Issuu on Google+

Sue ños probables Victor García


Els ue ño y la m ue rte s on dos h e rm anos ge m e los q ue la noch e e nge ndró s in inte rve nción de nadie . Cada uno de e llos , afanado e n s u propós ito, m e rode a los alre de dore s de la tie rra, para s igilos am e nte , re ndir e n s u s ilencio a los m oradore s y aunq ue la M ue rte pre te nde s uavizar s u as pe cto adoptando una figura s im ilar a la de s u h e rm ano H ipnos , lo cie rto e s q ue e ls ue ño tie ne una aparie ncia dulce y be névola y la m ue rte dura y crue l. Pe ro tam poco e s to e s de m as iado cie rto. Porq ue cuando e ls ue ño pe ne tra e n e lm undo ultras e ns ible, actúa traidoram e nte con e lfin de s om e te rnos alpos ible pe rcance de la pe s adilla. Elpintor R aúlSoruco e s tá conve ncido de q ue e lpode r de los s ue ños e s m uch o m ayor q ue e lde la re alidad. “Allíno e xis te la ne gación de nada: todo e s pos ible. Las cos as q ue ide alizam os s ie m pre las captura nue s tro yo y, tarde o te m prano, te rm inarán apare cie ndo com o una e xige ncia ine vitable de ls ue ño. Sobre e s a cons tante im aginaria e s e n lo q ue e s toy trabajando”, m e de cía. Los cuadros q ue pintaba e ran para una e xpos ición e n la galería R ufino Tam ayo, de aq uí, e n O axaca, q ue e s tá llena de pintore s . Eltrabaja durante la noch e porq ue ce rca de lcans ancio por e ls ue ño e ra donde m e jor s e ntía e s e ins tinto vital q ue ne ce s itaba. La figura e rguida de un toro inq uis idor y s alvaje q ue e s carba la tie rra y alza e le s panto, no e s otra cos a q ue la re pre s e ntación inoce nte de una m ue rte q ue s e aproxim a. En la inte rpre tación de los s ue ños ya re cue rdo e lrie s go de m orir no s ignifica otra cos a q ue la alegría m áxim a de vivir. Vivir no e s m ás q ue la crue ldad de s e r un ávido de s tructor de lo q ue , por intuición, de ducim os m ás débilq ue nos otros . Todos pade ce m os igualinfantilis m o ps íq uico, y lo q ue e lM ae s tro Soruco s om bre aba e ra pre cis am e nte , e s e pánico a la fortaleza q ue s olo e s capaz de s e r ve ncida por la m aña de un contrario q ue s e as om a a la re alidad con una capa de dos colore s invis ibles . Ele fe cto, la fantas ía de las noch e s de lpintor de s ah oga, la m arca inde leble de e s e tatuaje m aldito donde , im pune m e nte , ope ra e lcontrole s tricto de nue s tra concie ncia. Se trata, pue s , de una alucinación donde e lh om bre m ore no, s oñando, libe ra las te ns ione s . Algunas noch e s m e ace rco h as ta s u cas a para ve rlo trabajar, y alpoco tie m po noto q ue la pe s ade z de la vigilia te rm ina dis tors ionando m i razón, y q ue m e ve o forzado a pe ns ar q ue los anim ales protagonis tas de s u obra pre te nde n h uir de los lie nzos y ocultars e e ntre las s om bras q ue s e alargan: porq ue h ay una luz m uy apartada e n una e s q uina de ltaller. Se lo cue nto y m e dice n q ue e s a os curidad e s la q ue le da e lm ie do ne ce s ario para pode r trabajar: “de noch e , y rode ado e n e s te cuarto por los m urciélagos , los s altam onte s , los toros y e l m ague y, h e llegado a te ne r e s calofríos de pánico. Y e s a falta de valentía m ía, e s la q ue q uie ro q ue tam bién apare zca e n la concie ncia dorm ida q ue individualm e nte , yo le pre s um o a cada cuadro”. En e fe cto, la e xpos ición “Sue ños Probables ” ya s e nos m ue s tra com o una inte rpre tación onírica de la razón y trata de e xte riorizar la utopía q ue s e le antoja allibre albe drío de lpintor. Por tanto, e s válida la ide a de q ue e s e fe nóm e no s e ide ntifiq ue con e ls uce s o de los anim ales os curos e ins um is os . Eltoro q ue cada noch e , una y otra ve z, urde e n e ls ubcons cie nte de nue s tro de s cans o nocturno, técnicam e nte , nos obliga a pe ns ar q ue e n la ins e guridad de ls ue ño re coge m os e linte rrogante de un e xte ns o m e ns aje lleno de s ím bolos . Pe ro s obre un lech o, alm e nos s e tie ne la ce rte za de ah uye ntar e lpe ligro de s e guir vivie ndo una pe s adilla de s de e lm is m o ins tante q ue s e abre e lpe s o de los párpados y s uce de e lfe nóm e no aparatos o de la luz: e s e q ue nos libe ra de lm ie do e n la m añana. Cuando e n le pintura de lm ae s tro Soruco vi. alanim als alvaje q ue lleva e nce ndida la am e naza e ntre s us as tas as e s inas , noté q ue m i re paro s e e ntre te nía e s cuch ando la s ilencios a re com e ndación q ue m e dictaba cada cuadro: los cue rnos de e s te toro pe rte ne ce n a la anatom ía m ás e ncas tada de un m orlaco;la cara de e s te otro e s


de guape za virtualq ue h ace pare ja s olitaria e n la q uim e ra;la fue rza de lcue llo e n aq ue le s capaz de pone r e n e laire a la m ole m e jor e m patada de un caballo, y la furia de todos e s la q ue va de s de los ojos e s condidos h as ta la re be lión de los cuadros tras e ros im pos ibles de conte ne r, s alvo s i e s con e le ngaño. En la ce ñida as ociación de los colore s e s donde pue de adve rtir la fatiga q ue s e pade ce e n la cotidiana s oledad de lpintor. Fue e ntonce s cuando vi e n los toros de R aúlSoruco q ue s e com binaba nue s tra ne ce s idad de vivir con e lm ie do de m orir, y e lm ie do de vivir con e lanh e lo de m orir, y q ue todo e s to s uce día tupiéndos e e lte s ón de tre s colore s : la s obre carga de luz, la pe gajos idad de lrayo y e lde la nie bla de ce niza. M e im pre s ionó la s angre ;un m anto q ue vaticina e lfin y q ue arropa altoro com o s i fue ra la ine ludible ge ne ros idad de una indulge ncia q ue s olo s e pue de s oportar con la urge nte ve nida de la m ue rte . Por e s o e ra q ue aq ue ltoro olfate aba tanto a la agonía de s u propia de s trucción. La lírica de lpoe ta ch ileno Álvaro R uiz e s de dis tinto dis e ño, y m e com e ntó q ue , por un m om e nto, cre yó ve r e n los cuadros de R aúlSoruco toda e s a dulzura y te m e ridad q ue , com o s i fue ra una incógnita, pe rs is te nte e n e lorige n de cualquie r pintor. La q uim e ra de la fantas ía lo llevaba a s upone r q ue e lm ae s tro Soruco e ra una q ue na gigante q ue s olo podía oírs e e n los e s pacios m ás abie rtos de la ficción y s i e ra q ue e lvie nto de los Ande s s oplaba fue rte y s in de s cans o e ntre los cañone s y ve ntis q ue ros de lAltiplano;allí, por nue s tra tie rra h e rm ana de Bolivia.


Probables