Issuu on Google+

4

Euros

01


2


Jacobo Labella


Contenidos 08-17

22-27

18-20

28-29

Blue Valentine

COS D贸plud贸 Collective

32-33

34-35

Come, baila...

La casa de cristal

La elecci贸n de Talbot

36-43

44-45

Veneno Life on Mars

46-47

48-49

Autumn Comets

Internet

64-65

66-67

Pakayla Biehn

FIB

50-61

Tropical life

4

62-63

Herederos de Dorian Gray

68-69

70-71

Album diary

Jon M.


En este primer número desglosamos el catálogo de recuerdos más recientes acopiados por un grupo de amigos durante esta temporada estival. Recuperamos el olor a pasta gorda, el cariño por lo superviviente, el sentimiento de coleccionista… para mostraros lo que más nos gusta. Para compartir con vosotros nuestro Álbum particular, ese que se mueve entre carpetas del ordenador, sobremesas interminables o instantáneas con doble rombo. Desatamos la samba en nuestra portada para corroborar que desde que empezó a apretar el calor hemos democratizado el sentimiento tropical hasta convertirnos en profesionales del look isleño. Abrimos página y ponemos rumbo a Honolulu para repasar un editorial que delata el festival de loros, palmeras y cocktails en copas de coco que tenemos montado en nuestro armario. Revisamos la cocina más tradicional aliñando cada ingrediente con los acordes de las pistas más adictivas del momento. Holy Ghost y sus pasajes melódicos dan fe de que el indie más puro y la ensalada malagueña de toda la vida pueden darse cita en tu propia cocina. Las páginas más íntimas de nuestro Álbum desinhiven los testimonios de una cama más que concurrida. Saboreamos el veneno más obligado emulsionado en la carpeta de recortes de un coolhunter. Rastreamos a vista de Safari los inventos más codiciados de la red. Asumimos el antojo, lo compramos tarjeta en mano y buscamos alguno más imposible que no podamos pagar con maestre card. Nos referimos a aquellas cosas tan únicas que no tienen precio, como la casa de Cristal que alimenta la ensoñacion entre páginas. Licuamos poemas con polaroids y con Pablo, para dar fe que la inicial “p” puede hacer magia en un Álbum de pequeños tesoros. Soltamos el coco, nos volvemos urbanitas y nos asomamos al balcón de un piso en el centro de la ciudad y con vistas al armario femenino. Bienvenidos a una revista no efímera, a un conjunto de páginas sin pretensiones que no pasarán de moda, sino que darán testimonio, cual Álbum, de lo que fuimos.

Ernesto Artillo


Álbum´s family Araceli Martín Chicano Editor in chief Dirección de arte, diseño, maquetación y fotografía. www.araceli.albummagazine@gmail.com La dedicatoria de este Álbum. Se lo dedico a mi familia y a mis amigos, sin ellos no habría sido posible.

Rocio Martín Chicano Asesora de moda La prenda que nunca usarás. Un chal.

Antonio Martín Chicano Asesor gastronómico y musical. Un plato para enamorar a alguien. A little bit of me and a whole lot of you add a dash of starlight and a dozen roses, too then let it rise for a hundred years or two and that’s the recipe for making love!

Pilar Martín Chicano Redacción Eres única en... Llevar como nadie un cuello vuelto en invierno

(“Recipe for Love”, de Harry Connick, Jr.)

Tjörnina Gval Kvgh Redacción Nunca encontrarás en internet... La receta de las albóndigas de mi abuela.

Ernesto Artillo Redacción y Fotografía ¿Por qué te desnudarías? Por la siguiente portada de Álbum.

Sergio Albarracín (Elphomega) Redacción Un título para el relato de tu vida Un hombre a su aire.

Jacobo Labella Ilustración Si tu vida fuese una revista, ¿qué aparecería en la contraportada? Mi epitafio

Pedro Mora Asesor de moda Un outfit para renacer. Un total look blanco noventero para ir pintándolo con nuevas experiencias.

6


Álbum´s family Chesco López Fotografía Un tema pendiente en la cama. Compartir una noche con una pareja.

Alejandro Sonoro Fotografía ¿ Que te da más placer que el fotografiar pero menos que el sexo? Un buen batido casero de fruta.

Olivia Cabello Redacción La frase que más te ha repetido tu madre. No puedes dejar todo para el último momento.

Víctor Roldán Redacción ¿ Qué foto no puede faltar en un álbum? La de familia.

R.F. Lifona Moda Cuándo la moda te salvó la vida. Cuando me compré mi primer traje negro.

Luishock Martínez Diseño de logotipo y tipografía. ¿Qué tipografía eres? Hermitage.

Lor Solano Producción de moda Lo que haces con más arte. Echadle especias a la vida a diestro y siniestro.

Pablo J Rodríguez Poesía Cuatro palabras que empiecen por p de pablo, polaroid y poema. Persona-je, palabra, polaroid y perejil.

Alejandra del Corro Moda Estilismo para una boda budista en Antequera. Les pondría a todos una calva postiza.

Pablo P. Campesino Música Un tema para tu baile nupcial. El mismo que para mi funeral: Headup de Apparat.

Gracias


Blue Valentine

Fotografía: Araceli Martín Chicano Estilismo: Rocio Martín Chicano

Modelo: Irene Carrillo Agradecimientos: Brida Estudio Creativo 8


Total look Oysho


Vestido de Oysho

10


Vestido de Oysho


Blusa de Oysho. Chaqueta de Uniqlo. Pantalones de GAP. Cintur贸n de Spastor.

12


Blusa de Oysho. Pantalones de GAP. Cintur贸n de Spastor. Zapatos de Zara y bolso de Margaret Howell.


14


16


Top de la estilista. Bermudas de Oysho.


Dopludó Collective

Desde la lejana Rusia llega este colectivo de artistas con el que hemos tenido el placer de hablar. Trabajan desde un punto de vista bastante onírico varias disciplinas como la ilustración, el diseño, la instalación, etc. Os animamos a echar un vistazo a su web (www.dopludo.com) y a su behance (www. behance.net/Dopludo) y conocer más en profundidad su trabajo que sin lugar a dudas no te dejará indiferente.

esfuerzos en proyectos más grandes es www.tosay.it un proyecto creado con el propósito de explorar texto, calle e Internet como un medio artístico. No es sólo un proyecto de nuestro colectivo, sino que está abierto a cualquiera que sienta que quiera participar.

Arte tres en uno. ¿Cada uno se dedica a una disciplina o experimentáis en todos los campos? ¿En cual os sentís más cómodos?

Nos gusta que sea así, aunque cada uno tiene su propio portfolio y estamos a punto de lanzar nuestras webs personales. En el caso de nuestro trabajo diario, cuando llega el momento de decidir quien trabajará en cada proyecto, solemos preguntar a nuestro cliente qué proyectos le gustan más de nuestro portfolio… ¡así de fácil!

Ninguna firma a la vista en vuestra web. ¿Cómo se lleva el mérito compartido?

Normalmente trabajamos juntos en los proyectos más complejos, aunque cada uno de nosotros trabaja por su cuenta y desarrolla sus ilustraciones con su estilo propio. Un ejemplo de como fusionamos nuestros

18


La máxima de vuestro estudio Como nombre, la palabra “Dopludó” proviene de la trascripción fonética del francés “deux plus deux”, que significa “dos más dos”. Lo tomamos como una especie de abreviatura de la absurda fórmula matemática “2+2=5”, que ha sido probada varias veces y ha sido una de las claves para reconsiderar las matemáticas desde su origen. Estamos inspirados por ese fenómeno, nos lo tomamos como una infracción deliberada de las leyes de la lógica. Su esencia es que dos más dos pueden sumar lo que tu quieras, y empezando por ahí podemos llegar muy lejos… Cada uno decide por si mismo. Nos gusta mirar al mundo desde una perspectiva infantil, de alguien cuya vida es una constante aventura llena de nuevos descubrimientos. Temáticas y disciplinas muy variadas. ¿Qué guardan en común todas vuestras obras?

¿Cómo definiríais el público de vuestros inventos? Hace un tiempo solíamos trabajar en un renovado y delicado estilo folky, que parece que gusta. Pero ahora estamos bastante cansados de eso y queremos trabajar más en las vanguardias y experimentar todo lo que podamos. Por eso nuestro público es gente que busca soluciones innovadoras y están preparados para experimentar con nosotros. ¿Cómo afecta la funcionalidad a vuestra creatividad? No creemos que afecte mucho, realmente viajamos mucho y a veces tenemos que trabajar en medio de un viaje. Así que nos gusta que nuestro espacio de trabajo sea móvil, lo cual, afortunadamente, se hace más fácil con los años y el desarrollo de las tecnologías. ¿Qué tenéis de románticos? ¿Y de impresionistas?

Realmente cada uno de nosotros se mueve en direcciones diferentes: Karina en ilustración y gráfico, Egor en arte y vídeo y Lesha en diseño de producto y de entornos, teniendo como base sus estudios de arquitectura. Mientras que Karina & Egor estudian actualmente en Fine Art Academy en Viena. De todas formas, todos trabajamos en ilustración, diseño, murales y diferentes proyectos, y por supuesto compartimos gustos en muchos aspectos de la cultura visual.

Depende... Solíamos ser muy románticos en nuestros proyectos y todavía nos queda un poco a veces, pero como comentábamos antes, ahora nos gusta experimentar. Por eso, nos gustaría causar un sentimiento de sorpresa y fascinación, más que afectar a las emociones de quien lo vea. Nos morimos por ver más. ¿Podéis desvelarnos proyectos futuros?

¿En qué se deja ver vuestra procedencia? Afectó a nuestro estilo en los inicios de nuestro colectivo, empezando porque todos hemos nacido en el norte del mundo y siempre hemos tenido la influencia de Escandinavia, al estar cerca de San Petersburgo y, por tanto, de Moscú. Por eso, solíamos usar imágenes y elementos del folklore nórdico y de sus leyendas.

20

Acabamos de terminar una serie de ilustraciones que hemos hecho como cubiertas de documentos y que están a punto de lanzarse. También hemos lanzado y publicado www.tosayt.com. Y tenemos unas nueva ilustración para la revista Computer arts. ¿Con qué artista español os iríais de fiesta? Nos gusta Jaume Plensa


C/ Pérez Galdós 2, Sevilla. Tlf: 954 561 829 Del 16 al 20 de septiembre estarán en el Ego Cibeles


La elección de Talbot Texto e ilustración de

Sergio Albarracín (Elphomega) 1 Decidió que la marea tenía la culpa esta vez, y también que se le daba estupendamente encontrar culpables cuando los necesitaba, dos conclusiones a las que había llegado tras descubrirse nuevamente pensando en lo malo. En lo que Calderón le habría reprobado enérgicamente que volviera a incidir si hubiese estado allí, con su suéter Hillfiger color pistacho y atufando a CK One como si lo regalaran. Pero el doctor Calderón no estaba allí y no estaba en su cabeza y ella podía pensar en lo que le diera la gana y ahora quería pensar en lo malo. Había pasado mucho tiempo desde aquellas sesiones y sintió que ahora tenía todo el azul del cielo y que solo importaba la playa. Alargó el brazo y rebuscó a tientas en el bolso de esparto colgado de la sombrilla hasta que encontró la protección solar. Sacudió la arena que ya amenazaba con apoderarse de la mitad derecha de la toalla y se recostó entre la g y la última e del gran rótulo naranja de Jagermeister. Después se reclinó y cambió de postura porque se veía gorda. No más Snickers helados, se dijo. No deseaba que Talbot la confundiera con un balón hinchable y le diera una patada que la sacara de aquel lugar que tan bien le sentaba a su espíritu. Era consciente de que reunía muy pocos de los atributos que Talbot requería en una chica, por eso mismo conocía perfectamente aquellos que llamaban su atención y cuando se encontró con Rebeca en el KAMANDI supo enseguida quien iba a ser la flamante aspirante a reina del baile, el nuevo y reluciente trofeo a colocar sobre la chimenea. Había conocido a Rebeca durante un campeonato en Las Canarias y no le había caído ni bien ni mal, a pesar de tener que soportar más de un interminable monólogo sobre todos sus ex-novios profesionales y algo que podría haberse titulado “Le iluminaré sobre las condiciones ideales para practicar surf”, cosa que la misma Rebeca no hacía, lo que le llevó a pensar que era teoría aprendida entre revolcón y revolcón durante campeonatos como aquel en el que se acababan de conocer. Aún así no le había caído ni bien ni mal. Pero desde luego Talbot se derretía con chicas como Rebeca, del tipo azafata de concurso, con su corte de pelo cleopatriano, sus perfectas tetas y piernas torneadas en silestone y un tono de piel tostado que a ella le recordaba un croissant pasado por la plancha. Al visualizar la imagen se le escapó una risita que sintió ridícula y por un momento se avergonzó y la ahogó nerviosamente y miró hacia ambos lados y quiso volver a reír cuando certificó que nadie la había escuchado pero ya no pudo. Se distrajo analizando la playa. A su derecha el empinado carril de tierra que serpenteaba montaña arriba y que se iba estrechando conforme ascendía hasta terminar en la carretera. Dos muchachos bajaban sus fish boards y algo que le pareció una nevera estampada con alguna propaganda. El final del carril, flanqueado por abundantes matas de artemisa que morían a su izquierda a los pies de un risco, en un terreno más de piedra que de arena, entre formaciones rocosas y pequeñas lagunas naturales. A lo lejos otra roca bastante mayor asomaba del agua como una atalaya cubierta de algas, imponente. Fueron las algas las que le hicieron reparar de nuevo en lo malo. Lo malo otra vez. Lo que le llevó a recordar aquellas historietas que su primo cinco años mayor, aunque el desarrollo de su físico se empeñara en decir lo contrario, guardaba sobre el armario de su habitación y que ella devoraba a escondidas durante las dos semanas de verano que todos los años

22


pasaban en la casa de Sitges. Historietas en un austero blanco y negro con títulos como “Susto de muerte” o “Dulce matrimonio”, donde generalmente se relataba el cruel asesinato de uno de los protagonistas, ya fuera por dinero, celos o despecho, y su posterior regreso del fondo del mar, de un viejo pozo abandonado o de una fosa séptica para ajustar cuentas con sus asesinos, la mayoría de las veces su propia pareja y el amante de ésta. Asfixiados en habitaciones de celulosa amarillenta por manos que rezumaban cieno. Y había algas, claro. Algas hermosamente dibujadas. Mientras se aplicaba protección por el cuello le asaltó la idea de morir estrangulada y tuvo que alejarla rápidamente de su cabeza como el que espanta moscas de un bistec en una habitación cerrada. Pensamientos como aquel la excitaban. No excitarse. Le había ocurrido en varias ocasiones durante las sesiones con Calderón y a la salida de la consulta y sobre todo en el camino en autobús de vuelta a casa y era en esos momentos cuando más sola se sentía. Afortunadamente o no, el doctor había encontrado un diagnóstico para “su disfunción”, como a él le gustaba llamar a lo malo, y sus padres lo habían aceptado sin oponer resistencia, igual que dos náufragos se abrazan a un madero en medio de una tormenta, asintiendo mecánicamente con la cabeza cada palabra del médico, como movidos por un resorte invisible, como esas figuras de perritos que se colocan en el salpicadero o en la bandeja trasera de los coches. Lo más que hicieron sus padres después del diagnóstico fue repintar las paredes de su habitación de un azul cursi a más no poder. Un azul que en nada se parecía al que se abría ahora delante de ella. Se desperezó de sus pensamientos y volvió a ponerse loción protectora porque le gustaba tomar el sol pero odiaba broncearse. Volvía a pensar en Talbot y en el campeonato celebrado dos días antes y en como había cambiado la playa. Ya no se oía el molesto ir y venir de los coches procedentes de la carretera. Como si todos hubiesen aprovechado la noche para marcharse. Y después pensó que ella tendría que irse pronto también. Y al alzar la vista pudo ver a Rebeca acercándose hasta su toalla. 2 Algo que pasó por alto aquella primera noche en el KAMANDI y que ahora se mostraba claro bajo el sol del Atlántico era que se había gastado un dinerito en la dentadura. Rebeca se había arreglado los dientes y cuando le sonrió allí de pie, a contraluz, no pudo evitar imaginárselos como perlas caras cubiertas de babosas y fango. Teñidas con el verdor del final de los días, pensó, adornando su voz interior como si alguien pudiera escucharla y premiarla por lo ocurrente de sus desvaríos. Una vez sentada a su lado la chica no tardó ni diez palabras en mencionar abiertamente a Talbot. Ella les había presentado la última jornada de competición y eso bastó para que Rebeca decidiera quedarse dejando marchar al grupo con el que había viajado hasta allí solo unos días antes. Por su parte ella se había encargado de dejarle claro que el muchacho estaba libre, que era “un barco sin amarras”, ésa era la estúpida expresión que le gustaba utilizar. La expresión que había utilizado antes con todas las demás. Y Rebeca no parecía ser diferente a las demás. Le ofreció una ciruela y ella cogió otra. Desde que las probara por primera vez las había comprado todas las mañanas en el mercado del pueblo antes de bajar hasta la playa y le parecían las mejores ciruelas que había comido en su vida. Por unos segundos se paró a observar como Rebeca mordía la fruta y ésta estallaba en su boca y contempló el surco carmesí que empezaba a cruzar su muñeca partiéndola en dos, como un abismo. Para cuando se quiso dar cuenta ya no estaba en la playa y el vapor lo enturbia todo. Volvía a oír los trasteos en la cerradura y a su madre gritar su nombre pero su cabeza era una toalla mojada que pesaba el doble. Entonces un viento fresco la devolvió. Miraba al horizonte.


24


La ciruela seguía intacta en su mano y no se le ocurrió nada que decir, nada con sentido, al menos. Rebeca se lamía la palma de la mano. Pensó en Talbot y en sus dedos largos y rígidos y al instante brotó en su mente el recuerdo de una película en la que un chico y una mujer madura se enamoraban durante un verano pero por más que lo intentó no pudo acordarse del título. Qué estupendo sería volver a nacer y criarse en un sitio como aquel y no haber conocido nunca a sus padres ni al doctor Calderón, ni a Rebeca, ni a todas las demás, ni siquiera a sus compañeros de instituto si alguna vez había podido llamarlos así. De repente se dio cuenta que Rebeca había estado hablando todo el tiempo sin que ella le prestara la más mínima atención, uno de sus famosos monólogos se temía, cuando una sombra alargada se deslizó sobre los pies de las dos chicas. Talbot parecía un dios griego con neopreno. Cuando hincó su tabla en la arena frente a ellas y dirigió una mirada de rayos X a Rebeca, traspasando su bikini, pudo ver de nuevo esa ardiente chispa en los ojos del chico. Aquella chispa que ella no conocería nunca pero que sabía era capaz de quemarlo todo. ¿Cuántas serían este verano y hasta dónde llegaría aquello? ¿Cuánto tiempo más podría soportarlo? Talbot sacudió la cabeza y le salpicó agua en su mejilla izquierda y en las rodillas, y también en las de Rebeca y si antes había pensado que no le había caído ni bien ni mal, ahora la odiaba. ¡Cómo había llegado a odiarlas a todas! Podía verlos ya paseando por la orilla, dos figuras derretidas por el calor, indiferentes a todo lo que aconteciera más allá de aquellas dunas y podía verse también a ella misma, desechada igual que un cordón umbilical oculto oportunamente entre las piedras. ¿Qué más podía hacer siendo consciente como era del papel que le tocaba desempeñar? Talbot nunca había querido ni tocarla. No al menos de la forma que ella deseaba. El joven propuso que quedaran esa misma noche para tomar algo en el KAMANDI a modo de despedida. Acordaron que sería el último día que permanecerían allí. Y minutos más tarde los tres ascendieron por el empinado carril de tierra cuando el sol casi había desaparecido. 3 El KAMANDI no dejaba de ser un mero chiringuito de playa con pretensiones chill. Por su situación, el lugar de encuentro idóneo para los asistentes al campeonato y durante el resto del año coto de la fauna local, desde surferos residentes y hippies que se ganaban la vida vendiendo artesanía y pasando algo de costo hasta cincuentones salidos bebedores de J&B cola. El ambiente esa noche distaba de ser el de anteriores, el campeonato había terminado y se notaba, aún así todavía reinaba cierta excitación en el ambiente, como una intención por parte de los que habían decidido no marcharse de ponerle la puntilla al evento. Demasiada gente todavía, pensó ella nada más entrar. Durante la hora y cuarenta minutos que pasaron en el local Talbot y Rebeca parecieron entenderse a la perfección y a ella tan solo le quedó observarlos como la que observa una lluvia de estrellas o la devastación provocada por un tornado, asistiendo al curso inevitable de la naturaleza. Esta vez no tenía nadie a quien culpar. Ella los había unido y era consciente de lo que cada uno buscaba en el otro. Desde el sofá donde estaba sentada vio como bailaban un tema horrible de los Black Eyed Peas y en un momento dado Rebeca le había hecho señas para que se uniera a ellos a lo que respondió con su mejor sonrisa y un ademán de tocarse las piernas en un intento forzado de aparentar cansancio. Que aceptara lo que estaba pasando no quería decir que tuviera que formar parte del juego, un juego del que se sentía totalmente excluida por mucho que la otra deseara hacerla partícipe de su hortera danza de apareamiento.


A través de uno de los ventanales del KAMANDI podía contemplarse el faro abandonado que presidía la playa, como un monumento olvidado a los que un día se quedaron para siempre en sus aguas. Pronunció esta frase para sí con un tono ridículo propio de serial y eso le hizo pensar escribir sus divagaciones, llenar una especie de diario con sus pensamientos -por mero placer o quizás era necesidad y no lo sabía-, una cosa que por otro lado hasta entonces le había parecido lo más cursi, tanto o más que el celeste de su habitación, pero que ahora en cambio se le presentaba como una estupenda alternativa a aquellas absurdas terapias con Calderón y pensó que en esas páginas quizás podría haber encerrado bajo llave y candado todos sus fantasmas, sus inseguridades y lo malo. También lo malo. Lo malo habría traspasado cualquier jaula de papel, pensó al instante. Luego marchó hacia la barra con intención de pedir otro mojito y entonces se dio cuenta. Talbot y Rebeca se habían esfumado delante de sus narices. Al principio le invadió una sensación de pánico que ya conocía pero que intentó disimular y se odió a sí misma por haberse quedado absorta en sus pensamientos. De todas formas ella se enorgullecía de saber como pensaba Talbot. Salió decidida del KAMANDI y caminó hacia la cala que circundaba la base del faro, pensando que si el muchacho la descubría espiándoles, ahí se acabaría la poca relación que hasta el momento había sido capaz de tener con él. Se sintió satisfecha nada más comprobar que podía fiarse de su intuición. Bajo la luz de la luna la piel de la chica parecía de un bronce candente. Ambos tumbados en la arena, uno sobre el otro a los pies de la escarpada pared de piedras que formaban la base del faro y ella escondida entre sus recovecos, acurrucada como un animal, frágil y curioso, así pudo ver como la pareja consumaba lo que ella en soledad tantas noches había deseado. Sintió como se erizaba el vello de sus brazos y supo que no se debía al frío, sabía muy bien a qué se debía realmente. Talbot estrujaba con énfasis los muslos de la chica, cuyo cuerpo entero gritaba que se la metieran. Ese era su único monólogo ahora. Métemela, Talbot. Por favor, métemela hasta que este puto faro se nos caiga encima. Rebeca forcejeaba violentamente con las bermudas de él hasta que finalmente consiguió colocarlas casi a la altura de sus rodillas. Incluso desde esa posición en la oscuridad consiguió ver que el chico ni siquiera estaba empalmado. Rebeca no lo entendía. No lo apreciaba. No lo merecía. Era ella la que debía estar bajo el cuerpo de Talbot. Abrazando lo malo. El grito de la chica fue muy breve además de muy agudo, parecido al que emite un cachorro cuando se le pisa la cola por accidente. No fue plenamente consciente de la situación hasta que vio a Talbot incorporarse sobre sus rodillas y sostener la gran piedra en el aire con su mano derecha mientras que la otra se cerraba ahora alrededor del cuello de Rebeca. El gesto impedía que la muchacha pudiera gritar y aunque el golpe no había sido decisivo había conseguido aturdirla y un hilo de sangre le cruzaba la sien derecha, abriéndose paso por su mejilla hasta empapar el labio superior. Jugo de ciruelas, pensó, entre las sombras. Un nuevo golpe. Y luego otro más. Después del cuarto impacto la ex-amante de varios surferos profesionales permanecía inmóvil y la frente le sangraba abundantemente. Talbot sudaba y su respiración era profunda y entrecortada. Todavía con la piedra teñida en su mano y la cara salpicada de motas escarlatas, el chico miró a su alrededor y por unos segundos detuvo su vista donde se encontraba, y a ella le pareció que la miraba fijamente, y pudo ver ese fuego en sus ojos tal como había hecho esa misma tarde en la playa pero multiplicado por cien. Probablemente se lo había imaginado. Era difícil que pudiera haberla visto escondida entre las aristas de aquella oscuridad. Talbot, que ahora sentía que podía ofrecerle lo que le había estado pidiendo y más, penetró el cuerpo de la chica, un cuerpo al que en esos instantes se le escapaba la vida. Con cada embestida de él unos finos hilos de sangre salieron disparados del ojo izquierdo de la joven, pintando las rocas en una mala y macabra versión de Jackson Pollock. Ella se mantuvo en todo momento apostada en su trinchera, al principio tan solo observando, pero segundos después comenzó a excitarse más allá de lo imaginable y se acarició sin pasar de la ropa interior, -ese era uno de los primeros pasos que Calderón le había aconsejado seguir para ir alejándose progre-

26


sivamente de lo malo-, hasta que la escena acabó repentinamente con una última sacudida del chico. Todo había terminado. No quería ver más. Para entonces ya se sentía lo suficientemente mal como para arriesgarse también a ser descubierta. Además las olas rompían ahora muy cerca y pensó que si permanecía más tiempo allí y la marea subía lo suficiente corría el riesgo de quedar atrapada en el faro. Eso le preocupaba más que Talbot la sorprendiera espiándole. Comenzó a descender la pendiente de grandes piedras que había sido su escondite y pudo sentir el roce de la humedad en su entrepierna mientras avanzaba, lo que le provocó unas leves náuseas. Se detuvo un solo instante para mirar atrás y pudo ver como Talbot cubría con rocas el cuerpo de Rebeca. Miró por última vez el rostro irreconocible de la chica, cubierto ahora por una pegajosa mezcla de arena, pelo y sangre en vías de coagulación. El rostro de una chica de veinticuatro años que nunca más podría dar su opinión sobre lo que hacía que una ola fuese perfecta. 4 El viejo Ford Taurus gris que conducía Talbot Miller con dos tablas de surf sobre su baca estacionó en la gasolinera SHELL pasadas las 6:30 de la mañana, justo cuando el sol empezaba a asomar tras la línea de las montañas. Habían viajado toda la noche por carreteras secundarias sin apenas intercambiar palabra y a ella le había parecido bien parar, necesitaba estirar las piernas y además le encantaba la luz a esa hora, donde cualquier cosa que miras parece a punto de comenzar a arder. Esa será la primera línea de mi diario, pensó. Mientras Talbot se dirigía a la ventanilla se entretuvo observando la gran concha de mar amarilla y roja en la altura y le recordó la playa y todo lo sucedido la noche anterior. Se preguntó cuál sería el siguiente destino con su consiguiente campeonato y le entraron ganas de llorar y en el fondo sabía muy bien porqué. Porque nada de eso importaba, ni la playa con su cielo azul, ni la clasificación, ni tampoco el puto swell de los cojones, lo único importante de este viaje era descubrir a la siguiente reina del baile, la nueva cabeza de ciervo con la que decorar el comedor de casa. El problema es que sabía quien sería la encargada de encontrar a esa chica para una función que ella misma habría estado encantada de realizar, eso era lo malo. Las había odiado a todas y estaba segura que a la próxima también la odiaría. Mirando a Talbot acercarse con refrescos y unas latas de Pringles recordó la vez que se conocieron y como ella le había encontrado cierto parecido a un joven Brad Pitt en “Thelma y Louise”, salvando las distancias, claro. -¿Qué hiciste anoche al final? -Le preguntó con su precario acento. -Os perdí de vista y estuve dando una vueltecilla por el pueblo, aburrida. -Mintió, como aquella vez con la tal Estela en el parking o esa otra guiri en Caños de Meca de la que no recordaba el nombre. Pero por la expresión de Talbot esta vez estaba convencida que no la había creído. Si así era lo dejó pasar. -He estado pensando en ir al norte. Lo que pensó ella no lo dijo en voz alta. -Lo suyo sería que esperaras unos días más pasadas las competiciones, había bastante gente en el KAMANDI que os vieron juntos. -Eso fue lo que dijo y luego sencillamente se subió al coche. Ya en la carretera, al mirar por el retrovisor le pareció ver a todas y cada una de esas chicas en el asiento trasero del Ford, habían regresado desde donde quisiera que estuvieran, el fondo de un barranco o una acequia en desuso, para mostrarle sus heridas putrefactas cubiertas de algas y verdín y entonces extenderían sus brazos descompuestos y sus garras huesudas hasta lograr alcanzarla y expulsarla del coche en marcha. Con ese pensamiento en la cabeza y justo antes de dormirse rebuscó en la guantera y encontró una libreta que había perdido la pasta delantera pero a la que todavía le quedaban algunas páginas, no era precisamente el diario con el que una niña sueña pero para empezar serviría.


YA ERA HORA. Es una sensación conocida, como cuando encuentras aquella foto tras horas de búsqueda, o como cuando ese amigo tardón que todos tenemos, al fin llega a nuestro encuentro. Eso lo que hemos sentido al asistir a la inauguración de la flagship store de COS en Madrid. Y una vez conocida su propuesta no podemos dejar de decir: “¡ya era hora!” Desde el día 6 de mayo podemos disfrutar de la oferta de esta marca sueca, que tras pasar por Barcelona o Bilbao, por fin ha decidido instalarse en la capital. Aunque si lo pensamos un poco no ha sido un mal momento para esta bienvenida, ya que vienen con la colección Primavera/Verano 2011 bajo el brazo. Aprovechando el buen tiempo y las ganas de sacar las pantorrillas a relucir, COS nos ofrece una variada serie de prendas perfectas para todas aquellas ocasiones que se suelen dar por estas fechas. Si te toca quedarte a trabajar el uniforme se forma a través de trajes gris perla de dos botones hechos con materiales amables con el clima; pero si tienes la suerte de salir de vacaciones puedes salir vestido de pies a cabeza, sandalias de piel marrón y bañadores a medio muslo en negro y azul petróleo que te ayudarán a coger color sin excentricidades. Pero, sin duda, COS merece la pena por sus cortes. Sencillos y modernos a la par, nos ofrecen básicos revisitados y clásicos de siempre con unos materiales de una calidad superior a la de otras marcas de su categoría. El ejemplo está en sus gabardinas y chubasqueros, hechos para ser lucidos más allá de los días grises.

Pedro Mora

28


Nos gusta la chaqueta de Tjรถrnina.

30


Foto por Ernesto Artillo


Come, baila... Esta es una de mis ensaladas favoritas,desde que era chico. En mi casa siempre se llamó “ensalada de patatas con bacalao” (descriptivo, para qué darle más vueltas?), pero en los libros, bares y restaurantes la bautizaron como “ensalada malagueña”. Sea como sea, es un plato típico de los viernes de cuaresma, época en que el bacalao es el rey de la cocina, bien en ensalada, frito, rebozado, en potaje...en fin, como sustituto de la carne, en principio prohibida para estos días. Es curiosa la reacción que provoca en los que nunca la han probado o han oído hablar de ella, siempre es sorpresa, curiosidad...sobre todo por incluir naranja, algo que no es tan extraño en la cocina andaluza (lo de utilizar la fruta como ingrediente de platos salados), y que ahora está mucho más generalizado y además se considera como actual y novedoso. Tampoco es la única cocina que lo hace, ni mucho menos, e incluso creo que actualmente se hace menos que antes, al menos en el sur, a nivel de hogar particular, me refiero. Platos como potajes con hinojos, pucheros con peras o membrillos, gazpacho con manzana, ajoblanco con uvas o con cerezas, empanadas de pollo o pichón con pasas y canela, ensalada de lechuga con naranja...solamente el enumerarlos ya me hace salivar...mmm. Bueno, pues vamos a preparar la ensalada...

INGREDIENTES:

1 Kg de patatas rojas (si no hay pues blancas) 300 g de bacalao desmigado desalado (pero no muy pequeño, y es mejor comprarlo con su sal, lo desalamos poniéndolo en remojo unas tres o cuatro horas en la nevera, cambiándole el agua un par de veces) 1 naranja grande o dos medianas 1 cebolleta (o cebolla tierna si no es la época) 1 huevo duro Aceitunas partidas (tipo aloreña) Perejil Aceite de oliva virgen Vinagre de jerez Sal

32


Pelamos las patatas y las bien grandes, sin añadirtiene. Si faltara sal se la povez cocidas, las escurrimos y junto con el bacalao desalael calor de las patatas cocicogerán la sal y el sabor del hasta que estén templadas. y todas las de patata) es mefrías, atrapan mejor el sabor ces añadimos la cebolleta tunas (a las que habremos picado, el vinagre y el aceite que las patatas se chupan quedaría sequerona...) por y dejamos reposar hasta ennaranja cortada igual que la No importa que las patatas más así... Probamos para ver añadimos si fuera necesario. rodajas y colocamos encima. por encima del huevo y unos

cortamos en dados más le sal porque el bacalao ya demos añadir al final. Una las ponemos en una fuente do y escurrido y mezclamos, nará levemente el bacalao, y pescado. Las dejamos enfriar Para aliñar la ensalada (ésta jor que no estén totalmente de los condimentos. Entoncortada pequeña, las aceiquitado el hueso), el perejil (aquí somos generosos, ya el aceite que da gusto, y se este orden. Mezclamos bien friar, entonces le añadimos la patata, y volvemos a mezclar. se rompan, a mi me gusta si le hace falta algo, y se lo Cortamos el huevo duro en Un chorreoncito de aceite granitos de sal y ya está!

