Issuu on Google+

ÂżCĂłmo entender, prevenir y manejar el sĂ­ndrome de agotamiento profesional? (Burn Out)


Síndrome de Agotamiento Profesional 1.1. Introducción: El Síndrome de Burn Out o de agotamiento profesional ha estado presente desde los inicios del sistema económico del capitalismo, donde no se ve al ser humano como un colaborador dentro de la organización, sino como un ser que debe producir. El individuo es lo que puede producir, si no produce no es. En términos de ejemplo: es como una batería que debe mover la gran maquinaria de la economía, pero como todas las baterías, llega un punto en que su energía se acaba. Esta concepción de cosificación del ser humano, va en contra de todo el sentido real del ser humano. Maslow nos habla de un ser integral, que tiene un motivo de ser individuo dentro de la sociedad y como persona el cuál es de autorrealización de forma integral, o sea en TODAS las áreas en las que se desarrolla. Es por eso que las presiones sociales, el deseo por el dinero, expectativas sobrevaloradas y otros elementos con que diariamente nos vemos atacados, pueden llevar a un individuo hacia un estado de estrés prolongado, lo que conllevaría a un agotamiento extremo, pero que no solamente afectará su ámbito profesional, sino que como individuo integral, lo fundirá, quemará, lo consumirá en: la familia, su pareja, su tiempo libre, sus ideales, su cuerpo, mente y espíritu. 1.2. Historia: El Síndrome de Agotamiento Profesional, como lo veremos ampliamente más adelante, es debido al estrés prolongado al que se ve expuesta una persona. La primera vez que se utilizó el concepto estrés fue en un trabajo realizado en 1936 por Hans Selye. En él se define el estrés como “una respuesta no específica del cuerpo a cualquier requerimiento. Se desarrolla como reacción a un estímulo llamado estresor e implica un proceso de adaptación“. El término Burn Out o agotamiento profesional, fue creado por el psiquiatra Herbert Freudenberger en el año 1174 y que se refiere a la idea de quemar, arder o consumirse que sufren aquellas personas que se sienten superadas por las situaciones que deben enfrentar día a día. Dicho término, fue originalmente utilizado en el mundo del deporte ante situaciones en que los deportistas no son capaces de obtener los resultados esperados, a pesar de haber puesto en marcha todos los mecanismos necesarios, y se ha extendido fuera de este campo para referirse a la problemática sufrida por otros trabajadores. Los afectados, suelen ser personas con actitudes de hiper responsabilidad y que en las organizaciones de trabajo cumplen funciones más allá de lo que sus organismos, habilidades, talentos y capacidades pueden dar. Los primeros casos que se detectaron de éste síndrome, no fueron sino hasta los años 70 y 80, en profesionales de la salud, como médicos, cirujanos, psicólogos, trabajadores sociales, caracterizado por un estado de agotamiento: mental, físico y emocional producido por el involucramiento crónico en el trabajo y en situaciones emocionalmente dependientes.

2


Síndrome de Agotamiento Profesional Con el tiempo también se comprobó que en profesores y personal docente había síntomas similares. Las investigaciones avanzaron y se descubrió que en todas las actividades existen sujetos que pueden sufrir este síndrome, y que aun cambiando de actividad laboral, se verán afectados por el problema. En los últimos años se descubrió que quienes trabajan en compañías de tecnología, y suelen pasar muchas horas ante la pantalla de una computadora en soledad, también pueden ser afectados por el síndrome y su cabeza “quemarse” sin poder manejar las situaciones de responsabilidad y trabajo. 1.2. Que se define como el síndrome de Burn Out. Este síndrome entra en la categoría de las enfermedades psicosomáticas (elementos psicológicos que afectan en un nivel físico) presentando un cuadro polifacético y evolutivo, con un desarrollo histórico de enfermedad. Gradualmente el cuadro se agrava en relación directa a la magnitud del problema, inicialmente los procesos de adaptación y resiliencia protegen al individuo y lo hacen volver a su estado normal o de equilibrio, pero su repetición los agobia y a menudo los agota, generando sentimientos de frustración y conciencia de fracaso, existiendo una relación directa entre la sintomatología, la gravedad y la responsabilidad de las tareas que se realizan. ¿Qué es el síndrome de Burn Out o síndrome de agotamiento profesional? Ni más ni menos que la reacción psíquica a una situación que nos sobrepasa. El Burn Out es un estado de agotamiento físico, emocional y mental, causado por el involucrarse en situaciones emocionalmente demandantes, la interacción social y una rutina laboral agobiante durante un tiempo prolongado. Se le relaciona directamente con el estrés ocupacional hasta tal punto que para unos el Burn Out, constituye una fase avanzada del estrés laboral y puede llegar a causar una incapacidad total para volver a trabajar y con el tiempo para desarrollarse adecuadamente dentro de todas las áreas de su vida. El síndrome de agotamiento profesional, ataca directamente a la calidad de vida del individuo. El concepto más importante que se relaciona al síndrome es que el Burn Out es un proceso más que un estado y por consecuencia progresivo. Es el último paso en la progresión de múltiples intentos fracasados de manejar y disminuir una variedad de situaciones laborales negativas, así como la repetición de los factores estresantes lo que conforma el cuadro de crónico. Entre las mayores dolencias psíquicas que sufren los profesionales y personas que se desenvuelven en cualquier área laboral, se destacan tres: la depresión, el estrés y el síndrome de agotamiento profesional.

3


Síndrome de Agotamiento Profesional 1.4. ¿Por qué se da el Síndrome de agotamiento profesional o Burn Out? Como hemos vista en la historia, éste síndrome se da en toda persona y es definido como un estrés prolongado que afecta la estructura psíquica de los individuos; pero el punto que a muchos interesa en el porqué se da o cómo se instaura dentro del sistema estructural de la persona. En la génesis de este síndrome se encuentran un cúmulo de circunstancias personales (relacionado con las estrategias de afrontamiento), laborales y familiares. Muchos expertos dicen que es una enfermedad de la sociedad moderna, donde el trabajo deja de ser una fuente generadora de bienestar, para transformarse en un causal de desilusión y que es la sociedad quien debe deshacer el camino mal transitado. Según las estadísticas, las personas más expuestas a este tipo de estrés ocupacional son sobre todo adultos en edades comprendidas entre 20 y 40 años de cualquier nivel socioeconómico y sin que predominen hombres ni mujeres. Podemos hablar que el estilo de vida de este siglo ha gestado nuevas enfermedades relacionadas con el estrés laboral, además de la feroz competitividad e inseguridad que rigen en el ámbito laboral, las exigencias del medio, los cambios trascendentales en los enfoques de la vida y las costumbres, condicionan un ritmo exigente en todo sentido, que genera: angustia, agotamiento emocional, trastornos en los ritmos de alimentación, actividad física y descanso, con dolencias físicas, psíquicas y factores de riesgo que ponen en jaque a la salud de los individuo. Muchos profesionales en relación de dependencia laboral, desempeñan tareas en condiciones impropias, con horarios excesivos, inseguridad en el cargo, remuneración insuficiente y carencia de recursos materiales o humanos indispensables para una correcta labor, ellos, integran el universo de personas en riesgo de contraer el síndrome de agotamiento laboral. El ser humano, como una entidad compleja, puede habituarse a circunstancias adversas en momentos difíciles de su vida a través de procesos de adaptación o resiliencia, pero al verse superados éstos procesos de adaptación, se origina un desborde que ocasiona trastornos psicológicos y orgánicos; cuando el individuo se ve superado por sus circunstancias laborales, agotamiento físico y emocional comienza a generar situaciones autodestructivas no tanto hacia su persona como individuo, sino hacia su desempeño dentro de las labores cotidianas en las que se desenvuelve. Quienes trabajan en profesiones que se encuentran en íntima relación con el sufrimiento humano tales como: psicoterapeutas, médicos, enfermeros, personal de rescate, etc. son igualmente vulnerables al desgaste por empatía y al Burn Out. La vocación por el trabajo puede ser un arma de doble filo: brinda satisfacción si se crece profesionalmente, pero también puede ocasionar desilusión y apatía si la propia tarea es percibida como intrascendente. Las fuertes presiones a que se ven expuestos muchos profesionales, cuyas caras mas visibles son el empeoramiento de las condiciones laborales, la caída salarial, el aumento de las exigencias por parte de 4


