Issuu on Google+

NETWORK. SIDNEY LUMET

NETWORK UN MUNDO IMPLACABLE SYDNEY LUMET

“En toda estructura se debe pensar en los bordes y en el centro, que es aquello que le va a marcar los límites” Gerardo Pasqualini

1


NETWORK. SIDNEY LUMET

No podemos negar que el ser humano vive en una encrucijada de códigos lingüísticos y audiovisuales que determina inexorablemente nuestra forma de comprender las sociedades y a nosotros mismos. Y estas dos finalidades pragmáticas, que posibilitan los mass-media desde hace siglos, nos plantean una repetitiva paradoja, que sigue sin justificar los males de una evolución tecnocrática que pervierte moralmente al individuo desde una compleja alienación “humana”1 para preservar el poder económico y político de unas pocas empresas transnacionales: somos capaces de reconocer la perversión ética de los valores judeocristianos en los medios de comunicación occidentales y que han asegurado nuestras relaciones de parentesco y una estructura sociofamiliar específica durante siglos al mismo tiempo que arbitramos nuestra convivencia en función de diversos estereotipos publicitarios

y algunos contenidos de

información política, por ejemplo, que produce el propio sistema mediático. La dinámica funcional de las instituciones y de las relaciones sociales interactivas entre las ecumenópolis no oculta la necesidad, para su supervivencia, por parte de los monopolios económicos, de mantener, dentro de una estabilidad operativa capitalista, las grandes concentraciones de población bajo el dogma de la persuasión audiovisual y de la manipulación propagandística, respetando, aparentemente, los derechos y libertades individuales en las sociedades occidentales. Si se contrasta la idea de sociedad del siglo XVIII con la nueva sociedad de masas2, encontramos que, en la primera, existe una relación equipolente entre la gente que expresa opiniones y las recibe; existe, además, la posibilidad de replicar y que las opiniones, surgidas de la discusión entre componentes de pequeños grupos son capaces de conducir a la acción, incluso contra la autoridad. Estos factores sociohistóricos no se corresponden con la segunda, la sociedad de masas del siglo XX, pues los que reciben opiniones son muchos más que los que, en realidad, pueden expresarlas; el público se ha convertido en un conglomerado de individuos que tienen que aceptar sus creencias e ideas a través de los nuevos medios de comunicación de masas3.

1

Desde la Antropología Filosófica, lo “humano” engloba un haz de posibilidades de realización individual y colectiva del propio sujeto inmerso en una sociedad donde no tenemos que redescubrir particularmente “lo alienable” desde el socialismo político, sino desde una perspectiva holística. La alienación de “lo humano” implica una numerosa serie de prácticas persuasivas contra el otro que incluyen tanto la subversión y la coacción de la propaganda como la propia explotación en el trabajo, es decir, todo lo que atenta contra el otro al considerarlo diferente y devaluado respecto a mí mismo, y es, entonces, lo que se considera “inhumano”. Vid, San Martín, J. Antropología filosófica, Madrid, UNED, 2005, págs. 176-177. 2 Vid, Brown, J. A. C. Técnicas de persuasión, Madrid, Alianza, 1995, 65-95. 3 Conviene subrayar la tesis sociológica chomskiana, que refuerza la concepción macrosocial del siglo XX, fundada en la evolución tecnológica mass-mediática que lleva consigo la progresión económica de los Estados; esta interrelación entre tecnología y economía se retroalimenta a través de las diversas funciones pragmáticas de los medios de comunicación: “[...] las tendencias [...] Apuntan a un gobierno mundial [...], estados nacionales que movilizan recursos en torno a sus bancos y grandes empresas con

2


NETWORK. SIDNEY LUMET

La película de Sydney Lumet es, sobre todo, la descripción estructural, paso a paso, de una caída al vacío. Aparentemente, la principal víctima es el locutor de noticias Howard Beale, interpretado por Peter Finch, que acaba sus días en la cadena UBS convertido en un irrisorio telepredicador con atisbos de iluminismo y autoconvencido de poseer un don profético. Un disparo en directo, programado por la propia cadena, transforma el vil asesinato en una secuencia más del espectáculo. Los bajos niveles de audiencia de las últimas semanas conducen al equipo directivo de informativos a una clausura radical de la emisión del programa de Beale: las prácticas terroristas de un grupo anarquista contra el capitalismo del Ejército Ecuménico para la Libertad se instrumenta, paradójicamente, dentro de un sistema mediático neoliberal que opera en función de los beneficios económicos, anteponiéndolos a la propia vida de un hombre. La caída al vacío de todos los personajes está perfectamente trabada en la coherencia de contenidos, además de la hilazón de secuencias, cuya formalización (sonido, iluminación y técnica de planos) verifica la cohesión de una historia, sin duda, para Lumet, ejemplarizante de la corrupción moral de nuestra sociedad occidental como reflejan textos coetáneos y otros que precedieron a la propia película4:

“El gobierno, por medio de porras y piquetes de ejecución, hambre, artificialmente provocada, encarcelamientos en masa y deportación también en masa no es solamente inhumano (...). Un estado totalitario realmente eficaz sería aquel en el cual los jefes políticos todopoderosos y su ejército de colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuese necesario ejercer coerción alguna por cuanto amarían su servidumbre. Inducirnos a amarla es la tarea asignada en los actuales estados totalitarios a los ministerios de propaganda, los directores a la vez”. Aldous Huxley, Un mundo feliz.

base nacional, y que controlan la población, [...] que han de controlar la economía [...] El estadio más alto de la destrucción de la democracia es cuando la población general no puede saber siquiera qué decisiones se están tomando porque se hallan totalmente aislados”. (Cf. CHOMSKY, 1992: 82). 4 Los textos que se citan a continuación pertenecen a las siguientes ediciones de las obras: Chomsky, N. Ilusiones necesarias. Control del pensamiento en las sociedades democráticas, Madrid, Libertarias/Prodhufi, 1992, pág. 97; Huxley, A. Un mundo feliz, Barcelona, EDAF, 2001, pág. 15; Sábato, E. El escritor y sus fantasmas, Barcelona, Seix Barral, 1997, pág. 88; Bradbury, R. Fahrenheit 451, Barcelona, EDAF, págs. 70-71.

3


NETWORK. SIDNEY LUMET

“Es cierto que quienes ostentan los cargos de la administración

estatal son, por lo común, quienes establecen el orden del día para los medios de comunicación. Pero si las políticas fracasan, o si se percibe que pudieran ser dañinas para unos intereses poderosos, los medios a menudo pondrán “en duda... la política del gobierno” e instarán a utilizar unos medios distintos para lograr unas metas que no se pueden desafiar o, con mucha frecuencia, ni siquiera conocer.” Noam Chomsky. Las ilusiones necesarias.

“Lanzado ciegamente a la conquista del mundo externo, preocupado por el solo manejo de las cosas, el hombre terminó por cosificarse él mismo, cayendo al mundo bruto en que rige el ciego determinismo. Empujado por los objetos, títere de la misma circunstancia que había contribuido a crear, el hombre dejó de ser libre, y se volvió tan anónimo e impersonal como sus instrumentos. Ya no vive en el tiempo originario del ser sino en el tiempo de sus relojes”. Ernesto Sábato, El escritor y sus fantasmas

“Si no quieres que un hombre se sienta políticamente desgraciado, no le enseñes dos aspectos de una misma cuestión, para preocuparle; enséñale sólo uno. O, mejor aún, no le des ninguno. Haz que se olvide de que existe una cosa llamada guerra. Si el Gobierno es poco eficiente, excesivamente intelectual o aficionado a aumentar los impuestos, mejor es que sea todo eso que no que la gente se preocupe por ello. (...) Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado (...) Atibórralo de datos no combustibles, lánzales encima tantos “hechos” que se sientan abrumados, pero totalmente al día en cuanto a información.”

