Page 32

*** Bastante lejos de donde estaba él, un grupo de hombres maldecía su mala suerte. Habían estado todo el día tratando de encontrar las huellas de esas malditas bestias y había sido imposible. Iban a volverse, cuando el hado les sonrió. Vieron un grupo de tres o cuatro machos, sus cornamentas eran maravillosas y eran justo lo que andaban buscando. Se posicionaron junto a unos espinos y cargaron las armas. Llevaban un rifle con mira telescópica y con eso no fallarían. Solo les bastó un tiro para abatir al enorme animal, cuya planta era signo de belleza. —Hemos hecho un buen trofeo, ya creía que no pillábamos nada. —Menos mal que no hemos tenido que sacar el foco. Dicen que por aquí vive uno del Seprona, nos puede joder si nos coge. — No creo que un solo tío se atreva a venir detrás de nosotros tres. Mira cómo vamos de equipados, podemos asustarle–gracias a su benefactor, su equipo era de los mejores y poseían las mejores armas y útiles de caza mayor del mercado. Estaba bien surtido y además era uno de los mejores negocios en los que habían participado. Al principio tuvieron miedo cuando les dijeron que en las montañas vivía un guardia civil, pero el hombre que les pagaba les dijo que nada les sucedería pues había comprado a un par de ellos para que les guardaran las espaldas por si acaso les cogían, así que podían estar tranquilos. Eso sí, debían tener cuidado. Entre los tres colocaron la pieza en la parte trasera de un pick —up y la taparon con una gran tela que servía para tal menester. Ahora les esperaba el viaje de vuelta y tenían que llevar el venado a uno de los taxidermistas más famosos de la zona. Se marcharon a toda prisa. Al día siguiente volverían a probar suerte. El taxidermista les esperaba puntual como un reloj, le habían llamado mientras hacían el viaje hacia su casa. Nadie les podía ver descargar un animal muerto, así que el hombre les esperaba con la puerta del garaje abierta para que metieran el coche. Descargaron el animal y se marcharon de nuevo hacia sus casas.

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro