Page 19

Capítulo 2 Alma 8 Abril 2011 Estaba exhausta. Quedaban dos meses escasos para que todo terminara, y no podía más. Estaba siendo más duro de lo que se había imaginado. Las prácticas le quitaban mucho tiempo para estudiar y César no cesaba en su empeño de ligar con ella. No estaba muy acostumbrada a esa atención por parte de los hombres y no le gustaba nada la forma en la que la miraba. La desnudaba con la mirada y le hacía sentir muy incómoda. Nunca se había sentido así y no tenía ni idea de lo que hacer con ese hombre para desalentarlo. Es verdad que era atractivo, pero no le transmitía nada. Lo único que pensaba cuando lo veía, era que le resultaba muy pesado y un prepotente de mucho cuidado. Esa tarde el trabajo iba a ser pesado y fue a la clínica un poco más pronto. Era raro que Clara no estuviera en su puesto. Era una mujer muy responsable y trabajadora, la única distracción que se permitía, era cuando llegaba César y sus ojos se iba tras ese hombre. No le podías decir nada porque estaba obsesionada con él. Entró en silencio y fue hacia la puerta donde estaba el cuarto donde guardaban las batas. Unos ruidos la sorprendieron. Se acercó a la puerta que estaba entreabierta y miró en su interior. Lo que vio la dejó muda. Clara y César mantenían relaciones. El hombre dominaba a la mujer que, sumisa, se había volteado para permitirle someterla a la furia de sus embates y de su pasión. No le escucharon, pero no quería que lo hicieran. Ahora se daba cuenta del tipo de hombre que era César y sabía que tenía que seguir como hasta ahora. A ese hombre no le importaba Clara. Sabía de su atracción hacia él y se había aprovechado para acostarse con ella y eludir sus sentimientos. ¿Cómo podían ser los hombres así? Alma los odiaba cuando se comportaban de esa forma y no se fiaba de ninguno de ellos. Sus padres la habían educado en el respeto hacia la pareja. El suyo era un matrimonio basado en el amor y ella quería lo mismo que ellos, aunque sabía que era muy difícil encontrar a una persona que pensara como ella o que tuviera

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro

Advertisement