Page 1


Nacimiento y desarrollo de un pueblo:

JosĂŠ Vicente Canchola CortĂŠs

de


NACIMIENTO Y DESARROLLO DE UN PUEBLO: CUERÁMARO” D.R. © José Vicente Canchola Cortés D.R. © José Lorenzo Olmedo Canchola D.R. © Difusión Cultural Casa de la Cruz Diseño y formación: Discenium

Primera edición: 1969 Segunda edición: 1981 Tercera edición, primera digital, 20012 Difusión Cultural Casa de la Cruz Dr. Lucio 102 Ed. Centauro A 1, Despaccho 104. Centro Residencial Morelos Col. Doctores Del. Cuauhtémoc Ciudad de México. http://www.joselorenzoocanchola.mex.tl Comentarios sobre la edición y contenidos de este libro: dicdec@gmail.com Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del copyrigth, bajo las sanciones establecidas por las leyes de derechos de autor, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía, el tratamiento informático, audiolibros, adaptaciones, así como la distribución de ejemplares del mismo.

Hecho en México / Made in Mexico / Realisé au Mexique


Sobre la presente edición Debo reconocer que pocos son los recuerdos que guardo de la primera feria municipal de Cuerámaro: Una exposición de cuadro de pintores locales, un desfile, discursos, la tradicional “serenata” en el jardín, donde la población iba a “sacar agua”, bueno me dijeron que así le decían por esa característica de que los hombres daban la vuelta al kiosco haca un lado y las mujeres hacia el otro para verse las caras y encarar al quien les gustara con un buen puño de confeti… Pero siendo un chamaco que ni siquiera había ingresado a la primaria, era lo que menos me podía interesar, me llamaban más la atención las banderitas de papel en los árboles –esos truenos rasurados que se habían instalado en el remozado jardín para dar resguardo del frío a las urracas por la noche y del sol a los ciudadanos por el día–, el castillo y el cueterío (en todos los aspectos) que comenzaba desde la madrugada junto con la música de viento. Seguramente a tantos años mi memoria lo ha decorado de más, o lo ha deslucido de menos; aún con tanta hoja arrancada de los calendarios, no se me olvida mi abuelo, en cuyo honor se me puso con uno de mis nombres de pila, invirtiendo el resto de las energías de su muy productiva vida en instaurar la feria en la fecha que se conmemoraría el centenario del Municipio de Cuerámaro y festejar el decreto por medio del cual al pueblo y cabecera municipal, se le catalogaría como Ciudad de Cuerámaro a partir de entonces. Dentro de los esfuerzos en que se empeñó fue en dejar un testimonio escrito de anécdotas e incipientes investigaciones sobre los orígenes e historia de Cuerámaro como hacienda, comunidad y pueblo. “Nacimiento y desarrollo de un pueblo: CUERÁMARO” es el resultado de ese esfuerzo, no sólo de José V. Canchola, sino de un grupo de gente cercanas a él: amigos, familiares, funcionarios, comerciantes, fotógrafos… En fin, que en las noches, bajo la luz de un viejísimo foco opacado por el polvo y huellas de moscas irrespetuosas, lo llegué a ver, enfundado en su camisa blanca, corrigiendo los manuscritos, sugiriendo las ilustraciones y complicándose con los colages para conformar el documento de apenas medio centenar de páginas, que durante varios años sirvió como memorial para los cueramarenses de corazón y luego como apoyo didáctico en las escuelas de la nueva Ciudad abajeña. De este proceso de investigación y creativo hace ya casi 45 años, y al toparme con el documento entre libros de un estante tan empolvado como el foco mancillado por las moscas, caí en cuenta que los afectos no deben dejarse en el olvido, porque es también olvidar los orígenes, la esencia misma de lo que es cada cual. El documento en cuestión es el resultado directo de los afectos que un grupo de personas, encabezadas por José V. Canchola, le tuvieron a su terruño. Así pues, con la severidad que cualquier escrito recibe al llegar al escritorio en su proceso de edición, se tomó; pero también con la amabilidad que todo proceso creativo amerita, ubicándolo en su tiempo y en sus funciones primordiales como medio de comunicación. “Nacimiento y desarrollo de un pueblo: CUERÁMARO”, es fácil ubicarlo dentro del contexto al que respondía, así como a la necesidad comunicativa que satisfacía: por un lado fue el homenaje al Gobernador Torres Landa, nacido dentro del municipio, por haber elegido a su cuna para encabezar el “Plan Guanajuato”, otorgando muchos de los beneficios que década tras década se reclamaban y no habían sido atendidas por otras administraciones; también, mientras por un lado se hacía reconocimiento a personajes identificables dentro de la comunidad, por méritos, por dichos, logros o hazañas; por el otro se daba pie a la investigación sobre las bases históricas y antropológicas de esta región, investigaciones que, específicamente, el Dr. Horacio Olmedo C., uno de los descendientes del autor, ha ahondado con mayores recursos y rigor científicos en su libro “...desde los muros de una hacienda: Cuerámaro”. Sin embargo, lo que a mi juicio, constituye el valor más importante de este compendio, es el anecdotario, el conservar la voz de aquellos que vivieron los hechos y lo transmitieron con la emoción de la remembranza, de una vida que fundamenta el “crecimiento y desarrollo de un pueblo”, esa fuente viva de -I-


donde se nos olvida beber para recuperar nuestro lugar dentro de tantas identidades distantes que se pierden en la multiculturalidad globalizada y materialista. Si por algo fueron grandes estos hombres y mujeres que se retratan en la memoria escrita de este volumen, es por el gran cariño que siempre pusieron en el engrandecimiento de su pequeña patria, o matria, como ahora se le da en llamar al trozo de tierra que nos da identidad comunitaria. El libro original se divide, aunque informalmente en dos partes, la primera que da cuenta de los esfuerzos y llamado para apoyar la celebración del centenario. La segunda se refiere a los datos históricos, geográficos y demográficos que para finales de los ’60 se conocían de esta región del Bajío, además se estable un recuento y listado de personas significativas en la historia del pueblo, así como anécdotas del día a día y algunos dichos y leyendas que circulaban, o no tanto, pero que quisieron compartir con la comunidad; de la misma manera, al final se incorporan la letra de dos piezas musicales en formato de corrido de un paisano, escritas con motivo del centenario. Al realizar la presente edición, que constituye ya la tercera, de este título, se ha tratado de conservar en gran medida el formato original, como una modo de identidad documental; no obstante, el lector se encontrará con diferencia importantes respecto a la edición de 1981, en la cual nos basamos para ésta: La primera diferencia, y tal vez la principal es el medio de difusión, la presentamos en un formato digital, con todas la ventajas que este medio nos permite; otra diferencia es el acercar el diseño a un concepto más periodístico desde el punto de vista contemporáneo; se decidió hacerlo de este modo pues la publicación primigenia ya presentaba ciertas características del género, en este tenor, se incorporaron algunas fotografías nuevas, y se substituyeron un par de ellas para darle mayor dinamismo y precisión en la ilustración al texto, aunque en general se conservaron las ilustraciones que se presentaron tanto en la primera como en la segunda edición. Finalmente, en su conjunto se realizó un trabajo de edición básico y corrección de estilo a el textos impreso. Lo anterior es en cuanto a la presentación del volumen como tal, el que es base de este proyecto que se conforma de cuatro etapas inicialmente: la Primera es ésta, la presentación de la edición digital, actualizada y subdivida, ahora, en cuatro partes temáticas. La segunda parte, la cual próximamente se integrará, es incluir notas, ligas, internas y externas, y links para complementar la información sobre textos e imágenes, asimismo un banco de imágenes referentes a los lugares citados. Además, la inclusión de un volumen facsimilar del libro original. La tercera etapa, está planeada para integrar ligas audiovisuales y referencias de otros sitios sobre la ciudad de Cuerámaro y sus habitantes. Finalmente, la cuarta etapa pretende integrar a cuermarenses para enriquecer este proyecto con aportaciones literarias, referenciales, fotografías y material que pueda ser digitalizado; pues como ya hemos mencionado, éste, es fundamentalmente un proyecto digital, el cual se encuentra protegido por las leyes internacionales de derechos de autor. Así pues, no queda más que esperar nos concedan su atención y colaboren celebrando no sólo un día sino cotidianamente nuestra patria chica, la cual por cierto, celebra su cumpleaños el mismo día que la Décima Musa, Sor Juana Inés de la Cruz; el 12 de noviembre. José Lorenzo Olmedo Canchola. Verano 2012.

- II -


ÍNDICE. PRIMERA PARTE Dedicatoria. Introducción. Excitativas e Invitaciones. Decreto No. 6. Rectificando errores México, Patria mía... Datos Geográficos. Época Colonial. Principios de Urbanización Construcciones. SEGUNDA PARTE Tradiciones y Sucedidos. El Tesoro del Padre Torres. Doce Mulas que Cuestan Doce Vidas Fiestas del Centenario 1910. México Progresa al Amparo de la Constitución de 1917 Cortesía que Mucho Estimamos “Cuerámaro Siempre Fiel” Planteles Educativos Dignatarios de la Iglesia Católica que han Estado al Frente de esta Parroquia Fechas y Nombres que Desde 1868 Fungieron Como Primera Autoridad: Jefes Políticos y Presidentes Municipales. Hijos Distinguidos de Cuerámaro, Titulados

3 5 6 11 12 13 20 21 24 25

29 30 31 32 35 38 40 42 44 45 47

TERCERA PARTE Un Bautismo Corno Pocos Atropellos a la Ciudadanía León Cerrillo El Maistro Román El Indio Nicolás Bernardino

49 49 50 51 52

CUARTA PARTE Corridos a Cuerámaro Epílogo Bibliografía y Datos

54 57 58


José Vicente Canchola Cortés 1896 – 1970 Presidente Municipal de Cuerámaro 1967–1969 Durante su gestión logró: la instalación del Teléfono y Telagrafo, importantes obras de Alumbrado, se erigió la estatua de Don Benito Juárez y trasladó el partido Judicial de Pénjamo a Irapuato. El 12 de noviembre de 1969 con motivo del Primer Centenario leyó, en el kiosco del Jardín Principal, el Decreto en el cual Cuerámaro se elevó a la categoría de Ciudad.


de o s erd itore n u rec ogen s co de pr rido n un o mis que rció m o Co a res tí p r d e titu s s mpa gra demá co y ienes . qu vida mi

do to s, on nte r c y ndie ula e nt esce artic alía. e s d p lm dia mis y en a Ro r rí Co ara lo a b M p riño i pue osa ca a m i esp r pa a m r pa

3


Al C. Lic. D. Manuel M. Moreno, Gobernador constitucional del Estado de Guanajuato. Cien años después de haber sido elevado Cueramaro ala categoría de pueblo y cabecera Municipal.

4


INTRODUCCIÓN Sin más méritos que los que nos proporciona la osadía, nos aventuramos a escribir esta pequeña reseña histórica, tradicional y de leyendas relacionadas con esta Municipalidad de CUERÁMARO, Gto., en ocasión de celebrar en el presente año de 1969, el PRIMER CENTENARIO de haber sido elevado CUERÁMARO, a la categoría de PUEBLO y CABECERA MUNICIPAL. Es de suponer que la recopilación de estos datos que aquí se insertan carezcan de interés e importancia para muchas personas no vinculadas con esta población, pero para los nacidos aquí y que vimos la luz primera en este cielo, de los que pasamos en esta tierra nuestros primeros años de vida en los que todo es alegría y no sentimos carencias de nada, aun cuando las haya de todo, para los que aprendimos las primeras letras en nuestra escuelita de pueblo y nos enseñaron los sábados el catecismo de la doctrina cristiana en la Iglesia Parroquial, en la que también los más celebramos nuestro matrimonio y bautizamos a nuestros hijos; quienes desde pequeños, en los brazos maternos presenciamos los desfiles patrióticos del 16 de septiembre; nos embelesamos viendo flotar la enseña tricolor en el asta bandera y escuchamos la música ejecutando las notas vibrantes de nuestro Himno Nacional y, después ya en edad escolar, participábamos en todos esos actos cívicos como actores en esas festividades que tanto nos emo-

5

cionan y nos traen recuerdos gratos de juventud. Para todos nosotros los que hemos pasado y vivido lo que se describe y se relaciona con Cuerámaro tiene mucho interés, nos deleita y nos proporciona el placer y el entusiasmo de vivir en el recuerdo de todo lo acontecido desde que tuvimos el uso de la razón. Por lo expuesto y porque nos conocemos y sabemos de lo que somos capaces en la compaginación de esta pequeña obra, que no nos atrevemos a llamar literaria, por los escasos conocimientos que sustentamos sobre la materia; confiamos en que sabrán dispensamos nuestros lectores las deficiencias que encuentren en las páginas de este folleto, en que conmemoramos la fiesta grande de nuestro pueblo y por coexistencia tratamos de recordar, agradecer y honrar a nuestros antepasados que con su esfuerzo, laboriosidad y sacrificio fundaron este núcleo de población, legándonos con él, el legítimo y muy honroso gentilicio de cueramarenses. “DONDE PODEMOS LIBRARNOS”. Estos apuntes mal pergueñados, carentes de merecimientos para ser apreciados por quienes tengan la amabilidad de leerlos, es un afectuoso y reconocido homenaje de gratitud, que rendimos fervorosamente a esta nuestra tierra, en su primer centenario de ser pueblo y cabecera Municipal.

Cuerámaro, Gto., noviembre de 1969.

El autor. José Vicente Canchola Cortés.


Excitativa e invitación en

que se le pide al pueblo y público general, colaboración para el mayor esplendor y lucimiento de las fiestas del primer

centenario de haber sido elevado Cuerámaro a la categoría del pueblo y cabecera municipal, y para la terminación de las obras de beneficio social y colectivo emprendidas.

6


Vista panorámica del Cuerámaro actual.

El 5 de Noviembre de 1869, la Honorable Legislatura del Estado de Guanajuato Decretó elevar, a la, entonces Congregación de Cuerámaro, a la categoría de Municipio. El 12 del mismo mes el C. Gobernador, General Don Florencio Antillón, dispuso se publicara, y diera cumplimento a lo decretado y el día 15, por bando solemne, repique de campanas y explosiones de júbilo y cohetería, se hizo saber al Pueblo el Decreto de referencia. Al cumplimentarse el mandato, CUERÁMARO dejó de ser congregación, pasando a la jerarquía de PUEBLO Y CABECERA MUNICIPAL. Al aproximarse el CENTENARIO de esa histórica fecha, A UN SOLO AÑO DE DISTANCIA, a nosotros los Cueramarenses de hoy, nos corresponde el honor de conmemorar en forma solemne y entusiasta tan fausto acontecimiento.

En mi carácter de Presidente Municipal y con anuencia del Honorable Ayuntamiento de este nuestro querido CUERÁMARO, exhorto a todos mis coterráneos para que desde ahora trabajemos UNIDOS PUEBLO Y AUTORIDADES, en la organización de las festividades conmemorativas. Con la cooperación de todos los Cueramarenses y demás personas de buena voluntad, haremos obras materiales que serán inauguradas en 1969, AÑO DEL CENTENARIO, ellas son: LA CONSTRUCCIÓN DE LA ESCUELA CON DOCE AULAS, LA PAVIMENTACIÓN

7

DE LAS CALLES QUE FALTAN y algunas otras más que perduren y sean testimonio, para las generaciones futuras, de nuestra gratitud y veneración para los Seres queridos que nos legaron esta bendita tierra tan fértil, tan hermosa y llena de bondades. Por lo expuesto pido a todos los habitantes, sin distinción, hagan proposiciones de personas idóneas, capacitadas y de buena voluntad para formar con ellas el PATRONATO organizador que se encargue de programar todos los actos conmemorativos; hay que reconocer que a todos los Cueramarenses nos obliga honrar la memoria de nuestros antepasados por el bien que nos legaron, y, porque es atributo de gentes bien nacidas ser agradecidos. Ruégoles también presentar ideas y proyectos de lo que haya que hacerse para el mayor lucimiento de las Festividades, aportando a la vez entusiasmo y voluntad personal, para que, lo que haya que organizar resulte Grandioso; sin escatimar su cooperación económica en efectivo para los gastos, ya que lo que tratamos de conmemorar es muy significativo y solemne, debemos de actuar pródigamente para que perdure el recuerdo de nuestra gratitud a nuestros antepasados, ya que, al venerarlos a ellos, nos honramos a nosotros mismos.