4


NETWORK. SIDNEY LUMET

Ray Bradbury, Fahrenheit 451

Las citas textuales reflejan la honda preocupación humana que el control del pensamiento a través de la propaganda y la publicidad ha significado para la propia visión apocalíptica5 de un ser humano que, bajo el aparente credo de la democracia, subsiste en un mundo que previene cada una de sus estrategias de actuación, dirigiéndolas, reajustándolas, progresivamente, en función de los intereses económicos de las diversas oligarquías del poder empresarial, religioso, partidista o mediático6. Una actividad muy ilustrativa para iniciar al alumno de Bachillerato en una autoobservación de la realidad que le rodea, iniciándolo en un compromiso crítico con la norma autorizada en el transvase de mensajes de muchos mass-media, es, precisamente, a través de la lectura de fragmentos como los señalados o mediante la lectura de obras completas, dependiendo del nivel de competencia de los alumnos de nuestro curso7. Tras la lectura, demarcaremos pautas de reflexión a través de cuestionarios en grupo que abran un horizonte de debate8 y que habrá de ser reforzado paulatinamente, por ejemplo, con la lectura de crónicas periodísticas de diversos diarios para comprobar que la realidad no es objetivable desde un punto de vista uniforme, sino que, los intereses comerciales y políticos, determinan las convenciones formales y de contenido de toda la prensa durante años. Recordemos que el principal objeto de nuestro estudio es que la película sirva de texto polisémico, que pueda inducirnos a una serie de posibilidades formativas, como docentes, a través del código audiovisual, imbricadas en lo literario, en lo filosófico y en una revisión histórica

5

Son múltiples los estudios que, desde la década de los setenta, han abordado el estudio de la publicidad; desde los trabajos de Eco hasta los del Grupo M; sin embargo, creemos que puede ser útil en el aula, el siguiente libro que relaciona los motivos míticos de la Grecia Antigua con los estereotipos publicitarios de la actualidad. Lo apocalíptico, la justicia ciega, lo angelical cobran forma en la publicidad de moda y belleza, además, de hallarla en algunos discursos de oratoria política: León, J. L. Mitoanálisis de la publicidad, Barcelona, Ariel, 2001. Vid, Eco, U. La estructura ausente. Introducción a la semiótica, Barcelona, Lumen, 1999, págs. 176-179. 6 Vid, Dolezel, L. Estudios de Poética y Teoría de la Ficción, Murcia, Universidad de Murcia, 1998, págs. 178-186. 7 No podemos obviar la obra de autores con un compromiso político social subrayable y que, en su poética, hay una razonada premonición de la manipulación de las masas a través de mecanismos de persuasión que relata, en definitiva, la evolución histórica del propio siglo XX con el escenario de dos guerras mundiales que han puesto en crisis la licencia moral y dogmática de credos religiosos y filosóficos justificados en lo ultraterreno y en la trascendencia moral del individuo a partir de la educación y el conocimiento intercultural. Las obras de Golding, Orwell y Philip K. Dick, por ejemplo, pueden incluirse en la anterior relación de textos. 8 El compromiso de nuestro curso es, indudablemente, construir actividades programadas para el aula. Sin embargo, la identificación del alumno con el medio televisivo descrito en el film, ajustar la programación de nuestras cadenas a los propósitos que se marca la UBS en el film, valorar moralmente y educativamente por parte de los propios alumnos los beneficios pragmáticos a corto y largo plazo de algunos espacios televisivos con gran audiencia(telenovelas o programas del corazón) pueden ayudarnos en la construcción de ese debate.

5


NETWORK. SIDNEY LUMET

del grado de manipulación propagandístico en muchos momentos de la historia de las grandes potencias de Occidente. La presión mediática y el germen belicista de la política norteamericana en este último siglo abre un amplio abanico de debates, polémicas, paradojas, incertidumbres y, en ocasiones, valiosas revelaciones que pueden explicar hasta qué punto, tras la política de alianzas, la globalización o la lucha contra el terrorismo internacional, no se oculta una falacia informativa que relaciona la lucha del petróleo, lejos de cualquier razonamiento ético, en Oriente, con las ventajas aparentes de nuestra sociedad del bienestar en los países europeos y anglosajones.9 Podemos recomendar la lectura de textos para un mejor aprovechamiento del rendimiento pedagógico que posibilita la obra de Lumet en un alumno con un mayor grado madurez personal que en la ESO: -

Golding, W. “El monstruo del mar. Capítulo V” en El Señor de las moscas, Madrid, Unidad Editorial, 1999, págs. 77-94.

-

Bradbury, R., 451º Fahrenheit, Madrid, Debolsillo, 2004.

-

Huxley, A., Un mundo felis, Madrid, Debolsillo, 2004. Hay materiales en DVD, en ediciones del caracol, por ejemplo, que pueden orientarnos a

reflexionar sobre la coacción de la propaganda política dentro de las sociedades occidentales: Noam Chomsky. Poder, disidencia y racismo. Una entrevista de Nicolas Rossier a Noam Chomsky sobre los motivos y consecuencias del 11-S; Patwardhan, A. Guerra y Paz; México ida y vuelta/ El espejo y la máscara. La lucha de los indígenas zapatistas.

