Issuu on Google+

Pepe Mujica:

masa azul el deleite de un pueblo llamado Tequixquiac

Rebelde es su segundo nombre

Plagio

Poesía

Un acto que se vuelve costumbre

Para deleitarse un poco

Picacho Bosque mítico de Hueypoxtla No. 0 año 0 febrero 2017 $25.00MN

revistaraiz@casaraiz.mx


c a r ta e d i t o r i a l

T

odos pensamos en un futuro

cultural, social, turística y tantas más

exitoso, buscamos que cada

etiquetas. Solo queremos hacer lo que nos

uno de nuestros proyectos,

gusta y compartirlo, es muy simple pero a la

deje de serlo y se conviertan

vez contundente.

en realidades. Es cierto que el éxito es una

El contenido de esta publicación es tan

dosis de placer, una droga fulminante. A cada

variado como cualquier tarde de los 365 días

sueño le queremos destinar un final feliz y la

del año, sus secciones a la vez irán aumentando

frustración es tan amarga que no deja dormir.

hasta donde éstas quieran, la crónica, folklor,

Destinar la meta como el único fin de vida,

artículos, arte -en todas sus expresiones-,

es como correr una maratón sin contemplar el

cultura y todo lo que valga la pena reflejar

paisaje que es realmente lo importante. Raíz

estarán en estas páginas, al menos lo que

es el nombre de esta realidad, de esto que

consideramos verdaderamente importante.

llamamos nuestro intento por volver ahí; al

Bienvenidos a todos en general y mientras

origen del porqué los humanos somos solo una

duren las letras, trataremos de reflejar

fracción de segundo en la vida de la tierra, cada

nuestras ideas que al fin y al cabo son las

suspiro de un niño que nace es el mismo que

que trasciende. El tiempo de Raíz, será el

el de un hombre a punto de morir. Somos tan

mismo que dure nuestra pasión por la vida

solo el condimento de una tierra con humor

misma Es por eso que no buscamos el éxito

negro, voluble, siempre justa y cruel.

para nuestras ideas, no deseamos ese logro

Hoy presentamos este primer número de

que nos hace querer tenerlo a costa de todo.

la revista Raíz, un intento, porque eso es, un

No, lo que realmente queremos para nosotros

intento más por la preservación de lo que nos

todos, es la trascendencia de ideas, de vida

hace humanos, la identidad de serlo. Trabajo

y muerte, esta última, ineludible, para allá

constante,

contemplativo,

vamos todos pero mientras tanto… El sol se

reflexivo, narrativo, etc. No queremos ser

asoma en este 2017 y es tan bello como la vida

clasificados con una línea editorial: política,

misma. ¡Bienvenidos a todos!

periodístico,

Guillermo Sánchez Rodríguez. E d i t o r f e b re ro 2 0 1 7

1


raíz índice

contenido Más allá de las cachimbas: y de los “pericos”, las joditas y sus paisajes

PÁG. 04

masa azul el deleite de un pueblo llamado Tequixquiac

PÁG. 10

pepe mujica Rebelde es su segundo nombre

PÁG. 12

plagio Un acto que se vuelve costumbre

PÁG. 14 RAIZ, revista mensua , No. 00 Febrero 2017. Editor responsable: Guillermo Sánchez. Número de certificado de reserva (En trámite); Número de Certificado de Licitud de Título (En trámite); Número de Certificado de Licitud de Contenido (En trámite). Domicilio de la publicación: Av. México No. 01, C olonia Centro, Tequixquiac, E stado de México, C.P. 55650 Los textos firmados son responsabilidad de su autor.

2

fe br e r o 2 017


raíz índice

La masa azul de tequixquiac, tradición que perdura. (Pág 20)

picacho A 3000 metros de altura .

PÁG. 16

Picacho:

Bosque mítico de Hueypoxtla

DIRECTORIO: lic. mariel donis Directora administrativa lic. guillermo sánchez Director editorial

Apocalipsis ¿ahora? PÁG. 26

lic. sandino garcía Director de arte Jesús Falcón Guadarrama Gestor de Proyectos Ángel gordillo Rivas Camarografo Benetia Trejo corrección de estilo

viaje psicotrópico PÁG. 28

tania duarte kaleb ocampo sergio flores Luis manuel Franco colaboradores VENTAS ventas@casaraiz.mx facebook @RaizCulturaEnMovimiento www.casaraiz.mx

Poesía

Distribución apaxco, tequixquiac, zumpango, jaltenco, nextlalpan, huehuetoca, tecamac, hueypoxtla y teoloyucan.

PÁG. 30

contacto contacto@casaraiz.mx

Para deleitarse un poco

f e b re ro 2 0 1 7

3


como el viento

MÁS ALLÁ DE LAS CACHIMBAS

POR:

GU ILLERMO SÁN C H E Z

Viajar por las autopistas y carreteras del país que INCITAN A AVENTURARSE también a través de la reflexión iajar dicen muchos es uno de los placeres más grandes y es cierto, pero para quienes recorren más de 4,500 mil kilómetros porque esa es su labor. Para ellos ¿qué significado tiene la palabra viajar? Me refiero sin duda a los traileros. La mejor forma de saberlo es acompañar a uno del clan, y qué mejor si es un amigo entrañable como Juan Alejandro, mejor conocido como “Pozo”, “Jano”, “John Alexander”, pero entre nosotros la verdad es que nos decimos “mi chavo”, todo el tiempo. Los detalles de cómo se lograron realizar estos viajes de un profundo aprendizaje, son otra historia que dejaremos para otra ocasión. “Pozo” me pidió esperarle en un punto preciso de la autopista, me dio varios avisos para saber su proximidad,

4

fe br e r o 2 017

pues no tiene permitido pararse en ningún punto del camino a menos que sea por fallas en el tráiler. En el tiempo que esperé en el acotamiento de este camino interminable de asfalto, percibí la velo4,500 KILÓMETROS cidad de las máquinas RECORRIDOS DESDE en las que nos transporTUXTEPEC A ZACATECAS tamos día a día, es una especie de metáfora de la condición humana, todos siempre tan aprisa, sin mirarnos siquiera, sabiendo que podemos morir en cualquier momento, así como aquí en la jungla de asfalto. De pronto, veo frenando y orillándose ese ostentoso Kenworth 2009, negro, elegante y dos remolques gigantes que de extremo a extremo mide 5 metros y de altura otros tres. Subir representa todo un reto para quienes estamos acostumbrados al uso de autos compactos. Veo a mi amigo detrás del volante después de varios meses de estar incomunicados -por razones maritales y a ese tema tan importante que es el amor- el trato sigue siendo el mismo, seguimos siendo tan “mi chavo” como siempre. Un


como el viento

tanto nervioso coloco mis pertenencias, él observa que llevo bastante equipaje, entre cámara, mochila y maleta; me mira divertido por llevar una maleta bastante grande para un recorrido tan breve para él, (pensé haríamos varios días para llegar a nuestro destino aún no revelado, por razones obvias, merece un apartado propio) una vez instalado no pude sentirme del todo cómodo en el espacio tan reducido que es la cabina y camarote. Desde ahí comenzó mi reconocimiento a la labor de estos hombres del día y de la noche, tan humanos como todos, pero más solitarios, su casa y compañía durante muchas horas y viajes ha sido la máquina en la que se transportan, que parece obtener vida, de hecho lo hace al escuchar su motor frenar. Pozo se siente orgulloso y lo manifiesta sin falsa modestia y me lo hace saber durante todo el viaje.

LA DISYUNTIVA DE LA CRÓNICA Como meta primera teníamos que llegar a Tuxtepec y aquí es donde comenzó mi dilema, justo en este tema, pensé que sería necesario describir los paisajes y sus pueblos, la cultura de nuestros vecinos estados, realizar una crónica, pero apuesto más por la descripción del paisaje mental y emocional del trailero y su forma de vida. Más allá de las cachimbas es el título de este pseudoreportaje, porque es importante reconocernos en todos lados, si ustedes los lectores piensan que hablaré de lo maravilloso que es vivir hacinado a la cabina de un

tráiler o si creen que voy hacer una apología de maltratos hacía el gremio, permítame decirle que no será así. Estos serán meramente elementos decorativos de la historia. Las montañas, autopistas y carreteras que pasamos, son el camino, una pequeña brecha que nosotros los humanos utilizamos para movernos más rápido, los paisajes que se viven en él no se pueden describir del todo, pues se tiene que estar ahí para realmente saber de lo que se está hablando. El segundo viaje – ese que no les he mencionado- es el viaje al interior de la máquina que nos lleva a todos lados, con más de 60 toneladas a cuestas y dos vidas a bordo. Aunque cabe hacer un espacio para hablar de las vicisitudes a las que se enfrenta todos los días “jano” como moverse en este estrecho lugar, y para ello necesitas dos virtudes: moverte hábilmente y saber dónde están tus cosas, en este oficio se tiene que trabajar rápido y si uno va como copiloto, -mejor conocido como “cacharpo” en el argot del trailero- se debe mover más rápif e b re ro 2 0 1 7

5


como el viento

Hay que ir más allá de las cachimbas para entender que este hombre ha tenido el suficiente tiempo solo y en medio de montañas o en los llanos gigantescos, en el desierto, o en el trópico, para pensar y analizar con serenidad lo que realmente quiere.

do pues quien conduce debe ir atento a todo lo que pasa y el otro atento a lo que necesite el conductor. Me dice “Pozo” y con toda la razón, que desde aquí arriba se ven todos los errores que cometen los automovilistas. Los autos compactos rebasamos por la derecha, nos cerramos, excedemos los límites de velocidad, culpamos de todo a los demás y nos transformamos en pequeñas bestias detrás del volante, mentamos madres y no soportamos ir lento, sino ¿para qué se tiene auto? El panorama puede ser muy bello si se va como espectador, pero para él tienen que ser breves los momentos para deleitarse, siempre deben llegar a la cita, evitando todo tipo de peligros. Esto se vuelve la ley de la selva. Tienen que evitar los peligros del narcotráfico y sus secuestros o te puede obligar a cumplir con “favores” que si nos lo haces eres salvajemente castigado. La policía federal y su apetito voraz; por si fuera poco, soportar las exigencias de un patrón que no sabe cómo perole exige llegar a tiempo; cito textualmente el dicho que acompaña a todos los que se dedican a esta labor: “más vale muerto que llegar tarde a la cita”. ¿Pero si la máquina falla, los frenos, la niebla, todos los tipos de lluvia, la oscuridad pasmosa o un borracho? Por lo regular los más peligrosos son los “automovilistas” es decir los mismos humanos. Haciendo un apartado especial a este tema, he quedado sorprendido de la cantidad de recursos que tienen los transportistas para no dormirse en el camino, estar atentos y alerta durante días. El café, cigarros y los famosos

6

fe br e r o 2 017

“pericos” (anfetaminas)-tan mal vistos por la sociedad que no conoce nada de este mundo del transporte de carga pesada son herramientas básicas para ellos, pues en un oficio en el que el tiempo es el factor más importante, gracias a la poca tolerancia de: patrones, corporativos y nosotros como sociedad que presionamos aún más con nuestro consumo desenfrenado. La labor para “Jano” que transporta cerveza de una de las empresas más grandes en el ramo a nivel mundial, es más ardua. México ocupa el nada despreciable sexto lugar a nivel mundial en el consumo de cerveza, por lo que ya pueden imaginar el desgaste de miles de trabajadores como “Pozo”, que no tienen de otra más que doparse para soportar jornadas de trabajo de mínimo 48 horas sin parar más que para comer un poco y pasar a las mencionadas “cachimbas” que tan satanizadas están. En estos refugios para la soledad, también se come y descansa, se toma café con su respectiva dosis de anfetaminas y sin pelos en la lengua; muchas veces se encuentra compañía y algunas caricias, pero no es en todos los casos, no tiene porqué serlo si se tiene lo que se quiere en la vida.


como el viento

CUATRO DÍAS SIN DESCANSO PARA LLEGAR DE UN DESTINO A OTRO A UNA VELOCIDAD MÁXIMA DE 85 KILÓMETROS POR HORA

AHORA SÍ. EL VERDADERO VIAJE Más allá de las cachimbas, está la filosofía de vida y conocimiento de un hombre de los caminos, la paciencia y tolerancia son parte imprescindible para poder vivir en este mundo nómada. El verdadero viaje comienza en el interior del trailer en el que hablamos de infinitos temas: desde los religiosos hasta la evolución del hombre y la adaptación que debe tener para sobrevivir en una tierra cada vez más habitada, con más cemento y edificios. Aprender a dominar los demonios

que nos atormentan siempre, los que hacen del ser humano desconfiado y cruel. “Jano” no tiene mucho tiempo para ser desconfiado, me refiero obviamente a su relación de pareja, no puede darse el lujo de la inseguridad, no podría hacer bien su trabajo y tampoco podría ser feliz. Aunque se les tiene en el peor de los conceptos como hombres, pues se les considera machistas, infieles y drogadictos, en todos lados debe haber excepciones y creo sin temor a decir que “Jano” es una de ellas. Hay que ir más allá de las cachimbas para entender que este hombre ha tenido el suficiente tiempo solo y en medio de montañas o en los llanos gigantescos, en el desierto, o en el trópico, para pensar y analizar con serenidad lo que realmente quiere. Es esperanzador saber que en todos los sectores de la sociedad hay personas que pueden darte lecciones de vida tan importantes como esta. Me gustaría pensar que esta sabiduría la ha recibido de la naturaleza que le acompaña todos los días en complicidad del silencio que te incita a reflexionar sobre tu vida. El verdadero viaje para mí, consistió en saber que en el mundo siempre hay alguien que trabaja más que tú y no se queja, por el contrario lo disfruta; él tal vez está consciente del tiempo que va a poder desempeñar esta función y por eso paladea y goza cada viaje que realiza. Tal vez su concepto de viajar, va más allá del desplazamiento de un tráiler y muchas toneladas de peso a su cargo, o de lo bello que es su entorno, quizá su concepto de viajar sea el mismo que tiene de la vida y sabe que hay que gozarlos de igual manera.

LOS DESTINOS A Tuxtepec llegamos en un día completo y regresamos al otro, cabe mencionar la fatiga que sentí por no dormir un solo día y el clima del trópico que es de un calor extenuante y húmedo, tan es así que tuve que dormir f e b re ro 2 0 1 7

7


como el viento

más de 12 horas para poder recuperarme. Dos semanas pasaron para que nuevamente tomara carretera a bordo del “negro” como apoda a su tráiler, el destino ahora es Zacatecas, es un viaje corto, tiene que descargar ese mismo día a las 11 de la noche y ya va retrasado. Un poco, pero sólo un poco menos torpe, me muevo por la cabina. La plática es amena como siempre, muchas carcajadas y el humor sarcástico se hace presente, yo no escapó a muchas bromas que cualquier otra persona no tomaría de la misma manera, pero no hay bronca, somos amigos. Me comparte su música y no me desagrada, en su repertorio hay de todo, pero en esta ocasión me toca una selecta lista de canciones de hip hop, me obligó a poner atención a la letra de cada composición. Entre discos y spotify mostró gusto en dos tipos de hip hop: uno muy violento que refleja a la sociedad en descontento y el otro más cercano al pensamiento de la generación nacida en los 80´s. Un poco más tranquila y tal vez menos revolucionada. No por ello quiere decir que uno sea mejor que el otro, los dos lo son. Todo este conocimiento me lleva a pensar que más allá de las cachimbas y sus cachimberas, de los “pericos” y las chingas que representa vivir detrás del volante, existen

8

fe br e r o 2 017

personas capaces de ser felices y se les nota. Más allá de las cachimbas es: la búsqueda constante del equilibrio entre nuestro lado bueno AUTOPISTA 57 y malo para lograr más O CARRETERA momentos de felicidad PANAMERICANA 25,800 que tanta falta le hacen KILÓMETROS ES SU a este mundo, a este LONGITUD pueblo. Tantas muertes y tragedias han pasado estos últimos meses, tantas visitas al panteón no son un buen augurio, sin embargo seguimos posando nuestros ojos de manera despectiva a este tipo de oficios, y a mucho otros que exigen el máximo de tus capacidades para hacerlo bien y rendir mucho tiempo, juzgamos y etiquetamos sin miramientos, sin conocer a las personas, no tomamos unos minutos para conocernos. Más allá de las cachimbas y de este largo viaje está este otro viaje, el de la esperanza en nosotros mismos para escapar de la estigmatización y rencor humano, tiempos difíciles he visto desde hace un tiempo, pero el que se aproxima no es nada prometedor, veo morir muchos jóvenes sin razón alguna, tememos que esto se convierta en una pandemia como en la segunda guerra mundial. Por estas razones decidí que el reportaje se encaminara a la crónica de un viaje interior, de esos que se tienen en los destinos que están a muchos kilómetros de distancia. Muchas veces en la vida debemos disfrutar de este poder que nos dio el razonamiento: la capacidad de movernos. No solo con el cuerpo o por medio de otros artefactos, sino al poder inigualable para, cambiar nuestro pensamiento, constantemente, así como el Kenworth negro, que se aleja nuevamente entre este hilo de concreto.


raíz y su gente

POR:

GUILLERMO SÁNCH E Z

MEDIO SIGLO DE

MAÍZ AZUL Una vida alimentando a los habitantes de Tequixquiac, la masa azul es su distintivo us manos se mueven acompasadamente, una especie de sonrisa se esboza en su rostro al ver pasar a tanta gente, desde hace tantos años, 50 para ser exactos. Es dueña y testigo en infinidad de historias en la calle Juárez en Tequixquiac Edo. De México. El ritmo es cadencioso, la impresionante resistencia o adaptación a una pequeña silla en la que el calor del carbón le pega de frente, pero no se queja, mantiene su gesto. La gente se arremolina en las mismas mesas de hace mucho tiempo, poco espacio para los platos de los comensales, se aglutinan un sinfín de platillos que no permite demasiado espacio para colocar los platos de plástico -son los mismos desde hace años- por supuesto sus clientes por tradición harán la pregunta obligada: ¿de qué tiene? Y terminarán pidiendo lo mismo que cada jueves o domingo de la semana pasada, y así durante años; nos enchilamos con una quesadilla de huitlacoche con su debida salsa de árbol, bueno, la realidad es que a todo le pone la misma salsa o terminamos pidiéndole que nos liquide con esa extrema pócima secreta, que nos cala en la boca, con un sabor único, en sus casas supongo las hoyas de barro, cocinando el huitlacoche, la flor de calabaza, el requesón, picadillo, quelites, champiñones. Toda su cocina se debe impregnar del olor

10

fe br e r o 2 017

a ajo, parte imprescindible de su comida. Este es un deleite que vale la pena tomarse como rutina semanal. Llegar al punto exacto en la cocción de la masa, requiere su tiempo y muchos de nosotros estamos dispuestos y gustosos a que nos vean “garnacheando”, ¡ah! pero no es cualquier “garnacha”, son de las señoras de San Juan Ziltlaltepec, barrio de Zumpango. Ningún oriundo del pueblo ve mal comer en el mercado y menos si lo haces con doña María de la de la Luz Castillo Calzada, que aunque de pocas palabras nos contesta cortésmente a nuestros cuestionamientos, por vanidad tal vez, pruebo su memoria preguntando si me recuerda,


raíz y su gente

SAN JUAN ZITLALTEPEC ES UNA POBLACIÓN DEL MUNICIPIO DE ZUMPANGO QUE SE UBICA AL NORTE DEL MISMO.

A punto de retirarnos, me comenta María de la Luz que el negocio lo empezó su suegra, al casarse con su hijo era casi obligada trabajar segura responde: “claro que con la madre de su marido, hasta que ésta fasí”. No deja lugar a dudas milleció y tuvo que asumir rándome directo a los ojos. Muchos de nosotros la importante labor culiPuede atender ella y su estamos dispuestos y naria. Así ha funcionado nuera Natalia Navarrete Montiel a más de diez clientes, durante generaciones; gustosos a que nos vean por lo que responden rápido Natalia Navarrete con “garnacheando” pero con mucho gusto, pues el 35 años ayudando ya a cliente, es e cliente. Orgullosa Doña María de la Luz doña Natalia de ojos muy ospreserva un uso y costumbre del pueblo: juecuros, con un rostro amable, ves y domingo durante menciona que su negocio es más de 50 años alimentando a un pueblo generacional y afirma que conoce a gran acostumbrado a comer bien, a comer maíz parte del pueblo, sin falsa modestia declara o “máiz”, (como dicen los que saben) azul, que el Presidente Municipal de este mandato, va a comer con ellas. muy azul. f e b re ro 2 0 1 7

11


desde adentro

MUJICA REBELDÍA ES SU SEGUNDO NOMBRE POR:

JESU S FALCÓN

Entrevista al expresidente uruguayo en la biblioteca Vasconcelos con motivo del reciente lanzamiento del libro “Una oveja negra al poder” basado en la historia política y personal de José Mujica

C

onstruida en el sexenio del expresidente Vicente Fox La biblioteca Vasconcelos edificada de cristal, alberga más de 600,000 títulos para consulta pública. Hoy existe una sección que con varios ejemplares del libro recientemente publicado “Una oveja negra al poder” de los escritores Ernesto Tulbovitz y Andrés Danza que habla de manera muy objetiva de un hombre que no pasó de largo en la historia latinoamericana. “Pepe” (así le gusta que le llamen) entró a la sala de prensa improvisada en el jardín botánico de la biblioteca. Escuchar y aprender sobre la perspectiva humana que tiene este hombre de 81 años llenó la expectativa de la prensa. José Mujica expresidente de Uruguay, un hombre que cambió la historia de

12

fe br e r o 2 017

Estamos en la era de tirar y comprar. El consumismo excesivo es por mucho la principal razón que está llevando en picada a toda la humanidad

josé mujica

la sociedad latinoamericana y tocó el pensamiento del resto del mundo, él, el primero en opinar y contestar algunas preguntas para la no lejana llegada de la revista Raíz, cultura en movimiento. Mujica llegó al poder como continuador de un gobierno de izquierda que asumió las riendas del país en el año 2005. A diferencia de muchos otros políticos Mujica marcó un antes y un después en la historia de su nación y del mundo entero, al cambiar los protocolos diplomáticos y mantener una vida completamente desarraigada de cualquier lujo, manteniéndose como dice: “Viviendo como vive el pueblo” (El 62% de la población de Uruguay es clase media baja).


