Issuu on Google+


Primera edición: noviembre de 2014 © 2014, Penguin Random House Grupo Editorial S.A.U. Travessera de Gràcia, 47-49 08021 Barcelona Texto: © 2014, Raquel Díaz Reguera Ilustraciones: © 2014, Raquel Díaz Reguera Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, http://www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.

ISBN: 978-84-488-4068-6 Depósito legal: B-17395-2014 Impreso en España por Egedsa BE 4 0 6 8 6 El papel utilizado para la impresión de este libro ha sido fabricado a partir de madera procedente de bosques y plantaciones gestionadas con los más altos estándares ambientales, garantizando una explotación de los recursos sostenible con el medio ambiente y beneficiosa para las personas. Por este motivo, Greenpeace acredita que este libro cumple los requisitos ambientales y sociales necesarios para ser considerado un libro «amigo de los bosques». El proyecto «Libros amigos de los bosques» promueve la conservación y el uso sostenible de los bosques, en especial de los bosques primarios, los últimos bosques vírgenes del planeta. Papel certificado por el Forest Stewardship Council ®

RAQUEL DÍAZ REGUERA


A

, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so,

sobre, tras... el

amor... Está por todos los rincones de la realidad y la ficción, desafiando a la cor-

dura, desatendiendo a la gravedad, burlándose de cualquier ciencia que trate de buscarle explicación. No existe manera de escapar de él y no entiende de reglas ni de leyes ni de «peros» ni de «por qués». Habla en todos los idiomas con la misma lengua. No aprende de los errores, tropieza en la

misma piedra una y otra vez, no hace distinciones de razas, ni sexos, ni edades, ni imposibles. Huye

de la lógica y no se deja convencer por la razón, ama la trama sin preocuparse por el desenlace.

No puedes seguir su rastro porque no tiene caminos, atarlo en corto es darle alas. Puede ser un banquete para el corazón o una herida indeleble para el alma. Se puede afinar con los dedos de la ternura o desafinar con los del desamor para que suene desgañitado como el despecho. Nadie sabe de donde llega ni por donde se va. En sus manos eres como marioneta movida por sus hilos y a su antojo. Como veleta expuesta al capricho de los vientos. Está presente en todas las modalidades del arte, en todas las caricias del planeta, en todos rincones del tiempo. No

se puede vivir sin

aire, ni se puede respirar sin amor... Después de una exhaustiva recogida de datos sumando desvelos, analizando suspiros, catalogando besos, auscultando latidos, atando anhelos... nos hemos atrevido a tipificar hasta veinticuatro tipos diferentes de

según sean de altos vuelos o de «a ras del suelo», diurnos, taciturnos, insomnes, delirantes, desesperados, desatendidos, acogedores o festivos... amor,

Advirtiendo las características que, a grandes rasgos, comparten algunos de ellos, los hemos clasificados en cuatro categorías principales. Amores Desmedidos Amores a Medias Amores a Medida Amores Medio-Ocres. Una vez que cada clase de amor ocupó su lugar dentro de estas cuatro categorías, nos dispusimos a diseccionar con precisión de cirujano, los veintiséis prototipos que quedan recogidos en estas páginas.


Amores a Medias

Amores Desmedidos A

1 Primer Amor. 2 Amor a Primera Vista.

3

4

5

Amor Embrujo.

Amor Cuenta Pendiente. Amor «Como si fuera esta noche la última vez».

6

Amor de un Día.

Aquellos en los que abril es un mes

A

quellos en los que se desatan las pulsaciones, se desorienta la cordura, se desboca la primavera, se desordena el almanaque y no hay más mañana que «aquí y ahora y contigo» y lo que tenga que ser... será.

perenne, la luna vive en cuarto creciente y los labios siempre saben al primer beso. Los que se alojan en los abrazos cotidianos y revolotean en la sonrisa de lunes a lunes, porque sus «mañana» siempre son viernes.

quellos por los que languidece el ánimo, se encadenan los suspiros, se marchita la mirada, se detienen los relojes, se amontonan los insomnios, se rebelan las lágrimas y «los mañanas», hasta que llega el olvido, son el mismo repetido.

1

2

3

Amor que Deshoja Margaritas.

3 Amor Enredadera.

4 Amor Sonrisa Tonta.

Mal de amor.

5 Flechas de Cupido

De ti depende y de mi que entre los dos siga siendo ayer noche hoy por la mañana. Pancho Varona

Filtros de amor Amor en verso 9.656.000 cuentos de am

or

El código secreto Rutas del amor La alquimia

Amor que se Fue y Volvió.

6 Amor a la Carta.

Tendencias del corazón Hemeroteca de amores

na ña a. a b a m soña mo r t i o la e lo nón s u A a erí po q u e q tiem m e o qu ism é ñ m So é al oñ ys

uellos que se acomodan en un hueco esquinado del corazón, se aclimatan al frío, remueven las cenizas de un fuego que ya no prende, se «arrutinan», se acobardan, se amustian, palidecen y el mañana solo amanece porque una vez fue ayer.

1 Amor Enlatado.

2 Amor con Pan y Cebolla.

Amor Si tú me dices ven... lo dejo todo.

6 Amor Idealizado.

Aq

1 Amor Alado.

Amor Obsesión.

4 AMORdazado.

5

Amores Medio-ocres

Amores a Medida

2

3

Amor que se Lleva la Corriente.

Amor Rescoldo.