ATENTAMENTE. José V. Canchola Cortés


MENSAJE A LOS IRAPUATENSES Nos hemos echado a cuestas las construcción de una Escuela Primaria Regional Urbana, con un costo de $600,000.00 (SEISCIENTOS MIL PESOS 00/100 M. N.), de los cuales el Municipio aportará la suma de $240,000.00 (DOSCIENTOS CUARENTA MIL PESOS 00/100 M. N.), Y el CAPFCE; la cantidad de $360,000.00 (TRESCIENTOS SESENTA MIL PESOS 00/100 M. N.) El plantel de referencia, que está en plena construcción, constará de 12 aulas, recibidor, sala para la Dirección, pórtico de entrada, pasillos, baños, sanitarios, patio de honor, jardines, prados verdes, canchas para Básquetbol, Voleibol y demás anexos. El perímetro de construcción es de 10,0002 (diez mil metros cuadrados, -una manzana-), y se localiza en la Avenida Juárez Sur, esquina con la Calle Pípila de esta población. Para dar cumplimiento a esta obligación, que constituye una gran necesidad, por el crecido número de niños en edad escolar, tanto de aquí como de las rancherías inmediatas, contamos solamente con la reducida ayuda del vecindario, que en su mayoría lo constituyen campesinos ejidatarios. Al permitirnos comunicar a Ud.(s) lo que antecede, lo hacemos con el fin de solicitarle(s) su valiosa cooperación para lo obra, ya que Cuerámaro se considera como el hermano menor de Irapuato, pues es bien manifiesto que para todas nuestras ventas de los productos de la región recurrimos a esa ciudad, así como también para las compras en general de comestibles, bebidas, ropa, abarrotes, materiales de construcción, vehículos, maquinaria e implementos agrícolas y medicinas, etcétera, y hasta para sanar de nuestras enfermedades o morir de ellas recurrimos en consulta al H. Cuerpo Médico de esa ciudad. Por lo expuesto, confiamos en su benevolencia, altruismo y nobleza, para recibir su generosa cooperación que venga a resolver en parte el fin propuesto. Como dato complementario a lo que aquí decimos, informamos que los camiones que transportan pasajeros de esta población y puntos circunvecinos a esa ciudad, hacen diariamente 62 (sesenta y dos) viajes de ida y vuelta, pues salen y llegan cada treinta minutos. Sin temor a equivocamos, podemos asegurar que de los pueblos que circundan a Irapuato, Cuerámaro es el que en proporción, más dinero les gasta. ATENTAMENTE. SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCIÓN Cuerámaro, Gto. 1969 EL PRESIDENTE MUNICIPAL

JOSÉ V. CANCHOLA CORTÉS.

8


Un Llamado a la Ciudadanía Sabido es que en Cuerámaro no hay Hoteles en donde se hospeden las personas que visitan esta población.

acción efectiva y hechos positivos. Nada de locuacidad y demagogia.

Notorio es también que en noviembre del presente año celebraremos con la mayor solemnidad el PRIMER CENTENARIO de haber sido elevado CUERÁMARO a la categoría de PUEBLO y CABECERA MUNICIPAL.

Es por ello que a nombre del H. AYUNTAMIENTO y mío propio, estoy haciendo un llamado a todos los habitantes sin distinción, hombres y mujeres, para que celebremos una reunión pública la tarde del jueves primero de mayo, en el jardín frente al asta-bandera, la que dará principio a las 18:00 horas (6 de la tarde). Reunión en la que se nombrarán las personas que formen el PATRONATO que dirija, encauce y lleve a una feliz realización, las tan esperadas fiestas del CENTENARIO.

Para entonces tendremos muchos visitantes, porque haremos muchas invitaciones a familiares y a personas de nuestra amistad: en especial a paisanos ausentes que se encuentran alejados de esta su tierra; porque es muy loable y de desear que ellos también participen de nuestro muy justo regocijo. Confiamos en que el problema habitacional se resolverá si todos los dueños de casas están dispuestos a recibir en ellas a personas que vengan a disfrutar de nuestras fiestas; desde luego mediante un pago convencional para que se sientan con más confianza como si estuvieran en su propia casa. Del 5 al 15 de noviembre tendremos diversos actos para todos los gustos: Festividades RELIGIOSAS, CÍVICAS, ARTÍSTICAS, CULTURALES; Calles compuestas y remozadas de sus fachadas; jaripeos, carreras de caballos, peleas de gallos, carros alegóricos, desfiles cívicos conmemorativos, verbenas populares, kermesses y toda clase de juegos permitidos por la Ley. Es propósito firme que para entonces inauguremos la ESCUELA REGIONAL URBANA, la pavimentación de las calles que se alcancen a construir y ALUMBRADO PÚBLICO DE LAS CALLES QUE FALTAN DE ÉL; la colocación de la nomenclatura y numeración de las calles y la erección de la ESTATUA del C. Lic. Don BENITO JUÁREZ en el costado poniente del Jardín. A grandes rasgos estos son los propósitos de la Autoridad Municipal; sin embargo, sin el entusiasmo y colaboración de todos ustedes ciudadanos cueramarenses, poco se podrá hacer de lo mucho que deseamos. Se requiere

9

Con su presencia al acto quedará demostrado que se interesan ustedes por la tierra en que viven y que están dispuestos a servirla, amarla y engrandecerla. Les reitero la invitación para que en la fecha indicada (primero de mayo) acudan al sitio señalado y colaboren con el Patronato, presentando ponencias, formulando sugestiones y formando parte de las comisiones que se nombren para la mejor organización. Es necesaria su presencia en este y todos los actos similares, toda vez que dada la magnitud de estas festividades, todo cueramarense debe participar en forma decidida para que las mismas resulten brillantes y ordenadas. ATENTAMENTE: El Presidente Municipal.

JOSÉ V. CANCHOLA CORTÉS.

Cuerámaro, Gto., Abril de 1969.


Cueramarenses: Si en su memoria conservan un recuerdo de esta su tierra, les invitamos a que estén con nosotros para celebrar con entusiasmo y muy justa alegría el PRIMER CENTENARIO de haber sido elevado CUERÁMARO a la categoría de Pueblo y Cabecera Municipal. Estas fiestas tendrán verificativo del 5 al 15 de noviembre de este año de 1969. Con equidad las nombraremos “FIESTAS DEL RECUERDO Y DE LA GRATITUD”, porque en ellas trataremos de recordar, agradecer y honrar a nuestros antepasados que con su esfuerzo y laboriosidad fundaron este núcleo de población, legándonos con él, el legítimo y muy honroso gentilicio de Cueramarenses. A todos ustedes distinguidos hijos de esta tierra, que se encuentran alejados de nosotros, pero con el recuerdo perenne de que éste es vuestro lugar de origen, les dedicaremos un día de los festivos, para significarles que les estamos agradecidos por su presencia y amor al terruño, así como también porque con vuestra conducta y trabajo en las diferentes esferas en que laboran, honran y dan prestigio a este Municipio.

¡Anímense a venir! ¡Acepten nuestra invitación para que vivan en el recuerdo su edad de niños, cuando eran arrullados en el regazo materno y sus años mozos y juveniles en que se inician las ilusiones! ¡Cuerámaro les espera! ¡Para recibirlos se viste de fiesta! ¡Ahora es otro pueblo! ¡Con todos los servicios urbanísticos que ostenta y ha sido dotado, se moderniza y eleva su nivel cultural! Preparamos en vuestro honor gratas sorpresas. Solemnidades religiosas y cívicas y actos populares de todos los que regocijan al pueblo. ¡Nos tocó vivir esta época y hay que gozarla! Para terminar te agradecemos nos envíes Direcciones de Coterráneos para comunicarnos con ellos, ya que es nuestro deseo invitar a todos Ustedes con sus familias y amigos. ATENTAMENTE El Comité Pro-Fiestas Primer Aniversario de Cuerámaro, Gto.

DEDICATORIA AL ESTADO DE GUANAJUATO Del insigne patriota y culto ciudadano don Guillermo Prieto, quien en memorable ocasión salvara en Guadalajara, con la elocuencia de su palabra. la vida del Benemérito de las Américas, ciudadano Licenciado don BENITO JUÁREZ. insertamos en esta página la siguiente composición, dedicada al Estado de Guanaiuato:

“Los pueblos de Guanajuato son como un collar de perlas; si en sus minas brota el oro, más que minas son sus tierras; son bonanzas sus metales, son bonanzas sus cosechas, son sus corceles ardientes, son seductoras sus bellas, y sus esforzado hijos vierten con igual largueza, en sus festines el oro y su sangre en la pelea.“ 10


DECRETO No. 6

Al margen un sello con el Escudo de la Nación. Poder Ejecutivo.– Guanajuato.– Secretaría General de Gobierno.- GOBIERNO CONSTITUCIONAL del Estado libre y Soberano de Guanajuato.– Sección de Gobernación.

EL

CIUDADANO

GENERAL

FLORENCIO

ANTILLÓN

Gobernador

Constitucional del Estado Libre y Soberano de Guanajuato a los habitantes del mismo, sabed:

Que él Congreso del Estado ha decretado lo que sigue:

DECRETO NUMERO 6. EL TERCER CONGRESO DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE GUANAJUATO, DECRETA: ARTICULO PRIMERO.- Se erige en pueblo la congregación de CUERÁMARO DE DEGOLLADO, quedando sujeto al Partido de Pénjamo. ARTICULO SEGUNDO.- El nuevo pueblo tendrá dos alcaldes populares y un síndico procurador y su comprención será la que hoy tiene la congregación con la hacienda de Tupátaro y el rancho de San Gregorio. ARTICULO TERCERO.- Los funcionarios de que habla el artículo anterior, serán electos en el modo y término designados por la Ley para las elecciones de ayuntamientos y alcaldes populares; continuando por lo que falta de este año los actuales funcionarios, cuyos actos quedan ratificados. ARTICULO CUARTO.- El Ejecutivo cuidará de que los vecinos del nuevo pueblo construyan a la mayor brevedad posible los edificios públicos necesarios, y compren los terrenos para ejidos, según tienen ofrecido. ARTICULO QUINTO.- Durante el primer quinquenio de la erección del pueblo, gozarán las fincas urbanas que se construyan, la exención de pago de contribuciones directas. Lo tendrá entendido el Gobernador del Estado y dispondrá se imprima, publique y circule para su debido cumplimento. Dado en Guanajuato a 5 de noviembre de 1869.- Francisco de P. Castañeda. Diputado Presidente.- F. Calderón. Diputado Secretario.- Ignacio Ibarguengoitia. Diputado Secretario. Por tanto mando se imprima, publique y circule para su debido cumplimiento.- Palacio del Gobierno del Estado de Guanajuato a 12 de noviembre de 1869. FLORENCIO ANTILLÓN.

11

FRANCISCO GARCÍA. Secretario.


Al publicarse y darse a conocer el contenido del Decreto No. 6 en el que el Tercer Congreso del Estado Libre y Soberano de Guanajuato, dictara erigir en pueblo y Cabecera Municipal la Congregación de Cuerámaro con la denominación de “Cuerámaro de Degollado”, muchos historiadores, sin investigar, creyeron que era por que el “Santo de la Reforma”, como se le decía al “Héroe de las Derrotas”, había nacido en esta Congregación de Cuerámaro, puesto que se sabía que el General don Santos Degollado, era guanajuatense, sin precisarse el lugar de su nacimiento. De haber sido cierta esa suposición, a cuanta honra lo hubiéramos tenido nosotros los cueramarenses, al contar como nuestro paisano a tan distinguido, probo y valiente General, que murió el 15 de junio de 1861, tratando de vengar el asesinato de don Melchor Ocampo cometido por los jefes reaccionarios Márquez y Zulpaga el 3 de junio de 1861, en Tepejí del Río. Al denominar el Honorable Tercer Congreso del Estad de Guanajuato, a Cuerámaro con el honroso complemento “de Degollado”, nos suponemos y así debe de haber sido, fue para honrar la memoria de tan ilustre Patricio y perpetuar su recuerdo con esta población, ya que estaban muy recientes las fechas de su sacrificio con la del Decreto No. 6 Qué más quisiéramos los hijos de este suelo, sino haber pregonado. con orgullo que originario de Cuerámaro era don Santos Degollado; pero lo cierto, lo verídico, es que nació en la ciudad de Guanajuato, según acta de nacimiento publicada por el acucioso historiador señor don Genaro García, en su obra publicada con el título de “Hechos Militares del General don Santos Degollado”. Es honroso reconocer errores y rectificarlos aunque nos duela hacerlo; mas aún, cuando se encuentran documentos fehacientes que acreditan y comprueban la verdad. Los Cueramarenses nos llenábamos la boca diciendo que don Santos Degollado era de Cuerámaro, y cuando conocimos la fe de su bautismo nos doblegamos con tristeza ante la veracidad de los hechos.

12


A mi padre abuelo, al que siempre he admirado, y después de él para todos los cueramarenses, mis paisanos. Samuel Olmedo Canchola

A: DON JOSÉ V. CANCHOLA

Lo que escribe mi tinta que está mezclada de ensueños es para el amor un juego, ¡y es para la patria fuego! Porque eso eres, Patria mía; una luenga llamarada que tienes en tus entraña purificación y fuerza. No has nacido .silenciosa, sino llena de estruendo; cubriéndote hasta ahora tus volcanes, tus montes, tus valles, tus selvas y desiertos. Rugiendo con enojo tus volcanes, cuidándote los montes, arrullándote las selvas, y teniendo los desierto un aire tan candente o un frío tan intenso, que los torna en silencio. Un silencio que medita y que contempla tu fuerza, en tus vientos, en tus aguas y en tus tierras, llamaradas de brazo gigantes, que ya están petrificadas. México, Patria mía. Tú, nombre es sonoro; pues tiene por base el Mexitli que empuñó en su mano como cetro el fuego. Tus hombres, son rocas sólidas de Chicomóstoc, corriendo en sus venas una lava candente, que los hace fuertes, leales y valientes. ¡ Eso son tus hombres! de un corazón

13

lleno de esperanza, que tuvo por cuna un amanecer, tan limpio y sereno, recordado por tantos como un armonioso canto de mujer. ¡Mujer mexicana! eres confusión pletórica... de fuentes sinfónicas, de rocas ligeras, de cielo y espuma, ¡eres tú, riqueza! ¡Eres esperanza! ¡tú, eres el amor de esta tierra inmensa, morena y candente! Patria mía. Estás llena de una señorial realeza en tus formas, en tus dioses. y en tu Historia.

ORACION I

Cuauhtémoc, Cacama, Cuitláhuac, han hecho la eterna victoria de Tenochtitlán; la rama en la lucha, se tornó en el arco que ha flechado al cielo y los ha librado de la decrepitud. Cuauhtémoc, Cacama, Cuitláhuac. Sigan en eterna lucha bordeando su frente con áureas coronas y terso plumajes traído... de Aztlán. ¡Oh! hijos de volcanes las pirámides del Sol y de la Luna,


son sus etéreos pedestales para la eternidad. México, Patria mía. También tú, has llorado; también tú, has sufrido muchas, muchas veces y has permitido que a tus carnes endurecidas por los años, se les llene de escarnio. Tú, te acababas de dar a conocer al mundo cuando recibiste la primera estocada. Tú, que apenas crecías y ya se te ahogaba con luchas. con envidias, con doctrinas, con trabajos, y... en tu centro, se tiraba tu templo y sobre sus ruinas otro construían. ¡No a Huitzilopochtli! porque su corazón ya se había caído, en un templo nuevo, para un dios nuevo en un templo no para el corazón caído, sino a la Vera Cruz, tálamo de muerte del nuevo Dios que te gobernaría. México, Patria mía. Todo, te quitaron, arrasaron tus lunas y tu soles; se acabaron, tus nubes, tus truenos y la lluvia que Tláloc te donaba. Tu poderío acabó, y fuiste sojuzgada por un pueblo emergido de la nada, porque más allá de tu vista no había nada. Sólo cielo, sólo aire y sólo luz que se tornó en silencio y se tornó en penumbra...

Porque frente a ti, estaba Quetzalcóatl que venía a vengar la afrenta recibida. ¡Oh patria mía! todo soportaste, menos aquella herida que el dios blanco te hiciera con el arma de la esclavitud: ciñendo tu cabeza, no con guirnaldas de olivo, sino con coronas de hierro, manando de tu frente el torrente de sangre que bañaba a tus hijos que sufrían contigo; era una sola carne, era una misma sangre y era un mismo sufrimiento; porque son uno tus hijos .y tú. Pero ser vencido, no quiere decir ser muerto; sino tener fuerza para resistir y arrancar la gloria, a quien nos la quitó.