Síndrome de Agotamiento Profesional las instituciones y la falta de expectativas de solución, se manifiestan a través de vivencias de vacío existencial y estrés prolongado que van minando las defensas y debilitando las técnicas de respuesta. Entre los factores de riesgo destacan la cantidad de trabajo, las presiones de tiempo, las cargas físicas, la motivación, la conflictividad del rol, la inestabilidad del empleo y la demanda emocional, entre otros. Pero a la hora de analizar las causas del estrés del profesorado también hay que tener en cuenta las características individuales del profesor y las circunstancias sociales, ambientales y culturales concretas en las que se ejerce la profesión de docente. Al personal jerárquico lo estresa tener que lidiar con responsabilidades que exceden lo que ellos definen como el rol profesional. El sentirse usado, menoscabado o exhausto debido a las excesivas demandas de energía, fuerza o recursos personales, crea además intensas repercusiones en la persona y en su medio familiar. La progresiva perdida del idealismo, de la energía y el propósito que experimentan muchos profesionales que trabajan ayudando a otras personas son el resultado de sus condiciones de trabajo. Cuando el estrés no se maneja de forma adecuada puede llevar a muchas personas al consumo de fármacos de forma regular, a conductas de evitación relacionadas con el consumo de alcohol, o a trastornos tales como dolores de cabeza, dolores de espalda, hipertensión esencial o problemas para dormir. Factores precipitantes •

Factores ambientales: Intensos sentimientos por diferentes circunstancias que se presentan día a día y de forma repetitiva, no dando al sujeto la capacidad para reponerse: amor, miedo, duelo, ira, enojo, soledad, ansiedad, impotencia, etc.

Factores personales: La falta de herramientas internas que le permiten a la persona enfrentar los sucesos y sentimientos de las diferentes situaciones.

1.5. ¿Cuáles son los signos y síntomas que se presentan en éste síndrome? Los signos son aquellos elementos que podrían indicarnos que algo está o que podría llegar a suceder. Los síntomas son la proyección inconsciente de la enfermedad psicosomática que se presenta, es la expresión visible de los signos. La lista de síntomas psicológicos que puede originar este síndrome es extensa, pudiendo ser: leves, moderados, graves o extremos. Los síntomas que se presentan no se eliminan aunque el individuo se vaya de vacaciones, no podemos confundirlo con un estado de ansiedad pre vacacional.

5


Síndrome de Agotamiento Profesional Físicos: • • • • • • • • • • •

Fatiga patológica inexplicable Problemas del sueño Dolores de cabeza Impotencia física Abulia o Hipobulia Problemas gastrointestinales Contracturas musculares Desde inicio del día está cansado Hipertensión Compulsiones Enfermedades psicosomáticas

Emocionales: • • • • • • • • • • • • • • • • •

Ansiedad aguda o crónica Culpa Apatía Cuadros depresivos Desesperanza Recursos emocionales agotados Estado de agobio y desprotección Impresión de luchar contra imposibles Despersonalización Ambivalencia de sentimientos Baja de la autoestima Labilidad afectiva Estado de frustración agobiante con melancolía y tristeza Sentimientos de impotencia, pérdida, fracaso, estados de neurosis Visión negativa de la vida con posibilidad de llegar a ideación suicida Pérdida de ideales Miedos infundados a los compañeros o lugar de trabajo

Conductuales: • • • • • • • •

Dificultad para levantarse en la mañana Agresión Actitud defensiva Estados de agitación Cinismo Abuso de sustancias lícitas o ilícitas Reducen sensibilidad al trato con las personas Tics nerviosos 6


Síndrome de Agotamiento Profesional • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Pensamiento primitivo Rituales Irritabilidad Aburrimiento Paranoias continuas de persecución Trastornos de expresividad en tono de voz y volumen Racionalización constante Desplazamientos irracionales de afecto Hiperestesia difusa Incapacidad para disfrutar del ocio Lenguaje oral con musitación y monólogos Obnubilación de la conciencia. Disgregación de ideas Hipovigil Hipotenaz Desviación de la atención Hipomnesia Perseverancia de ideas Problemas en la capacidad de abstracción

Relacionados al trabajo: • • • • • • • • • • • •

Ausentismo constante Despreocupación por las tareas Falta de rendimiento Robos Mayor incidencia en accidentes laborales Incapacidad total para seguir trabajando Disminución del esfuerzo laboral Se siente deshecho al final de la jornada laboral No le preocupan las sanciones debido a las faltas que comete No encuentra motivación para ir a trabajar Elude responsabilidades Confronta a sus autoridades

Interpersonales: • • • • •

Pobre comunicación Falta de concentración Aislamiento social y familiar Atención selectiva Ve a las personas como objetos

7


Síndrome de Agotamiento Profesional 1.6. ¿Cuáles son las etapas del síndrome de agotamiento profesional? Podríamos hablar de 4 fases por las que supuestamente pasaría una persona en un proceso de desgaste profesional o síndrome de Burn Out, que son las mismas que se puede hablar cuando tocamos el tema del estrés, pero tomando en cuenta que la que nos compete en éste capítulo es la última de agotamiento.