4 Amor Después del Amor.

5 Amor de mudanza. 6 Amor Llueve sobre mojado.»

Mi amor tiene una forma suave que es solo suya y que me vuelve loca Cuando me besa la boca. Chico Buarque

Quien lo probó lo sabe

Me moriré de ganas de decirte que te voy a echar de menos. Zahara


Amor a Primera Vista No hay que salir a buscarlo, se te cruza ante los ojos y no te ha dado tiempo ni a parpadear cuando ya te ha trepado de las suelas de las botas al flequillo, te ha dado un vuelco al corazón, te ha desatado los cordones del juicio y ha descorchado tres botellas de champagne para celebrar que has perdido la cabeza por su culpa, todo esto con la rapidez de un carterista. La ciencia, empeñada en descifrar las ecuaciones del amor, pierde la cuenta ante el despropósito de subidas y bajadas de hormonas y sentimientos que provoca.

SEGÚN SEA LA INTESIDAD DE LAS SENSACIONES REPENTINAS PUEDE SER: -FULMINANTE: Cuando tus cuatro puntos cardinales se reducen a uno, el mundo se detiene bajo tus pies, y estos ya no saben caminar más que en la dirección que tomó el Amor a Primera Vista.

Cuando, al sofoco propio de que la sangre haya aumentado su temperatura tres grados en dos décimas de segundo, le siguen tres minutos de reflexión. De esta forma tienes algo de tiempo para pensar cuál es la mejor estrategia a seguir para terminar merendándose a un Amor a Primera Vista. -CON «PAUSE»:

En ambos casos no está mal que te pille una silla cerca para caer de culo cómodamente.

Un Amor a Primera Vista puede llegar a desembocar en cualquiera de los clasificados como Amores a Medida, aunque no se descarta que se convierta en un Amor a Medias. TRANSPOR TES ÚTILES PARA ALCA ANTES DE NZAR A UN QUE ABAN AMOR A PR DONE TU C IMERA VIST AMPO DE V A ISIÓN:

¿Con que par de ojos divisar un Amor a Primera Vista? Podrías optar por avistarlo con unos ojos de visión «escaneante». O con un par de ojos de pronosticar buenaventuras. Te diríamos que nunca utilizaras para tal fin unos ojos de vista cansada. Pero la conclusión es que da exactamente igual los ojos que utilices, porque el Amor, sea o no a Primera Vista, siempre es ciego.

UN AVIÓN DE PAPEL: Puede ser como un billete en preferente, directo al corazón del objetivo. Es importante ajustar la puntería, sobre todo cuando el destinatario del disparo está rodeado de otras personas. Si yerras la trayectoria del lanzamiento, el mensaje volador puede caer en las manos equivocadas.

UN PARAGUAS: UNOS CORDONES DESATADOS CONVENIENTEMENTE:

Son ideales para que tenga lugar el tropezón oportuno. Ese que, disimuladamente, te hará caer sobre el Amor a Primera Vista. Son por tanto un transporte idóneo para cazar una primera sonrisa.

Es el vehículo sin motor más rápido para usar como excusa. Si el Amor a Primera Vista está siendo víctima de un chaparrón, nada es mejor que ofrecerle refugio. Aquellos que sean propensos a ser víctimas de este tipo de amor no deben olvidar el paraguas en casa, haya o no previsión de lluvias... porque por suerte, nunca se sabe.

UN FLECHAZO: El amor a primera vista suele llamarse «flechazo». Según la mitología romana, estos son consecuencia de los disparos de las certeras flechas de Cupido, Dios alado, hijo de Venus, que ayuda a su madre en la tarea de dirigir el amor. A su espalda lleva dos clases de flechas: * Unas doradas con plumas de paloma que provocan un amor instantáneo. * Otras de plomo con plumas de búho que provocan la indiferencia. Las víctimas de estas flechas caen rendidas al capricho de Cupido.

.. vi. nadie e t vi, ba a e a t vi, busc e T no yo áez P o Fit

e yt

..

vi.


Te arrastra felizmente, engatusándote, arrullándote, seduciéndote. Su encantamiento, como el del canto de las sirenas, es irresistible. Si caes en el hechizo de un Amor Embrujo es inútil tratar de escapar. No hay que confundirlo con el Amor a Primera Vista, porque el sortilegio, como la hipnosis, lleva su tiempo. Pero cuando eres atrapado por su efecto, no hay más antídoto que el amor mismo. Embauca dulcemente y uno no se da cuenta de la magnitud del hechizo hasta que ya es demasiado tarde para detenerlo. Cuando al despertar, un día tras otro es él, el que ocupa tu primer pensamiento, ya está, eres preso de un Amor Embrujo. Si es correspondido es la sal de la tierra y seguirá el rumbo hacía el Amor Alado, pero por el contrario, cuando no lo es, cuando el hechizo no encuentra los besos de los que se alimenta, se cuela por todas las rendijas del corazón y se convierte en el más melancólico de los Amores a Medias. Según el bebedizo que hayas probado de los labios encantadores, el Amor Embrujo se manifestará de una u otra manera. Estas son las más comunes: El aromático: Aquél en el que todos los aromas evocan una emoción y un suspiro y te hacen recordar que eres víctima de un Amor Embrujo. El de situación: Aquel que te hace comprender que no hay forma de huir porque allí donde te lleven tus pasos, el hechizo va contigo. El lunar: Aquel en el que eres capaz de pasar los días como si no padecieras de Amor alguno, y sin embargo la caída de la noche con su luna, desencadena todos los síntomas del encantamiento. Se da sobre todo en los Amores Embrujo no correspondidos.

UN AMOR EMBRUJO INFALIBLE

Ingredientes: -Una pieza de corazón sin espinas. -Cuarto y mitad de feromonas. -Unos labios susurrantes. -Una canción. -Una pizca de luna (mejor si es de agosto). -Un buen manojo de palabras. -Una piel de gallina. -Dos pastillas de seducción. -Un cazo de imaginación azucarada.

Colocar el corazón, desprovisto de coraza, en una bandeja de plata. Aderezarlo con la melaza de unos labios susurrantes, y así, dejarlo toda una noche bajo una pizca de luz de luna creciente. Entre tanto, seleccionar las mejores palabras del manojo, sin prisa. Una vez escogidas, se derraman cuidadosamente sobre el órgano cardiaco, que a estas alturas ya estará latiendo descompasadamente. Regarlo de feromonas e introducirlo en una cazuela. Cocer al baño María, a fuego lento, mientras suena la canción elegida. Añadir entonces las dos pastillas de seducción y el cazo de imaginación azucarada que al contacto con el agua se convertirá en almíbar. Dejar que cueza durante unas horas, las que precise, hasta que esté doradito por todos los puntos cardinales. Sacarlo cuidadosamente de la olla y envolverlo en una piel de gallina, y de ésta forma, dejarlo reposar unos minutos sobre un paño caliente. Al desenvolverlo estará en su punto de embrujo, listo para degustar.

Shakira

CONDIMENTACIÓN Y HORNEADO DE

Se me acaba el argumento y la metodología cada vez que se aparece frente a mi tu anatomía

Amor Embrujo

Cuentan que el Amor Embrujo es el único que, al ser correspondido, puede darte la llave que abre la puerta de la pasión desmedida y que aquellos que nunca lo han padecido solamente pueden mirar por el ojo de la cerradura.


Amor «Como si fuera esta noche la última vez» De todos los Amores Desmedidos, es sin duda, el más lunático y noctámbulo. Tan incontenible como el Amor Embrujo e igual de «taquicárdico» que el Primer Amor. Pero a diferencia de los anteriores, éste se caracteriza por estar aliñado con unas gotas de bohemia y otras tantas de drama de película romántica. Vive cada momento como si fuera el último, cada beso como si los labios besados fueran a alejarse para siempre jamás un instante más tarde. Cada «ahora» como si el «después» ya estuviera trazado y fuera irremediablemente un adiós. Con él, las despedidas cotidianas parece que tuvieran lugar en una estación en la que un tren estuviera a punto de partir y en la que cada noche que amanece fuera a precipitarse en un fundido a negro que anunciará el final de la película. Esta suma de situaciones imaginadas, todas extremas y desdichadas hacen que viva en un estado permanente de entrega y al borde de una tormenta de lágrimas, más propias de los Amores a Medias.

En uno de sus bolsillos guarda un pañuelo preparado para blandir en el muelle de las despedidas.

Lista de deseos que este amor le pide a las estrellas: Que no acabe nunca la noche que me quieras. Que la noche que me quieras, no acabe nunca.

Que me quieras esta noche y no se acabe nunca. Que nunca que me quieras la noche se acabe.

Que al acabar la noche me quieras todavía. Que todavía me quieras cuando acabe la noche. Que no acabes de quererme cuando la noche acabe. Y así hasta el infinito... NOTA: Nunca le piden nada a una estrella fugaz.

El Amor <Como si fuera esta noche la última vez> se escribe con tinta de bolero, y siempre sobre una hoja que pareciera ser la última del libro.

Quiero tenerte muy cerca mirarme en tus ojos verte junto a mi piensa que tal vez mañana yo estare lejos muy lejos de ti Los Panchos


Tendencias del corazón Cada cual trae, de fábrica y por defecto, un corazón de

Corazón de salir de fiesta: Con botines de baile de salón y pasos febriles.

Corazón candado: Cerrado a cal y canto a las pasiones y al enamoramiento caprichoso.

Corazónes idóneos para los Amores a Medida:

Corazón embarcado en siete mares: Un amor en cada puerto...

Dados al equilibrio, a las carreras de fondo y a los besos correspondidos. Toda estación tiene su aquel, el abrazo nocturno es su secreto, salpimentar la cotidianidad su norma; «contigo y conmigo, su slogan. Son expertos en estrenar besos conocidos.

modelo exclusivo con características únicas, diseñado artesanalmente y colocado en el pecho para siempre jamás. No

Corazón crupier: Dispuesto a jugar sus cartas y a hacer trampas si la situación lo precisa.

se admiten reclamaciones, te toca el que te toca en el reparto. Este músculo de sístoles y diástoles rara vez es obediente porque suele regirse por leyes propias. Leyes no escritas

Corazón mariposa: De flor de un día en flor de un día.

que desconoce incluso el corazón que las pone en práctica. Los médicos estudiosos del órgano cardiaco, han desistido en su empeño de descifrar las patologías sentimentales que el amor produce en el centro mismo de cada corazón. Lo único que han confirmado, tras someter a éste músculo a

El corazón enjaulado: Echará a volar al primer descuido de la razón, que es la que se empeña en apresarlo.

Corazones propensos a los Amores Mediocres: Se duermen en los laureles, se amodorran en la rutina y se acostumbran a los días grises. Su estación es mono-térmica «ni frío, ni calor», su regla es no saltarse las reglas, «que me quede como estoy» su sentencia. Escapan de los imprevistos, no sucumben a las pasiones, no sufren de taquicardias. Son proclives a la languidez del alma.

todo tipo de alteraciones emocionales, es que los hay más o

Ofrecemos esta colección de parches reversibles, para remendar los despechos.

menos propensos a cada uno de los tipos de amor clasificados en éstas páginas y a sus efectos.

Corazones propensos a los Amores Desmedidos: Con tendencia al arrebato y obviamente a la desmesura. La primavera es su estación, la sonrisa fácil su vehículo, la alegría su actitud, los «ya veremos» su máxima. Huyen de la cordura y del malquerer.

Corazones con tendencia a los Amores a Medias: Adictos a lo inalcanzable y al maquillaje para disimular las ojeras. Noctámbulos y cinéfilos. Su estación es el otoño, los suspiros su transporte, su esencia la melancolía, su meta el olvido. Coleccionan nostalgias y sueños imposibles

Corazón dandi: Experto en las conquistas más elegantes, perfectos modales.

Co Hu raz am ele ón or los olfa y n pe te un ligr ad ca os or: ar del rie sga .

Corazón «cuento de la lechera»: Soñando, soñando hasta que se derrama en la realidad.

Corazón pez: Siempre se deja arrastrar por las corrientes. Se mueve como pez en el agua en cualquier oleaje.

o: echad ces, a simple p s e d s en azón , a ve El cor gue porque , encontrará ño a a tin Se dis tras con lup s, según el d o ta vista y varias grie ho. sufrido. o ec él una ble del desp ra irrepa

Corazón manivela: Para echar a latir necesita que le den cuerda a diario. Corazón enfrascado... en la tarea de acordarse todo el rato de olvidar. Colecciona recuerdos, incluso aquellos que nunca llegaron a ocurrir.

Corazón carretilla: Siempre a rastras.

Corazón libro abierto: Puede leerse del derecho y del revés. No esconde nada entre líneas.

Corazón caracol: Con la felicidad a cuestas.

Corazón en su punto: Sin aderezos, ni salsas, ni conservantes. Solo con sal y pimienta.


Requisitos para vivir un Amor «Si tú me dices ven... lo dejo todo» de tener la voluntad (para salir de él) 1 Has perdida.

2

3 4

5

Los que están in mersos una brú en este jula que tipo de a l o mor, se s lleva sie exactas, orientan m pre, aún al destin por sin tene o desead r las coo o. rdenada s

No es imprescindible, pero si aconsejable, haber realizado un master de navegación a la deriva.

Tampoco está de más un curso para principiantes en primeros auxilios a uno mismo.

Has de interrumpir la conexión entre el corazón y la razón.

Has de ser un profesional en materia de interiorismo. Así, una vez que hayas caído en el pozo del parchís de este tipo de Amor, podrás redecorarlo a tu gusto y estar cómodamente instalado hasta que encuentres la voluntad (que perdiste en el primer punto de estos requisitos) para salir de él.

Pero si tú me dices ven lo dejo todo Si tú me dices ven, será todo para ti mis momentos más ocultos también te los daré mis secretos que son pocos serán tuyos también Los Panchos

Am

or Si tú me dices ven... lo dejo todo

Este tipo de amor es, para el corazón de quien lo padece, como un deporte de riesgo porque con tal de llevarse a la boca los besos deseados sería capaz de subir el Himalaya descalzo, hacerse el rally París-Dakar en un ciclomotor o atravesar el Atlántico a nado. Todo esto quedaría clasificado dentro de las proezas que llegan a hacerse por amor, si no fuera porque al otro lado, para aquel que solo tiene que decir «ven» sin moverse del lugar en el que espera, las hazañas de quien va a su encuentro, atravesando mares y montañas, no tienen demasiado valor. Pero a los que sufren un Amor Si tú me dices ven... siempre les puede el reto de conseguir a la persona ansiada y a cada última oportunidad para alcanzarla les sigue otra última oportunidad, y suma y sigue y así hasta el infinito. Aunque hayan repetido mil veces «se acabó, hasta aquí hemos llegado» basta un reclamo de la otra parte, un «ven, que te echo de menos» para que donde dijo «ya no más» diga «ésta es la vez». Los especialistas en corazones confundidos tratan de encontrar el por qué de esta amnesia reiterada, ¿en qué cavidad cardiaca coleccionan los desengaños sin que ésta se desborde? Estudian la posibilidad de que los corazones con tendencia a este tipo de amor vengan de serie con la capacidad de contemplar espejismos. Y allí donde otros solo ven un desierto de arena, ellos son capaces de presenciar un oasis de agua clara y palmeras cargadas de cocos listos para degustar.

Durante siglos se ha considerado que para ser víctima de un Amor Si tú me dices ven... hay que carecer de amor propio. Sin embargo, en los últimos años ha surgido otra tendencia que opina que para sufrir ésta categoría de Amor, en la que la rendición no es una posibilidad a tener en cuenta, es imprescindible tener un amor propio inasequible al desaliento. Probablemente, ambas tengan razón. Lo único cierto es que el amor propio, en su justa dosis, es imprescindible para enfrentarse a cualquier otro.

INSTRUCCIONES DE USO DEL AMOR PROPIO: Es necesario que lo desembales cuidadosamente (cada mañana) porque su naturaleza es frágil y no se admiten devoluciones. Suele ser huidizo. Cuando notes que tiene intención de escapar, tienes que enfrentarlo a un espejo de luna positiva, de los que pueden reflejar todo lo que tú no quieres ver. Nunca debes dejarlo a la intemperie cuando hay tormenta. Es muy propenso a coger frío y a enfermar del mal de baja autoestima. No necesita limpieza en seco. Agradece los baños de espuma y los mimos. No olvides tenderlo al sol, y si este no calentara lo suficiente, cubrirlo con paños calientes que lo arropen en caso de ventolera.


