Page 1

IN / AUDITO


Inaudito, ta. (del lat. inaudĂŽtus) 1. adj. Nunca oĂ­do.


IN / AUDITO ÍNDICE

INTRODUCCIÓN: de lo inaudible TRÁNSITO: silencio selectivo SI LAS PAREDES HABLASEN: silencio acústico THE SILENT MAP: silencio semántico Bibliografía


INTRODUCCIÓN: de lo inaudible “El espacio y el tiempo vacíos no existen. Siempre hay algo que ver, algo que oír. En realidad, por mucho que intentemos hacer un silencio, no podemos. (…) Hasta que muera habrá sonidos. Y éstos continuarán después de mi muerte.” John Cage. Para poder entender mejor el concepto de lo inaudible y del mismo silencio, debemos partir cuestionándonos qué es lo que escuchamos y cómo lo escuchamos. El sonido es un fenómeno físico que consiste en una vibración productora de ondas elásticas que se propagan a través de un medio. Para que esta vibración sea audible, debe ser captada por el oído humano y descodificada por el cerebro. Pero, como todo fenómeno físico, tiene unos límites. Que un sonido sea audible o no al oído humano depende fundamentalmente de dos de sus magnitudes principales: la frecuencia¹ y el volumen. Ésta última otorga al sonido la energía con la que se propaga. Si en el momento en que el sonido llega al oído no cuenta con la energía suficiente para que las ondas mecánicas estimulen el receptor, no seremos capaces de escuchar nada. Por otra parte, todo sonido que se encuentre fuera del espectro audible del individuo, tampoco podrá ser captado por éste. El espectro audible define el campo auditivo que va desde las frecuencias más bajas a las más altas que pueden ser captadas por el oído. De esta manera, un rango auditivo normal se situaría entre los 20 y los 20000 Hz. Pero, ¿son exclusivamente parámetros físicos los que interceden en el proceso de audición? Todos los sonidos que se encuentran dentro del espectro audible son captados por el oído. Sin embargo, no todos los sonidos captados por el oído son procesados por el cerebro. Estamos constantemente rodeados por sonidos y ruidos de todas clases a pesar de no ser conscientes de ello. No los escuchamos porque nunca les prestamos atención y pasan desapercibidos a nuestros oídos.

¹ Frecuencia: magnitud que mide el número de repeticiones por unidad de tiempo. A mayor frecuencia, más agudo será el sonido resultante.


Tras su experiencia en la cámara anecoica¹, John Cage reformuló el concepto de silencio definiéndolo no como la ausencia de sonido, sino como la ausencia de toda intención de escuchar: “El significado esencial del silencio es la pérdida de atención… el silencio no es acústico... es solamente el abandono de la intención de oír.” Si nos paramos a pensar, los estímulos sonoros que nos rodean habitualmente son infinitos. Si el cerebro se encargara de procesarlos todos, la sobrecarga de información nos impediría realizar nuestras tareas diarias. De esta manera, podemos definir este proceso atencional como un mecanismo selectivo natural para reforzar la concentración. Partiendo de estas dos vertientes de lo inaudible: la física y la atencional/intencional, este proyecto que nos ocupa propone un nuevo método de escucha. Una escucha que tenga en cuenta estas limitaciones (tanto físicas como atencionales), potenciando la superación de las mismas. Los futuristas, allá por los inicios del siglo pasado, ya previeron un interés por estos sonidos inaudibles: Marinetti ya anunció en su manifiesto, La Radia Futurista (1933), que la amplificación nos permitiría escuchar el sonido de los vegetales y de los minerales, la música de los pequeños insectos, incluso a un nivel conceptual, como la música realizada por el batir de las alas de una mariposa tal y como afirmaba La Mounte Young.² Así pues, el proyecto está conformado por tres piezas que apoyan y fomentan este nuevo proceso de escucha y que responden a diferentes manifestaciones del fenómeno del silencio.

¹ Cámara anecoica: sala diseñada para reducir, en la medida de lo posible, la reflexión del sonido consiguiendo lo más parecido al silencio aboluto. En 1951 John Cage visitó la cámara anecoica de la Universidad de Harvard. Al entrar en la sala Cage se dio cuenta que era capaz de escuchar un sonido grave y otro agudo. El ingeniero de la universidad se encargó posteriormente de definir estos sonidos como la circulación sanguínea y el sistema nervioso del propio Cage. ² Las Imágenes del Sonido: Una Lectura Plurisensorial en el Arte del Siglo XX, Javier Ariza.


