Page 44

Capítulo 7 De camino al cuartel, Héctor decidió pasarse por el nacimiento. Le había dejado preocupado la conversación que había tenido con Oscar. Aparcó junto a uno de los coches de la guardia civil. Sus compañeros se extrañaron al verlo. —Héctor. Qué raro que estés por estos sitios –él sonrió y estrechó las manos de los hombres que le miraban sorprendidos. —Pasaba por aquí y Oscar me dijo que había una llamada urgente.—Son solo un grupo de jóvenes que se han descontrolado un poco. Vamos a ver qué les sucede. Héctor siguió a sus compañeros, más por curiosidad y por tener algo que hacer que por el hecho de ayudarles. Sabía que ellos se bastarían para disolver los posibles problemas. Uno de ellos fue hacia un grupo de chicos que rodeaban a algo y Héctor le siguió. El otro fue a preguntar a los demás que tenían las radios de los coches a todo volumen.

Peligrosamente tuya raquel campos  
Peligrosamente tuya raquel campos  

libro

Advertisement