Page 1


Para informes sobre publicidad en éste y futuros suplementos llamar al

Edición Dulce María Esguerra

CARLOS LAZCANO

desguerra@elvigia.net

Director General Jorge Camargo jcamargo@elvigia.net

Director ejecutivo Alberto Manzanarez amanzanarez@elvigia.net

Jefe de publicidad José Luis Cárdenas jlcardenas@elvigia.net

Reporteros: Carlos Lazcano Rut Dena Diseño publicitario Patricia Escalante California Estrada Asesores publicitarios Carmen Petriz Patricia Ceballos Ramón Martínez Laura León

2

clazcano@elvigia.net

L

a gran mayoría de las veces que pasamos por la carretera que une a Ensenada con Tijuana, ya sea por la libre o la de cuota, lo hacemos a gran velocidad, para llegar rápido a nuestro destino. Sin embargo, si nos damos el tiempo para ello, descubriremos que el camino tiene sus encantos, y recorrerlo de una manera tranquila, relajada, con el fin de conocer realmente lo que tiene a los lados, nos reservará no pocas sorpresas. De vez cuando tomo el vehículo y me voy con mi familia para explorar esta carretera y encontrar los múltiples atractivos que ofrece. Desde luego los tiene de todos tipos; naturales, históricos y culturales. Lo primero que salta a la vista, sobre todo en la autopista, son las visiones del mar, destacando el tramo entre San Miguel y La Misión. Realmente son impresionantes las vistas del océano, y de una belleza plena. Se acompañan estas visiones con la de las islas Todos Santos y Coronado. Desde luego hay varios sitios donde uno se puede detener para con más calma disfrutar del paisaje, como El Mirador, La Misión, Saldamando, Salsipuedes, La Salina y otros. Algunos de estos sitios tienen playa, por lo que uno además se puede dar un baño en el mar, o simplemente poner una cobija sobre la arena y ahí echarse y prepararse un sándwich, para disfrutar del oleaje mientras se come. Recuerdo que hace algunos años, cuando mi padre y yo íbamos a Tijuana por negocio, al regresar nos comprábamos unas hamburguesas y nos deteníamos en algunos puntos que ya teníamos seleccionados para ahí sentarnos ante la vista y con toda la calma comernos las hamburguesas y platicar. Así encontramos muchos sitios además de que nuestra relación familiar

En la carretera libre hay tres sitios que fueron misiones y que están a un lado del camino


se hizo muy estrecha. En la carretera libre hay tres sitios que fueron misiones y que están a un lado del camino. Me refiero al valle de Santa Rosa, en donde en 1787 fue establecida la misión de San Miguel Arcángel de La Frontera. Aquí la misión sólo estuvo un año, por lo cual no quedan vestigios. Adelante está el pueblo de La Misión, a cuyo valle se cambió San Miguel en 1788, dando inicio formal a la actual comunidad. De esta misión quedan algunos muros de adobe los cuales están bajo el resguardo del INAH. Más adelante aún, se encuentra el valle del Descanso. En este valle fue cambiada la misión de San Miguel en 1817. Son muy pocos los vestigios que quedan, tratándose de parte del piso de lo que fue el templo. A pocos metros de estos vestigios están los restos de la anti-

gua casa de Machado, el fundador de Rosarito, la cual data de 1840. Otro sitio histórico que data del tiempo de las misiones es la “Mojonera de Palou”, en la misma región de El Descanso. Se trata de una pequeña loma en cuya cumbre se colocó una gran cruz que marcó la primera división entre la Alta y la Baja California, en el año de 1773. Hay que recordar que ambas carreteras, sobre todo la libre, siguen más o menos lo que fue el antiguo camino que unía a las misiones. Este fue establecido desde 1769 cuando el capitán Fernando de Ribera y Moncada abrió la primera ruta terrestre que unió a la bahía de San Diego (California) con Loreto.

Artesanías, cultura y sabor

Otro tipo de atractivos que hay por esta vía, es el museo histórico

de Rosarito, ubicado en el hotel Calafia, las múltiples e interesantes tiendas de artesanías de Rosarito, por la carretera libre. Las galerías de arte que hay en el Medio Camino y en La Misión, la marina de La Salina, los Estudios Fox, entre lo más destacado. Gastronómicamente, el camino también tiene lo suyo. Los restaurantes tan característicos y ricos como los de Puerto Nuevo con sus burritos de Langosta, o las carnitas de Uruapan, o los variados sitios de comida de la calle principal de Rosarito, la comida rápida del AM-PM, y muchas cosas más. Ciertamente es mucho lo que nos ofrece la carretera Tijuana-Ensenada (ambas). Lo invito amable lector para que se dé su tiempo, con la familia, y vaya descubriendo los múltiples encantos de esta hermosa vía.

3


CARLOS LAZCANO clazcano@elvigia.net

P

or el rumbo de la salida a Maneadero, muy cerca de la avenida Reforma, antes de llegar al campo de El Ciprés, se encuentra la última laguna costera que queda de la serie de lagunas que se encontraban donde hoy está la ciudad de Ensenada. El crecimiento de la ciudad fue acabando con todas, y sólo logró sobrevivir la que se le conoce como “La Lagunita”. Esta lagunita se encuentra rodeada por amplios tulares, y franqueada hacia el oeste por una serie de dunas que la separan de la playa del mar. El sitio tiene su encanto, ya que aún conserva buena parte de su ecosistema

4

natural y cada año es visitada por miles de aves migratorias, entre patos, gansos, gaviotas, garzas, pelícanos y muchas otras especies de aves que llegan desde el norte de los Estados Unidos y Canadá, huyendo del frío invierno. Todas estas aves ofrecen en Ensenada un gran espectáculo, ya que el cuerpo de agua se llena de ellas, lo que le da gran belleza al lugar. Desde luego, es un sitio idóneo para todos aquellos que les gusta observar aves y los ecosistemas costeros. Y ciertamente es una suerte que se halla conservado la Lagunita, ya que sin lugar a dudas puede llegar a ser uno de los atractivos naturales de la ciudad, y un sitio a visitar por los ensenadenses en donde se pue-

da aprender y sensibilizar hacia la naturaleza y sus procesos. Ya desde tiempos muy remotos la lagunita era frecuentada por los antiguos grupos indígenas que habitaron la bahía, especialmente por los kumiai. Los kumiai solían habitar en la orilla de las lagunas costeras, ya que ahí abundaba el alimento, además de que utilizaban el tule y otros elementos naturales que ahí crecen tanto para hacer sus viviendas, como para elaborar balsas y otros utensilios. Esperamos que con el tiempo La Lagunita sea convertida en un sitio para paseos didácticos, en donde la naturaleza permanezca intacta, a pesar de verse envuelta por la creciente ciudad de Ensenada.


5


RUT DENA

rdena@elvigia.net

L

a impresionante belleza de las montañas de la Sierra de San Pedro Mártir y la calidez de las costas del Golfo de California, son el escenario de El Dorado Ranch ubicado a escasos minutos del puerto de San Felipe. El ambicioso proyecto iniciado en noviembre de 1988 ha ido creciendo e involucrado a más inversionistas nacionales y extranjeros, y de ser un negocio de bienes raíces se ha convertido en uno de los principales desarrolladores turísticos, generador de empleos e impulsor de la economía de la región. El Grupo de Desarrollo San Felipe cuenta con proyectos en dicho puerto y en Mazatlán, Sinaloa, tan sólo en Baja California el predio más grande que manejan tiene una extensión de 12 mil 773 hectáreas con 10.2 kilómetros de frente

6

de carretera, representa el 75 por ciento de la ciudad de Mexicali. Promover la conservación de la flora y fauna endémica, evitar descargas de aguas contaminadas en el mar e impulsar desarrollos con planeación de la más alta calidad, son los ejes rectores de dicho grupo que maneja hoteles, campos de golf, restaurantes, spas y centros de convenciones, entre otros. Patrick Butler es el presidente del grupo y el detonador del crecimiento de San Felipe, pues se dio cuenta del enorme potencial del poblado que en ese entonces tenía un mínimo desarrollo. Su visión lo llevó a conseguir un innovador acuerdo con el municipio de Mexicali, pues el consorcio está haciendo diversos proyectos ejecutivos y donando terrenos que ha adquirido para la construcción del Centro Cívico y Cultural de San Felipe, en el que serán instaladas escuelas, oficinas de gobierno, parques y

centros comerciales. La proyección de inversiones del Grupo Desarrollo San Felipe para el periodo 20112016 es de mil 296 millones de dólares, que serán distribuidos en 11 proyectos, uno de ellos es para la edificación de interés social en beneficio de los trabajadores. Jesús Olmos, director general del grupo, indicó que actualmente cuentan con 350 empleados, generan cerca de 850 empleos indirectos y están otorgando apoyos a los sanfelipeños por alrededor de 200 mil dólares. Del año entrante al 2016 se pretende tener 600 empleados de planta, mil 750 empleados indirectos, entregar apoyos por más de un millón de dólares y pagar impuestos prediales por 19.28 millones de dólares. Resaltó que el 90 por ciento de la mano de obra y materiales son adquiridos en la entidad, además de que los pagos de derechos, permisos y licencias se están

realizando en depende les y estatales, por lo es directo.