TRÁNSITO: silencio selectivo

http://cargocollective.com/raulpalomino/Transito

¿Alguna vez te has parado a escuchar los sonidos, ruidos y demás estímulos auditivos que te rodean mientras te diriges caminando a cualquier lugar? Normalmente cuando paseamos, invertimos ese tiempo (la mayoría de las veces inconscientemente) en divagaciones y cavilaciones sobre cualquier tema que requiera nuestra atención en ese momento: un acontecimiento reciente, una decisión que tomar, un evento venidero… Incluso hay gente que tiene por costumbre realizar paseos para “poner en orden sus pensamientos”. Esto no es otra cosa que un claro ejemplo de la no percepción del sonido provocada por la ausencia de atención o de intención de escuchar. Tomando como punto de partida esta manifestación del silencio, surge la presente pieza. Tránsito pretende impulsar esta nueva escucha intencional derribando las barreras del silencio selectivo e induciendo en cierta manera la percepción de esos sonidos inauditos. Viviendo en esta crepitante y espirálica vida dinámica de hoy, de ruido-movimiento, ¿cómo podemos permanecer ajenos a las poderosas y excitantes sensaciones que se descargan y se expanden simultáneamente en torno a nosotros? Evidentemente el maravilloso ruido de las bocinas de un coche, con todo su mundo propio interior y exterior, tiene para nuestra sensibilidad un valor tan esencial como el de una orquesta.¹ Tránsito se compone de una serie de 5 paseos sonoros, tomados a lo largo de un mismo recorrido de 1’7 km. realizado a lo largo de 5 días consecutivos. Se trata de un recorrido que realizo habitualmente, casi a diario, y que de alguna manera ya forma parte de este momento de mi vida. Sin embargo, a pesar de haber realizado este tránsito una y otra vez a lo largo de estos meses, jamás me había parado a escuchar sus sonidos.

¹ Arte y Arquitectura Futuristas (1914-1918), Enrico Prampolini.


Así pues, decidí comenzar a romper las barreras de este silencio selectivo desde lo más cercano que tenía: mi momento presente, mis circunstancias habituales y mi contexto más cotidiano… ¿Hay algo más cotidiano que el camino que recorres cada día para ir a tu lugar de trabajo? Por esta razón, las 5 piezas sonoras que componen la serie Tránsito, conforman un retrato de ese momento de mi vida, de un paisaje conocido y una ruta tantas veces andada. De esta manera, aunque mi cerebro no procesó esos sonidos en aquel momento, se encuentran en cierta medida latentes en mi subconsciente, y cada vez que reproduzca las grabaciones podré experimentar una introspección inducida por el ambiente sonoro de ese momento. Se trata de la misma experiencia que produce el hecho de contemplar una foto antigua, sólo que a nivel auditivo. Paseos sonoros, sonidos perdidos, legados de un pasado.


SI LAS PAREDES HABLASEN: silencio acústico http://cargocollective.com/raulpalomino/Si-las-paredes-hablasen

Retomando la faceta física de lo inaudible, hemos establecido dos magnitudes fundamentales del sonido como las decisivas a la hora de definir si éste es audible o no: la frecuencia y el volumen. Pero no son los únicos parámetros físicos que debemos tener en cuenta en el proceso acústico. El sonido, como fenómeno vibratorio necesita de un medio matérico por el que propagarse. Sin medio por el que transmitirse el sonido no existiría. También hay que tener en cuenta que el sonido interactúa con el espacio, con su contexto físico, pudiendo variar sus magnitudes estándar. Un claro ejemplo de este tipo de interacción entre sonido y espacio sería la reverberación¹. Es decir, que lo que define un sonido como audible son tanto sus magnitudes físicas propias, como el medio por el que se propaga y las interacciones que experimenta con el espacio. Javier Ariza afirmaba: El sonido actúa como una materia que ocupa el espacio, se amolda completamente a él, se ajusta a sus medidas variables. El sonido tiene la propiedad de definir el espacio en un sentido arquitectónico.² Pero, ¿es el sonido el que define el espacio o es el espacio el que define el sonido? Imaginémonos por un momento en el interior de una estancia completamente vacía. ¿Podríamos decir cómo de grande es esa sala solamente con el sonido ambiental que escuchemos? Y lo que es más importante, si no hay ninguna fuente vibratoria reconocible, ¿seríamos capaces de escuchar algo? Evidentemente, realizando una escucha intencional, aún no habiendo fuentes vibratorias externas aparentes, seríamos capaces de oír un ruido ambiental provocado por la vibración del propio aire (de este modo el aire se convertiría en medio y productor de sonido). Además, también seríamos capaces de escuchar ciertos sonidos biológicos provocados por nuestro propio cuerpo, aunque éstos últimos tendemos a obviarlos. ¹ Reverberación: fenómeno producido por la reflexión que consiste en una ligera permanencia del sonido una vez que la fuente original ha dejado de emitirlo. ² Las Imágenes del Sonido: Una Lectura Plurisensorial en el Arte del Siglo XX, Javier Ariza.


Basándome en esta reflexión surgió la presente obra. Si las paredes hablasen toma como punto de partida este silencio acústico/arquitectónico, encontrando una base técnica en la obra “I’m sitting in a room” de Alvin Lucier e incluso inspirándose en el fenómeno de la ecolocación¹ de los murciélagos. La obra de Lucier consiste en una grabación sonora del mismo autor narrando un texto, que más tarde sería reproducida en la misma sala para re-grabarse. La grabación resultante se volvería a reproducir y a re-grabar repetidas veces. El resultado es que las resonancias de la misma sala se van intensificando conforme avanza el proceso de grabación, hasta que son estas mismas resonancias las que acaban por “engullir” el sonido de la narración de Lucier haciéndolo finalmente desaparecer tras el hipnótico drone² resultante. Marinetti ya en su manifiesto de 1933 La Radia Futurista señalaba la utilización de las distintas resonancias de la voz o de un sonido como elemento que permite definir la amplitud espacial un lugar: Utilización de las distintas resonancias de una voz o de un sonido para dar el sentido de la amplitud del local donde la voz se expresa. Caracterización de la atmósfera silenciosa o semisilenciosa que envuelve y colorea una determinada voz sonido ruido.

#1 Azucarera

¹ Ecolocación: sistema de posicionamiento que poseen ciertos animales, que consiste en la emisión de sonidos de alta frecuencia que se reflejan en los objetos de alrededor. Cuando el sonido es devuelto y captado de nuevo por el animal, éste conoce la distancia a ese objeto a partir del tiempo que ha tardado el sonido en regresar. ² Drone: estilo de música minimalista que se caracteriza por el uso de sonidos repetidos en el tiempo.


De esta manera, Si las paredes hablasen pone en uso la misma técnica de grabación (que algunos autores ya se han aventurado a bautizar como Sonic Time Layering¹); pero haciendo pequeñas variaciones tanto en el sonido primigenio, como en el lugar de grabación: En primer lugar, las estancias elegidas para la obra son salas de lugares abandonados por el hombre (sitios olvidados, perdidos, como los sonidos “inauditos” que construyen el centro de este proyecto). Y en el caso del sonido de partida, no se trata de la voz humana como en la pieza de Lucier, sino que se trata de una grabación del mismo ambiente sonoro de la sala vacía.

#2 Almacén

Por tanto, Si las paredes hablasen se trata de una serie de 2 piezas sonoras acompañadas de 2 series fotográficas de 3 piezas cada una. Las piezas sonoras (#1 Azucarera y #2 Almacen) fueron grabadas mediante esta técnica en dos lugares abandonados de la ciudad de Granada, y son complementadas por piezas fotográficas tomadas durante la grabación de las mismas. Así pues, esta obra, al utilizar como punto de partida el sonido ambiente de las mismas salas vacías, crea una lectura distinta a la de la pieza de Lucier; dejando de esta manera que sea la propia sala la que “narre” de alguna manera su historia. De ahí su título, ya que son las propias paredes de la estancia las que nos hablan… Tan solo hemos usado sus resonancias particulares como herramienta para intensificar sus voces y hacerlas audibles a nuestros oídos. Escuchemos pues la historia que tienen que contarnos…

¹ Sonic Time Layering: Estratificación Sonora en el Tiempo.


