanos de Estados Unidos, luego se expandió por Europa con los ataques que Al Qaeda realizó en España y Reino Unido. Tras los atentados el gobierno estadounidense inició un ataque masivo contra las fuerzas talibanes y yihadistas en Afganistán. Consiguió capturar y matar a miles de militantes, pero también cobró la vida de civiles sin relación alguna con el conflicto, obligando al resto de sus líderes a sumirse inicialmente en la clandestinidad. Las detenciones de varios de sus cabecillas, que incluye al hombre que presuntamente planeó y organizó los ataques del 11-S no provocaron la desaparición de la célula terrorista y sus aliados. Por el contrario, pasaron de ser una organización para convertirse en una red internacional coordinada con militantes en todo el mundo. Así se desató una nueva era de atentados. En 2003, ataques en Arabia Saudita dejaron 35 muertos en edificios habitados.

Toma de rehenes en Beslán

lizeth.gomez.razon@gmail.com

Incendio en cinema “Rex”

Por Lizeth Gómez De Anda >

Atentado en Qahtaniya

Muertos: 2,976 Heridos: >6000

Escudados en la ideologías religiosas Al Qaeda perpetra sus atentados en contra de sus enemigos. Atentados del S-11

inglaterra y España también fueron presas de la red yihadista; en Irak el grupo rebelde fue enfrentado por el ejército de EU

Zenza-Dondo, Angola 2001

la tropas de ocupación estadounidenses, británicas e iraquíes afines al nuevo gobierno, además de civiles. Finalmente, el 1 de mayo de 2011, el presidente de Estados Unidos Barack Obama anunció que Bin Laden murió en un operativo militar estadounidense en Pakistán y fue sucedido por Ayman al Zawahiri. Ante el miedo creciente y la imposibilidad de frenar los ataques terroristas en el planeta, se plantea la pregunta sobre si se está ganando la guerra al terrorismo. Han pasado diez años desde los ataques del 11-S y no se ha podido llegar a un consenso sobre el concepto del terrorismo ni cómo combatirlo.


08

La Razón|Sábado 10.Domingo 11.09.2011

11 S/10 años

razon.com.mx

“Los cuerpos volaban y luego de estrellarse quedaban completamente desfigurados; otros estaban mutilados y desangrándose. Fueron minutos de terror”

Rafael Hernández

Entrevista

Bombero retirado Participó en el rescate de víctimas de las Torres Gemelas

I am here, help me, me gritaban: rafael hernández

“En los ojos de la gente vi reflejado el terror” había personas inertes y con la mirada extraviada; madres con niños muertos en brazos; gente aplastada, afirma; la muerte de Osama bin Laden no alivia el dolor Por Ángel Salinas >

angel.salinas.razon@gmail.com

Foto> Discovery Channel

R

Rafael Hernández Bombero retirado

Se habla de un nuevo ciclo, de la muerte de Bin Laden, pero un edificio nuevo y las palabras del Presidente, no sirven cuando hay secuelas de la tragedia”

50

a 100 mil personas participaron en labores de rescate en la Zona cero, según cifras del Informe sobre la Salud del 9/11

