Page 29

— Me gustaría saber si es verdad. Tiene que ser una maravilla de la naturaleza ver a los caballos en ese hábitat.—Tú y los caballos, hija de verdad que adoras a esos nobles animales. —En cuanto conozca a alguien que me enseñe a montar me compraré uno y… — Y ese joven José, el hijo de Juan. Me parece que está dispuesto a enseñarte… — Sí padre, pero a un precio muy alto. No voy a salir con él, es un completo machista y odia a las mujeres que trabajan. Y no voy a dejar mi oficio por nadie –su padre la miraba con orgullo, le agradaba oírla hablar de esa forma tan segura—. El hombre con el que me case, si alguna vez lo hago, tiene que respetar mi trabajo porque para mí es algo muy importante.

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro

Advertisement