Cuando referíamos anteriormente que la secuenciación del film estaba orientada a la caída al vacío de todos los personajes, no sólo al del iluminado Beale, nos centramos en uno de los objetivos psicopedagógicos de nuestro curso: el alumno ha de comprender no sólo la diversidad 9

No se trata de ubicarnos en casos estereotipados como el Watergate o el asesinato de Kennedy, sino que el alumno supere esos horizontes sociohistóricos y se enfrente al consentimiento global de determinadas dictaduras en Asia e Hispanoamérica, a la carestía de recursos energéticos para los propios pueblos subdesarrollados mientras, en Occidente, el capitalismo ejerce una presión social dentro de la población que determina una lucha intergeneracional por el poder adscriptivo de diversos estatus. Está claro que la reflexión puede ser dura para el alumno, pero es responsabilidad civil y moral del docente, desde un juicio particular, intentar que, a través de la información histórica y sociológica de la que se dispone, nos enfrentemos con el alumnado a una previsión de ciudadanos con un mínimo de responsabilidad civil e interés intelectual y que, luego, sin duda, repercutirá en el propio ámbito educativo de generaciones futuras. Pueden servirnos hechos históricos recientes como la venta de armas a determinadas tribus en Somalia y Sierra Leona por parte de países europeos, la intervención de Estados Unidos en Irak y Afganistán, el conocimiento histórico del problema palestino-israelí, el colonialismo británico en India, por ejemplo, o la manipulación propagandística de los periódicos norteamericanos contra el sandinismo en los setenta y ochenta en Nicaragua, etc... Vid, Crompton, R. Clase y estratificación, Madrid, Tecnos, 1994; Chomsky, N. Ilusiones necesarias, cit, ant.

6


NETWORK. SIDNEY LUMET

de técnicas en el montaje audiovisual del film, sino intentar aprender el carácter narrativo que presenta una película y que justifica la intencionalidad moral y autorreflexiva de la película de Lumet aunque no sea su finalidad exclusiva. No obstante, nuestra visión del film debe estar acompañada, como se intenta mostrar en nuestro curso, por un repertorio de actividades concretas que para las tutorías o para la asignatura de lengua castellana supone un avance en la comprensión y verbalización de estructuras complejas, propias del discurso cinematográfica de Lumet: creación de palabras derivadas a partir de palabras clave de la película, une con flechas (conceptos y definiciones), cuestionarios de verdadero y falso, revisión de noticias semanales de periódicos, composición de carteles publicitarios desde recortes de panfletos de propaganda y revistas de moda, por ejemplo, etc... La caída de Beale es resultado, en primer lugar, del bajo balance económico de ingresos que la cadena UBS ha registrado en la franja horaria de los informativos. A partir de aquí, cualquier acción predestinada a solventar la crisis económica, rompe la aparente estabilidad psicológica de nuestros protagonistas. En segundo lugar, el locutor de noticias que enloquece repentinamente, como víctima de la fiebre homicida que escampa en la ciudad como escenario de conflicto y que quiere denunciar abiertamente, parece ser un gran reclamo publicitario para los informativos de la cadena, hasta tal punto que los programadores, presionados por sus superiores y por la demanda de las audiencias, se ven obligados a que el discurso anticapitalista de Beale sea la coda de los informativos. Por último, la claudicación del espectáculo que, en un inicio, desbordó las previsiones de audiencias, tiende nuevamente al descenso de las mismas, fraguándose el asesinato inminente del telepredicador. La caída del locutor es una caída personal y colectiva porque, por un lado, como cualquier ciudadano, Beale es el símbolo de una humanidad carente de valores morales específicos, abocada a una supervivencia individual sin la protección legal, jurídica o policial de la Administración. En segundo lugar, la caída de las audiencias pese a la elocuencia de sus discursos contra la política fordista que agreden directamente a los poderes fácticos americanos demuestra la inmunidad adquirida por los telespectadores que aceptan la sumisión de su desprotección y la matriz convulsa de los conflictos de su tiempo. El descenso de audiencias define el agotamiento de los credos religiosos y deontológicos por parte de una sociedad definida por Lumet que naufraga entre el escepticismo y la desidia. El discurso de Lumet es a lo largo de su filmografía una paráfrasis de aquel pensamiento freudiano tan discutido en El malestar en la cultura, pero que sigue siendo un referente bibliográfico para explicar las consecuencias humanas de la alienación: “La religión perjudica este juego de elección y adaptación imponiendo a todos por igual su camino para conseguir dicha y