Lujo y comod

La Ventana del Mar c de 220 hectáreas se encu predio más grande que e en San Felipe, y que llev Dorado Ranch. Este proyecto cuenta golf de 18 hoyos que por es regado con agua sala 865 lotes residenciales nios, además de que est un hotel de 200 cuartos, comercial y un área de se “Las Caras de México” campo de golf en el que 18 estatuas de mexican los primeros nueve ho bres de personajes del mientras que el resto lle


encias municipaque el beneficio

didad

con una extensión uentra dentro del el consorcio tiene va el nombre de El

con un campo de r su alta tecnología ada; club de tenis, y 366 condomitá por construirse s, casa club, centro ervicios. ” es el nombre del e fueron instaladas nos reconocidos, oyos tienen nomMéxico antiguo, leva el nombre de

figuras del México contemporáneo. Alrededor del campo de golf se ubican impresionantes residencias, lotes en venta y condominios de lujo, algunos tienen propietario pero son administrados por el grupo. La crisis económica en Estados Unidos, país del que procede el grueso de sus clientes, los llevó a implementar estrategias para atraer a turistas locales y nacionales; por ejemplo, la renta de un condominio para ocho personas durante el fin de semana no sobrepasa los 500 dólares, cifra que incluye el acceso a todas las áreas del lugar y un descuento considerable en el uso del campo de golf. Rancho El Dorado y el resto de los proyectos del Grupo de Desarrollo San Felipe son una opción para turistas locales y extranjeros, pues cuentan con alojamiento para todos los bolsillos y garantizan una estancia placentera entre montañas, desierto y mar.

Proyectos del Grupo de Desarrollo San Felipe |Rancho El Dorado |La Ventana del Mar |La Ventana del Mar III |El Dorado Ranch Estates |Las Conchas del Mar |Light house |Embarcadero |Club Habana Hotel y Spa |Marina hotel y condominios |Residencias Club Habana |Proyecto habitacional casas de interés social y medio |Estrella del Mar (Mazatlán, Sinaloa) Mayor información: www.eldoradoranch.com

7


CARLOS LAZCANO clazcano@elvigia.net

A

50 kilómetros al este de Ensenada, por la carretera que va a San Felipe se encuentra, hacia las estribaciones de la Sierra Juárez, el antiguo Valle de San Rafael, actualmente más conocido como Valle de Ojos Negros. De aquí parte un buen camino de terracería que a pocos kilómetros accede a lo que parece ser un rancho olvidado: se trata de Real del Castillo, y es un pequeño pueblo con mucha historia, además, ya hace casi 130

8

años, este poblado dio pie a que naciera la ciudad de Ensenada. Fue a principios del ya lejano año de 1870 que los hermanos Ambrosio y Manuel del Castillo, gambusinos incansables, dieron a conocer su descubrimiento de unas vetas de oro en la región del valle de San Rafael. Ahí encontraron que dentro de una masa granítica había varios hilitos de oro mineralizado, lo que los motivó a hacer el denuncio minero respectivo. La noticia se dispersó más rápido que el viento, y pronto se congregaron en la región muchos mineros y buscadores

de fortuna, venidos de diversas partes, principalmente del vecino estado de California. Las primeras noticias sobre estos hallazgos fueron dadas a conocer en julio del citado año por la prensa de San Diego, California, y para agosto ya se habían reunido en el lugar más de 200 mineros. De esta manera, en lo que había sido hasta entonces un tranquilo valle en donde sus pocos habitantes se dedicaban a la ganadería, y en menor escala a la agricultura, surgió de pronto un activo poblado en donde confluyeron los mineros, comerciantes de San Diego, tahúres, prostitu-

tas, y otros tipos de personajes. Nacía el Real del Castillo, como se le empezó a nombrar. Igualmente llegaron algunos inversionistas, profesionistas, gente de trabajo, maestros y funcionarios públicos. En ese tiempo era Santo Tomás la cabecera del Distrito Norte de Baja California, la que prácticamente se despobló, yéndose toda la gente al nuevo poblado del Real del Castillo. El 25 de septiembre de 1870, 112 mineros, comerciantes y rancheros, hicieron la petición formal para que Real del Castillo fuera fundada oficialmente.


Así, para el 2 de octubre del citado año se levantó el acta de fundación, declarándose tal fecha como la de su fundación. Al irse descubriendo nuevas vetas, y ser éstas muy ricas, aumentó la afluencia de gente, atraída por esta riqueza. La importancia de este crecimiento fue tal que para fines de 1872 la cabecera del Distrito Norte de Baja California fue trasladada de Santo Tomás al Real del Castillo y ahí permaneció diez años. Las minas más importantes fueron “La Suiza”, “La Joaquina”, y “La Mina del Pueblo”. Sin embargo estas vetas pronto se agotaron y después de un auge de 5 a 7 años, los trabajos mineros fueron disminuyendo hasta que se redujeron al ambusinaje. La región del Valle de San Rafael fue asiento de los antiguos grupos indígenas kumiai y pai-pai. Los españoles la exploraron desde fines del siglo XVIII, gracias a los reconocimientos de los tenientes Manuel Ruiz e Ildefonso Bernal, quienes se extendieron por todas las estribaciones de la Sierra Juárez.

