Page 1

Febrero 2014 A単o 2 Ejemplar No. 7


Email: Poetassinfronteras@hotmail.com Blog: http://poetassinfronterass.blogspot.mx Portada : Imagen tomada de Internet, Autor Desconocido

Nota: todas las publicaciones son con pleno conocimiento del autor


MIRADA AL VACÍO José Iván Montoya País: México Tengo unos ojos cerrados, mirando un enorme vació Para no sentirme solo, te pienso solo a ti amor mío Tengo una mirada pesada, triste y pensativa Mirando a las estrellas y buscándote en ellas alma Mía. Me cargue una mirada al vacío desde el día que no te veo Muero por verte linda chaparra y por sentir tu piel de terciopelo Si llegas a preguntarte cuanto te quiero, pregúntaselo a mis ojos Y veras que tú eres el tesoro en ellos reflejado como lo más hermoso. Mientras tu pensamiento permanece, mi mirada siente marchitarse Pues necesito de tus ojos, de ti y de tu sentimiento que suele abrazarme Con una lagrima en el vacío y un viento abrazador Tú allá, yo aquí; y mi mirada al vacío que suele preguntar por ti


AL OLVIDO INVITO YO José Iván Montoya País: México Al olvido invito, lejos de tus besos y abrazos de tus caricias, y de tus brazos lejos, muy lejos de tu persona y ser al olvido invito yo donde el alcohol provoca lagunas mentales donde el amor se esconde y se seca entre los rosales Donde tu cuerpo pide caricias entre pesares


MI ESTRELLA FUGAZ José Iván Montoya Vázquez País: México

Se marchó incógnita y silenciosa Como la estrella de mis sueños Y desapareció sin pensar Entre el tesoro de mi cielo Ella sabe que la quiero Pero opto por ir volando Entre la lluvia de los astros Entre los sueños y sus actos Más no pude pensar Solo pedí un deseo A ella mi estrella fugaz A la estrella que vaga por el cielo Adorno mi espacio Y el de los mortales Con un fino brillo Con una fuerza mortal Con el deseo de los que la quisimos Hoy pido un deseo Cada vez que la miro Que no deje de volar Pues ese es su destino


SENTIDOS Julio Reyes Vargas / Jarvi Kings Quiero perder los sentidos, adentrarme en los espacios de las tempestades y el peligro, quiero quitarme las cadenas de los compromisos, de las reglas, de las opiniones y emprender la aventura de ser. Quiero volar con alas plateadas para llegar a tu destino y abrir las puertas del alba de tu amor, no puedo esperar, no me importa morir, te necesito para vivir. Con mi amor, no existirá el frio, ni llegarán inviernos a tu corazón, encendidas mantendré las llamas de tu pasión. Sembraré geranios en tus labios, colocaré pétalos de ternuras en tus mejillas, adornaré tu cuello con el collar ardiente de mi respirar, y, pondré bálsamos huracanados de caricias hechos con rocíos de flores y aceites con aromas embriagadores de vainilla y almendras. Quemaré las naves del ayer, del miedo, no me importa perder todo lo logrado, no me asusta zozobrar en el intento, seguir como estoy... Es morir, te necesito para vivir.....


DESPERTAR.... Julio Reyes Vargas/ Jarvi Kings Son míos los reproches, no existe otro culpable, ni es válida la excusa, soy mi carcelero, raptado he sido por mis miedos, esclavo de compromisos y de los tibios valores, ciego me he visto caer en el abismo de las indecisiones, mudo en los precipicios de los símbolos y del silencio. Mis raíces se expanden por el libro de la existencia, paso a paso, la savia de la historia atraviesa mi interior, se observan las galerías con oleos y esculturas que tienen los significados de la vida. Se están despertando los sentimientos guardados en las páginas de las esperanzas, los sueños escritos con letras de ilusiones y suspiros, abriré los portales de mis deseos, y, con fuerzas renovadas, libraré las batallas de la felicidad. Seguiré mis instintos, estoy decidido a cruzar el puente colgante de las vacilaciones, los peldaños que me sacarán del tedio y me llevarán a vivir la interesante aventura de la vida, mi corazón quiere llegar a tu mundo, vivir los tesoros del amor...


