Page 7

Fue así como un día en la oficina, se le ocurrió llamar a un cuartel ubicado en la sierra andaluza, en un pueblo que se llamaba Santiago de la Espada. De todos, era el destino más alejado del mundo. Un paraíso entre montañas, desfiladeros y barrancos. Le respondió un hombre, parecía joven y le preguntó sobre el lugar. —Ahora mismo vivo en Madrid y quiero olvidar lo qué ha pasado. Necesito un lugar tranquilo. —La vida aquí es tranquila. También es verdad que pertenezco al grupo del Seprona y el trabajo en el monte es muy diferente al que se desarrolla en la ciudad –Héctor sintió interés por ese grupo y le pidió que le mandara información. Cuando hubo leído todo, le dijo a su jefe lo que pensaba y este le dijo que se presentara a las pruebas, porque seguro que con sus cualidades aprobaría y podría pedir destino en ese lugar. Llamó de nuevo a Oscar, el hombre con el que había hablado y le comentó sus planes. —Es un gran cambio. —Eso espero. ¿Podrías buscarme algún lugar tranquilo en el que vivir?—Claro, en cuanto sepa algo te llamo. No fue esa la última vez que hablaron, pues lo hicieron unas cuantas más y sin quererlo se hicieron amigos. Se intercambiaron los números privados para estar en contacto y Oscar le dijo que le esperaba conocer en las pruebas que se hacían cerca de allí. Desde que obtuvo su plaza en el Seprona, y de eso habían pasado solo ocho meses, su vida cambió en todos los aspectos. No solo cambió su lugar de residencia, también lo hizo su trabajo y lo mejor, que pudo conocer a Oscar en persona y desde ese instante fueron íntimos amigos. Su nuevo hogar era fantástico. Oscar le había contado que era una antigua tinada donde dormían las ovejas, así que tuvo mucho trabajo antes de poder llamarlo casa. Entre el trabajo y la casa el tiempo fue pasando y aunque la cicatriz continuaba allí, iba sanando poco a poco. Al poco tiempo construyó unas cuadras y compró unos caballos. Siempre le habían gustado y como sabía montar solo le quedaba que criaran, pero en donde vivía era difícil pues el invierno era duro. 2

Peligrosamente tuya raquel campos  
Peligrosamente tuya raquel campos  

libro

Advertisement