Page 1

RÁFAGA DE BESOS ECLIPSADOS TOMANDO CAFÉ A LAS SEIS


Me oculto entre la noche. Vivendo en criptas vacías esperando tu regreso, deseo volver a sentir la luz del sol acariciar mis pies en la arena. Pero las palabras se han ido y descubro la profundidad poética del color negro. Me sumerjo en ella y me transformo en un sonámbulo que persigue tu exquicito aroma. Ese aroma que se ocultan en los secretos de la primer ventisca del crepúsculo. En aquella oscuridad tan clara y fugáz, mi alma permanece aun entre las sábanas de tu piel y el aroma de las huellas que dejaste.


Ciento dos estrellas en tu manto de seda, que divinamente protegen la infinidad de tu universo.


Una estrella se esconde entre los arbustos por la noche y puedo sentir el brillo de tu presencia y el roce de tus labios sobre mis parpados.


El frío ha llegado a mi habitación deslizándose por las caricias del viento. Tú Ventisca de invierno que arropa mi alma. Tú Viento helado que me paraliza con una sonrrisa. Desearía que tus llemas siguieran buscandome, para encontrar calor en el invierno y olvidarme de la primavera.


El insomnio llega como una tormenta destruyendo todo a su paso, dejando a dos amantes a la orilla del río en primavera, esperando el invierno con esa suave ventisca con olor a jade. Mi precioso jade blanco con manchas azules, mi arte abstracto entre paredes de hielo puro y blanco como la luna‌ mi amor, como te extraùo.


Tu rostro aterciopelado y la sangre que se dispersa por tu cuello divino me inspiran a crear, a vivir y a disfrutar de las flores marchitas, no quiero que te alejes nunca mĂĄs de mi, pues nuestros brazos se convirtieron en uno solo aquel dĂ­a de diciembre que con temor, me tomaste de la mano.


Escritos y fotografĂ­as por: R.Consuel

Fotolibro de poesía  
Fotolibro de poesía  
Advertisement