7


NETWORK. SIDNEY LUMET

protegerse del sufrimiento. Su técnica consiste en deprimir el valor de la vida y en desfigurar de manera delirante la imagen del mundo real, lo cual presupone el amedrentamiento de la inteligencia”10. Los personajes que sobreviven a Beale también aspiran a una caída vertiginosa. Max Schumacher, interpretado por William Holden, pierde la confianza en sus superiores y su profesionalidad queda completamente en entredicho. Es el inicio de una decadencia depresiva que acaba con su matrimonio al enamorarse de la sibilina Diana Christensen que antepone sus aspiraciones profesionales a sus sentimientos. Sin duda, se trata de un intento de sublimación de su propia frustración profesional; esta conducta conlleva la autodestrucción afectiva del propio Schumacher al comprobar que el egocentrismo de Diana se torna en un narcisismo radical, basado en la fe ciega que la impunidad de la transgresión de cualquier norma social otorga al poder mediático en sí mismo. Frank Hackket (Robert Duval), uno de los accionistas y programadores más relevantes de la cadena, también es víctima de esa vorágine devastadora al consentir que el asesinato de Beale sea la apuesta más segura para sobrevivir a la voraz competencia entre las diversas cadenas americanas. Parece que Sidney Lumet despojara a cada uno de sus personajes de todo rasgo de humanidad, entendida en un sentido holístico, para lanzar una soberbia y cruenta cuestión al espectador:¿qué hay tras la impunidad de un asesinato como motivo de recreación lúdica para una audiencia televisiva?. No podemos descartar que, en la película de Lumet, la aplicación extrema del capitalismo empresarial en la práctica individual del sujeto engendra lo que, en algunos filósofos, se reconoce como auténticas

patologías sociales: el economicismo y el estatalismo11. Las dos enfermedades convergen en la sumisión del individuo al poder pragmático del dinero o a la protección del Estado como una entelequia divina, respectivamente. 10

Cf, Freud, S. El malestar en la cultura, Madrid, Opera Mundi, 2005, pag. 70.

8


NETWORK. SIDNEY LUMET

La perversión de la joven Diana no es más que el resultado de una sociedad tecnocrática que

forma a sus individuos en la superación personal, en la movilidad laboral a cualquier precio y en el capitalismo intergeneracional que posibilita una visión egocéntrica y etnocéntrica del sujeto, insensible a cualquier problema colectivo o de la otredad. Por esta razón, decíamos que la caída de Beale no es solitaria, arrastra a todo un séquito de personajes hipnóticos y automatizados por el poder pragmático del dinero. La caída de Beale es el reflejo social de una ciudad que vive en el desamparo, que desiste de cualquier horizonte de creencias religiosas, políticas o jurídicas. Su oratoria destructiva contra el propio sistema se convierte en un mero artificio teatral que, el escepticismo de la sociedad en general, eclipsa a los pocos días de emisión. Es posible que el único dogma que prevalece en los sistemas mediáticos sea la negación de la verdad o de las posibilidades de verdad que surjan de la observación y del razonamiento. La destrucción del sujeto reside en la propia negación de una realidad o de una serie de realidades más allá del egocentrismo y el etnocentrismo porque “la verdad no es solamente una verdad en que se actualiza la cosa real, sino una verdad que afecta a un sujeto reflexivo y subjetivo”12. Aislados del exterior por el determinismo espacial de los interiores laberínticos de la urbe. Si nos fijamos, todas las acciones se desarrollan en el interior de las estructuras edificatorias: 11

Si la vida del sujeto depende exclusivamente de la economía o del poder político, perdemos la perspectiva holística del ser humano, donde es necesaria una integración de la política, la cultura, la educación, de los aspectos psicoemocionales, además de la economía, dentro del conjunto de las relaciones humanas: “una vida humana digna de tal nombre necesita del parentesco, de la economía y de la política, por lo que hemos de encontrar el modo de cultivar estas tres actividades a un tiempo, combatiendo cualquier forma de esarticulación patológica que obligue a los seres humanos a una especialización “funcional” por razones de sexo, de clase social, de nación o de cualquier otra índole” (Cf, Campillo A. El gran experimento. Ensayos sobre la sociedad global, Madrid, Catarata, 2001, págs. 7172). 12 Cf, Zubiri, X. El hombre y la verdad, Madrid, Alianza, 1999, pág. 141.