ATADA A TI... Marcia Sevilla País: Chile Mintiendo arme mi vida intentando ser dueña de tus besos ya nada podía hacer para que me amaras más. No encontré las palabras para detenerte junto a mi y deje escapar de entre mis manos lo que me animaba a respirar. Atada a ti estoy, como el primer día cuando leías mis ojos y estirabas tus brazos para envolverme entre caricias. No he vuelto a sentir la piel erizada ni la humedad que corría por mi espalda cuando tus labios ,hacían muecas en mi cuello. Nada puedo hacer sigo atada a ti ,y a tu recuerdo este estúpido corazón que no acepta a otro dueño se niega a dejarme sentir otros brazos, otros besos donde deslizare mis placeres y saciaré mis deseos. Débil cuerpo que se esconde entre las sabanas, imitando la pasión que rescaté cuando me hacías mujer


con la desnudez de tu cuerpo entrando en pasajes que hoy están desolados y secos. ¿AMAR?... Marcia Sevilla País: Chile Es acaso decir te amo? O tal vez escribir en un papel lo que vas sintiendo? decirlo quizás cuando estas a punto de conquistar y encuentras que es lo apropiado?. Amar es arrancar el alma nace de adentro de las entrañas es no mirar la hora mil veces pensando que no te ha llamado confiar tu cuerpo, al entregárselo es conocer su boca por dentro y por fuera. Es decir no, cuando no quieres y esperar juntos el momento . Amar inspiración de poetas letras de canciones que rimen donde no está la piel invitada. A veces esta palabra te estremece y otras te destruye, no dando tregua a defenderte. Digamos te amo cuando el cuerpo tiemble cuando la sonrisa se escapa y el corazón late apresurado


cuando sientes su aroma sin su presencia, y buscas sus brazos para estrecharlo. Ámame así si puedes y así seré feliz inmensamente pero si no lo sientes no endulces a mi corazón porque no está preparado. ETERNO AMOR... Marcia Sevilla País: Chile

Suspira el alma y agonizan los besos me dices que me amas en versos y yo aquí sin ti mirando a lo distante con los ojos mojados, sin intentos. Dices entre letras que deseas mi cuerpo casi inagotable son mis impulsos de correr a tus brazos, sin detenerme. La noche celosa anuncia el viento que lujurioso me trae tu imagen para soñarte una vez más. Dispuestas las sombras hablan de ti cerca de mi boca juegan mis dedos simulando lo que no se intranquila perfumo mis contornos como te gusta y cierro mis ojos pausadamente bebiendo los silencios para traerte aquí.


MI MARINERO ROSA CALDEVILLA ESPAÑA

Decían las malas lenguas mi marinero del alma que en cada puerto tenías un amor que te esperaba. Y tú me respondías que era la única amada. No escuches habladurías esas lenguas, son malas. Tardé en saber que mentías mis ojos tú cegabas tus palabras me envolvían y con ellas, me encandilabas. Aquella tarde te vi besando a otra dama de casualidad te oí decirle que la amabas. Este puerto se ha cerrado ya no creo en tus palabras he de buscar el olvido aunque me desgarre el alma.


REFLEJOS... José Rafael Rivero País: Venezuela

La vida tiende a subirte por tus acciones Mientras la cresta de la ola se va formando Todo a tu alrededor va mejorando Y disfrutas la vida entre canciones Surfea en medio de sensaciones Que te lleven entre olas y sus roces Que te entreguen momentos de goce En reflejos llenos de amor y pasiones Que se alegren los corazones De quienes aman con la verdad De ser parte de la realidad De amores sin condiciones Vive y agradece las motivaciones Que nuestro Dios nos ofrece Porque la alegría te pertenece Y su bendición nos brinda emociones Esas con las que subimos y bajamos de las olas, de los vaivenes que en el mar de nuestro vivir aceptamos y recorremos con la mejor de las intenciones...


UN PAISAJE... José Rafael Rivero País: Venezuela

Se expresan las nubes sinceras en el cielo, dando paso a una luna que se quiebra en ilusiones mientras la brisa retuerce pastizales y el cocuyo se aferra a los pistilos... Se liberan las esporas, se ciernen sentimientos y el agua corre río abajo, desgarrando la piel de la tierra y arrastrando los recuerdos de lluvias pasadas... Revolotean las garzas y se alborotan galerías abarrotadas de ese verde que pinta libertino el paisaje en mi mente, donde se pierden la razón y el suspiro por la realidad tangible que se va desvaneciendo con el paso de las estrellas... Se desvisten los colores y un nuevo amanecer recrea las opciones y se conjugan los verbos que deliran sin sentido en caminos despejados por el vaivén de las decisiones, que sujetan las raíces de los matorrales que ahora adornan los bordes perfectos del acantilado... Y esta naturaleza absurda define y desdibuja sueños convertidos en prosa, letras que pintan las siluetas de un verso que se hace largo hasta el poniente...


ARRIÉSGATE A SENTIR... José Rafael Rivero País: Venezuela

Y despierta tus sentidos Entre besos y caricias Entrégate con pericia Entre susurros y gemidos Sé cómplice entendido Del deseo por la noche Con humedad en derroche En los cuerpos extendidos En paisajes definidos Creados con audacia De un amor con gracia En un tiempo desinhibido Y que no quede en el olvido Este arranque de locura Cuando pierdes la cordura Por ese ser querido... Ese ser que captura tu atención, tu necesidad y tu amor...


SE GAVIOTA Alejandra del Valle Abraham País: Argentina La tristeza es un gusano Te corroe desde adentro Lentamente Come tus entrañas De a poquito Pausadamente Va creciendo Y tú empequeñeciendo Tu ser se apaga Se acaba Agonizas ¡Ay! Alejandra Vas haciéndote chiquita Vas midiendo tu fragilidad En lágrimas ¿Cuántas vidas faltan Para que seas feliz? ¿Desde qué ojos mirarás Ese día? ¿Cuándo amanecerá la noche? Alejandra: Despréndete Corre Ríe Vuela Se gaviota, Deja tus huellas En la memoria de la arena.-


MAGALI Y EL HOMBRE DE PELO GRIS. María Ethel Rodríguez País: Y allí va el… como cada mañana, gentil, elegante con su pelo gris. Levanta sus ojos hacia el balcón donde Magali está sentada leyendo su libro, saluda amablemente con una mirada que la hace temblar. Magali, aun con su corazón herido, no se atreve a soñar, solo responde a su saludo y se queda mirándolo. Se puede percibir en el aire como un aroma a jazmines que a ella le agrada… pero su pensamiento está muy lejos, al otro lado del mar; su pensamiento está, en su duende de ojos negros que un día la hiciera temblar. Tal vez… debería dejar que el aroma a jazmines entre en su corazón, que vientos de cambios le ayuden a olvidar. Siempre hay una nube gris y oscura que tapa el sol, no hay días felices para Magali, no se atreve a soñar con un día mejor. ******** Su infancia no fue feliz, su adolescencia tampoco lo fue; cuando llegó a ser adulta, su sufrimiento fue mayor. Días de soledad, como una gallina cobijando a sus polluelos bajo sus alas… y así transcurrió su vida hasta que un día, el duende del mar apareció, sintió que una luz de esperanza


llenaba su corazón, poesías, flores… hacía que día a día creciera su ilusión. Hasta que un día, como por arte de magia, el duende desapareció, su corazón se tornó triste y sin ilusión… ya no creía más en el amor. Se sintió pisoteada, burlada y sobretodo… humillada. Andrés, el hombre de pelo gris, que levantaba su mirada para saludarla en el balcón cada mañana, nunca llegará a saber cuánto hizo latir su corazón, pero Magali sabe que se irá, como el duende del mar y teme volver a sufrir, el hombre de pelo gris tiene ocupado su corazón. ****** Es agradable la mañana luego de una noche de tormenta, flota en el aire un aroma a espinillos, algarrobos y a tierra mojada; el lago está calmo, solo se oye el trinar de los pájaros… Magali está sentada en el balcón leyendo su libro, espera que pase Andrés, el hombre de pelo gris, que levante su mirada y la salude como lo hacía cada mañana. Elegante, perfumado, con su cara recién afeitada…pasará hoy?... levantará sus ojos hacia el balcón como cada día? ¿Es extraño, ella no sabe de qué color son sus ojos, es tan fugaz su mirada que nunca pudo mirarlos, serán verdes… o tal vez de color café? ¿Será esa mirada fugaz la que haga que Magali olvide los ojos de azabaches del duende del mar? ******


Se acerca la hora y su corazón comienza a latir con ansiedad, el hombre de pelo gris está por pasar, ya lo imagina, caminando erguido con su maletín, y piensa… levantará sus ojos hacia mí, dejando en el aire dejando en el aire el perfume a jazmín? Ese perfume que queda en sus sentidos hasta que el vuelve a pasar por allí. No sabe si en verdad el perfume existe pero su imaginación se lo hace sentir así. ****** Un día, una ráfaga de viento pasó por el lugar, la magia del perfume de jazmines ya no se puede sentir, pasó como un vendaval de hielo que arrolló todo lo que se pueda sentir. El frío hizo que Magali no quiera ya estar en el balcón, ese viento helado recorrió su cuerpo y la magia terminó. Ella seguirá leyendo su libro pero ya no sentada en el balcón y en su cabeza… solo habrá un recuerdo que aquel hombre de pelo gris le dejó. Magali y el hombre de pelo gris. Y allí va el… como cada mañana, gentil, elegante con su pelo gris. Levanta sus ojos hacia el balcón donde Magali está sentada leyendo su libro, saluda amablemente con una mirada que la hace temblar. Magali, aun con su corazón herido, no se atreve a soñar, solo responde a su saludo y se queda mirándolo.


Se puede percibir en el aire como un aroma a jazmines que a ella le agrada… pero su pensamiento está muy lejos, al otro lado del mar; su pensamiento está, en su duende de ojos negros que un día la hiciera temblar. Tal vez… debería dejar que el aroma a jazmines entre en su corazón, que vientos de cambios le ayuden a olvidar. Siempre hay una nube gris y oscura que tapa el sol, no hay días felices para Magali, no se atreve a soñar con un día mejor. ******** Su infancia no fue feliz, su adolescencia tampoco lo fue; cuando llegó a ser adulta, su sufrimiento fue mayor. Días de soledad, como una gallina cobijando a sus polluelos bajo sus alas… y así transcurrió su vida hasta que un día, el duende del mar apareció, sintió que una luz de esperanza llenaba su corazón, poesías, flores… hacía que día a día creciera su ilusión. Hasta que un día, como por arte de magia, el duende desapareció, su corazón se tornó triste y sin ilusión… ya no creía más en el amor. Se sintió pisoteada, burlada y sobretodo… humillada. Andrés, el hombre de pelo gris, que levantaba su mirada para saludarla en el balcón cada mañana, nunca llegará a saber cuánto hizo latir su corazón, pero Magali sabe que se irá, como el duende del mar y teme volver a sufrir, el hombre de pelo gris tiene ocupado su corazón. ******


Es agradable la mañana luego de una noche de tormenta, flota en el aire un aroma a espinillos, algarrobos y a tierra mojada; el lago está calmo, solo se oye el trinar de los pájaros… Magali está sentada en el balcón leyendo su libro, espera que pase Andrés, el hombre de pelo gris, que levante su mirada y la salude como lo hacía cada mañana. Elegante, perfumado, con su cara recién afeitada…pasará hoy?... levantará sus ojos hacia el balcón como cada día? Es extraño, ella no sabe de qué color son sus ojos, es tan fugaz su mirada que nunca pudo mirarlos, serán verdes… o tal vez de color café? Será esa mirada fugaz la que haga que Magali olvide los ojos de azabaches del duende del mar? ****** Se acerca la hora y su corazón comienza a latir con ansiedad, el hombre de pelo gris está por pasar, ya lo imagina, caminando erguido con su maletín, y piensa… levantará sus ojos hacia mí, dejando en el aire dejando en el aire el perfume a jazmín? Ese perfume que queda en sus sentidos hasta que el vuelve a pasar por allí. No sabe si en verdad el perfume existe pero su imaginación se lo hace sentir así. ****** Un día, una ráfaga de viento pasó por el lugar, la magia del perfume de jazmines ya no se puede sentir, pasó como un vendaval de hielo que arrolló todo lo que se pueda sentir. El


frío hizo que Magali no quiera ya estar en el balcón, ese viento helado recorrió su cuerpo y la magia terminó. Ella seguirá leyendo su libro pero ya no sentada en el balcón y en su cabeza… solo habrá un recuerdo que aquel hombre de pelo gris le dejó. NOSOTROS Hiram Flores Ovando País: México Cuando me llames "nosotros" Tu silencio se vuelva voz Mi oración llegue a Dios Que esto no paso. Sin ti, tira el cielo lágrimas en mi soledad Viendo mi ventana esperando ver si pasas Pero solamente hay viento a escasas Haciéndome notar la realidad. Poco se quedó de aquello ayer Mis lágrimas no entienden un porque Espero luz que ilumine una brisa Para ver otra vez aquella sonrisa Que devuelva el sentido mi existir Y enfrentar lo que es estar aquí. Nuevamente no puedo comprender Que ella mirando no logre ver Que siembra un vacío dentro de mi ser...


TRES FACES DE EVA. Nor Liz. País: México Taconeando las baldosas vestido negro apretado escote bien pronunciado, el maquillaje corriente no logra disfrazar la angustia y la soledad que han surcado su frente. ¡Prostituta!!Mujerzuela! Así la llama la gente, a la pobre de "Georgette" al salir por la mañana de aquel mísero lugar y no ven que va llorando, porque el dinero ganado aún no le es suficiente para a su madre operar...¡ Tendrá que volver mañana!.. II Quince años en explosión de rizos belleza y llanto, sale corriendo Violeta de aquella pensión discreta... "¡Ya todo terminó! ¡Fueron tan solo seis meses! Con Junior duré dos años viniendo a esta pensión! Creo que en el salón,


hay un chico que me mira, quizá mañana u otro día, pueda volver por aquí" Y vuelve a sonreír coqueta, la inocente de Violeta III Una dama encantadora, su maquillaje discreto, un agradable perfume y el pelo lanzado al viento, ¿Edad? Treinta, cincuenta, sesenta? Está joven y es hermosa lo demás, es poca cosa . Está hablando por su cel. con una de sus amigas: "Si, como te lo cuento, no... no fuimos al hotel, si un encanto, la noche en yate de lujo... Si en el presidencial... No hoy iré con el italiano en avión hasta Acapulco, el fin de semana... No sé... No se tendré que... "


UNA LUZ POR CADA MINUTO DE ESPERA JosĂŠ Morelos PaĂ­s: Colombia

Perdido entre las risas ocultas y las miradas evadidas tu nombre pronuncio muy dentro de mi pensamientos vecinos enfermos de tristeza invaden mi memoria trayendo tu presencia ahora te respiro entras sin permiso reemplazas mi aire soplas en mis ojos estas aquĂ­, lo se falta poco para que llegues para tocarte mientras te espero desnudo mi cuerpo y enciendo una luz -------para calmarme-------


TÚ RECUERDO VIVE ARDOROSAMENTE EN MÍ. Omar Efraín Martínez Meza. En la soledad de aquella habitación, me invente una nueva canción para resaltar ese amor, que crece con ardor hacia ti mujer adorada desde que te vi interesada en este predestinado hombre que tiene una pasión de hambre por derramarte besos en tus rojos labios, y caer en tus brazos con ardientes lazos, y desembocar en caricia, que nos llevan a glorias de interminable ternura sin monotonía ni censura.


MI COMPAÑERA DEL ALMA. Omar Efraín Martínez Meza. Este amor que lo encontré en el vecindario, nació con un ideario de no apagarse jamás, lo encendemos día a día, y el camino lo hacemos juntos a ratos de dolor untados, pero también nos constituimos en una cofradía para avanzar y crecer, y siempre dejar nacer, el amor permanentemente, como fuego ardiente, desembocando en algo para bien del os dos con un tinte de pasión, y ternura con intensa acción, y que nuestros logros no fastidien

a nadie sino quesea ejemplo, que nos lleve a un templo de oración y pasión, siempre con mucha devoción.


CUERPO DE MUJER. Omar Efraín Martínez Meza.

Como tienes lindo cu en un lugar doqui er me comeré tu po,

y dejando huella de,

un encuentro mu, te enseñaré a te jer.

“Solidaridades a mi vida”.


TU LLEGADA … Graciela Soto Uruguay

Ambiciono y sueño. Porqué con ella vendrá, el amor. Y escucharé, las campanadas, del sonido del palpitar, de mi corazón. Tu dulce voz embriagará, mis ansias locas, de contigo, estar. Mariposas volarán, en mis entrañas, nerviosas, temblorosas, de sentir, tu bondad. Despertarán los besos retenidos, Se humedecerán, tus labios, con los míos.


Se impregnarรก mi flor, con tu fragancia, el amor harรก, consumada su instancia. La Luna no despertarรก al Sol, a tu llegada, dormirรก el reloj, el tiempo serรก ,tiempo de amor.


EMBRUJO DE TU MIRADA Claudia Elizabeth Castillo Velasco País: México Cuando fijas tu mirada en mí Todo en mi interior se desmorona, Mi mente se vuelve febril Cada movimiento que haces me emociona Sofocas cada parte de mi alma Bajo el yugo de tus ojos he quedado, Pues presa de tu labriego soy ahora Tu energía y tú vehemencia me has dejado. Desfallezco cada que me observas Aunque efímeros sean los segundos, Porque en mi mente queda almacenada La imagen de tus bellos ojos taciturnos. Intensamente vibra todo mi ser De una manera muy especial me haces sentir Muy fácilmente ahora puedo ver, Que todo mi mundo emerges sucumbir. Por último lo más hermoso puedes hacer Ya que tu mirada me inspiras a escribir, Estos leves versos me obligan a entender Que mi lastimado corazón te puedo conferir.


EMBRUJO Greis Toriano Espindola Suspendido en un espacio, sin tiempos embriagados mis ojos en vahos de infiernos

ÂĄ me riĂł de las celdas de prejuicios terrenos!

Noche Luna velando secretos tu humedad de flora en labios de vientos

Mi boca tĂş boca, bebiendo los cielos


mis manos, tu piel en soles de Enero.

Se pierden caricias en vaiven de caderas ¡Afuera está el mundo, con su gente muerta! ...Una puerta chilla... la luz que penetra mis manos... mis manos vacías y en mis labios témpanos. Tu risa de ninfa la sed de tu cuerpo ¡ todo han sepultado blancos azulejos y allí frente a mi sádico y grotesco un chaleco danza en mundos de cuerdos!


NOCTURNO DE MAYO RAMON DE J. HDEZ. OLIVARES PAÍS: México Me gusta el color de tus labios para morderlos y hacerlos míos, beber de ellos el alma de tus sueños, para convertirlo en néctar de tus besos. Acariciarte con suavidad el rostro contemplarme en el reflejo de tus ojos, invitando a perderme en la inmensidad de su cielo. Quiero robarte los suspiros, añoro tu silueta. dormiré en tus brazos, ¡Ámame! ¡Tómame! siente el pulso que aceleras como río de emociones. Añoro un beso tuyo en mi frente, sé que llegara el día y cristalizaré mi sueño, tú conmigo yo contigo, mirar el firmamento en el peñasco de la playa nocturna llena de estrellas en el cielo, y decirte que te amo.


FANTASMA RAMON DE J. HDEZ. OLIVARES PAÍS: MÉXICO ¿Por qué tu silueta se dibuja en mis versos y en mis sueños? ¿Por qué la aurora, toca mis sienes y me despierta de dulces sueños? verte en los fantasmas del pasado y confines recónditos de mi piel. ¿Porque en la obscuridad de la noche bailamos y bailamos sin cansarnos? sé de tus besos y caricias tu aroma, sé que bebí mil pasiones viaje sobre tus deseos desenfrenados. ¡Oh! Fantasma del amor de primavera, ¿Porque al caer el otoño llegas en un viento que armoniza la estancia donde dormía? ¡No toques mi alma! ¡No toques mi piel! ¡No te mires en los ojos! de quien te ha amado. Deja que el tiempo haga lo suyo borrar la huella de tus besos, guardar libros de poemas viejos deja que la vida se llene de vida deja que la flor respire su aroma.


¡Fantasma! No toques mi alma marchita ya está , ¡Huye! ¡Huye! porque podría arrebatarte del viento, para quemarte en la hoguera, que por ti existe en mi corazón.

ABRAZO RAMON DE J. HDEZ OLIVARES PAÍS: MÉXICO Si por las noches frías pido calor ¡Abrázame! Si tiemblo por perder mi estrella ¡Abrázame! Si vez que durmiendo en sobresalto grito muy dentro de mí ¡Abrázame! Porque los demonios del sueño, me tocan y siento como queman mi alma, solo ¡Abrázame! es tan solo un instante.


HUELLAS MARIA LUZ OLIVARES ALDANA PAÍS: MÉXICO El camino está cansado de tanto los pies pisar, los zapatos se han roto de tanto el polvo rozar. La huellas que lo marcaron la lluvia las ha borrado, triste está el camino porque se ve solitario. El grillo en la hojarasca espera en vano una carreta y la flor de la pradera se abandona y languidece. El caminero que viene por el solitario terreno pisando negros guijarros con esos guaraches rotos ellos suenan alegres al chocar unos con otros. El camino está aburrido, triste y adormecido porque tarda el que camina la solitaria vereda y pide le hagan compañía.


AMOR AJENO Lourdes Lagardery País: Puerto Rico

Sentada bajo este árbol tan frondoso, fumando un cigarrillo a bocanadas, pienso que mi vida es como un pozo, que al secarse su agua, no sirve para nada..... meditando en las penas de mi vida, sin un llanto que asome por mis ojos, pienso en ti, en las horas bendecidas, en tus besos, en tus sádicos enojos... qué más puedo decir...eres ajeno, así te conocí y así te quise, y no es fácil apurar este veneno, el veneno de la culpa, como tú dices... que de quien fue la culpa, desconozco... no hay culpa en el amor, si en el pecado... y si es pecado amar, yo soy culpable, mas dios siempre perdona aquel que más ha amado...


LA DAMA DE ROJO (CUENTO) Alejandra del Valle Abraham País: Argentina La exigua luz de las lamparillas dicroicas alimentaba la vaporosa atmósfera del solitario café. Miraba a través de las paredes vidriadas la lluvia que caía persistente sobre la ciudad. Espiaba el reloj ansioso. Una vez más me había quedado esperando, de pronto un caminante se cruzó ante mis ojos y mi corazón latió fuerte, no, no era él. Una ráfaga de dolor empañó mi mirada. Iba por el tercer café y seguía en la misma página del libro que abrí cuando llegué. Suspiraba, me debatía entre broncas y deseos. Diez minutos más y me marcharía. Diez minutos más y tomaría ese autobús con destino incierto. Él nunca más volvería a verme. Esa era la última oportunidad y él la estaba desperdiciando. La conclusión era despiadada, mejor separados que juntos, nos haríamos menos daño. Siempre había pensado que cuando una puerta se cierra otras mil pueden abrirse. Sin embargo me aferraba a ese amor doloroso. Cerré el libro levantando la mirada y fue ahí cuando mis ojos se encontraron con tus ojos. Estabas en la mesa de enfrente. Quien sabe desde que rincón del tiempo


apareciste. Me mirabas. Te miré. Entre tus dedos se acababa un cigarrillo. El humo, en círculos se elevaba. Me guiñaste un ojo. Entonces bajé la mirada. Este estúpido pensará que me dejaron plantada y se está burlando de mi-me dije. Un poco dormido sobre el mostrador el mozo nos acompañaba en la tristeza de aquella noche. Solos los tres en ese vacío café. Sentí por un instante miedo. Tal vez eras un delincuente esperando a tu víctima, o en busca de una víctima, o un violador acechando a su presa, o quien sabe que clase de mafioso tratante de blancas. No debo mostrar temor- pensé levantando los ojos. Volviste a sonreírme. No sabía cómo reaccionar ni que actitud tomar. Descaradamente te pusiste de pie y viniste a mi mesa. Me levanté para marcharme. Me tomaste de un brazo y dijiste “Llueve”. De cerca tu sonrisa me pareció más encantadora, tus ojos castaños emanaban una luz que me sobrecogió. Empecé a temblar mientras sostenías mi mano. “ No tengas miedo-dijiste-no soy tratante de blancas, solo de morenas.” Y te reíste en una carcajada larga que despertó al mozo que dormitaba de pie. Me reí y logré así adentrarme en tu mirada melancólica y pícara. Venciste toda mi resistencia. “Te dejaron plantada- murmuraste- y a mí también.” Nos reímos juntos.


Como si fueras un amigo de la infancia me contaste tu vida y de la mujer que se burlaba de ti dándote migajas de amor que le sobraban. Que la lluvia no dejó llegara dónde estabas. O quién sabe si la lluvia no era solo un pretexto. Entonces me animé y te conté sobre la bronca y la impotencia que me embargaba en momento. Pusimos nuestra valija de sueños rotos sobre la mesa. Ninguno de los dos esperaba nada del otro. Pero desnudamos el alma bajo aquella noche de lluvia que por momentos parecía una catarata estrepitosa. Me preguntaste si quería escuchar música. “Claro que sí” fue mi única respuesta. Le hiciste una seña al mozo que inmediatamente interpretó encendiendo la radio. Haciendo alarde de tu cultura y de un romanticismo inventado comenzaste a recitar los más conocidos versos de Neruda. Yo te sonreía sorprendida como si nunca los hubiera escuchado. Te pusiste de pie y tomaste mi mano invitándome a bailar. Una tierna y sensual voz masculina cantaba sobre la belleza de una dama vestida de rojo. Me acercaste a ti. Tomándome de la cintura. El calor de tu cuerpo me envolvió. Una gran emoción violentó las fuerzas de mi naturaleza. Me sentí frágil, pequeña, necesitada de pasión y de amor. Ahogué un sollozo. Tus manos se aferraban a mi espalda.


Sentí deseos de abrazarte fuerte, pero eras un desconocido aun. Sentí deseos de darte un beso sorprendiéndome a mí misma de las nuevas sensaciones que traías a mi vida. Los minutos que duró aquella canción fueron eternos. Me embriagaba una sensación de infinitud y me sentía completa. Eras un tipo encantador, todo un galán. ¡Ah! Cómo me hubiera gustado que el cretino que esperaba llegara en aquel preciso instante y nos viera así. Te aferrabas a mí con necesidad. Tus manos cálidas estrujaban mi pelo. Al compás de la música fuiste acercándote lentamente y de pronto tu mirada se encontró con la mía y pude sentir tu aliento agitado. Tomaste mi mentón entre tus manos y un suave beso rozó mis labios. Me aparté apenas y te oí decir “no tengas miedo, no te haré nada, que tu no quieras”. Y sonó tu risa con ecos melancólicos. La siguiente canción la bailamos en silencio observando aquellas sombras del pasado que parecían alejarse en la distancia. Luego me acompañaste a casa. La lluvia había cesado. Nos detuvimos en la puerta. No me pediste entrar. Quería invitarte pero tenía miedo. No porque fueras a hacerme daño sino más bien un miedo absurdo a soltar el pasado y abrir la puerta al futuro. Desde aquel día pasaron dos años. Durante este tiempo me has hecho la mujer más feliz sobre la tierra. Tu amor ha llenado cada rincón de mi ser.