desde adentro

FUÉ MIEMBRO DEL MOVIEMIENTO DE LIBERACIÓN NACIONAL TUPAMAROS “La austeridad no es austeridad, en el caso nuestro es lucha por la libertad”. “En el fondo no hay derrota solo sufren la derrota aquellos que dejan de luchar”. José Mujica respondió enfático a Raíz cultura en movimiento que se debe buscar, rescatar y preservar la cultura, la tradición y la raíz indígena de un país como México. “Creo que los latinoamericanos tenemos vicisitudes históricas, nacimos en la independencia cuando se organizaba un mundo desarrollado, relativamente desarrollado en su época y casi no tuvo relaciones con su vecino, hemos vivido vendiéndole al mundo sin vendernos hacia nosotros mismos, componemos en el fondo una nación descoyuntada, una nación común hecha pedazos que pudo construir muchos países pero no ha construido una nación; estamos condenados mientras nos mantengamos atomizados en un montón de repúblicas que no les da el paño para enfrentar los desafíos del mundo contemporáneo, si llegamos a ser capaces de cumplir en parte con el sueño de los viejos libertadores, de componer una federación, tener una voz en común, de gestar una economía complementaria en común; dejaremos de ser dependientes, pero ese depende de la política y de la alta política y de la capacidad de lucha, ni está laudado a favor ni esta laudado como un éxito seguro.” “Decía Huidobro entrañable amigo “ningún cordero se salvó balando” ¿Que creemos los latinoame-

ricanos, que vamos a tener la estatura de país desarrollado porque nos van a regalar la papa?, sentarte que hay croEn el fondo quetas. O nos avivamos y la conseguino hay derrota mos nosotros construyendo mercado, solo sufren la empalmado nuestras universidades, derrota aquellos teniendo una investigación en común, que dejan de defendiendo que no nos roben los pocos investigadores que tenemos, geneluchar rando una cultura, cantando el himno nacional pero de vez en cuando cantando el himno latinoamericano, tejosé mujica niendo ciertas cosas de nosotros generando en nuestros hijos una cultura de acercamiento a eso. Hay toda una lucha por delante, le compete a las generaciones que vienen a entender estas cosas para ganar peso en el mundo que viene; hay que tener estatura masa crítica y humildad.” “Debemos aprender a vivir con lo necesario y dejar el consumismo obsesivo de comprar tirar, comprar tirar; es el principal factor que está destruyendo al planeta y la causa principal que deberían seguir para lograr sus objetivos. Ya sabíamos del afecto, pero nos gusta más sentirlo en la presencia física de todos ustedes; sentirlo cara a cara y también corresponderlo cara a cara. Esto es así para el afecto entre los países. Los hombres no somos solo ideas, somos sentimientos. Quererse de cerca debería estar reconocido en las academias de diplomacia.” Después de escuchar la extendida pero certera respuesta del exmandatario, nos queda clara la nitidez y la sabiduría de un hombre que luchó por cambiar a una nación y lo logró, un sueño que para muchos es banal y para otros tantos llamados américa latina, es el inicio de un cambio que si bien se lleva a cabo hará de la sociedad latina una punta de lanza a nivel mundial. f e b re ro 2 0 1 7

13


desde adentro

POR:

GUILLERMO SÁNCH E Z

PLAGIO Y ERECCIÓN

MUNICIPAL EN UN

SOLO ACTO En el acto protocolario por el 93 aniversario de la Erección de Tequixquiac, se presume de un plagio parte del “cronista” institucional del Municipio ste 29 de noviembre se celebró el 93 aniversario de la Erección del Municipio de Tequixquiac, yo francamente no recordaba tan importante día. No lo sé, tal vez por apatía. Caminaba totalmente neófito del evento que había preparado nuestro H. Ayuntamiento. Al llegar a tan protocolario evento, veo un foro municipal lleno. En primera fila, todos los Ediles del gobierno que encabeza el Profesor Raúl Vázquez Valencia –claro estáacompañados por Diputados y homólogos de otros Municipios vecinos. En el pódium el flamante cronista de Santiago Tequixquiac leyendo algún texto que francamente no escuché pues venía deleitándome una muy buena canción de Big Mama Thornton: Everythin gonna be alright, de golpe siento una mirada que me hace girar la cabeza hacía mi costado, veo el rostro molesto de mi primo Manuel Rodríguez y Gerardo García dos de las personas más versadas en el conocimiento histórico, cultural y científico del Municipio; se muestran in-

14

fe br e r o 2 017

TEQUIXQUIAC ES UNO DE LOS 7 MUNICIPIOS QUE INTEGRAN LA REGIÓN ZUMPANGO, SIENDO UN LUGAR DE TRANSICIÓN ENTRE EL VALLE DE MÉXICO Y EL VALLE DEL MEZQUITAL quietos, sé la razón y ellos me la confirman. Quito los audífonos de mis oídos y las primeras palabras de Manuel son: “un plagio completo”, (si nos remitimos a la palabra y su significado, aunado a las consecuencias legales si la acción llega a ser comprobada, la Ley Federal de Derechos de Autor es muy precisa y se supondría tener un castigo) con profundo pesar me mira, trato de confortarlo, cómo hacerlo ante tal agravio, pero asumamos la realidad, en México no pasa nada y ahora que tan de moda se puso esta palabra que parece no tener ningún peso, ya no digamos legal, sino moral, porque la acción como tal es mala moralmente


desde adentro

hablando, pero si el Presidente de la República lo hizo, un Cronista municipal no tendrá problema. A todo esto Manuel y Gerardo escuchaban con el ceño fruncido, grabamos el texto que leía nuestro Cronista y no dábamos crédito, el trabajo de muchos años de investigación y registro totalmente plagiado, es demasiada la molestia, no se hizo cita de alguna, e incluso de otras personalidades del pueblo que también aportaron su conocimiento argumentado. Por si fuera poco Gerardo García es el artista de una de nuestras obras escultóricas más importantes de Tequixquiac, Cuauhtémoc Tlatuani, tallado en Cedro y en este acto que se supone rinde homenaje a nuestra identidad, es desplazado, cubierto con la lona que cubre del intenso sol a nuestros Ediles y aliados, porque del pueblo veo muy poco, niños de secundaria obligados a ir por sus profesores, cuerpo administrativo del H. Ayuntamiento y una que otra persona que asiste por su voluntad, pocos realmente, cuando el último censo realizado arrojó una población de más de 31 mil habitantes, estas son señales claras del poco interés que se tiene en los actos realizados por un gobierno con nula credibilidad sin remitirse solo al Municipio de Tequixquiac, es un

descontento e indiferencia general de la sociedad que ya no le cree a nadie que se diga ser político. El acto prosigue y el público asistente se mantiene somnoliento, incluso uno que otro Edil comienza a bostezar y mirar de reojo la hora. A pesar del mal sabor de boca que tienen Gerardo y Manuel, se puede rescatar el hecho de saber que existen, y que al menos el intento se hace día con día y que el amor confeso de ambos por Tequixquiac quedará plasmado con su obra, la cual está debidamente registrada, no solo en la Ley Federal de Derechos de Autor, sino en la consciencia de quienes la conocen. Por lo demás, toda la parafernalia no es diferente a todos los actos protocolarios gubernamentales del País. Lo único que llama poderosamente mi atención, es la cantidad de elementos de seguridad, incluidos, guardaespaldas en cada fila. Con mirada retadora y amenazante, protegen a quienes se sienten amenazados, inseguros en un acto de celebración. Las causas todos las sabemos, tal vez tengan miedo a ser asesinados por un ciudadano harto de promesas, o tal vez miedo a que alguien levante la voz en tan bonito festejo, o tal vez miedo a ser víctima de sus propias palabras. No lo sé, ¿usted qué cree? f e b re ro 2 0 1 7

15


raíz central

POR:

GUILLERMO SÁNCH E Z JESÚ S FALCON

PICACHO

A TRES MIL METROS DE NUESTRA RAÍZ Un bosque de encino escondido entre una de las hendiduras de la montaña del Picacho. A tres mil metros de altura, en el punto más alto de Teotlalpan se respira misterio, misticismo y tranquilidad Historias congruentes legar al punto más alto de la región que comprende Hueypoxtla, Tlapanaloya, Apaxco y Tequixquiac, ha sido cansado pero también revitalizador; ese punto al que nos referimos es el cerro del Picacho: ubicado en el municipio de Hueypoxtla, en el pueblo de Santa María Ajoloapan. Llegar a él es toda una aventura. Raíz tuvo que hacer el recorrido tres veces para lograr captar la magnificencia de este sitio poco conocido para quienes viven en la zona urbanizada de la región de Hueypoxtla en el Estado de México. Subir al picacho no representó en primera instancia, un posible tema para contenido de la publicación, cuando Jesús Falcón nos invitó

16

fe br e r o 2 017

a realizar un recorrido por la zona y hacer un poco de senderismo, aceptamos La reina, solo por diversión y para que con las mover un poco las piernas; manos al aire no esperábamos el hallazpareciera que go y el impresionante consuplica piedad, traste en la biodiversidad congelada en la que se tiene en este lugar y eternidad y el que merece contarlo. Por un lado tenemos silencio de la montes que se encuentran tierra en su laderas, con un ecosistema más bien semidesértico, utilizados y explotados para la extracción de minerales como la piedra caliza, este es un foco de alarma para el equilibrio ecológico de la región, pues la sobre explotación ha ocasionado que gran parte de su flora y fauna haya desaparecido, nos referimos a especies como: la zorra, coyote, víbora de cascabel, viborón, armadillo, etc. y a una


raíz central

infinidad de cactáceas, plantas silvestres que se han visto disminuidas por un negocio de unos cuantos. Lo sorprendente es que entre estos cerros y el Picacho, existen algunas hendiduras que propician pequeñas extensiones de bosques de encino, húmedo y frio, con habitantes diferentes como lo son: los grillos, chicharra, gato montés y la misma víbora de cascabel, vacas que son llevadas por sus dueños para que se alimenten de este rico territorio. El contraste es impresionante, es el equilibrio y convivencia de dos ecosistemas diferentes. La devastación por fortuna no ha llegado a nuestro Picacho, se conserva estoico, pero no se sabe hasta cuándo. No todo es malo, muchas personas que habitan a sus faldas y comen de lo que él les proporciona han sido respetuosos, incluso a través de sus mitos y leyendas han fomentado temor por lo que supuestamente ahí se vive. Las historias van desde rituales satánicos, o tal vez prehispánicos, hasta un charro con los botones de su chaquetín hechos a base de oro, quien anda entre los árboles de encino, llevándose almas para vivir eternamente, este bosque como cualquier otro, tiene un tanto de tétrico, con estos habitantes tan interesantes y longevos, rumiantes que crujen y pareciera hablan con el viento; son extremadamente amenazantes de noche y saben historias que ningún humano sabe, testigos de batallas en extremo sangrientas, tienen ante sus pies los cuerpos de cientos de almas. Platicando con un recolector de tierra, de esos de antes que andan con su burro cargado de costales ofreciendo tierra para las plantas en pueblos que están a muchos kilómetros de distancia, al preguntarle su nombre, prefiere reservarse pues no le interesa que se sepa quién es, solo platica, sin teléfonos, grabadoras o cámara. Nos cuenta que existe un túnel que atraviesa de lado a lado el cerro y dos más al nuestro, hecho por otomíes en la época de la colonización usando esta maravilla de la ingeniería mexicana, en la estrategia bélica contra los españoles.

18

fe br e r o 2 017

EL MUNICIPIO DE HUEYPOXTLA TIENE UNA SUPERFICIE TOTAL DE 246.95 KM², SE ENCUENTRA A UNA ALTITUD MEDIA DE 2,276 M S. N. M.

El miedo nos acompaña En el segundo recorrido tenía grandes expectativas personales, muchos ciclos se habían cerrado en la familia de su servidor, aunado a experiencias de mi amiga y socia de Raíz, Mariel Donis, historia que no puedo contar, pero que tiene que ver con cuestiones del más allá, otros factores se fueron engranando, como algunas leyendas y mitos que me fueron contados durante los dos días que antecedieron al viaje por parte de familiares y amigos, al saber que iríamos para el Picacho. La gente no miente, sí se siente un cambio drástico cuando los humanos nos perdemos en un bosque. En nuestra segunda excursión, decidimos ir por el otro extremo. El guía no


raíz central

fue el mismo, mi entrañable amiga Teresa oriunda de Santa María Ajoloapan y conocedora de varios de los rincones de su pueblo, nos lleva por donde ella conoce, pero no pudo acompañarnos hasta la cruz de la cima del Picacho, sufrió un accidente de trabajo, con pena solo nos indicó la senda que debíamos seguir. Mis acompañantes también eran otros, en esta ocasión decidieron tener la aventura: Felipe Herrera, amigo e ilustrador de esta publicación, Antonio Rodríguez buen fotógrafo y buen cuate que aportó excelentes ideas para Raíz. La caminata desde un principio se sintió pesada, tuvimos que hacer varias paradas,

EL PICACHO TIENE APROXIMADAMENTE 3,000 METROS DE ARTURA Y ES UNO DE LOS CERROS MÁS ALTOS DE LA REGIÓN DE TEOTLALPA

pues el cansancio ya había hecho mella en nosotros, justo al pasar el cerrito blanco del que tanto me habló Tere, perdimos la brújula, no sabíamos bien hacia donde tendríamos que ir. Grandes peñas se veían a lo lejos, pero no una senda, aclarando un poco más el día, el camino ya no fue tan duro, aunque aún veíamos lejos la cima, nos encontramos a un joven que también se negó a dar su nombre, eso animó un poco nuestro viaje, nos contó que él hacía el mismo recorrido todos los días, se dedica a juntar piedra para los cimientos de las casas. Nos indicó por qué camino tomar y lo seguimos. No sé en qué momento, tomamos por otra ruta, y ahí comenzó el temor. Entramos al mundo en el que el humano no tiene el poder, la naturaleza es el amo; con sus tierras flojas, piedras afiladas y con bordes capaces de destrozar un cráneo, árboles enormes y atemorizantes, que parecen tener cuernos y caras. Las plantas con raíces muy profundas y grandes ramadanes provocan caídas, buenos golpes y por supuesto, muertes se han dado gracias a la madre tierra, no se culpe a ningún humano, solo a aquel que osó ir más allá de lo que le corresponde. De alguna manera logramos llegar a un punto en el que identificamos por donde ir y que la cima ya estaba cerca. El ánimo no era el mismo, no había tanto gusto por haber logrado subir a 3,000 metros de altura, sí estábamos contentos, pero no había sido nada fácil y yo también un tanto preocupado por no saber bien a bien, por donde bajar y encontrar los majestuosos árboles del Picacho. No fue así, no llegamos a ellos y tampoco logramos las imágenes que deseábamos, no fue un buen día a pesar de haber logrado subir a la cima, no tuvimos ninguna epifanía, lo mejor del día fue el desayuno que preparó Tere cuando por fin bajamos, la vida es caprichosa y más la naturaleza, no te da siempre lo que deseas. El miedo se hizo presente.

Los gigantes del Picacho La historia de estos dos seres, merece un espacio aparte. Estos personajes a los cuales menciono, pude verlos en la primera excursión con Jesús Falcón, el buen “chucho” y f e b re ro 2 0 1 7

19


raíz central

la que ahora es mi esposa Juana Sánchez. Las peripecias de la excursión se las dará Chucho más adelante, yo me enfocaré en la visita que tuvimos con los guardianes del bosque como les llama cariñosamente nuestro guía. La bajada por la senda ya conocida es más placentera y sin contratiempos, Chucho está ansioso por mostrarnos este sitio, de a poco los árboles se hacen más dispersos y alejados unos de otros, un potente golpe visual, un árbol gigante con su ramaje muerto, pero con un inmenso tronco que asoma lo que pareciera unos cuerno, rodeado por otros jóvenes encinos, se siente su presencia, se respira, nos acercamos y tocamos incluso me dio la gana hablarle, Juana se mantiene expectante a lo lejos, serena y contemplativa, la luz ya se asoma entre las hojas de los árboles, es un bello

EL PICACHO ESTA SITUADO EN LOS LÍMITES DEL NORTE DEL ESTADO MÉXICO EN EL MUNICIPIO DE HUYEPOXTLA Y EL ESTADO HIDALGO EN EL MUNICIPIO DE AJACUBA Y SAN AGUSTÍN TLAXIACA

día, nos despedimos de este magnífico ser y seguimos nuestro camino, no pasó mucho tiempo para que nuestra vista nuevamente se maravillara con otro de estos árboles, un poco más joven, unos 100 años como mínimo. Es igual de bello, más estético, con una figura que pareciera ser una hembra, curvilínea, con una ornamenta no tan exaltada como el del anterior que pareciera es el macho. Sentir a estos dos seres ha sido una catarsis personal, solo así puedo describir lo bien que se siente tener un momento de paz, en un lugar en el que puedes mimetizarte con lo que te rodea si así lo decides.

Historia en puntos suspensivos Darle un final a cada recorrido sería un error, al menos así lo siento, para los puristas del periodismo esto no es más que un texto subjetivo, pero qué no lo es. Capturar un poco de la magnificencia del Picacho tomó tres viajes, las imágenes de Ari Noé amigo y fotógrafo de Raíz y la crónica emotiva de Jesús Falcón enriquecerán más nuestra primera Raíz Central. Esperanzados en que todas las historias que se han contado de este cerro enorme, no perezcan junto con él, un desenlace de esta historia sería arrogante, continuemos conviviendo con él, el final lo darán todos los que no quieran tener un Picacho intacto, único, místico, tétrico y catártico…

20

fe br e r o 2 017


Crónica de un senderista Son las 4:30 am. Suena el despertador, tengo listo ya el bastón de rama natural que recolecté en mi ascenso al nevado de Toluca, cúspide de nuestro estado, mi mochila con un bien provisto lunch que va desde unas tortitas de jamón hasta la fruta, el agua y algunos dulces para la larga caminata. Aiken y Luca (mis guías mascotas) esperan listas y ansiosas afuera. Salimos de Tequixquiac rumbo a Santa María Ajoloapan por la carretera que conecta este último punto con el resto del estado. Cruzamos el arco norte, a esta hora los trabajadores ya esperan abordar el transporte que los lleva a la zona metropolitana, a sus diferentes e innumerables empleos. De camino a Tlapanaloya, el contraste entre la oscuridad, entre uno y y otro auto moviéndose en ambos sentidos, es lo único que contemplamos del trayecto. No pasa mucho tiempo cuando llegamos a la terraza de la montaña madre de nuestra región, el Picacho.

Son las 5:30 cuando nos encontramos listos para la caminata y ascenso. Para los que olvidamos el vestigio de nuestro mundo, en la montaña nos recibe (si es que está despejado) un cielo plagado de estrellas. Uno no puede creer el espectáculo, viviendo tan cerca de él. Estrellas fugaces, satélites, nebulosas, que bien en pueblo nunca se ven. Calentamos un poco el cuerpo, lo estiramos y doy unas últimas indicaciones a los emocionados caminantes, listos para partir. El ascenso inicia sobre un camino rural para autos. Mausoleo, cual pirámide, o casi comparable con la cúspide de cualquier montaña, se alza a nuestra derecha, a 3,000 msnm. La majestuosa cima del Picacho. Pasan 5 minutos de marcha y el sudor se empieza a manifestar, nuestra respiración se agita. Bajo la oscuridad, y con la luz de toda la zona metropolitana de fondo, nos cruzamos con algunos campesinos que ya suben por variados recursos naturales extraídos de aquí, o ya vienen bajando de hacer la misma faena, otros que hacen f e b re ro 2 0 1 7

21


raíz central

ejercicio corriendo cuesta arriba, ¡corriendo! (conocí a un señor de 75 años que lo hace cotidianamente) seguimos el camino hasta el valle de piedras a mitad de la cima (2,550 msnm) hasta este punto uno podría convencerse de que todo nuestro entorno se compone de piedras, cactáceas, pasto y animales de rancho. Al cruzar este punto de la montaña la emoción se manifiesta con la vista que ofrece el lugar aún bajo el manto de la madrugada gélida; desde Tequixquiac la montaña luce insondable y magnifica, pero no se distingue el verdadero relieve, la formación geológica y natural que la naturaleza dejó aquí. He tenido el gusto de ver la impresión de todos los aventureros que nos acompañan al santuario al ver el secreto que alberga, pasa poco tiempo cuando llegamos al páramo, lugar sagrado de entrada al santuario. Uno casi no puede creer el contraste idílico que ofrece el lugar. Sobre el camino desfilan piedras rojas parecidas al tezontle, biznagas, cardones (ningún huizache) nopales y magueyes; poco a poco se mezclan con hierba más cálida, húmeda, helechos, romenias, y uno a uno empiezan a manifestarse árboles de encino, acompañados de las notas cálidas de innumerables aves. Conforme se llega a la cima nos encontramos caminando en medio de un bosque, a esta altura se pierde de vista la civilización, todo es naturaleza, ha clareado, el cielo es azul marino, las estrellas se han marchado, el sol viene en camino, son las 6:35 am y el espectáculo natural apenas está comenzando. Antes de tocar la cumbre, la

22

fe br e r o 2 017

altura misma, elimina el bosque para llegar al lindero de piedra que divide el Estado de México e Hidalgo, a 2,850 msnm. Esta frontera humana nos da una primera impresión de lo que nos espera en la cima, que ya está a la vista de todos. De nueva cuenta con las cactáceas y la fauna invadiendo cada rincón, unos últimos encinos le dan el toque perfecto al escenario. Cruzamos los últimos árboles en picada; a la cima se le ataca por la ladera norte, que es por donde vinimos caminando; el cuerpo reciente los últimos pasos pero estos se olvidan, no hay forma de describir lo que se contempla a 3000msnm. Ha valido la pena la exhaustiva caminata. Santa María Ajoloapan en primer plano, Hueypoxtla, Tlapanaloya, Tequixquiac, Apaxco, Tizayuca, Tula, Zumpango, Tecámac, Ecatepec, en sí, toda la región metropolitana norte, el espectáculo se tiene que vivir. Pasa un rato de meditación y el astro rey empieza a pintar poco a poco todos los rincones en este lado de la tierra, las llamas , los matices del sol irradian el cerro del Picacho. El camarógrafo está extasiado, tiene el material necesario para su labor, nos ignora, se deleita. Después de esta escena el espectáculo continúa cuesta abajo, nos introducimos al bosque, que puedo comparar con los de Huasca o Real del monte, no por tamaño o por el tipo de vegetación, sino por la belleza y la magia que guarda. Éste ocupa por lo menos unas 30 hectáreas en una ladera muy pronunciada que profundiza y da el toque especial al lugar, poco a poco las copas de los árboles son bañadas con la delicada, pero exuberante luz del sol, tiñendo las copas de los árboles en variadas tonalidades doradas. Vuelan aves de alas azules, libélulas; se oyen invariables silbidos ovíparos, se vuelve un escenario de La devastación película, como el Bosque por fortuna de Fangor de: El Señor de no ha llegado los Anillos, o algún bosque en lo alto de la sierra a nuestro de Oaxaca, Chihuahua o Picacho, se conserva estoico Puebla. Podrías jurar que en algún momento te cruzarás con Gandalf, (hechicero del filme) o con algún