Estado de estabilidad: El individuo se encuentra en un estado agradable y estable en su trabajo o labor, se siente satisfecho, importante y con muchas expectativas, ésta etapa puede durar varios años. Estado de transición: Se percibe mediante los sentidos, los signos y síntomas que le indican que algo puede estar pasando y requiere ser atendido. Suceden los fenómenos que alteran al organismo para su respuesta y la toma de acciones. Fase de resistencia durante la cual se realizan todas las acciones destinadas a manejar la situación estresante. Estos esfuerzos encaminados a manejar la situación pueden ser correctos o incorrectos, buenos o malos, efectivos o no efectivos. Lo importante es que ocurra algún tipo de acción. Tarde o temprano, la persona entra en una etapa final de la respuesta. Fase de agotamiento: Aunque los esfuerzos hayan sido efectivos o no, las acciones para manejar el estrés se acaban y se drena la energía. Eventualmente la persona se torna incapaz de continuar con los esfuerzos para controlar el estrés. Aquí es donde aparece el síndrome de Burn Out.

1.7. Elementos para prevenir el síndrome. En la actualidad, muchas personas pasan por el síndrome de agotamiento profesional, por lo que hay que empezar una etapa de tratamiento. Pero existe otra población que talvez no ha estado o no ha llegado a un punto de agotamiento por estrés, y es en ésta población que tenemos que empezar a aplicar la promoción y la prevención, y así ir disminuyendo la cantidad de pacientes que sufre dicho síndrome. El Burn Out en la actualidad ha estado afectando inclusive a estudiantes de escuela primaria, donde las tareas y exigencias a veces llegan a ser excesivas, por lo que éste es un área laboral para desarrollar programas donde se promueva, no una cultura anti estrés, sino dar herramientas para que los individuos aprendan a manejar y aprovechar el estrés moderado para impulsador en las diferentes áreas Además, enseñarles a detectar los signos y síntomas del Burn Out, en sus propias vidas, para que puedan tomar medidas antes de que el estrés se convierta en una patología. Enseñar a organizar su tiempo, donde puedan equilibrar: estudio, trabajo y tiempo libre. Enseñar a disfrutar del tiempo de ocio. Capacitar personal profesional, para desarrollar éste tipo de programas en escuelas, colegios, universidades y empresas. 8


Síndrome de Agotamiento Profesional En la empresa humanizar la relación laboral y crear redes de apoyos y grupos terapéuticos, así como terapias individuales. 1.8. Tratamiento Para su tratamiento no hay fármacos específicos que hayan demostrado su utilidad, al margen de los clásicos empleados para tratar los dolores y síntomas asociados. Sin embargo, los pacientes tienen soluciones terapéuticas. Aún en casos avanzados se logra frenar el deterioro y se pueden recuperar niveles de salud perdidos. El diagnóstico precoz, la terapia médica y psicológica, cambios en la calidad de alimentación y la distribución del tiempo de sueño- trabajo- esparcimiento, permiten revertir muchos cuadros. Algunos consejos para el tratamiento de éste síndrome: •

Darle pautas para el cuidado de sí mismo, su cuerpo y entender las señales.

En la empresa, el sólo hecho de comenzar una nueva gestión o tarea, como un cambio de función.

Procurar realizar un ritmo de trabajo que no sea excesivo, respetando las pausas de comida, descansos, etc.

Cuando se sienta tenso, que haga una pausa y procure hacer una pequeña relajación, para luego continuar.

Aprender a decir “no” cuando le encomienden más tareas de las que puede realizar.

Procurar favorecer el trabajo en equipo y reforzar los aspectos positivos.

Aprender a establece fronteras entre el trabajo y la vida privada.

Cuidar del ambiente familiar, hacer gimnasia o ejercicios, masajes, relajación.

Apoyarse en la red social: familia, amigos, compañeros.

Aprender a que éste síndrome es mayor que uno que no se puede salir solo.

Procurar el equilibrio interior.

Cómo último recursos renunciar al trabajo o labor que se realiza.

9


Síndrome de Burn Out