Potencial agrícola y ganadero El primer propietario del valle fue Agustín Mancillas, a quien en 1843 le fueron concedidos cuatro sitios de ganado mayor. El potencial agrícola pronto fue explotado ampliamente y siguieron a Mancillas otros agriculto-

En nuestros días quedan muy pocos vestigios del antiguo Real del Castillo, dos o tres casas de adobe de fines del siglo XIX, las viejas tumbas y los abandonados trabajos mineros, con los huecos de las minas res y ganaderos. Este desarrollo agrícola se vio interrumpido por la fiebre del oro, pero en cuanto pasó, continuó con su vocación agrícola-ganadera, la que mantiene hasta la fecha. El auge de Real del Castillo dio pie al nacimiento de la ciudad de Ensenada, ya que como la bahía fue utilizada para traer maquinaria y otros implementos, se originaron servicios y se sostuvo una aduana. Para cuando el Real decayó, Ensenada comenzó su auge, y así la capital del Distrito se trasladó al puerto, en donde estuvo hasta 1915. En nuestros días quedan muy pocos vestigios del antiguo Real del Castillo, dos o tres casas de adobe de fines del siglo XIX, con sus gruesos muros de adobe y su techo de tejamanil, las viejas tumbas en el panteón, y los abandonados trabajos mineros, con los

huecos de las minas. Son vestigios que parecen fantasma del auge pasado. De ese pasado minero sólo quedan unos cuantos gambusinos que apenas se sostienen con los pocos granos de oro que le arrancan a la tierra. Existen algunas casas modernas en el viejo Real, y los ranchos han proliferado. Nada parece indicar que aquí estuvo la primera imprenta de nuestro

estado, así como la primera escuela, y que llegaron a habitar hasta mil 500 personas, realizándose importantes movimientos políticos. Mucho menos se deja ver que aquí abundaron las cantinas y los prostíbulos, y que hubo una época de inseguridad y bandolerismo que parece recordarnos los tiempos que ahora vivimos.

9


REDACCIÓN/EL VIGÍA Guerrero Negro, B.C.S.

E

n los últimos confines de Baja California, cuando la carretera Transpeninsular se vuelve una recta que hipnotiza a los conductores que viajan al sur del municipio, una estructura de acero y concreto domina el horizonte. Es el monumento al paralelo 28, una estilizada figura de un águila gigantesca que marca la división entre las californias y representa el símbolo de Guerrero Negro. Fue construida por el gobierno federal a inicios de la década de 1970; su vuelo estático obligar a voltear al cielo y darse cuenta que existe algo más en el desierto. Gracias a la cooperación de los elementos de la 40/a Zona Militar en Guerrero Negro, Baja California Sur, El Vigía tuvo acceso a las instalaciones y documentó el estado actual del conocido símbolo guerrerense. Para ellos es un símbolo que vale la pena cuidar y mantener en alto, según expresaron, mismo que se pierde en el horizonte conforme los viajeros descienden al sur de la península.

10


El “Black Warrior”

Según los historiadores, el origen del nombre de Guerrero Negro se deriva del barco ballenero “Black Warrior”, construido en 1825 en los astilleros de Duxbury, Massachussets, Estados Unidos. Este barco realizó, hasta 1845, viajes de caza en el Océano Indico y al norte del Pacífico hasta 1851; después se vendió en Honolulu y navegó desde ahí a las costas de Baja California llegando a la Bahía de Vizcaíno. Entró al canal de la laguna de Guerrero Negro el 28 de noviembre de 1858 a esperar las ballenas y zarpó el 10 de diciembre. Después de salvar la barra de la laguna el fuerte oleaje lo batió contra la barra abriéndole la quilla. Los restos de la nave permanecieron a la vista durante varias décadas, señalando el peligro de la entrada a la que dieron el nombre de “Black Warrior”, mismo que después se tradujo a Guerrero Negro, actualmente nombre de la laguna y de la ciudad. El lugar nació y se desarrolló alrededor de la explotación de sus salinas; según se sabe, estas constituyen el ecoproceso unitario productivo de salinas a cielo abierto más grande del mundo, a partir de la evaporación solar (20 mil hectáreas de vasos de evaporación, que conforman un extraordinario y alucinante paisaje).

11


12

Vive la Baja  

Suple mayo 2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you