9


NETWORK. SIDNEY LUMET

cuartos, salones, estudios televisivos, despachos, salas de juntas, etc... La expansión de las ciudades desde el interior hacia el exterior, la industrialización de los pericentros y de las franjas periurbanas, el conflicto y la marginalidad de los barrios del centro de la ciudad y la reubicación de las clases altas en el exterior de las áreas metropolitanas refiere la movilidad demográfica de una población en crecimiento que huye del núcleo urbano hacia zonas recién urbanizadas. Porque el interior de la ciudad, donde se instalan las grandes empresas y la marginalidad, se ha convertido en un medio hostil y peligroso donde es imposible la adaptación. La película es redundante en la proliferación de esos espacios urbanos que refuerzan la caída al vacío. La iluminación es un código que, en la película de Lumet, remite a la constancia inestable de la psicología de los personajes. La focalización plena de luz en el locutor Beale en su última intervención transmuta el estudio televisivo en una clase de circo romano donde se espera ansiosamente el sacrificio del gladiador. El claroscuro de las relaciones íntimas entre Diane y Max ejemplifica la turbación psicológica de unos personajes que cohabitan en una lucha intestina entre la frustración, la ansiedad y la codicia: como si más allá de lo carnal no existiera nada. La sistémica de planos dota de una cohesión formal a la historia que Lumet quiere narrar sin alejarse del realismo descriptivo. Los planos americanos ayudan a la concentración de los diálogos y los pocos planos generales refuerzan la corrupción determinista y claustrofóbica de los espacios interiores. Cada vez que se enfoca el edificio del canal UBS, los contrapicados, en un lenguaje metafórico, definen que la estructura urbana está por encima del hombre, que el capital se antepone a cualquier aspiración humana basada la conservación de la dignidad, la hiperbolización de las formas espaciales devalúa la dimensión espiritual del ser13. No podemos comprender la trascendencia sociopolítica de Network sin la revisión del contexto histórico de las décadas de los setenta y los ochenta en Estados Unidos donde se fragua la radicalización ideológica y manipuladora de las competencias más progresistas y conservadoras de los medios de comunicación: el sandinismo, la Guerra de Vietnam, el caso

13

La obra filmográfica de Lumet explora siempre los problemas de corrupción moral en nuestra sociedad. Sus películas trascienden la mera anécdota de los argumentos declarando abiertamente que los poderes fácticos manipulan desde la transgresión de las normas y cuya continuidad puede provocar no sólo un efecto demoledor contra la sociedad sino que repercute, finalmente, en los propios agentes de manipulación; recordemos, entre algunos de los trabajos de Lumet, que gran parte de sus películas incide en la repetición de este tópico o tema: Doce hombres sin piedad (1957), Serpico (1973), Tarde de perros (1975), Equus (1977), Veredicto final (1982), La noche cae sobre Manhattan (1996), por ejemplo. Como guionista, no podemos olvidar Distrito 34: Corrupción total (1990). Recomendamos la siguiente bibliografía que estudia la codificación iconográfica de los temas políticos a través del cine: Lumet, S. Así se hacen las películas, Madrid, Rialp, 2000; Rivaya, B. y Cima, P. de, Derecho y cine en 100

10


NETWORK. SIDNEY LUMET

Watergate con la consecuente dimisión de Nixon y la posterior política conservadora de Gerald Ford. La película se ubica, precisamente, en estos difíciles años de presidencia. Tras la dimisión del vicepresidente Spiro Agnew en 1973, Ford fue elegido como sucesor por el propio Nixon. La política de Ford se enfrentó a dos problemas principales que refleja la película de forma indirecta y que refiere el grado de marginalización a la que estaban llegando las áreas metropolitanas en Estados Unidos: el aumento de la inflación y el desempleo. Controló la inflación con la limitación del gasto de los programas sociales e intentó crear desempleo reduciendo los impuestos a la población que disponía de más ingresos para que pudieran invertir empresarialmente. Todos estos aspectos, pueden ser tratados, en la elaboración de nuestra unidad didáctica antes o después de la proyección de la película: se delimitan así objetivos didácticos específicos inducidos a desarrollar una competencia crítica del alumno hacia la realidad al establecer las correspondencias formales entre política gubernamental y sociedad, entre mass-media y política o entre mass-media y sociedad. Por un lado, afrontamos el aprendizaje filmográfico de la técnica constructiva de un relato desde un punto de vista narratológico, el cine entendido como un género literario14, y, por otro lado, desarrollamos el estudio sociopolítico de una de las grandes potencias occidentales y que ayudarán a nuestro alumnado a

comprender las

directrices históricas del siglo XX y seguramente nuestra coyuntura. Podemos aprovechar, además, nuestras tutorías o nuestras clases de alternativa a la Religión para profundizar en la obra de Lumet; la proyección de películas como Serpico o Doce hombres sin piedad se ajustan en gran medida al dilema moral que plantea Network para el individuo: preservar nuestra dignidad y así preservar también el desarrollo de las convivencias o, simplemente, vender nuestra alma al diablo. No es azarosa esta última expresión cuando reconocemos que la lujuria, la gula, la avaricia, en definitiva, cada uno de los siete pecados capitales estigmatizan las ambiciones de Diana o de Beale, por ejemplo. Se persigue así una doble finalidad, que el alumno reconozca la redundancia de tópicos, la repetición de un tema a lo largo del tiempo bajo la dirección de un director que reflexiona continuamente sobre una paradoja social que atenta contra la estabilidad política y social: la desigualdad y la estratificación sociales como resultado de una injusta distribución de la riqueza a lo largo de la evolución de nuestras sociedades. Tras el reconocimiento por parte del alumno de una obra reflexiva de carácter estético, nos introducimos en un debate mucho más profundo, al repetir con la obra de Lumet; comprendemos que la manipulación mediática a través de la propaganda a lo largo de las décadas del siglo XX ha articulado el pensamiento moral

películas, Valencia, Tirant lo Blanch, 2004; Harvey, E. R. Política y financiación pública de la cinematografía, Madrid, Fundación Autor, 2005.

11


NETWORK. SIDNEY LUMET

individual y un sentimiento de desazón colectiva que justifica el fracaso de las políticas, el escepticismo en la educación de las nuevas generaciones o la lucha interpersonal por aspirar a mejores posiciones de clase y de estatus.

Otra de las actividades posibles es el análisis lingüístico de las estructuras dialógicas entre los personajes: el fariseísmo y la hipocresía destila por las propias exprsiones lingüísticas que manejan todos los personajes. Desde el punto de vista filosófico y lingüístico, descubrimos continuas tautologías, referencias textuales que, a modo de eslóganes, intentan convencer al intermediario desde un lenguaje panfletario, asentado en un marxismo caduco, subrayando que toda verdad posible se somete al juicio tentador de los intereses económicos; sólo es verdad aquel enunciado que puede ser rentabilizado económicamente. Lumet iguala así a todos los personajes, codificados bajo un mismo imperativo categórico e ideológico, el extremismo del capitalismo. El conjunto de personajes sobrevive sobre una balsa de Medusa donde cualquier intento de racionalidad tiene su expresión lingüística en un tono salmódico que redunda en la persuasión de las masas15: “Existe sólo un sistema de sistemas”, “No existe la democracia”, “Estados Unidos es un callejón sin salida, ni más ni menos”, “El pueblo americano es un gran pueblo”, “El pueblo americano quiere que alguien sea el portavoz de su ira”, “La vida es una majadería(...) a mí no me quedan más majaderías porque se me han agotado todas”, “Soy testigo de la luz”o “Si tiene algo que vender, véndalo a bajo precio”. Las posibilidades de aprendizaje significativo a partir de la filmografía de Lumet nos permiten afrontar la diversidad de losbtemas transversales trabajando también desde las diferentes disciplinas del Currículo: Historia, Filosofía o Lengua. La proyección en el aula debe estar supeditada a ese conocimiento narratológico y a una mayor actitud crítica hacia la contingencia basada en la argumentación y en el diálogo. El compromiso de Lumet no es azaroso sino que pertenece a una época de expectativas de mejoras sociales frustradas. El conservadurismo de Nixon y la Guerra Fría dibujan una sociedad americana que sobrevive bajo el yugo de una democracia intermitente, mejor dicho, bajo una dictadura con apariencia de democracia. En ese ardid de construir la falacia progresista de una sociedad más justa, los mass-media y la intelectualidad respaldada y alimentada por la propia Administración son imprescindibles. Es

