Page 104

— ¿Qué?–Héctor se quedó de piedra al oírla.—No iba a dejarla sola toda la noche, cuando te fuiste vine un rato a verla. No tenía fiebre. —Te lo agradezco mucho. —Recuerda que me quedé por eso –sus palabras le sentaron mal. Héctor salió al escuchar el todoterreno de Oscar. Sabía que Gloria vendría con él. Se lo contaban todo y no había dejado de decirle que iba detrás de unos furtivos muy peligrosos. — Es Oscar, ahora vengo —Alma se quedó con Brisa, estaba administrándole el medicamento. No sabía por qué le había hecho ese comentario a Héctor. Se sentía dolida, nunca antes había sentido los celos y resultaba doloroso aun cuando no eras correspondida y… ¿Correspondida en qué? ¿Es que acaso quería a Héctor para ella? — ¡Héctor, nos has dado un susto de muerte! No vuelvas a hacer las cosas solo — Oscar lo miraba medio enfadado. —El Sargento Robles te quiere ver mañana a primera hora—Héctor hizo una mueca, no pensaba dejar a Alma sola. —No creía que fueran tan peligrosos, además van muy bien equipados. Vamos, Alma está con los caballos. Ese Pedro la ha amenazado delante de sus padres. — Pobre chica, qué mal lo ha pasado —en cuanto entraron a las cuadras, Alma sintió que un peso aligeraba su corazón al descubrir que la mujer que les visitaba no era otra que Gloria, la mujer de Oscar. —Alma, qué alegría verte. Siento que sea en estas circunstancias – Alma abrazó a la cariñosa mujer. —Gloria, es un placer veros de nuevo. Enseguida estoy con vosotros, tengo que terminar de revisar a Brisa. Creo que ya ha salido del peligro –Héctor suspiró y se acercó. —Alma, voy dentro con Oscar. Cuando termines vienes. — Tranquilo, que me quedo con ella. Venga, iros–los dos hombres miraron a Gloria, pero ella se impuso y al final salieron a regañadientes. Cuando se cercioró de que se habían ido, se acercó a Alma—. ¿Cómo estás? Mira que esos dos son más brutos… —Me asustó mucho anoche, pero al final, la herida no fue grave. —Me alegra que te haya tenido a su lado —Alma enrojeció y le contó lo que sucedió el día anterior con los caballos y porqué estaba con él.

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro

Peligrosamente tuya raquel campos  

libro

Advertisement