Page 27

— Es el grupo de la guardia civil que se encarga de la protección de la naturaleza– Alma sonrió a las mujeres, estaba atenta a lo que contaban. No era chismosa ni nada por el estilo, pero la mención de los caballos ya era para ella un gran reclamo. — ¿Un guarda del bosque tan insociable? ¿Desde cuándo se ha visto? — Pues lo más gracioso es que no se le ha visto con mujeres y dicen que para colmo está criando caballos en la montaña. Imaginaos, él solo allá arriba —las dos mujeres rieron. —Yo creo que no está muy bien — Alma suspiró, en los pueblos las mujeres más mayores no podían evitar ser un poco cotillas. Eran pueblos tranquilos y estas no tenían nada mejor que hacer. Pero no lo hacían con malicia, simplemente era que no estaban acostumbradas a las cosas modernas. Para ellas todavía continuaban viviendo en el siglo pasado, cuando el marido les decía lo que tenían que hacer y ellas agachaban la cabeza sumisas. Cuánto había cambiado la vida y menos mal que sus padres entendían las cosas. —Pues desde mi punto de vista es un gran logro criar caballos allá arriba y más él solo. Y además es agente de la guardia civil. —Claro hija, tú eres veterinaria. Por cierto, ¿Cómo va el trabajo?—Muy bien, te tengo que dar las gracias Lucía. Gracias a ti me llama mucha gente. —Me alegra mucho de verdad. Te lo mereces —en el fondo se alegraban. Ellas la admiraban porque había luchado por conseguir su sueño—. ¿Y tu madre? —Bien, hubiera venido ella con mi padre. Pero me venía de paso. Por hoy he terminado y les he dicho que compraría yo. —Qué suerte que tienen, eres una hija estupenda. Mírate has crecido, te has convertido en una mujer hermosa con su oficio y todo —la mujer lo decía por sus hijas. Las hijas de Lucía habían ido con ella al instituto, y cuando decidió que iría a la universidad, estas habían puesto el grito en el cielo. Ninguna había querido estudiar en una gran ciudad. — ¿Cómo están Carmen y Pilar? Hace mucho que no las veo —la mujer hizo un mohín. — Verás, no vienen mucho por aquí. Carmen se juntó hace un año con un chico y viven en Linares. Y Pilar va y viene, estudió secretariado y

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro