Page 1


Dos Poemas y un Café dospoemasyuncafe@yahoo.es

Editor: Javier Ocaña Gallego jogjsjcb@yahoo.es Edición electrónica: Raquel Bullón http://tuencuentrame.blogspot.com.es/p/dos-poemas-y-un-cafe.html © de las obras: sus autores Todos los textos y las imágenes se reproducen con permiso de los autores

Ilustración cubierta: R. Bullón Acebes Coordinan: R. Bullón Acebes y J. Seafree Madrid, septiembre 2013 ISSN: 2340-5015

2


La verdad es un desnudo de mujer. Nada hay mรกs bello, nada hay mรกs cierto que el cuerpo que se muestra al viento y a la luz. Con las manos queremos moldearlo -alfareros del cuenco de la vida-. Con los ojos sabemos su fulgor, su calidad de fruta. Intuimos lo dulce en la saliva que se forma en la boca al pronunciar su nombre.

Juliรกn Alonso

3


En esa leve luz de las formas menos puras refugias aún la sombra de los vestigios que fuiste. Y el desierto de los miedos espoleando la noche deja caer tu canto hacia un no ser que sigue evaporando los estanques de la certidumbre... Ya letargo en el vacío es la memoria un hilo alucinado de insectos que siguen devorando lo inefable. Ráfagas de óxido en el aire seco de la jungla urbana y nunca el silencio sagrado en el sepulcro de lo que sólo vive para ser trinchera... A veces, enmarañadas de saurios, siniestras redes intangibles disfrazan con códigos el ascender del fuego. En la órbita de sus pupilas sin sangre, bajo el lento aullido de los puentes, los perros de nadie roban viajes sin límite hacia siempre futuras primaveras...

Luis Fores 4


Son leves nubes mis horas en el oro de la tarde... Pensarte es el oficio calmo de la vida antes que ya s贸lo oscuridad la noche las acoja...

Luis Fores

5


Nacimiento etiquetada

Claudia Quade Frau

6


Miro el ayer y solo veo el mañana veo el mañana y solo miro el presente cuánto dolor, cobardía y silencio Miro al frente y solo veo el pasado veo el pasado y solo miro el futuro cuánto dolor, cobardía y silencio

Francisco Pérez Belda

7


Cambio de sentido

Claudia Quade Frau

8


poderoso al asalto entre arañazos y desheredado de la carne innoble de los sacrificios pisas la ribera todavía intacta víctima de la mirada de los toros nocturnos ahora en el río de la noche trashumante pero cálida el delicado tallo del junco acaricia el temblor de tu cuerpo que como un idilio fresco se derrama desnudo y busca la espuela definitiva de la muerte o de la estrella hay delirio y deseo en la conquista amarga del toro sagrado hay escándalo en las oficinas del recuerdo pero la nostalgia se agria como un guiso olvidado perdida en el garaje antiguo de un estante vulnerable

Josep Sou

9


Peras

Claudia Quade Frau

10


la canción casi eterna en el tiempo sin memoria tal vez siete minutos de algodón y en inglés todavía mejor porque la fiesta merece cómplices el sexo es otra cosa que nada más ocurre en las historias que nos han contado pero el sexo canta fugitivo como un espíritu curioso que quiere su parte de la vida y que vive en los barrios prodigiosos de la gloria en los atardeceres de claroscuros y guardia abierta o en las puertas de la casa que guarda los secretos de los insectos nocturnos

Josep Sou

11


Llámalo suerte Llámalo suerte, margen izquierda, la cuneta Estaba ahí, a dos palmos del arcén, Para que detuviéramos la marcha Y pudiéramos ver mejor el animal. Ni zorro ni jabato: un vulgar perro Atropellado, moribundo. Llámalo suerte, sangre negra, aún se movía, Yo no quería, pero fuiste tú Quien se empeñó En recogerlo e intentar salvarlo, Y así lo hicimos, lástima De maletero: aún olía a nuevo. Llámalo suerte, inexorable paso Del tiempo, aburrimiento, nos cansamos, Tenía, acaso, que pasar. Y aquí Nos quedamos los dos Solos, lamiéndonos aún las heridas. Te fuiste sin ponerle nombre. Quizá lo llame suerte.

Valentín Carcelén 12


Lugar La persona es el lugar de los demás, El lugar de las cosas que se nombran, Nuestro lugar en nuestro mundo parado y único. La persona que no soy yo Es la escritura contra los demás, Como un borrón y cuenta nueva En los hábiles trazos de un papel quemado. Para que yo desaparezca Se tiene que romper mi espacio, Hundirse o perderse como una telaraña De luz en el silencio. Y yo estoy siempre quieto O muerto en mi lugar común, Alguien que escribe frases de ceniza Cuando no queda nadie que las lea. Alguien con un insecto de metal Metamorfoseándose en su oído. El que vende relojes en la esquina Equivocada para un tiempo Que no llegará nunca.

Valentín Carcelén 13


Crecimiento

Javier L贸pez Ribota 14


Nostalgia A Miguel Romero. Nadie sabrá esta noche que el hombre ha regresado al mundo donde vivió un capítulo de auroras y el incansable péndulo vernáculo grabó su soledad de siglos. Deambula, pasea el hombre por estas calles de su infancia, por este pedregal en niebla y sueños rememorando un día, ya lejano, en donde el véspero dispuso la mutación social de viejos trenes. Nadie conoce la razón, el núcleo de su vuelta ni el nocturno paseo por este barrio antiguo donde el niño alentaba su juego y travesuras, donde el adolescente disponía surtidores de amor en las muchachas, bajo volubles cielos de Cupido

15


Anda despacio el hombre, silencioso, condicionando los guijarros del duro pavimento. Nada le impide ser el ser que simbolice las piedras del ayer, la cal, ni el alquitrán insólito del tiempo. Aunque sean las mismas, las cuestas tienen un mayor declive que en sus años de pídola y triángulo, cuando la flor se abría en los jardines y era más trigo el campo, más roja la amapola, y el lagar vertía un néctar bíblico en los vasos. Como el clamor del hombre perdieron las fachadas su blancura. La cal de ayer tomó el estambre de las tonalidades insurgentes; transformación y pulso, trueque de una metamorfosis progresiva que empequeñece el horizonte. Nadie sabrá de su paseo, nadie podrá impedirle revalidar la fe de su memoria. Aquí todo es silencio, poso en el paso de la vida. Nadie, por él, sabrá mañana el misterio que arrastran sus zapatos ni el gigante de amor que el corazón conduce hasta las sienes.

16


Vivir es su alegría, su nostalgia, el trampolín candente de la historia. Sueña el hombre. Camina por las calles que un día fueron púberes escalas, y sus pasos son aves migratorias que retornan a tiempos de optimismo; espejo son de antorchas juveniles, éstas que en pie pone la aurora del dios que, solo, solo y en silencio, ha vuelto al corazón de sus orígenes mientras le roba el nácar a la luna y hacer pretende sus collares con el áurico polen de su estrella. Nadie, nadie sabrá esta noche que el hombre ha regresado al mundo del amor y sus silencios.

Nicolás del Hierro

17


Árbol 3

Javier López Ribota 18


Color de juventud Nada puede evitar esta armonía que sólo la distancia condiciona con el poder de las ausencias. Hablo, hablamos, y el lenguaje toma color de juventud, de pulcros talismanes, cuando ni tú ni yo supimos bordar el cañamazo con los hilos que la seda del tiempo en actitud de amor configurara. Fueron años perdidos, silenciados por una circunstancia que en negrecía sentimientos. Incontrolables módulos de normas absolutas. Y perdimos los sueños, desterramos la virtud de las horas sin que nada, nada ni nadie descubriera la inquietud, la pasión que cimentaba nuestro anhelo.

Nicolás del Hierro

19


Gracias a: Julián Alonso (Palencia) Luis Fores (Madrid) Claudia Quade Frau (Sevilla) Francisco Pérez Belda (Navarrés) Josep Sou (La Nucía) Valentín Carcelén (Albacete) Javier López Ribota (Rivas-Vaciamadrid) Nicolás del Hierro (Madrid)

***** "Dos Poemas y un Café" septiembre 2013 20

Dpc septiembre  

Dos Poemas y un Café (SEPTIEMBRE) -AUTORES: Julián Alonso, Luis Fores, Claudia Quade Frau, Francisco Pérez Belda, Josep Sou, Valentín Carcel...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you