14

Vid, Carmona, R. Cómo se comenta un texto fílmico, Madrid, Cátedra, 2000; Casetti, F. Teorías del cine, Madrid, Cátedra, 2000. 15 El etnocentrismo de nuestros razonamientos fundamenta la proliferación de esta serie de mensajes propagandísticos, aprovecha nuestra carencia de perspectivas para intentar colocarnos en el lugar del otro: “ Los participantes en la discusión no pueden esperar alcanzar un acuerdo acerca de aquello que responde igualmente a los intereses de todos, a menos que todos se sometan al ejercicio de una “toma de perspectiva mutua”, que llevaría alo que Piaget llama un “descentramiento” progresivo de la propia

12


NETWORK. SIDNEY LUMET

hora de que películas como Network induzcan tanto

a profesor como a alumno a esa

interrogación dolorosa que nos deja sin respuesta, pusilánimes, enervados. Como si, ante ese mundo implacable regido por un sistema de sistemas, nadie encontrara una salida factible y beneficiosa para todos. Es hora de que, en las aulas, se plantee si las sociedades occidentales deben persistir en la cómoda ofuscación de una utopía inexistente en realidad, pero virtualizada y engendrada por los medios, donde el subdesarrollo de las mayorías soportará por mucho tiempo la impunidad de los siete pecados capitales en las Sodomas de Occidente.

BIBLIOGRAFÍA -

Brown, J. A. C. Técnicas de persuasión, Madrid, Alianza, 1995, 65-95.

-

Campillo A. El gran experimento. Ensayos sobre la sociedad global, Madrid, Catarata, 2001.

-

Carmona, R. Cómo se comenta un texto fílmico, Madrid, Cátedra, 2000; Casetti, F. Teorías del cine, Madrid, Cátedra, 2000.

-

Chomsky, N. Ilusiones necesarias. Control del pensamiento en las sociedades democráticas, Madrid, Libertarias/Prodhufi, 1992.

-

Crompton, R. Clase y estratificación, Madrid, Tecnos, 1994.

-

Dolezel, L. Estudios de Poética y Teoría de la Ficción, Murcia, Universidad de Murcia, 1998, págs. 178-186.

-

Freud, S. El malestar en la cultura, Madrid, Opera Mundi, 2005.

-

Harvey, E. R. Política y financiación pública de la cinematografía, Madrid, Fundación Autor, 2005.

-

León, J. L. Mitoanálisis de la publicidad, Barcelona, Ariel, 2001. Vid, Eco, U. La estructura ausente. Introducción a la semiótica, Barcelona, Lumen, 1999, págs. 176-179.

-

Lumet, S. Así se hacen las películas, Madrid, Rialp, 2000.

-

Rivaya, B. y Cima, P. de, Derecho y cine en 100 películas, Valencia, Tirant lo Blanch, 2004.

-

Sábato, E. El escritor y sus fantasmas, Barcelona, Seix Barral, 1997.

-

San Martín, J. Antropología filosófica, Madrid, UNED, 2005, págs. 176-177.

-

Zubiri, X. El hombre y la verdad, Madrid, Alianza, 1999.

Páginas web de interés. -

http://es.wikipedia.org/wiki/Network

-

http://movies.ign.com/articles/307/307220p1.html

-

http://www.cinemovies.fr/fiche_film.php?IDfilm=3649

-

http://www.dga.org/news/v28_1/indie_lumet-network.php3

comprensión ego y etnocéntrica de uno mismo y del mundo” (Cf. Habermas, J. La ética del discurso y la

13


NETWORK. SIDNEY LUMET

-

http://www.msnbc.msn.com/id/11508063/

-

http://www.ochoymedio.info/web/guiadelcine/flashback/escena/escena4.htm

cuesti贸n de la verdad, Barcelona, Paid贸s, 2003, p谩g. 24).

14


Network