Cuando iba a empezar a cocinar he puesto música y lo primero que ha salido ha sido el último tema del nuevo ábum de Fleet Foxes, “Grown Ocean”, pero este disco ya tiene otra receta preparada, así que la he dejado porque me encanta, y después ha empezado a sonar el que yo quería, “Holy Ghost!” el debut de Holy Ghost!, un disco que he estado esperando con muchísimas ganas (sobre todo después de escuchar esa maravilla que es”I will come back”, hace ya algún tiempo). Me encanta, es música disco para escuchar, para bailar, para cocinar es genial. Me recuerda bastante a New Order, a Chic, a Zoot Woman, algo de Prince, Funkadelic... No sé si ha sido eso pero la ensalada me ha salido buenísima...aunque confieso que cuando ha terminado el disco empezó a sonar “Forget” de Twin Shadow, uno de los mejores discos del año pasado, para mi gusto, y ha ayudado a terminar la ensalada en condiciones... ¡Que aproveche!

xA

Antonio Martín Chicano


La casa de cristal El concepto de caja espacial, fue creado por Claude Lorrain, pintor del barroco francés, como uno de los principios de representación del paisaje, a partir del cual, se ordenan los elementos en distintos planos dentro de un marco. Este concepto fue tomado por Poussin, pintor, amigo del anterior y de quien aprendió a tomar apuntes de la naturaleza. Ambos son representantes del paisajismo barroco francés con rasgos comunes pero con distintas formas de percibir el entorno. Por ello, sus distintos estilos tuvieron influencia en distintos movimientos artísticos posteriores. Lorrain, influyó en pintores del siglo XVIII y XIX como Turner, Corot e incluso en algunos aspectos del impresionismo, como el reflejo de la luz en el paisaje, mientras que la obra de Poussin, mostraba una naturaleza ordenada y clasicista en el que tenía un peso fundamental las matemáticas, la geometría y la razón, influyendo en los artistas de la Bauhaus y en el Estilo Internacional. No es casualidad que la obra del siglo XVII “El Entierro de las cenizas de Foción”, de Poussin, sea el único ornamento que posee La Casa de Cristal del arquitecto Philip Johnson en su interior. Situada de manera transversal en el salón de la vivienda, la obra se muestra en continuidad con el paisaje que lo rodea, inmerso en él, desde el interior de la estructura de acero y vidrio que componen la vivienda.

En el año 1949, Philip Johnson, alumno de Mies Van der Rohe, construyó en New Canaan, Connecticut, la que fue un homenaje a su mentor; La Casa de Cristal. Con este proyecto, presentó P. Johnson, su tesis en la Universidad de Harvard al finalizar los estudios de arquitectura y la que fue vivienda personal del mismo hasta sus últimos días. Su construcción fue un proyecto polémico que desato numerosas críticas basa-

das principalmente en la ausencia de privacidad, sin embargo, marcó un punto de inflexión en la arquitectura del siglo XX, el estilo de su obra respondía a los presupuestos del Estilo Internacional, suponiendo una ruptura formal con la tradicional vivienda norteamericana. Philip Johnson, crítico, historiador y teórico de la arquitectura, había viajado por Europa donde

34


entró en contacto con las nuevas corrientes arquitectónicas, tras la II Segunda Guerra Mundial, se exiliaron a Estados Unidos muchos arquitectos y artistas europeos, especialmente aquellos que habían sido fundadores y graduados en la Bauhaus, su influencia se dejó ver en el desarrollo arquitectónico de ciudades como Chicago y posteriormente en Nueva York y algunos fueron profesores en distintas universidades americanas. Fue una época, en la que se conjugaron varios factores como la industrialización, la mecánica y la ingeniería que produjo una segunda revolución industrial. También se produjeron avances técnicos, como la invención del hormigón armado y nuevas aleaciones de acero, dando lugar a nuevas posibilidades estructurales. Desde el punto de vista arquitectónico, surgieron nuevos tipos de edificaciones que daban respuesta a las nuevas necesidades económicas y sociales como la creación de edificios para oficinas, apartamentos o nuevas fábricas. Sobre una colina se erige la Casa de Cristal, inspirada en la Casa Farnsworth (1946-1951) construida por Mies Van der Rohe, en cuanto a la estructura basada en líneas rectas y la utilización de materiales como el cristal y el acero. Sin embargo, lo que la diferencia de la anterior, es la construcción de ésta directamente sobre el terreno. La estructura de acero y vidrio de la vivienda es sostenida a través de un único tabique rojo cilíndrico interior, visible desde cualquier ángulo de la casa. En el exterior, se encuentra rodeada por una cadena de árboles que configuran al paisaje como el único ornamento en la vivienda, formando una única barrera visual, desde la plataforma de observación que constituye la casa. Tanto el interior como el exterior, fueron meticulosamente estudiados por el arquitecto, quien diseño el entorno que la rodea de una manera ordenada, alternando distintos tipos de vegetación y zonas para nuevos cultivos. La casa forma parte de un conjunto arquitectónico compuesto por tres zonas, en la parte alta de la colina y anexa a ella, se encuentra una construcción también con forma de cubo, una casa de invitados que varia de la anterior al ser completamente opaca. En la zona baja y al pie de un lago ameboide, Johnson construyó un pabellón a través de un juego de escalas inspirado el el Palacio del Te de Mantua de Giulio Romano, al que se accede desde la casa a través de un camino quebrado que recuerda los paisajes clásicos.

Pilar Martín Chicano


Life on Mars

Fotograf铆a: Alejandro Sonoro Estilismo: Somos 2 by Anna y Borja Asistente de fotograf铆a: Elena Bofill Producci贸n y direcci贸n de arte: Lor Solano Modelo: Mykola Traffic Models Barcelona Agradecimientos: Karlota las palas 36


38


40


42


Veneno FIXED de mis Amores. Algunos contradictorios tachan esta “moda” como un paso atrás. Que si son bicis de velódromo, que si son finas y feas, poca estabilidad, en fin, mil y un detractores pero millones de fieles que se unen cada dia a esta droga de pedal fijo. En ciudades como Madrid, Barcelona, Tokio o Londres los “bicivoladores” ya invaden calles , aceras y carreteras. A priori parece fácil pero no te confíes o te iras al suelo antes de tocar sillín. Os Dejo enlace de unos de los pioneros en España en apostar por este genero, “http:// www.fixedsoldiers.com/”Fixed Soldier desde Barcelona.

VANS meets HERMÉS No nos equivoquemos, no se trata de una colaboración real de Hermés con la marca Americana, aún no. Todo es obra de un peculiar proyecto de“http://www.robertverdi.com/”Robert Verdi, un “famoso entre los famosos” , un caballero que viste y calza a todo aquel que puede dejarse los cuartos en sus magnificas recomendaciones sobre estilo. Lo malo de todo esto es que los humildes consumidores de a pie, nunca podremos calzar estas maravillas puesto que “http:// www.vans.es/”Vans no las pondrá a la venta…esperemos que“http://www. hermes com/”Hermés tome nota.

SCOTT POMMIER Fotografiando una vida. "http://scottpommier.com/"Scott no es ese tipo de fotógrafos recién salidos del horno, el cual retrata todo lo que ve. Scott ha necesitado desde siempre sentir lo que fotografiaba. Fotógrafo de estilo marcado, limpio y metódico, fue director de dos de las revistas de patín mas importantes del mundo, y después de un tiempo desaparecido, vuelve a la palestra. Lo re-descubri al ver que desde "http:// camerabag.tv/scottpommier"Camerabag le hacen un pequeño repaso a su carrera. Disfrutad con su obra, no tiene desperdicio alguno.

44


VISVIM, culto a tus pies. Debo reconocer que hasta hace un par de meses desconocía por completo de esta marca Asiática, pero ahora no puedo quitarle el ojo a las colaboraciones, nuevos diseños y otras muchas delicias que nos deja su creador “http://www.visvim.tv/”Hiroki Nakamura. Los verdaderos connoisseurs de las zapas le rinden culto por sus diseños de verdadera vanguardia, aunque no todo son sneakers, esta marca se deja ver con diseños de ropa y complementos, aunque ahora mismo de forma discreta y bastante coqueta. Busca por la red de redes y lo mismo encuentras algo, si esperas ver sus prendas por las tiendas deberás echarle paciencia.

RAPEROS multiusos No es la primera vez que algunos de los extravagantes raperos americanos nos sorprenden con sus peripecias en el mundo de la moda, el arte, o demás disciplinas ajenas a sus temazos. Le ha tocado ahora al mismísimo Pharrel Williams, que no contento con su línea con Louis Vuitton se acaba de marcar una esculturita de casi dos metros de altura, un esqueleto en si hecho a mano, casi nada. Ambos, puesto que son dos, se exhibirán en un espectáculo en la Bienal de Venecia en estas próximas semanas, disfrútenlo los que puedan.

Víctor Roldán


Autumn Comets Texto de Olivia Cabello Fotografía de Wamba

Hace unos años conocí a Pablo, era aún más joven de lo que es ahora y tocaba la batería en un grupo llamado Slow Down Mery (con “e”). Al cabo de un tiempo, tras la marcha de dos de sus componentes, los vestigios de este maravilloso grupo renacieron de las cenizas convertidos en Autumn Comets. Formado por Julián, Emilio, Gonzalo, Manu, Pablo y Michi, Autumn Comets no ha parado de crecer en el último año, su último disco “My Perfect Trampoline Jump” y sus directos en lugares tan especiales como el Teatro Lara o el Palau de la Música lo han demostrado. Ahora, os invito a escucharles, a relajaros y a leer la entrevista que he hecho a Pablo como portavoz del grupo, en esta ocasión.

y ante una duda elegir una de las posibilidades. Cerrar una canción es muy complicado. De hecho es imposible. Siempre hay infinitas maneras de mejorarla (o empeorarla). Hay que decidir y no siempre a gusto de todos. Pero funcionamos bien.

Sabemos que compones alguna de las canciones que tocáis, ¿cuál de ellas es tu preferida? Más que componer (que eso lo dejo en manos más sabias...) escribo las letras. Supongo que ‘’The Captain Is Awake’’ se ha convertido en la más especial. No tengo muy claro como ni porqué... pero alrededor del tema han surgido otras ideas que han hecho que el tema sea una especie de comienzo.

Aunque vuestras canciones se podrían enmarcar en diferentes estilos, se os suele meter en el saco folk que tantas bandas ha hecho nacer últimamente. ¿Estás de acuerdo? ¿Alguna banda de referencia dentro de este estilo que os haya marcado?

¿Cómo funcionáis a la hora de crear un nuevo tema? ¿El que la empieza a componer marca las pautas o trabajáis en equipo?

A veces cuando escuchas ciertas etiquetas y comparaciones te da la sensación de que nadie se ha parado a escuchar el disco con calma. O un directo con atención. Por suerte, o por desgracia, no se nos puede enmarcar en un único estilo.

Democracia un poco irreal, jaja. Alguien trae algo al local y desarrollamos. No hay un líder nato a la hora de encaminar un tema, pero a veces un tema pide que alguien coja la batuta

46


Y el Folk, en concreto, es algo que hemos ido abandonando (o nunca estuvo del todo). ¿Quedan posos? Tal vez. No componemos pensando en el estilo en el que se nos va a enmarcar. Creo que algo bueno de nuestro disco es que es heterogéneo, pero dentro de esa variedad hay puntos en común. Lo complicado es atinar con esos puntos en común. Ni folk, ni Wilco, ni Death Cab For Cutie. Hay que rascar un poco más. ¿Bandas referencia? muchas a las que no nos parecemos una pizca. The Walkmen, Why, Social Distortion, Phoenix, Bloody Betroots... Mucho hablar de folk y parece que sólo existe el folk americano, si tuvierais que escoger una canción del folklore español de todos los tiempos, cuál escogiriais? ¿Cuenta Sonia y Selena como folklore español? “Yo quiero bailar” tiene unas trompetillas super potentes! Julián es fan de clásicos muy obvios: “Como yo te amo” de Raphael y “Como una Ola” de Rocío Jurado. La verdad es que hay cosas interesantes en esos temas. Últimamente escucho mucho ‘’Eso No Lo Manda Nadie’’ de Vainica Doble. Enorme. Una canción vuestra que toque tu fibra sensible cada vez que la tocas. En esta gira hemos cerrado casi siempre con ‘’My Perfect Trampoline Jump’’. El final del concierto, con Manu tocando la batería conmigo y el resto girado hacia nosotros...creo que el momento de la gira fue en el Palau De La Música justo en este momento. A modo de entrevista laboral... ¿dónde os veis en 5 años? Todos con novia y algún hijo correteando ¿no? Buf... viendo el promedio: cuadrando los horarios de trabajo con los ensayos para poder seguir tocando. Aunque eso es algo que tengo que consultar...igual ellos se ven llenando estadios. En tal caso debemos empezar a trabajar en asimilar el futuro real, jaja.

Sabemos que la música es tu principal afición, pero ¿a qué se dedica un “Comet” en su tiempo libre? Trabajar como si no hubiera mañana (algunos). En la furgoneta además oímos conversaciones muy raras sobre videojuegos o peleas a muerte entre...Yoda y Goku? Buf. Manuel dedica todo su tiempo libre a engañarnos con otros grupos. Yo ahora ando inmerso en no romperme las manos con el Longboard... Gonzalo es un misterio para todos nosotros... En vuestro concierto del Dcode Festival, os despedisteis de Michi, vuestro bajista, ¿cómo afrontáis esta nueva etapa? Es muy triste que Michi deje Autumn Comets. No hay mal rollo pero no deja de ser muy triste... De todos modos planeamos seguir los cinco. Estamos componiendo cosas nuevas y viendo como afrontarlo. Siempre habrá tiempo de contar con alguien si es necesario. ¿Tocas el bajo? ¿Vuestro próximo bolo? ¡Secreto! Estamos cerrando 3 cosas muy importantes para después de verano. Una de ellas fuera de España (y hasta aquí puedo leer). Para terminar, puedes decir lo que quieras, mencionar tu poema favorito, declarar tu amor abiertamente a alguien... Puedo hacer una presentación sobre mí a modo de programa de la MTV. Uno de esos de ligar a tope. Nada, gracias a Álbum, feliz nacimiento y larga vida. Espero que hagáis las cosas con mas criterio que **** y ***********.

Gracias Pablo, mucha suerte y ¡larga vida a Autumn Comets!


VÍRGENES EN TOSTADAS Y CRISTOS EN VASOS DE CHUPITO No estoy segura de qué manera empezó a apasionarme el tema de las apariciones de imágenes místicas en objetos de la vida cotidiana. Pero un buen día dí con un libro titulado Look! It’s Jesus! Amazing Holy Visions In Everyday Life. Y cambió mi vida.

Este libro se puede encontrar en varios sitios, pero en amazon hay una oferta muy interesante. http://www.amazon.com/Fred-HOLYT-ToastBread-Stamper/dp/B000KG8E52/ref=pd_ bxgy_b_img_b en la que por unos euros más puedes llevarte un ejemplar y un estampador para imprimir a tus tostadas la imagen de la Virgen. Hay varias webs que recogen experiencias de personas que han tenido la suerte de ser testigos de estas apariciones. En esta web http://www.huffingtonpost.com/ sandra-and-harry-choron/look-its-jesus-amazingho_b_462755.html podemos ver al detalle fotos de algunos de estos fenómenos sobrenaturales con cristos y vírgenes en sartenes, cereales, cheetos, trozos de pollo o pelotas de baseball. Mi favorito, sin duda, es el testimonio de Steve Cragg, que en 2004 se encontró en Houston, Texas, mientras tomaba un aperitivo, un cheeto con la forma de Jesús. “No pensaba que Dios hiciera cheetos que parecieran Jesús, pero sé que Dios se puede manifestar ante nosotros de formas increíbles.” Y ¿cómo bautizó a este gran descubrimiento? CHEESUS. Si tuviera un grupo de música creo que lo llamaría así. Esto es sólo un ejemplo de lo que se puede encontrar uno en internet sobre el tema, que es mucho. Aquí http://www.stayfreemagazine.org/5/jesus. htm una cronología la mar de chula con sucesos desde finales de los 70 hasta el año 93. Un

hombre que se encontró la imagen de Cristo mientras enrollaba un burrito, Cristo crucificado en la puerta de un garaje de California, Cristo en un tanque de aceite, Cristo en una chimenea...Y bueno, la lista es interminable. Todo esto me llevó a dar un paso más: eBay. El éxtasis. La salvación. La iluminación divina. Caramelos de menta de Jesucristo http://cgi.ebay. com/MESSIAH-MINTS-Jesus-Christ-peppermints-3-tins-free-s-h-/270672268608?pt=LH_D efaultDomain_0&hash=item3f05530d4 0, tiritas de Jesucristo http://cgi.ebay.com/ Set-New-Jesus-Christ-Bandages-Band-Aids/230589347815?pt=LH_DefaultDomain_0&has h=item35b03237e7#ht_742wt_907. Y en Tiger, esa cadena sueca de todo a 100 que ahora está tan de moda por aquí, vasos de chupito con la imagen de la Virgen. Si damos un paseo por tumblr, ese gran invento que se ha convertido en propagador de referentes estéticos para muchos, vemos que la desacralización es tal que ahora Dios ya no está en los cielos, está en nuestras zapatillas http:// sacrificium.tumblr.com/post/3546020201 ¿Y en qué otro sitio no podía faltar el Todopoderoso? En twitter, claro. http://twitter.com/#!/ Jesus_M_Christ Creo que estoy lista para afrontar el Apocalipsis.

Tjörnina Gval Kvgh 48


Tropical Life

Fotografía: Araceli Martín Chicano Estilismo: Alejandra del Corro Maquillaje y peluquería: María Fernández Modelos: María Hervás y Ernesto Artillo Agradecimientos a The The

Gafas de Tiger. Collar Vintage. Top de Oysho. Bermudas Vintage. Sandalias de Oysho

50


Body Vintage. Siguiente: Gafas de Bimba & Lola. Top Vintage. Bermudas de Oysho. Sandalias de Oysho

52


Camisa, Gafas y Falda Vintage.

54


Camisa Vintage. Bermudas de Oysho


56


Camisa y Shorts Vintage.


58


Camisas Vintage. Pantalones Levi´s 501


Camisa y Cintur贸n Vintage.

60


62


Herederos de Dorian Gray. Una colección de neodandis conceptuales que abandonan las páginas de la mejor literatura de Wilde para ocupar el armario estival y blindarse ante las estridencias bajo una única máxima: Forever Young. Con YOUTH , la colección de Ek Thongprasert para esta temporada, el dúo tailandés (Ek Thongprasert y Noon Passama S.) residente en Bélgica hacen un canto a la eterna juventud como punto de partida. Inspirada en la novela “Retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde, y con una gran carga conceptual en cada una de sus costuras, es el vivo ejemplo de como el todo es siempre superior a la suma de sus partes. Looks cuidados y etéreos que de manera independiente funcionan perfectamente pero que en conjunto retratan a un hombre que se mueve entre la sutileza y el descaro. Un hombre que a tiempos se muestra como un explorador desinhibido y otras como un hedonista impaciente. El nuevo hombre que no envejece como en la novela de Wilde y que permanece indestructible al paso del tiempo. Diseños atemporales que se tiñen casi en su totalidad de blanco mármol y gris piedra,

dando una pequeña tregua al juego bicolor, con tierras, naranjas y morados sacados directamente de la paleta de Francis Bacon. Pantalones que juegan con los largos, navegando entre el hot pant masculino, con tintes de patio de colegio inglés al pesquero, siendo el encargado de definir la figura bajo estudiados patrones. Chaquetas que dejan ver el gusto de la pareja por las materias primas de calidad y la textura artesanal. Camisetas con mil costuras que juegan a ser básicos y que se dejan complementar por scarfs en tonos neutros, colgantes arquitectónicos de gran peso visual y mochilas todoterreno. Siluetas que se congelan en el tiempo y permanecen inalterables al paso del mismo, viendo la vida pasar desde esa eterna juventud literaria y demostrando sin estridencias por qué son los mejores herederos que Dorian Gray podía tener.

R. F. Lifona


Pakayla Biehn Trabajo en una colegio de preescolar por lo que estoy constantemente pensando en proyectos y manualidades para niños de tres y cuatro años, lo que es un reto tan grande como idear proyectos para mi propia obra. Siempre estoy buscando cosas nuevas que enciendan mi inspiración.

Os presentamos a esta artista norteamericana que utiliza sus pinceles para crear un universo pictórico emocional. Sus maravillosos cuadros hiperrealistas engañan al ojo humano haciéndole creer que lo que está viendo se trata de una fotografía. La yuxtaposición de imágenes en sus lienzos se convierten en característica principal de su obra. Te invitamos a que entres en su web (www. youshouldtakecare.com) y que formes parte de su particular visión.

La liturgia de tu proceso creativo. Simplemente me siento y pinto. La parte más difícil es el principio. Hay un miedo real al comienzo de una pintura, como un salto a lo desconocido y el siempre presente sentimiento de equivocarte. Soy un poco neurótica cuando estoy pintando, no puedo estar quieta durante más o menos treinta minutos, y estoy de un lado para otro limpiando, practicando yoga, haciendo un té, dibujando bocetos.

Óleo, instalación, mobiliario...¿ con qué disciplina te quedas? ¿ Cual crees que será el siguiente paso de tu evolución? Estoy en mi estado natural cuando pinto, es la relación más larga que he tenido. Tengo una exposición en San Francisco en Octubre para la que he preparado algunos trabajos en video. Veremos qué tal sale.

Doble exposición. ¿ Creas a partir de imágenes? ¿ Sabes cómo será la imagen superpuesta antes de terminar la primera? ¿Cuánto tiempo inviertes en una obra?

Lo último que has creado con inspiración artística.

64


La mayoría de las imágenes las creo en photoshop antes de poner pintura en el lienzo. Pinto a partir de una imagen generada por ordenador, así que tengo la imagen completa delante de mí en todo momento. Es más fácil para mí planear la pintura y finalizarla cuando tengo la imagen final a mano. Si pinto durante diez horas al día suelo tardar de una semana a semana y media, a veces más o menos dependiendo del tamaño y la complejidad.

colores muy matizados, pero estoy empezando a divorciarme de mí misma y estoy usando una paleta de colores más ricos y saturados. Es complicado obtener esa luminosidad en doble exposición pero me tomo algunas libertades artísticas.

Naturaleza y personas. ¿ Qué te interesa de cada tema? ¿ Y de su unión?

Te encantaría recibir una clase magistral de...

Creo que son bastante sinónimos. Me gusta el maridaje sin esfuerzo que proviene de la unión de la imagen de una persona y otra de la naturaleza. Somos uno Personajes dificilmente identificables. ¿ Por qué tus retratos no revelan sus identidades abiertamente? Sobre todo pretendo que el espectador se sitúe a sí mismo en la pintura en lugar de tener a una persona específica como sujeto de la obra. Creo que es algo así como una experiencia sagrada cuando puedes encontrar algo de tí en una obra de arte. ¿ De qué depende la intensidad de tu paleta? Las imágenes, el sentimiento general de la pintura, cómo me siento. He estado usando una paleta de

Cuatro calificativos que definan la luz de tus obras. Tenue, veracidad, ternura, diáfano.

Gerhrard Richter! Eternamente y para siempre. Tus referentes artísticos. ¿ Y en la vida? No me gusta mucho tener ídolos, porque encuentro que terminan delimitando demasiado a una persona, la gente tiende a seguir los pasos de sus ídolos cuando deberían estar creando su propio camino. Aunque me encanta Gerhard Richter, muchísimo, y en general me inspira la gente que es capaz de estar sola, o viajar sola, chicas que se tiñen el pelo en colores extraños, músicos, Tina Fey. Nos encantaría tener una obra tuya como patrimonio de la revista. ¿ Los jóvenes emprendedores nos lo podemos permitir? ¡Sí, por supuesto!


FIB 2011: Pilotos pequeños y letras automáticas. Ir a un festival sobre la bocina, repasar el cartel, encontrar pequeñas joyas entre conciertos hiper masificados y apuntar al lado de cinco o seis nombres ‘’puede ser interesante’’. Y acertar. Un fib que puso el piloto automatico en los cabezas de cartel y algo de riesgo (gracias) en la letra pequeña. Jueves:

Viernes:

‘’Nos os perdáis a Congotronics Vs Rockers’’. Gracias, caballero. El concierto del Jueves. 20 musicos de hasta 7 grupos distintos (complicado imaginar una mezcla entre dos grupos congoleños y bandas ‘’raritas’’ como Deerhoof o Skelletons, no?). Eso nos encontramos. Cerca de dos horas de concierto incluyendo una improvisación de 20 minutos. Mezclar música africana con rock caótico a veces, matemático otra, y que suene a un solo grupo, a una idea concreta…tiene mucho mérito. Conciertazo en el Fiberfib.com mientras The Streets empezaron bien. Siguieron peor, y remontaron. Pero no del todo. Allí faltaba un poco de macarrismo. Mike Skinner tiene talentazo cuando se pone chulo y cuando se pone serio. Pero la seriedad llegó a ser ñoñería en algún momento. Aun así, “Fit But You Know It” fue uno de los momentos del festival. Era como si hubiera sonado año tras año. Como él mismo dijo, muchas personas haciendo lo mismo es algo maravilloso. Bravo. No se vió macarrismo (ni se le esperaba) en el concierto de Russian Red. Todo medido, mismos músicos que en la gira del ‘’I Love Your Glasses’’, su voz estratosférica, el magnetismo tanto de ella como de la banda… Que un puñado de imbéciles intentaran ser graciosos al principio del concierto (coreando el himno del PP, bastante original, ya) resultó ridículo cuando 40 minutos mas tarde se hizo el silencio con temas como ‘’Cigarettes’’ o ‘’The Memory Is Cruel’’. La pinchada del ex futbolista Gaizka Mendieta (Gasteiz Gang) nos mandaba a casa hablando de la mala educación del público español en algunos casos. Abuchear a Julieta Venegas por no ser (permíteme que me ria) indie es algo lamentable. Tontos hay en todas partes, que dice mi madre…

