Page 116

*** —Eres odioso a veces. —Pero si es verdad. Eres un pésimo anfitrión y se te ve a leguas que bebes los vientos por ella. La mirada te delata, amigo — ¿sería posible? —No puedo delatarme donde no hay nada y… — Un cuerno no hay nada. No sé lo que piensa esa chica, pero le gustas. Es inteligente, fuerte, emprendedora, trabajadora… ¿Qué más quieres? ¿Qué buscas? — Héctor le miró confundido. —No sé lo que busco. Una compañera, una amiga, una amante con la que compartir todo esto; pero… —Siempre tienes un pero. ¿Cuál es esta vez? —Me da miedo de que ella no quiera…joder nos conocemos muy poco. —Dale una oportunidad, deja que entre en tu vida y que vea como es. Déjala que escoja y no lo hagas por ella, sino la joderás. Desde lejos vieron el abultado perfil de Gloria que les estaba llamando. — ¿Vas a dejar de decir tonterías delante de ella?—Prometo ser bueno. Pero que sepas que me gusta para ti, sois iguales. Piénsalo, ¿vale? Sin esperar respuesta fue al encuentro de la mujer de sus sueños, la mujer que tenía por compañera y a la cual no quería perder nunca. Cuando entraron, Alma les observó divertida. Parecían unos niños grandes y ese aspecto de él le encantaba; aunque también le agradaban de él otras cualidades. — ¡Qué bien me ha sentado la carrera!—Bueno, vamos a comer. Alma debe estar hambrienta con tanto paseo —ella asintió. —Gracias Oscar. Creo que vuestro hijo no se va a aburrir con vosotros. Era bueno descargar la tensión y el miedo de los últimos días con las risas. Después de los postres y los cafés, ya que Oscar dijo que una comida no era tal sin ellos, se fueron. Gloria se veía cansada. — Espero que te vaya muy bien el día del parto —no sabía si iba a volver a ver a esas magníficas personas y de pronto sintió un vacío muy grande. Parecía mentira que las hubiera conocido hace tan solo unas semanas y que ahora los considerara sus amigos. —Yo también, tengo una gran ayuda—le cogió la mano a Oscar y enlazó sus dedos con los de él. —En mí, no creo. No sé si sobreviviré—lo decía de broma y todos rieron.

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro