Page 62

Revista De Investigación Simiyá ULSA Chihuahua, Año I, Número 0, Enero 2008, pp.60-68

Igualmente según Terry Kelly es “…una parte esencial de la economía global en la actualidad y que ha sido utilizado por décadas.”, (Kelly, s/f) Este autor remonta el origen del outsourcing a los inicios de la historia de Estados Unidos de Norteamérica, y expone otro ejemplo, concerniente a la industria textil inglesa, la cual en los años de 1830, alcanzó una importante eficiencia, ante esto los productores de la India dejaron de ser competitivos, al ya no poder competir contra los ingleses en esta industria, emplearon el outsourcing para este trabajo, en Inglaterra. Pero, según Kelly, no es sino hasta finales de los años ochenta que “el outsourcing comienza a surgir como una poderosa fuerza potencial en la transformación de la economía global” (Kelly, s/f). Respecto a esta cuestión también Kelly menciona que “el enfoque sobre el outsourcing cambió, paso de la eficiencia a la productividad y economía.” (Kelly, s/f). También hay otro autores como José Antonio Romero que coinciden en que “…el outsourcing es una práctica que data desde el inicio de la era moderna” (Romero, s/f: 1) y Ruddy Fernández quien menciona que: Después de la segunda guerra mundial, las empresas trataron de concentrar en sí mismas la mayor cantidad posible de actividades, para no tener que depender de los proveedores. Sin embargo, esta estrategia que en principio resultara efectiva, fue haciéndose obsoleta con el desarrollo de la tecnología, ya que nunca los departamentos de una empresa podían mantenerse tan actualizados y competitivos como lo hacían las agencias independientes especializadas en un área, además, su capacidad de servicio para acompañar la estrategia de crecimiento era insuficiente (Fernández,s/f:1). Ante las cuestiones analizadas respecto al origen y evolución histórica del outsourcing, en los planteamientos efectuados por los autores revisados, podemos observar cómo el concepto se ha ido modificando y evolucionando, e inclusive la abstracción teórica de términos, en este caso el outsourcing, utilizados para describir nuevos conceptos o ideas, tienden un poco a ser modificadas en su contexto histórico, lo que dificulta un poco su exacta ubicación histórica y evolutiva, en la naturaleza inmediata de su creación y desarrollo. Mas, sin embargo, a pesar de esto, no deja de ser significativa su revisión y análisis. Además, actualmente la definición y relaciones concernientes al outsourcing están más claramente definidas e identificadas e inclusive la podemos señalar como parte de una tendencia en varios sectores y empresas a nivel mundial. A final de cuentas el entendimiento y aplicación práctica actual es lo que determina su real importancia. Sin embargo, es necesario el análisis de su creación y surgimiento para lograr un mejor entendimiento de lo que representa el outsourcing y su desarrollo. En cuanto la historia del outsourcing en el país según

62

Adriana Reyes “…inició en México hace más de 40 años cuando las compañías contrataban los servicios de vigilancia y limpieza de otras empresas; más tarde, los de comedor y mantenimiento” (Reyes, 1999: 1), así hasta llegar a nuestros días, donde en nuestro país, actualmente encontramos empresas que prestan y reciben servicios de outsourcing. La definición conceptual del término outsourcing ha ido evolucionando; en la teoría actual podemos encontrar ciertas definiciones que van desde la complejidad hasta la sencillez. Sin embargo, el término se puede relacionar con otros conceptos o herramientas diferentes, por eso es importante su delimitación. El outsourcing es frecuentemente confundido con términos como subcontratación, joint venturing, alianzas estratégica y especialización. De acuerdo con Greaver y Factor, quienes delimitan sus diferencias (cf. Greaver: 2004: 3 y Factor, 2004: 2), lo que difiere entre los conceptos de subcontratación y joint venturing, respecto del outsourcing, es que el outsourcing representa la transferencia de actividades internas, propias de la empresa hacia el exterior, a empresas o prestadores de estos servicios ajenos a la organización, lo cual no es generalmente necesario en la subcontratación o joint venturing, esto de acuerdo con Greaver que indica que “… the fact that internal activities are being transferred out. This may not be necessarily the case with subcontracting and joint venturing.” (Greaver 2004: 10), lo cual a nuestro criterio aplica también para las alianzas estratégicas, ya que éstas no necesariamente implican el transferir actividades internas de una organización a otra, sino el trabajar conjuntamente por un objetivo mutuo. Una definición de alianza estratégica es: …una relación de largo plazo entre dos empresas, que se unen con un propósito definido, bajo el supuesto de obtener/crear/compartir beneficios mutuos y disminuir conflictos de interés: son socias de una empresa común que funciona con criterios independientes de los de sus fundadoras (Ogliastri, 1999: 1). En lo que respecta a la diferencia con el concepto de especialización, en el ámbito dentro del cual se emplean, la especialización es un concepto económico y estipula la necesidad y rumbo de la división del trabajo, no es un contrato. (cf. Factor: 2004: 2). Una vez que hemos delimitado las diferencias entre estos términos, pasaremos a analizar algunos de los conceptos que se manejan para el término outsourcing. Por lo que a continuación citaremos varias definiciones propuestas para lograr establecer una reflexión sobre su significado. El concepto de outsourcing ha evolucionado, hace tiempo era considerado simplemente como un medio para reducir significativamente los costos; sin embargo, en los últimos años ha demostrado ser una herramienta útil para

Revista de Investigación Simiyá Año 1 No. 0  

Revista de investigacion SIMIYA de la Universidad La Salle Chihuahua

Revista de Investigación Simiyá Año 1 No. 0  

Revista de investigacion SIMIYA de la Universidad La Salle Chihuahua

Advertisement