Pero hoy, he decidido marcharme. Marcharme para conservar la magia entre nosotros. He ultimado todos los detalles para que mañana mi ausencia no te traiga contratiempos. Me voy porque quiero que nunca dejes de amarme. Me voy para que no te olvides de mí. Quiero irme descalza, con el vestido blanco que a ti tanto te gustaba. Me llevaré de ti el gran amor que me brindaste, todas las lágrimas que compartimos, las sonrisas que echamos a volar y el deseo estremecedor que fue el motor desde esa noche de lluvia. Te dejaré lo mejor de mí, la fuerza de mi abrazo para que sepas que aunque no me veas estaré contigo. Solo te pido un último deseo. Cuando sea la hora de cubrir el cofre y dejar caer el último clavel rojo, en ese momento quiero que escuchemos juntos por última vez la primera canción, la de nuestro primer beso. Ese beso, en aquel café, una noche de lluvia. Ese beso que hizo que me sintiera la dama de rojo entre tus brazos.-


SOLA María de los Ángeles Machuca Ochoa País: México Estoy aquí, sola pensando y preguntándome ¿Por qué? ¿Por qué? siento como un puñal en el pecho que me desgarra el corazón, siento como corre la sangre por mi cuerpo... Quiero llorar y no puedo quiero gritar y no me sale la voz, se quiebra en un agudo dolor y angustia. Pienso en ti y en tu mundo, tu mirada que no es capaz de atravesar la mía y saber que siento. ¿Será que ya no me amas? ¿Por qué no sientes lo que siento? ¿Por qué no vez lo que yo veo? si antes nuestra mirada era una sola ¿En qué parte del camino te quedaste?


¿Por qué soltaste tu mano de la mía? ¿Por qué no seguimos juntos? Estoy perdida y no te encuentro, me siento sola y siento que no respiro, me ahogo en mis propias lágrimas. ¡Ayúdame! Escucha mi grito en silencio escucha mi voz... en tu corazón.


SIN INCÓGNITAS NI ESPECULACIONES Adolfo Calle País: Perú No puedes darte el lujo de perder el presente pensando en un futuro que no nos mira de frente ¿Para qué las incógnitas? si no hay nada de cierto en las mentiras infinitas que abundan en lo incierto El instante y la realidad es lo mejor para vivir, sin historias de falsedad que arruinen el porvenir Dale al mañana tiempo para que se haga presente, veras en su paso lento que todo es diferente lo importante afuera de toda especulación es que el hoy no espera y el futuro, es una ficción


RELACIONES HUMANAS Adolfo calle País: Perú

Fuimos una estrella brillando en el cielo, una rosa roja que se alzó en la tierra, hoy, un recuerdo que se esparce por el suelo de un ayer, al que ninguno ya se aferra nuestro pasado florido quedó hecho tiras, las promesas que viajaron por nuestros oídos con el tiempo, solo quedaron como mentiras, las que ahora nos ven como desconocidos viviendo un presente que no sabe de añorar y podríamos ser extraños en otra ciudad, mirarnos de lejos, fríamente y sin hablar, sin que aflore nuestra antigua felicidad… son así de extrañas las relaciones humanas, hoy somos nada, mientras ayer éramos todo… viviendo hasta el último tropel de campanas sin entender por qué el amor quedo en el lodo.


EL PECADO DE UN POETA Adolfo Calle País: Perú

El pecado de un poeta es sentir el universo, plasmarlo en un verso que destelle cual cometa Para él la vida es un segundo y por sentir como siente ve de forma diferente lo que le entrega el mundo Muchas veces admirado y al mismo tiempo incomprendido por quien aún no ha vivido todo lo que él ya ha pasado Su única meta es vivir todo cuanto pueda disfrutar y si en ello logra amar seguro feliz ha de morir…


Mi eterno Agradecimiento a los Poetas colaboradores de la revista Cada sentimiento que se describe… se vive en el corazón

RAMÓN DE JESUS HERNANDEZ OLIVARES DIRECTOR Y EDITOR

Poetas sin Fronteras Febrero 2014  

poetas independientes del mundo, editado en Veracruz,México

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you