Mal de amor Es una dolencia o padecimiento del alma que, entre otros males, provoca insomnio, desánimo, tristeza sobrenatural y nostalgias varias. Es tan hiriente que desemboca en un irreprimible mar de lágrimas. Mar que tiende a desbordarse dentro del pecho tomando dimensiones oceánicas y en el que, aquellos que lo sufren, sienten que se ahogarán irremediablemente. Hasta el punto de que aunque en el mundo real la primavera se haya posado en todos los rincones, el corazón atormentado solo entiende de inviernos y lluvias que parecen imperecederas. A diferencia de los demás Amores a Medias que son capaces de mantener una vana ilusión de ser correspondidos, el Mal de amor es fruto del desahucio de cualquier esperanza y su pronóstico es tan gris como agónico. Como el Primer Amor y el sarampión, hay que pasarlo alguna vez. Aquellos que lo han padecido saben que te convierte en tu peor enemigo; se encarga sutilmente de hilvanar los recuerdos más dulces que el amor desvanecido ha dejado tras él. Lo mejor del Mal de amor es que tiene cura y aunque mientras enfermas de él te sientas abocado a una melancolía insondable, con cada pulsación del día a día, el músculo cardiaco irá sanando y cuando menos lo esperes podrás quitarle el cartel de cerrado por derribo. A su favor hay decir que sabe alojarse en las palabras y en los acordes para escribir los versos más hermosos y las melodías más desgarradoras.

Para que vuelva la alegría... No pienses de más. Huye de las canciones tristes. No releas los mensajes. No te cuelgues de los recuerdos. Recréate en sus defectos, que son muchos. Respira hondo. Gústate. Llora un rato. Para de llorar. No se te ocurra lla mar. No se te ocurra lla mar. No se te ocurra lla mar. El olvido llega...

Tipología de hojas de otoño del Mal de amor: De tres puntas, una por la tristeza, otra por la nostalgia y la tercera por el despecho. Es rojiza como la pasión que aún no has conseguido desterrar.

En forma de corazón y con el verdor intacto. Para aquel Mal de amor que aún no se quiere convencer de que los finales no siempre son felices. Redonda como el bucle en el que está metido el corazón. Amarillenta como los recuerdos cuando empiezan a tomar el color sepia del pasado. De platanero. Tan aplatanada como tu alma.

Irregular, como los sentimientos que se te amontonan. Del amor al odio, del odio al amor...

Ay amor mío, qué terriblemente absurdo es estar vivo sin el alma de tu cuerpo, sin tu latido. Luis Eduardo Aute


F ILT ROS DE AMOR ¿Qué es lo que busca el

caballero?,

FILTRO DEL DESENAMORO

¿Qué desea la señora?... Tenemos en oferta: • Un hechizo amatorio que logrará poner ese corazón en bandeja de plata.

FILTRO DEL AMOR... AMOR

• Un bebedizo para encontrar al amor de su vida. • Un brebaje para curar una desolación de despecho. • Un mejunje que le hará irresistible ante los ojos de su amado... Desde tiempos inmemoriales, los filtros de amor han sido requeridos por aquellos que deseaban una poción eficaz para sanar el corazón propio o conquistar el deseado. TRISTÁN E ISOLDA El más celebre filtro de amor de la literatura universal.

........FILTRO DEL DESENAMORO II

Recoja con la imaginación todas las gotas de rocío de una mañana soleada. Perfúmese con ellas la sonrisa, y una vez así, entre en el día con el pie alegre y bailoteando una canción de «la vida me sonríe». Diríjase a la ducha y abra a pares los grifos, colóquese estratégicamente bajo la lluvia de agua tibia y desafine sin piedad cantando la letra más feliz que se le venga a la cabeza. Ensaye en el espejo su mejor sonrisa y con ella en la cara salga a comerse el mundo. No hay nada más atractivo que la alegría, nada más seductor que la felicidad. Esta es la actitud para que el amor acuda a su encuentro como un pajarillo acude a las migas de pan.

Necesitas: -Una goma de borrar, o dos o tres. -Un buen libro. -Unas gotas de voluntad férrea. -Un hombro amigo preparado para soportar llantos insondables. -Un par de zapatos cómodos.

Estrene un par de zapatos adecuados para caminar hacía el mejor destino y acérquese con ellos puestos hasta una librería. Elija una lectura a medida de su tristeza. Guarde el libro en su bolso o bolsillo para tenerlo siempre a mano, eche también en él una goma de borrar anhelos y un teléfono en cuya agenda no falten los números de aquellos que siempre están dispuestos a prestar su hombro para aguantar las penas de amor. De esta guisa, mírese los pies, rocíelos con unas gotas de voluntad férrea y domestique sus zapatos para que tomen el camino apropiado, el del olvido. Cada vez que la debilidad los haga dudar, recurra al libro y a la goma, si esto no es suficiente, detenga su paso y, teléfono en mano, busque el nombre de la persona que haya elegido para urgencias de amor huido.

(Por si el primero no ha sido efectivo) Ingredientes: -2 kilos de tomates. -2 pimientos verdes. -2 bollos de pan. -2 dientes de ajo. -Un cazo de aceite. -Sal.

Ponga la licuadora en potencia máxima. Trocee los tomates sin piedad, descuartizando con ellos su ansiedad y una vez así échelos al vaso de la batidora. Introduzca en el mismo, sin bajar la potencia, los pimientos enteros, tan enteros como los días interminables que dedica a olvidar. Mírelos fijamente mientras la batidora se encarga de que desaparezcan reducidos a nada. Pique los dientes de ajo y con cada caída de cuchillo sobre éstos, deje caer también un recuerdo de los que se empeñan en minarle la alegría. No pare hasta que queden tan desmenuzados como su melancolía. Añada un cazo de aceite bien sabroso, de un grado, el mismo que subirá la temperatura de su felicidad en cuanto se desprenda de su anhelo. Añada un par de bollos de pan, con miga de ternura, la que le está faltando a su cotidianidad. Una vez bien batido, el filtro resultante viene a ser un gazpacho del desenamoro. Déjelo enfriar junto a su corazón atormentado. Decídase a tomarlo en una copa festiva, de un solo trago. No sin antes brindar consigo mismo, por todo lo que queda por venir.

FILTRO PARA UN AMOR A MEDIDA

Una vez que el amor le sonríe, hay que poner empeño en que no se marchite. Es de naturaleza frágil y por ello nunca es demasiado mimo el dedicado a su cuidado. Prepare un bebedizo cada día, sin faltar ninguno, con el zumo de la media naranja. Añádale el primer rayo de sol del amanecer, unas gotas de originalidad y una pizca de sal de la vida. Remueva con cariño y una palabra dulce. Cuélelo cuidadosamente hasta que no le queden grumos de rutinas o de monotonías. Agréguele el jugo de la cotidianidad de un domingo de abril. Viértalo en un cazo y déjelo coger temperatura en el quicio de una ventana orientada a los cuatro puntos cardinales de la persona amada. Bébalo acompañado y relajadamente, a sorbos pequeños, mientras inventa un plan irresistible para la eternidad del calendario.


La colección de flechas de Cupido N

i siquiera los Dioses del Olimpo eran inmunes a las certeras flechas de Cupido. Este Dios del amor, hijo de Venus, representado como un niño alado, era caprichoso y conocedor del poder de sus antojos. Sus disparos, que a veces realizaba con los ojos vendados, no atendían a la razón, porque el amor es ciego y no encuentra respuesta en la lógica, ni freno en la cordura. Tal y como hemos contado en el Amor a Primera Vista, Cupido lleva en su aljaba dos clases de flechas: Unas de punta dorada que provocan un amor instantáneo. Y otras con punta de plomo que provocan la indiferencia. En esta páginas hemos estudiado y clasificado las que pertenecen a la primera categoría.

Flecha alada

Flecha girasol

Con motor de infinitos cilindros y batería recargable, alcanza la altura que requiera el destino a alcanzar.

Flecha intelectual Su punta está envenenada con palabras escogidas sumo cuidado para conquistar a su víctima.

Flecha después de un chaparrón Flecha repostera

Fabricada con azucar glas, es comestible, más bien devorable y crea una adicción a la dulzura en la persona herida por su punta chocolateada.

Flecha refinada

Flecha de doble punta

Nunca pierde el Norte. Se orienta con el Sol. El último modelo fabricado detecta el movimiento solar aunque este se esconda tras las nubes.

Flecha a pedales

Con una resistencia a prueba de vientos en contra. No atiende al desaliento ni se rinde ante las rutas de montaña.

Su trayectoria es la más compleja de todas las conocidad, de hecho el dibujo que realiza en el aire es impreciso y se determina « ¿ es posible querer a dos personas a la vez?.

Su disparo se realiza cuando la persona destino está debajo de un chaparrón sentimental, con la ropa empapada de desconsuelo. Su efecto paraguas alegra a la víctima. En los casos en los que la flecha acierta plenamente en la diana, se despliega un arcoiris perfecto.

Flecha musical El dibujo de su trayectoria es melódico y armonioso. Lleva instalado un disco duro en el que guarda una lista de canciones «enamorantes».

Flecha «Tirar de la agenda» Esta flecha se dispara al aire, sin destino preciso. Con intención de alcanzar un corazón con ánimo de dejarse querer y luego ya veremos.

15 Flecha tentáculos

Flecha pecado

Fl

Disparada con un efecto que hace pensar que no llegará a su objetivo, sin embargo lo alcanza con precisión por su constancia y persistencia.

Durante el trayecto hacia su víctima despliega todo tipo de detalles y detallitos que la predisponen a recibir el flechazo a pecho descubierto. Incluso a ponerse a tiro si la ruta del disparo equivoca las cordenadas de su situación exacta.

De vuelo insinuante, lleva instalado un manual de como ser un caballero o una dama impecable en cualquier situación.

Va ech a pe zig má rfec zagu pun ta de s co ción ean as disp mp . Dib do c da a tr a e gur ar o leja ujan on za an ce que do abs pu do do r t o es qu ero la de una luta nta r da ir o e e y v la ut mp l h elo s f a . l i i bl l o z , e c e. qu pe ha e c ro s os ee l

Flecha por goteo

Flecha florida

De trayectoria incendiada. Su punta hace que prenda el fuego que todo lo puede. Su ruta es el deseo

Una vez llegada a su destino, expande sus tentáculos abrazo y la víctima queda felizmente acoplada a todos los recovecos del cuerpo de quien dispara.

Flecha «tirita para el corazón roto» La punta de esta flecha está impregnada en agua oxigenada y viene acompañada de un kit de primeros auxilios y de un hombro extensible para llorar las penas de un amor anterior. También se conoce como flecha del buen amigo.


Amor Alado Si vives un Amor Alado no necesitarás bebidas isotónicas ni complejos vitamínicos para empezar el día. Amanecerás como si las mañanas las hubieran inventado para ti, por eso será fácil volar de la cama a la cocina dispuesta a preparar el desayuno y a asomarte a la ventana para cazar las tostadas al vuelo. Sonreirás sabiendo que el café de un Amor Alado siempre llega acompañado de besos revueltos con plumas de edredón. Este tipo de amor solamente aterriza en el suelo en momentos imprescindibles porque vive en una realidad paralela en la que los pies son necesarios exclusivamente para enredarlos, a la hora de irse a dormir o a no dormir, con los pies de quien corresponda. Tiene la piel de gallina y un par de alas de plumaje ligero a la par que calentito. No entiende de lunes ni calendarios porque en sus almanaques es festivo siete días a la semana y da lo mismo si llueve o brilla el sol, no hay aguacero capaz de echar a tierra el vuelo de un Amor Alado.

El Amor Alado gusta de perder la cuenta de las caricias y los besos en la nuca. No sabe de restas ni divisiones y sin embargo es infalible en las sumas y multiplicaciones infinitas.

Cuidados básicos para el mantenimiento de un Amor Alado.

1º- Es imprescindible cada mañana, colocar cuidadosamente un buenos días en la almohada donde se acomoda el Amor Alado.

Inventario de alas para sobrevolar el paso del tiempo

4º Frotar sus alas suavemente una vez por semana con un paño ligeramente húmedo para que se desprendan las plumas caducas. Éstas son útiles para hacer cosquillas que se verán recompensadas de una manera u otra según el propietario de las alas en cuestión.

Bien acaba lo que bien empieza, para sobrevolar los principios de los días y no dejar los altos vuelos para más tarde.

PAR DE ALAS CLÁSICAS:

Para sobrevolar la cotidianidad con alegría.

2º- Mantenerlo en un lugar cálido, luminoso y protegido de las inclemencias del tiempo. 3ª- Perfumarlo tres de cada tres madrugadas con esencia de Dama de noche.

PAR DE ALAS DE PRINCIPIOS FELICES:

PAR DE ALAS DE FESTEJAR:

Para volar por encima de los obstáculos que parecen engrandecerse. Son ligeras y perfectas para los lunes difíciles.

PAR DE ALAS DESECHABLES:

Para llevarlas siempre encima, por si las de uso habitual se marchitan por un desencuentro repentino.

Las plumas que pierde un Amor Alado en pleno vuelo son perfectas para escribir canciones y poemas de Amores a Medida.

Toda una vida me estaría contigo no me importa en que modo, ni dónde ni cómo pero junto a ti. Antonio Machín


Es por ti y otras veces es por mi que sube y baja y vuelve a casa el beso que te di. Cristina Narea

Amor Enredadera Es un amor trepador, que va adentrándose poco a poco por todos los recovecos del corazón de la persona a la que se destina. No pierde la orientación ni la paciencia, convierte en certezas las dudas de aquel a quien quiere entregarse, porque siempre que una negativa no es convincentemente rotunda es capaz de encontrar la manera de transformarla en un quizá. De esta forma, va tomando terreno hasta que dulcemente consigue su cometido. Es entonces cuando el receptor de este tipo de amor se da cuenta de que está alegremente preso. Que lentamente se ha dejado embaucar por el encantamiento y la melosidad de la persona empeñada en conquistarle. Y es así como en un Amor Enredadera termina por no distinguirse quien puso las lianas para trepar primero. Es por tanto un amor que se aleja de los Amores Desmedidos, porque nunca se precipita en el ataque, prefiere la estrategia a largo plazo, juega con las cartas de quien no tiene prisa y no da la mano por perdida, hasta que las manos que desea, terminan por buscar las suyas.

y m a nt en o d a id cu su ra pa r a z ili T ipos d e re g a d era a ut

im ie nt o:

Clásica: Con capacidad para dos litros de agua dulce o de chocolate caliente.

De trompa de elefante: Para los amores enredadera de climas de la sabana con estación seca. Tiene capacidad para diez litros de agua tropical o de soda refrescante.

De brazo largo: Para alcanzar los brotes más altos y no descuidar las zonas de acceso más difícil. Tiene capacidad para cinco litros de agua de lluvia de antes del arcoíris o de té de canela.

Siembra, crecimiento y floración de un Amor Enredadera: La semilla debe colocarse en unas manos que la cobijen y le transmitan la temperatura perfecta. Enseguida comenzará a crecer hasta tomar el tamaño de una nuez. Es entonces cuando conviene susurrarle palabras que contengan rayos solares y/o serenatas de luz de luna. Enseguida despertarán los primeros brotes que, antes de que te des cuenta, irán trepando por todos los recodos de la imaginación y enredando los pensamientos. No es en vano que sus hojas, al abrir tengan forma de corazón de trazo perfecto. Florece todos los días y vuelve a florecer todas las noches. El olor de sus flores (de variados colores) tienen el ároma de los instantes de felicidad.

De las mil y una noches: Perfecta para los amores enredadera que no tienen tiempo para el riego diurno. No tiene fondo, en su interior contiene agüita de rocio o zumo de frambuesa.


Me gustaron todos tus detalles, y esa forma tonta en que decías: «como tú no iba a quererme nadie, como yo nadie te entendería». Pero no me tiembla el pulso si te veo y me imagino ya durmiendo sola.

Vanesa Martín

Amor de Mudanza Cuando la casa está ordenada, con cada cosa ocupando su lugar y sin embargo los que la habitan tienen que ir sorteando a su paso maletas invisibles en el pasillo, en el dormitorio, en la cocina, realmente están tropezando con un Amor de Mudanza. En un porcentaje altísimo de casos proviene de un Amor Rescoldo. Cuando la persona que comenzó a hilvanar reproches y a sumar insomnios sopló con un halo de nostalgia las ascuas y no consiguió encender la llama que una vez fue incendio ni despertar a su aletargada pareja, se acostumbra a que su corazón pierda temperatura y empiece a empaquetar los sentimientos, a archivar las nostalgias, a olvidar los detalles y a ensayar despedidas. Cuando la otra persona asiente el fracaso y no hace nada por evitar lo inevitable. Cuando a cada interrogante le responde otra interrogación y ambos se sientan en el banquillo del acusado. El Amor de Mudanza llega con cinta de embalar las quejas y las lágrimas, se detiene el lo que pudo haber sido y no fue. Dobla los recuerdos, envuelve la desilusión y escribe su adiós con tinta que a veces... no es indeleble. El Amor de Mudanza es un postre muy elaborado. Necesita macerarse durante cientos de horas en desgana y limón. Se cuece al baño María al fuego que menos calienta durante largas noches de invierno, se riega con sirope de lágrimas amargas y se sirve frío.