THE SILENT MAP: silencio semántico http://cargocollective.com/thesilentmap

El silencio aparte de un fenómeno físico/sensorial, puede ser un atributo, una característica que defina o complemente de alguna manera una cosa, un lugar, un ser vivo, un acontecimiento… El silencio puede ser algo inherente, una parte innegable de un todo. Pero esa inherencia normalmente es semántica, no es absoluta, ya que es otorgada por el ser humano, ya sea por propia definición del concepto, por convención social o por circunstancias culturales. Por ejemplo, un entierro es silencioso por convención social, es un aspecto cultural añadido a ese acontecimiento, pero no es absoluto. Un entierro no es verdaderamente silencioso a pesar de ser una de sus cualidades. Al igual que éste hay infinidad de otros ejemplos de situaciones, lugares, hechos “supuestamente silenciosos”, o para ser más correctos diremos semánticamente silenciosos. Pues se definen como tales, pero no lo son. En este contexto entra en juego la nueva escucha en la que se centra este proyecto. The Silent Map parte así de ese silencio semántico anteriormente descrito, centrándose principalmente en lugares silenciosos por definición. Hemos hablado de la semántica como un aspecto del ser humano como grupo, como colectivo social. Es por eso, que me pareció oportuno realizar una pieza interactiva, que fuese creciendo, conformándose y cambiando según el espectador interactúe y participe de ella. Podríamos definir The Silent Map como una biblioteca mundial sonora en expansión. Es una plataforma online, abierta, libre y gratuita que se alimenta y se apoya en otras plataformas online igualmente libres y gratuitas (cargocollective, soundcloud, googlemaps): apoya y reivindica los contenidos web libres. La plataforma consiste en un mapa interactivo con el que se tiene acceso a una biblioteca sonora de lugares silenciosos. Los archivos de dicha biblioteca son proporcionados por los mismos usuarios de la plataforma que deciden colaborar con ésta. Todos los contenidos pueden ser escuchados online e incluso se pueden descargar y reproducir desde cualquier dispositivo en cualquier lugar.


Una biblioteca de paisajes sonoros a modo del famoso proyecto dirigido por Murray Schafer: World Soundscape Project¹. Un paisaje sonoro mundial, social, cambiante que es registrado y almacenado en la biblioteca/mapa permitiendo y fomentando la escucha atencional/intencional de los “lugares inaudibles”. El 21 de Junio de 2013, primer día de verano y Día Mundial de la Música, se lanzó la web de The Silent Map, con un contenido de 9 grabaciones aportadas por usuarios de todo el mundo. Ese fue el comienzo de un proyecto en expansión que se encuentra directamente influenciado por otras plataformas y colectivos como Escoitar.org o Audiomapa, desarrolladores y promotores del concepto “mapa sonoro”. “Close your eyes and listen… just listen. Is it silence what you hear?” The Silent Map

¹ World Soundscape Project (WSP): proyecto impulsado por Murray Schafer cuya finalidad es registrar los paisajes sonoros actuales que se encuentran en constante cambio y evolución debido a la contaminación acústica.


Bibliografía - ARIZA, J. Las imágenes del sonido: una lectura plurisensorial en el arte del siglo XX. Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 2008. - BARBER, LLORENÇ: El placer de la escucha. - CAGE, J. Escritos al oído. Murcia: Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, 1999. - CAGE, J. Silencio. Madrid: Árdora, 2003. - CHION, M. La audiovisión: introducción a un análisis conjunto de la imagen y el sonido. Barcelona: Paidós, 2008. - IGES, J.; COSTA, J. M. Dimensión sonora [catálogo]. San Sebastián: Diputación Foral de Guipúzcoa, 2007. - IGES, J. (com.) Sensxperiment 2006: MASE, I Muestra de arte sonoro español [catálogo]. Lucena (Córdoba): Weekend Proms, 2007. - LABELLE, B. Background noise: perspectives on sound art. New York: Continuum International, 2006. - LAMBIASE, S.; NAZZARO, G. B. (comp.) Marinetti entrelos futuristas. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1986. - MADERUELO, J. Una música para los ochenta. Madrid: Garsi, 1981. - PIZZA, A.; GARCÍA, M. (ed.). Arte y arquitectura futuristas (1914 - 1918). Murcia: Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, 2002. - Proceso sónico: Una nueva geografía de los sonidos [catálogo]. Barcelona: Museu d’Art Contemporani de Barcelona, 2002. - SARDO, D. (dir.). La exposición invisible [catálogo]. Vigo: Muso de Arte Contemporáneo de Vigo, 2006. - TARKOVSKI, A. Esculpir en el tiempo: reflexiones sobre el arte, la estética y la poética del cine. Madrid: Rialp, 1991.


In/audito