Page 1

UNA VIDA ALOCADA

Relato colectivo de 3ยบ A IESO La Paz de Cintrunigo

Curso 211-212 1


Autores 1.

Fernando Yanguas

2.

Alexander Stryuchkov

3.

Ana Rinc'n

4.

Paula Prado

5. Mar+a Mateo 6. Sara Mart+nez 7. Vanesa Mart+nez

2


Hola, me llamo Gaspar y soy un hombre de 33 años. En esta narración os voy a contar yo mismo cómo te puede cambiar la vida en poco tiempo por unas variadas razones. De pequeño yo era un niño muy movido y siempre me gustaba estar haciendo cosas. Lo malo de que me gustara hacer muchas cosas era que lo que yo hacía era para molestar a alguien o con esa intención. En el colegio de primaria, en mi primer curso, sacaba muy malas notas pero a mí no me importaba y yo creo que a mis padres tampoco es que les importara mucho. Me pasaba el día en la calle, jugando con algún que otro amigo que tenía, gracias a que lo conocía del colegio, porque yo era muy poco sociable y me costaba hacer amigos. Cuando mis amigos tenían que irse a sus casas porque ya era demasiado tarde para un niño de cinco años, yo me quedaba todavía mas tiempo porque no me apetecía volver a casa y sabía que mis padres no me iban a decir nada. A partir del momento en que me quedaba sin los demás, me sentía muy solitario y como era un niño muy alocado, me subía a un árbol a tirar piedras a los coches que regresaban de sus trabajos. Así estuve mucho tiempo, hasta que un día, un conductor habitual de la zona, pasó muy despacio para localizar el sitio de donde provenían aquellas piedras que, en numerosas ocasiones, le habían causado unos pequeños destrozos. Entonces yo, sin saber la estrategia del conductor para pillar al bándalo, dispare la piedra que impactó contra la luna trasera de su automóvil. El conductor salió del coche riéndose, porque se había percatado del sito de donde provenían las piedras y eso a mi me extrañó muchísimo. En aquel instante el conductor se dirigió hacia aquel árbol y yo supe por mis adentros que me había localizado. Me quedé inmóvil, porque nunca creí que me hubieran pillado. Entonces, unos metros antes de su llegada di un gran brinco y corrí todo lo rápido que pude. Pero era muy difícil que un niño de cinco años huyera de un hombre tan desesperado. El conductor rabioso me agarró bien fuerte para intimidarme y me preguntó que dónde vivía, yo le dije que le llevaría hasta mi lugar de residencia. Él me dijo que no me moviera de allí, yo hice caso mientras observaba cómo iba corriendo hasta su automóvil, lo aparcaba en el lado que daba a la acera y lo cerraba con gran entusiasmo, ya que me había pillado y se sentía orgulloso por su logro. Con una sonrisa bien amplia se dirigía hacia mí. Al llegar me dijo que le llevara a mi casa, como anteriormente me había ordenado. Yo obedecí y lo llevé hasta la puerta de mi casa con remordimiento de qué es lo que me iban a decir mis padres, pero sin ningún tipo de miedo. Me pidió que le dijese a mi madre o a mi padre que bajaran para hablar con él de lo sucedido hacía unos instantes. Mi madre, llamada Antonia, salió para poder ver que pasaba, con cierta desconfianza por aquello que le acababan de contar de su hijo es este poco tiempo de camino hasta la puerta. Antonia abrió la puerta para escuchar lo que aquel hombre quería decirle, pero al hacerlo, el conductor del vehículo quedó impresionado por aquellas bonitas ondulaciones en su pelo rubio trigo y por su intenso color de labios rojo pasión. Antonia preguntó qué era lo que sucedía, pero el conductor quedó sin saber qué decir, hasta que por fin contó lo sucedido a Antonia. Entonces la madre preguntó que cuánto iban a costar los daños producidos por mí, en ese momento a este astuto conductor se le ocurrió una gran idea. Él contestó que mejor ella

3


fuera a su casa a negociar sobre aquel asunto. Mi madre aceptó encantada y anotó la calle, el número de casa y su número de teléfono móvil para que acordaran la fecha en la que se produciría el encuentro. Al cabo de una semana el conductor llamó, quedaron esa misma noche en la dirección que le había dicho, en la puerta de su casa. Al caer la noche, mi madre, se montó en su coche y se dirigió a la casa de aquel astuto conductor. Al llegar a la dirección indicada, observó que era una gran casa con una gran piscina. Cuando bajó del coche, el conductor salió a recibirla con un elegante esmoquin y le propuso entrar a tomar una copa, ella aceptó. Mientras, bebían y charlaban de diversas cosas de su vida, hacía tiempo que habían dejado a un lado el tema que le había llevado allí. Lo que no sabía mi madre era que el conductor le había echado una droga que atontaba muchísimo a las personas. Al cabo de poco tiempo los efectos de aquella droga tan maligna empezaron a notarse en la forma de expresarse de mi madre. Cuando los efectos de la droga alcanzaron su nivel máximo, Antonia obedecía a todo lo que el conductor le decía. Entonces al cabo de un buen rato el malísimo conductor decidió acostarse con Antonia durante el resto de la noche. Al despertar, mi madre no recordaba nada de lo sucedido, pero al ver que estaba totalmente desnuda en una casa que no era la suya supuso lo sucedido. Se vistió lo más rápido que pudo y codujo hasta su hogar. Pero al llegar encontró a su marido, Pepe, en la puerta de casa muy preocupado por lo sucedido. Antonia bajó del coche y le dijo a mi padre que le iba a explicar la razón por la que esa noche no había acudido a dormir a casa. Mi madre contó su historia, pero mi padre no se la creyó y se enfadó muchísimo, y le pidió el divorcio. Ella lloraba desconsoladamente por el hecho de que decía la verdad y su marido no la creía. Mi padre se divorció y echó de casa a mi madre, y ella sin sitio al que ir, decidió ir a la casa de aquel conductor que tantos perjuicios le había causado a su familia. Al poco tiempo mi padre se enteró de que mi madre se había quedado a vivir con aquel conductor y ya no volvió a saber nada más de ella. Pasaron los años y yo ya estaba en segundo de la ESO. En este tiempo mi padre y yo habíamos estado muy unidos, pero en este año, cuando alcancé este curso, mi padre empezó a beber hasta ponerse borracho y cuando lo hacía se ponía violento. En varias ocasiones me pegó algún que otro puñetazo; yo, como sabía que si me resistía sería peor, no decía nada y me iba del cuarto donde sucedía la acción. Al cumplir los dieciocho años, me fui de casa de mi padre por los continuos maltratos que sufría, porque con el paso del tiempo se habían vuelto más frecuentes y brutales. Yo quería una gran ciudad para vivir, llena de oportunidades. Entonces recordé un libro que había leído hacía algún año, trataba de Las Vegas. En ese momento hice unas cuantas cuentas mentalmente y llamé a un taxi para me le llevara hasta el aeropuerto más cercano. Al llegar a aquel aeropuerto, fui a recepción y pregunté que cuánto costaría un viaje a Las vegas lo más pronto posible. La recepcionista me contestó que el avión salía en media hora y que me saldría por 50

€. Una cifra que me sorprendió por lo barato que

me suponía ir hasta aquel lugar. La recepcionista me comentó que necesitaban llenar el avión que volaba hasta Las Vegas y por eso costaba más barato. Me puse muy contento por este hecho y porque iba a estar en aquel maravilloso lugar en unas cuantas horas. Pagué el coste

4


del billete y me dispuse a poner mi equipaje en una cinta transportadora que más tarde, con una serie de procesos acabaría, dentro del avión conmigo. Pasó media hora y yo ya estaba sentado un mi asiento, miré a mi alrededor, y pude deducir por los maletines que llevaba la mayoría de los pasajeros que entraban en ese momento al avión, que eran personas de negocios o gente muy importante. Cinco minutos después a mi derecha se sentó un hombre de cara amargada y con entrecejo fruncido y no volví a mirarle en todo el viaje. Un poco después a mi izquierda se sentó un hombre con un bonito traje blanco y una gran sonrisa. Éste me preguntó que cuál era el motivo de mi viaje a aquella ciudad. Yo contesté que me había fugado de casa y que quería empezar una nueva vida en aquella magnífica ciudad. Este hombre me dijo que allí un niño como yo me las vería mal para poder sobrevivir. Yo quise dejar aquel tema zanjado autopresentándome y preguntándole cuál era su nombre. Él me contestó que se llamaba Al Copone y que tenía una gran empresa de apuestas en Las Vegas. En ese momento él me ofreció trabajo en su empresa como limpiador de sus oficinas y un pequeño baño público que tenían en sus instalaciones y con posibilidad de ascenso. Yo me planteé aquella idea y pensé en todo tipo de planes para el futuro. Yo, encantado, acepté y pregunté en qué consistía el trabajo que él y sus hombre desempeñaban. Él me contestó, con una gran carcajada, que en cobrar de cualquier forma posible las apuestas que anteriormente habían realizado con algún cliente. Yo no tuve en cuenta aquello que había dicho de cobrar de cualquier forma posible y pensé solo en que un ascenso podría suponer mucho para mí. En aquel momento, yo pensé que no tenía donde alojarme y pregunté a Al Copone si conocía algún sitio donde pudiera residir en la cuidad. Él me dijo que no estaba puesto al día en el tema de los hoteles y los hostales, pero que conseguiría información del hotel más barato y mejor en poco tiempo. Yo me sentí bien. Pesaba que Al Copone era un buen hombre, que se ganaba humildemente la vida, pero lo que no sabía era qué ocurría realmente en su negocio. Al llegar a la famosa ciudad de Las Vegas me quedé impresionado por su belleza. Al Copone, me dijo que me llevaría a su oficina para que conociera al resto del grupo de empleados que trabajaban para él. Se montó en un Rolls Royce grande y robusto de color negro, condujo hasta un gran parking y dejó allí el coche. Al Copone me pidió que le siguiera, que ya faltaba poco. Yo le seguí hasta que paró en la puerta de un callejón muy sucio y antiguo donde se podía ver en las partes más oscuras ratas grandísimas y alguna prostituta. Abrió la puerta y se encontró con un recibidor y tres puertas. Me dijo que la de la derecha era la del baño, la de el centro la de mi despacho donde realizamos las reuniones y la de la izquierda la sala de oficinas donde estaban el resto de empleados. Fuimos a la puerta donde me había dicho que estaban las oficinas, y efectivamente allí estaban siete empleados haciendo variadas acciones. Al Copone fue presentándome uno por uno a los miembros del grupo. Me presentó a Jhonny, que era un tipo bajito con cara intrigante y un pequeño bigote que no podía dejar de moverse. El siguiente era Rosco, un tipo altísimo con unos brazos como columnas que me saludó amablemente mientras machacaba sus bíceps. El tercer miembro era Dani, un tipo con pintas como un ciudadano normal, que estaba pelando patatas con una gran navaja mientras

5


observaba una pistola que había en el suelo. El cuarto era un tipo con gafas, patoso, que estaba manejando un ordenador, y por las pintas que tenía y lo rápido que tecleaba, deduje que era el hacker de la empresa. El quinto era Blackbourd, era un tipo con una gran cicatriz en la cara, que jugaba al póquer con el tipo que me presentarían a continuación. El sexto era Michel, un tipo con el pelo largo peinado hacia atrás con lo que parecía gomina, que se encontraba jugando al póquer con su compañero Blackbourd. Y por último, me presentaron a un viejo anciano llamado Rogelio, que llevaba puesto un esmoquin y fumaba una faria. Este se encontraba mirando a una enorme pizarra con cientos de fotos con la cara de personas: varias estaban tachadas y en ellas ponía “ELIMINADO”.

Al mirar las fotos me di cuenta de que eran personas populares que habían salido en la televisión y declaradas muertas por causas desconocidas. Después de mirar las fotos pregunté a Al Copone de qué eran las apuestas que hacían en esa empresa. Y me contestó que era como un casino pero sin fichas. Después de cinco minutos mirando a las siete personas que había en la sala, me fui al baño, nada más entrar se me pasó por la cabeza decirle a Al Copone que no quería ese trabajo. Al salir del baño me dirigí hacia él, pensando en lo que le iba a decir, al acercarme me dio un maletín negro, que parecía ser de dinero, pero no me fíe y esperé a que me dijese algo. Mientras él abría el maletín me dijo: -

Esta es tu paga adelantada por los dos primeros meses, espero que la aceptes.

Yo, al no saber qué hacer, me hice el sueco y le pregunté: -

¿Qué? ¿Pero qué es esto? ¿Cuánto hay aquí?

Al ver mi reacción me repitió diciendo lo mismo: -

¿Qué pasa chico, es mucho o es poco? Creo que hay unos 500.000 dólares –me dijo con entusiasmo y con una sonrisa.

Me quedé pensándolo un minuto, no sabía qué responder. Pero al final le dije: -

No, bueno creo que sí, es mucho.

Al oír eso Al Copone se alegró aún más de lo que estaba y dijo: -

Mira Rogelio… este chico no quiere tanto dinero que le estamos pagando, creo que tiene más oportunidades de estar aquí que estos holgazanes, que no hacen nada más que jugar al póquer.

Rogelio no pareció oír eso y siguió mirando la pizarra con fotos, como si nada hubiera pasado. Pero cuando Al Copone se lo iba a repetir dijo: -

Bien… pero dale dinero para un hotel.

Al oír, eso llamó a Dani, para que me acompañase. Este al imaginar para qué le llamaban se acercó al perchero, cogió su chaqueta de cuero y se dirigió hacia la puerta diciéndome: -

Te espero en el coche.

Al darme la vuelta, Al Copone me dio un fajo de billetes con una nota que decía: “Mañana te pasaré a buscar sobre las diez y media, estate despierto para cuando llegue.”

6


Al coger el fajo de billetes con la nota y darme la vuelta para irme Rosco, se me acercó por detrás y me dio una pesa, para que según él me divirtiera. Al verla, había pensado que era una broma, pero no lo era, la cogí con las dos manos y me fui de ahí. Al salir por la puerta principal vi a Dani fumando un puro, pero lo tiró nada más verme. Nos sentamos en el coche y me llevó a un hotel, que parecía muy lujoso. Salimos del coche y me acompañó hasta que me registré en el hotel, y se fue al cabo de cinco minutos más o menos. Subí al decimoctavo piso y entré en la habitación 502. Era una habitación amplia y con una terraza estupenda, veía casi toda la ciudad de Las Vegas desde ahí.

Al día siguiente me desperté a las diez y veinte y me fui corriendo abajo a esperar a Al Copone. Llegó a la hora exacta a la que me dijo la noche anterior. Me saludó con una sonrisa y con un “¡Buenos días, muchacho!” Nos sentamos en su Rolls Royce, y el chófer nos llevó a un aparcamiento abandonado. Salimos del coche y nos dirigimos hacia una puerta. Entramos y nos encontramos con Blackbourd y con Michel que estaban hablando con un tipo bajo, llevaba un esmoquin negro y dos maletines. Parecían llenos de dinero. Al pasar unos minutos ahí hablando con aquel tipo nos fuimos. Volvimos a las oficinas donde habíamos estado el día anterior. Al entrar por la puerta Al Copone me dijo: “ya puedes empezar a limpiar el baño y las oficinas”. Durante las dos primeras semanas nadie me hablaba, pero con el tiempo se acostumbraron a mí y actuaban ya como si nada. Un día, llegué a mi puesto de trabajo y Al Copone me concedió un ascenso. Me alegré tanto que no pude reprimir una sonrisa. Entonces, él me miró a los ojos y me dijo con voz muy seria: -

Ahora serás el aprendiz de Michel, eso significa que adonde vaya él tú le acompañarás.

Al principio no le agradó nada la idea a Michel, pero con el paso de unos días se acostumbró. A las dos semanas de estar con él, un día me llevó al campo de tiro para enseñarme a disparar. Yo, al ser un novato, cuando disparé por primera vez me dio un retroceso que casi me rompo la nariz. Después de dos o tres semanas, volvimos. Pero esta vez disparé bien, aunque no di en el blanco ni una vez. Con el tiempo fui aprendiendo. Otro día, cuando volvimos del campo de tiro, Al Copone se acercó a mí para hablarme. Llevaba con él varias semanas y me trataba como a uno más. Casi siempre estaba serio, pero cuando se dirigía a mí tenía un brillo especial en los ojos. -

¿Has matado alguna vez a alguien?

-

No, nunca -le dije.

Al oír eso me contesto: -

Mañana será tu primera vez.

Yo no sabía bien si me estaba hablando en serio, pero al llegar al hotel reflexioné y entendí que sí. No pude dormir en toda la noche. Cuando llegué a las oficinas, Al Copone se acercó a mí con una foto y un maletín. Me dijo:

7


-

Tienes que matar a esta persona, hoy a las doce en punto en el callejón que está a cuatro manzanas de aquí.

Al llegar al sitio, en el coche de Dani, abrí mi maletín, había una nota de Al Copone que ponía: “Mátalo y quítale el maletín que tiene, no dejes que se escape.” Al leer la nota pensé rápido y salí a toda prisa hacia el tipo que estaba allí. Al llegar a su lado pensé que no me había oído acercarme y cuando le iba a dar un golpe con mi maletín en la cabeza se agachó… y sacó una navaja. Al no saber qué hacer le tiré la maleta, pero volvió a agacharse y no le di por segunda vez consecutiva. Entonces, me atacó y me hizo una herida bastante profunda en mi pierna derecha. Me caí al suelo desangrándome y al alejarme de él vi una botella de cristal, la cogí y me levanté a duras penas. Me acerqué esquivando sus intentos de puñaladas. Con mucha suerte las esquivé todas y le di con la botella de cristal en toda la cara, al recibir el golpe se desmayó de inmediato. Yo, no sabía si se había desmayado o había muerto, pero cogí su maletín y el mío y me fui de allí en cuanto pude. Apenas tuve fuerza para llegar hasta el coche. En él estaba Michel esperándome y fumando un puro otra vez. Al verme se alegró y arrancó. Yo, al abrir la puerta le dije que tenía el maletín y que por favor me llevase a un hospital porque me estaba desangrando. Al oír eso pegó un acelerón y nos fuimos de ahí a toda prisa. En cinco minutos llegamos al hospital. Entramos, y me atendieron rápidamente. Al final pasé varios días en el hospital. Cuando me recuperé fui a ver a Al Copone y a decirle que tenía su maletín. Cuando llegué, no estaba en las oficinas, entonces me senté y le esperé unos diez o veinte minutos. Entonces llegó y me felicitó por mi primer trabajo terminado. Al acabar de felicitarme, entró Rogelio y por primera vez en todo lo que llevaba con aquella gente, me dirigió la palabra contento: -

Muy bien hecho Gaspar, creo que te llamas así ¿no?

-

Sí, me llamo Gaspar. ¡Gracias! No ha sido nada fácil hacer ese trabajito, pero espero hacer unos cuantos más dentro de poco.

Al escuchar lo que acababa de decir, Rogelio y Al Copone asintieron a la vez y me contestaron casi al unísono: -

Claro que los harás y muy pronto además.

Cuando acabaron de decir eso, entraron todos los demás, menos Jhonny, que según me contó Dani le había cogido la policía. Justo en ese momento, miré las manos de este y vi que tenía sangre y supe lo que había pasado de verdad. Le pregunté por qué le habían matado y me respondió, con una sonrisa de oreja a oreja: -

Era un topo, ya sabes, un policía de esos que meten la nariz donde no le llaman.

Al llegar por la tarde al hotel, me dediqué a hacer pesas con la que me había dado Rosco hacía un tiempo. Al poco tiempo de empezar, me aburrí y encendí la tele, ya que pensé que es muy poco entretenido hacer pesas sin hacer algo más. Me dediqué a pasar los canales, a ver lo que echaban y me detuve en uno: eran las noticias. Salía un informe policial en el que contaban que habían matado a un policía a sangre fría en un callejón, con una pistola, me acerqué a la televisión y reconocí a Jhonny en el suelo.

8


En ese momento me quedé pensando: “¿qué había hecho?” Vinieron a mi memoria millones de imágenes que recordaban mi sombría infancia: recordaba a mi padre emborrachado, gritándome y pegándome simplemente por haber hecho un pequeño movimiento, todos esos momentos buscando un sitio para poder esconderme de mi padre, y todo eso me había pasado simplemente por una travesura que no tendría que haber hecho. También recordé aquella mañana cuando mi madre llegaba a casa después de haber sido atontada con una droga que le había metido el hombre al que le había gastado lo que para mí era una broma. Fue terrible… mi madre había sido violada.

Unos niños riendo de alegría entre sus juegos me devolvieron a la realidad. Entonces me di cuenta de que matar a aquel policía no me había hecho sentirme feliz. Decidí ir a dar una vuelta para pensar qué iba a hacer con mi vida y qué camino iba a tomar. Para despejarme, entré en el amplio cuarto de baño en el que había un gran espejo, tenía a sus pies un lavabo, seguido estaba el baño separado por una mampara de cristal, a la derecha estaba la bañera con dos puertas, también de cristal, que no dejaban salir el agua de la bañera. Abrí estas puertas y encendí la ducha a una alta temperatura. Después de diez minutos en la ducha, salí, me vestí con un pantalón vaquero y una camisa azul. Cuando ya estaba preparado para salir, cogí mi gabardina marrón, con botones grandes de color marrón oscuro que estaba colgada en el perchero de madera de nogal que tenía un espejo central, que reflejó la tristeza que había en mi rostro y mi pelo revuelto. Decidí coger el sombrero negro de ala ancha que me había comprado para venir a las Vegas. Tras llamar al ascensor y ver que estaba ocupado, decidí bajar los cinco pisos andando. Las escaleras eran anchas con forma de caracol, su suelo era de mármol brillante y estaban bordeadas por una barandilla de acero que les daba un carácter moderno pero señorial. Al llegar al vestíbulo me encontré con la recepcionista que ataviada con su uniforme, traje negro, camisa azul y zapatos negros con tacón de aguja, me dijo: -

Buenos días, señor.

-

Buenos días, señorita.

-

¿Ha descansado bien? Hoy hace un día espléndido, aunque se aproximan algunas nubes que amenazan lluvia, pero no se preocupe, por aquí no llueve demasiado.

-

Sí, la cama es muy confortable y la ducha me ha sentado muy bien. Gracias.

-

¿Va a salir a algún sitio?

-

Sí, voy a buscar un sitio tranquilo donde pueda pensar. ¿Conoce algún lugar recomendable?

-

Sí, a las afueras de la ciudad hay un parque en el que se puede estar tranquilo. Hay una zona de paseo muy agradable.

-

Muchas gracias. Voy a ver si encuentro este parque. Hasta luego, señorita

-

Hasta luego, señor. ¡Que tenga un buen día!

Salí del hotel y me encontré con una ciudad llena de gente ruidosa. Caminé por las calles cruzándome con todo tipo de personas, desde señoras muy elegantes hasta chicas que

9


parecían de la buena vida por su forma de vestir, hombres que corrían frenéticamente de un lado a otro para llegar a sus respectivos trabajos y puertas de bares abiertas de donde salían jóvenes que habían estado allí durante toda la noche. Tras unas horas andando entre pitidos y gritos dejé atrás la ciudad y llegué a un gran parque verde, que estaba distribuido en zonas: en una de ellas estaban todos los niños jugando, en otra se encontraban los enamorados, en otra se encontraba un gran bosque con altos árboles y grandes matorrales, en la otra zona había un bar con muchas personas sentadas en las terrazas tomando un café y otras personas iban paseando por un camino. A la sombra de un árbol encontré a un niño con los ojos azules y pelo castaño. Estaba solo y llorando, yo me acerqué a él para saber qué le pasaba y para ver si le podía ayudar por algún casual, me senté a su lado y le dije:

-

Hola, ¿te ocurre algo?

El niño me miró con sus ojos azules hinchados de tanto llorar. -

No, no me pasa nada. Gracias.

-

Entonces, ¿por qué lloras?

-

No, es que me he portado mal y mi padre me ha pegado.

-

Seguro que no te has portado tan mal…

-

Sí, me he portado tan mal que hasta a mi mamá le ha gritado y le ha pegado.

-

¿Seguro? A ver… ¿qué has hecho?

-

Estaba jugando a la pelota y sin querer le he dado a mi papá y el se ha enfurecido conmigo y me he escapado para que no pudiera seguir pegándome.

-

¿Solo has hecho esto? Bueno esto se pasará pronto. ¿Cómo te llamas?

-

Me llamo George.

-

¿Cuántos años tienes?

-

Tengo cinco años –el chiquillo empezaba a tranquilizarse y parecía más relajado.

-

¿Tienes hermanitos?

-

Sí, tengo una hermanita de tres meses.

-

¿Y amigos?

-

Sí, tengo muchos…

-

¿A qué te gusta jugar con ellos?

-

Al fútbol.

-

¿De qué juegas?

-

De portero.

-

¡Uy!, eso requiere mucha responsabilidad.

A lo lejos oímos una voz que decía: “George, George, George…” y él dijo: -

Es mi mamá

Le dije: -

¿Quieres que vayamos a buscarla?

10


George se levantó rápidamente, me cogió de la mano y fuimos a buscar a su madre. Después de buscarla durante un rato, vimos a lo lejos a la madre e George y a su hermanita, George empezó a correr hacia ella. Yo me acerqué. Ella me dio las gracias y le dije: -

No hace falta que me des las gracias, si necesitas ayuda podemos buscarla, no hace falta que aguantéis sus gritos y sus palizas.

-

La verdad es que no sabría a dónde dirigirme.

Me ofrecí a acompañarles hasta el centro de acogida a maltratados. Volví al hotel con una gran sonrisa y una sensación muy agradable de trabajo bien hecho.

Pasaron los años y mi vida en la ciudad de Las Vegas no había cambiado mucho, seguía siendo el chico de Al, el chico de los trabajos sucios. Las Vegas, la ciudad donde nunca se duerme, los grandes casinos, los fantásticos hoteles eran el mayor atractivo de la ciudad, una ciudad nacida para el vicio, en la mitad del desierto. Es una cuidad especial, puedes salir del casino y casarte en una de las cientos de capillas que salpican la ciudad. Te puede casar el mismísimo Elvis o Frank Sinatra, por cierto gran amigo de Al, pero todo bajo la atenta mirada de la policía del estado de Nevada, al que pertenecía Las Vegas. Las cosas no estaban muy bien en la ciudad que nunca duerme, con la llegada de la ley seca y la restricción al juego, Al había perdido mucho dinero, los dueños de los pequeños garitos y algunos otros habían dejado de pagarle a Al su cuota de “extorsión”, desde la muerte de Jhonny la policía le seguía de cerca. Para solucionar aquel problema Al decidió recurrir a los servicios de un matón famoso de la Costa Este, “El Lágrimas”. El Lágrimas llegó al día siguiente, era un tipo alto y fuerte con una intensa mirada azul, fría como el hielo. Esa mirada me resultaba familiar, pero no terminaba de recordar de qué, cuando se presentó y me dijo su nombre casi me caigo.

- Hola me llamo George, ¿tú eres Gaspar, verdad?

11


Me quedé inmóvil unos momentos, sin poder responder, él era el niño que sorprendí llorando en el parque hacía años. Había perdido la dulzura y el cariño que tenía en sus ojos hacía años. - Hola George, le respondí, has cambiado mucho estos años. - Sí, la vida no se ha portado muy bien conmigo, pero no me quejo. George también me reconoció enseguida.

Continuamos hablando camino del

despacho de Al, me contó que su infancia, como la mía, había sido muy dura, y que se fue de casa, tenía unos conocidos en la Costa Este que le metieron en este mundo. También me contó el porqué de su apodo, aunque era muy visible, tenía tres lagrimas tatuadas en su ojo izquierdo, le recordaban que jamás volvería a llorar por nadie. Comenzó su nueva vida en Miami, pero siempre al margen de la ley. Después de hablar un rato con Al en su despacho y las obligadas presentaciones, nos fuimos al “Paradais-in”, uno de los más lujosos hoteles-casino de Las Vegas propiedad de Al, donde siempre había una suite preparada para los invitados. Todo había sido muy cordial, pero aquel hombre no dejaba de recordarme el niño que fue y que tanto se parecía a mí. Después de acomodarse, nos fuimos a cenar a un pequeño restaurante italiano, el ambiente era muy familiar y todos los amigos nos reuníamos allí. Cuando llegamos ya estaban todos, incluida mi novia Betty Lee, que era de Texas, y también había llegado a Las Vegas buscando su gran sueño, bailar. Trabajaba en el “Paradais-in”, era de una belleza extraordinaria, y por nuestra diferencia de edad, yo sabía que solamente le interesa mi posición y mi dinero. Aquella noche pasó algo especial, y todos se dieron cuenta. Cuando les presenté al nuevo hombre de Al, todos le saludaron y le recibieron como a uno más, pero cuando se lo presenté a Betty Lee sus ojos brillaron como nunca, y sus miradas se cruzaron sin decirse nada. Había nacido algo entre ellos. Aquello no me gustó, pero tampoco le di mayor importancia, era solo una noche y él un matón más. Al día siguiente comenzamos a trabajar. A primera hora recogí a El Lágrimas en el hotel y nos fuimos a desayunar, más tarde teníamos una reunión en el despacho de Al, le contamos a El Lágrimas nuestra situación y que tras la muerte de Jhonny era muy difícil trabajar, la poli no nos dejaba movernos, y tampoco era fácil sobornarlos como antes, pero siempre había algún agente que necesitaba dinero y allí estábamos nosotros para proporcionárselo, siempre a cambio de algo, o de hacer la vista gorda. Ya había corrido la voz por los bajos fondos de Las Vegas, El Lágrimas estaba aquí, la ciudad ya era nuestra.

12


Como todos los días, fui a buscar a “El Lágrimas” al hotel donde se encontraba alojado. Tras estar esperando en el coche que la empresa de Al me había prestado, vi cómo por la puerta del hotel, salía Betty Lee muy disimuladamente y con prisa en dirección al “Paradais-in”. Como podía verse, aquello que dejé pasar el primer día como una tontería cualquiera, era cierto. Minutos después “El Lágrimas” salía por la puerta mirando hacia todos los lados a ver si alguien había podido notar que Betty Lee había abandonado aquel lugar.

“El Lágrimas” acudió al punto de encuentro en el que había quedado con él para ir juntos al despacho de Al, porque nos había citado para una nueva misión, con el fin de comentarnos los nuevos objetivos que teníamos que alcanzar.

Se montó en el coche, lo noté un poco tenso, y con razón; tenía algo que debía ocultarme. Yo dejé a un lado la escena que minutos antes de encontrarme con él había presenciado, y decidí conducir lo antes posible hasta el lugar en donde habíamos quedado. Mientras, le preguntaba sobre cómo había notado el comportamiento de mis compañeros hacia su persona.

-

George, ¿cómo va todo desde tu punto de vista?

“El Lágrimas” se quedó un poco desconcertado por lo que le había preguntado, y tras varios segundos de pensamiento, respondió: -

Al parecer, todo va sobre ruedas, pero tú y yo sabemos que nos jugamos mucho. La policía puede encontrarnos en cualquier momento y acabar con nosotros de un día para otro.

-

Eso ya lo sabíamos desde un principio, alguien tiene que hacer estas cosas. A estas alturas, no podemos dejar tirado y solo a Al frente a todo lo que se nos puede venir encima.

George no respondió, aunque por el reflejo que podía observar desde mi perspectiva, parecía estar de acuerdo con lo que le había dicho.

Cuando por fin llegamos al lugar acordado con los nuestros, Al nos estaba esperando con un rostro pálido y un tanto de tristeza acumulada. Nosotros no dijimos nada hasta que entramos en el despacho y él empezó a hablar con una temblorosa voz.

-

¡Buenos días! O no tan buenos para nosotros. Tengo algo importante que contaros, ¿os han comentado algo los otros hombres?

-

No, no hemos oído nada –respondimos al unísono. ¿Cuál es el problema?

-

Cómo veréis, he venido solamente con el coche. Ayer cuando me dirigía hacia mi casa, fui atacado por un hombre que llevaba un pasamontañas, de estatura más o menos

13


alta, y muy delgado. Su voz me resultaba un tanto familiar, pero no puedo deciros con seguridad quién era. El caso es que yo llevaba el maletín con todo el dinero que habíamos acumulado en estos días, y a punta de pistola, el misterioso hombre me ordenó que le diera el maletín porque conocía muy bien su contenido. Yo intenté escapar de la forma que pude, pero estaba agarrado por todas las partes y no podía salir de ninguna manera. Instantes después el hombre desapareció en la oscuridad de la noche con nuestro valioso maletín. -

Como tú bien has dicho, esa voz te resultó familiar, ¿no es así? -pregunté interesado.

-

Sí, creo que sospecho de alguien que no está entre nosotros, pero sí en nuestro grupo.

-

De ese modo, tendremos que iniciar un seguimiento por nuestra propia cuenta, para averiguar quién lo pudo hacer –dijo George.

-

Estoy de acuerdo con tu opinión, me parece una buena idea. Tenemos que descubrir quién fue. Si es alguien de nosotros, las va a pagar muy caras, porque no sabe de lo que nosotros podemos ser capaces.

Esa misma tarde, empezamos a elaborar un plan para pillarlo. Esto no podíamos dejarlo pasar, nos interesaba a todos.

Principalmente, por los datos de sus rasgos físicos, teníamos a dos posibles sospechosos, que podían haber causado toda aquella movida, y además revisando la base de datos de todos y cada uno de nuestros compañeros, eran de los que menos trabajo recibían, al menos la noche en la que pasó lo sucedido.

-

Podríamos fijar nuestras sospechas en Rosco, que como aquí indica y podemos observar, es un tipo alto, delgado y unos gruesos brazos. Pero esto no es todo, mirando también en las demás fichas de incorporaciones, Dani sería nuestro candidato número dos –le aclaré a mis compañeros.

-

Dejemos este caso por hoy, Gaspar. Con lo que nos acabas de decir, creo que es suficiente. Descasemos, hoy ha sido un duro día. Mañana nos os molestéis en llegar hasta aquí, yo mismo pasaré a buscaros por el hotel hacia las diez y media, estaos preparados para cuando vaya.

Cuando nos dirigíamos hacia la puerta de salida, vimos cómo nuestros compañeros, Rosco y Dani, abandonaban la sala de investigaciones con ciertos movimientos sospechosos. Nosotros tres pudimos ver la escena, pero tras el largo día no comentamos lo sucedido en aquel momento, y cada uno regresó hacia su alojamiento.

Eran ya las once de la mañana de un nuevo día y nosotros teníamos ya establecido el plan para destapar la verdad. Bajamos del coche y dejamos a Al aparcando su Rolls Royce.

14


Rosco y Dani se disponían a sacar un maletín que todos conocíamos de su coche sin percatarse de que habíamos llegado allí, y silenciosamente estábamos contemplando todos sus movimientos.

Cada uno de nosotros, cogimos el material que teníamos pensado utilizar, y nos dirigimos hacia donde ellos se encontraban. Se pusieron muy nerviosos y no sabían que hacer con el maletín, entonces Rosco sacó una pistola y nos amenazó con disparar si dábamos un paso más al frente.

“El Lágrimas”, entre sus adentros, pensó que la manera de demostrarle a Al que valía para esto era plantándole cara a Dani y a Rosco y así lo hizo. Se iba acercando cada vez más, cuando Rosco cargó la pistola. En ese momento “El Lágrimas” dijo:

-

Nos has vendido compañero. Podíamos imaginarnos cosas peores de ti y tu cómplice, pero esto que nos habéis hecho no tiene perdón.

Rosco sin saber muy bien qué decir, apuntó con la pistola a la cabeza de George, pero en ese mismo instante Dani se interpuso entre ellos diciendo:

-

Rosco no queremos que pase nada malo y menos ahora. Nosotros tenemos el poder, tenemos todo el dinero, ¿qué más quieres?

Y él le contestó:

-

Quiero que ellos mueran, ellos son los que mandan, los que más poder tienen. Nosotros, Dani, no tenemos nada, no seas ingenuo.

Rosco, dispuesto a disparar, se fue alejando un poco de George. Entonces, apretó el gatillo de la pistola. Nadie miró en ese mismo instante, ni el propio Rosco se atrevió a disparar con los ojos abiertos, lo que causó que la bala no se dirigiera a “El Lágrimas”, sino que entró en el pecho de Dani, dejándole en el suelo, con muchísima sangre alrededor.

En estos momentos de inquietud, presión e incertidumbre, Rosco cogió el maletín lleno de dinero y se fue a la fuga sin pensar en Dani. Yo salí en persecución de Rosco, pero este me tomó una gran ventaja debido a su gran forma física y a su astucia para esquivar todos los obstáculos que se le ponían por delante. Volví de nuevo al lugar donde se encontraba el cuerpo de Dani tumbado en el suelo. El charco de sangre era enorme. El Lágrimas me comentó que estuvo a punto de acabar con la

15


vida de Dani, pero Al se lo impidió porque pensaba que Dani vivo les sería más útil para encontrar a Rosco y saber cuáles eran sus planes. En ese momento Al dijo: -

¡No lo penséis más y llamad a una ambulancia! Antes de que sea demasiado tarde. Marchaos de aquí para que nadie sospeche de vosotros.

Nosotros enseguida actuamos según las órdenes de Al y nos apartamos del lugar a un sitio cercano, controlando la llegada de la ambulancia y el traslado de Dani, que permanecía inconsciente cuando se lo llevaron al hospital. La mañana transcurrió muy rápida, ya eran las tres de la tarde y mientras comíamos, Al nos llamó por teléfono para reunirse esa misma tarde con nosotros y empezar una nueva búsqueda por los hospitales para encontrar a Dani y averiguar algo de su estado de salud. La búsqueda no resultó nada fácil, porque Dani en los momentos del suceso no llevaba identificación alguna y a los médicos les resultó muy difícil saber algo de él. Ellos esperaban que a lo largo del día algún familiar de él fuera a la policía para denunciar su desaparición. El Lágrimas y yo decidimos separarnos para que la búsqueda de los hospitales fuera más breve y eficaz. Yo me encontraba desesperado, porque llevaba toda la tarde sin encontrar ni rastro de él, pero El Lágrimas tuvo más suerte que yo y me llamó al móvil comentándome que en el hospital donde se encontraba habían ingresado a una persona con las características de Dani, pero que no le habían permitido visitarlo porque se encontraba en cuidados intensivos y nadie podía pasar a visitarle, ni siquiera los familiares. También me comentó que había intentado informarse de la gravedad de su estado y que un médico le dijo que estaba en coma y no sabía si iba a despertar. Como se hizo muy tarde, decidimos irnos al hotel a descansar. Al día siguiente hablaríamos con Al para informarle de la situación. Mientras cenábamos oímos que estaban contando lo ocurrido en las noticias. Cuál fue nuestra sorpresa, que dando la noticia comentaban que en este suceso podía estar involucrado alguno de nosotros, porque los testigos que había en aquel lugar nos describieron y pasamos a ser sospechosos. Al no tardó en llamarnos cuando oyó las noticias y nos citó en un lugar lejano de la ciudad para marcar un plan para esta situación. No conseguí dormir en toda la noche pensando en cómo acabaría todo esto. La mañana amaneció con bastante niebla y con una temperatura muy baja. El Lágrimas y yo nos abrigamos y cogimos el coche para ir al lugar que Al nos había indicado. En el camino de ida nos encontramos muy callados y pensativos. Éramos conscientes de que estábamos metidos en un buen lío, pero también éramos conscientes de que Al encontraría alguna solución. El lugar donde nos reunió Al era un almacén abandonado, lleno de escombros y el techo casi todo derrumbado. La puerta principal estaba cerrada con un candado y tuvimos que entrar por la puerta de atrás, que se encontraba medio caída. De repente una voz dijo: -

Entrad muchachos, aquí estáis seguros.

16


Era la voz de Al que nos estaba esperando apoyado sobre una columna llena de pintadas y cubierta de telarañas, entonces El Lágrimas dijo: -

¿En qué situación nos encontramos? ¿Qué piensas hacer?

-

Estamos metidos en un buen lío- dije.

-

Tranquilos, muchachos –dijo Al. En peores situaciones me he encontrado. Todavía no saben bien quiénes somos, por lo que estos días podemos pasar desapercibidos y averiguar cuanto antes donde se halla Rosco y llevar un seguimiento sobre la salud de Dani.

-

De acuerdo, lo haremos como tú dices.

Pasaron los días y la noticia dejó de tener tanta importancia, parecía que todo el mundo se había olvidado de lo sucedido. Pero nosotros teníamos en mente a Rosco y sobre todo a Dani, cuya evolución en el hospital empezaba a ser favorable. Transcurrió un mes aproximadamente cuando cuál fue nuestra sorpresa que al visitar a Dani en el hospital había salido del coma, pero su memoria apenas recordaba nada, ni mucho menos cuando le hablábamos de Rosco y el maletín de dinero. Él tampoco nos identificaba a nosotros. Al comentó que también era positivo que Dani no nos identificase, pero que no lo íbamos a dejar sin vigilar por si algún día aparecía Rosco y pudiera recordar algo.

Fueron pasando los días, mientras a Dani le volvía la memoria poco a poco, y con ello nuestro miedo a que nos reconociera. Un día que estábamos de visita en el hospital, fue mucha la casualidad, pero vimos a Rosco aparecer por allí. Decidimos seguirlo, llegó a la puerta de la habitación 220, en la que estaba Dani. Él entro en ella, nosotros decidimos quedarnos fuera y escuchar atentamente apoyados en la puerta la conversación que iban a tener. Dani, a simple vista, no reconoció a Rosco. Sin embargo él le estuvo hablando de lo que había pasado hasta esa fecha. Dani, no recordaba nada de lo que decía él, pero Rosco, insistió en contarle lo sucedido todas las veces necesarias para que lo recordara, pero nada. Entonces él se despidió y decidió marcharse. Al llegar casi a la puerta, Dani empezó a recordar una parte de la historia que le había contado y reaccionó diciendo su nombre en alto, tenía muchas dudas sobre ese tema y le preguntó: -

Rosco, ¿tú por qué me disparaste?

-

Yo no pretendía darte a ti, pero no me dejaste otra alternativa, pensaba dispararle a El Lágrimas.

Rosco se sorprendió al ver que empezaba a recordar todo. -

Pero, ¿no se supone que pertenecíamos todos a la misma banda?

17


-

Dani, recuerda que quedamos en llevarnos nosotros el dinero, y repartírnoslo, para empezar una nueva vida, pero… Todo se complicó, y aquí nos encontramos, en esta situación.

Mientras Rosco y Dani tenían esta conversación privada, detrás de la puerta nos encontrábamos nosotros. Nos enteramos de todo lo que hablaron; al oír que Rosco iba a salir ya, decidimos escondernos en los servicios. Cuando vimos que él se alejaba tanto que no nos pudiera ver, entramos en la habitación e hicimos como si no supiéramos nada de lo ocurrido anteriormente. Estuvimos hablando con él, nosotros también intentamos recordarle algo de lo que había ocurrido, pero nada, no nos recordaba. Al ver que era imposible, nos marchamos de aquella habitación. Bajamos a la cafetería y allí estuvimos hablando un rato sobre lo ocurrido. A El Lágrimas, se le ocurrió llamar a Al. Le dijimos que viniera urgentemente al hospital, que teníamos un tema que tratar con él. Mientras tanto, Rosco, en la otra punta de la ciudad, se dirigió a encontrarse con Betty Lee, sí, así es, con mi novia. Ella fue la que escondió el maletín después del suceso. Realmente no estaba enamorada de mí, sino que solo me quería para integrarse en el grupo y pasar desapercibida entre los demás. Pero ella no contaba con que se enamoraría de El Lágrimas. Rosco le contó a Betty Lee lo que había sucedido en el hospital con Dani, ella quedó asombrada al oír ese suceso. Decidió marcharse para allí. Pasada una hora en el hospital, llegó Al, preocupado por lo que pudiera haber pasado con Dani, se imaginaba lo peor. Nosotros le explicamos que no se preocupara por nada, que eran noticias buenas, se tranquilizó y le contamos lo sucedido. El Lágrimas, que era muy astuto para esto, ideó un plan para que recuperáramos lo que nos pertenecía, el maletín. Nosotros tres nos turnamos todo el día para hacer guardia, por si venia Rosco al hospital. No apareció, pero sí Betty. A mí me tocaba entonces la guardia, y me sorprendí bastante al verla. Ella me vio, vino a saludarme y me contó que venía a ver a Dani. A mí me parecía un poco raro, porque ella no se llevaba muy bien con él, o eso me suponía. Cuando ella subió a la planta 2, fue cuando llamé a Al, se lo comuniqué y me respondió que la siguiera. Yo seguí sus órdenes. Como la vez pasada, me quedé tras la puerta, escuchando la conversación. Ella le dijo a Dani, algo que me sorprendió muchísimo, y que al principio casi ni me lo creía:

-

Dani, ¿me recuerdas?, soy yo, Betty. Parece ser que todo no ha salido como esperábamos.

-

No te reconozco, no sé de qué me estás hablando, ya lo siento… Todo esto es culpa mía, no pensaba que esto pudiera pasar, si no... no lo hubiera planeado de esta manera. Perdóname, no tenia en cuenta, lo del disparo, fue un fallo de Rosco.

18


-

¿Rosco? Ese es amigo mío, él también hace poco me explico algo de un disparo, pero… no recuerdo muy bien de qué iba la cosa.

-

Yo te lo explicaré, no te preocupes, la culpa es toda mía. -Betty le contó a Dani todo lo que había sucedido, desde que ella planeó robar el maletín hasta esos mismos minutos.

-

Así que tú eres Betty, y yo... se supone que estoy contigo, ¿no? Ya voy entendiendo y recordando un poco de qué va todo esto, muchas gracias, de verdad.

-

No hay de qué, te repito, que todo esto ha sido culpa mía, yo planeé robar el maletín a Al, pero veo que no soy tan buena en esto como me creía. -Betty, decidió marcharse, despidiéndose con dos besos, y encantada de que empezara a recordar.

Desde el pasillo, yo, muy asombrado, no me creía lo que estaba oyendo. Me entraron varias dudas, no sabía si mi novia me estaba utilizando realmente a mí solo o también a El Lágrimas. Decidí contarle todo esto a Al. Cogí mi teléfono y marqué su número. Él me cogió en seguida y le conté lo sucedido: que Betty era la que planeó el robo del maletín. Él me dijo:

-

Quédate donde estás. Ahora mismo intentaré comunicarme con El Lágrimas y lo mandaré para allí lo antes posible. Mientras tanto, intenta fijarte hacia dónde se dirige ella y la sigues, para saber realmente dónde quedan entre ellos, y así intentar conseguir lo que nos pertenece, el maletín.

En el otro lado de la ciudad, Betty se dirigía a encontrarse con Rosco. En un caserón abandonado al norte de la ciudad, donde nadie les pudiera ver, para que nadie sospechara de ellos. Betty estaba un poco asustada al saber que le había contado la verdad a Dani. En el estado el que se encontraba podría contarle lo sucedido a cualquier persona, tanto a El Lágrimas, a Al, como a la misma policía. Estaba mucho en juego, lo primero la vida de Dani, también el amor que tenía por El Lagrimas y, además, había que pensar qué hacer con el dinero del maletín. Tras varios minutos de reunirse en el caserón, la conversación fue cada vez a peor:

-

Rosco, quiero devolver el maletín.

-

Sabes perfectamente que no podemos hacer eso, nuestras vidas están peligro. Si contamos toda la verdad a más personas al final nos acabarán pillando. Y esto acabará aún peor… -la expresión de Rosco era de verdadera preocupación.

-

Siento que estoy traicionando tanto a El Lágrimas como a Gaspar. Ellos me apoyaban en todo, ellos me protegían, y ahora no quiero que les pase nada malo. Yo pensaba que esto no iba a ser tan complicado, sino más sencillo.

19


-

Betty, esto no es un juego de niños ni mucho menos, lo hemos empezado y lo tenemos que acabar. Decidimos robar el maletín porque pensábamos que él no nos pagaba lo suficiente por el trabajo que nosotros realizábamos: matar a aquellas personas que a él le estorbaban, pasaban droga, comernos los marrones cuando él metía la pata en cualquier cosa. En ese momento aceptaste, pues ahora no te puedes rendir. Lo harás a las buenas o a las malas, tú eliges, Betty.

-

Me da igual, pero yo quiero decir la verdad. Cada vez va a peor la cosa, primero fue difícil robar el maletín, luego disparaste a Dani, siendo uno de los nuestros. Ahora, ¿qué va a ser lo siguiente, que nos metan en la cárcel, o tal vez que nos asesinen a nosotros? No sé tú, Rosco, pero yo estoy muy segura de lo que quiero hacer, si no das este paso conmigo, lo daré por mí misma.

Betty hizo intención de irse y una persona que apareció de la nada le golpeó con una de las botellas de cristal que por aquel caserón abandonado había. Quedó inconsciente en el suelo. Cuando ella despertó, se vio atada de pies y manos, y sentada en una silla con la boca tapada. Todo estaba muy oscuro, y no podía ver quiénes eran las personas que hablaban cerca del lugar donde se encontraba. Pero aquellas voces le resultaban familiares, una de ellas era Rosco y la otra no estaba muy segura, creía que era Dani, pero para ella era imposible imaginar que en el estado en que estaba pudiera haber sido él el que le pegó con aquella botella. A lo lejos, ellos no paraban de hablar. Betty no sabía muy bien cuál era el tema porque no oía desde el sitio donde se encontraba.

20

Una vida alocada 7  

Relato colectivo