ORACIÓN II

Con el tañer de una campana y el grito de un cura venerable, te encendiste nuevamente Patria mía. Hidalgo, justo patricio, fuiste la chispa que encendiera la hoguera dormida y que fundiera las sojuzgantes cadenas que esclavizaban a la patria. Tú, que ignoto, sencillo y humilde fuiste el prrimer defensor de la Patria. Upiste sublimarte en libertad,

14


teniendo por corona tu pelo encanecido semejante a la nieve del volcán. Morelos: Paladín de la justicia, y líder de las democracias; héroe singular y justo redentor de las pobrezas, fuiste el estruendo que a la patria le faltaba, concibiendo al México futuro. Tú, que sentiste en tus venas los tormentos, las batallas, los problemas y sufrimientos de la patria, no dejaste que escapara de tu boca un solo lamento, porque también viste sus triunfos. Tú nunca morirás héroe benigno, sigues viviendo en cada trueno y en cada planta que nazca de tu suelo; por haberse confundido tu cuerpo con el limo basáltico de un México, que se levantaba más grande y poderoso, más fuerte y con más estruendo que el día de su nacimiento. México, Patria mía. Fuiste el primer americano que diera el grito de libertad y autonomía. Tus pendones con gloria se izaban, tus fundos de granos se henchían, las campanas de torres e iglesias a vuelo se echaban

15

por el triunfo obtenido, Patria mía. Las mujeres y niños lloraban por la libertad que alcanzabas, Patria mía. Tu frente se había perlado de sangre, ya mucho, mucho habías sufrido, pero estabas íntegra, no se te había aún dilacerado, eras como en un principio; completa, volcánica, y llena de estruendo; ya habías hecho el milagro de poner en libertad a tus hijos, cuando cayeron como rayo desconocido a tu estruendo las balas de fusiles enemigos, volviéndose a manchar de nuevo las paredes con la sangre de tus hijos que luchaban sin cesar por defenderte; no importaban sus heridas frescas; quien importaba, eras tú. Muchos héroes ya habían muerto, muchos jóvenes habían envejecido, pero quedaban los niños para defenderte, y por sus venas también corría la lealtad y valentía de los volcanes. Patria mía... Eran más fuertes que tú que te levantabas de la segunda caída, y sin poder hacer nada, como al Cristo te crucificaron, y con balas


y cañones te dilaceraron, vistiéndose de luto tus cielos, que antes lucieran un brillo de esplendor; quedando por mucho tiempo los moños negros en tus fuertes por la pérdida tan grande que sufrías. Patria mía. Fracasó por siempre un imperio en tu suelo, y otro imperio te querían imponer, gobernado no por tus hijos, sino impuesto por un francés. Pero tú, estabas segura porque velaba tu sueño un volcán lleno de fuego, que no permitiría que cayeras en las garras de un tercer invasor y de un segundo imperio.

ORACIÓN III

Juárez: era tu rostro adusto, pero tu corazón lleno de euforia dispuesto a entregarse por tu Patria. y por tu Pueblo. Tú, no luchabas con los hijos de la Patria, sino con los enemigos de México, sin que las rubias cabelleras y las caras blanquecinas empañaran tu mente... porque sabías por quién luchabas. Juárez: obtuviste tu anhelo, y sin réplica a ti mismo ganaste la República; hoy la Historia

te recibe con los brazos abiertos, para guardar eternamente tu memoria, grande, limpia y serena, por ser tu estoque la justicia, saliendo de tus labios la doctrina para pueblos grandes y pequeños; al decir con la faz en alto, muy alto: “el respeto; al derecho ajeno, es la paz”. México, Patria mía, te ibas transformando poco a poco; tus héroes, asomaban por doquier. La justicia era mejor. Tus hijos te seguían y acatando tus mandatos, se sucedían uno a uno, según fuese el mayor; pero el cierzo y las tempestades, pujantes se asomaban, porque ya querían ver correr el petróleo, el oro .y la plata de tu suelo, a otro barro, según algunos mejor que et nuestro; no importaban tus hijos, no importabas tú, sólo los hombres traídos para acabar con tus riquezas. Con látigos en las manos y en caballos montados, castigaban hermanos a sus hermanos; haciéndolos parias, y convirtiéndose ellos en seres indigentes;

16


todo esto, mandado por un hombre, con tantos vivas y adulaciones extranjeras, como piedras en tu suelo, que lo hicieron creerse el único y postrero, en tus cielos, en tus aguas, y en tu suelo. El estruendo de rocas y peñascos, volcanes y cielos se opacaba ante los gritos lastimeros de tus hijos, que abrían el surco y que movían a rueca; días, tras día, impulsados por la insaciable codicia de los ricos, que querían exprimir la sangre de tus hijos. Por treinta años fue un lamento constante, que terminaría en un estallido, al contemplar cien años después la llama libertaria que poco a poco se apagaba. Tú, no podías caminar más a oscuras, necesitabas no una llama, sino una llamarada que te enseñara el camino, v te sacara de aquel laberinto lleno de látigos y lleno de quejidos; necesitaban tus hijos la mujer deseada: La Libertad (fuente de alegría

17

y de progreso de los pueblos), que estaba secuestrada impunemente, arrancando sus blancas vestiduras para convertirlas en ceniza. ¡ Patria, Patria mía! Necesitaba un espíritu grande y cabal para salir de los barrotes de presidio a la deseada Libertad.

ORACION IV.

Madero: Te ha tocado ser el precursor del México que vemos; tu espíritu, fue grande y fue sincero. Fuiste, la fiera que empuñara el arma redentora sobre esta tierra llena de sufrimientos; y con celo defendiste su grandeza y su gloria. Tú, con Zapata, Carranza y Villa; son las columnas de un México que brilla y les guarda un recuerdo; en cada sonido de campana, y en cada golpe del mazo sobre el yunque, por haber sido el germen y el abono del. progreso. Zapata: Defendías el arado y defendías


la tierra, que es grande y que es morena, para entregarla como gran presea, al hombre que sabe lo que tiene cuando tiene en sus manos un pedazo de pan; tu mirada, de tigre montero sabía lo que miraba, y tu brazo, de barro cocido sabía por quién luchaba. ¡Luchabas por el hombre, luchabas por la tierra y por la libertad! Carranza: Con un eterno libro en tu mente y bajo el brazo, buscabas la ley, buscabas la justicia, y buscabas la fraternidad. Altivo .y rudo, sencillo y soberbio, querías enaltecer más, mucho más a la Patria. Villa: Tu fuerza y tu grandeza en una sola frase se puede acumular; quizá seas el último soldado de la Patria, pero el primero en la lucha, antes y después de las batallas que tengamos que librar; por habernos enseñado que el hombre no debe buscar su gloria, sino la de los demás. México, Patria mía. Tú nunca olvidas al que por tu vida

muere. Tú, tienes guardados para siempre la memoria y los restos, de la gran cofradía de los héroes. Porque aún en tu grandeza, sigues conservando tradiciones que parecen olvidadas. Sigue tu barro oliendo a fresco, aun cuando tu cuerpo ya sea viejo. y se confunde como signo de grandeza, el humo negruzco de las factorías, con las repletas alfarerías; porque el petatillo y el barro, vivirán mientras exista un mexicano. Tu provincia se transforma, pareciendo, Patira mía; una enorme capital todo tu suelo. Tus volcanes están callados, porque han dejado el lugar a los motores de aviones, de fábricas y carros. Sigues igual; Pero distinta Patria mía, igual: ya que siguen en pie tus volcanes, tus montes, tus valles, tus selvas y desiertas. Distinta: Por ser otros los que te pueblan, con la misma solidez de Chicomóstoc, pero más llenos de fe, y más llenos de esperanza, por trabajar ahora, en un México

18


más grande, más próspero y con toda la luz libertaria, que en otros tiempos no tuvieron tus hijos. Patria mía. Sigues creciendo a cada instante sin tener tu progreso más fronteras que el mismo cielo. La gracia de tu pueblo, lo tiene tu sombrero de espiga, o de palma, y tu traje de charro, con botones de plata, de oro, o de cuero. Tus hombres, se visten de gala con sus trajes campiranos, tu suelo se engalana con magueyes, mezquites y lirios en su centro; las ceibas. en el sureste y en el norte los cactos, soldados eternos de tu suelo. Surcan tu frente los celajes mañaneros, vistiendo el sol sus crespones,

19

simulando gigantesca diadema de múltiples colores; para dejarte ver al llegar el día, como tú eres: diáfana y transparente, de luz eterna para los ojos de tus hijos, y de aquellos que saben postrar su rodilla bajo tu bandera. Patria mía. La espuma de tus mares es tu risa constante, que se mezcla con las olas ribereñas en un eterno son, al compás de una marimba, o de las suertes de un charro con su reata. México, Patria mía. Sigue creciendo, que es tu progreso infinito, mientras sigan brotando de tu suelo los peñascos y piedras ligeras, que son la fuerza y la esperanza de tus tierras.

Samuel Olmedo Canchola.

México, D. F., Agosto 20 de 1969.


DATOS GEOGRÁFICOS Cuerámaro es una pequeña población del Estado de Guanajuato, cabecera de la Municipalidad del mismo nombre. Su fundación data de la época precolonial. Esta situada en el ángulo suroeste del Estado de Guanajuato, con 11,364 habitantes, distribuidos: En su cabecera 5,647 y 5,717 en los 4 cascos de las Ex-Haciendas de Tupátaro, San Gregorio, Tres Villas y El Saucillo y 35 ranchos: Los Ángeles, Barranca de la Huerta, La Batalla: Cerrito de Agua Caliente, Galera Colorada o de la Grulla, Galera de Ramales, Los Hornos, El Huitzache, El Jaral, La Magdalena, Maravillas, Mexiquito, Molino de Arriba, Molino de la Purísima, Novillero, Nuevo Laredo, Ojo de Agua, La Palma, Plan Sexenal, El Platanal, Presa de Uribe, El Progreso, Puerta de la Reserva, El Roble, La Sabina, El Salto, San Camilo, San José de la Esperanza, Santa Lucía, Santa Rita, Sarteneja, La Sauceda, La Soledad, La Tinaja y La Víbora; en total 40 centros de población con su cabecera. Estos datos corresponden al censo general de la Nación, verificados en el año de 1960. Es de suponer que para el censo que se practique en el próximo año de 1970, alcance a los 14,000 habitantes, basados en el empadronamiento permanente de electores. Al municipio de Cuerámaro lo circundan y limitan: Al norte, los municipios de Ciudad Manuel Doblado y Romita, limitados por la banda derecha del Río Turbio; al oriente, el mismo Río Turbio y el municipio de Abasolo; al sur y oeste, el municipio de Pénjamo y también el de Ciudad Manuel Doblado. Se asienta la municipalidad sobre unos lomeríos y parte de las elevadas montañas de Los Remedios, Saucillo y Tres Villas; le pertenece una parte del Río Turbio, la ciénega o alberca de Tres Villas, el Arroyo del Aguacate, el de la Garita y otras corrientes; sus terrenos son muy fértiles y su clima benigno, semi-tropical; se producen en abundancia ópimos frutos y toda clase de cereales, tanto de tierra fría como cálida. Tiene muy hermosos paseos, como son: El Platanal y la Alberca de Tres Villas; sin pertenecer a este municipio, pero por su proximidad, son dignos de visitarse: la Presa del Aguacate y Cañada de Corralejo, en donde abundan las huertas de frutales, en especial aguacateras. Es de hacerse notar que en este municipio hay un Ejido tipo modelo, en el poblado del Saucillo, de donde es nativo el C. Lic. Don Juan José Torres Landa, el más distingui-

do hijo de esta región; político prominente y Gobernante ejemplar, quien desempeñó el puesto de Gobernador Constitucional de este Estado de Guanajuato, en el período comprendido del 26 de septiembre de 1961 a igual fecha de 1967; dejando con su actuación una estela luminosa de laboriosidad con su prestigiado “Plan Guanajuato”, actualizado por siempre; dejó transformados y embellecidos los pueblos y ciudades con todas sus obras urbanísticas y carreteras. Cuerámaro pueblo cabecera de la municipalidad anterior colocado a los 20º 37” de latitud norte y 2º 37” de longitud oeste del meridiano de México y a 1,765 metros sobre el nivel del mar. Tiene una extensión territorial de 337 kilómetros cuadrados. La municipalidad, es una de las que forman la planicie principal, del Estado llamado Bajío. Está comunicado por carretera pavimentada a entroncar con la Internacional No. 110 que va de Irapuato a Guadalajara, a 27 kilómetros de aquí al entronque que se encuentra a 16 kilómetros de distancia a Irapuato; a la ciudad de León por carretera revestida con sus obras de arte concluidas, transitable en todo tiempo a 52 kilómetros; a Ciudad Manuel Doblado, revestida, y pavimentada a Purísima y San Francisco del Rincón –a 43 kilómetros a la primera, a 83 a la segunda y a 85 a la tercera, o sea San Francisco–; también estamos comunicados por carretera revestida con sus obras artísticas con Romita de Liceaga, con una distancia de 45 kilómetros. Hasta antes de 1922, los mejores medios de comunicación eran por los caminos de tierra que llevan los nombres de “Camino Real”; lo había a Irapuato por Horta, San Cristóbal y la Charca, con 37 kilómetros; a Pénjamo por San Gregorio, Corralejo y la Tepusa, 36 kilómetros; a León, por donde está la carretera actual, igualmente que a Romita y Silao. En tiempo de lluvias la comunicación era por ferrocarril, abordándolo en la estación de Corralejo, que dista de Cuerámaro 20 kilómetros; la conducción de la correspondencia se hacía permanentemente por Corralejo, hasta 1955, que se establecieron corridas permanentes de camiones a Irapuato, de donde se trae ahora directamente. Hay servicio telefónico y postal con administración de Correos, autorizada para expedir giros por cualquier cantidad.

20


Muros, testigos de trabajos y, quizá, crueldades, siguen firmes y mudos con el tiempo: El Molino

Ya dijimos que la fundación del pueblo se remonta a la época precolonial. Cuando los conquistadores españoles llegaron a esta región, año de 1531, la encontraron habitada por indios Huachichiles, los que vivían bajo la dominación del Rey de los Tarascos; se encontraban diseminadas tribus en lo que son ahora las municipalidades de Ciudad Manuel Doblado, Cuerámaro, Cuitzeo de Abasolo, Huanímaro y Pénjamo, que fue la cabecera de esta región que se describe. El lugar en donde se asentaba el primitivo Cuerámaro, dista del actual aproximadamente cuatro kilómetros al oeste, en terrenos del rancho La Sauceda, en una eminencia que se conoce ahora con el nombre de los “Chiqueritos”. Para las armas ofensivas y defensivas de aquella época, era esta posesión una verdadera fortaleza, pues estaba defendida al oriente por un acantilado, al norte por la barranca del Arroyo de la Cantera, al sur, por la barranca del Arroyo La Sauceda, y al poniente por una cerca de piedra con un espesor aproximado de tres metros, así como también de altura, cercado del

21

cual aún quedan vestigios. Debido a estas circunstancias, fue elegido, por la tribu, el lugar como sede de la misma y con toda propiedad le aplicaron el nombre de Cuerámaro, que en lengua primitiva o tarasca significa “Librar un Lugar”; Cuera: Librar; Ma:. un o uno; y ro: lugar (significado analítico de la frase). Este territorio y los demás mencionados, fueron donados a Don Diego Tomás Quesuchihua, hijo del Rey Tzinzicha o Calzontzín, por cédula de Carlos V, despachada en Valladolid, España, el 12 de agosto de 1532. Sin encontrar un dato preciso, en cuanto a la fecha, para mediados del siglo XVI, por 1540, más o menos, se encontraba ya establecida la Estancia de Cuerámaro, en donde hoy se asienta, la cual pertenecía por aquel entonces, al conquistador capitán Don Juan de Villaseñor y Orozco. Fundamos la creencia de que Don Juan de Villaseñor y Orozco estaba en posesión de la Estancia de Cuerámaro en 1540, por haber obtenido del Sr. J. Jesús Félix Magaña, originario de Cuerámaro y vecino de la ciudad de Irapuato, quien a la vez adquirió del acucioso investigador e historiador Señor de la Rosa, una copia fotostática tomada de su original y del Archivo Histórico de la nación, el expediente 502 que literalmente dice:


“Merced a Diego de Orozco. –Fecha, 8 dias del mes de enero de 1543.– Tomo 2.– Expediente 502.–Ramo de Mercedes.– En este día se dio otra deste tenor a Diego de Orozco, hijo de Juan de Villaseñor de Cueráramo, en de a la parte del levante una estancia que se dice Cuerámaro y hacia el norte una estancia de Chichimecas, que se dice Comanjaní diósele como los demás en dicho día”. Este personaje nació el año de 1500 en Vélez y pasó a Nueva España en 1524. Siendo este señor encomendero de Puruándiro, fue comisionado en 1541, por el primer Virrey de Nueva España, Don Antonio de Mendoza, para que en compañía de Don Juan de Alvarado, encomendero de Tiripitío y Luis de León Romano, procedieron a la fundación, traza y repartimiento de la ciudad de Valladolid, hoy Morelia. El capitán y conquistador Don Juan de Villaseñor y Orozco, se encariñó tanto con su heredad de Cuerámaro, que en ella murió en el año de 1576 y fue sepultado en la capilla construida en lo que hace hoy esquina la Plaza Francisco l. Madero y Jardín Manuel Doblado. Es importante hacer saber que este señor, Don Juan de Villaseñor y Orozco, fue séptimo abuelo, en línea materna, del Señor Cura Don Miguel Hidalgo Costilla Gallaga Mandarte Villaseñor y Lomelí de Corralejo; Padre de la Patria Mexicana, que diera el grito de Independencia y Libertad en Dolores Hidalgo, la madrugada del 16 de septiembre de 1810. Es tradición que el Señor Cura Hidalgo, cuando niño y después cuando estudiante, en vacaciones, visitaba la Hacienda de Cuerámaro, ya que no ignoraba que había sido propiedad de uno de sus ascendientes y por la proximidad de las Haciendas de Cuerámaro y Corralejo que era su casa hogar. ¡Qué cosas las de la Providencia y del Destino! Don Juan de Villaseñor y Orozco conquistando a México y el Sr. Cura Hidalgo, su descendiente en la séptima generación, libertándolo y aboliendo por siempre la esclavitud después de trescientos años de sufrirla y tolerarla. Aun cuando los primitivos moradores de la región vivieron en paz con los primeros colonos españoles, no se unieron a ellos sino que permanecieron remontados hasta el año de 1598 en que se sometieron cambio del ofrecimiento de: darles sustento y vestido a costa de su libertad, pues trabajaron en las labores

del campo por todo el tiempo requerido. A principios del siglo XVII estaban ya formados los pueblos principales de lo que hoy es nuestro Estado de Guanajuato y reducidos a Estancias y Congregaciones los indios los indios errantes. De estas fechas para acá, dio principio la evangelización de los indios que poblaban el territorio comprendido en la hoy Municipalidad de Cuerámaro. Con la acción del tiempo fue creciendo la Congregación sin que nada alterara la paz en ella, pues sus moradores eran de por sí pacíficos y trabajadores, dedicando sus actividades a las labores del campo y a la ganadería, fuente principal de vida hasta los momentos actuales. Para fines del siglo XVII y principios del XVIII, Cuerámaro estaba ya encadenado en el sistema colonial, como una de las grandes Haciendas agrícolas y ganaderas de la rica región del Bajío. Por los años de 1770, más o menos, la Hacienda de Cuerámaro pasó a poder de la Asociación de los Padres Camilos, quienes la administraron y cultivaron, tanto en ganadería y curtiduría de pieles, como en agricultura e industria de molino de trigo, en los que producían harina y piloncillo. Fueron dueños los Padres Camilos hasta que por efectos de las Leyes De Reforma fue expropiada y pasó nuevamente a ser Congregación; siendo fraccionada en muchas pequeñas propiedades que adquirieron diversas personas. Una de las artes, la más grande , conocida con el nombre de “Cieneguilla”, fue donada por el señor Francisco Venegas, originario de Querétaro, como compensación a los servicios que prestó al Gobierno Constitucional en el desempeño de la Secretaría particular del señor General don Manuel Doblado; la Presa del Aguacate con los molinos y el Potrero de Frías, lo adquirió lo adquirió el señor don Casiano G. Valdivia; la sarteneja, el Coronel don Timoteo Andrade; el salitre, don Juan Quilimaco Zaragoza; la Laguna de las Vacas, don Basilio Martínez; los demás terrenos, situados al norte y oeste de Cuerámaro, fueron adquiridos por el Mayor del Ejercito don Jerónimo Hurtado, quien antes de abrazar la causa de la Reforma, fue sacerdote; don Hilario Riegas, don Juan Valdivia, Teófilo Buzo, J. Trinidad Negrete, Valentín Rangel, Antonio y Ángel Trujillo, los señores Rico y Ledesma, originarios de Cuitzeo de Abasolo, y muchas personas más que sería largo enumerar.

22


Don FRANCISCO VENEGAS, insigne fundador del pueblo de Cuer谩maro, de clara visi贸n y coraz贸n altruista. (dibujo seg煤n retrato hablado, realizado por Horacio Olmedo Canchola)

23


Don Francisco Venegas se destacó, desde luego, como benefactor. En su empeño porque la congregación creciera y disfrutara de los beneficios de la urbanización, mandó hacer la traza del pueblo, que encomendó al señor ingeniero don Juan de Lecanda. Cabe mencionar que el señor Venegas tuvo una visión del futuro, pues dispuso que las avenidas de Cuerámaro, como él las nombró, fueran rectas, anchas, y uniformes, con una longitud cada cuadra de 125 m y 13.50 m de ancho. El señor Venegas, vendía solares baratos a cualquier precio a condición de que se fincara. Recibía el pago en abonos a quienes no podían pagar de contado y se dio el caso de que se pagara con burros, cerdos, gallinas o cualesquiera otra cosa. Sus deseos eran que Cuerámaro se elevara en categoría e importancia. Regaló solares al pueblo para que edificara sus casas consistoriales; a la Iglesia Católica, para que hiciera un nuevo templo; a los miembros de la Iglesia Metodista Episcopal, que; en aquel tiempo contaba con algunos adeptos, igualmente para que edificaran su templo; el terreno en que está fincado el panteón, el que ocupa la Plaza y el Jardín. Era un verdadero hombre liberal y altruista. Al vecindario le señaló terreno para que fabricaran el material para fincar sus casas, estando éste al lado poniente del camino de Tupátaro, en donde están aún las ladrilleras y se fabrican tabiques. Señaló también una parte del cerro, entre los linderos de la Presa del Aguacate y la propia Cieneguilla para que se abastecieran los vecinos de leña y madera para sus necesidades domésticas.

Con el transcurso de los años, el señor don Aurelio Sánchez que había adquirido lo que era Tres Villas, fue comprando la mayor parte de las fracciones antes deslindadas de la Hacienda de Cuerámaro o Congregación, con excepción de la Cieneguilla, que ya para fines del siglo XIX era propiedad de la señora Doña Ma. de

Jesús Moussier viuda de Orozco. Con las adquisiciones que hizo el señor Sánchez formó un nuevo latifundio de grandes proporciones el que llevó el nombre de Hacienda de Tres Villas y Anexos. De Don Aurelio, al morir pasó la propiedad a sus hijos; la hacienda, en su mayor extensión, a su hijo de nombre Amado Sánchez, quien, aún más, después adquirió otras fracciones. El señor Don Amado murió en 1914 y para 1917 había sido ya vendida la finca agrícola y ganadera por la señora viuda de don Amado de nombre Sandalia Sánchez V da. de Sánchez; la cual, después de enajenar la heredad, se fue para el Perú con su único hijo, el joven José Sánchez. Se supo que la señora falleció en alta mar sin haber pisado tierra peruana. Las Haciendas de Tupátaro y San Gregorio fueron en el siglo pasado y hasta principios de éste, propiedad de los señores Ruiz Ocejo, españoles, quienes las vendieron al General don Félix Díaz en la primera década de este siglo, pasando poco después a ser propiedad del señor don Carlos Markazuza, el más rico latifundista de los Estados de Guanajuato y Michoacán. Con el triunfo de la Revolución Mexicana y consolidación de las Leves dictadas por el régimen Revolucionario e Institucional, se procedió al reparto de la tierra bajo los principios del Sistema Ejidal. Para amanecer el día 17 de Septiembre de 1930, apareció fijado en el tablero de avisos de la Presidencia Municipal, la Resolución Presidencial en la que se disponía el reparto de determinada cantidad de hectáreas de la Hacienda de Tres Villas y Anexos, propiedad de los señores Daniel V Víctor Ruiz, de nacionalidad española V detrás de este decreto vinieron otros y otros para la repartición de Tupátaro y San Gregorio, que como ya dijimos era propiedad don Carlos Markazuza, de nacionalidad francesa; del Saucillo, propiedad de don Ernesto Bredeé, de nacionalidad alemana; de la Cieneguilla, propiedad de los señores Miguel y Antonio Orozco Moussier y de los demás pocos ranchos enclavados en esta Municipalidad. Cabe aquí hacer un estudio sociológico para determinar la causa por la cual hasta 1930 la población del Municipio de Cuerámaro vivió en la mayor pobreza, puesto que, de la mayor parte de los 337 kilómetros que tiene la comunidad, eran dueños tres personas o cuatro y en su mayoría los moradores eran peones acasillados que trabajaban de sol a sol con jornales tan misérrimos que no les bastaban ni para cubrir sus más imperiosas necesidades, mucho menos para formar

24


un pequeño ahorro para emergencias del futuro. Los demás campesinos que trabajaban las tierra en participación, con muy raras excepciones, llevaban para sus casas aunque fuera una pequeña parte de la cosecha, pues casi nunca alcanzaban a pagar los préstamos y habilitaciones que les hacía el hacendado, para vivir en el tiempo que dedicaban a los cultivos. En la actualidad no se ha mejorado mucho, pero sí conocemos ejidatarios que viven con mayor comodidad; en primer término porque trabajan la tierra y el producto de su esfuerzo íntegro lo recogen sin dar participación a ningún patrón. Ya dijimos que esto se ve en los que trabajan de por sí la tierra, porque en participación sin buenos cultivos y oportunos beneficios la producción es raquítica e incosteable. Podríamos señalar personas que han mejorado en sus medios de vida, pero no lo hacemos para no particularizar. En la actualidad en Cuerámaro se vive, viste y disfruta de mayores comodidades que antes de la repartición de la tierra. Es el resultado de los beneficios social y mejoramiento económico colectivo. Los que tenemos uso de razón desde ha principios del presente siglo XX, lo acreditamos, apreciamos y sostenemos porque lo hemos vivido, observado y aquilatado las diferencias de aquella época a la presente.

Los primeros colonos de Cuerámaro, edificaron una pequeña capilla en donde es ahora la esquina de la Plaza Francisco l. Madero y Jardín Manuel Doblado. La primera casa de la extinta Hacienda de Cuerámaro, se edificó contigua a la capilla al lado norte y más allá la primera casa de comercio. En torno de los edificas citados se agrupó la tribu que había establecida en el primitivo Cuerámaro y aún otras de menos contingentes, atraídos por la bondad y virtudes del sacerdote que los catequizaba. En donde se encuentra el Jardín Doblado, y parte de la manzana primera, cuartel primero, en que está dividida la población, se estableció el primer panteón allí se principió a dar sepultura cristiana a los que morían.

LA PRESA La primera obra importante que se construyó de mampostería fue la Presa del Aguacate, verdadera obra de ingeniería, situada al occidente del Municipio en la barranca del arroyo del Aguacate, con abundantes manantiales de agua potable que la surten en toda época. En el tiempo pluvial son tan grandes las avenidas de agua, que se ha dado el caso de que en una sola noche de lluvias torrenciales se llene y derrame por las cortinas el excedente. Este dato es muy importante para que lo recoja el Departamento de Recursos Hidráulicos, pues queda demostrada la grande afluencia de agua que concurre a esa barranca, la que se puede captar en cantidades mayores construyendo nuevas cortinas de almacenamiento, para lo cual hay lugares de impermeabilidad muy apropiados en la cuenca de la barranca referida. Poco después se construyó la definitiva casa de la

25


Hacienda, con local para la tienda de raya, los portales de los mismos y la Iglesia de San Francisco; todo esto ubicado donde hoy es el Mercado Miguel Hidalgo y la nueva Parroquia de Cristo Rey. Desde principios del siglo XVII se iniciaron estas construcciones, pues así lo demuestran el sistema estructural de ellas. Se construyeron 5 graneros o trojes para almacenar cereales: tres donde hace esquina la plazoleta del Mercado Hidalgo y la Avenida Juárez y dos en medio de los portales de la Plaza Francisco l. Madero, destinados esos locales que tienen sus muros un espesor de 84 centímetros, a comercios y casas habitacionales, actualmente.

EL NUEVO TEMPLO. El nuevo Templo de Cristo Rey, lo inició el señor Cura Don José María Aguirre y lo llevó a la práctica desde poner la primera piedra, el señor Cura don Salvador Ortega, lo cual tuvo verificativo el año de 1945. Como dato adicional me permito insertar que el primer niño de un grupo que se bautizó en el nuevo Templo Parroquial de Cuerámaro, Gto., lo fue Fernando Olmedo Canchola, el día 12 de diciembre de 1950, habiendo recibido las aguas bautismales del Reverendo Sacerdote Don Alfonso Cabrera Ayala, inaugurándose en esta celebración pila del nuevo Templo de Cristo Rey.

LA GALERA La Galera vieja o quemada, muy inmediata a la población, en la prolongación de la avenida 20 de Noviembre, fue construida para almacenar trigo en espiga; en la época de la insurgencia fue quemada esta galera estando almacenado en ella gran cantidad de trigo en espiga; tradicionalmente se supo que el incendio se prolongó por tiempo y después de años, al remover los escombros se encontró todavía vestigios de fuego latente. Por versiones no confirmadas se sabe que terminaron su construcción el 18 de marzo de 1802. De esta antigua construcción quedan en pie sus fuertes muros, que la acción del tiempo y de los hombres han respetado hasta ahora. Sus últimos dueños antes del reparto de la tierra, los señores Ruiz Hermanos, de nacionalidad española, proyectaron su reconstrucción para la cual presupuestaron 150 mil pesos, trabajo que no se llevó a efecto por habérseles repartido la tierra en 1930.

LA GALERA: fachada donde se observan vestigios de estética y cultura

26


LOS MOLINOS También se construyeron en la época colonial, dos edificios al oeste de la población al margen de la acequia que conduce el agua de la Presa del Aguacate, con la cual se movían por el sistema hidráulico los molinos instalados en dichos edificios. No hay ninguna otra construcción notable a que hacer referencia, solamente los edificios de las ExHaciendas agrícolas de Tres Villas, Saucillo, Cieneguilla, Tupátaro y San Gregorio, las dos primeras ya destruidas por el abandono en que se les dejó.

Entre lo fértil de la tierra destaca la construcción y acueducto de EL MOLINO; construcciones que hablan con el tiempo..

EL PANTEÓN MUNICIPAL. El Presidente de la Junta de Administración Civil, Benigno Camarena, pretendió en 1913 cercar con muros de cal y canto el Panteón, lo cual principió y quedó sin tenninar, viniéndose abajo lo hecho, por la mala cimentación; en 1946 el ciudadano Manuel Padilla, siendo Presidente de la Junta de Administración Civil, hizo otro intento igual al de Camarena, logrando edificar un tramo; en 1953, el C. Francisco Lázaro Ibarra, tres años después de haber sido Presidente Municipal, siguió la obra del panteón, con ayuda del vecindario, habiendo construido sobre bases firmes, como máximo una tercera parte; entonces, estando ya aquí de regreso de los Estados Unidos el C. Gumersindo González Aparicio, en donde permaneció por más de treinta años, tomó con entusiasmo y cariño, la terminación de la obra, y con ayuda también del vecindario, logró dejarla totalmente construida, reedificando a la vez el descanso que está en el centro: El actual Señor Cura Párroco, don José Barbosa Ponce de León, proyectó y llevó a feliz término la capilla que se levanta en el interior y al lado sur del ya referido Panteón.

27


Frente y asta-banderade la ESCUELA PRIMARIA OFICIAL, Lic. DON BEBITO JUÁREZ..

Costado de la ESCUELA PRIMARA FEDERAL MIGUEL HIDALGO; Costruida con fondos municipales y del CAPFCE. Actualmente, en el turno vespertino, ESCUELA PRIMARA FEDERAL JOSÉ VICENTE CANCHOLA CORTÉS..

ESCUELAS. La Escuela Oficial Urbana Benito Juárez, situada en la prolongación de las avenidas Leandro Valle y Abasolo fue construida en 1934 a iniciativa del C. José Camacho Ledesma, quien fungía en aquella época como Presidente Municipal de este lugar. En noviembre de 1968 se principió la construcción de la Escuela Primaria Urbana “Miguel Hidalgo”, en donde hacen esquina las avenidas Juárez y Pípila de esta población; la que consta de seis aulas, administración, pórtico y servicios sanitarios, patios, jardines y demás anexos. Está para terminarse lo descrito, que forma la primera etapa con un costo de 360 mil pesos, de los cuales el Municipio aporta 120 mil y los otros 240 mil el CAPFCE (Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas), la segunda etapa se principiará al terminarse la que se describe. La obra, que está para concluirse, se inaugurará D. M. en noviembre, fecha en que se cumple el Primer Centenario de haber sido elevado Cuerámaro a Pueblo y Cabecera Municipal.

28


CONTINÚA EN LA SEGUNDA PARTE

CUERÁMARO-2

Cueramaro 1  

Historia y anecdotario de la Ciudad de Cuerámaro, Guanajuato

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you