afael Hernández aún tiene pesadillas: despierta agitado por los gritos que emergían de entre los hierros y trozos de concreto de las Torres Gemelas: help me. Help. I am here... Cierra los ojos tratando de ocultar las lágrimas, pero no puede evitar que rueden por su rostro. “Cuerpos que volaban y luego de estrellarse quedaban completamente desfigurados; otros, mutilados y desangrándose; ver a gente sepultada sin poder hacer nada. Fueron minutos de terror”, relata a La Razón con voz débil este bombero mexicano a diez años del 11 de septiembre de 2001. En segundos cambió su destino y sus planes. “Estaba a punto de ir a la playa cuando un avión se estrelló en una de las torres —presenció el impacto del vuelo 11 de American Airlines sobre la efigie a las 8:46—. Me asombró lo que vi, pero no entendí lo que pasaba hasta que escuché el ulular de las sirenas y a la gente correr. Por instinto me acerqué al lugar, mostré mi placa de bombero y de inmediato me incorporaron a una cuadrilla de rescate”, narra a unas horas de volver por enésima ocasión a la Zona Cero, donde la muerte reinó por días, donde inició su desasosiego. “Como pudimos ingresamos al edificio. Si en el exterior se veía a gente huir sin rumbo, en el interior la imagen era aterradora: el fuego consumía algunas zonas; había personas inertes, unas con la mirada extraviada tratando de buscar una salida; madres con niños en brazos muertos; gente aplastada... Ayudé a sacar a algunas personas, pero mi esfuerzo era insuficiente. Mientras estaba dentro un segundo golpe sacudió el edificio —tiempo después sabría que aquel golpe seco lo produjo el vuelo 175 de United Airlines al estrellarse contra la torre sur—. Sólo recuerdo que bajé. Apenas estaba saliendo cuando crujió la tierra y perdí el equilibrio. El edificio en que había estado segundos atrás desapareció en una tolvanera de concreto. Cerré los ojos, pensé que todo había acabado”. Un zumbido en los oídos lo alejó de la realidad por segundos. Help... I am here le imploraban en medio de aquella nata de polvo espesa que le impedía respirar. Ese fue el aliciente para levantarse y buscar entre los escombros vida. Lo hizo por más de veinte días.

Estados Unidos vivió el terror, el miedo se apoderó de la gente, ¿cómo hacer frente a ese ambiente? Sólo pensé en las personas que estaban adentro. Lo que me invadió fue un escalofrío al ver lo ojos de los cadáveres. Vi reflejado el terror en ellos. El miedo se pierde después de ver tantas tragedias, como la del terremoto de México en 1985 o la del Huracán Gilberto. No puedes detenerte a pensar, a sentir, a hablar. Un minuto perdido puede ser el fin de una vida y eso no te lo puedes permitir. Desde ese día Nueva York dejó de ser esa ciudad por la que transitabas y veías como parte de su atractivo sus rascacielos. Cada año hay una breve ceremonia, ¿qué espera de distinto en ésta? Lo que espero no se puede dar. No puedes volver a atrás y ver esos edificios, a esa gente que transitaba con prisa sobre las aceras con celular en mano, abriéndose espacio para llegar a su destino. No es el Nueva York que conocí dos años antes de la tragedia. Se habla de un nuevo ciclo, de nuevas construcciones, de la muerte de un hombre, pero un edificio nuevo, una ceremonia, unas palabras del Presidente, no te sirven cuando estás aquí, sufriendo las secuelas de la tragedia. Cada año te buscan, te preguntan, quieren saber qué pasó. Nos graban los noticieros y luego nos olvidan. Queremos que nos escuchen, que sepan que aún hay gente sin apoyo, por ello accedemos. Discovery Channel fue uno de los primeros interesados en escucharnos y exponer nuestra situación. ¿Qué representó la muerte de Bin Laden? Nunca lo entendí. Matas a un hombre que ocasionó miles de muertes y crees que todo acabó. El terror en los ojos de esa gente no lo olvido. Algunas noches despierto sobresaltado. Están en mi mente, como en mi salud están las huellas de haber estado ahí. Tengo asma, reflujo gástrico, alergia, daño en el esófago... Cada antidepresivo, píldora o pastilla que tomo me remite a ese día. Creen que con la muerte de Osama bin Laden fue suficiente, pero no es así, hay mucha gente que aún lucha por salir adelante y recibir alguna compensación. La barbarie no se combate con ese mismo sentir. Rafael Hernández aún tiene pesadillas. Observa la Zona Cero y la memoria le remite a los gritos que surgían de entre esa mole de concreto en que quedaron reducidas las Torres Gemelas: Help.


09

Sábado 10.Domingo 11.09.2011|La Razón

Entrega Especial

Twitter@Diario_La_Razon

Libros sobre el 11-S

La CIA y el 11 de septiembre Autor: Andreas Von Bulow País: Alemania Año: 2006

Diario de una guerra: el mundo después del 11 de septiembre Autor: Marc Augé País: Francia Año: 2002

11/09/2001 Autor: Noam Chomsky País: EU Año: 2001

¿Por qué sucedió? El terrorismo y la nueva guerra Comp.: James F. Hoge Jr., y Gideon Rose País: EU Año: 2002 Autor: Marc Augé País: Francia Año: 2002

Cuando el destino nos alcance...Terrorismo, democracia y seguridad Coord: María Cristina Rosas País: México Año: 2002

LOS ENDEMONIADOS AYUDA A DESENTRAÑAR EL MAL

Dostoyevski y el 11 de septiembre Por Gerardo De la Concha >

L

a verdadera literatura sobre el 11 de septiembre no es ninguna de las novelas contemporáneas escritas en torno a este tema: la obra de un clásico como Fiodor Dostoyevski sirve mejor para desentrañar este suceso. Y esto es porque el mal constituye la esencia de los atentados a las Torres Gemelas en Nueva York; de manera específica el mal denominado nihilismo y al cual el gran escritor ruso dedicara su libro Los endemoniados. La literatura tiene capacidad para penetrar en el mal y hacer entender su espíritu y, por tanto, sus actos. Además hay también capacidad profética en sus textos. Los endemoniados es una novela adelantada a las consecuencias de la acción nihilista y auguró por eso el advenimiento del comunismo en Rusia. Pero su visión en torno a la complejidad y el mecanismo del mal, no sólo advierte acerca de la revolución destructora sino se extiende a ese terrorismo orientado siempre a exterminar la inocencia. Cuando a Ravachol —un terrorista anarquista decimonónico—, se le cuestionó el porqué había lanzado una bomba en un café donde estaba gente inocente, exclamó: “¡En este mundo de miseria no hay inocentes, si están en un café!” Le debemos a André Glucksman un ensayo: Dostoyevski en Manhattan, con este tema y publicado de manera temprana sólo un año después del más grande acto terrorista de la historia. Es un texto denso, poco comprendido en su momento aunque importante si se quiere ir más allá de los lugares comunes, de los absurdos de la teoría de la conspiración y de los análisis panfletarios. Por supuesto, es un ensayo provocativo. En este acto terrorista y en sus perpetradores ve la manifestación de un nihilismo contemporáneo con sus raíces hundidas en el despuntar nihilista de la Rusia de Dostoyevski. ¿Cuál es el vínculo de aquellos terroristas empeñados en destruir la Rusia zarista y éstos de ahora, quienes se reivindican islámicos, llenos de odio contra Occidente y, en especial, contra Estados Unidos? ¿Son comparables? Para Glucksman no sólo hay un vínculo patente o es válida una comparación entre ambos, en realidad son lo mismo. La personalidad de estos terroristas islámicos es compatible con las descripciones del carácter, el furor y la demencia de los personajes dostoyevskianos, también los une el mismo sustento básico: la decisión de que está permitido matar inocentes en el nombre de su causa; esto conforma la ausencia de valores y representa, en su desmesura, la negación absoluta de los límites establecidos por la moral. Una paradoja del nihilista es que su negación de valores y límites puede hacerse mientras sostiene dogmas; su irracionalidad de fondo, al margen de su

Seguridad y democracia hoy. El reto de las democracias Autor: Ana María Salazar País: México Año: 2002

La visión de La Literatura, en torno a la complejidad y el mecanismo del mal, no sólo advierte acerca de la revolución destructora sino se extiende a ese terrorismo orientado siempre a exterminar la inocencia After the fall Autor: Mary Marshall Clark País: EU Año: 2011

9/11 The World Speaks Autor: Lee Ielpi País: EU Año: 2011

vícTiMAS cAMiNAN por calles de Nueva York tras los ataques a las Torres Gemelas

ideología, es una falsa conciencia ya se trate de la Revolución, de la Raza o del Islam. En Los endemoniados, los personajes alienados en su nihilismo se unen en torno al crimen, en la forma del asesinato o el incendio; cada uno de ellos desarrolla una tipología maligna: Chigalev, mantiene su teoría de la esclavitud liberadora, anticipando a los totalitarismos paganos o teocráticos; Kirilov, el suicida quien se mata para ser dios, acepta que su muerte sea utilizada por los conspiradores; Verhovensky, representa al fanático sin escrúpulos, capaz de matar a sangre fría; Stravoguin, muestra un carácter melancólico que oculta una perversión secreta. Esta pandilla de locos es un símbolo del nihilismo, manifestado luego en bolcheviques, nazis o terroristas islámicos. La aportación de Glucksman consiste en reflexionar acerca de estos últimos desde la perspectiva nihilista, a pesar de que ellos perversamente actúan como supuestos hombres religiosos. Mohamed Atta, el jefe del comando terrorista del 11 de septiembre, debe ser interpretado como un endemoniado dostoyevskiano. De buena familia, culto, realizó su obra decidido a exterminar estadounidenses en un sacrificio que lo incluía a él y a sus secuaces, otra pandilla de locos nihilistas invocadores de Alá

para realizar su crimen, el cual es el verdadero dios de sus vidas absurdas. Sin el crimen no eran nada, no son nadie; sólo el holocausto en el que mataron y murieron los redimiría, pero esa redención es también nada. Para entender el 11 de septiembre, la personalidad de Mohamed Atta es tan relevante como la de Osama bin Laden, el autor intelectual; ambos ricos y con alta cultura, decididos a que murieran inocentes; y, por ello, auténticos posesos. Sólo una energía demoníaca se canaliza así al exterminio de seres humanos sin ninguna culpa. Glucksman dice que el perímetro de las Torres Gemelas se convirtió en un campo de exterminio para matar gente inocente de todo tipo, incluyendo emigrantes. Y esta voluntad de muerte y de odio fue tan poderosa que asumió la autodestrucción de sus ejecutores. La literatura plantea que el mal —representado por un acto de esta naturaleza tan inexplicable—, puede ser, sin embargo, entendido. A intentar esa comprensión —como un conjuro, como una explicación espiritual— dedicó Dostoyevski Los endemoniados, una de sus grandes obras, sin la cual no podríamos abordar con profundidad la clarificación del 11 de septiembre, el acto nihilista por excelencia de nuestro tiempo.

The eleven day: The full story of 9/11 and Osama bin Laden Autor: Anthony Summers País: EU Año:

The submission Autor: Amy Waldman País: EU Año: 2010

The Legacy Letters: Messages of Life and Hope from 9/11 Family Members Autor: Tuesday’s Children País: EU Año: 2011


SáBAdO 10. dOMINGO 11.09.2011

La derrota de Bin Laden ZonaFranca Bertrand de la Grange

EU no sE podía permitir que Bin Laden llegara vivo al décimo aniversario del ataque a las Torres Gemelas, por ello Obama autorizó una operación clandestina para acabar con el líder de Al Qaeda bdgmr@yahoo.com

A

unque fuera sólo por una cuestión de orgullo nacional, Estados Unidos no iba a permitir que Osama bin Laden llegara vivo al décimo aniversario del acto terrorista más destructivo de la historia (casi 3,000 muertos en Nueva York y Washington). Por eso no sorprendió la decisión del presidente Barack Obama —a pesar de su premio Nobel de la Paz, actuó como hubiera actuado su antecesor, George Bush— de autorizar una misión clandestina de sus tropas especiales para asesinar, en mayo pasado, al líder de Al Qaeda en su guarida pakistaní. La liquidación del jefe islamista no ha acabado con la multinacional terroris- Barack OBama y miembros de su gabinete observan el video de la muerte de Osama bin Laden. ta, pero sí ha mermado su capacidad de llevar la yihad un antiguo aliado de Washington se haLas masas de musul(guerra santa) al otro lado del Atlántico. manes empobrecidas y bía convertido en un enemigo acérrimo

Diez años después, muchos se siguen preguntando cómo fue posible un ataque de ese tipo contra los edificios más emblemáticos de la mayor potencia militar y financiera del planeta

