Issuu on Google+

Richard Bunkminster Fuller Sus pensamientos Ante  un   naufragio,  la  tapa  de  piano  que  pasa  flotando  frente  a  nosotros  se  convierte  en un  ocasional  flotador  que  podría  salvarnos  la  vida, pero no por esta situación esta tapa de piano es  el   mejor  flotador  salvavidas  existente,  Richard  Bunkminster  hace  una  analogía  con  estas palabras   a  lo  que  nosotros,  las  personas,  estamos  pasando diariamente  aferrándonos  a  unas simples  tapas   de  piano,  sin  evidenciar  que  esos  inventos  creados  en  el  pasado  no  son necesariamente el mejor invento para solucionar dicho problema. Pareciera  ser  que  desde  nuestra  infancia  se  nos  ha  enseñado  un  modo de pensar, con una  meta  en  particular.  Debido  a  que  nuestra  iniciativa  espontánea  ha  sido  frustrada, habitualmente  no  nos  atrevemos  a  pensar  en  forma  competente  con  respecto  a  nuestras propias posibilidades. Es un camino más fácil seguir  lo que se nos va enseñando que buscar un propio  camino  y  tus  propias  respuestas.  Es  así,  así  se  nos  enseñó  y  difícilmente  se  puede criticar inserto en el sistema. Un  punto  importante es  el  tema  del  fracaso,  se  nos  ha  dicho  que  la clave del éxito es la especialización,  dejando  de  lado  el  punto   de  que  la  especialización  excluye   el  pensamiento totalizador. La  naturaleza  es sabia  y le entregó al hombre ciertas características que ningún otro ser humano  que  habita  la  tierra  posee,  dentro   de  ellas  es  que  es  un  ser  pensante,  por  ende  un individuo  que  puede  tomar  decisiones  y  que  podría  adaptarse  a  ciertos  cambios  en  diferentes direcciones.  De  ahí  que  el  hombre  pudo  dominar  después  del  espacio  terrestre,  el  espacio aéreo  con   la  invención  de  distintos  modelos  aerodinámicos  y  el  mar  por  más  tiempo  que sumergirse  mientras  podía  contener la  respiración,  es  decir,  el  hombre  se pone sus alas o sus pulmones  cuando  los  necesita  y  se  los  saca  cuando  ya   no.  Un  pajaro  que  quiere  caminar  le estorban  sus  alas  y  un  pez  no  puede  salir   de  su  ambiete  acuático  para  recorrer  el  espacio terrestre, esto es porque ambos, el pez y el pájaro, son seres especializados. En  el  pasado,  lo  que  se  conocía  del  mundo  era  algo  más  o  menos  como  lo  que hoy es Europa,  pero para la  humanidad  era  similar a lo  que  nosotros entendemos como mundo hoy en día  a  la  esfera  terrestre.  Es  fácil  entonces  argumentar  que  ante  un  mundo  tan  limitado,  las personas  tuviesen que especializarse  en  alguna  tarea,  y  así veríamos al herrero, el zapatero, el médico del pueblo, etc. De  un  día  a  otro  con  los  grandes  inventos  de  la humanidad, lograron navegar los  mares y  quienes  se  atrevieron a  hacerlo,  rompieron  ciertos  paradigmas  que  se  tenía del horizonte.  No era  un  abismo,  sino  que  había  un  nuevo   mundo  por  conocer.  A  estos  se  les  llamaban  los Grandes  Piratas,  quienes  teniendo  el  conocimiento  concentrado  en  unos pocos,  se generó una serie  de  enfrentamientos  entre  unos y otros para decidir  quienes iban a ser los que mantuvieran el  control  de  este  nuevo  mundo.  Dentro  de  los   que   quedaron  a  flote,  surgieron  los   que


dominarían  y   lo  hicieron  gracias  a  su  pensamiento  totalizador,  es  decir,  completamente contrario a la idea especialista. Los  grandes  piratas  avisaban  a  sus  lugartenientes  en  todo  el  mundo  que  cuando  se encontraran  con  una  mente  brillante  dentro  de  su  aldea,  se  lo  hicieran  conocer,  para  darle  una mejor  vida  por  su  sabiduría.  La idea principal era agarrar a los grandes pensantes desde todo el mundo  y  llevarselos  al  rey,  de esta  manera,  el rey podría enseñarles alguna especialidad y este joven  inteligente,  al  momento  de  “comprender  a  la  perfección  historia,  por  ejemplo”  se  podría convertir  en  su  historiador  real.  Asimismo  sería para quien tuviese la  tarea de estudiar medicina y  se  convertiría  en  su  medico  real,  etc. La  unica  regla  que  no  debían  romper era  que cada uno de  ellos  se  tenia  que  meter  en  sus  propios  asuntos,  su  especialización,  y  que  el  Rey  iba  a ser quien se encargaría de todos ellos en conjunto, es decir, la totalidad. Así  fue   como  empiezan  las  escuelas  a  nivel  mundial.   Una  enseñanza  de  grandes pensantes  especializados que  le  empiezan  a  enseñar  a  los  hijos reales o familias adineradas  y que  estas  familias,  por  consecuencia,  lograrían  la  totalidad,  mientras  que  los  pensantes  eran una  especie  de  servicio  entregado  al  Rey,  pero  siempre a cambio de una mejor vida que nunca hubiesen  imaginado  tener  si  no  hubiese  sido  gracias  al  Rey.  Este  es  el  comienzo  de  las escuelas, las universidades y la especialización intelectual. Ya  cercano  a  la  actualidad  llega  al mundo la I Guerra Mundial, en la que Grandes Piratas advenecidos  desafian  a  los  Grandes  Piratas  establecidos,  quienes  con  la  guardia  baja  tuvieron que  pedirle a sus cientificos que investigaran  sin límites, por lo  que sus jefes entonces perdieron el  control  del  nivel  de  investigación  al  que  llegarían.  Este  fue  entonces  el  fin  de  los  Grandes piratas. De  un  día  para  otro apareció  el  Anticuerpo  evolutivo por excelencia, el computador. Este nuevo  aparato  que  llegaba  a  la  humanidad  es  o  será  capaz  de  automatizar  todo  tipo  de especialidades que el ser humano tuvo que hacer, un ejemplo de esto fue la revolución industrial o  la  automatización  en  distintas  empresas  en  que  la  computadora  reemplaza  al  trabajador  de años.  Esto  llegará  al  punto  en  que  todo  lo  que se  puede  automatizar lo terminará  haciendo una computadora  y  por  ende  el  hombre  especializado   deberá  o  adaptarse  al  nuevo  mundo  o  se extinguirá como cualquier otra especie. De  esta   forma  podemos  notar  cierta  tendencia  evolutiva,  en  que  el  computador  ya  ha pasado  a formar  parte  y que va completamente en contra de los estándares educacionales que se utilizan hoy en día como método de enseñanza para las nuevas generaciones. El  método  de  enseñanza  tradicional  hace  que  el  alumno,  en  este  caso  un  niño  de  a penas  3  o 4  años  ingrese  a  un  aula  de estudios en que primero que todo se le enseña diciplina, lo  cual  va de la mano con eliminarle sus espacios de  juego, de entretención, de soñar despierto. Se  le  enseña  que  mientras  estés  dentro  del  aula  no  debes  hacer ni  más  ni  menos  cosas  que las  que  tu  tía  o  profesora  te  diga,  y  que  el  recreo  lo  puedes  utilizar  justamente  para  recrearte,


pero  lo  que  está  sucediendo  es  que  estás  ingresando  a  un  sistema  del  cual  no  sales  durante todos  tus  años  en  el  jardín,  la  escuela,  universidad   posteriormente,  y  cursos  de  mayor especialización, etc. Terminas  siguiendo  la  corriente  que  todo  el  mundo  hace  y por  lo  mismo  lo  das por entendido  y piensas  que  alguien  ya  tuvo  que  cuestionarse  si  éste era  el  mejor  sistema  que  pudiese  existir para  la  educación  y  no  te  das  cuenta  que  simplemente  estás  aferrandote  a  esa  tapa  de  piano que  pasó  frente  a  ti  mientras  naufragabas.  Una  de  las  razones por  las  cuales  se  mantiene  así este sistema es porque nadie lo ha cambiado, no hay que darle más vueltas. Quizás  es  la  mejor  manera para mantener  controlada  a  la  multitud,  pan  y circo como dirían los romanos,   pero   no  es  más  que  una  exclavitud  camuflada  para  entrar  a  un  sistema  del  cuál nunca podrás salir. Bunkminster  propone  una  salida,  no  dice  que  será  fácil,  pero  sí  que será gratificante, salirte del río   y  seguir  tu  propia  corriente,  o  la  corriente  de  más  de  alguno  que  se  haya  salido  y  formar propiamente  su  cauce,  el  de  aprender  la   totalidad  de  las  cosas  y  no  quedarse  en  la especialización,  porque  si  bien  recuerdan,   quién  se  especializa  posiblemente  en  un  futuro  no muy lejano quedará obsoleto. En  un mundo completamente cambiante, en  que  el mañana no necesariamente está previsto, el pensamiento  de especialización  se  hace  menos  gratificante  y surge  la  duda  de si es el camino adecuado,  de  si todo  lo  que  hemos  aprendido  termina  siendo  necesario  para  un mundo en que si  eres  especializado,  puedas  quedar  obsoleto  tal  como  un  televisor antiguo y ser reemplazado por  uno  nuevo.  La  pregunta  es  qué   hará   el  ser  humano  para  no  ser  ese  televisor  antiguo.  La respuesta  es  simple,  ser  el  televisor nuevo.  Para  eso  es necesario mirar  el mundo desde todo su  espectro  y  ver  la  gama  de  posibilidades  donde  puedes  aportar  a  éste.  En  cierta  forma,  la solución  contradice  el  sistema,  la  solución  parece  ser  una  persona  completa,  que  entiende  al mundo  como   un  todo  y  que  sabe  de  éste  casi  todo  su  espectro,  de esta  manera  podrá  saber cuál   camino  seguir  y  si  se  topa  con  una  piedra  en  su   futuro  sabrá  como  reaccionar  a  ella  y pasarla por el lado.


Paper Richard Bukminster Fuller, Lecturas