Cosas del horario, los dos mejores conciertos nacionales que pude ver vinieron seguidos. Ainara Legardon se come el escenario. Increíble que fuera el concierto con menos público de los cuatro días. Increíble ver como se lo pasan tocando ese rock ‘’pesadote’’. De los directos nacionales de 2010/2011 sin duda. Nudozurdo, en cambio, va a rachas. Tuvimos suerte porque en el FIB eligieron bien. Que sean capaces de ponerte los pelos de punta con canciones como ‘’Prometo hacerte daño’’ (no esperes que sonría, prometo hacerte daño) da miedo. ‘’Mil espejos’’ y su estamos donde queríamos estar supusieron un antes y un después en el concierto. O en el festival. Enormes. Los Undertones me dieron una bofetada. Preveía un concierto de viejunos cumpliendo un trámite para pagar facturas. Mentira. Si cerrabas los ojos escuchabas un grupo fresco y un público entregado. ‘’Teenage Kick’’ fue el momento cumbre. Creo que voy a ponerme esa canción antes de salir de casa siempre que lo recuerde. Haciendo tiempo para Herman Dune (que dieron un concierto soporífero) pude escuchar el horror. Brandon Flowers ¿interpretando? ‘’Mr Brightside’’ en versión chunda-chunda. ¿Es necesario? Los Strokes me dieron otra lección: como vivir de un primer disco maravilloso y dos coletazos que dieron en el segundo. La fórmula que siguieron: tema nuevo que no interesa, temazo antiguo. Hasta siete canciones del ‘’Is This It?’’ llegaron a tocar. Espera, el disco tiene 10 años ya? Lo dicho.

Sábado:

A Tame Impala les ha llegado el éxito muy rápido. O no. El caso es que es un grupo con unas posibilidades infinitas (no se limitan a esa psicodelia ensuciada y se intuyen grandes

66


cosas por venir) pero en el escenario les falta empuje. ¿Les vino grande el escenario Maravillas? No lo creo. Si se quitan la espina autoimpuesta de la lejanía con el público veremos un directo brutal. Por el momento, canciones tremendas en un directo algo plano. Astrud vino en un formato poco favorecedor (violines, teclados, metalófonos) ya que se colaba sonido de The Spectrals por todas partes. Alegraba ver tanto público coreando aquello de ‘’No os caseis’’. Se acercaba lo que para mi era un momento crucial. Me acerque a ver el concierto de Bombay Bycicle Club, pero el mal sonido y mirar al reloj de reojo cada dos minutos me hicieron volar hacia el escenario Maravillas. Mumford & Sons era uno de mis platos fuertes. Empezaron con Sigh No More y Little Lion Man y…y…y ahí acabo la cosa. El peor momento del festival que todos hemos vivido este fin de semana en algún punto. Hordas de ingleses empujando y coreando sin sentido luchando por llegar lo más adelante posible para, una vez allí, gritar consignas de hooligan venido a menos. Sin tiempo para respirar… Beirut. Nos la debías, Zach Condon. Y se notó. Cada vez que entraba con su trompeta para apoyar a la otra y al trombón (a veces tuba) uno quería ser mejor persona. De verdad. Postcards From Italy fue la redención de sus pecados. Setlist acertadísimo y deuda saldada con creces. Mientras, Arctic Monkeys repetían la fórmula ya vista en el festival. Vivir de las rentas de un primer disco que no repetirán jamás.

Domingo:

La sorpresa del festival fueron los Irlandeses And So I Watch You From Afar. Minuto 3 de concierto y el público en el bolsillo. Ellos

apenas podían creerlo. ¿Post rock desbocado? ¿Rock ‘’clasico’’ contenido? ¿Math rock camuflado? No importa mucho. 45 minutos de no creer lo que veíamos. Ojo con ellos…fueron probablemente el concierto del festival. Con la resaca post ASIWYFA reconfortaba ver a Catpeople. Su reciente disco va entrando poco a poco…y contar con canciones como ‘’Mexican Life’’ les aseguran unos finales de conciertos redondos. Se van quitando la losa de las comparaciones y crecen. The Joy Formidable y Veronica Falls dieron conciertos que en el concepto eran parecidos. Fresquisimos. Vaya que si. La gente disfrutaba y yo lamentaba que alguno de los dos no hubiera sido el Jueves. Ambos recordaban a una bienvenida más que a una despedida. Todo acaba. Portishead se encargaron de recordarlo con un concierto mayúsculo. Las proyecciones que acompañaban, la oscuridad total, y la voz. LA VOZ de Beth Gibbons. Machine gun sonaba(and recognize the poison in my heart…) y aquello parecía el fin del mundo del que Beth Gibbons parece no formar parte. Igualito que Arcade Fire. Algo huele a quemado. La épica de los coros en todas las canciones, un músico que simplemente daba saltos y golpeaba un timbal sin micro… la grandilocuencia del discurso global…daba la sensación de que jugaban a ser cercanos con un público que coreaba lo coreable y que apenas se inmutó cuando tocaron Power Out. Disfruté cuatro ratos, no entendía el resto. Un fib tocando su fin. Si alguien me pregunta por lo que pasaba después de las 3 de la mañana diré que había DJ’S. Si alguien me pregunta que tal estuvieron diré que bien. No me quedé ni un día a comprobarlo, pero a esa hora todos los gatos son pardos (en un festival, al menos).

Pablo P. Campesino


Album diary El nacimiento, la vida, es el tesoro más preciado para algunos. Pero no voy a hablar de lo que significa la vida para mi, en esta ocasión hablaré de la raza humana, de Mad Max (1979) y de cosas que me vienen a la cabeza cuando voy en metro.

humano. En este caso, envuelto todo por las armas nucleares. Mi intención, no es proclamar que los avances tecnológicos son malos (o buenos), como todo en la vida, en ciertos casos son necesarios pero debemos plantear una reflexión y aplicar el sentido común que nos quede siempre que podamos. Y es que, muchas veces todo esto pasa inadvertido cuando seguimos la corriente y pensamos que todo es evolución y que el futuro significa naves espaciales y trajes de neopreno. Pero la verdad es que ahora mismo tenemos más probabilidad de extinguir la civilización que de sobrevivir mucho tiempo.

Desde hace siglos, una de las bases de nuestro modelo de vida ha sido lo que conocemos como “progreso económico”, como forma de generar riqueza, de intentar alcanzar ese fin esa necesidad última de autorrealización. Nadie lo pone en duda, ir a más es lo mejor, desde que nacemos siempre queremos más y mejor, hasta que llega un momento en el que las ventajas se convierten en desventajas y aparece la dicotomía… ¿El progreso nos lleva hacia algo mejor o, por lo contrario, nos asegura un final de tipo Mad Max? Mad Max es una película, dirigida George Miller y protagonizada por un jovencísimo Mel Gibson rodada durante la Guerra Fría, que transcurre en un futuro no muy lejano donde se observa un panorama apocalíptico empujado por una sociedad hundida en la mayor crisis de la historia. Esta película es un ejemplo claro de la dicotomía de la que hablo, de la involución provocada por el progreso económico, es decir, por el propio ser

Por todo esto, me planteo la posibilidad de que el mundo llegue a ese techo tecnológico, no por no poder avanzar más, si no porque las desventajas lleguen a ser tan obvias que no tenga sentido continuar. O puede ser que sin que nos demos cuenta, todo esto ya esté siendo manejado por el poder, sin ánimo de ser conspiranoica.

Olivia Cabello

68


Album diary

por Pablo J. Rodríguez

Nacer es el punto mas álgido de nuestras vidas, la curva de la montaña rusa que nos detiene y nos hace gravitar durante unos segundos, y después, caer en picado e irremediablemente, empujarnos bajo las aguas más turbias y contaminadas. Aguas cargadas de un salobre gusto cotidiano. Y sumergido hallé el silencio, donde creí estar más cerca de la asepsia que de mi propia vida. Gritaba sin decir nada, y sin tener nada que decir, mientras la muerte se adentraba en el baño empecé a recordar, y los recuerdos se hicieron cada vez más grandes. Nunca hemos sido tan grandes como cuando más pequeños fuimos.


Jon M.

Fotografía: Chesco López Estilismo: Susana Parra Peluquería: Luciano de Paoli para Art Lab Maquillaje: Amalia Rivas Modelo: Jon M. de Traffic Models 70


Camiseta de tirantes de Hugo Boss. Slip de Armani.


Jacobo Labella

72


Álbum Magazine