11- S 10 años

A diferencia de lo que pasó el 11 de septiembre de 2001, hoy las fuerzas de seguridad occidentales están preparadas ante cualquier tipo de atentado. La cooperación desarrollada últimamente entre los servicios de inteligencia contrasta con la despreocupación que permitió entonces a 19 islamistas fanáticos apoderarse de cuatro aviones —sin más armas que unas simples cuchillas— y estrellarlos contra el Pentágono y las Torres Gemelas. Diez años después, muchos se siguen preguntando cómo fue posible un ataque de ese tipo contra los edificios más emblemáticos de la mayor potencia militar y financiera del planeta. Esas dudas, sensatas, han dado pie a una ola de teorías conspirativas absurdas, que exculpan a Al Qaeda y acusan a los servicios secretos estadounidenses —y, de paso, a los israelíes— de haber organizado los atentados para justificar de antemano la ocupación militar de Afganistán e Irak. Muchos libros han sido publicados sobre el asunto, pero Internet ha sido el vehículo privilegiado para expandir esas teorías. Lo más significativo, sin embargo, es el origen de esa campaña que asegura, entre otras cosas, que el Pentágono fue alcanzado por un misil lanzado por EU, no por un avión pilotado por un terrorista. Los autores, la mayoría europeos y algunos latinoamericanos, vienen de la vieja izquierda comunista y de la extrema derecha antiyanki, precisamente esos sectores que celebraron los ataques —hasta la argentina Hebe de Bo-

DIRECTORIO

Pablo Hiriart Le Bert Director General

maltratadas han entendido que la yihad de Bin Laden no llevaba a ninguna parte y ha contribuido, incluso, a exacerbar los odios entre suníes y chiíes

nafini, fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, expresó su “alegría”—. Los partidarios de la conspiración no han logrado desautorizar los múltiples trabajos de investigación que han probado la responsabilidad de Bin Laden y de Al Qaeda en el 11-S. Hoy sabemos mucho sobre la gestación de los atentados y un poco menos, es cierto, sobre los importantes fallos de los servicios de inteligencia, que no lograron juntar e interpretar la información disponible antes de los ataques. Esto se debe, en parte, al triunfalismo que se vivía en esa época, marcada por la caída del muro de Berlín, en 1989, y el fin de la Guerra Fría. La democracia capitalista había derrotado al comunismo totalitario de la URSS. Se había esfumado el riesgo de un holocausto nuclear. La paz mundial parecía posible, a pesar de la pervivencia de algunos conflictos regionales. Se hablaba de un “nuevo orden mundial”, basado en el consenso democrático y la liberalización de los intercambios comerciales a escala planetaria. En ese clima eufórico, había sin embargo algunas señales preocupantes que procedían del mundo musulmán, donde

Subdirector General Rubén Cortés Fernández Subdirector Editorial Adrian Castillo de los Cobos Gerente Joel Martínez Calderón Gerente de Relaciones Institucionales Adrián Trejo García

de Occidente. Se llamaba Osama bin Laden y había recibido una ayuda considerable de Estados Unidos para luchar, en los años 80, contra el invasor soviético en Afganistán. A partir de 1993, Bin Laden y su organización, Al Qaeda, cometen varios atentados de consideración contra intereses estadounidenses, empezando con un primer ataque a una de las Torres Gemelas con un camión cargado de explosivos. Hasta llegar al 11-S, que le da el estatus de héroe ante las masas musulmanes empobrecidas y maltratadas por unos gobiernos tiránicos que gozan del apoyo de Washington. Diez años después, esas mismas masas han entendido que la yihad de Bin Laden no llevaba a ninguna parte y ha contribuido, incluso, a exacerbar los odios entre suníes y chiíes, las dos principales ramas del Islam (Al Qaeda ha matado a muchísimos más musulmanes que cristianos y judíos). Los pueblos árabes han descubierto que los principales responsables de sus desgracias están dentro de sus fronteras, no fuera, y que se les puede pedir cuentas. Desde diciembre pasado, han tomado la calle para expresar una rabia acumulada durante décadas y exigir cambios y libertad. En unos pocos meses, han derribado a tres dictadores (Túnez, Egipto y Libia) y han puesto en aprietos a uno más (Siria). En diez años de atentados indiscriminados, Bin Laden no había conseguido tumbar a un solo tirano. Antes de caer bajo las balas estadounidenses, el jefe de Al Qaeda era ya un cadáver político.

Coordinador Arte y Diseño Juan Carlos Ramírez González Editores Ángel Sálinas Lizeth Goméz De Anda

Diseño Iván Robles Marisol García Infografía Engelbert Chavarria Luis Roberto Ramírez

11-S  

A 10 años del atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you