Instrucciones para hacer el equipaje de un Amor de Mudanza. Nunca hacer las maletas es tan triste como cuando se trata de llevar en ellas un adiós. Tal vez se trata de no pensar que es un final sino un principio. Que ninguna decisión es irrevocable y que cualquier tiempo futuro será mejor. Hay que doblar los buenos recuerdos y colocarlos con delicadeza entre las camisas. Empaquetar la tristeza y esconderla en el neceser de «ya he llorado bastante». Llevar los sueños en el equipaje de mano y no olvidar los zapatos de caminar de retorno a la sonrisa.

A veces olvida un sombrero en el perchero de la despedida, dejando abierta la posibilidad de que la persona que se marcha con su Amor de Mudanza en la maleta regresé a buscarlo.


Llueve

Por no ser no somos ni enemigos y estoy tan sola si estoy contigo

Amor

Y parece que no importa que haga siglos que la primavera no se cuela por ninguna rendija del calendario porque hasta el alma se aclimata a la lluvia perenne. Al principio ésta sí sufría de catarros, estornudos constantes y nostalgias de abril, pero al estar sometida a una precipitación constante terminó por habituarse sin que aflorasen más síntomas. Cuando un Amor Después del Amor llueve incansablemente sobre una despareja y el dúo ya no intenta cantar bajo la lluvia porque no recuerdan que una vez brilló el sol, es el momento de coleccionar paraguas o de tratar de cambiar la climatología con una despedida. Pero este amor se empeña en seguir adelante con el agua al cuello por tal de no tomar la decisión de poner punto final, como si este punto no estuviera puesto desde hace unas cuantas borrascas. Las parejas desparejadas de un Amor Llueve sobre mojado se instalan en la nada cotidiana

maldeamores

sobre mojado Y se acostumbra la mirada a la humedad, a la insistencia de la lluvia en el tejado, al desatino de olvidarnos de querer, a las excusas del amor deshabitado. Y no hay abrigo impermeable al calabobos del tú conmigo ya no somos lo que fuimos, del yo contigo ¿cundo fue que se acabo? del ¿cuándo fue la ultima vez que nos quisimos? Y nos miramos sin mirarnos y nos besamos sin besarnos y nos hablamos sin hablarnos y llueve. y llueve y llueve sobre mojado.


LA ALQUIMIA DEL AMOR Dependiendo del corazón atravesado el amor tendrá una tendencia u otra.

Dopamina

El flechazo certero en el centro de un corazón provoca, de manera inmediata, un despropósito de cambios hormonales. En el cerebro se activa la fábrica de dopamina, un estimulante natural que produce sensaciones de euforia y cambios de humor característicos del enamoramiento.

Ahora dependes de una reacción del cerebro ajeno, el de la persona objetivo, que a estas alturas ya debería estar al tanto de la situación. A partir de aquí, la respuesta ansiada genera una suerte de mensajes que llevan al amor hacia un lugar u otro, ,desplazándolo hacia alguna de las cuatro categorías expuestas en estas páginas: Amores a Medias, a Medida, Desmedidos o Medio-ocres.

Vista

Oxitocina

Cosquilleo en el estómago Alegría súbita

Amores a Medias

Amores Medio-Ocres

Canciones en acordes mayores Besos a deshora Acoplamiento de cuerpos Altos vuelos Amortiguador de instantes malos

Cerebro de la otra persona. Aquella que, al igual que tú, debería estar afectada por una montaña rusa de sensaciones.

Amores Desmedidos

Amores a Medida

Oído

Tacto

Mezcla de sensaciones

Entonces entran en juego los sentidos, pero distorsionados, porque se ve lo que se quiere ver y se escucha lo que se quiere oír y el tacto te traiciona cuando la persona culpable de tantos cambios repentinos te acaricia. Acto seguido pierdes la cabeza, pues la objetividad queda absolutamente relegada tras la subjetividad. Esa mezcla explosiva de sensaciones bañadas en hormonas empiezan a generar la ansiedad propia de la espera a ser correspondido, la demanda de amor recíproco. Así, la sintomatología del amor empieza a generar inquietud, taquicardias, suspiros y sonrisas tontas al imaginar.

Reencuentros diarios

Inquietud Taquicardias Suspiros Sonrisas

Endorfina

Horas felices

Demanda de amor

Cultivo después del primer encuentro

El Doctor Incrédulus sintió una vez un dolor inaudito en el pecho. Esto le sucedió un minuto después de que la más pelirroja de sus alumnas le dedicara una sonrisa inclasificable. Como el dolor persistía y la sonrisa le perseguía a todas partes provocándole insomnios y ansiedades, decidió ponerse manos a la obra para hallar la explicación científica a su sintomatología y así encontrar un antídoto para su padecer y a ser posible una vacuna que remediara futuras recaídas. Fruto de su investigación son estos apuntes que adjuntamos.

A B C D E F G H I

A

B

C

D

E

F

G

H

I


Quién lo probó lo sabe Desmayarse, atreverse, estar furioso, áspero, tierno, liberal, esquivo, alentado, mortal, difunto, vivo, leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo, mostrarse alegre, triste, humilde, altivo, enojado, valiente, fugitivo, satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño, beber veneno por licor suave, olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe, dar la vida y el alma a un desengaño;

esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Lope de Vega


Amor en baja