Page 1

Palim ps e s to: Trazos pictóricos , e nigm as poéticos M onts e rratGalíBoade lla Pue bla, Junio 2006


La s upe rpos ición de capas pictóricas e s h abituale n la tradición pictórica de occide nte , a partir s obre todo de la adopción de la técnica alóleo: e lartis ta corre gía – los fam os os pe ntim e nti- o bie n s im plem e nte aprove ch aba una te la ante rior y e laboraba una nue va obra s in de s truir la pintura pre via. Por otro lado la m is m a técnica obligaba a colocar capas de color una y otra ve z tanto para obte ne r e lfondo ne ce s ario com o para lograr cie rtos e fe ctos o te xturas . Elartis ta actualva m ás allá de las ne ce s idade s técnicas y m ate riales y convie rte e lproce s o de e xte nde r capas e n un ge s to re ite rado, e m otivo;e n una form a de e xpre s ión íntim a y poética. La te la, o la tabla, o e lm ate rialre ciclado e n e lcas o de lpop arto e larte pove ra, ya no s on un s im ple s oporte de la m ate ria pictórica, tam poco, únicam e nte , e lcam po e n e l q ue s e ins cribe n las h ue llas de ltie m po, las trans form acione s voluntarias o involuntarias (m odificacione s , re toq ue s , re s tauracione s , re utilizacione s ) s ino un palim ps e s to e m ocionaly poético. D e talm ane ra q ue cada capa de pintura cubre la ante rior, oculta lo m ás íntim o;e n palabras de R aúlSoruco, “e lcuadro e xis te m ás ade ntro q ue e n as pe cto”. Cuando de cim os q ue la pintura de Soruco e s poe s ía no e s tam os ofre cie ndo una s im ple m e táfora. R aúlSoruco e s cribe poe s ía tam bién, aunq ue s e ría m ás e xacto e lim inar la palabra “tam bién”, q ue introduce la ide a de algo añadido o s im plem e nte com plem e ntario. Quizás lo m ás ade cuado s e ría de cir q ue Soruco e s un poe ta q ue s e e xpre s a s im ultáne am e nte por m e dio de las palabras y por m e dio de la pintura. La pre ce ptiva artís tica clás ica h abía re flexionado am pliam e nte s obre la com paración e ntre las be llas arte s , e n e s pe ciale ntre la poe s ía, la pintura, la m ús ica y la e s cultura. Es un problem a q ue va de los grie gos als iglo XVIII y q ue la je rga artís tica conoce com o e lparangón: s e trataba de s abe r cuálde e llas e ra m ás ade cuada para e xpre s ar las h is torias , las e m ocione s y los caracte re s h um anos . A partir de ls iglo XIX e s ta dis cus ión s e de s plazó de la te oría filos ófica a la pales tra artís tica, y e s critore s , poe tas , artis tas y críticos de las dis tintas arte s llevaron e lproblem a alcorazón m is m o de la actividad artís tica. En e ls iglo XX los artis tas h an s ido s im ultáne am e nte pintore s y m ús icos (K lee ) o m ús icos y pintore s (Sch önbe rg) o críticos de arte y poe tas (Bre ton) de talm ane ra q ue las fronte ras de la cre ación artís tica prácticam e nte de s apare cie ron. D e s apare cie ron tam bién los lím ite s de los géne ros y las técnicas . Es as í com o R aúlSoruco, artis ta boliviano re s ide nte e n O axaca, nos dice q ue e l cuadro e ncie rra cos as q ue e le s pe ctador no pue de ve r. Si por ve r s e e ntie nde lo q ue la vis ta nos pe rm ite pe rcibir, e s de cir, e las pe cto de las cos as . Porq ue , taly com o yo e ntie ndo e lproce s o de producción de s u pintura, e lartis ta no q uie re q ue ve am os s ino q ue intuyam os q ue de bajo de e s ta últim a capa, q ue e s la q ue de ja para nue s tros ojos , s e e s conde n las h ue llas de s u tie m po inte rior. Se trata de un palim ps e s to e m ocional,de un re cue nto s e cre to de las luch as h um anas y e s téticas q ue todo artis ta tie ne q ue llevar a cabo. H ay e n e s tas s upe rficie s una “m e lodía s e cre ta de colore s ” para us ar un ve rs o de lpropio Soruco. La s upe rficie e s una pre s e ncia ne ce s aria, no e lte m a, ni s iq uie ra e l


pre te xto. En una actitud q ue e nlaza con lo m ás profundo y pe rm ane nte de las ide as platónicas , R aúlSoruco cons ide ra q ue la be lleza no e xis te s ino e n la Ide a y e lcuadro no e s s ino una actualización, una pre s e ncia fugaz, una re m inis ce ncia, de la Ide a. ¿H abrá nada m ás platónico q ue e s te ve rs o de Soruco: “lo e s e nciale s s olo ide a, y e s tá m ás profunda q ue la s upe rficie ”? Elh e ch o de q ue lo e s e ncialno apare zca, s ino s im plem e nte s e nos s ugie ra por m e dio de form a, color, luz y te xtura, nos coloca ante un pais aje e m ocionale n e lq ue vibra la añoranza. Es ta añoranza de la q ue nos h ablan los pintore s , pe ro s obre todo los poe tas y los m ús icos rom ánticos . Sin e m bargo h ablar de R aúlSoruco s im plem e nte com o de un ne oplatónico o un ne orrom ántico s e ría no s olam e nte acartonado s ino injus to. Las e xpe rie ncias artís ticas de lpas ado s on s im ples m uletas q ue nos ayudan a e nte nde r un fe nóm e no q ue e n últim a ins tancia e s capa a cualquie r inte nto de e xplicación o inte rpre tación s im ple. La obra de un artis ta com o R aúlSoruco, a un s iglo ya de las prim e ras e xpe rie ncias abs tractas , nos pe rm ite e ntrar e n contacto s im plem e nte con una e xpe rie ncia h um ana única pe ro, afortunadam e nte , trans fe rible por m e dio de arte . A cada q uie n de s cifrar e le nigm a plante ado por e lpalim ps e s to, s e gún s u dis ponibilidad y s u s e ns ibilidad.

Palimpsesto (spanish)  

Palimpsesto (spanish)