Page 128

Capítulo 16 El refugio constaba de una pequeña y sencilla chimenea donde encendieron un fuego y de una cocina desvalijada de cosas. Se notaba que era un lugar deshabitado o de paso. Menos mal que había preparado algo de comer y todavía les quedaba algo. Alma se sentó frente a la calidez de la lumbre y Héctor ocupó el sitio que quedaba a su lado. — Me vas a contar cómo es que conoces tan bien esta sierra—él asintió preguntándose porqué le iba a contar su vida a una mujer que no conocía casi de nada. Pero Alma le inspiraba muchas cosas, y entre ellas sabía que era una persona que sabía escuchar y tal vez, tendría que desprenderse del recuerdo de una vez por todas. Su voz comenzó a relatarle los comienzos de un recién licenciado en la guardia civil. Primeros destinos, operaciones…ella le observaba sin perderse ni un detalle, hasta que le contó el fatídico atentado y la muerte de sus amigos. Cómo la persona en la que había confiado, la que había creído su pareja, le abandonó a la primera de cambio, y como al fin, se refugió en la montaña para olvidarlo todo. Alma era de lágrima fácil, no pudo evitar llorar, ya que recordó el malestar que sintió al conocer la noticia. Héctor la abrazó acercándola a su pecho. Ante la calidez de ese cuerpo, la joven dejó escapar más lágrimas de las necesarias y él la dejó hacer. Para calmarse lo mejor era expulsar todo y el llanto ayudaba mucho. Ninguno se dio cuenta de cuando sus bocas se habían encontrado. Alma le echó los brazos al cuello y se entregó de buena gana a las sensaciones que ese hombre le despertaba. Si pudiera pararía el tiempo, no quería estar en otro lugar que no fueran sus brazos. Entre ellos se sentía amada, respetada y muy protegida. Héctor sintió que su mente abandonaba su cuerpo y que no le hacía caso. La entrega de Alma había derribado todas las barreras que en su día había levantado a cualquier sentimiento. Ella las había destruido con su frescura, su espontaneidad y su sencillez. Le desarmaba por completo esa candidez y entrega.

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro