Issuu on Google+

Andrés Paipa 2074173

LA EDUCACIÓN DESDE EL CIBERESPACIO, PROS Y CONTRAS En la educación como un modelo clásico se ha previsto el aprendizaje desde un enfoque netamente unidireccional donde existe la persona que emite y la otra persona que escucha y concluye el mensaje. Este esquema se ha convertido en un espacio para la crítica de diversos teólogos y profesionales de la educación quienes encuentran en las nuevas tecnologías la posibilidad de aportar en gran medida al avance de la educación formal y convertirla en un abanico de posibilidades para el aprendizaje, un proceso no lineal y más orientado a la multi-direccionalidad. Los nuevos mecanismos que ha desarrollado la era digital y los mecanismos avanzados de las tecnologías, han hecho una conexión entre lo clásico y lo moderno, llevando un avance para los estudiante que ven en estas nuevas tecnologías una muy buena forma de expandir su conocimiento conjugando los dos sistemas. Si bien es valorado el modelo clásico discursivo también se presenta como un inconveniente que tiende a la instrumentalización del individuo convirtiéndolo en una caja de absorción de la información, sin darle la posibilidad de retroalimentar la información y complementarla o modificarla en torno a su propio proceso de aprendizaje. La era digital ofrece la multi-direccionalidad en el espacio educativo y la hipertextualidad como herramienta de aprendizaje que se complementa entre si y permite al estudiante construir su propia ruta de información y comunicación. Se pretende que la educación pase de ser rígida y técnicamente lineal hacia un espacio de construcción del conocimiento entre profesores y alumnos, rompiendo así con un esquema discursivo que aportó al proceso de formación pero que debe ser actualizado conforme a las necesidades y posibilidades que ofrece la modernidad.


El uso de herramientas digitales aporta en gran medida a la interacción en el espacio académico, no solo en la relación entre el profesor y el alumno sino también entre los mismos estudiantes que son motivados a forjar su propio conocimiento de manera más autónoma, sin necesidad de regirse por parámetros sugeridos por los maestros o por el modelo educativo. Sin embargo, a pesar de los avances tecnológicos como los medios de comunicación o la tecnología digital, el espacio académico persiste por continuar con el modelo lineal de la oralidad y la recepción pasiva, imposibilitando que los estudiantes puedan navegar por múltiples opciones de conocimiento y complementen su saber a partir de la búsqueda autónoma de información, convirtiéndose en un impedimento para que se adopten nuevos modelos educativos que aporten más a la construcción de conocimiento que al almacenamiento de información rígida y poco debatible. Aunque la interacción en la educación no necesariamente se genera a partir de la utilización de herramientas digitales, estas si potencian aún más la aplicación eficiente de este modelo educativo. Es indispensable que las aulas de clase interrelacionen las herramientas clásicas para el aprendizaje con las nuevas herramientas tecnológicas que enriquecen el conocimiento. Con la utilización de las herramientas digitales podemos dar paso a un nuevo modelo que apunte hacia la educación interactiva, un esquema hipertextual que permite al estudiante conformar su propia red de conocimiento, apoyándose en diversas fuentes de información, retroalimentación, participación y construcción de un esquema propio de aprendizaje. El hipertexto permite que cada participante escoja su ruta de acceso a la educación y aporte de manera activa la construcción de conocimiento a partir de la participación. La era digital contextualiza métodos alternativos de aprendizaje donde los jóvenes de este tiempo conforman un núcleo interno donde pueden generar mucho más conocimiento abarcando nuevos sistemas de información posesionando en el mercado la cibercultura


los cuales neutralizan a la anterior forma de aprendizaje que puede ser en ellos un poco aburrida.. Esta cibercultura ofrece una nueva forma de comunicarse y de interactuar con otras personas o con la información. El espacio virtual que permite esta interactividad ha desarrollado un nuevo medio de comunicación que se alimenta de todos los medios antes desarrollados, de esta forma se construye la hipertextualidad que se apoya en imágenes, sonidos, textos, videos etc. La cibercultura ha desarrollado nuevas formas de comunicarse a partir de blogs, correos electrónicos y otros mecanismos que rompen con los medios clásicos de comunicación basados en la transmisión, estas nuevas formas de comunicarse aportan a la interactividad y por consiguiente modifican el esquema educativo como modelo no lineal y de interacción. Sin embargo, pese a las nuevas posibilidades que ofrece la educación digital

y la

cibercultura, encontramos también ciertas críticas respecto al uso de estas nuevas tecnologías artificiales. En primer lugar radica la duda por la desaparición del sujeto como ser natural ya que en el ciberespacio el cibernauta pasa a ser artificial y construido a partir de la digitalización de sus funciones autónomas. En cierto sentido el sujeto se convierte en una esencia artificial que necesita de un ordenador u otra herramienta tecnológica para acceder a este espacio digital. Es un inconveniente que se deba recurrir específicamente al ordenador u otra tecnología para interactuar de forma digital, esto conlleva a otras limitaciones que a pesar del avance en la tecnología siempre existe una diferencia entre la realidad y la virtualidad. Es indispensable que las personas puedan acceder a estos escenarios virtuales sin limitaciones y además tengan el conocimiento sobre el uso de estas herramientas digitales para hacer buen uso del ciberespacio y contribuir a la construcción de redes de


Escenarios virtuales