raíz central

duende o elfo. Hongos los hay: rojos, verdes, blancos; gordos, chatos; de todo tipo, la frugalidad no existe en este lugar. Podría describir las incontables ocasiones que he estado en la montaña. Cada una es especial; nublado podrías jurar que estás en cualquier parte del mundo, la que quieras. No importa si está lloviendo, o muy soleado, (aunque soleado no es recomendable, las diferentes especies de serpientes son habitantes comunes en este sitio) pero con entusiasmo, buena actitud y con el equipo adecuado, cualquier momento es ideal para arribar al lugar. Cuesta abajo, adentrados en el bosque, notamos los encinos que resaltan del resto; en su mayoría podrías abrazarlos y cruzar tus manos en el otro extremo, pero existen otros de dimensiones considerables que han tomado formas invariables, como seres antiguos que quedaron petrificados por alguna orden de la naturaleza; vivos, quietos, silenciosos que por décadas han custodiado el santuario. Dos de ellos resaltan de la multitud, multitud que hace una fiesta de sonidos y colores, junto a las aves, el viento y las ramas verdes; olvidados en el tiempo, yace el rey, muerto en el claro del bosque, un encino que se vio en

24

fe br e r o 2 017

vida fuerte, grande, gobernante y centinela mayor, este punto conquista y enmudece al espectador; el escenario voluntariamente te hace contemplar, no más de 100 mts separan al rey de la reina, que con las manos al aire pareciera que suplica piedad, congelada en la eternidad y el silencio de la tierra. Estamos casi al final de nuestro recorrido, han pasado 3 horas, son las 9:15 de la mañana, el que parece un sueño se vive, estamos ahí, nos despedimos poco a poco y bajamos por la senda sur, que está en el lindero del bosque que impecablemente hace contraste con la zona árida. Una última mirada hacia atrás te devuelve la majestuosidad del gran recorrido, bosque de la base a la cumbre y por otra parte rocas y nopales en el mismo relieve. Todos me preguntan: ¿de ahí venimos, ahí subimos? No lo pueden creer, veo en sus ojos el deleite que están sintiendo. En este lugar me siento más vivo, me siento pleno. Con ningún ser humano (con todo respeto al lector) me he sentido más identificado que con la naturaleza, la pachamama le decimos; recargo energía para las cosas cotidianas, no quiero volver, aquí me siento mejor, sé que aquí hemos caminado por milenios, aquí yace el vestigio de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que seremos. Al volver a Tequixquiac no vuelves a ver la montaña de la misma manera, ya es parte de ti, de tu existencia, la contemplas una y otra vez desde cualquier punto de la región. Es tuya. Alguna vez alguien me dijo: “somos eternidad”, comprendí que si tomas el sentido y la conciencia de lo que en verdad hacemos en este mundo, de lo que eres, y de lo frágil y único que es estar vivo; y de lo que te hace más feliz, tienes exactamente todo lo que te hará entender el porqué de tu existencia, lo que hubo o lo que habrá después no nos compete, es aquí, es ahora. Así fue como aquí encontré paz, armonía, aquí no somos nada y somos todo, quien diga que esta región no tiene nada rico en vida, lo invito con todo gusto a conocer y vivir la experiencia de ver con sus propios ojos este rincón del mundo, este vestigio de vida, que bien podría ser comienzo de todo, o lo único que quedó.


linterna mágica

POR:

GUILLERMO SÁNCH E Z

Somos soladados de una patria sin identidad mis 32 años volver a ver Apocalipsis Now, ha sido toda una experiencia, ahora lo hago desde la comodidad de mi nuevo hogar, con un pesimismo no antes visto, a mis tiernos 21 años me emocionó esta película, cautivó mis sentidos audiovisuales, escuchar canciones como Suzie Q de Flash Cadillac, The end -canción inigualable- The Doors. Quedé asombrado más por la magnitud de las escenas bélicas. No comprendía lo que hoy, en una mañana en la que los años me han dado experiencias inusitadas, durísimas y llenas -aunque este sea un lugar común- de aprendizaje, logró captar mensajes no antes comprendidos, y una palabra quedó grabada: Horror, palabra tan ad hoc a los tiempos actuales, a pesar de ser un film del año 1979, su vigencia no se pierde y cómo hacerlo si vivimos tiempos convulsos en los que pareciera, no existe más que temor. La nueva derecha es aún más temible, pero lo realmente horroroso es esta renuente y me atrevería a decir, cuasí eterna pelea con nuestra dualidad perso-

26

fe br e r o 2 017

nal, esta pugna infinita del bien y el mal, en la que por hechos históricos le damos la victoria en este round del nuevo milenio al mal. La xenofobia se hace presente una vez más, Donald Trump es el Presidente electo de los Estados Unidos de América y no se pudo evitar. Apocalipsis ¿ahora? Diálogos tan notables y escenas realizadas con un vejo de terror y belleza, locaciones bellísimas, matices en los cielos de este apocalipsis indescriptible hacen un juego perfecto con sus personajes tan profundos. Todo es una locura en la guerra es al menos el mensaje que tengo presente en estos dos re-


linterna mágica

Todo es una locura en la guerra

cuerdos, uno de un pasado distante y el de hoy, un recuerdo amargo y revelador, México posiblemente esté entrando a este clímax silencioso, a pesar de la tecnología y las herramientas inmediatas de información, hemos perdido una vez más. Somos soldados de una patria sin identidad, parte de una humanidad deshumanizada, válgase el juego de palabras. Apocalipsis ¿ahora? “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”. Cito a San Juan del Apocalipsis de la Biblia, y no se equivoca, es profético, es el horror. Menciona el escritor Eduardo Galeano en una de las tantas entrevistas que ha dado a lo largo del mundo, muchas veces pierde la esperanza como las monedas de los bolcillos de su pantalón, tiene que bajar a buscarlas al piso para poder encontrar algunas esperanzas que lo ayuden a mantenerse con cierto entusiasmo. Apocalipsis ¿ahora?

APOCALYPSE NOW AÑO 1979 DIRECCIÓN: FRNACIS FORD COPPOLA REPARTO: MARTIN SHEEN, LAURENCE FISHBOURNE, ROBERT DUVAL, SAM BOTTOMS, MARLON BRANDON

Dirigida por Francis Ford Coppola y en los papeles estelares unos muy jóvenes: Martin Sheen, Laurence Fishbourne, Sam Bottoms y Frederic Forrest, quienes montados en un bote de guerra, en busca de lo que ellos consideran un demente, alguien que pervierte y hace del conflicto bélico entre Vietnam y Estados Unidos algo muy “feo”, una “locura”; como si cualquier guerra no lo fuera, buscan de alguna manera también comprender el por qué están matando y volviéndose locos entre ellos mismos, necesitan una respuesta y saber que ellos son el lado correcto, el lado bueno, aunque muy en el fondo todos sabemos que no lo son. Esta obra de arte del cine mundial, utiliza recursos del género bélico con el road movie. El rio de Apocalipsis Now es una muy clara metáfora de la vida, a pesar de la abundancia infinitamente bella, un rio lleno de vida se convierte al mismo tiempo en un caudaloso rio de muerte. Apocalipsis ¿ahora? No. Apocalipsis eterno, constante. f e b re ro 2 0 1 7

27


viaje psicotrópico

POR:POR:

SERGIO SERGIOF LORES FLORE S

Y QUE NOS ECHAMOS EL

ROCK DE LA CÁRCEL

EN BARRIENTOS EPISODIO I

muy temprana hora (para un músico, periodista de rock y vampiro de la noche, las 9 de la mañana son madrugadas) impartimos la primera clase de composición musical, en el penal de Barrientos. Nunca había entrado a una cárcel. El estómago, si acaso con un café medio tibio (por las prisas de llegar puntual) y un par de galletas, lo sentía comprimido como cuando te preparas para recibir un buen madrazo en el ombligo. Creo también le llaman sentir nervios, o algo así. La noche del jueves no sabía qué guitarra alistar para el día siguiente, si la de viaje (una guitarra de madera muy pequeña pero que suena como Diosa Griega) o la electroacústica. Todo me hacía dudar. ¿Cómo rompería el hielo con los y las internas? ¿Se puede romper el hielo en la cárcel? Cuando interpreto una de mis canciones llamadas ‘Dicen’, siempre la anuncio: “Dicen que lo malo de morir de amor es que no te mueres”. Pero ¿y si una mujer está en ese infierno por haber matado a su esposo o a la amante de su esposo por un mal de amores? Esas dudas me sacudían. Sabía que tenía que medir mis frases de cajón. Mi cerebro recuerda cada detalle de ese viernes, segundo por segundo, imagen por imagen, cada una de mis palabras y las miradas completamente expectantes de mis alumnos, sus reacciones. Primero fuimos a la sección femenil, hicimos un círculo con sillas en la cancha de basquetbol y cuando de mi boca salió la primera palabra, el silencio se

28

fe br e r o 2 017


viaje psicotrópico

Hasta se escuchaba una pequeña brisa a lo lejos, en ese cielo que se pinta de azul para todas las personas por igual

hizo absoluto. Hasta se escuchaba una pequeña brisa a lo lejos, en ese cielo que se pinta de azul para todas las personas por igual. El cielo no conoce de delitos ni condenas. Ante esos 60 ojos féminos, que traspasaban la guitarra y mi garganta, entoné la mejor versión de ‘Feliz-Triste’, con esa nostalgia que quizá ellas sienten a diario y que me contagiaron sin piedad. Me llevo sus aplausos sinceros y su atención sepulcral para el resto de mi vida. Entoné ‘Dicen’. Obvio omití la frase que tiene que ver con morir de amor, y me limité a decirles que esa canción habla de los momentos en que comienzas a dudar de tu pareja y le cuestionas: “Dime que no lastima un amor así”. Ellas hicieron un coqueto “uuuuuuh”, y me arranqué como José Alfredo (pero sin tequila, ¡chale!). Terminé con ‘Mar afuera’, una canción con un tono esperanzador que refiere a conquistar tus miedos como lo hace un surfista ante una ola gigante. Al final, una señora me dijo que esperaba ansiosa mi segunda clase. Tres chicas nerviosas sacaron cuaderno y pluma y me pidieron que les anotara la letra de los temas que interpreté: “Al menos el título”, acotaron, mientras las demás se iban cada una con su silla blanca hasta perderse en una habitación donde están las celdas, sin acceso a talleristas. Al igual que Lupita, la amiga que me invitó a dar el taller, a mí no me interesa saber por qué están ahí, o qué hicieron. ¡Noooo! ¿A quién quiero engañar?, soy un curioso, un maldito curioso que sólo sabe componer canciones.

f e b re ro 2 0 1 7

29


nosotros todos

POR:

KALEB OCAMP O

NESGENERATION

(NECROPHILIC ENTERTAINMENT SYSTEM)

El Nintendo nos preparó para la guerra Somos la primera generación de recién nacidos muertos al sol seco de asfalto carcomido llegamos oficialmente como la primera camada “Reconocida Oficialmente por el Estado” De creadores de pesadillas... infinitos miedos que se cristalizan en el grito de los locos que se quedarán sin hogar En el 85 los manicomios cerraron En el 85 los látigos abrieron paso a los ciegos y flojos hombres dispuestos a cambiar de canal aun a la media noche para generar un par de asesinatos más “La Generación del Terremoto” nos llamaron Casa por casa las llamas encendieron Su paso a la nada, consumada En plato para microondas en suspenso

La clase de Química es Religión y los vasos dilatados explotan en el pulmón decada hombre que decidió poner su grano de sombra La sombra de los derrotados enamorados de los amores enlatados (Lata de Campbell) fluyen cascadas de lluvia en transmisión “Televisada” ¡Ay de los tristes que aún quedan! ¡Lozanos corazones de plástico que aún pueden incendiar! ¡Sus ridículas canciones de perpetuidad! Y al Dios de silicón que le recen otros jóvenes que vienen así con sus trajecitos de canción envenenada y ganas de triunfar en el pantano de las canciones fiestas del hombre mundial ¡Nunca entendimos la globalización!

Dale “OK” Dale “OK”

30

fe br e r o 2 017


raíz y sus personajes

ESCARCEGA´S TEAM SCOTT ADRENALINA PURA

E

quipo de Ciclismo de Montaña- Cross Country que tiene como base promover al ciclismo como un estilo de vida saludable, más que un equipo somos una gran familia que tiene la fortuna de contar entre sus filas con talentos deportivos como Rafael Escárcega Salazar atleta de alto rendimiento y actual subcampeón Nacional quien además es quien conduce este gran proyecto deportivo. Arrancamos temporada 2017 con la mirada fija en nuestros objetivos:

Campeonato Nacional de MTB, Serial Nacional de MTB, Serial Estatal de MTB, Olimpiada Nacional, Juegos Olímpicos de la Juventud. Buscando sumar más logros como el de nuestra actual Campeona Isabella García Peláez medallista de Oro en Olimpiada Nacional 2016 y el de nuestro Campeón Nacional Hector García Peláez Categoría Infantil.

ARRANCAMOS 2017, NUESTRO EQUIPO LISTO, ESPERAMOS UNA GRAN TEMPORADA.

¡¡GRACIAS POR SEGUIRNOS EN ESTA AVENTURA!! f e b re ro 2 0 1 7

31


nostros todos

POR:

GU ILLERMO SÁNCHE Z

SE MIRARON EN LA CAMA Y por fin se miraron sobre las sábanas, aturdidos de tanto amor Se miraron a los ojos buscando una verdad, intentando descifrarse Sus manos deslizándose sin premura, casi sin tacto, con el alma. La noche asoma sus misterios y es ideal para el amor El frio cala en el cuerpo, el corazón se mantiene intacto, eufórico, arde en llamas Aquel gato blanco con dos luces azules como el océano, es testigo De un sentimiento que se niega a extinguirse. Ella toca sus cicatrices sin gesto, sin tiempo

32

fe br e r o 2 017

Él implora que no acabe la noche, se niega a cerrarle los ojos La cama tiene un calor inesperado, a veces insoportable, No podrían estar en mejor lugar. Ellos se miraron en la cama y el silencio es un aliado el miedo cada vez es menos, el amor separa las barreras de una noche del horror y la soledad ellos se miran en la cama acariciando su pasado mientras tanto los árboles crujen, los perros ladran y el amor inagotable ellos solo se miran en la cama mientras amanece.



Raíz no. 0 Febrero 2017